Página 2 de 3 PrimerPrimer 123 ÚltimoÚltimo
Resultados 11 al 20 de 23

Tema: Sacrificio animal, qué hacemos?

  1. #11
    Fecha de Ingreso
    15 dic, 08
    Mensajes
    3,505

    Predeterminado

    Badr… Salam…

    Cuando te leo, suelo acordarme de una tía abuela mía que frecuentemente me recomendaba que “dejara de darle vueltas a la oreja” por mi manía de “buscarle el pelo al huevo”.
    Y te agradezco sinceramente el intento de que acepte el mundo tal como es.

    Porque, en apariencia, estás tranquila con la vida tal como es.

    ¿La verdad?... te envidio.

    Porque no puedo dejar de seguir “dándole vueltas a la oreja”, preguntándome por el sentido de una vida en la que la incomodidad, el sufrimiento, el dolor o como se lo llame, son el componente dominante de la Creación.

    Porque no son ni la paz, ni la alegría, ni la felicidad ni ninguna cosa buena lo que predomina en la vida de todos los seres creados.

    Por otra parte, me parece que la argumentación acerca de la adrenalina u otros componentes de nuestra biología son como “querer tapar el sol con un dedo”.

    Si así fuera, todos los seres torturados hasta morir durante siglos en las prisiones de todo el mundo, en realidad no han sufrido y si gritaban y se retorcían no era por dolor, ya que la adrenalina o lo que fuera los anestesiaba.

    Si así fuera, todos los niños que mueren literalmente de hambre en Somalia, en Sudán (y en todos los nuevos lugares donde la Incivilización Occidental provocó, provoca y provocará hambrunas) no sufren antes de morir.

    Si así fuera, las madres de todos esos niños y las madres, hermanas y esposas de todas las víctimas de Occidente en Afganistán, en Irak, en Palestina, en el Líbano, en Libia y en… en… en… no sufren nada y su vida es un contento.

    Pero no es sólo la muerte un momento de no disfrute ni algo no codiciado.

    Es la vida entera, desde que se nace hasta que se muere, algo que casi sólo trae sufrimiento, aún en el caso de los niños que, por su inconciencia infantil, son incurablemente optimistas pero que, al “aterrizar” en la realidad de la vida, pronto perderán ese optimismo para enfrentarse con una “incomodidad” que les acompañará hasta la tumba.

    Y ni siquiera sé si las muertes repentinas e imprevistas no conllevan sufrimiento.

    Un Accidente Cerebro Vascular provoca un dolor terrible en la cabeza hasta que el shock de ese dolor hace que, piadosamente, el organismo entre en “coma” como un mecanismo de autoanestesia.

    También los médicos dicen que una muerte por infarto coronario es también una muerte muy “incómoda”. Vamos, los médicos dicen que un infarto es una experiencia “sumamente angustiosa”.

    Sin embargo, recientes investigaciones desaconsejarían la administración de anestésicos a un infartado ya que, en apariencia, el dolor intensísimo del infarto pone en marcha complejos procesos químicos en el corazón del enfermo cuya función sería la de ordenar a la médula ósea la entrega urgente de “células madre” a la sangre para que esas células madre reparen las partes del corazón lesionado.

    Y, en apariencia, las tasas de mortalidad de los pacientes a los que se administraron analgésicos durante un infarto son mucho más elevadas que las de los pacientes que se aguantaron el infarto sin esos analgésicos.

    Lo que lleva una vez más a la idea de que los humanos somos seres masoquistas que, para sobrevivir, necesitamos del dolor, sea como alerta temprana ante un daño posible o como mensaje químico para reparar un daño ya producido.

    Pero (y discúlpame) pero me suena a conformismo eso de que al no sacrificar a un animal lo estamos dejando a la merced de una muerte mucho más dolorosa o peor.
    Vamos… (y es broma, para no tomarlo a la tremenda) que habría que hacerle un monumento a Hitler como el benefactor que evitó una muerte más dolorosa o peor a los judíos asesinados en los campos de exterminio.

    Y tienes mucha razón en que las actuales fábricas de proteínas son horripilantes. Pero no solo las fábricas de pollos y cerdos sino que hasta las fábricas de huevos son una salvajada sin nombre.

    ¿Cómo aceptar que sacrificar a esos animales podría ser evitarles una muerte más dolorosa o peor, cuando su vida ya ha estado llena de "incomodidad" desde que fueron paridos o desde que salieron del huevo?

    Y de los pescados ni hablemos. No hay manera de consumirlos sin provocarles un sufrimiento atroz.

    Y acuerdo contigo en que todos los animales (y hasta las plantas y las piedras) morirán, como morimos las personas.

    Pero las personas tenemos la posibilidad de evitar los sufrimientos prolongados, los dolores insufribles y las incapacidades humillantes, posibilidad negada en apariencia a los animales que ni siquiera, al estar menos evolucionados, pueden “shoquearse” ante un dolor terrible y entrar en coma, ya que los pobres bichos “sufren a ciencia y paciencia” hasta que mueren.

    Pero te diré que yo no percibo a una incapacidad como humillante, por muy desagradable que sea. En todo caso, lo que me molestaría de una incapacidad de ese tipo sería la pena y las molestias para todos aquellos que me quisieran.

    Y no estoy para nada seguro de que sea cierto aquello de “…Existir es algo bueno. Para nosotros, mayormente, parece que sí.”


    Un saludo y perdona si alguna broma medio sarcástica ha sonado a ofensiva.
    Te aprecio demasiado para querer ofenderte.
    Pero, por ese mismo aprecio, tampoco puedo dejar de decirte lo que pienso.

    Un abrazo

    Jorge Aldao

  2. #12
    Fecha de Ingreso
    15 dic, 08
    Mensajes
    3,505

    Predeterminado

    Livamu… Hola…

    Creo que tienes razón en que el ser humano ha avanzado algo, muy poco, en eso de no comerse a otros seres humanos.

    Pero no es menos cierto que, al mismo tiempo, también ha avanzado “muy mucho” en eso de sacrificar a otros seres humanos para ganar más dinero, para tener energía barata, para disponer de minerales estratégicos o por la infinidad de razones que se usan para justificar guerras y hambrunas generalizadas.

    Y acuerdo contigo en que ser vegetariano o lacto vegetariano no supone ningún problema para la salud, ya que los nutrientes de los vegetales son mucho más sanos que los de los animales.

    Pero lo de “ovo” ya no me cae bien habiendo visto esos galpones inmensos con decenas de miles de gallinas acuclilladas durante toda su corta y perra vida para poner huevos con el menor gasto de alimento posible (además de las hormonas y antibióticos que suelen tener los huevos de esas gallinas para que no se enfermen y dejen de “fabricar” huevos) mientras que, por lo menos en la Argentina, los tambos que producen leche no suelen ser tan bestiales como el resto de las actividades agropecuarias, por lo que sí soy un lacto vegetariano sin problemas de salud.

    Y es interesante el enlace que has puesto.

    Un saludo

    Jorge Aldao

  3. #13
    Fecha de Ingreso
    07 oct, 08
    Ubicación
    Barcelona. Catalunya
    Mensajes
    4,779

    Predeterminado

    El que maneja las bolas,
    el que sabe echar un pial
    o sentarse en un bagual
    sin miedo de que lo baje,
    entre los mesmos salvajes
    no puede pasarlo mal.

    El gaucho Martín Fierro.
    “El fenómeno del Libro Sagrado (Al-Qu`rân) regla de vida de este mundo y guía más allá de él (...) es la compresión del sentido verdadero del Libro. Pero el modo de comprender está condicionado por el modo de ser del que comprende y, recíprocamente, el comportamiento interior del creyente está en función de su modo de comprender.”. Henry Corbín. Historia de la Filosofía Islámica. Editorial Trotta. 1994 Madrid. pp. 19

  4. #14
    Fecha de Ingreso
    15 dic, 08
    Mensajes
    3,505

    Predeterminado

    Cita Iniciado por abdal-lah Ver Mensaje
    El que maneja las bolas,
    el que sabe echar un pial
    o sentarse en un bagual
    sin miedo de que lo baje,
    entre los mesmos salvajes
    no puede pasarlo mal.

    El gaucho Martín Fierro.


    Un saludo

    Jorge Aldao

  5. #15
    Fecha de Ingreso
    07 oct, 08
    Ubicación
    Barcelona. Catalunya
    Mensajes
    4,779

    Predeterminado

    Cita Iniciado por Jorge Aldao Ver Mensaje


    Un saludo

    Jorge Aldao
    Salam Jordi:

    Es que me recuerdas a Martin Fierro. Al leer tus opiniones vegetarianas que comparto (aunque alguna hermana me acuse de idolatra animal) me recordó a una de mis lecturas de juventud, a uno de mis héroes: Martin Fierro:


    El Gaucho Martín Fierro es un poema narrativo argentino, escrito en verso por José Hernández en 1872, obra literaria considerada ejemplar del género gauchesco en Argentina, Uruguay y Río Grande del Sur (al sur de Brasil). Debido a que tiene una continuación, La vuelta de Martín Fierro, escrita en 1879, este libro es también conocido como "la ida". Ambos libros han sido considerados como libro nacional de la Argentina, bajo el título genérico de "El Martín Fierro". En "la ida", Martín Fierro es un gaucho trabajador que, la injusticia social vuelve gaucho matrero (fuera de la ley).
    Narra el carácter independiente, heroico y sacrificado del gaucho. El poema es, en parte, una protesta en contra de la política del presidente argentino Domingo Faustino Sarmiento de reclutar forzosamente a los gauchos para ir a la frontera contra el indio.

    Aquí me pongo a cantar,

    al compás de la vigüela
 que al hombre que lo desvela
una pena extraordinaria, 
como la ave solitaria
    
con el cantar se consuela.

    José Hernández, primera estrofa del Martín Fierro.

    Leopoldo Lugones, en su obra literaria El payador calificó a este poema como "el libro nacional de los argentinos" y reconoció al gaucho su calidad de genuino representante del país, emblema de la argentinidad. Para Ricardo Rojas representaba el clásico argentino por antonomasia. El gaucho dejaba de ser un hombre "fuera de la ley" para convertirse en héroe nacional. Leopoldo Marechal, en un ensayo titulado Simbolismos del "Martín Fierro" le buscó una clave alegórica. José María Rosa vio en el "Martín Fierro" una interpretación de la historia argentina.
    Este libro ha aparecido literalmente en cientos de ediciones y fue traducido a más de 70 idiomas. Entre ellos al esperanto y la última fue al quichua, tras nueve años de trabajo, por Don Sixto Palavecino y Gabriel Conti.

    Argumento

    En El Gaucho Martín Fierro ("la ida"), un gaucho trabajador de las pampas bonaerenses, que vive con su mujer y dos hijos, es reclutado forzosamente para servir en un fortín, para integrar las milicias que luchan defendiendo la frontera argentina contra los indígenas, dejando desamparada a su familia. Su vida de pobreza, es algo muy frecuente en la literatura de la época romantizada; sus experiencias militares no lo son. Al volver, su rancho se encuentra abandonado y su mujer y sus hijos se han perdido. Después, desesperado Martín Fierro mata a un negro en un duelo, lo que lo lleva a convertirse en gaucho matrero fugitivo perseguido por la policía, enfrentándose en batalla contra ellos, consigue un compañero: el sargento Cruz, que inspirado por la valentía de Fierro se une a él en medio de una batalla.

    Y finalmente huyendo, ambos se ponen en camino al desierto para vivir entre los indios, esperando encontrar allí una vida mejor. Así, concluyendo en que es mejor vivir con los salvajes, que en lo que la 'civilización' les preparaba, termina la primera parte publicada en 1872 con el título El gaucho Martín Fierro.

    El que maneja las bolas,

    el que sabe echar un pial
o sentarse en un bagual
    
sin miedo de que lo baje,
    
entre los mesmos salvajes
    
no puede pasarlo mal.


    Y ahí es donde me recuerdas al gaucho Martín, cuando “huyes” de la carnívora civilización incivilizada, lastima que la civilización se ha "comido" a los “salvajes”.

    Un saludo del otro gaucho.

    Salam
    “El fenómeno del Libro Sagrado (Al-Qu`rân) regla de vida de este mundo y guía más allá de él (...) es la compresión del sentido verdadero del Libro. Pero el modo de comprender está condicionado por el modo de ser del que comprende y, recíprocamente, el comportamiento interior del creyente está en función de su modo de comprender.”. Henry Corbín. Historia de la Filosofía Islámica. Editorial Trotta. 1994 Madrid. pp. 19

  6. #16
    Fecha de Ingreso
    15 dic, 08
    Mensajes
    3,505

    Predeterminado

    abdal-lah... Salam...

    Entendido tu mensaje anterior.

    Sólo haría una observación a tu texto, cuando escribes: “…para integrar las milicias que luchan defendiendo la frontera argentina contra los indígenas.”

    Porque en realidad era “para integrar las milicias que invadían las tierras de los pueblos originarios para beneficio de las oligarquías porteñas.

    Cierto es que esas milicias, integradas por los sectores más humildes de la sociedad, no lo hacían por su propia iniciativa ni para su beneficio, ya que eran algo parecido a los campesinos rusos reclutados a la fuerza por el Zar y enviados a combatir y morir en la 1ra Guerra Mundial en los conflictos inter imperialistas en Europa.

    También me parece interesante señalar algo que leí hace poco (y sobre lo que no había reflexionado antes) destacando la mentira de “la conquista del Desierto” tal como la llama la Historiografía Oficial, en la que se afirma que las tropas del Gral Roca ocuparon el “desierto” que era el sur de la Argentina.

    Pero ese “supuesto desierto” no era tal, ya que estaba habitado por los pueblos originarios, mapuches y tehuelches principalmente, quienes, aunque nómadas, habían vivido en la región por siglos.

    Lo destaco porque esa “conquista de un falso desierto” (de los colonialistas argentinos y sus socios ingleses) se parece mucho al planteo sionista de “una tierra sin pueblo para un pueblo sin tierra”, argumento de los colonialistas sionistas europeos y sus socios ingleses en Palestina.

    Un saludo

    Jorge Aldao

    P.S. En mis mensajes en este hilo, aunque es cierto que rechazo a la carnívora civilización incivilizada, que (y en ello tienes razón) se ha "comido" a los “salvajes”, lo que verdaderamente expreso es mi desconcierto ante una Creación que no puedo entender por su “sadomasoquismo” cimentado en “la incomodidad” (sufrimiento) de todos los seres creados que la mayoría de las religiones justifica de alguna manera.
    Última edición por babel; 25/04/2012 a las 17:14 Razón: a petición

  7. #17
    Fecha de Ingreso
    07 oct, 08
    Ubicación
    Barcelona. Catalunya
    Mensajes
    4,779

    Predeterminado

    Salam Jordi:

    Pues no te puedo darte una explicación racional sobre el sadomasoquismo y el sufrimiento de la Creación, me iría bien tener el teléfono de Al-lâh -.s.w.t.- pero no lo tengo.

    La religión antropologicamente y psicológicamente sirve para aliviar precisamente ese sufrimiento.

    "El unico asidero es Al-lâh" dice el Al-Qur`ân.


    Pero como no tengo la Verdad, a lo mejor alguno/a aquí si que la tiene, no puedo responderte a eso.

    Saludos.
    “El fenómeno del Libro Sagrado (Al-Qu`rân) regla de vida de este mundo y guía más allá de él (...) es la compresión del sentido verdadero del Libro. Pero el modo de comprender está condicionado por el modo de ser del que comprende y, recíprocamente, el comportamiento interior del creyente está en función de su modo de comprender.”. Henry Corbín. Historia de la Filosofía Islámica. Editorial Trotta. 1994 Madrid. pp. 19

  8. #18
    Fecha de Ingreso
    15 dic, 08
    Mensajes
    3,505

    Predeterminado

    Cita Iniciado por abdal-lah Ver Mensaje
    Salam Jordi:
    La religión antropologicamente y psicológicamente sirve para aliviar precisamente ese sufrimiento.
    Saludos.
    abdal-lah... Salam...

    Je.... sí... pero ese tema ya ha sido tratado largamente en el hilo del gen de la espiritualidad...
    Para que la moderación no me de un tirón de orejas, me quedaré en qué hacer con el asunto de matar seres vivos para comérselos.

    Un saludo

    Jorge Aldao

  9. #19
    Fecha de Ingreso
    07 oct, 08
    Ubicación
    Barcelona. Catalunya
    Mensajes
    4,779

    Predeterminado

    Cita Iniciado por Jorge Aldao Ver Mensaje
    abdal-lah... Salam...

    Je.... sí... pero ese tema ya ha sido tratado largamente en el hilo del gen de la espiritualidad...
    Para que la moderación no me de un tirón de orejas, me quedaré en qué hacer con el asunto de matar seres vivos para comérselos.

    Un saludo

    Jorge Aldao
    Salam Jordi:

    No hay remedio Jordi, Al-lâh –s.w.t. no prohibió comer animales, eso si el Islam solo permite comer animales del mar, casi todos que yo sepa. Pero de los animales terrestres solo permite muy pocos. La Tradición prohíbo el conejo, los caracoles, los animales como los monos, los elefantes, tigres, etc,

    A diferencia de los chinos que se lo comen lo que vuela lo que nada lo que se arrastra y lo que camina sobre la tierra.

    El Islam a limitado el comer muy pocas especies, de animales, ya sabes la cabra, la vaca, la oveja, el cordero, y que yo sepa algunas aves. Así pues podemos deducir que el Islam limito mucho comer carne de animales comparado con otras religiones y tradiciones religiosas.

    Y creo que no limito su prohibición a todos lo animales porque los carnívoros -que son mayoría- son más agresivos y se cargan fácilmente a los vegetarianos y como sabes los carnívoros son más agresivos. Así no dejo a los musulmanes en inferioridad de condiciones con los demás.

    Si Al-lâh –s.w.t.- llega a prohibir a los musulmanes no comer carne animal no hubiéramos llagado tan lejos.


    Y como muchos saben los grandes amigos de Al-lâh .s.w.t.- o en palabras cristianas, los grandes místicos no comían carne.

    Conclusión: el Islam limito muchísimo el comer carne de cadáveres de animales, fíjate en la idea de matarlos en un ritual, eso en si mismo refleja una actitud de respeto hacía los animales que se pueden comer y en si mismo un limite.

    Otra cuestión es que las personas evolucionadas espiritualmente no comen carne, y si te fijas la gente normal va adquiriendo con el tiempo un rechazo físico a comer carne y sobre todo entre las mujeres.


    Al-lâh –s.w.t.- perdono a Ibrahim –a.s.- porque interpreto mal su sueño de qué Al-lâh –s.w.t. le ordeno degollar a su hijo, perdonemos nosotros también al cordero.

    Salam
    “El fenómeno del Libro Sagrado (Al-Qu`rân) regla de vida de este mundo y guía más allá de él (...) es la compresión del sentido verdadero del Libro. Pero el modo de comprender está condicionado por el modo de ser del que comprende y, recíprocamente, el comportamiento interior del creyente está en función de su modo de comprender.”. Henry Corbín. Historia de la Filosofía Islámica. Editorial Trotta. 1994 Madrid. pp. 19

  10. #20
    Fecha de Ingreso
    07 oct, 08
    Ubicación
    Barcelona. Catalunya
    Mensajes
    4,779

    Predeterminado

    http://www.animanaturalis.org/p/1363..._ir_de_la_mano

    Religión y protección de los animales, ¿pueden ir de la mano?


    La religión y la protección de los animales no son filosofías incompatibles, sino más bien al contrario. Así lo expresaron los representantes de las diferentes corrientes religiosas que participaron en la conferencia “Religió i Animals, Conflicte i Protec 
Sara Parrilla

    De Sara Parrilla Nieto

    La religión y la protección de los animales no son filosofías incompatibles, sino más bien al contrario. Así lo expresaron los representantes de las diferentes corrientes religiosas que participaron en la conferencia “Religió i Animals, Conflicte i Protecció” organizada por el Ilustre Colegio de Abogados (ICAB) de Barcelona (España), el pasado 14 de mayo de 2009.

    Ramon Mañe, abogado y obispo de la Iglesia Esenia que defiende las ideas del cristianismo más original, afirmó que los esenios creen que el hombre debe “estar en paz con el reino de la Tierra”, del que los animales también forman parte. Según las creencias esenias, los animales son “almas perfectas” que están aquí para ayudarnos en nuestro aprendizaje y a desarrollar nuestra conciencia. Mañe apuntó que en muchas ocasiones existe un error de interpretación de ciertas sentencias de la Biblia que aluden al trato que deben dar los hombres a los animales (“…y mande sobre los peces del mar, las aves del cielo…”). Mañe sostiene que el error reside en creer que nosotros disponemos de la Tierra y de los animales a nuestro antojo, cuando en realidad Dios sólo nos ha dado el derecho a ser “gestores administrativos”. El objetivo del hombre siempre debe ser vivir en armonía: si se extingue una especie, perdemos también un aspecto de Dios, de la armonía divina. El hombre no es superior, todos formamos parte de la naturaleza, de la Creación.

    Al abordar el tema del vegetarianismo, Mañe argumentó que existían dos ramas en el cristianismo: una que promovía el vegetarianismo, y otra que aceptaba comer animales. Según este representante de la Iglesia Esenia, los animales que comemos “se ofrecen a nosotros como seres vivos”. De todas formas, apuntó que bajo ningún concepto se puede comer indiscriminadamente y que si un animal debe morir, debe hacerlo de manera digna y con el menor sufrimiento posible. “Si maltratamos a los animales nos estamos maltratando a nosotros mismos, pues rompemos con la armonía divina” afirmó el hermano Mañe. Finalmente, Mañe destacó la importancia del “Amor” entre todas las criaturas de la creación, y alabó el amor incondicional que demuestran los animales hacia los hombres: “Dios quiere que nos queramos los unos a los otros”. Posicionándose sobre un tema de actualidad, el hermano Mañe criticó que la tauromaquia sea una excepción a la ley de protección animal.

    Representando a la comunidad islámica participó el señor Mohammed Halhoul, quien inició su discurso afirmando que “todas las criaturas son iguales, criaturas de Dios, de Alá”. Los animales tienen la vida que les ha permitido Dios. Halhoul explicó que la palabra animal en árabe ya aparece en el Corán y hace referencia al concepto de vida en el más allá (la vida verdadera), aunque comúnmente se utiliza para designar el concepto de Reino Animal. En la línea del anterior ponente, representante de la Iglesia Esenia, Halhoul afirmó que Dios nos ha dado la gestión de la Tierra, pero no su posesión.

    Según Halhoul, los animales también cumplen una labor y adoran a su creador en sus más diversas formas, como por ejemplo a través del simple canto de un jilguero. Los animales pues, son milagros de la creación de Dios y también se hallarán el día del Juicio Final para reclamar sus derechos. En el Corán aparecen citados todos los animales, y según Halhoul, eso es debido a que Dios les ha dado importancia y por ello aparecen en los textos sagrados. Los animales son una prueba de la bondad y de la omnipotencia de Dios.
    De todas formas, según la religión islámica los animales pueden ser vendidos y comprados y también pueden ser objeto de sacrificio, aunque la caza, por ejemplo, queda prohibida. El Corán establece qué animales se pueden comer y cuáles son las leyes del sacrificio.

    Los animales permitidos como comida son los rumiantes, los reprobables son por ejemplo los simios, y los prohibidos son los carnívoros. El Islam establece que los animales deben ser sacrificados pronunciando palabras de consuelo, mediante una persona experta que utilice un cuchillo afilado, y sin tener a la vista a otros animales mientras mueren. Ningún animal que haya sido sacrificado de forma distinta puede ser ingerido por un islámico. Halhoul también explicó que está terminantemente prohibido cortarlos, quemarlos o despellejarlos vivos, y que el maltrato animal es un pecado que provoca la ira de Alá y que se paga con el infierno. En cambio, tratar bien a los animales es una forma de expiar los pecados y ganar el Paraíso, como se puede apreciar en un pasaje del Corán en el que el Profeta se dirige a un hombre que ha ayudado a un perro sediento con las siguientes palabras: “has ganado el Paraíso”. Por último Halhoul destacó que la misericordia y la bondad son cualidades divinas y que debemos adoptarlas para alcanzar la plenitud humana.

    Una vez examinados los puntos de vista de la religión cristiana e islámica, abordó el tema el señor Jorge Burdman, responsable del Departamento de Tradición y Cultura de la Comunidad Israelita de Barcelona. Burdman apuntó que es un error creer que todo comienza con nosotros. En realidad, Dios crea antes a los animales que a los hombres, y al igual que en árabe, el término semítico que designa el concepto “animal” quiere decir Vida, la vida creada por Dios. Burdman recordó que en el origen, en el Paraíso y hasta Noé, todos éramos vegetarianos.

    Lo cierto es que Noé salvó a los animales del diluvio porque no tenían culpa del pecado de los hombres. Según el judaísmo pues, volveremos a ser vegetarianos cuando alcancemos la paz y ganemos el Paraíso, tal y como preconiza la famosa sentencia bíblica “el Lobo vivirá con el Cordero”. Llegado ese momento dejaremos de comer a nuestros prójimos, y de hecho, ser vegetariano en este momento del hombre, ya es un signo de conciencia superior. También apuntó que la conciencia ecológica es fruto de la evolución del hombre en su camino hacia Dios.
    Por lo que se refiere a las normas que establece el judaísmo con respecto a comer animales, sabemos que los hebreos sólo comen animales rumiantes de pezuña doble. El sacrificio también debe realizarse de forma ritual, pidiendo disculpas al animal y con matarifes expertos que tengan pericia y sean espirituales. No está permitido según el judaísmo matar animales para elaborar objetos de culto, sino que deben ser animales ya fallecidos. Con respecto a un tema de actualidad como es la tauromaquia, Burdman afirmó que las corridas de toros son una muestra de depredación en las que se disfruta con la muerte de un animal.

    Finalmente, tomó la palabra Thubten Wangchen, monje budista y director de la casa Tíbet para recordarnos que ninguna religión fomenta el maltrato a la Vida. Los animales, al igual que todos los seres, buscan la paz y la felicidad. Thubten afirmó que el deber de los seres humanos es alcanzar el despertar en nuestro interior y contactar con Dios. Los humanos que no son espirituales viven igual o peor que los animales: nacer, comer y proteger su vida. También recordó que con sólo rezar no podemos cambiar el mundo y que debemos ayudar a los indefensos, incluidos los animales. Es importante en el budismo el hecho de respetar la vida de los demás: hay que actuar siempre de forma consciente y no hacer a los demás lo que no quisieras que te hicieran. Nadie quiere sufrir ni enfrentarse al Mal, y los animales en el budismo tienen alma y conciencia, y por ello sufren. Por otra parte, las plantas no tienen capacidad de sufrimiento pero sí tienen Vida, y en consecuencia también hay que respetarlas. El budismo pues, fomenta la compasión y el amor universal. Thubten también apuntó que según el budismo, ahora somos humanos pero podríamos volver a ser animales, pues ya lo hemos sido antes. El hombre debe hacer el Bien y tiene el deber de evolucionar y llegar al Nirvana, a la felicidad eterna.

    La conclusión después de haber escuchado a los cuatro ponentes, representando a cuatro grandes corrientes religiosas, es que en su base todas fomentan la compasión, el amor y el respeto a los animales. El problema es que sus fieles no siempre respetan estos preceptos y transforman estas ideas de compasión universal de forma que les resulte más conveniente a sus apetencias.
    “El fenómeno del Libro Sagrado (Al-Qu`rân) regla de vida de este mundo y guía más allá de él (...) es la compresión del sentido verdadero del Libro. Pero el modo de comprender está condicionado por el modo de ser del que comprende y, recíprocamente, el comportamiento interior del creyente está en función de su modo de comprender.”. Henry Corbín. Historia de la Filosofía Islámica. Editorial Trotta. 1994 Madrid. pp. 19

Etiquetas para este Tema

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •