Página 3 de 3 PrimerPrimer 123
Resultados 21 al 26 de 26

Tema: ¿ Primavera árabe o Glaciación islámica?

  1. #21
    Fecha de Ingreso
    07 oct, 08
    Ubicación
    Barcelona. Catalunya
    Mensajes
    4,779

    Predeterminado

    La agonía de Bashar
    IGNACIO ÁLVAREZ-OSSORIO
    MUNDO ARABE.ORG 20/09/2011 - http://www.proximooriente.blogspot.com/


    El régimen sirio está cada vez más solo y su caída podría ser una mera cuestión de tiempo. Esta es la lectura más apremiante que puede hacerse de los primeros seis meses de revuelta popular. El malestar generalizado de la población hacia sus dirigentes, las crecientes dificultades de la economía siria y el aislamiento internacional del país parecen indicar que ya no hay vuelta atrás y que la posibilidad de que Bachar el Asad pilote una transición hacia la democracia debe descartarse de manera definitiva.

    En este medio año, la repartición de fuerzas ha experimentado un cambio radical. En sus primeros compases, las manifestaciones apenas movilizaron a unos pocos miles de personas en regiones periféricas alejadas de los principales núcleos urbanos. Hoy en día, las protestas se han extendido por buena parte del territorio siendo especialmente relevantes en el triángulo suní formado por Homs, Hama y Alepo, pero también en otras zonas de mayoría kurda. En todos los casos se observa un patrón similar: las marchas pacíficas son brutalmente reprimidas por unidades militares y milicias progubernamentales, lo que acentúa el malestar de la población que, a su vez, intensifica sus movilizaciones.

    Hasta el momento han muerto, según diferentes recuentos, entre 2.500 y 3.000 personas. Al contrario de lo esperado, esta política del puño de hierro no ha conseguido ahogar la revuelta, sino más bien todo lo contrario, ya que decenas de miles de personas siguen saliendo a la calle cada viernes tras la oración de las mezquitas. Las principales organizaciones internacionales de derechos humanos -Amnistía Internacional y Human Rights Watch- han acusado al régimen de perpetrar crímenes de lesa humanidad. El Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas ha condenado, por su parte, "las sistemáticas y graves violaciones de los derechos humanos cometidas de forma continuada por las autoridades sirias como ejecuciones arbitrarias, uso excesivo de la fuerza y la muerte y persecución de manifestantes y defensores de los derechos humanos" y ha abierto una investigación para "identificar, cuando sea posible, a sus responsables con el objeto de asegurar que rindan cuentas por sus acciones”.

    Ante el agravamiento de la situación, la oposición empieza a barajar diferentes opciones para acelerar el final de la dictadura. Algunos son partidarios de seguir el ejemplo de Libia, donde el alzamiento de los rebeldes y la intervención militar de la OTAN provocaron el colapso del régimen. Ashraf Miqdad, presidente de la Declaración de Damasco que engloba a varias personalidades de la sociedad civil, ha manifestado recientemente al diario árabe Al Sharq al Awsat que "el régimen sirio nunca detendrá la represión y los asesinatos por lo que solo hay dos opciones: una intervención extranjera o armar a los revolucionarios".

    Aunque estas voces son todavía minoritarias reflejan la desesperación de la oposición siria, que considera que la revuelta podría perder músculo si no alcanza pronto ninguno de sus objetivos.

    Una eventual militarización de la revuelta tendría efectos devastadores, puesto que sería instrumentalizada por el régimen para presentarse como el garante de la estabilidad interna y tratar de recuperar, de esta forma, parte del terreno perdido entre sus aliados tradicionales. La mera posibilidad del estallido de una guerra civil desmovilizaría a la calle siria, del todo contraria a una confrontación étnico-confesional que sería capitalizada por los extremistas de ambos bandos. También tendría efectos imprevisibles en una zona tan sensible como Oriente Próximo, ya que Siria comparte fronteras con Israel, Líbano, Turquía, Irak y Jordania. Como ha advertido recientemente Nabil al Arabi, secretario general de la Liga Árabe, "Siria no es Libia... Siria juega un papel central en la región y lo que allí ocurre tiene un impacto directo en Líbano e Irak".

    Los Comités de Coordinación Local, que dirigen la revuelta, han tratado de cortar de raíz este debate. Si bien es cierto que reconocen, en su comunicado del 29 de agosto, que "la mayor parte de los sirios se sienten desprotegidos en su propia patria frente a los crímenes del régimen", también lo es que afirman categóricamente: "Rechazamos los llamamientos a tomar las armas o a una intervención extranjera, que consideramos inaceptables desde el punto de vista político, nacional y ético".

    De esta manera parecería descartarse, al menos por el momento, una evolución a la libia: "El método por el cual sea derrocado el régimen será una indicación de lo que será la Siria pos-Asad. Si conseguimos que nuestras manifestaciones sigan siendo pacíficas, las posibilidades para la democracia serán mucho mayores. Si se da una confrontación armada o una intervención militar internacional será prácticamente imposible establecer una base legítima para la futura Siria".

    Las malas noticias nunca vienen solas, ya que a la presión de la calle se suma la delicada coyuntura económica que ha incrementado la vulnerabilidad del régimen. La sequía que sufre el país desde hace cuatro años ha colocado al sector agrícola en una dramática situación: en apenas 10 años ha pasado de representar el 28,5% del PIB a tan solo el 18%. El turismo, que supone el 12% de la economía siria, también ha entrado en barrena. A la masiva retirada de divisas y la huida de capitales se añade ahora la debilidad de la lira siria. En los últimos meses cada vez son más frecuentes los rumores sobre la falta de liquidez del Gobierno y sus dificultades para hacer frente al pago de las nóminas de los funcionarios. La suma de todos estos factores podría acabar convenciendo a las élites económicas y comerciales de Damasco y Alepo, tradicionales aliadas de los Asad, que ha llegado el momento de replantearse este apoyo.
    La creciente inestabilidad ha motivado también un repliegue de los inversores internacionales, lo que siembra las dudas sobre la realización de varios proyectos vitales para el futuro del país. Hace unos años, Bachar el Asad planteó, a bombo y platillo, la denominada Estrategia de los Cuatro Mares que buscaba convertir a Siria en un punto neurálgico del transporte de hidrocarburos entre los mares Mediterráneo, Negro y Caspio y el golfo Pérsico. Con este proyecto, ahora en tela de juicio, Siria intentaba rentabilizar su privilegiada posición como puente de comunicación entre Europa, Oriente Próximo y Asia Central. Además del gasoducto que comunica Egipto con Turquía a través de Jordania y Siria, también se pretende construir un oleoducto desde Irán e Irak, que permitiría transportar el petróleo de ambos países hasta la costa mediterránea siria. El acometimiento de dichos proyectos requiere estabilidad, algo que parece complicado garantizar a día de hoy.

    Ante la imposibilidad de aprobar sanciones contra Siria en el Consejo de Seguridad debido al veto de China y Rusia, EE UU y los miembros de la Unión Europea han congelado los fondos de los hombres fuertes del régimen y prohibido las importaciones de petróleo sirio. Aunque estas medidas no provocarán por sí solas el fin del régimen, sí que acrecentarán sus problemas. Siria exportaba el 95% de su crudo a Europa y ahora se verá obligado a buscar nuevos clientes que, probablemente, encontrará en el sureste asiático. También el creciente distanciamiento entre Siria y Turquía podría tener desastrosas consecuencias en el plano económico, puesto que los intercambios comerciales entre ambos países alcanzan los 2.500 millones de dólares anuales. Por último, la retirada del embajador de Arabia Saudí en Damasco demuestra que las relaciones bilaterales no atraviesan su mejor momento.

    El hecho de que ninguna de las reformas adoptadas hasta el momento por Bachar el Asad se haya traducido en una mejora de la situación sobre el terreno demuestra su absoluta falta de credibilidad y el agotamiento de su crédito político. Todo parece indicar que, tarde o temprano, la amplia movilización popular, el agravamiento de la crisis económica y la intensa presión internacional surtirán el efecto deseado y pondrán fin a la agonía del régimen sirio".
    “El fenómeno del Libro Sagrado (Al-Qu`rân) regla de vida de este mundo y guía más allá de él (...) es la compresión del sentido verdadero del Libro. Pero el modo de comprender está condicionado por el modo de ser del que comprende y, recíprocamente, el comportamiento interior del creyente está en función de su modo de comprender.”. Henry Corbín. Historia de la Filosofía Islámica. Editorial Trotta. 1994 Madrid. pp. 19

  2. #22
    Fecha de Ingreso
    07 oct, 08
    Ubicación
    Barcelona. Catalunya
    Mensajes
    4,779

    Predeterminado

    ¿ Y Bahréin?


    
Editorial del diario Al-Quds al-Arabi
    MUNDO ARABE.ORG 23/04/2011* Traducción: Al-Fanar


    "La cuestión de las Fuerzas del Escudo del Golfo presentes en el reino de Bahréin sigue desencadenando polémica a nivel regional, concretamente entre Irán y el reino de Arabia Saudí, que ha enviado a más de 1.500 soldados para apoyar al régimen bahreiní. 

Arabia Saudí insiste en que la presencia de estas fuerzas entra dentro del marco de un acuerdo de defensa conjunto firmado por los países del Golfo, mientras que Irán considera que son tropas de ocupación y ha declarado que no se mantendrá de brazos cruzados y de hecho lo ha denunciado ante las Naciones Unidas.

    

El presidente del gobierno de Bahréin dijo ayer que las tropas saudíes y emiratíes no abandonarán el país hasta que se haya dispersado el peligro iraní sobre los países del Golfo, mientras que el titular de Exteriores, Jáled Ben Ahmad Al Jalifa, ha manifestado que las tropas abandonarán el país en cuanto concluya su misión de tratamiento de cualquier peligro externo.* 
*****
El problema principal en Bahréin no es la presencia de tropas del Golfo, sino las razones reales que han desencadenado la llegada de esas tropas; en otras palabras: estas tropas son una de las muestras de esa tensión interna resultado de la falta de reformas en el país. 

Bahréin vivió una revolución popular para pedir reformas constitucionales, igualdad de oportunidades en el empleo, lucha contra la corrupción y el fin de la discriminación sectaria.

    Las fuerzas de seguridad contuvieron a los manifestantes, la protesta en la Plaza de la Perla, en el centro de Manama, fue dispersada por la fuerza y las fuerzas de seguridad mataron a un número importante de manifestantes y detuvieron a muchos de ellos. 

Las palabras del primer ministro de Bahréin sobre las protestas, cuando decía que eran una tentativa de golpe de Estado, no cuadraban con la realidad, porque el príncipe heredero dialogó con los manifestantes y reconoció la legitimidad de sus demandas. Bahréin no sufrió una invasión extranjera, ni hace frente a una invasión así en este momento en el que llegan hasta allí tropas saudíes y extranjeras para defender el país.

    Bahréin lo que ha vivido ha sido una oleada de protestas pacíficas para pedir reformas políticas, y creemos que el reino tiene tropas para hacer frente a estas protestas si se salen de un marco pacífico. 

La injerencia iraní en los asuntos internos de Bahréin es un error sin ninguna justificación porque los que allí se manifiestan son árabes, y su protección ha de ser responsabilidad árabe y responsabilidad de las propias autoridades de Bahréin, porque se trata de ciudadanos bahreiníes aunque pertenezcan a otro grupo confesional diferente del que gobierna el país. Lo mismo se puede decir del libanés Hezbolá. Ni Irán ni Hezbolá intervinieron cuando los manifestantes en Siria, Yemen o el propio Irán fueron reprimidos por las fuerzas de seguridad.

    
El gobierno de Bahréin reprimió de forma sanguinaria a los ciudadanos, mató a los manifestantes cuando estaban durmiendo en la Plaza de la Perla, y esta brutalidad es la que ha contribuido a la tensión de la situación interna y a que haya aumentado la división sectaria en este pequeño reino. 

El monarca bahreiní prometió volver a las negociaciones con los manifestantes y sus representantes en cuanto la tranquilidad volviera al país. Ahí está la tranquilidad impuesta por la fuerza de la represión desde hace más de un mes y no hemos visto que se haya reanudado el diálogo sino que han aumentado las detenciones en las filas de la oposición.

    

Lo lamentable es que Occidente, y más concretamente EEUU, hayan dado marcha atrás de forma vergonzosa en su oposición a la presencia de tropas saudíes y del Golfo en Bahréin debido a las presiones de Arabia Saudí, como quedaba claro en las declaraciones de Hillary Clinton, quien bendijo la injerencia del Golfo después de considerarla un error. 

La solución de la crisis de Bahréin está en manos de las autoridades, pero hasta el momento no hay ningún indicio de que quieran tomar medidas serias para desatascar la situación y hacer realidad la reconciliación nacional a través de un diálogo que lleve a dar respuesta a las peticiones legítimas de justicia y reformas hechas por la oposición.

    

La crisis sectaria cada vez más grave en el país podría dar lugar a una gran explosión que se lleve por delante la seguridad y estabilidad de la totalidad de los países del Golfo, bien en forma de guerra regional, de violencia o de terrorismo, sobre todo si los países del Golfo, y concretamente Bahréin, no dejan de lado su testarudez y sus soluciones policiales y no tratan con la oposición bahreiní y sus reivindicaciones de forma responsable, considerando que son ciudadanos de primera y no de clase inferior, ciudadanos cuya ciudadanía y lealtad está puesta en duda y ahí está el origen del problema".
    “El fenómeno del Libro Sagrado (Al-Qu`rân) regla de vida de este mundo y guía más allá de él (...) es la compresión del sentido verdadero del Libro. Pero el modo de comprender está condicionado por el modo de ser del que comprende y, recíprocamente, el comportamiento interior del creyente está en función de su modo de comprender.”. Henry Corbín. Historia de la Filosofía Islámica. Editorial Trotta. 1994 Madrid. pp. 19

  3. #23
    magreb2005 Guest

    Predeterminado

    Cita Iniciado por `Abdal-lâh Ver Mensaje
    Si es curioso que ni una palabra contra el Poder, curioso para una supuesta anarquista, cada uno esta prisionero de su mundo de odios y obsesiones.
    ¿Que manía de psicoanalizarme! ¡Ya tengo psiquiatra!

  4. #24
    Fecha de Ingreso
    07 oct, 08
    Ubicación
    Barcelona. Catalunya
    Mensajes
    4,779

    Predeterminado

    Cita Iniciado por magreb2005 Ver Mensaje
    ¿Que manía de psicoanalizarme! ¡Ya tengo psiquiatra!
    Me alegro mucho.
    Última edición por maite; 17/12/2011 a las 12:25
    “El fenómeno del Libro Sagrado (Al-Qu`rân) regla de vida de este mundo y guía más allá de él (...) es la compresión del sentido verdadero del Libro. Pero el modo de comprender está condicionado por el modo de ser del que comprende y, recíprocamente, el comportamiento interior del creyente está en función de su modo de comprender.”. Henry Corbín. Historia de la Filosofía Islámica. Editorial Trotta. 1994 Madrid. pp. 19

  5. #25
    magreb2005 Guest

    Predeterminado

    Cita Iniciado por `Abdal-lâh Ver Mensaje
    Me alegro mucho.

    Ya se lo he dicho antes ¡que piadoso siervo de Al Láh!

  6. #26
    Fecha de Ingreso
    23 feb, 11
    Mensajes
    1,073

    Predeterminado El "crepúsculo árabe" y la agonía de Occidente

    Creo que todos los canallas que participan o apoyan las extrañas y abominables revueltas en el mundo árabe que recapaciten.

    Tracionar a la "nación árabe" y a la "nación islámica" y acercarse al "Mundo Occidental", no les llevará a nada más que al desastre y al fracaso. Esta gente debería abrir los ojos y arrepentirse. Supongo que aún estarán a tiempo de hacerlo.

    Occidente está agotando su hegemonía. Su sistema económico y político están en crisis, están en decadéncia, están agotados, ya són caducos y decrépitos; al igual que su cultura moderna esclavizante. Quizás los cambios sean lentos, pero creo que a estas alturas de la história són ya irreversibles. Nada puede detener la agonía del mundo occidental. Yo he dicho varias veces que estas deleznables revueltas del mundo árabe són un "crepúsculo árabe", pero ciertamente Occidente está también en el crepúsculo de su poder y de su sistema de organización social, política y económica, además de su cultura decadente, mediocre y decrépita.


    Los que seais árabes y musulmanes no renuncieis a vuestra identidad cultural y religiosa. Esta identidad es el mayor tesoro y la mayor virtud que puede tener una sociedad, nación o civilización.

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •