Página 3 de 18 PrimerPrimer 123456789101112131415161718 ÚltimoÚltimo
Resultados 21 al 30 de 180

Tema: ¿Tiene la espiritualidad base genética?

  1. #21
    Fecha de Ingreso
    07 oct, 08
    Ubicación
    Barcelona. Catalunya
    Mensajes
    4,779

    Predeterminado

    Muy cierto Badr, proyectamos nuestros temores y frustraciones es una cosa abstracta que es la humanidad.

    Y es evidente que no esta interiorizado, el echo de tener hijos lo demuestra. Tenemos que crear ideas (en este caso lo que uno cree que es la humanidad) para justificar nuestra ideologización.
    “El fenómeno del Libro Sagrado (Al-Qu`rân) regla de vida de este mundo y guía más allá de él (...) es la compresión del sentido verdadero del Libro. Pero el modo de comprender está condicionado por el modo de ser del que comprende y, recíprocamente, el comportamiento interior del creyente está en función de su modo de comprender.”. Henry Corbín. Historia de la Filosofía Islámica. Editorial Trotta. 1994 Madrid. pp. 19

  2. #22
    Fecha de Ingreso
    23 feb, 11
    Mensajes
    1,073

    Predeterminado

    Creo que es muy probable que cualquier ser vivo, con inteligencia y consciencia avanzadas, tenga algún tipo de espiritualidad. Si existe vida inteligente, compleja y avanzada en otros planetas del universo, estoy casi seguro que son seres espirituales. La espiritualidad está en la naturaleza de la propia vida, forma parte del fenómeno vital.

  3. #23
    Fecha de Ingreso
    15 dic, 08
    Mensajes
    3,505

    Predeterminado

    Paradise…. Salam…

    Seguiré con la parte de tu mensaje pendiente de respuesta y luego me abocaré a los otros mensajes.

    Porque me interesan tus palabras. “la creencia en el “más allá”, en lo que no se puede demostrar pero que, sin lo cual, todo el esfuerzo que supone la vida y la complejidad necesaria para que ésta resulte, no tendría sentido”.

    Por sun parte, Badr, en otro hilo
    http://foro.webislam.com/showthread....3114#post93114 escribió

    A mí me parece que la cosa es muy simple: o se cree que la existencia tiene sentido o que no lo tiene.
    (…) Y para eso ha enviado Dios a su creación, un ejercicio de amor. Y esto es así porque Alguien lo quiere, la palabra que se le dé a eso que crea el sentido que funda la existencia da igual, si molesta llamarlo Dios, pues se le puede llamar otra cosa, lo fundamental es que las cosas, los seres vivos, los inanimados, la existencia tiene sentido.
    Y esa es la diferencia entre creer y no creer. Y razones para creer, pues, yo, que he razonado mucho toda mi vida, creo que los seres humanos necesitamos de la razón para sostenernos, pero que lo que los mueve no es eso. Es como el aire, no podemos existir sin él, pero no es el aire lo que nos da la vida y lo que nos hace querer vivir.


    A mi me parece que lo que tenemos inscripto en nuestros genes… (vamos… entre los muchos otros genes que nos hacen vivir de una o de otra manera, ser más o menos retorcidos o más o menos buena leche) es eso que Dean Hamer señala, en la nota que inició este hilo cuando dice: Analizamos los genes que regulan la personalidad.
    Uno de ellos se llama «gen del receptor D4 de la dopamina» y controla la dopamina que se libera en el núcleo accumbens del cerebro.

    Y luego desarrolla la idea llegando a eso de que “La felicidad está en la antesala de la felicidad”.

    Lo que, en cierto sentido, sería parecido a lo que ya muchos han expresado diciendo cosas como que El objetivo no es la meta sino el camino hacia ella o, de manera más prosaica, no importa la meta sino disfrutar del viaje.

    Eso hace que muchas personas que empezaron de pobres y que ahora tienen una fortuna sigan trabajando hasta matarse (como al principio de su carrera laboral o empresarial).
    Y no lo hacen por miserables o por codiciosos sino porque lograr la meta de tener un millón de dólares no les da sentido a su vida.
    Lo que le da sentido a la vida es el lograr éxitos todos los días.

    Es decir que en los genes de esa gente esta inscripto que la felicidad (si se puede llamar a eso felicidad… quizás habría que ponerle otro nombre) está en la antesala del millón de dólares. Y una vez conseguido ese millón, para que la vida siga teniendo sentido, buscan tener dos millones y así sucesivamente.

    En parte es esa gente de la que se suele decir que cuanta más plata tienen, más plata quieren sin comprender que no es dinero lo que buscan sino vencer desafíos.

    Creo que es un mecanismo parecido el que hace que gente como Bush o como Cheney o como tantos criminales de la Incivilización Occidental se pasen la vida luchando por tener más y más poder y cuanto más poder tienen más poder quieren.

    Y en este caso no es el poder en sí lo que los mueve, sino la angustia de no tener poder, la inseguridad que en algún momento de sus vidas los marcó para siempre y se convierten en máquinas de amasar poder sin llegar jamás a ser felices (aunque desde afuera puedan ser vistos como el epítome del éxito) y haciendo infelices a quienes los rodean, en especial sus esposas y/o sus amantes (si las tienen) y sus hijos quienes a su vez crecen como seres inseguros y angustiados y que repetirán si pueden las salvajadas de sus padres para hacerse con más y con más poder.

    Eso sería lo que le ocurre a mi pichicho cuando “se pone loquito” ante la perspectiva de la comida y que, una vez con el plato frente a sus narices, se desinteresa por la comida.

    En cierta forma, es algo parecido a lo que plantea Badr en el mensaje citado cuando lo finaliza diciendo:
    "El mal" es condición del viaje, para que haya viaje, tiene que haber mal, como el excretar es parte del comer. Tiene que haber "el mal", para poder viajar porque, si todo fuera perfecto, no nos moveríamos. De la perfección a la perfección no hay viaje. Y el mal se acaba cuando termina el viaje y volvemos enteramente a Dios, y entonces, e incluso antes en las etapas anteriores al regreso al Absoluto, uno se ve resarcido, abrumado de los frutos de los males sufridos y, como quien pare un hijo, dice "bendito sea". Porque finalmente todos los sufrimientos son partos de uno mismo, para nacer en otra etapa, en otra estación, en otro puerto del que asimismo partiremos. Y si renegamos del viaje, es como si renegáramos del parto y nos olvidamos de la criatura a la que acabamos de dar la vida. Si renegamos, renegamos en contra nuestra, porque el viaje no nos lo va a quitar nadie, como nadie puede dejar de parir.


    Ahora bien…
    Eso de portarse bien porque se cree en una justicia en otra vida o porque se tiene un sistema de valores férreo va en relación con lo que dice Badr, al comienzo del mensaje que cito.

    A mí me parece que la cosa es muy simple: o se cree que la existencia tiene sentido o que no lo tiene.

    Pero si no se cree en el sentido de la existencia, por la razones que sean (porque los genes de la dopamina no trabajan, porque el Prozac no funciona o porque a uno ya no le convencen las religiones como droga…) pues tampoco funciona eso de un sistema de valores férreo.

    Me explicaré… Tengo dos hijos a los que quiero (como lo hace todo animal que quiere a sus cachorros, por instinto, por los genes o por lo que sea )

    Pero, si no hay vida después de la vida

    Si todos desaparecemos en la nada y no hay trascendencia o alma o inmortalidad…

    Pues mis hijos no son mis hijos ni yo su padre.

    Ellos y yo no somos nada más que un montón de átomos reunidos en moléculas y luego en células hasta conformar órganos y finalmente un cuerpo que, en realidad, es sólo una obra de la casualidad ya que esos átomos, moléculas y células podrán muy bien hacer dado origen a un pichicho, a un gorrión o a miles de gusanos que reptan por la tierra.

    ¿Por que razón tener un sistema de valores férreo (que no es ninguna lotería precisamente) y preocuparme por mis hijos y quererlos en lugar de haberlos abortado cuando los engendramos, porque a lo largo de su vida (sí solo se disolverán en la nada a la hora de morir) han sido sólo una molestia que costó mucho trabajo y esfuerzo?

    Por qué razón tener un sistema de valores férreo y seguir sosteniendo, una vida, la mía por ejemplo, que (si se disolverá en la nada a la hora de mi muerte) sólo ha sido un grano “allí donde ya sabes” (para mí y para muchos que han debido aguantarme)

    Continúa

  4. #24
    Fecha de Ingreso
    15 dic, 08
    Mensajes
    3,505

    Predeterminado

    Pero me parece que, si te entendí bien, tu planteo respecto de la espiritualidad difiere del de Badr.

    Badr cree en el sentido de la existencia y luego construye una filosofía de la vida a partir de esa creencia.

    Tu planteas el armado de una filosofía de la vida para darle sentido a una existencia que, sin esa filosofía de la vida, sería insoportable.

    Pero creo que ni Badr, ni tú, ni yo hacemos nada más que ser manejados por unos genes que (por disposición del Creador o por obra del azar en este universo casi infinito) nos hacen cuidar de nuestros hijos tal como la Mantis Religiosa se come a su pareja, como la avispa que paraliza a la araña para que sus arañitas puedan vivir o como “la pulpa” que cuida a sus pulpitos hasta morir.

    Y algunos llaman a eso espiritualidad, humanidad, solidaridad o como lo deseen llamar, pero podría ser sólo puro instinto derivado de un azar que determinó que nuestros genes nos moldearan con esa personalidad a la que se refiere Dean Hamer.

    Ahora… ¿Eso es creer?

    Acuerdo contigo en que, mientras no se sepa con seguridad si hay o no hay “vida después de la vida”, lo que importa es el fondo que mueva a cada uno a hacer las cosas sin prestar demasiada atención a lo que se cree o se deja de creer.

    Y creo no equivocarme cuando pienso que es una idea parecida a la de Badr cuando plantea: la palabra que se le dé a eso que crea el sentido que funda la existencia da igual, si molesta llamarlo Dios, pues se le puede llamar otra cosa, lo fundamental es que las cosas, los seres vivos, los inanimados, la existencia tiene sentido.

    Y aquí vuelvo al asunto de los genes.

    Porque, en apariencia, es un hecho que todas las especies vivas han sufrido, sufren y sufrirán mutaciones genéticas.

    Y es probable que antecesores nuestros que no tenían el gen de la supervivencia de la especie se hayan dejado morir de puro aburridos, por que no le veían sentido a la existencia, mientras que otros, que sí tenían ese gen, han hecho sobrevivir a la especie humana.

    Y supongo que el gen de la supervivencia está relacionado con el gen de la dopamina ya que sólo “muy dopaminadas” pueden las madres seguir trayendo hijos a este mundo que es un asco. (ja… escribo esto y me acuerdo de mi madre que rezaba una oración católica que describía al mundo como “un valle de lágrimas”)

    Para terminar, no creo que hoy seamos menos crueles que hace 50 años.

    Yo comencé a tener uso de razón, hace 50 años, en un mundo donde la Guerra Fría entre USamérica y Rusia llevaba a los políticos y a los empresarios a aceptar que las clases humildes y los obreros y empleados no eran bestias a las que se podía explotar impunemente.
    En esos años se armaron los “Estados de bienestar” que, con todas sus fallas, eran infinitamente mejores que el neoliberalismo desenfrenado que campea por todo el mundo.

    En esos años llegué a tener esa confianza en el hombre y su potencial que tú tienes ahora e imaginaba un mundo más justo, más sano, menos inhumano.

    Pero este mundo de hoy no es ni por lejos mejor que cualquier tiempo pasado.

    Siglos de luchas contra los poderes omnímodos del Estado y de los ricos se están yendo por las cloacas ante nuestros ojos.

    Y la previsible caída de USAmérica, sólo hará que el poder global acabe en manos de China (o de China y Rusia) y allí… “agarrate Catalina…” .

    No creo que eso lleve a evolucionar hacia otros estados mejores para nosotros mismos y para nuestro entorno.

    Un saludo

    Jorge Aldao

  5. #25
    Fecha de Ingreso
    15 dic, 08
    Mensajes
    3,505

    Predeterminado

    Cita Iniciado por `Abdal-lâh Ver Mensaje
    Salam Jordi
    Un abrazo desde Catalunya, te deseo un buen 2012 y a toda la familia humana.
    Salam
    `Abdal-lâh.. Salam...

    Se agradece y, desde un susceptible nieto de catalanes vaya un saludo y mis mejores deseos para el 2012 para un susceptible catalán.

    Un abrazo

    Jorge Aldao

  6. #26
    Fecha de Ingreso
    15 dic, 08
    Mensajes
    3,505

    Predeterminado

    Badr… Salam…

    Comenzaré por el final de tu mensaje ya que, como dice el refrán, parece que “cada cual la cuenta según le va en la feria”.

    Mi esposa jamás se quejó de sus embarazos.

    Por el contrario, decía que nunca estuvo mejor que cuando estuvo embarazada, de lo que doy fe ya que siguió trabajando como si nada hasta el día anterior a que naciera cada hijo sin sentir nauseas, ni mareos ni necesitar analgésicos ni cosa parecida.
    Ella decía… si por mí fuera estaría embarazada siempre.

    Y, por obra del destino, nos tocó un médico recién llegado de Nueva York (donde parece que las cesáreas “marchaban con papas fritas” todos los días) por lo que el nacimiento de nuestros dos hijos tampoco le provocaron a mi mujer complicaciones ni esos sufrimientos terribles de los que hablas.

    Y, luego, el amamantamiento de los hijos no fue nada molesto para ella (ya que el que se levantaba a medianoche para traerle y sacarle al crío era yo) y ella apenas se colocaba para facilitar que el hijo mamara y seguía durmiendo a pata suelta.

    Despues, la crianza de los hijos así como llevarlos a la escuela, ayudarlos con las tareas y todas las cosas que hay que hacer con los hijos contaron con mi activa participación por lo que hasta que se fueron de casa a estudiar "al norte" fue algo hecho en equipo entre mi mujer y yo.

    Ahora bien, dejando de lado el caso de mi mujer, es cierto que la manera en que paren las hembras de todas las especies no es demasiado confortable.

    Pero creo si nos ponemos a analizar los dolores de parto, hechas más leña al fuego de la hoguera por la que señalo que este mundo es un asco sin atenuantes.

    Pero no creo que las mujeres no se quejen…

    Se quejan.. hay montón de literatura al respecto y mi mujer, rodeada en la clínica de parturientas (por cesárea también) que se quejaban constantemente, decía que no podía entenderlas…. Pero que se quejaban… se quejaban.

    Y porque se quejan las mujeres (y también porque es negocio y porque le hace la vida más fácil a los médicos) es que en los países ricos “las cesáreas marchan con papas fritas”.

    Por otra parte, yo no sé qué hubiera hecho después del primer hijo, si el embarazo y el parto del primero hubiera sido un suplicio para mi mujer.

    Pero puedo decirte que ambos seguimos buscando tener más hijos (en realidad queríamos tener dos hijas… para equilibrar lo del Edipo ) por lo que no puedo responderte a tu planteo:

    “… Un hombre bueno, que huye de la crueldad ¿no debiera como primer medida no tener hijos? Es muy, muy probable, que una mujer sufra como una condenada para tenerlos? ¿Da igual? ¿Ellas no dan pena? ¿Cuando son ellas las que sufren, a pesar de ser un sufrimiento que se puede evitar, no importa un carajo?”

    Y por “como nos fue en la feria”, no siento que mi miltancia anticruélica sea una incoherencia y que debería haberme abstenido de tener hijos con mi mujer.

    Yendo a tu planteo de que los que nos preocupamos por las cuestiones ambientales somos algo así como idiotas útiles (porque ni sueldo cobramos… lo hacemos gratis) de los satanases de las grandes corporaciones creo que la cosa viene bastante mezclada como para que tu sugerencia sea razonable.

    Creo que es cierto que hay manejos de las corporaciones que hacen campañas falsamente ecológicas para perjudicar a corporaciones rivales pero es indudable que hay señales alarmantes de problemas ecológicos muy graves que, cuando ya sean evidentes para todos, serán muy difíciles de revertir.

    Tú hablas de "mieditis"

    Yo diría que en tu caso sería, por lo menos parcialmente, “cieguitis”.


    En cuanto a tu párrafo
    “… Que sí que en la humanidad hay gente muy mala ¿y qué? No sé que quieres decir con eso, Jorge. ¿Que los seres humanso son peores que los animales? ¿Quién lo puede saber y desde que punto de vista? ¿Y de qué especie hablamos? Los animales no tiene moral ni la necesitan. Se rigen de otra manera. Adoran de otra manera. No se trata de ser superior ni inferior. ¿Es la pulga superior al pulpo? Un virus, el que elijas, inferior al ser humano?”

    Creo que no tomas mi mensaje tal como lo doy.

    Yo no digo que los humanos sean superiores o inferiores que los animales, cosa que esta por verse.

    Digo que está por verse porque, durante siglos (y aun ahora) hay gente que consideraba que había seres humanos, los blancos, esa “gente como uno” y después un montón de seres medio monos medio hombres a los que se podía encerrar, maltratar, usar a su antojo y un largo etcétera de salvajadas.
    Lo pensaban de la misma manera que hoy la inmensa mayoría de los seres humanos piensan que a los animales se los puede encerrar, se los puede maltratar, se los puede usar al antojo de cada uno y un largo etcétera de lindezas que hacen los llamados animales racionales con los animales que consideran irracionales.

    Si después de siglos de considerar a algunos seres con forma humana (eran seres humanos aunque el color de su piel fuera diferente) como animales se ha llegado a la conclusión de que no eran animales, de que eran racionales y de que tenían los mismos derechos que los “que cortaban el bacalao”, no veo motivos para negar de plano que, en el futuro, se pueda afirmar que los animales que hoy consideramos como irracionales han sido, desde siempre, animales racionales a los que la especie humana ha maltratado con la misma crueldad con la que antes maltrataba a los que “no eran gente como uno”.

    Lo que he dicho es que la especie humana es la especie que ha causado más daño, que ha provocado más dolor, y que es la responsable de más sufrimiento, porque en la inmensa mayoría de los casos lo ha hecho en forma gratuita.

    Pero yo no me atrevería a afirmar que los animales no tienen moral ni la necesitan ya que eso no nos consta.

    Y tampoco diría con tanta liviandad “… El ser humano no es ni peor ni mejor que otras especies, es lo que es.”

    Porque la condición de la especie humana es bastante desagradable y esas conductas sublimes (del registro de conductas de la humanidad) mas bien son escasas.

    Porque, de lo contrario, el mundo no andaría como anda.

    Y creo que sí es procedente y útil juzgar las conductas de las especies que, de manera gratuita, hacen daño a todo el planeta y, en consecuencia, se hacen daño a sí mismas.

    Lo que la historia de la humanidad demuestra es que el ser humano, por lo menos hasta ahora, tiene una mucho mayor capacidad para ser satánico que para ser angélico.


    Un saludo

    Jorge Aldao

  7. #27
    Fecha de Ingreso
    04 oct, 08
    Mensajes
    6,055

    Predeterminado

    Jorge, te debo respuestas de algunos mensajes anteriores, pero tu vas deprisísima y yo estoy desbordadita, aunque digamos que, obviando casi todo, llego al final de tu mensaje y como que saco la cabeza a la superficie, porque me siento anegada, y lo que alcanzo a decir es:

    ¿y entonces qué?

    Vale todo es un asco, todo está muy mal, somos la hostia de malos y culpables y de todo y ¿entonces qué?

    Siento no tener ahora cabeza ni fuerzas y ni siquiera tiempo (el tiempo me permitiría también cuidar un poquito la cabeza y las fuerzas para ir cosa por cosa), pero al final me quedo en que no sé exactamente cuál es tu no sé si propósito o predicamento o qué: ¿A dónde quieres llegar o qué quieres demostrar con todo esto porque me siento perdida?

    Creo que has personalizado mucho en estos últimos menajes y barriendo para tus cuestiones, y yo no iba por ningún plano ni cuestión personal o individual, aunque quizás en la expresión pueda dar esa idea, pero no.
    Ya dejaba explícitamente dicho que no todas las mujeres lo pasan mal en el parto o en el embarazo, ahora que los número son abrumadores, y es gracias al malvado progreso de la humanidad que ahora muchos de esos sufrimiento se pueden ahorrar. También, gracias al desprogreso, se inventan otras perrerías como las cesáreas multiples a troche y moche. Creo sin embargo que si tú me acusas de cieguitis, para empezar que no tienes razón -creo que ya he dicho hartas veces que hay mucha verdad y mucha mentira mezcladas-, porque sé perfectamente que no la tienes, porque tú no sabes lo que yo puedo o no saber y conocer de todas estas cuestiones y te aseguro que estoy saturada de información y hasta de conocimientos, pero no los voy a soltar porque ya me fatigué de eso hace tiempo, aparte de que creo que las cuestiones estas de la ecología, y nunca mejor empleado lo del "eco", es como hablar de religión o política: adiós ecuanimidad u objetividad y paso a las pasiones y es inútil discutir diez años y ni siquiera 10 minutos. Ahora que lo del fin del mundo o el catastrofismo, aparte de una corriente geológica, son también tendencias humanas y contra esas ahora mismo, no tengo fuerzas yo, tan pequeñita y viejuca, no estoy para partir lanzas, ni soy vientomolinera. Que, vamos, que apocalipteen los que quieran todo lo que quieran, ésta, que lo es, no se apunta. Será lo que Dios quiera, cuando Dios quiera y ya nos caera encima o nos dejará de caer, pero probablemente ni tú ni yo lo veremos. Vemos otras cosas, de ellas buenas y de ellas desesperantes, pero nadie nos ha prometido otra cosa. Y con respecto a los embarazos pues no me ha satisfecho para nada tu respuesta, me parece que me has toreado. Pero naturalmente que no se viene a los foros a satisfacer a nadie, es decir, no siempre. De momento, te digo, no tengo resuello, pero a lo mejor vuelvo a embestir en otro momento.

    Salaam y un abrazo y feliz año nuevo, Jorge amigo, gala de la Patagonia.
    Boicot a los ocupantes de Palestina
    http://foro.webislam.com/showthread.php?t=837

    ----------

    A las aladas almas de las rosas
    del almendro de nata te requiero,
    que tenemos que hablar de muchas cosas,
    compañero del alma, compañero.

  8. #28
    Fecha de Ingreso
    03 ago, 09
    Mensajes
    1,885

    Predeterminado

    Cita Iniciado por Jorge Aldao Ver Mensaje
    Pero creo que ni Badr, ni tú, ni yo hacemos nada más que ser manejados por unos genes que (por disposición del Creador o por obra del azar en este universo casi infinito) nos hacen cuidar de nuestros hijos tal como la Mantis Religiosa se come a su pareja, como la avispa que paraliza a la araña para que sus arañitas puedan vivir o como “la pulpa” que cuida a sus pulpitos hasta morir.Y algunos llaman a eso espiritualidad, humanidad, solidaridad o como lo deseen llamar, pero podría ser sólo puro instinto derivado de un azar que determinó que nuestros genes nos moldearan con esa personalidad a la que se refiere Dean Hamer.
    También podría ser fruto de una personalidad moldeada por unas circunstancias únicas, ¿y? La cuestión es que se puede estar más o menos inclinado por algo, pero siempre tomamos una decisión por poco consciente que ésta sea.
    Unos creen que su vida tiene un propósito y otros quieren darle un propósito a su vida. Y por esa razón se encuentran tantos ateos y agnósticos en Organizaciones Humanitarias, tantas personas que lo dan todo por los demás y no tienen ninguna creencia ni en Dios ni en la Otra Vida: porque quieren formar parte de algo, aportar bondad y amor al mundo y creen firmemente en que se pueden mejorar las cosas. Está claro que si no se cree en que todo tiene un propósito y que después de la muerte hay algo, resulta muy difícil superar algunas experiencias de la vida y se es más propenso al pesimismo, pero esas personas que dan un sentido al mundo a partir de la creación de una filosofía, la creencia en el potencial humano y el amor y la bondad, en realidad llegan a las mismas conclusiones prácticas a las que llegamos quienes tenemos creencias religiosas, y es a eso a lo que me estoy refiriendo. Creen sin siquiera darse cuenta de ello porque tienen fe en que el Amor y la Bondad algún día tendrán éxito, y sus esperanzas van más allá de sí mismos dando un sentido no solo a su vida particular, sino a todo.

    Salam
    يَا مُقَلِّب الْقُلُوب ثَبِّتْ قَلْبـِي عَلَى دِينك

    Boicot a los ocupantes de Palestina

    http://foro.webislam.com/showthread.php?t=837

  9. #29
    Fecha de Ingreso
    15 dic, 08
    Mensajes
    3,505

    Predeterminado

    Badr… Salam…

    Como una distracción… para aligerar las cosas… jeeee te pregunto: ¿Cómo se manejan los musulmanes, que tienen (creo) otro Año Nuevo distinto del de nosotros, los Incivilizados Occidentales?

    Porque no eres la primera del Foro que me desea feliz año nuevo...
    Pero yo no lo hice (aunque lo agradecí y retribuí, cosa que hago contigo ahora) para “no ofender”?

    Pero bueh… yendo al tema… y como no quiero hundirte más la cabeza en el oleaje de los mensajes, trataré de ser menos depresivo que en otros mensajes.

    Y tú no te tomes mis mensajes como algo urgente…. Que yo puedo estar “deprisísimo”, pero creo que el mundo no se termina en el 2012 como dicen algunos agoreros basándose en cosas de los aztecas o los mayas (no lo sé bien ni me interesa demasiado).

    Me dices: “…pero al final me quedo en que no sé exactamente cuál es tu no sé si propósito o predicamento o qué: ¿A dónde quieres llegar o qué quieres demostrar con todo esto porque me siento perdida?”.

    El problema mío es, en realidad, un problema de espiritualidad (ya me está extrañando que Maite no haya mudado este intercambio a algún hilo de espiritualidad… vamos… como una especie de “a la cucha!!! Picho” ).

    Pero no quiero tratarlo con “recursos espirituales” porque no me sirven y por ello, me “emperro” en no ir para esos foros.

    Dirás.. ¿qué bicho le ha picado a este que quiere tratar un tema de espiritualidad fuera de los foros de espiritualidad? ¿Lo hace de embrollador?

    Pues no…

    Un miembro del foro, comentando estos mensajes que intercambiamos, me escribió un mensaje muy afectuoso que terminaba diciendo: “… A veces sólo tenemos que dejarnos querer por Dios”.

    Y con ello estoy por completo de acuerdo… Eso me lo dice siempre mi hermano mayor, un católico ferviente.

    El problema es..¿Cuál Dios?

    Porque yo viví más o menos tranquilo mientras fui católico (bueh… a veces practicante y a veces desorejado… pero eso es un “detallito”).

    Hasta que comencé a darme cuenta de que el Creador (prefiero no llamarlo Dios porque es una palabra monopolizada por el Judeo Cristianismo, sea Este Creador el que sea y ¿si existe?, cosa de la que casi no dudo), me exigía que usara la inteligencia que me había dado.

    Y a partir de allí comencé a analizar la fe de mis padres, el Catolicismo, y comencé a espantarme…

    Porque advertí que el catolicismo era una fe claramente sadomasoquista y que, a partir de esas actitudes patológicas, alentaba a sus creyentes a hacer las peores salvajadas para “mayor gloria de Dios”.
    Luego seguí analizando y leyendo y me cayó muy mal darme cuenta de que el Dogma de la Santísima Trinidad (creo que los musulmanes califican como “asociadores” a los que creen en él,) era una tontería mayúscula.
    Y finalmente comencé a analizar eso que el Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica llama “el misterio del Mal”, llegando a la conclusión de que (dentro del Cristianismo) ni la Biblia, ni los padres de la Iglesia, ni los teólogos ni los filósofos, dan una respuesta razonable al “misterio del Mal”.
    Vamos… que el Misterio del Mal es un misterio, tan misterioso como eso de la Santísima Trinidad, con un Dios Padre, un Dios Hijo y un Dios Espíritu Santo y en los que hay que creer “agachando la cabeza y sin usar la inteligencia”.

    El caso es que después de mucho analizar llegué a la conclusión de que el cristianismo era “un desastre” y abandoné esas creencias y, por un tiempo, no tuve mayores problemas…
    Digamos que era un agnóstico más o menos despreocupado.

    Luego con el tiempo y tratando de cumplir con lo que creo es un mandato del Creador, empecé a explorar otras creencias, comenzando por la fe de los judíos, la más próxima a mi cultura… (que es monoteísta en serio, pero que autoriza las salvajadas más grandes como mandatos de Yaveh).
    Después hice un “triple salto mortal” hacia el Taoísmo (que tiene su miga, por cierto) y finalmente me aproximé al Islam, que es, también monoteísta en serio y que, por lo que sé, hasta se compadece de los animales, cosa que me gusta bastante .

    Y aquí estoy, tratando de que “me entre qué es el Islam” sin recaer en lo que me decían mis padres… es decir en que había que creer porque sí

    Porque, para ello, vuelvo al Cristianismo, por aquello de más vale malo conocido que bueno por conocer y porque es mucho más confortable ser creyente cristiano en un país cristiano que ser creyente musulmán… (vamos que sólo la complicación de tener que orar hacia la Meca varias veces al día, si no se tiene una fe de Hierro… no es muy agradable que digamos… Jee.. es una broma que no tiene intenciones irrespetuosas).


    Por ello me interesó el mensaje de Paradise que dio origen a este hilo, porque no era un tema exclusivamente de espiritualidad y me gustó el planteo posterior de Paradise diciendo que la espiritualidad –entendida como la creencia en el “más allá”— era parte de nuestro genoma, el sentido que da a la existencia y la ayuda que nos brinda para superar las experiencias amargas.
    En apariencia, lo que plantea Paradise, si le entendí bien, es que la espiritualidad, esa creencia en el más allá, es una herramienta dada los genes para sobrevivir en este mundo que es un verdadero “…” ( no lo digo para no ser pesado)


    Y también me interesó tu planteo en otro hilo donde dices:
    A mí me parece que la cosa es muy simple: o se cree que la existencia tiene sentido o que no lo tiene.
    Lo que, si te entendí bien, significa que como la vida tiene sentido para ti, a partir de ese convencimiento, construyes una espiritualidad concreta.

    Es posible que yo haya personalizado mucho en mis últimos mensajes… y que no te haya entendido las cosas que querías decir….

    Pero… Pero… Tu cierras (o eso me parece) la discusión diciendo: “…Será lo que Dios quiera, cuando Dios quiera y ya nos caera encima o nos dejará de caer, pero probablemente ni tú ni yo lo veremos. Vemos otras cosas, de ellas buenas y de ellas desesperantes, pero nadie nos ha prometido otra cosa.”

    Bueno… está bien… a ti la explicación “te cierra” y me parece bien…

    La verdad es que te envidio y envidio a todos los creyentes como tú, como Paradise, como el forero que me escribió que “debía dejarme querer por Dios” y envidio también a mi muy católico hermano.

    Pero la inteligencia que Dios me dio… (poca o mucha… no viene al caso…) no me ayuda a aceptar que el Creador… pudiendo haber hecho un mundo que fuera un poco menos “….”, hiciera este mundo que me horripila.

    A eso iba con mis mensajes.

    De los mensajes de Paradise y de la nota que abre este hilo, creí entender que la espiritualidad, “la creencia en el más allá” es una “herramienta” que las mutaciones genéticas fueron armando en los seres humanos para que no “tiraran la toalla” ante las dificultades de la vida, lo que me parece que es una aproximación interesante al asunto…

    Por lo menos es más interesante que lo que me decía mi padre… “Cree por que sí, porque tienes fe y no pongas nada en duda”

    Todo el resto de mis mensajes… todo eso que según tú, es una especie de “complejo de crudelitis” ( no lo tomo a mal… sé que lo dices con “buena onda”) es sólo mi manera de interrogar sobre el Misterio del Mal…

    Si algun día hago la Shahada, yo solito me mudaré a los foros de espiritualidad para seguir jeringueando allí con mis dudas…
    Porque entonces estaré hablando en la misma sintonía que los que escriben en esos foros.

    Hasta entonces, Salam… un abrazo y Feliz Año Nuevo también para ti.

    Jorge Aldao

  10. #30
    Fecha de Ingreso
    07 oct, 08
    Ubicación
    Barcelona. Catalunya
    Mensajes
    4,779

    Predeterminado

    Algunas definiciones sobre la "Espiritualidad":

    . Amando Robles Robles

    Por espiritualidad hoy se entienden muchas cosas: experiencias, sentimientos, posiciones, filosofías, comportamientos; en general, concepciones, prácticas y manifestaciones que tengan un carácter más o menos personal, subjetivo, experiencial, de realización y trascendencia. Por ello es frecuente en la actualidad contraponer espiritualidad a religión. La espiritualidad significaría lo que hay de experiencial, realización inmediata, autotrascendencia, mientras la religión sería sinónimo de una fe impersonal, institucional, abstracta.

    El problema está en que todo lo que es subjetivamente experiencial y se siente realizador, sería espiritualidad, sin más distinciones ni rigor, aunque en realidad no lo sea, incluso aunque esté muy lejos de ser y constituir una auténtica espiritualidad.

    De hecho hoy son muchas las personas que consideran estar viviendo una vida espiritual cuando viven la vida con un sentido o, mejor, sentimiento integrador y holístico, ya sea de carácter metafísico, filosófico, ético, moral, estético, religioso, naturalista, ecológico, cósmico; mejor todavía si a tal sensibilidad han llegado con la ayuda de alguna doctrina más o menos esotérica, sofisticada. Y ello aunque su experiencia y su búsqueda sean profundamente interesadas y egocéntricas, en cuyo caso no hay una auténtica y verdadera espiritualidad.

    Por esta razón, es muy importante precisar bien qué se debe entender por espiritualidad. Los grandes maestros, aún reconociendo haber tantos caminos posibles como seres humanos, no lo dejaron al arbitrio de cada quien. Por espiritualidad aquí entendemos lo más real y pertinente: la realización más plena y total del ser humano. Así concebida la espiritualidad, no creemos que haya nada más real ni más pertinente. Un ser humano plenamente espontáneo, creativo, libre, que coincide con su ser. Un ser humano dueño y soberano de sí mismo.

    La espiritualidad, tal como la entendemos, tiene denotaciones bien precisas, objetivas. No se confunde con las religiones de creencias, es cierto, pero tampoco con la espiritualidades sucedáneas, al estilo espiritualidades "Nueva Era". Como ya lo hemos planteado en otros trabajos, la espiritualidad para que sea tal, esto es, realización plena y total del ser humano, tiene que ser experiencial, pero tiene que tratarse de experiencia última, específica, irreductible a ninguna otra. Y esta experiencia no es otra que la de la gratuidad.

    Cuando decimos última estamos hablando en términos de calidad humana: la experiencia espiritual es la experiencia de mayor calidad humana que pueda realizarse, es lo humano último. En este sentido, por definición, cualquier experiencia que no sea última ni de lo último, como por ejemplo toda experiencia interesada y egocentrada, por sentida, íntima y experiencial que sea, nunca será una experiencia espiritual auténtica, no será una espiritualidad digna de este nombre.

    Por sutil que sea la forma, siempre se tratará de una búsqueda del propio yo, siempre siguiendo el mecanismo del interés y del deseo y, en última instancia, de la necesidad, aunque se trate de una necesidad espiritualmente creada. El ser humano es capaz de más, es capaz de un desinterés y desegoncentración total. Éste es el estado en donde se hace posible la experiencia propiamente espiritual. Místicos cristianos llamarán a este lugar el "hondón" del alma.

    Como última e irreductible, la experiencia en que consiste la espiritualidad será genuina, es decir, específica. No reductible pero tampoco sustituible por ninguna otra. La experiencia que es última, irreductible y específica, es la experiencia que es gratuita. Nunca es medio para un fin. Es una experiencia plena y total en sí misma. Por esta razón, se puede decir que no sirve para nada, no vale para nada, no existe en función de nada. Es decir, su valor, su importancia, no se mide en función de algo mejor. La experiencia en sí es lo mejor, es lo único, es todo. Es gratuidad plena y total. Como gratuidad no es un medio para ninguna cosa.

    La espiritualidad así entendida no se confunde con las espiritualidades sucedáneas, tan de moda en nuestros días. Éstas parten siempre de la necesidad y de su fruto, el deseo; hijas de la necesidad y del deseo, nunca llevan porque no pueden hacerlo a la realización plena que prometen. Son siempre un medio para un fin, y en relación tan incestuosa que el fin prometido nunca llega y el medio exigido nunca desaparece. De ahí el estado de insatisfacción, si no de frustración, de enajenación permanente, de dependencia, tan típico de las religiones. La espiritualidad verdadera es un fin en sí misma, nunca un medio: realización plena y total; creatividad y libertad. No conoce la enajenación ni el sometimiento.

    A la espiritualidad así entendida se le pueden reconocer dos características más. Es inexpresable y es laica. Conceptualmente es inefable. Por esta razón hay que recurrir al símbolo, a la metáfora. Como sucede en el dominio del arte, la experiencia espiritual auténtica sólo puede ser expresada poéticamente, mediante metáforas. Cuando se utilicen conceptos, será por su riqueza simbólica; se tratará de conceptos símbolos. Como el concepto de Dios. Y, finalmente, considerada en sí misma es una experiencia laica. No son los referentes religiosos los que hacen que la experiencia sea espiritual sino la calidad de ésta: que sea última, que sea gratuita. Este carácter de ultimidad y gratuidad no es patrimonio de las religiones sino del ser humano en lo que tiene de más humano.

    [este texto es un extracto de la obra: "Hombre y mujer de conocimiento. La propuesta de Juan Matus y Carlos Castaneda". Heredia, EUNA, 2006. pgs. 40-43. Correo editorial: editoria@una.ac.cr.]

    J. Amando Robles es dominico, profesor de la Universidad Nacional de Costa Rica. Sobre espiritualidad y opción de vida religiosa, véase la conferencia del mismo autor:
    “El fenómeno del Libro Sagrado (Al-Qu`rân) regla de vida de este mundo y guía más allá de él (...) es la compresión del sentido verdadero del Libro. Pero el modo de comprender está condicionado por el modo de ser del que comprende y, recíprocamente, el comportamiento interior del creyente está en función de su modo de comprender.”. Henry Corbín. Historia de la Filosofía Islámica. Editorial Trotta. 1994 Madrid. pp. 19

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •