Página 21 de 21 PrimerPrimer 123456789101112131415161718192021
Resultados 201 al 207 de 207

Tema: La expulsión de los moriscos

  1. #201
    xisca Guest

    Predeterminado

    Cita Iniciado por Yuhannà Ver Mensaje
    ----

    Jijiji: la voz de la pureza

    Pax bobis perjuiciorum.

    x
    ¿Qué?, ¿ya te estás aburriendo otra vez?...Sal a la calle un rato, anda, a ver si encuentras algún amigo, te hará bien......

  2. #202
    Fecha de Ingreso
    02 mar, 09
    Mensajes
    4,029

    Thumbs down

    Cita Iniciado por xisca Ver Mensaje
    ¿Qué?, ¿ya te estás aburriendo otra vez?...Sal a la calle un rato, anda, a ver si encuentras algún amigo, te hará bien......
    Uso un portátil.

    Nota.-Don José Ángel, "nuestro amigo", ¿ ya llegó?

    x

  3. #203
    Fecha de Ingreso
    01 oct, 08
    Mensajes
    3,659

    Predeterminado

    Hablando de lo que se enseña en las escuelas y del cuestionamiento de las versiones oficiales:

    Una clase singular
    Un numero considerable de minorías que se extienden por toda la península, incluso hoy, son descendientes de la población morisca
    Autor: Haÿÿ Haris al Kanz Ubaidallah - Fuente: www.musulmanesandaluces.org

    Los alumnos fueron entrando en el aula con tranquilidad, con una aparente falta de interés solo desmentida por las miradas algo retadoras, aunque al mismo tiempo como de conmiseración, que le dirigían algunos de los alumnos. Poco a poco se fueron sentando, cuando se hizo el silencio, se podría decir que tenso, la profesora convencida de la fuerza de su metodología de estimulo a la investigación, tomó la palabra: “Dijimos en la última clase …” recordando a Fray Luis de León después de recuperar su cátedra tras ser exculpado por la “Santa” Inquisición, “…que no estabais de acuerdo con mi afirmación de que los moros habían abandonado España en 1942, cuando los Reyes Católicos conquistaron Granada y los expulsaron del glorioso solar patrio. Y que vosotros me ibais a probar que eso no era tan cierto, así que hoy os cedo la palabra para esa demostración”.

    Después de un momento de silencio, cuatro alumnos subieron a la tarima, llevando en sus manos papeles que pensaban usar en su exposición.

    El primero dijo: Ante todo, los reyes caóticos, no conquistaron Granada militarmente, porque la ciudad se rindió a cambio de poder seguir viviendo en la ciudad donde los gobernadores cristianos respetarían sus usos y costumbres. Aquí tengo una copia de las Capitulaciones de Santa Fe donde se puede leer esto, lo que ocurrió es que los católicos no respetaron el acuerdo que habían firmado. Algún tiempo después empezaron a dispersar a los moriscos por toda la península. Contra esta injusticia se levantó Aben Humeya provocando la cruel guerra de los moriscos de Granada.

    “Pero después fueron definitivamente expulsados de España” dijo la profesora. Entonces contestó el segundo de los alumnos: Pues yo tengo aquí una carta que en 1615 escribió el Conde de Salazar al Duque de Lerma y a S.M. Felipe III quejándose porque después de cinco años de trabajo todos los moriscos expulsados habían vuelto a sus lugares de residencia. Un episodio curioso es el que protagonizó Fajardo, Marqués de los Vélez, que ante la posibilidad de quedarse con una tierra improductiva por la poca habilidad para manejar los sistemas de riego musulmanes demostrada por los posibles repobladores castellano viejos, acompañó a sus moriscos a Valencia para su expulsión y volvió con unos repobladores cristianos en igual número y con las mismas caras que los que había llevado, pero eso sí con nombres cristianos, por eso se dice que Los Vélez fueron repoblados con valencianos, pese a que todos los que vinieron habían nacido en Los Vélez.

    Pensando una respuesta a esto la profesora dijo: “Bueno, pero a partir de entonces no se les notaba, podríamos decir que habían sido asimilados”.

    El tercer alumno respondió que no habrían sido bien asimilados ya que en 1637 Andalucía se levantó, al mismo tiempo que Portugal que logró su independencia, liderada por los Duques de Medina Sidonia, notables moriscos que “lavaron su sangre” pagando a un historiador que los hizo bastardos del Duque de Borgoña, según contaba la última Duquesa en su página web. Pero es que algún tiempo después en la iglesia del Salvador de Sevilla se colocaba una placa para reprimir y castigar públicamente la conducta de los moriscos, esto prueba que su numero era lo suficientemente grande como para constituir un grupo social, aunque fuese minoritario, pero con una conducta visible, no sabemos cuantos moriscos fueron desposeídos de sus vestimentas e incluso de sus pertenencias por mostrarse como tales en la Sevilla del siglo XVIII.

    “Bien pero eso eran minorías” respondió la profesora. A lo que un alumno desde los asientos del aula dijo: Serian minorías, pero una profesora de la UAL, Elena Pezzi, escribió un libro en donde demuestra que un numero considerable de minorías que se extienden por toda la península, incluso hoy, son descendientes de esta población morisca.

    Además, afirmó el cuarto de los alumnos, en torno a 1850 el historiador holandés Reinhart Dozy escribió una “Historia de los musulmanes en España” que aun hoy se puede considerar el mejor tratado sobre este periodo y es una referencia desde entonces para cualquier historiador que quiera investigar sobre la época. Pues este historiador recibió muchas informaciones de fuentes europeas hasta entonces desconocidas y contactadas por él durante sus viajes por toda Europa, y que a partir de entonces desvelaron aspectos totalmente desconocidos sobre los musulmanes de al Andalus, y que criticaba y refutaba con fuerza una historia previa de José Antonio Conde.

    La profesora respondió: “Parece que la investigación sobre la historia de nuestro país es difícilmente tratada con imparcialidad por los nuestros, pero de todos modos eso no cambia nuestra historia”.

    El cuarto alumno miró nervioso los papeles que tenia en la mano, la profesora le preguntó si quería continuar con la argumentación. Si, dijo él y empezó a decir: durante la segunda Republica se crearon dos centros de Estudios Árabes, en Granada y en Madrid, y Fernando de los Ríos en la justificación de la fundación de estos centros se expresaba como sigue, el muchacho leyó el papel que tenia en su mano:

    “Centros creados por el ineludible deber que a España incumbe de estudiar y valorar con justeza el legado cultural que la civilización islámica nos transmitió en la edad Media y los intensos flujos que en el área de nuestra historia política y económica ejerció el pueblo musulmán, … … y cuantas y cuan importantes fueron para Europa, y singularmente para España, esas aportaciones del Islam.

    … … se anudan con muchas páginas de nuestra historia, revelan muchas características de nuestra literatura, nuestro pensamiento y nuestro arte, se adentran en nuestro idioma y hasta, tal vez, mas o menos, en nuestra vida.”

    Después de esta lectura el alumno dijo: los directores de estos centros fueron Miguel Asin Palacios y Emilio García Gómez, y una institución que se deriva de ellos es la Institución libre de Enseñanza, muchos alumnos y relacionados con ella fueron fusilados de manera extraña al principio del golpe de estado franquista, y muchos de ellos tenían, declarada o no, una relación con el Islam, esto me sorprende y me preocupa, profesora, sobre todo porque las tropas que vinieron de África para el golpe de estado era, en su mayoría marroquíes, de los Tercios de Regulares o no, y al frente de las tropas puramente marroquíes vino el comandante Amitzian, el famoso carnicero de Navalcarnero que luego quedó de Gobernador de la Coruña, y el dictador fue protegido hasta su muerte por su guardia mora, ¿no hay algo extraño en esto?.

    La profesora propuso redactar entre todos unas conclusiones que ella inició escribiendo en la pizarra:

    “Aparentemente ha habido continuidad de la presencia de moriscos con posterioridad a la Capitulación de Granada hasta nuestros días …

    Porque Al-Andalus no es una burbuja histórica, un material inerte, aislado y en suspenso, sino que aparece como un referente esencial, como un horizonte panorámico abierto, como un ejemplo en proyección y palpitante.”

    Estos últimos renglones los recordaba de acabar de leerlos del libro “Significado y símbolo de Al-Andalus” de Pedro Martínez Montávez, aparecido hace un par de meses.

    Llegado este punto ella misma pensó si esto debería ser elevado al nivel de manifiesto y publicado como tal ante la sede de la Real Academia de la Historia, tan irreal como su diccionario biográfico, de una sentada tan real como las diversas acampadas del 15 de Mayo.
    Boicot a los ocupantes de Palestina
    http://foro.webislam.com/showthread.php?t=837

  4. #204
    Fecha de Ingreso
    01 oct, 08
    Mensajes
    3,659

    Predeterminado

    Un enlace interesante sobre la expulsión de los moriscos: http://www.islamyal-andalus.es/index...lus&Itemid=148
    Boicot a los ocupantes de Palestina
    http://foro.webislam.com/showthread.php?t=837

  5. #205
    Fecha de Ingreso
    01 oct, 08
    Mensajes
    3,659

    Predeterminado Y un libro

    "Los moriscos que no se fueron" de Elena Pezzi
    Boicot a los ocupantes de Palestina
    http://foro.webislam.com/showthread.php?t=837

  6. #206
    Fecha de Ingreso
    01 oct, 08
    Mensajes
    3,659

    Predeterminado Historia del morisco que nunca existió

    El morisco de los apologistas fue creado para ser expulsado – fuera en sentido figurado o efectivo -. Los asimilacionistas estudiaron sus hipotéticas características islámicas para desarraigarlas del morisco real, transformándolo así en un cristiano viejo. Los partidarios de la extirpación aprovecharon estos conocimientos para conformar un monigote que representaba a un morisco extraño, monstruoso, luego eliminable. Unos buscaban suprimir las costumbres y, otros, las personas.



    Ambos querían extirpar “lo morisco”, no hay disputa en este sentido entre ambos. Pero, mientras los asimilacionistas pretendían conseguirlo renovando al morisco, los partidarios de la extirpación deseaban aplicar esa renovación a la sociedad cristiana mediante la eliminación de los moriscos, supresión finalmente concretada en la expulsión.



    A lo largo de un siglo, la comunidad morisca se transformó en un solo morisco, arquetípico, perfectamente identificable y frente al que debía acoplarse, diferenciarse o distanciarse el morisco real. La comunidad morisca, eliminada como tal por los asimilacionistas desde el momento en que hicieron desaparecer legalmente a la comunidad mudéjar, se convirtió en un fantasma que permitió su conjugación en un sólo personaje fuera de ella y de la historia.



    Llegó un momento en que, para los partidarios de la expulsión, todos fueron “uno tan solo”, ese morisco único, el morisco que debían eliminar. En este capítulo estudiaremos los diferentes mecanismos que la comunidad cristiana vieja utilizó para hermanar e igualar a todos los moriscos realizando esta fusión, un derretimiento programado de la realidad para lograr mediante licuefacción la aparición de un morisco tal como lo conocemos a posteriori.

    Continúa aquí: http://identidadandaluza.wordpress.c...nunca-existio/
    Boicot a los ocupantes de Palestina
    http://foro.webislam.com/showthread.php?t=837

  7. #207
    Fecha de Ingreso
    01 oct, 08
    Mensajes
    3,659

    Predeterminado

    Los morisquillos, esos niños que no fueron expulsados con sus padres y quedaron por siempre en tierra Española

    Tras la rebelión, la mayoría de los niños moriscos no fueron expulsados con sus padres, sino que fueron obligados a quedarse para servir, en la práctica y pese a la prohibición, como esclavos.

    El decreto de expulsión del 22 de septiembre de 1609, en lo referente a los niños moriscos, establecía que podían quedarse todos aquellos menores de cuatro años que contasen con permiso paterno y todos los que fueran hijos de matrimonios mixtos menores de seis años, así como los que pertenecieran al 6% de las familias que permanecieron para seguir cultivando y cuidando de los señoríos. Sin embargo, en la práctica, la inmensa mayoría de los morisquillos menores de cuatro años embarcaron con sus padres (tal como comprobó Lapeyre analizando los informes de embarcos), pues fueron muy pocos los que se acogieron a las excepciones.

    Así ocurrió hasta que finalizaron las rebeliones en el Valle de Laguar y en la Muela de Cortes, ya que, a partir de entonces, el número de morisquillos que se quedaron se elevó considerablemente y, aunque algunos de ellos fueron cedidos o vendidos por sus propios padres, otros simplemente fueron retenidos a la fuerza.


    Cuando la decisión de dejarlos dependía de la voluntad de los padres, solían éstos dejarlos a cargo de cristianos viejos que les merecían un mínimo de confianza. Aun así, dice una leyenda que les hacían señales en la piel, pequeñas cicatrices en lugares poco visibles (plantas de los pies, detrás de las orejas, axilas), con la esperanza de reconocerlos en el caso de que, con el tiempo, pudieran recuperarlos.

    Pero, como decíamos, muchos de aquellos niños no se quedaron por la voluntad paterna, sino que fueron secuestrados.

    Ya hemos visto antes cómo Cristóbal Sedeño, gobernador de Denia, haciendo el recuento de los rebeldes que bajaron vencidos del Valle de Laguar, apuntaba los "mil muchachos y muchachas que les devieron hurtar quando baxavan"; niños que fueron luego vendidos "en el Reyno y fuera del a 8, 10 y 15 ducados", según Fonseca.



    Y los que no se vendían eran llevados por sus raptores a sus lugares de origen para tenerlos a su servicio. Hasta 195 morisquillos (morets eran llamados en valenciano) fueron llevados a la ciudad de Alicante, 28 a Cocentaina, 34 a Onteniente, 71 a Pego, 200 a Denia..., muchos de ellos procedentes del Valle de Laguar. La virreina inclusive hizo secuestrar a algunas niñas moriscas para tenerlas en su palacio, "dichosa de aver quitado a Satanás de las uñas esta presa", dice Fonseca.

    Y el duque de Osuna, en carta dirigida a Felipe III el 25 de agosto de 1611, le informaba de que había ordenado fueran presentados a la autoridad los muchachos moriscos que habían sido llevados a Palermo por los soldados del Tercio de Sicilia.

    Pocas semanas después, durante los días 10, 11 y 12 de octubre, fueron presentados 34 niños y niñas residentes ya en la capital siciliana, provenientes casi todos del Valle de Laguar. Y como el Tercio de Nápoles también participó en el aplastamiento de la insurrección de dicho valle alicantino, igualmente fueron llevados morisquillos a esta ciudad italiana.

    Esclavos

    Estos niños abandonados, vendidos o apresados fueron destinados al servicio doméstico de quienes los habían capturado o comprado, siendo éstos los responsables de su integración en la sociedad cristiana, o como diría Viravens: "quienes respondiendo de ellos a la Autoridad, se encargaron de su educacion civil y de instruirlos en la Doctrina Cristiana". No es de extrañar por tanto que los niños adoptaran los apellidos de sus amos, aunque hubo excepciones, tal como veremos más adelante.

    No obstante, pese a ser censados como criados, estos niños, utilizados como bien económico, fueron tratados como esclavos. El virrey, marqués de Caracena, prohibió la esclavitud de los morisquillos, pero el 3 de diciembre de 1609 Baltasar Mercader le enviaba una carta desde Alicante en la que le informaba de que todo seguía igual, a pesar de la prohibición: "la gente (É) tiene un sinfin de ninyos y ninyas de a dos y tres anyos y de aqui arriba y los tienen por esclavos y ay ombre que los tiene por grangeria tanto que ay muchos pobres que tienen a tres y quatro ninyos y tratan de herrarles y embiarles a Castilla"; es decir, marcarles con hierro candente y llevarlos luego a Castilla para venderlos.




    Indecisiones


    A pesar de lo establecido en el decreto de expulsión, el Tribunal del Santo Oficio siguió debatiendo el 10 de octubre de 1609 acerca de la edad mínima que debían tener los niños moriscos para quedarse.

    El 9 de enero de 1610, el virrey firmaba un decreto mediante el cual se revocaba la excepción del 6% de familias moriscas que se libraban de la expulsión y se ampliaba la edad de los niños que podían quedarse o ser retenidos hasta los doce años. Además, se anunciaba el permiso real para que los moriscos remisos al embarque, si pasados tres días de la publicación del decreto no se habían presentado a los comisarios, se autorizaba a los soldados y a cualquier cristiano viejo para que los capturasen "y servirse de aquells com a esclaus legitimament presos en bona guerra". El propio rey y el Real Fisco se reservaban incluso el tomar para su servicio a moriscos (excepto niños y mujeres), previo pago de veinte ducados a sus capturadores. Todo ello parecía contradecir la prohibición de esclavizar a los moriscos, ya fueran adultos o niños.

    La prohibición de esclavizar a las mujeres y niños moriscos quedó definitivamente ratificada el 10 de febrero de 1610 con la publicación de un edicto del virrey. Sin embargo, el problema no quedó resuelto realmente. Apenas mes y medio después, el 24 de marzo, el Patriarca Ribera se manifestaba a favor de que los morisquillos menores de 12 años fuesen retenidos como esclavos en una reunión del Consejo de Estado, argumentando que era por su propio bien, pues quedarían al cuidado de cristianos viejos pudientes. Asimismo se mostró partidario de que se quedaran las mujeres moriscas que no tuvieran maridos ni hijos, ya que "los cavalleros y ciudadanos tenian por mucha comodidad poderse servir dellas porque no hallan servicio".




    Justo dos meses más tarde, el 10 de abril, el virrey publicó otro bando en el que daba a conocer una nueva y polémica decisión real: todos los niños moriscos menores de 7 años que había en el reino de Valencia serían trasladados a Castilla, donde se entregarían a cristianos viejos para su cuidado; y todos los mayores de esa edad serían expulsados. No obstante, ninguna de estas medidas se llevó a cabo.


    No se volvió a hablar del traslado de los morisquillos menores de 7 años a Castilla, mientras que la expulsión de los mayores fue cambiada por su alejamiento del litoral, con la idea de erradicar toda presencia morisca de la costa. Así lo determinaba otro bando del marqués de Caracena de fecha 22 de mayo: "(É) los muchachos moriscos de siete años arriba no pueden estar ni vivir en ningun lugar maritimo de este Reyno, sino tres leguas la tierra adentro". Tampoco esta disposición fue bien recibida por los concejos locales, tal como indica Viravens en el caso de Alicante, donde fue promulgada el 17 de julio, "después de repetidas excitaciones que el Marqués de Caracena dirigió al Justicia y Jurados de esta Ciudad". Los tutores no se desprendieron de los moriscos mayores de 7 años que tenían a su cargo y el internamiento de éstos tampoco se llevó a efecto en la práctica.


    Un año después, el 29 de agosto de 1611, un nuevo decreto de Luis Carrillo de Toledo, marqués de Caracena y virrey del reino de Valencia (citando una carta de Felipe III del 20 de febrero anterior) daba por zanjada la cuestión de la edad mínima de los moriscos para quedarse: 14 años; dando así por buenos los hechos consumados desde el inicio de la expulsión, dos años antes:

    "pueden quedarse las dichas personas con los dichos muchachos y muchachas, para servirse buenamente dellos, y para enseñarlos sobre todo nuestra Fe Catholica, catechizandoles en ella, y teniendo con su criança, buena doctrina y disciplina, el cuydado que es menester para q. olviden su nacimiento, y sean perfetos y Catholicos Christianos".Al mismo tiempo, este decreto serviría para realizar un nuevo censo de moriscos en el reino de Valencia: "ordenamos y mandamos a todas y qualquier personas (É) en cuyo poder estuveren y se hallaren qualquier muchachos y muchachas hijos de Moriscos, de qualquier edad q. sean, los presenten, manifiesten y registren: dentro de seys dias precissos despues de la publicacion que se hiziere deste Vando".

    http://nuestropasadoandalusi.blogspo...os-que-no.html
    Boicot a los ocupantes de Palestina
    http://foro.webislam.com/showthread.php?t=837

Etiquetas para este Tema

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •