Que bella eres!

Entiendo lo que has dicho.

Pero que el Señor haga misericordia de los espíritus atribulados. Amén.