Página 2 de 2 PrimerPrimer 12
Resultados 11 al 19 de 19

Tema: Piri Reis, cartógrafo visionario?

  1. #11
    Fecha de Ingreso
    01 oct, 08
    Ubicación
    sevilla
    Mensajes
    1,447

    Predeterminado

    Volvamos otra vez la vista atrás en el tiempo, retrotraigámonos al siglo I, punto de partida del origen de las cartas de proyección esférica, o dicho con más rigor, cartas que preludian una clara manifestación del mapa trazado sobre bases de la ciencia astronómica. Obvia decir y los lectores así lo habrán venido observando, que aludimos a la ciencia astronómica en este estadio de desarrollo una función de observación de los astros con fines de posicionamiento y referencia terrestre, que en primer lugar tiene como consecución dimensionar la superficie de la Tierra y dibujarla a tamaño manejable sobre mapas. Posteriormente, hacia finales del siglo XV, se podrá hablar más propiamente sobre los métodos aplicados a la posición de los navíos en las cartas aplicando técnicas cartográficas derivadas de aquellos primeros cálculos.

    Siempre se abre un foso cuando partimos de Ptolomeo, pues si en él apenas empezamos nuestro viaje cartográfico sobre bases firmes, con él se interrumpe. De modo que casi todo lo que se puede deducir del posterior áuge en el desarrollo cartográfico corre por por tres derroteros diferentes:

    - la cartografía patrística;
    - la cartografía en el Islam;
    - la cartografía en el Renacimiento;

    De manera que entre estas tres corrientes hay períodos comunes pero muy pocas o nulas influencias recíprocas. No así en el Renacimiento que sí está claro que existe una conciencia cartográfica que nace en la Escuela de Traductores de Toledo que hace despertar a Europa. Hablar de cartografía en el Islam tiene sentido en sí mismo porque es la que sostiene que la cartografía ptolemáica del último siglo de la escuela griega resucitara con la aparición de los primeros portulanos mediterráneos dando inmenso trabajo a maestros-artesanos agrupados en gremios portulánicos. Dado que el origen de su aparición ya ha quedado claro que no puede atribuirse a ninguna escuela concreta, y dado que árabes y musulmanes del Indico y del Mediterráneo ya empleaban técnicas avanzadas de navegación y eran conocedores de la filosofía helenística, además entendían las matemáticas aplicadas a la resolución de triángulos esféricos, en una palabra, sabían situarse y seguir rumbos que comunicaban unos lugares con otros del mar sin tener a la vista la costa. Sin embargo, como compiladores, los musulmanes no generan material cartográfico en la misma proporción a su nivel de conocimiento de los que sepamos de su existencia dentro de los archivos históricos de Occidente. Por esta razón, la existencia de la carta de Piri Reis, de apenas de menos de un siglo de su descubrimiento, deja la puerta abierta de par en par para seguir aumentando la investigación en este sentido y lograr situar su trayectoria con su fuente en ptolomeo.

    Piri Reis, por medio de la representación de su mapa, zanja casi definitivamente la duda que cupiera de no atribuir al portulano el nexo que lo liga con Ptolomeo, mientras lo aleja de toda escuela bajo-medieval europea de la pretensión de alguna de ellas de reclamarlo para sí y lo devuelve a sus más inmediatos autores establecidos en Oriente Próximo. De hecho, el salto en el vacío entre Ptolomeo y los primeros portulanos de los que se tienen constancia se llama cartografía patrística. Es muy poco probable una evolución del beato al portulano, la introducción de errores de concepto lo invalidaría; la probabilidad es ínfima, como superlativa es la relación entre Piri Reis y Ptolomeo: en ambos se trabaja con la esfericidad de la tierra como eje de desarrollo geográfico.

    También quedará demostrado que la técnica portulánica en las escuelas de Occidente discurre claramente por debajo del desarrollo alcanzado en la misma fecha por la técnica musulmana. Sin embargo, lo que está documentado para el mundo cristiano es el áuge y desarrollo alcanzado por sus maestros cartógrafos, hasta el punto de parecer de invención propia la técnica lograda. Aunque no quedan del todo exenta de críticas puntuales, como la expresada por el Padre Fournier (Hidrographie, París, 1667), quien afirmó: <<imposible es el servirse de ellos –en referencia al portulano ensamblado- para los grandes viajes en el océano, porque es muy difícil que tantas distancias puedan concordar>>. Por su parte, Ramasio opinaba que <<los primeros portulanos fueron extractados de la antigua y bella carta de marear que había traído del Catay Marco Polo y su padre>>.

    Estas dos opiniones se contradecían mutuamente, ya que si la carta era de técnica a bussole, bien podría proporcionar las marcaciones a los puntos notables de la costa pero surgía el problema al fijar las distancias. Para las cortas distancias, la pericia y la estima bastaba para trazar una carta de “coordenadas polares”; en cambio, para las grandes distancias el error podría ser considerable y pasar fácilmente inadvertido. En cambio, en 1513, la técnica portulánica en las escuelas cartográficas europeas no se aplicaba fuera de la cuenca del Mediterráneo y la carta de Piri Reis no pertenece a esa categoría de cartas, lo que nos habla de la técnica empleada por los musulmanes a falta de establecer únicamente una tradición ya sea oral, gráfica o escrita del desenvolvimiento de la cartografía islámica hasta Piri Reis.

    Basándome en la declaración del filósofo franciscano Raimon Lull (mallorquín 1.295 – 1.296) al afirmar que: <<los marinos habent chartam, compassum, acum et stellam maris>>, matizando además: <<la navegación nace y se deriva de la Geometría y de la Aritmética>> (Fénix de las Maravillas del Orbe), está confirmando que la navegación se hacía de acuerdo a la tradición náutica, por tanto, la “carta de marear” junto con la brújula (entendido aquí como compás), el compás de puntas y la guía por la Estrella Polar es la navegación de estima válida para el Mediterráneo, pero recordemos que para esa fecha, los musulmanes se valían además de un instrumento de observación astronómica como el kamal, lo cual supone un avance significativo para la navegación de altura. A continuación Lulio hace referencia a la base matemática que subyace en la práctica de la navegación, por lo que se puede colegir que la observación astronómica culminaba el proceso náutico-científico auspiciado por los musulmanes que estudiaron profusamente a Claudio Ptolomeo.

    Hasta ahora, las bases del conocimiento de trigonometría esférica y su aplicación en el trazado de distancias enormes junto a las observaciones de los astros para situar los límites geográficos de la superficie terrestre sobre un plano están más claramente proyectadas en el mapa de Piri Reis de lo que se desprende de los portulanos europeos, que sólo con la técnica de rumbo y distancias queda perfectamente explicada

  2. #12
    Fecha de Ingreso
    01 oct, 08
    Ubicación
    sevilla
    Mensajes
    1,447

    Predeterminado

    Cuando decimos que las cartas de estilo de Piri Reis, es decir, cartas confeccionadas según las normas portulánicas en cuanto a su continente, los pergaminos, y de proyección esférica (y los portulanos no lo son) se apoyan en la técnica ptolemáica, debemos entender por ptolemáico el corolario del estudio de las proporciones terrestres y de las observaciones astronómicas con fines geo-referenciales de la tradición helenística. En el período helénico del siglo V a.C. hasta el siglo II a. C. los griegos encontraron la relación que une la geografía astronómica y la técnica cartográfica, en cambio, no fueron pródigos en llevarlo a la práctica, adolecieron de aplicaciones como desbordaron en teorías. El período griego se culmina con Claudio Ptolomeo que compila todo el acervo griego en sus dos obras salvadas para la posteridad: el Almagesto y la Geographia.

    Destacamos el saber de los antiguos griegos por una sencilla razón: ofrecen por primera vez una concepción universal del cosmos: origen, comportamiento y, lo que aquí analizamos, la dimensión de la longitud terrestre, sentando las bases astronómicas para el desarrollo cartográfico y su inmediata aplicación en la navegación oceánica o de altura: aparecerá la cartografía científica.

    Anaximandro de Mileto es para muchos historiadores, el fundador de la geometría científica en el siglo V a.C. Su concepto del universo consistía en una esfera hueca en cuyo centro flota libremente la Tierra, a la cual le suponía forma discal. Para Anaximandro, en un principio, toda la Tierra estaba ocupada por agua y, por evaporación, emergió la tierra firme en grupos de islas. Asimismo, fue el primero en construir un mapamundi grafiado sobre una plancha de estaño. Determinó la inclinación de la eclíptica con la ayuda del gnomón (reloj de sol).

    Hecáteo de Mileto, discípulo de Anaximandro, completó el mapa de su maestro incorporando un itinerario que describía toda la costa norte de Africa, el Asia Occidental hasta la India, y por el Norte y el Oeste, la Tracia y la Italia meridional respectivamente. Esta carta formaba parte de la Descripción de la Tierra, obra que fue de alto valor para el conocimiento geográfico del mundo de su época.

    A Dicearco de Mesina se le atribuye la primera tentativa de medición del planeta. Ensayó la aplicación de las leyes de semejanza de las figuras geométricas a las situaciones geográficas sobre un sistema de ejes cartesianos. En su haber cartográfico cuenta con ser el primero en introducir una línea recta horizontal o diafragma que dividía el mapa en dos mitades. Dicho eje lo hizo coincidir con el paralelo de Rodas y lo dividió en partes iguales, convirtiéndolo en escala. Según la sucesión de partes, llevó en sentido perpendicular al eje las distancias tomadas de los itinerarios, con lo que pudo configurar un mapa que se extendía hasta las conquistas de Alejandro Magno en el Cáucaso.

    Mapamundi de Dicearco

    Parménides fue el primero en demostrar la esfericidad de la Tierra, fundándose en la sombra que ésta proyectaba en los eclipses de Luna, en la variación de la altura de las estrellas circumpolares y, más concretamente, al apercibirse cómo navegando o caminando se ocultaban/aparecían por su mismo orden los distintos objetos y accidentes geográficos observándolos en el horizonte.

    Eudoxio de Cnido, discípulo de Platón, incorporó la astronomía a la ciencia geográfica pues calculó latitudes valiéndose de la Estrella Polar, hacia el 350 a.C.

    A Crates de Malos debemos el primer globo terráqueo donde representaba cuatro continentes, dos en cada hemisferio, hacia el 300 a.C.

    De aquí volvemos con Eratóstenes de Cirene de quien ya hemos hecho mención al comienzo del relato cartográfico. Recordemos, no obstante, que Eratóstenes calculó, entre otras medidas, la distancia del círculo máximo (circunferencia meridiana o meridiano terrestre) en 250.000 estadios.

    Mostró un verdadero interés por la cartografía al incorporar medidas reales a las cartas y mapas. Concibió el grado terrestre como unidad de medida para las distancias geográficas. Ideó también el primer mapa de la Tierra provisto de la retícula meridianos y paralelos.

    Pero no acaba con este excelente astrónomo el devenir cartográfico.

    Seguirá Insha'Allah
    Última edición por yusuf; 06/05/2012 a las 13:25

  3. #13
    Fecha de Ingreso
    01 oct, 08
    Ubicación
    sevilla
    Mensajes
    1,447

    Predeterminado

    De lo visto hasta ahora, el lector se habrá podido haber hecho una imagen de la trayectoria científica en la cartografía náutica. Una trayectoria que sienta las bases con Hiparco de Nicea, matemático y fundador de la astronomía científica. Nació en Bitinia en 161 a.C., pero se educó en Alejandría y viajó con frecuencia a Rodas. De la observación a los astros extrajo los métodos astronómicos para marcar la posición de los lugares sobre la superficie terrestre. Se le considera el inventor de la trigonometría y de la proyección estereográfica en la cartografía. Es decir, aúna la realización del mapa y grafía su relieve. Destaca como el precursor en esta técnica. Pero Hiparco, como heredero de la tradición del racionalismo helénico, se mantuvo fiel a sus directrices. Por ello, la originalidad de la astronomía alejandrina consistió en mantener con tenaz esfuerzo dos imperativos categóricos y antagónicos: la ley del movimiento circular y uniforme, y el respeto absoluto por los hechos probados.Hiparco, y más tarde Ptolomeo no ignoraron la evidente contradicción que se establecía entre ambas exigencias. Para la filosofía aristotélica y el pensamiento platónico, "el mundo sideral, de naturaleza divina, es gobernado por las leyes racionales, esto es, reducibles desde la razón". El astrónomo tiene encomendada la tarea de mostrar que todos los fenómenos celestes se producen por el único movimiento de belleza perfecta y racional; el movimiento circular y uniforme. Pero este movimiento no existe para el movimiento de la Tierra y así lo detectaron.

    Más tarde, Poseidonio, interesado en comprobar las mediciones de Eratóstenes llevó a cabo la medición del arco de meridiano que pasa entre Alejandría y Rodas. Obtuvo un resultado de 180.000 estadios para la circunferencia total (28.240 km en estadios egipcios), resultando ser bastante inferior a la de Eratóstenes. Tal "exactitud aparente" indujo tal vez a pensar a los historiadores P. Tannery y P. Duhem que Estrabón (comentarista de Poseidonio) y Ptolomeo hubieran empleado el estadio filetario de 216 metros introducido en Egipto por los Lágidas, en lugar del estadio egipcio de 185 metros utilizado por Eratóstenes. Si este hubiese sido el caso, la longitud calculada hubiera sido de 38880 km, cifra bastante más aproximada a la real de 40.000 km, y obviamente la que dedujo bastante antes Eratóstenes.

    Cuando las bases científicas quedaron al descubierto con la recuperación de los tratados y obras de los antiguos filósofos ggriegos, la lógica hubiera aconsejado seguir el trazado de mapas de acuerdo con la resolución del problema de la representación plana de la superficie esférica. Por tanto, había un grado de dificultad añadido a la mera transcripción de coordenadas geográficas referenciadas al célebre diafragma trazado de Este a Oeste debido a Dicearco o al nuevo eje que pasaba por Rodas (arco de meridiano) debido a Poseidonio.

    Pero no se tuvo en cuenta la importancia de un sistema de ejes de referencia desde el primer momento, tanto que esto tuvo como consecuencia la arbitrariedad de situaciones geográficas más por ignorancia del método cartesiano que a la bondad del mismo. En este hecho se arraiga el defecto de buena parte de los colectivos tanto de este siglo, como más adelante entre los del siglo XVI de incorporar escalas de idstancias y referencias con absoluta irresponsabilidad, según se desprende de los análisis realizado a los portulanos sin tener en cuenta para nada la geografía portulánica.

    Este craso error no está presente en la carta de Piri Reis, se puede afirmar con rotundidad por el hecho que se puede apreciar un trazado estereográfico donde tiene en cuenta la esfericidad de la superficie. Además, si presuponemos que tuvo en cuenta las fuentes de los principales errores y se queda con la parte científica, entonces podemos deducir que en el acervo cartográfico del Imperio Otomano ya quedaba constancia los descubrimientos astronómicos y cartográficos del helenismo:

    a) se admite la esfericidad y rotación de la tierra;
    b) el sistema de trazado global de coordenadas por medio del reticulado cartesiano;
    c) se emplea la proyección estereográfica;
    d) se usa la unidad de medida geográfica del grado de meridiano.

    La experiencia con que ya cuenta la carta de Piri Reis se afirma más por lo que se ve y observa que por lo que se presiente y adivina.

  4. #14
    Fecha de Ingreso
    01 oct, 08
    Ubicación
    sevilla
    Mensajes
    1,447

    Predeterminado

    Para comprender el fondo de la técnica cartográfica es necesario hablar de los rudimentos cartográficos, a los que daremos el nombre de mapas itinerarios. Explicaremos que básicamente consisten en distancias itinerarias, es decir, distancias que en la mar se medían por singladuras y en tierra por jornadas. Estas mediciones, a menudo, se realizaban durante las marchas militares a cargo de pelotones de soldados bien entrenados cuya velocidad y duración eran constantes y conocidas.

    Luego se consignaban en estadios y se reflejaban en unas tablas relativas a itinerarios y datos geográficos.

    El procedimiento operativo hace uso de la geometría de triángulos planos que hacia el 300 a.C. ya sentó sus bases el matemático Euclides. En pocas palabras consistía en medir las distancias entre dos lugares o ciudades en pasos. Cada tres permiten fijar las situaciones de los mismos sobre un plano. De est forma se conocen las longitudes de los lados del triángulo formado. Estos, a su vez, sirven para formar otros, y así sucesivamente. Con este método se ahorra el tener que medirse todas las distancias sobre el terreno entre cada dos lugares, pues la que interesa siempre se deduce de la resolución geométrica del triángulo (método de los ángulos de posición).

    Claro que no es tan fácil como se piensa, así, el modo de operar por distancias, como advierte Gemma de Frisia (De Principiis Astronomiae et Cosmographie. Artuerpiae, 1530) es muy incierto: <<… así por la declinación (valle y montañas) de los caminos, como por la desigualdad de las millas>>.

    Otro método seguido en la antigüedad consistía en situar una recta base fija como meridiano central de la región que se quiere representar y por medio de una plancheta se determinan los ángulos que con éste formaban las visuales a puntos que se deseaban situar; así como las distancias de cada uno al lugar central situado sobre el meridiano fijo (método de las coordenadas polares).

    Estos procedimientos deben acompañarse en l mar, de la brújula, estimándose las distancias por el andar de la nave por medio de correderas, o con el “buen ojo marinero”.

    Un tercer método consistió en considerar dos localidades como puntos centrales de sendos meridianos trazados sobre ellas. Desde cada una se determinaba el ángulo acimutal de otras tantas.

    Tomando entonces sobre el plano dos puntos cualesquiera como puntos centrales, se trazaban por ellos meridianos así como sendos círculos de radio arbitrario, que se graduaban desde el punto cardinal norte del meridiano correspondiente. Finalmente se contrastaba el ángulo acimutal del lugar con la línea que formase idéntico ángulo con el meridiano, en uno y otro círculo. El lugar quedaba representado sobre la hoja mediante la intersección de sus enfilaciones mutuas. Para evitar errores se solía escribir sobre cada recta el nombre de la localidad que enfilaba (método de la triangulación del terreno). Este método tiene ventaja sobre los anteriores porque elimina la probabilidad de errores adquiridos en la estimación de las distancias, al no ser aquí necesarias.

  5. #15
    Fecha de Ingreso
    01 oct, 08
    Ubicación
    sevilla
    Mensajes
    1,447

    Predeterminado Proceso formativo del mapa del mundo

    Dos son los procesos a los que me refiero y se conoce en la historia: el Oriental y el Occidental. El Oriental se desarrolla en Asia teniendo a la India como centtro geográfico universal, y en su etapa más primitiva su génesis se enraiza como pasará con la cartografía patrística en la Edad Media, en un profundo sentimiento religioso. Desde el punto de vista de Buda, la Tierra se representaba como una superficie plana todavía a finales del siglo XIX, y no es hasta el año 1880 cuando se mira por primera vez la realidad desde la perspectiva de la cartografía europea. Dicho esto, el conocimiento de la época de los chinos es bastante diferente y ya apunta a mapas de información estadísticas, como fueron los famosos catastros chinos, sin dejar de pasar por alto una vez más, del uso que los chinos le dieron a la piedra imán (brújula figurando una persona con el brazo extendido señalando hacia el sur).

    El modelo occidental es el que hemos estado tratando en los capítulos anteriores por el pensamiento y la ciencia Helena y que nos traslada a su máxima figura universal junto a su conocido Atlas, el Atlas de Ptolomeo.

    En el Atlas de Ptolomeo se aprecia por primera vez una composición universal gráfica de todo el mundo hasta esa fecha conocido, así como hasta 26 mapas parciales de otras tantas regiones geográficas. desde muy temprano, los mapas regionales existían y servían para trazar sobre ellos los lindes de los territorios (idea que cobra fuerza de dominio), o señalar la guía de los caminos de un itinerario. Estas creaciones aún se encontraban en las antípodas de configurar una representación a nivel ecuménico (palabra de origen griego que significa "del mundo") en una etapa posterior. Sin embargo, ello no fue óbice para recuperarlos y tenerlos como bases llegado el momento. De hecho, existe la hipótesis que señala que el mapa del mundo antiguo fue el resultado de la agregación de otros mapas regionales independientes y sin conexiones cartográficas estandarizadas ni de lejos. Esta hipotésis da a entender la formación de un proceso gradual de ampliación y mezcla a diferentes escalas, a la que más tarde se le suma la técnica de posicionamiento por observaciones astronómicas de la latitud, y donde fue necesario se completaba con la imaginación más ferviente.

    Con el estudio y análisis de la obra de Ptolomeo se podrá comprender mejor este proceso de formación del mapa.

    Pero antes conozcamos algo de la biografía de Claudio Ptolomeo, que no es mucha y la poca que se tiene se deriva del contenido de sus trabajos. Parece que era oriundo de Pelusa, una ciudad del Delta del Nilo. Otras investigaciones apuntan a la Pelusa ubicada en Tesalia. Sí se sabe que vivió durante la primera mitad del siglo II d.C., por las referencias que anota en su Almagesto para el año 141. La mayor parte de su tiempo transcurrió en Alejandría y aledaños. Entonces Alejandría gozaba de una privilegiada situación no sólo económica y estratégica sino geográfica, allí se erigía el que por entonces era el mayor faro del mundo y símbolo de la ciudad (era lugar forzoso de paso e intercambio de las expediciones y caravanas con origen y destinos marítimo y terrestres, lo que la convertía en centro administrativo y comercial de primera magnitud).

    Pero la situación geográfica la privilegió como lugar de referncia con fines para la determinación de distancias y dimensiones de tierras y mares.

    Lo que más luz aporta sobre la personalidad de Claudio Ptolomeo son los trabajos que ha legado a la humanidad; el Almagesto (Almagesto significa sintaxis matemática) constituye un manual de astronomía esférica y teórica, y la Geographia. Escrite después del Alamgesto, la Geographia constituye un claro gesto por su parte de cartografiar y a ello se consagró por sistema. Al final del Libro II de su Almagesto declara: <<Fijaré la posición en latitud y longitud de las ciudades notables de cada país, para auxiliar el cálculo de los fenómenos celestes en esas ciudades; marcaré en grados dell meridiano la distancia de cada una al ecuador, y en grados del ecuador la distancia oriental y occidental de cada meridiano respecto del que pasa por Alejandría, pues a este meridiano refiero los demás puntos de la superficie terrestre (Vivient de Saint Martin, M. Historia de la Geografía y de los Descubrimientos Geográficos. Traducida y anotada por Manuel de Sales y Ferré. Sevilla 1878).

    Aunque Ptolomeo se inspiró en Marino de Tiro, quien le precedió por pocos años (c. 50 años entre las obras de uno y otro), fue Ptolomeo quién despuntó en el saber de la astronomía del mundo antiguo griego. Se atesoró de la tradición más clásica -especialmente estudió a Eratóstenes, Hiparco y Marino- y la compiló en su Almagesto. Ptolomeo no fue geógrafo ni tampoco geómetra, pero sí fue un extraordinario astrónomo de su tiempo. Profundizó tanto en la obra de Marino que hasta cierto punto la hizo suya propia, no sin antes revisarla, corregirla, aumentarla y, finalmente, compilarla, sacando a la luz su versión de la Geographia, que así fue como la bautizó.

    próximo capítulo: Descripción de la Geografía Ptolemáica

    Insha'allah

  6. #16
    Fecha de Ingreso
    04 oct, 08
    Mensajes
    6,055

    Predeterminado

    Salaam, 'amr,

    gracias por este hilo que pone al foro en el mapa o el mapa en el foro. Al menos que no nos sintamos desorientados. Jeje

    Sobre capítulos (los llamaré así), me quedó pendiente la pregunta de si todo lo que aparece en el mapa de Piri Reis era conocido de antes ¿por qué sólo se tiene conocimiento de ese mapa con esos datos? ¿Por qué no se tiene noticia en el oriente de otros mapas que contengan también esos datos. Me extraña que se dé un único caso así.

    Salaam
    Boicot a los ocupantes de Palestina
    http://foro.webislam.com/showthread.php?t=837

    ----------

    A las aladas almas de las rosas
    del almendro de nata te requiero,
    que tenemos que hablar de muchas cosas,
    compañero del alma, compañero.

  7. #17
    Fecha de Ingreso
    01 oct, 08
    Ubicación
    sevilla
    Mensajes
    1,447

    Predeterminado

    Cita Iniciado por Badr Ver Mensaje
    Salaam, 'amr,

    gracias por este hilo que pone al foro en el mapa o el mapa en el foro. Al menos que no nos sintamos desorientados. Jeje

    Sobre capítulos (los llamaré así), me quedó pendiente la pregunta de si todo lo que aparece en el mapa de Piri Reis era conocido de antes ¿por qué sólo se tiene conocimiento de ese mapa con esos datos? ¿Por qué no se tiene noticia en el oriente de otros mapas que contengan también esos datos. Me extraña que se dé un único caso así.

    Salaam
    Salam Badr

    Gracias por tu interés en este tema excesivamente técnico. Es cierto que se requiere conocimiento previo para entender el contexto de esta situación, y tal como me haces la pregunta ya me dice bastante de tí, en el buen sentido claro.

    Pero respondiendo te diré que no lo sé. Esa carta siendo única en su género cierra más que abre las puertas para esclarecer dicha cuestión. En otras palabras, induce a hacerse muchas preguntas.

    Pero hay que separar dos cosas. Una cosa era el conocimiento por tanteo que desrrolló el mundo antiguo, a base de muchas mediciones pero efectuadas de un sinnúmero de maneras diferentes y dejando conceptos aún por desarrollar como las escalas o los desarrollos esféricos sobre el plano en el tintero. Otra cosa es darle una forma coherente. Digamos que las bases pre-científicas pare grafiar la Tierra estaban pero desordenadas cuando no desperdigadas entre un gran número de obras, libros, rollos, mapas, que no todas iban orientadas a la consecución de la cartogrfía, aunque se utilizaran datos de carácter geográfico.

    El desarrollo cartográfico adquiere su entidad con la introducción del kamal y la brújula, herramientas respectivamente utilizadas para la determinación de la altura del astro y la orientación en el espacio. Sin documentos que marquen el hito para la posteridad, sólo cabe teber la convicción que fueron o lo árabes del S. IX o mucho antes pero entonces traladandonos a China. Estas son las hipótesis factibles. Incluso, cupiendo la más que alta posibilidad de la transferencia entre ambas culturas.

    De haber más mapas de la calidad y conclusión como el de Piri Reis se encontrarían en manos privadas, coleccionistas que ni ellos sepan exactamente qué representan o todavía sigan en algún archivo durmiendo el sueño de los justos. Este que comentamos vivió esta suerte hasta que fue descubierto en 1929.

    Pero a la pregunta de cómo en 1513 se confecciona un mapa de la enjundia como el tratado aún con todas las soluciones que la ciencia del Imperio Otomano pusieran al alcance de los trazadores cartográficos, la pregunta se traslada automáticamente a ¿desde cuándo en realidad se tenía conocimiento tan exhaustivo de la costa sur del continente americano aún por descubrir? y la otra pregunta oscila en torno al método de proyección esférico utilizado porque es también otro hecho inédito.

    Estas son las premisas que envuelven al enigmático mapa de Piri Reis.

    Y resulta del todo inexplicable que en todo el cuerpo cartográfico, en toda la historia de la tradición náutica y los archivos documentales no se haga la menor mención de la existencia ni de ese ni de ningún otro mapa más avanzado de su época. En efecto , no se puede pensar que se haya ignorado a conciencia sino que más bien parece que se ignorara que otra cultura, la islámica, anduviera por derroteros náuticos de más profundo calado. ¿Es esto posible?

    Son muchas las interrogantes que que hay que responder.

  8. #18
    Fecha de Ingreso
    11 feb, 12
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    23

    Predeterminado

    As-salamu 'alaikum hermanos,

    Estoy deseando tener entre mis manos la obra de la difunta duquesa de Medina Sidonia, que allah la tenga en su gloria.
    Por los articulos que he podido leer acerca del mismo y por las entrevistas concedidas anteriormente por ella misma y dada la evidencia de una superioridad cultural y cientifica de la civilizacion islamica de la epoca respecto a la cristiana occidental no deja lugar a dudas. Los documentos a los que he podido tener acceso no dejan lugar a dudas, las preguntas a hacerse son dos: 1) Porque los pseudohistoriadores en Espana teniendo acceso a estos documentos deciden deliberadamente omitirlos y seguir con la farsa oficial en pleno siglo 21 de la era cristiana. 2) Porque en paises como Marruecos claramente relacionado con estos viajes de intercambio a las Americas (notese que esta denominacion es contemporanea no podra encontrarse en documentos de la epoca bajo este nombre) no se llevan a cabo investigaciones al respecto. Desconozco si quedaron documentos en los que poder fundarse pero deduzco que si, que solo hay que rebuscar un poquito.

    Salam

  9. #19
    Fecha de Ingreso
    01 oct, 08
    Ubicación
    sevilla
    Mensajes
    1,447

    Predeterminado

    Cita Iniciado por Al Malaqi Ver Mensaje
    As-salamu 'alaikum hermanos,

    Estoy deseando tener entre mis manos la obra de la difunta duquesa de Medina Sidonia, que allah la tenga en su gloria.
    Por los articulos que he podido leer acerca del mismo y por las entrevistas concedidas anteriormente por ella misma y dada la evidencia de una superioridad cultural y cientifica de la civilizacion islamica de la epoca respecto a la cristiana occidental no deja lugar a dudas. Los documentos a los que he podido tener acceso no dejan lugar a dudas, las preguntas a hacerse son dos: 1) Porque los pseudohistoriadores en Espana teniendo acceso a estos documentos deciden deliberadamente omitirlos y seguir con la farsa oficial en pleno siglo 21 de la era cristiana. 2) Porque en paises como Marruecos claramente relacionado con estos viajes de intercambio a las Americas (notese que esta denominacion es contemporanea no podra encontrarse en documentos de la epoca bajo este nombre) no se llevan a cabo investigaciones al respecto. Desconozco si quedaron documentos en los que poder fundarse pero deduzco que si, que solo hay que rebuscar un poquito.

    Salam
    La referencia geo-histórica donde mejor se puede encontrar la información deseada por estudiosos, investigadores y científicos de la era de la cartografía y su difusión náutica en sus albores con los conocimientos de la trigonometría esférica es sin duda alguna Istambul.

    Salam

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •