Página 2 de 9 PrimerPrimer 123456789 ÚltimoÚltimo
Resultados 11 al 20 de 84

Tema: comer cerdo si tu pareja es musulmana

  1. #11
    Fecha de Ingreso
    19 sep, 08
    Ubicación
    Noruega
    Mensajes
    2,440

    Predeterminado

    Gráfico de las sutoxinas o toxinas porcinas



    Principales enfermedades y fases que surgen al ingerirlas
    1. Colesterol:
    a.- Macromoléculas cargadas de colesterol en la sangre. (hipertensión, arterioesclerosis, plétora).
    b.- Colesterol en las paredes de células cancerosas (Roffo) (Fases de neoplasma)
    2. Histamina e Imidazoles:
    a.- Sustancias pruriginosas.
    (Urticaria, herpes, dermatitis, eczemas, etc.)
    b.- Inducen procesos inflamatorios.
    (Forúnculos, carbúnculos, apendicitis, colangitis, colecistitis, tromboflebitis, flemones, flemon albus, etc.)
    3. Hormona del crecimiento:
    Activa la inflamación y el crecimiento.
    (Adiposidad, Acromegalia, fases de neoplasma)
    4. Sustancias sulfurosas:
    Mucopolisacáridos de carácter gelatinosos que empantanan el mesénquima (Aminoazúcares, ácido Hialurónico, Condroitín-sulfato, Hexosamina)
    a.- Edema gelatinoso del mesénquima.
    Milogelosas, Adiposidades, etc.)
    b.- Almacenamiento de sustancias gelatinosas en fascias, bandas, cartílagos, Aponeurosis.
    (Reumatismo, artritis, artrosis, osteocondrosis, etc.)
    5. Ácidos grasos sutóxicos: (Porcinos)
    Se encuentran incluso intracelulares.
    (Adiposidad, Hipertensión arterial, Policitemia y otros)
    6. Angente Oncógeno: (NIEPER)
    Endobiento (ENDERLEIN), Siphonospera polymorfa (von BREHMER)
    Eritrocitos parasitados (SCHELLER)
    Son importantes factores indicadores del surgimiento de fases de neoplasma.
    7. Virus de la gripe:
    Permanece durante el verano en los pulmones del cerdo (SHOPE).
    Al-làh es la Luz de los cielos y de la tierra. La parábola de Su luz es como un nicho que contiene una lámpara; la lámpara está en cristal, el cristal [brilla] como una estrella radiante: que se enciende gracias a un árbol bendecido --un olivo que no es del este ni del oeste --cuyo aceite casi alumbra aunque no haya sido tocado por el fuego: ¡luz sobre luz! (Corán 24:35)

  2. #12
    Fecha de Ingreso
    19 sep, 08
    Ubicación
    Noruega
    Mensajes
    2,440

    Predeterminado

    Similitudes biológicas



    Hay que llamar la atención sobre el hecho de que el cerdo, en la Edad Media, cuando era prohibido hacer disecciones a seres humanos, servía a los estudiantes de medicina como objeto para entrenamientos de anatomía debido a que toda la estructura del animal es extraordinariamente similar a la del hombre. También la piel del cerdo casero tiene, como se sabe, grandes similitudes con la del hombre.
    Los asesinos múltiples utilizaron la carne humana, la prepararon y adobada la ofrecieron en venta, fresca o en salchichas, como si fuera carne de cerdo. Como tal fue consumida con especial apetito. Según datos tenía el mismo sabor que el cerdo y era de fácil y buena digestión. Les nombro al respecto los legendarios asesinos Hamann y Kürten.
    En la Primera Guerra Mundial fue descubierto en el norte de Berlín un asesino múltiple que adobaba en salchichas y embutidos de gusto exquisito la carne de todas las mujeres que asesinó. "Daba gusto ver cómo los clientes reclamaban y hacían cola para adquirir la mercancía" les decía este hombre a sus jueces. Un nativo de Nueva Guinea que devoró a su mujer y a sus hijas se disculpó ante las autoridades que lo incriminaban con las palabras: "Es que tenían un sabor..."
    En las islas del mar del sur, en Polinesia, los caníbales llamaban "cerdos largos" a los hombres que fagocitaban, lo cual sin duda subrayaba una cierta semejanza en el sabor de ambos tipos de carne. La similitud entre la carne de cerdo y la del hombre posibilita además un intercambio biológico más fácil de las sustancias que contienen. Esto vale especialmente para la comprobación del profesor LETTRE, quien al analizar la terapia con células frescas vio migrar macromoléculas y péptidos hacia el lugar anatómico al que biológicamente pertenecían. Esto explica por qué el tejido conectivo del hombre que consume frecuentemente carne de cerdo se torna gelatinoso. Los factores sulfurosos ya citados (mucopolisacáridos) lo reblandecen, lo transforman y en algunos casos se llega a tales extremos que el hombre empieza a tomar el aspecto de lo que come. Es muy conocido el proverbio de: "el hombre es lo que come".
    ESCROFULOSIS (enfermedad del cerdo) y TUBERCULOSIS.
    Aquí llamo la atención sobre la escrofulosis que se presenta en los niños, caracterizada por inflamación de glándulas y ganglios. Estos últimos se descomponen literalmente y terminan formando fístulas. Se llegan a constituir en verdaderos paquetes ganglionares especialmente en el cuello, de tal modo que los niños toman un aspecto de cerditos (scropha = la marrana, scrophula = su cerdito).
    Posiblemente se quiso, al dar este nombre, subrayar la enfermedad y su causa. Las madres hoy en día arreglan fácilmente la tartera de los niños para el colegio pues el jamón y los perros son plato obligado de estos pequeños seres, quienes desde la más temprana infancia tienen que vérselas con la patología suis. Niños con glándulas y ganglios que nunca se desinflaman, niñas con flujos hediondos desde la más tierna edad, seres pequeños plagados de infecciones aparentemente virales y a quienes "todo se les inflama" están atiborrando los consultorios de los pediatras. Ni qué decir acerca de las "alergias".
    Las medidas de defensa se movilizan especialmente contra la grasa del cerdo. Después de su disociación en el intestino y de su resíntesis, los vasos linfáticos la absorben y pasando por los ganglios llega al conducto torácico y a las venas cavas. La sobrecarga que tienen los ganglios linfáticos con la filtración y detoxicación de los factores sutóxicos contenidos en dicha grasa después de su disociación en el intestino se acumula en el tejido conectivo retornando allí las características "propias de su clase y tipo"; todo esto deja su sello en la inflamación de los ganglios linfáticos.
    Todo esto corresponde ni más ni menos a una intensificación de todas las funciones fisiológicas, es decir, hinchazón e hipertrofia de glándulas, dolores, fiebre, purulencias, hasta fistulación, todo esto asociado a manifestaciones irritativas dérmicas eczemas, etc. Si tomamos en cuenta que todo esto está acoplado a una constitución hidrogenoide caracterizada por una especial sensibilidad al frío y a la humedad, no podremos ver salir al paciente de su diátesis exudativa (sudores, fiebres, gripes, etc.).
    Es muy probable que en tiempos ya pasados se ofreciera con más frecuencia el cuadro clínico de la escrofulosis debido a una alimentación únicamente de cerdo y sin verduras, con pobreza vitamínica.
    Hoy día ha cambiado el cuadro. Sólo vemos formas incipientes de escrofulosis como cólicos umbilicales, hinchazón de los nódulos mesentéricos, a veces también hipertrofia de los ganglios del Hilio Pulmonar que presentan en ese estado el mejor terreno para la tuberculosis. Este tipo de T.B.C. se manifiesta preferencialmente después de supresiones medicamentosas de fiebre.
    A una edad ya más avanzada, especialmente después del tratamiento de resfriados con salicilatos, pirazolonas y otras medidas supresoras de la fiebre se observa el así llamado "infiltrado eosinofílico" de los vértices pulmonares. Al disolverse esta fase de impregnación (vicariación regresiva en sentido de la Homotoxicología) se nos presenta la caverna o fase de reacción y en ella, dadas las condiciones adecuadas, se forma la tuberculosis pulmonar abierta. De esta manera intenta el organismo eliminar la toxicosis generalizada.
    La alopatía mata con estreptomicina los bacilos de Koch que viven como saprofitos en una caverna que ellos nunca construyeron, sin tener en cuenta la situación tóxica causal, que vista biológicamente, sería de primerísima necesidad corregir. A nadie hasta ahora se le ocurrió pensar que nos hallamos ante una lesión de origen alimenticio la cual debido a una terapia no biológica se convirtió en una patología iatrogénica.
    En los primeros decenios de este siglo se habló mucho de Gustavo NAGEL conocido en su época como el apóstol de la naturaleza. A base de crudos y de una vida biológica se liberó totalmente de una tuberculosis pulmonar avanzada. Dichos casos y el del mundialmente famoso cura KNEIPP son ejemplos típicos de la importancia que tienen los tóxicos que contienen nuestra alimentación, para la evolución y desarrollo de enfermedades.
    Existen aún otros peligros provenientes de la carne de cerdo. Pensemos simplemente cómo un cerdo de ceba que al nacer sólo pesa unos cuantos gramos, y, en cuestión de seis meses es ya un animalote de varios kilos. Todo esto se debe a la hormona de crecimiento. Un animal semejante consta de escasa musculatura, pocos huesos pero mucho tejido conectivo, grasa, sangre y órganos. El carnicero le saca utilidad a todo.
    Hasta el último resto se adoba y se prepara de tal modo que su sabor es exquisito, en razón de esto y de su elevado nivel calórico, la venta es segura. Las preparaciones ahumadas son doblemente tóxicas pues durante el proceso se impregnan de Benzopireno a quien todos aprendieron a temer como cancerígeno.
    Al-làh es la Luz de los cielos y de la tierra. La parábola de Su luz es como un nicho que contiene una lámpara; la lámpara está en cristal, el cristal [brilla] como una estrella radiante: que se enciende gracias a un árbol bendecido --un olivo que no es del este ni del oeste --cuyo aceite casi alumbra aunque no haya sido tocado por el fuego: ¡luz sobre luz! (Corán 24:35)

  3. #13
    Fecha de Ingreso
    19 sep, 08
    Ubicación
    Noruega
    Mensajes
    2,440

    Predeterminado

    ¿Adicción a la carne de cerdo?



    Aquellos seres humanos que se acostumbraron a consumir esta carne llegan a ser prácticamente adictos a ella. Basta oír las protestas de los enfermos cuando, en vista de sus dolencias crónicas, me resuelvo a prohibírsela. El siquiatra Dr. W.HOFFMANN de Mannheim examinó el asunto y llegó a la conclusión de que la inmensa mayoría de los consumidores de cerdo analizados por él, cumplían a cabalidad con las condiciones para considerarlos adictos.

    ¿Existe pues la adicción al cerdo?



    Los porcinómanos encuentran toda clase de disculpas para comer cerdo. Rechazan enfáticamente la culpabilidad del animalito en sus dolencias y justifican su menú con toda clase de razonamientos, al igual que fumadores y bebedores. A quienes se han podido liberar de la afición a la carne porcina termina ésta produciéndoles asco y la reconocen si alguna vez equivocadamente la sirven en su plato. Algo similar ocurre con aquellos ex-fumadores que de pronto huelen un cenicero trasnochado.


    ¿Hormonas sexuales como cancerígenos?



    Es poco lo que se ha investigado hasta ahora acerca de las hormonas andrógenas del cerdo reproductor, sin embargo ellas juegan un papel en la valoración de la calidad de la carne de cerdo.
    Los cerdos machos deben castrarse semanas y hasta meses antes de sacrificarlos, de lo contrario la carne tendrá sabor apestoso. Las hormonas sexuales del cerdo las considero sospechosas.
    Los cerdos no viven mucho tiempo pues su edad biológica está limitada a pocos años, además en su calidad de animales de ceba y degüello no se les permite vivir más de seis años pues de lo contrario aparecen indefectiblemente una degeneración cancerosa.
    Es un hecho que el cerdo tiene muchos atributos en común con el hombre; yo quisiera decir que el cerdo es hasta cierto punto "la imagen negativa del hombre".
    El cerdo, "como cerdo" puede gozar de excelente salud, pero si lo incorporamos al hombre, veremos en él sus cualidades: corazón, hígado graso, hidropesía, aumento de la histamina fluyente con sus respectivos cuadros de inflamaciones, ulceraciones y alergias, hipertrofias, lipomas, gelosas, etc., y ahora factores hormonales tóxicos.
    A pesar de que su contenido vitamínico es alto, tenemos que saber que el organismo humano no logra metabolizarlo, quemarlo y descomponerlo como lo hace con otras carnes. Se impregna tan íntimamente que no logramos deshacernos de él a través de fases de excreción comunes y corrientes, así sea que nuestro trabajo sea extremadamente fuerte. Si lo tenemos en el cuerpo, la "fase de reacción" aparecerá indefectiblemente aunque se necesiten decenios para comprobarlo. Si las sutoxinas no salen de nuestro cuerpo envejecerán en nosotros y jugarán entonces un papel significativo en nuestras enfermedades degenerativas y crónicas. Esto lo podrá entender muy bien quien vea en su vida el efecto del pirogenio suis ante situaciones desesperadas.
    Al-làh es la Luz de los cielos y de la tierra. La parábola de Su luz es como un nicho que contiene una lámpara; la lámpara está en cristal, el cristal [brilla] como una estrella radiante: que se enciende gracias a un árbol bendecido --un olivo que no es del este ni del oeste --cuyo aceite casi alumbra aunque no haya sido tocado por el fuego: ¡luz sobre luz! (Corán 24:35)

  4. #14
    Fecha de Ingreso
    19 sep, 08
    Ubicación
    Noruega
    Mensajes
    2,440

    Predeterminado

    Homotoxicología como solución al problema



    Acaban de oir que la carne de cerdo no abandona nuestro cuerpo en forma fisiológica, que no logramos eliminar sus componentes tóxicos a través de las válvulas de salida y eliminación normales como son la orina, el pulmón, los intestinos y la piel, de tal manera que al no utilizarse fases de excreción debe salir en forma patológica, la más inocua de las cuales es la inflamación aunque el dolor sea la característica dramática de esta fase.
    Según sea el órgano o el tejido del cerdo que coma el hombre así serán sus enfermedades. El índice va desde colecistopatías con litiasis vesical (colesterol), cólicos biliares y apendicitis aguda, muchos pacientes mueren debido a complicaciones secundarias como trombosis y embolias pues la apendicectomía no logra eliminar la toxicosis porcina.
    En aquellos casos en los cuales el consumo no ha sido muy elevado puede no aparecer la inflamación y en vez de ello se depositan los componentes porcinos en el tejido conectivo, especialmente grasas y elementos malignógenos.
    El consumidor de cerdo pasa entonces por varias etapas: gorduras en comedores de salchichas, adiposidad en los amantes del tocino con un tronco redondo pesado como una aplanadora. Quienes comen jamón gordana y manteca tienen nalgas y extremidades características. Cuando "la taza está llena" y el organismo no encuentra ninguna posibilidad de salir adelante con tanta sobrecarga se inician las fallas en la irrigación cerebral y coronaria. Puede hacer un último intento por salvarse y se sirve para ello de alguna inflamación. Los pacientes vienen entonces a nosotros con peligrosos carbúnculos en la nuca, forunculosis, abscesos de glándulas sudoríparas (casi patognomónicos de las fritangas). Graves apendicopatías, colangitis, empiemas de vesícula, etc, etc.
    Hace pocos días me escribió un especialista muy conocido en Alemania a quien por su "arterioesclerosis cerebral" le habían recomendado abstención total del cerdo pues consideraban su falta de irrigación cefálica como una clásica consecuencia de su larga y frecuente adicción al cerdo. Como pertenecía a nuestro grupo tomaba parte activa en nuestras discusiones, pero nunca pudimos convencerlo de que su menú favorito algún día lo llevaría a soportar lesiones irreparables. Por años se burló de nosotros. Hoy en su estado apopléjico le vino algo de luz para comprender su situación. El profesor WENDT señala, que la ceba proteica conduce a un almacenamiento desordenado de mucopolisacáridos en la membrana basal.
    Una consecuencia típica del consumo de la pezuña de cerdo y de los productos derivados de la pierna de este animal es la úlcera cruris. Berlín es famoso por su elevado consumo de pezuña, de bola y de grasa de pierna (EISBEIN Berlines). La estadística de dicha ciudad en ulceraciones de las extremidades inferiores es algo apesadumbrante. Todo empieza con la flebitis especialmente.
    La úlcera cruris hay que considerarla como un último intento del organismo por liberarse de la inflamación profunda de sus tejidos a través de esta válvula mesenquímica. Es una fase de reacción con la cual el cuerpo esquiva al cáncer amenazante expulsándolo en forma de excreción purulenta, dolorosa, fétida y asquerosa. Es, repito, un intento desesperado por librarse de las graves sutoxinas introducidas con deleite a nuestro cuerpo desde años atrás.
    Si nos vamos lanza en ristre contra estas ulceraciones las tapamos, quemamos, pincelamos con colorantes e incluso las cerramos a la fuerza sin conseguir que esas pobres víctimas cambien radicalmente su alimentación, veremos cómo aparecen por los puntos de resistencia menor las más graves enfermedades cuyo registro va desde flemones agudos, pasando por tromboembolismos con sus consecuencias, hasta el florecimiento súbito de malignomas sobre todo cuando se adicionan al cuadro factores de sobrecarga psíquica. Ya otros investigadores están empezando a llamar la atención al respecto.

    El consumo crónico de la carne de cerdo produce como ya se dijo depósitos de grasa y alteración de la sustancia cartilaginosa humana, que debe tener consistencia dura y fuerte. El tejido conectivo gelatinoso del cerdo ablanda los cartílagos, los cuales bajo la presión y peso del cuerpo empiezan a lacerarse. Las enfermedades discales, artritis y artrosis, son la dura cuenta que se les presenta a estos pacientes. Todo el aparato de sostenimiento del enfermo se torna gelatinoso. Los deportistas que consumen cerdo preferencialmente se tornan perezosos y pesados. Son muchos los profesionales que han tenido que retirarse prematuramente.
    Es posible que a través de una gripe, especialmente cuando se ha ingerido con la salchicha el susodicho "virus", se expulse en forma de esputo una buena parte del material mucoso sutóxico acompañado del virus.
    Si todas estas enfermedades agudas, como el flujo vaginal particularmente cuando está asociado a ulceraciones del cuello uterino, se entiende como reacción de defensa eliminatoria de toxinas porcinas y se tratan en forma biológica correcta con la terapia homotoxicológica y dietética adecuada, veremos la liberación de muchísimos males. Por desgracia no suele ser este el caso.
    Los facultativos que practican una medicina biológica no abundan y la situación tóxica debida al consumo de cerdo y de otras grasas animales inconvenientes, es algo totalmente desconocido por la medicina Universitaria.
    Al-làh es la Luz de los cielos y de la tierra. La parábola de Su luz es como un nicho que contiene una lámpara; la lámpara está en cristal, el cristal [brilla] como una estrella radiante: que se enciende gracias a un árbol bendecido --un olivo que no es del este ni del oeste --cuyo aceite casi alumbra aunque no haya sido tocado por el fuego: ¡luz sobre luz! (Corán 24:35)

  5. #15
    Fecha de Ingreso
    19 sep, 08
    Ubicación
    Noruega
    Mensajes
    2,440

    Predeterminado

    La Homotoxicología ha comprobado que todas las enfermedades son medidas de defensa contra toxinas o lesiones producidas por las mismas en el cuerpo. Así adquieren las enfermedades el carácter de procesos biológicos convenientes que por ningún motivo deben suprimirse pues son claro testimonio de que el cuerpo intenta recuperar la salud a través de excreciones inflamatorias. De lo contrario existe el peligro de que procesos agudos de detoxicación como, fiebre, gripe, inflamaciones de la garganta, etc., sean interrumpidos en su mecanismo desintoxicante, impidiendo que los venenos y toxinas culpables puedan ser eliminados, surgiendo en esta forma lo que aquí llamamos "retoxicaciones". Esto sucede especialmente cuando hacemos uso de quimioterapia, antibióticos, antipiréticos, antiinflamatorios, antihistamínicos, etc. Los antibióticos y las sulfas, eliminan las bacterias, pero de ninguna manera erradican las toxinas causantes de la enfermedad. Sabemos que los cadáveres de dichos gérmenes con sus endo y ecto-toxinas empeoran aún más la Homotoxicosis.

    Las bacterias juegan por lo general el papel de indicadoras y no de iniciadoras de las enfermedades (SPERANSKY). Ellas saprofitan en un terreno inflamado e infestado de sutoxinas, disuelven la gelatinosidad con su trabajo y su hialuronidasa, sirviendo de factores coadyuvantes benéficos. Ellas nos indican qué clase de toxicosis existe, pues su crecimiento está en directa relación con ella. Hay, por ejemplo, situaciones homotóxicas favorables para el crecimiento del estreptoestafilo - neumococos etc. - Precisamente la carne de cerdo ofrece las mejores condiciones para el crecimiento (por lo general desordenado y exagerado) de bacterias y de virus (no sólo los de la gripe).
    Quien no come cerdo suele escaparse de gripe viral.
    Es una triste realidad el hecho de que el uso crónico de quimioterapéuticos, analgésicos y tranquilizantes, le ha hecho perder a la mayoría de los seres humanos su efectividad defensiva. Es deber de la medicina biológica propiciar el refortalecimiento de nuestro sistema de la gran defensa, para ello, contamos con excelentes medios de estimulación, dietas biológicas y una vida ceñida a las sanas leyes de la naturaleza.
    Más de una joven vida ha sido destruida después de tratar flujos e inflamaciones del terreno urogenital, nefritis o tromboembolismos post-quirúrgicos con medicamentos de síntesis química, pues nunca se pensó que todas ellas provenían del consumo de las sutoxinas y similares.
    La apendicectomía elimina la inflamación; hemos de tener presente que la apendicitis vale como proceso de detoxicación para eliminar las sutoxinas a través de una reacción linfática. En este caso los peligros son tan graves que muchas veces el bisturí del cirujano es salvador. La terapia biológica pre y post operatoria con brionia, mercurio solubilis y heparsulfuris, acompañada por echinacea compuesta, árnica y sus complementarios así como nosodes y preparados orgánicos suis nos convencerán de que la Homotoxicología es carta de triunfo incomparable.
    Lo mismo es válido para el flujo vaginal caracterizado frecuentemente por un olorcito desabrido, como de fritanga fresca, o para los furúnculos y abscesos de toda clase. Todos ellos son eliminaciones. Suprimir estas fases es alopatía, vale decir contrario a lo biológico.
    Las retoxicaciones vía vicariación progresiva nos colocarán ante fases de enfermedad cada vez más deplorables.
    Por ejemplo, después de suprimir abscesos de glándulas sudoríparas con "suaves" irradiaciones puede presentarse una colitis ulcerativa. Lo mismo puede decirse de las diarreas las cuales no deben detenerse químicamente, pues el intestino es el gran exosto para toxinas y venenos.
    Hay medios biológicos y de efectividad pasmosa para resolver estas situaciones. Lo importante es abordarlas con criterio Homotoxicológico.
    La carne del cerdo sivestre o jabalí es tan peligrosa como la del cerdo doméstico. Cuando el jabalí cae debe abrirse de inmediato para que "sude sus humores", pues de lo contrario no hay quien lo coma con gusto, además se vuelve tóxico.
    La situación tóxica de cada ser viviente es la causa de todas sus enfermedades. Es un hecho que la carne de cerdo y sus similares sobrecargan gravemente tal estado tóxico de inicio. Las toxinas porcinas llenan rápidamente nuestro basurero mesenquímico y esta es una condición "sine qua non" para enfermar.
    Debemos ser conscientes de que la mejor terapia (bioterapéutica, antihomotóxica, Homeopática, neural-terapéutica etc.), de nada sirve sin una prohibición consecuente de la carne de cerdo. El acné, cara y piel llena de barros, las otitis, sinusitis etc., exigen la dieta más estricta. Si los barremos con antibióticos tendremos que tratar más tarde quistes (incluso pilonidales), fístulas o fases aún más avanzadas.
    No importa que se nos diga que este o aquel abuelo llegó a los 90 años con pipa y tocineta. Examinen esos casos detenidamente y se convencerán de que algo anduvo mal en ellos. A menudo se nos habla de los "sanos y robustos campesinos" a quienes nunca les faltó el cerdo en la mesa. Un estudio científico comprobó hace años que esto era puro cuento. La población campesina resultó ser la más enferma a pesar del aire puro, particularmente aquella que consumía cerdo (o carne de roedores) en forma constante.
    Durante mi actividad de médico rural examiné muchos campesinos. Una vez visité a una familia acomodada y numerosa. El padre tenía artrosis, coxitis y lesión hepática; la madre úlceras crónicas en ambas piernas monstruosamente varicosas, constante dolor y prurito. La hija enfermó de fiebre reumática después de una amigdalitis; el hijo también presentó trastornos cardíacos después de una angina y ahora sufría de furunculosis generalizada a pesar de ser "el demostrar" en esa casa. La otra hija padeció de bronquitis crónica y sospecha de bronquiectasias post amigdalectomía. Otro hijo tenía pleuritis crónica y formación recidivante de fístulas.
    Condiciones similares de salud encontré en numerosas familias campesinas de la selva negra; naturalmente también las había en los valles y en las riveras de los ríos. Diez años practiqué mi profesión entre esas gentes, lo cual me autoriza para emitir un juicio.
    Durante las horas que atendí a la familia descrita, estaba afuera en el chiquero, una marrana gorda y oronda que con gran placer se rascó casi todo el tiempo contra una rama bajita de un árbol. Le dije a sus dueños: "¿ven ustedes a su marrana? Todas esas sustancias que sin pausa alguna la obligan a rascarse, son inflamatorias. Todo eso se lo comen con la carne. Se trata de complejos histamínicos y de otros muchos factores que a ustedes, aún en este sitio tan bello y puro, les están haciendo la vida imposible. A los cerdos que Uds. comen les debo la consulta que acabo de hacerles y gracias a ellos tienen ustedes que pagarme ahora".
    La carne de cerdo es pues la más cara que existe, no sólo por su alto precio en dinero, sino por las muchas enfermedades que produce. Las consecuencias positivas de dejarla no las veremos de inmediato ni mucho menos. Por años seguidos tendremos que ingeniárnoslas para deshacernos de las impregnaciones porcinas, que como ya sabemos, sólo nos abandonan en forma de fases de reacción y ojalá que no sea como degeneración. Si la lucha es larga, ¿por qué no comezar ahora mismo?
    El ser humano debería lograr en nuestra era una edad biológica de 150 años. En sitios donde no se consume cerdo desde hace siglos, por ejemplo en el Cáucaso, Turquía y países islámicos que tienen además un clima suave, abundan congéneres de 130 y 150 años.
    Al-làh es la Luz de los cielos y de la tierra. La parábola de Su luz es como un nicho que contiene una lámpara; la lámpara está en cristal, el cristal [brilla] como una estrella radiante: que se enciende gracias a un árbol bendecido --un olivo que no es del este ni del oeste --cuyo aceite casi alumbra aunque no haya sido tocado por el fuego: ¡luz sobre luz! (Corán 24:35)

  6. #16
    Fecha de Ingreso
    19 sep, 08
    Ubicación
    Noruega
    Mensajes
    2,440

    Predeterminado

    Un aspecto moderno relativo a la calidad de la carne de cerdo



    Un veterinario miembro del concejo, me mandó un trabajo de SCHEPER, LINNE, POTTWAST, BEMM y WIRTM sobre "control de carnes y víveres". "La carne de cerdo presenta serios problemas en base a la diversidad de su consistencia," señaló. La intensificación de la ceba ha convertido ese animal en extremo delicado. En La República Federal hay que contar con un 20% de cerdos de carne aguada y pálida, y, con un 5% cuya carne presenta características inestables y oscuras. El pH altera, condicionando el sabor, la duración y el adobamiento. El stress antes del degüello (transporte, maltrato, susto, etc.), descompone el adenosintrifosfato y el glicógeno en el tejido muscular. El ácido láctico pasa de la célula muscular a la corriente sanguínea en el período premorten. El animal se acidifica. La carne tiene que considerarse "inmadura" y de peligrosidad para la salud del consumidor".
    Continúa una larga lista de datos comparativos con otras carnes y alimentos de origen animal.
    Todos los detalles de dichas investigaciones son muy importantes pero por desgracia el interés científico se pierde en aspectos meramente tecnológicos. Las reacciones moleculares biológicas que producen dichos factores porcinos al asimilarse en el cuerpo son patógenas.
    Sus consecuencias aún no se consideran tema de discusión y de investigación científica. ¿Hasta cuando?. ¿Será acaso necesario que nuestros políticos y gobernantes padezcan de abscesos rectales y formación de fístulas para convencerlos de la etiología de su mal curándolos con preparados orgánicos, nosodes, depirogenium suis y una dieta consecuente?. Esto lo digo porque son varios los colegas Homotoxicólogos que encontraron así su camino hacia la medicina biológica.


    Conclusiones y consejos



    De ninguna manera debe creerse que estoy iniciando con este escrito una nueva terapia respecto de la agresividad de la carne de cerdo. Moisés, Muhammad, los Profetas, los Maestros de Oriente y muchos Filósofos de todo el mundo llamaron mi atención por su manera de tratar este asunto. Luego hice extrañas observaciones en mi familia, en mis numerosos pacientes y en mi mismo.
    Los años de estudio e investigación me convencieron de que las relaciones eran evidentes, de que los mandamientos del Islam y del Judaísmo se justificaban plenamente. No es el peligro de la triquinosis pues sabemos que osos, ratas, perros, lobos, curies y otros animales la pueden adquirir. La base sobre la cual descansa la prohibición de la carne de cerdo ha de buscarse a otro nivel.
    Mi intención, ha sido motivar a los colegas y a sus pacientes a pensar detenidamente en toda esta problemática. Nunca es tarde para comenzar, y, es mucho el desastre que aún podemos evitar. Hagan ustedes mismos sus observaciones críticas y no se dejen influenciar por los adictos al cerdo, al menos hasta cuando hayan cosechado los primeros resultados de sus exhaustivos análisis y consecuentes tratamientos.
    Salud según la Homotoxicología es liberación de toxinas y de sus lesiones.
    Doctor Hans Heinrich Reckeweg, Herford, Westfalia.
    Al-làh es la Luz de los cielos y de la tierra. La parábola de Su luz es como un nicho que contiene una lámpara; la lámpara está en cristal, el cristal [brilla] como una estrella radiante: que se enciende gracias a un árbol bendecido --un olivo que no es del este ni del oeste --cuyo aceite casi alumbra aunque no haya sido tocado por el fuego: ¡luz sobre luz! (Corán 24:35)

  7. #17
    Fecha de Ingreso
    10 oct, 11
    Ubicación
    españa
    Mensajes
    629

    Predeterminado

    Lo que las personas desconocen es que la carne de cerdo es un alimento rico y nutritivo, además de sabroso. A pesar de atraer por el sabor, punto fuerte del producto apuntado por 92% de las personas entrevistadas, la carne de cerdo es también excelente fuente de vitamina del complejo B (tiamina, riboflavina, vitamina B6 y 1312) y minerales (calcio, fósforo, cinc e hierro). Una de las virtudes de la carne de cerdo es su tenor de contenido de potasio. Como sabemos, personas con Hipertensión deben disminuir el consumo de sal ( cloruro de sodio) para rebajar los niveles de sodio del organismo. Por eso la carne de cerdo es más indicada para personas que tienen alta presión sanguínea, ya que el potasio ayuda a regular los niveles de sodio que aumentan la retención de líquidos en el cuerpo.

    La grasa y el colesterol, que 55% de las personas entrevistadas consideran como el punto débil, han disminuido los últimos años, en decorrencia del intenso trabajo de mejoría elaborado por los técnicos y criadores. Y ese es el factor que las personas desconocen. De 1980 para acá, el cerdo perdió 31 % de su nivel de grasa, 14% de calorías y 10% de colesterol, todo eso como fruto de los avances en la genética, a través del cruce y selección de animales superiores. El porcentaje de carne magra en el esqueleto, que era de 50% en aquella época, subió para 56 y 58% en los días de hoy, y se espera que hasta el año 2000 llegue a la marca de 62%.
    . En el animal actual, 70% de la grasa está localizada debajo de su piel (tocino) y apenas 30% se aloja en el resto del cuerpo. Al retirarse la piel, la carne del cerdo presenta bajos tenores de grasa. En el interior de los músculos encontramos apenas de 1,1 a 2,4% de grasa que es igual a las carnes de pollo, y menor que las carnes de ganado bovino (2,5%) y de los ovinos (6,5%).
    Además de eso, la carne suina posee más grasas «deseables", llamadas Insaturadas (65%), que grasas 'indeseables», conocidas como Saturadas (35%), lo que es muy apreciado en un alimento. También es rica en Ácido Linoleico, que neutraliza de forma eficaz los efectos negativos del Ácido Palmítico, que es una grasa saturada.

    El nivel de colesterol contenido en la carne de un cerdo moderno es semejante al de otras carnes (bovinos y aves) y está perfectamente adecuado a las exigencias del consumidor moderno. Es importante notar que el contenido de colesterol de una carne no está directamente relacionado con su contenido de grasa. Un ejemplo claro de esto es que el camarón, a pesar de tener menos grasa que el cerdo, presenta tasas muy superiores de colesterol (de 97 a 164 mg/1 00g contra 56 a 97 mg/100g).

    En relación a las calorías,. El hombre necesita consumir en media de 2000 a 2400 kilocalorías para atender a sus necesidades diarias. Al consumir 150 g de lomo cocido, él estará consumiendo apenas 270 Kcal., o sea, mucho menos que una hamburguesa (600 Kcal.).

    La importancia de los cerdos para la medicina human

    Cambiar los conceptos erróneos en relación a los cerdos, hace tanto tiempo arraigados en la humanidad, no es muy fácil. La medicina, no obstante, ha dado ya su « manita« en este sentido. Hoy, el suministro de sustancias vitales a la vida del hombre, así como la donación de órganos en función de su semejanza con la especie humana, convierten al cerdo en la grande opción de la medicina para aumentar la sobrevivencia de las personas. Para tener una idea, relacionamos lo que se puede extraer del organismo del cerdo en beneficio del hombre:

    PANCREAS - Del páncreas del cerdo se obtiene la insulin4 hormona vital para los diabéticos. Se encarga de permitir la entrada del azúcar en las células y de disminuir su tasa en la sangre, evitando que llegue a niveles mortales para el hombre. Otra utilidad del páncreas M cerdo es la de proporcionar islotes pancreáticos para Implantes en personas diabéticas, librándolas de las Inyecciones de Insulina por varios años.

    GLÁNDULA PITUITARIA - Utilizada para la obtención de ACTH., hormona usada en medicina humana en el tratamiento de artritis y enfermedades inflamatorias.

    TIROIDES - La tiroides del cerdo se utiliza para la formularon de medicamentos que serán usados por personas que tienen glándulas tiroides poco activas.

    PIEL - La piel de los cerdos puede ser usada temporalmente por el hombre en los casos de quemaduras que causen grandes discontinuidades de piel.

    MUCOSA INTESTINA - Se usa para la obtención de una sustancia llamada heparina que tiene la función anticoagulante y se aplica en medicina humana en los casos de hemorragia.

    CORAZÓN - El corazón de los cerdos se usa para retirar las válvulas cardíacas, que serán transplantadas hasta a los niños. Las válvulas (los cerdos usados para la obtención de esas válvulas pesan de 16 a 25 kg) son retiradas de los lechones y conservadas en un preparado químico, pudiendo ser preservadas por hasta cinco años. Estas válvulas tienen ventajas sobre las artificiales, pues sufren menos rechazo del organismo, tienen la misma estructura y resisten más a las infecciones.

    SANGRE - Los cerdos modificados genéticamente pueden producir hemoglobina humana (pigmento de la sangre que lleva el oxígeno a las células del cuerpo). Este producto puede ser almacenado durante meses, al contrario de la sangre normal, que tiene su vida útil restricta a una semana.

    Para evitar esos depósitos de grasa, médicos del mundo entero pregonan la reducción del consumo de grasas saturadas y de colesterol Como los productos de origen n animal contienen estas dos sustancias, han sido blanco constante de campañas negativas en relación a su consumo. Haciendo un ligero retroceso en el tiempo, una de esas campañas fue desencadenada por la poderosísima industria de la soja, cuando lanzaron las margarinas vegetales en el mercado de consumo. En aquella ocasión las grasas animales se quedaron bajo el fuego cruzado por ser saturadas. Lo que quedó oculto al consumidor, así mismo, es que las margarinas, a pesar de ser de origen vegetal y de tener grande concentración de grasas no saturadas, pasan por reacciones químicas en su proceso Industrial, que las transforman también en saturadas, tornándose así tan perjudiciales sí se ingieren en exceso, cuanto las de origen animal.

    El asunto colesterol aún es muy polémico, pero, como se sabe que las enfermedades cardiovasculares son las que más matan en el mundo, es necesario estar atento a lo que es verdad o simple mito. Una verdad comprobada es que no podemos confundir el colesterol de los alimentos con la tasa de colesterol sanguínea. Los niveles sanguíneos son poco alterados en el hombre con el uso de dietas ricas en colesterol, en virtud M sistema de control que aumenta o disminuye la síntesis en el organismo, de acuerdo con la mayor o menor absorción intestinal, como prueban los estudios con grandes poblaciones. Según ellos, el consumo excesivo de colesterol no aumenta la incidencia de enfermedades cardíacas en personas normales, pues éstas lo metabolizan deforma eficiente para ejercer sus funciones esenciales. La propia naturaleza se incumbirá de eliminar lo que sea excedente y mantendrá la tasa de colesterol por debajo de 200 mg por 100 ml de sangre.

    La carne del cerdo actual posee niveles de colesterol semejantes a las otras carnes y puede ser usada en las dietas de personas normales o del grupo de riesgo, porque un buen filete de 100 gramos de lomo, de pernil cocido, proporciona apenas 69 a 82 mg de colesterol, o sea, cerca de 25% del total de 300 mg permitidos. Además de esto, como ya dijimos anteriormente, 65 % de su grasa es no saturada y rica en Ácido Linoleico, que reduce los efectos negativos del Ácido Palmítico (grasa saturada)

    los tenores de colesterol de la carne de cerdo criado en la actualidad, son semejantes a las otras carnes, no mereciendo las críticas en relación a su consumo.

    La idea equivocada de que la cisticircosis es trasmitida al hombre por el consumo de carnes contaminadas (de suido o bovino) no pasa de una grande desinformación. Para entender mejor lo que es esta enfermedad, es necesario conocer un poco sobre las diferencias entre teniasis y cisticercosis.

    La teniasis o Solitaria es la enfermedad causada por un parásito llamado Taenia solium el caso de los suidos, y Taenia saginata, en el caso de los bovinos. Las tenias precisan de dos hospederos para completar su ciclo evolutivo. Uno es el hombre, el único hospedero definitivo (que abriga el verme adulto) - y el otro llamado de intermediario (que abriga la larva) - puede ser un puerco, un buey, un carnero, etc.

    Al comer carne cruda o mal cocinada de animales con cisticircosis, el hombre pasa a desarrollar la enfermedad llamada teniasis o "solitaria«, que puede pasar desapercibida por la semejanza de sus síntomas con otras enfermedades (vómitos, malestar gástrico y gases). Tres meses después de la ingestión, el cisticerco evoluciona para una fase adulta, pasando a llamarse Tenia. Ella se aloja en el intestino delgado del hombre, y comienza a soltar anillos de su cuerpo, conteniendo millares de huevos. Los anillos pueden salir con la heces o romperse dentro del intestino, liberando los huevos que pueden continuar vivos por hasta trescientos días en el medio ambiente. La tenia pude vivir hasta 8 años o más en el intestino del hombre, contaminando seguidamente los locales donde caigan sus heces pastos, huertas, ríos y lagunas).

    Ya la cisticircosis es una enfermedad causada en el hospedero intermediario por las larvas de la tenia los suinos, bovinos e el propio hombre a adquieren esta enfermedad al comer verduras, frutas, pastos o ingerir agua contaminados con los huevos de la tenia.

  8. #18
    Fecha de Ingreso
    10 oct, 11
    Ubicación
    españa
    Mensajes
    629

    Predeterminado

    LA CISTICIRCOSIS Y LA CARNE DE CERDO,

    La idea equivocada de que la cisticircosis es trasmitida al hombre por el consumo de carnes contaminadas (de suido o bovino) no pasa de una grande desinformación. Para entender mejor lo que es esta enfermedad, es necesario conocer un poco sobre las diferencias entre teniasis y cisticercosis.

    La teniasis o Solitaria es la enfermedad causada por un parásito llamado Taenia solium el caso de los suidos, y Taenia saginata, en el caso de los bovinos. Las tenias precisan de dos hospederos para completar su ciclo evolutivo. Uno es el hombre, el único hospedero definitivo (que abriga el verme adulto) - y el otro llamado de intermediario (que abriga la larva) - puede ser un puerco, un buey, un carnero, etc.

    Al comer carne cruda o mal cocinada de animales con cisticircosis, el hombre pasa a desarrollar la enfermedad llamada teniasis o "solitaria«, que puede pasar desapercibida por la semejanza de sus síntomas con otras enfermedades (vómitos, malestar gástrico y gases). Tres meses después de la ingestión, el cisticerco evoluciona para una fase adulta, pasando a llamarse Tenia. Ella se aloja en el intestino delgado del hombre, y comienza a soltar anillos de su cuerpo, conteniendo millares de huevos. Los anillos pueden salir con la heces o romperse dentro del intestino, liberando los huevos que pueden continuar vivos por hasta trescientos días en el medio ambiente. La tenia pude vivir hasta 8 años o más en el intestino del hombre, contaminando seguidamente los locales donde caigan sus heces pastos, huertas, ríos y lagunas).

    Ya la cisticircosis es una enfermedad causada en el hospedero intermediario por las larvas de la tenia los suinos, bovinos e el propio hombre a adquieren esta enfermedad al comer verduras, frutas, pastos o ingerir agua contaminados con los huevos de la tenia. Después de ingeridos, los huevos van al estómago y al intestino delgado, trasformándose en larvas, que se fijan en la vellosidad intestinal. A seguir, perforan la pared intestinal y caen en los vasos sanguíneos, invadiendo todo el cuerpo. La grande mayoría se fija en los músculos y en el cerebro, donde causa la llamada neurocisticircosis, la forma más grave de la enfermedad.

    Por tanto, la cisticircosis no es causada por el suida, pero sí por el propio hombre que contamina las aguas y vegetales y hasta a sí mismo. Al ingerir carme mal cocida de bovinos o suidas que contienen el parásito, solamente el hombre desarrollará la solitaria. El suida al contrario es víctima M hombre, pules desarrollará la cisticircosis si ingiere alimentos o agua contaminados con las heces humanas. El hombre adquiere la cisticircosis al comer frutas, verduras o agua contaminadas con sus propias heces.

    Es bueno subrayar entre tanto, que en la criación intensiva actual, el riesgo de contaminación de los suidas es prácticamente nulo, pues los animales se crían confinados en suelos de cemento, sin cualquier acceso a la tierra y a los pastos.

    CONCLUSIONES

    1 - La carne de cerdo disponible actualmente para el consumidor, no merece los conceptos erróneos de que es grasienta y hace mal a la salud.

    2 - Al contrario, se trata de un alimento nutritivo y sabroso, muy equilibrado en su composición, y que por su riqueza en nutrientes, debería ocupar un mayor espacio en la mesa del consumidor.

    3- Los tabú y preconceptos que inhiben su consumo deben ser aclarados y deshechos, para no privar a nuestra población de un alimento-tan sabroso y saludable.

    4 - La carne del cerdo es un alimento que atiende a las exigencias M consumidor moderno y enriquece las comidas de manera nutritiva, saludable y sabrosa

  9. #19
    Fecha de Ingreso
    10 oct, 11
    Ubicación
    españa
    Mensajes
    629

    Predeterminado

    Carne de cerdo y sus mitosPor: Salud180.com.
    Última actualización: 19/10/2011 Relacionado
    Alimentos para fortalecer tus glúteos Emociones influyen en el sobrepeso Artículo: Liposucción o lipoescultura Artículo: Alimentación en pareja Artículo: Dieta vs triglicéridos Existen muchos mitos sobre los beneficios y perjuicios del consumo de la carne de cerdo, que van desde un supuesto alto contenido en grasas, hasta su baja aportación de nutrimentos. Sin embargo, información publicada por la American Dietetic Association, este alimento aporta las proteínas que el cuerpo necesita para conservar sanos y fuertes los tejidos del cuerpo.

    De acuerdo con datos presentados por la revista Balance, la carne de puerco ayuda a construir músculos sin grasa. En tanto, la National Pork Board explica que "85 gramos de carne magra de cerdo proporcionan la misma cantidad de proteína que una taza y media de leguminosas, con la mitad de calorías". A continuación, te presentamos los principales mitos sobre este alimento.

    1.- Tiene mucha grasa: Esto es falso, debido a que 65% de la grasa que contiene el cerdo se retira durante el proceso de corte. De la que queda, 70% es poliinsaturada (de la buena) y sólo el 30% es saturada (la mala).

    Además, la cantidad de colesterol en el cerdo es igual o menor que en otras carnes; es rica en ácido linoleico, el cual neutraliza los efectos negativos de las grasas saturadas.

    2.- No aporta beneficios nutrimentales: Es mentira. Además de la proteína, la carne de cerdo es rica en vitaminas B1 y B3, esenciales para el funcionamiento del corazón y el sistema nervioso, y para mantener la piel en buen estado. Su dosis de fósforo, fortalece los huesos y genera energía en las células.

    Gracias a su aporte de potasio, es ideal para personas que sufren hipertensión arterial.

    3.- Transmite enfermedades: Durante muchos años se creyó que la carne de cerdo era la culpable de transmitir cisticercosis. Sin embargo, el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía señala que este padecimiento no se presenta por comer carne de cerdo mal cocida, sino que es resultado de infecciones externas o autoinfección (cuando se tiene el parásito y por los movimientos intestinales llega al estómago).

    Actualmente las unidades de producción porcina son sujetas a programas de control de calidad, que garantizan que el consumo de la carne sea totalmente seguro.

  10. #20
    Fecha de Ingreso
    04 oct, 08
    Mensajes
    181

    Predeterminado

    Últimamente ahy una campañitis on la carne de cochino, que tira para atrás. Deben de tener a paletadas sin vender.

    Periódicamente, sufirmos compañas de esas en las que de repente se descubre que a un alimento hasta entones denostado, de repente se le descubren cualidades fabulosas, sea el azúcar, los huevos... ahora al puerco. La que digo, la crisis debe de ser importante.

    Ahora que lo que me ha hecho reír más es lo de que conquista por el sabor...

    Y por supuesto los médicos que a pesar del marketing siguen desaconsejando el puerco con más o menso vehemencia, deben de ser idiotas, pero a pesar de todo los pacientes les hacen caso...

    La carne de rata creo que también tiene minerales y elementos cosa fina lo buenso que son, en cualquier caso a la rata le van de miedo.

    Y lo que debe de mejorar muchísimo la carne de cerdo es el tacto. Echarnos aquí en un foro islámco un panegírico sobre la carne de cerdo... debe de ser eso, que la carnet de puerquito mejor a mucho el sentido del tacto.

    ¡Híjole!

Etiquetas para este Tema

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •