VIOLENCIA EN LOS COLEGIOS (BULLYNG)

Empleamos el término bullying en la escuela para connotar un comportamiento agresivo o el acto intencional de hacer daño a algún/a otro/a, que se lleva a cabo de forma constante durante un período de tiempo y en el cual existe una relación interpersonal caracterizada por una asimetría de poder.

Por tanto, para que un acto de agresión sea una expresión de bullying se requiere que la agresión se sostenga en el tiempo y que entre los involucrados (víctima/agresor) haya una diferencia de poder. Un acto eventual y único, por muy brutal que sea -como el reciente caso de la profesora del colegio Pierre Teilhard de Chardin, acuchillada por uno de sus estudiantes- no es bullying. Tampoco lo es por cierto, una pelea entre compañeros de igual fuerza y poder o una escaramuza entre pandillas o grupos.

El hostigamiento tiene que ser permanente en el tiempo y como tal puede utilizar diversos soportes para ejercerse, los cuales, en la mayoría de los casos, suelen entremezclarse:

• soporte físico (golpes, empujones, robos);
• soporte verbal (insultos, amenazas);
• soporte relacional o indirecto (exclusión social, rumores) y,
• el soporte digital (agresiones vía web, celulares, etc.).

Ninguno de estos actos de forma individual y exclusiva puede considerarse bullying, a no ser que uno o más de ellos se presenten consistentemente en el tiempo.

Por tanto y resumiendo el Bullyng o acoso escolar es sufrir malos tratos, golpes, peleas, humillaciones, ataques verbales, racismo, menosprecio, burlas, y bromas humillantes y pesadas, de forma repetida, que esto suceda costantemente.

¿Qué hacer si sufrimos o vemos a otro niño/compañero sufriendo mal trato?

Si somos víctimas de acoso, escolar o nos sentimos humillados, o rechazados de algún modo por nuestros compañeros de clase, lo mejor y siempre es contarselo a un profesor de confianza, o a cualquier profesor, o director/a, jefe/a de estudios, y sobre todo a tu familia, padres, hermanos...

Siempre hay que contarlo, aunque no hallan amenazado y nos adviertan que si contamos algo nos van a pegar más.
No hay que tener miedo de contar lo que te está pasando, ni hacer frente tu solo mediante la violencia, usando más violencia, intentando atacar a nuestro agresor.

La única forma de resolver éste problema que nos está pasando, es contarlo a un adulto y que éste ponga remedio.
Desde la primera agresión que suframos comentarlo en el colegio, para pararlo cuanto antes, y determinar si es un caso de bullyng o una pelea aislada.

Si te sientes mal contigo mismo, falta de autoestima, inferioridad, sentimiento de culpa, o te aburre el colegio o no te apetece ir porque tus compañeros te agreden o te hacen sentir mal, lo mejor es pedir ayuda a la orientadora y la psicóloga de nuestro colegio.

Y nunca pensar que no vamos a resolver nada, y que nos van a seguir haciendo daño, o vamos a tener que soportar lo mismo, o incluso si pensamos que si al contarlo nuestro problema se agravará, vamos a tener aún más problemas con la o las personas que me estan agrediendo o humillando, esto es un grave error. Nunca penseis que los problemas así se vuelven peor , contarlo es la única forma de poner fin a la violencia que estamos sufriendo y soportando; y la única forma en que la persona o personas que nos agreden o humillan, sean expulsadas del colegio, o se tome medidas con ellas/ellos.

Que no os de vergüenza decir que os están pegando, más vergüenza debería de darle al que os está agrediendo.

Contarlo aunque sea a un hermano/a mayor y que éste lo cuente a papá o mamá y que se lo diga a la dorectora del colegio.

Si os da mucha vergüenza todavía, podeis hablar con la orientadora o psicóloga del colegio/ instituto y contarles vuestro porblema indirectamente, diciendo que sabes de un niño que le están pegando.
Cuenta los hechos como si en vez de a ti, estuviera pasandole a otra persona, no digas el nombre de nadie, sólo que sabes de un niño/a que esta siendo pegado, que otros niños le acosan y le maltratan, y di el nombre del agresor/es o no lo digas. Ella la orientadora se dará cuenta de lo que realmente está pasando, y hablará con la directora de vuesto colegio/istituto comentadole los hechos y se tendrán en cuenta, hasta que tu decidas contarle que es a ti a quien te pasa.

Los adultos se darán cuenta de qué pasa algo, y seguramente ya tienen una idea de quien lo está haciendo, quien o quienes son los niños que agreden y son violentos.

Si aún así a causa de tu malestar eres incapad de contar nada, escribe una carta, diselo a tus papás, familia, director/a psicóloga que te da mucha vergüenza decir algo que te pasa, o que te pasa algo y no quieres expresar lo que te pasa de forma directa pero que has contado de forma escrita los hechos, y se lo das.

Recuerda que si no pones los medios, y el niñ@/@s que te agreden y maltratan aunque sólo sea de forma verbal o con amenazas sin llegar a nada físico; si no pones fin contandolo, el maltrato seguirá, y si por miedo y vergüenza decides no acudir o que tu familia te cambie de colegio, el niño maltratador seguirá acosando y maltratando más niños.

El problema seguirá en el colegio, y habrá otros niños que se convertirán en víctimas al igual que tú.

Lo mejor y la única forma de parar esta violencia en tu cole o instituto es contarlo y que se tome medidas con ese niño que hace bullyng a los demás.

Siempre, siempre , siempre hay que contar todo lo que nos pasa en el colegio a nuestros padres, hermanos, familia...

Y no sólo si nos pasa a nosotros mismos, si no que también hay que contar lo que vemos mal, lo que le sudece a otros niños. Si vemos a otro niño/a sufriendo acoso escolar y malos tratos, o descriminado, rechazado hay que contarlo al director o jefe de estudios, o a un profesor con el que tengamos confianza.

Los adultos están para ayudaros, pero no somos adivinos, si no nos contais las cosas, no os podremos ayudar.

Nunca hay que tener miedo de decir lo que os pasa.