Página 4 de 11 PrimerPrimer 1234567891011 ÚltimoÚltimo
Resultados 31 al 40 de 105

Tema: España tiene origen Musulmán

  1. #31
    Fecha de Ingreso
    15 may, 10
    Ubicación
    Valencia
    Mensajes
    209

    Predeterminado

    Cita Iniciado por Jander Clander Ver Mensaje
    Lo de siempre, depende del contexto, es un problema de traduccion, está mal interpretado... lo de siempre.

    Y no seas credulo, que te mueres y te comen los gusanos. Eso de la resureccion es de ignorantes. Disfruta esta vida , que es lo que tienes.
    LO DE SIEMPRE ; QUE TE MUERES Y TE COMEN LOS GUSANOS, DISFRUTA DE ESTA VIDA QUE ES LO QUE TIENES, SI ES VERDAD, ES LO DE SIEMPRE,( POR LO MENOS TIENES RAZON EN ALGO), DISFRUTALO MIENTRAS PUEDAS ANDA, luego tendràs lo que te has ganado, que lo disfrutes tambièn. ..." Y ALLAH quiere volverse a vosotros con Su favor pero los que siguen los apetitos quieren que caigàis en una gran desviaciòn... Mira como inventan mentiras sobre Allah. No hace falta un delito màs evidente (4-49) A èsos Allah los ha maldecido y al que Allah maldice no encontraràs quien lo auxilie. (4-51) Entre ellos, algunos creen en èl(el Libro) y otros se apartan. Yahannam les bastarà como fuego abrasador." (4-54)

  2. #32
    Fecha de Ingreso
    19 sep, 08
    Ubicación
    Noruega
    Mensajes
    2,440

    Predeterminado

    Entrevista con Joaquin Lomba sobre Avempace


    Avempace es una figura clave en la falsafa y la cultura andalusí

    Entrevistas - 12/07/2011 8:03 - Autor: Abdennur Prado - Fuente: Webislam



    Vota:


    - Resultado 22 votos





    | Más...



    Etiquetas: avempace, ibn bayya, joaquin lomba

    Joaquín Lomba.

    INTRODUCCIÓN
    Hablamos de Avempace con el profesor Joaquín Lomba Fuentes (Zaragoza, 1932), Doctor en Filosofía y en Filología Semítica y catedrático emérito de Filosofía de la Universidad de Zaragoza. Ha escrito más de doscientos artículos en revistas especializadas y una veintena de libros, entre ellos: Avempace (tres monografías), La raíz semítica de lo europeo (1997), El Ebro, puente de Europa (Pensamiento musulmán y judío) (2004) y «El mundo tan bello como es» (Pensamiento y arte musulmán) (2005). Y varias traducciones del hebreo y árabe, entre otras, de Ibn Gabirol: La corrección de los caracteres (1990), de Ibn Paquda: Los deberes de los corazones (1994), y de Avempace: El régimen del solitario (1997), Carta del adiós y otros tratados filosóficos (2006) y Libro sobre el alma (2007).

    Avempace es el nombre latino del también zaragozano Abû Bakr Muhámmad ibn Yahyà al-Sâ’ig ibn Baÿÿa (1085/90 al 1139). Ha sido considerado como el paradigma del sabio andalusí, antecedente del renacentista, iniciado en las artes y en las ciencias. Se trata de una figura de capital importancia, cuyo nombre es conocido, pero cuyo pensamiento permanece hasta cierto punto oculto. Existe una imagen de ibn ‘Arabi, el místico, de ibn Rushd, el librepensador, de ibn Hazm, como genial jurista y eterno polemista… Pero sentimos que Avempace guarda su secreto. Nadie mejor que Joaquín Lomba para ayudarnos a desentrañar este secreto.

    Abdennur Prado
    Redacción de Webislam


    Abdennur Prado. Profesor Lomba, en primer lugar queremos agradecerle su amabilidad al acceder a contestar esta entrevista. ¿Por qué Avempace? ¿Qué es lo que le atrajo más de este personaje? ¿Qué es lo que mantiene vivo este afán de conocerlo y darlo a conocer?

    — Joaquín Lomba. Ante todo, el agradecido soy yo por darme la oportunidad de dialogar sobre una figura muy querida para mí como es Avempace.
    Y respondiendo a la pregunta, la verdad es que fueron varios los motivos de mi interés por él. Ante todo surgió esta figura en mis estudios la cultura musulmana y judía del entorno de mi tierra, Zaragoza y su entorno, en la época musulmana, que podríamos fijar en lo que es el Valle del Ebro, o nordeste peninsular, y que en la época musulmana fue la Frontera Superior y luego la Taifa zaragozana. Y me di cuenta de que Avempace era una figura clave en la falsafa y cultura andalusí porque, además de tener un pensamiento propio sumamente original, fue el primero en todo occidente, musulmán y cristiano, en comentar las obras de Aristóteles, las cuales (los textos aristotélicos y los comentarios hechos por los musulmanes) al pasar traducidas al latín a Europa produjeron un giro total en la filosofía y cultura europeas abriéndolas así a la modernidad. Sin embargo, este mérito se le atribuyó, y no sin motivo, al cordobés del siglo XII Ibn Rushd o Averroes, pasando éste a la historia como el gran comentador de la obra del Estagirita, lo cual hizo que se olvidase por completo la labor sin duda pionera de Avempace y la figura entera del mismo en sus múltiples facetas, a pesar de la gran admiración que profesó el Cordobés por Avempace al cual sigue en numerosos puntos.

    Sin embargo, a pesar de la importancia indiscutible de este personaje, hasta mediados del siglo pasado solamente se tenían noticias de él por las citas de Ibn Tufayl, de Averroes, de Maimónides, de Alberto Magno y de Tomás de Aquino. Y de su extensa obra, únicamente se conocían los títulos de la Carta del adiós, del Tratado de la unión del intelecto con el hombre y de El régimen del solitario. Sin embargo, las primeras noticias sobre la vida y obra de Avempace y el primer texto que se consideró como suyo fue El régimen del solitario, publicado por Munk en 1859. Pero se trataba de una traducción de un texto no completo y, además en la versión hebrea de Moisés de Narbona del siglo XIV. Tras la obra de Munk nadie volvió al tema de Avempace salvo D. Miguel Asín Palacios, zaragozano como Avempace, que, en 1900 publica ocho artículos en la Revista Aragón con el título de El filósofo zaragozano Avempace. Y a continuación traduce del árabe en la Revista al-Andalus: Avempace botánico (1940), Un texto de Avempace sobre la unión del Intelecto con el hombre (1942) La carta del adiós (1943) y en el CSIC El régimen del solitario.

    A partir de este momento el arabismo de todo el mundo se ocupa de Avempace localizando numerosos manuscritos y realizando estudios de gran valor en todos los idiomas. De este modo he logrado localizar más de 150 trabajos, entre ediciones críticas de sus textos, traducciones y estudios, entre los cuales me honro de haber contribuido con veintinueve títulos.

    Nos situamos en el siglo XI. En esa época, optar por la falsafa ya era un acto significativo, una declaración de principios, que desde nuestra perspectiva actual se nos escapa. ¿Qué implicaciones tenía entonces la adhesión a la falsafa?

    — En primer lugar hay que tener en cuenta la gran capacidad asimiladora de otras culturas por parte del Islam desde el primer momento, como son, por ejemplo, la hindú, la persa y la griega entre otras. De este modo, surge la bayt al-hikma o casa de la sabiduría de Bagdad, fundada por el califa abbasí al-Mamûn en el 830, donde se tradujeron multitud de libros al árabe. En esta institución se cuenta que había una biblioteca con un millón de volúmenes de todo el mundo culto de aquellos momentos, aparte de encontrarse en la ciudad otra biblioteca con cien mil libros más. De este modo, pasan al árabe obras de medicina, astronomía, matemáticas, geometría, alquimia, filosofía, aparte de numerosos libros de literatura y cuentística orientales. En concreto, ciñéndonos a la filosofía griega se vertieron al árabe la mayor parte de las obras de Platón y Aristóteles. Esta aparición del racionalismo griego en forma de falsafa en el mundo intelectual árabe fue acogido con gran entusiasmo en un primer momento, sobre todo por los mutakalimíes o teólogos musulmanes pues con esta nueva arma intelectual se podía defender al Islam, como religión, contra los ateos, cristianos y demás religiones del momento. Sin embargo, esta falsafa fue pronto vista como una alternativa distinta de la fe religiosa, la cual nada tiene que ver con el racionalismo. Un autor muy representativo de esta reacción fue al-Gazzali o Algacel, cuyo novecientos años de su muerte (1111) se celebra precisamente este año. Para él, la filosofía tiene su valor pero la religión está por encima y cubre los valores supremos del hombre. De ahí que posteriormente los falâsifa o filósofos, fueran mal vistos por las facciones más extremas de la ortodoxia. Lo cual no impidió que hubiera un floreciente y magnifico elenco de ilustres filósofos que se presentan junto a los mejores de la historia universal de pensamiento.
    Al-làh es la Luz de los cielos y de la tierra. La parábola de Su luz es como un nicho que contiene una lámpara; la lámpara está en cristal, el cristal [brilla] como una estrella radiante: que se enciende gracias a un árbol bendecido --un olivo que no es del este ni del oeste --cuyo aceite casi alumbra aunque no haya sido tocado por el fuego: ¡luz sobre luz! (Corán 24:35)

  3. #33
    Fecha de Ingreso
    19 sep, 08
    Ubicación
    Noruega
    Mensajes
    2,440

    Predeterminado

    A Avempace se lo cataloga fácilmente como un racionalista. Sin embargo, él nos habla de superar el plano meramente racional, en la medida en que está dominado por la alteridad. ¿Se trata de un racionalista, de un místico, o simplemente debemos admitir que escapa a toda clasificación?

    — En efecto, ciertamente que se le puede calificar a Avempace como racionalista, primero en cuanto que da un valor nuevo y fundamental a la razón y a la lógica, prueba de lo cual es la cantidad de comentarios que hace a prácticamente toda la lógica aristotélica, cosa nueva en el occidente tanto musulmán como europeo (en éste último solo se conocían las Categorías y el De interpretatione, o la llamada la logica vetus) aparte de sus escritos personales sobre lógica, sumando entre todos ellos más de diez tratados. De hecho Ibn al-Sîd de Badajoz, en un viaje que hizo a Zaragoza, reconoció el gran valor de Avempace como maestro experto en lógica y gramática. Aparte de ello hay que subrayar la importancia fundamental que da a la razón para la construcción de la ciencia. Sin embargo, el fin del hombre, para él es la máxima espiritualidad, desvinculada por completo de la materia. En tal caso, la ciencia, la razón, considera que todavía funcionan con elementos materiales. Por ello, hay que superar ese nivel racional, en forma de contemplación máximamente espiritual, lo cual se halla en la unión con el Intelecto Agente, la cual está por completo exenta de as formas materiales. Es este caso se podría hablar de una mística intelectual, como la ha llamado Georges Zainaty con cuya opinión estoy por completo de acuerdo. Se trata de un misticismo, no al modo sufí, puesto que para Avempace los sufíes se desenvuelve en un horizonte de formas y sentimientos sensibles y materiales, cosa que en su unión con el Intelecto Agente no ocurre.

    Existe una imagen del Solitario de Avempace como un sabio que se aparta del mundo, una especie de misántropo desencantado de la vida en sociedad. ¿Qué tiene esto de cierto? O, más bien, ¿no se trata de una imagen que distorsiona el pensamiento de Avempace en un punto clave?

    — El solitario, mutawahhid, de Avempace no es en absoluto un misántropo sino un hombre que, consciente de la imperfección de la sociedad en que vive y de que esta no le ayuda en absoluto a lograr su fin último de la máxima espiritualidad y perfección, se aísla internamente de su entorno social (no se va de la sociedad físicamente, como un ermitaño) y solo se trata con los que son como él, si es que los hay. Podría pensarse que hay un paralelismo entre él y la Caverna de Platón, puesto que en éste, el que sale de la caverna y contempla fuera las ideas en su estado puro tiene la obligación de entrar para aleccionar a sus compañeros sobre los que él ha visto fuera. Pero en Avempace, no hay tal retorno a la sociedad ni obligación alguna de enseñar a los demás sus experiencias. Así parece que piensa Avempace o por lo menos no se ocupó de esa misión. Por otro lado a figura de solitario influyó directamente en la El filósofo autodidacto del accitano Ibn Tufayl, que tanto admiró a Avempace.

    En el artículo que he dedicado a glosar el pensamiento de Avempace, lo he calificado como una forma de “anarquismo espiritual”. También he asociado la imagen del nabit (mala hierba) a la del disidente político contemporáneo. ¿Qué opinión le merece dichos calificativos?

    — Avempace fue un crítico severo de las sociedades de su tiempo por encontrarlas corruptas, materialistas y llenas de opiniones, creencias e ideas equivocadas, a las cuales sociedades llama “estados degenerados” e “imperfectos” en relación con el fin último del hombre que vengo diciendo, añorando siempre el estado de las sociedades perfectas en las cuales, sería tal la perfección que no serían precisos ni médicos ni jueces al no haber vicios ni delitos ni opiniones desviadas. Claramente sostiene que el hombre es un animal político, siendo el solitario un remedio inevitable, como cuando un miembro enfermo del cuerpo es extirpado de un modo excepcional. En ese sentido fue un claro disidente al modo contemporáneo y el concepto de mutawahhid, solitario, lo toma del nabit o mala hierba de al-Fârâbî que hay que arrancar de la sociedad, mientras que en Avempace se convierte en un término positivo, a saber, el de mutwahhid o sabio que busca la perfección y que se aísla voluntariamente del cuerpo social. En cuanto a calificar el pensamiento de Avempace como de "anarquismo espiritual", si se toma "anarquismo" en un sentido muy amplio, si que cabría aplicárselo. Pero estrictamente y al pie de la letra Avempace no es un anarquista puesto que cree en la sociedad y en el buen gobierno de esta, aunque no se de, según él, en su tiempo. El artículo sobre la lectura anarquista de Avempace, demuestra, por lo demás, un profundo conocimiento de nuestro autor zaragozano.

    Ibn Baÿÿa fue acusado de negar la inmortalidad del alma, algo de lo cual se defendió a su modo. ¿Cuál es su versión de esta controversia?

    — Sí, efectivamente sostuvo la inmortalidad del alma y la felicidad en la otra vida en múltiples escritos, sobre todo en su libro Defensa de Abû Nasr al-Fârâbî o sobre la felicidad de la otra vida. Sin embargo, no defendió la inmortalidad personal, sino que en la unión con el Intelecto Agente todos los "yoes" quedan fundidos en uno solo. En el Tratado de la unión con el Intelecto Agente, dice: "En suma, si este Intelecto es numéricamente uno, todos los individuos que tienen tal Intelecto, serán [también] numéricamente uno". Esta tesis influyó en el pensamiento de Averroes, siendo así calificada como herética tanto dentro del Islam como desde el pensamiento cristiano. De hecho esta tesis fue fuertemente criticada por Alberto Magno y Tomás de Aquino.
    Al-làh es la Luz de los cielos y de la tierra. La parábola de Su luz es como un nicho que contiene una lámpara; la lámpara está en cristal, el cristal [brilla] como una estrella radiante: que se enciende gracias a un árbol bendecido --un olivo que no es del este ni del oeste --cuyo aceite casi alumbra aunque no haya sido tocado por el fuego: ¡luz sobre luz! (Corán 24:35)

  4. #34
    Fecha de Ingreso
    19 sep, 08
    Ubicación
    Noruega
    Mensajes
    2,440

    Predeterminado

    Autores como Henry Corbin, basándose en la idea de una “filosofía oriental”, han identificado el Intelecto Agente con el Ángel de la Revelación. Lo cual nos sitúa en un plano (por lo menos en apariencia) muy distinto al de la falsafa. ¿Tiene esta equiparación alguna base en la obra de Avempace?

    — El tema del Intelecto Agente es sumamente complejo dado que Aristóteles lo inventó para explicar el proceso del conocimiento de las ideas universales dentro del intelecto humano, al cual iluminaría y haría efectivo el conocimiento efectivo intelectual del hombre. Este Intelecto Agente lo dejó sin explicar del todo en el sentido de si se trataba de un Intelecto universal para todos los hombres o si cada ser humano tendría el suyo propio. Posteriormente las interpretaciones han sido muy variadas. Por ejemplo Alejandro de Afrodisia (h. 198-211) lo identificó con Dios y el pensamiento musulmán, de modo bastante general, lo vio como un intermediario entre Dios y el hombre, interpretándolo en algunas ocasiones como el Ángel de la Revelación o el Ángel Gabriel, a través del cual Dios comunicó su Palabra y mensaje al hombre. En el caso de Avempace, cierto que no es Dios, desde luego, ni un intermediario entre Dios y el hombre, ni ningún Ángel de la Revelación, sino un instrumento supremo del orden epistemológico del conocimiento puramente espiritual de los inteligibles puros con el que se funde con una especie de mística intelectual como he dicho antes. Y por encima de él está Dios como lo insinúa en múltiples textos, por ejemplo en el Tratado de la unión del Intelecto con el hombre: "Es claro que el intelecto que es uno, es un premio y don de Dios [que concede] a sus siervos que le tienen satisfecho [...] El que obedece a Dios y hace lo que le complace, El le premiará con este intelecto y pondrá ante él una luz para que le guíe". Como conclusión se puede decir que el Intelecto Agente en Avempace se halla plenamente dentro de la falsafa.

    Por último, quisiera preguntarle sobre el papel específico de la Taifa de Zaragoza en el relación al conjunto del Islam andalusí, que rompe de forma tan clara con esa identificación fácil entre al-Andalus y Andalucía.

    — Sin duda que la Frontera Superior y luego Reino de Taifas de Zaragoza, y de modo más general el nordeste peninsular musulmán, incluida la cultura judía, es plenamente al-Andalus. No solo eso sino que tiene unas características muy propias que lo sitúan en algunos puntos por encima del resto de al-Andalus. Y ello, por varias razones:

    Primero, porque fue ocupada y gobernada por musulmanes yemeníes y no por sirios ni beréberes (aunque también hubo beréberes pero en forma minoritaria), lo cual le daba un carácter especial y superior a otras regiones por estar gobernada por descendientes y discípulos directos del Profeta. Baste recordar a los santones Hanas al-Sanânî (muerto en Zaragoza hacia el 718) que mandó construir la Mezquita Mayor de Zaragoza y asistió a la rendición de Pamplona y a Alî ibn Rabâh (muerto hacia el 732-735 también en Zaragoza).

    Segundo: estaba abierta y en contacto con Oriente y su gran cultura, a través del Mediterráneo y la navegación desde su puertos incluida. Los viajes a la Meca y las peregrinaciones rituales a ella que partían de Tortosa y Tarragona eran aprovechadas parra importar libros, maestros y conocimientos, ello, al contrario de otras regiones del sur de al-Andalus que estaban en contacto con el Norte de África, que poseía una cultura muy inferior a la oriental.

    Tercero: estaba en contacto con el Occidente cristiano europeo sin tierra de nadie por en medio, como ocurría con las Fronteras Media e Inferior.

    Cuarto, la labor de decenazo de los reyes de Taifas de Zaragoza, hûdíes y tuyibíes que, además de ser algunos de ellos mismos ilustres intelectuales y proteger a los estudiosos, crearon un ambiente tal que hizo que muchos intelectuales del sur, a la caída del Califato, se refugiasen en esta zona y en Zaragoza concretamente.

    Quinto la convivencia y comercio intelectual entre musulmanes y judíos fue realmente fructuosa y brillante.
    En fin, todo ello lo tengo analizado en mi libro de El Ebro puente de Europa.
    Al-làh es la Luz de los cielos y de la tierra. La parábola de Su luz es como un nicho que contiene una lámpara; la lámpara está en cristal, el cristal [brilla] como una estrella radiante: que se enciende gracias a un árbol bendecido --un olivo que no es del este ni del oeste --cuyo aceite casi alumbra aunque no haya sido tocado por el fuego: ¡luz sobre luz! (Corán 24:35)

  5. #35
    Fecha de Ingreso
    21 jun, 11
    Mensajes
    234

    Predeterminado

    CULTURA

    «Al-Andalus es un mito romántico y la herencia árabe en España es escasa»

    Serafín Fanjul, catedrático de Literatura Árabe en la Universidad Autónoma de Madrid, ha estudiado el Islam y sus mitos y la irrupción del mismo en Occidente. Su discurso ofrece una visión crítica sobre algunos mitos del mundo islámico

    - Si le parece a usted hablamos de la última amenaza de Al Qaida..

    - Es una campaña de presión contra Occidente. España, además, es un objetivo por su Historia. Al-Andalus era un mito literario para los árabes hasta hace 20 años. Pero en los últimos diez ha tomado un sesgo diferente con actitudes netamente peligrosas. Ya no es un motivo literario, sino de recuperación física de un territorio que fue musulmán en otros tiempos. Es un asunto muy grave que no se puede tomar a broma.

    - En Occidente y España hay sectores más preocupados en defender derechos ajenos mientras ignoran la cultura propia, cuando no la atacan directamente...

    - Ahí confluyen varias cosas de la sociología de masas española. Por un lado, la falta de cultura básica de formación e información. Eso propicia un desconocimiento propio y deja unos espacios grandísimos para que vengan otros a ocuparlos. Por otro lado hay una mala conciencia inoculada por el ancestral masoquismo español que viene desde la pérdida de la hegemonía política en Europa. Pesimismo y encerramiento han generado un sentimiento de complacencia en el masoquismo, en la autodestrucción, en la negación de los valores propios... Aquí nos hemos apuntado a una crítica europea exarcebada al colonialismo que tiene poco que ver con nuestra historia.

    - El desconocimiento conlleva un desprecio a lo propio y un vacío frente a lo ajeno...

    - Efectivamente. Los musulmanes tienen las cosas clarísimas. Presentan una cultura monolítica, agresiva, saben lo que quieren aunque sean cosas absurdas, injustas o brutales. Y todo eso frente a gentes que no tienen más objetivos inmediatos que resolver el fin de semana... La situación es muy mala. El vacío religioso también es grave, con independencia de cuál sea la opción de cada uno.

    - Es como si estuviéramos cargados de complejos estúpidos...

    - Hace años que vengo reclamando un rearme ideológico de España. Una religión tan agresiva como el Islam sólo se puede combatir con otra religión que no sea tan violenta pero que sea muy clara en creencias y objetivos.

    - Pero ahora toca hablar de la multiculturalidad y de integración...

    - También se habla de más cosas... Hay otra gente que trabajamos por el rearme moral e ideológico de España. Y eso va más allá del plano estrictamente político de una nación determinada. Se trata de una sociedad, de unos valores que tenemos que defender porque van a desaparecer o se van a quedar en manos de algo que es objetivamente peor.

    - Habla de valores occidentales...

    - Sin duda. Valores como la libertad, la igualdad de sexos, una sociedad abierta, los derechos humanos son valores indiscutibles y no podemos perderlos por inhibición ni por cobardía. La propuesta de los islamistas es reislamizar España y el mundo.

    - Analizando la Historia siempre terminan echándonos la culpa de todos sus males.

    - En buena parte la culpa es nuestra. Hablan y montan el número por las caricaturas de Mahoma pero hoy se están produciendo a diario y de manera generalizada abusos y matanzas contra los cristianos en los países musulmanes y nadie dice ni palabra...

    - Es que si usted sigue con ese discurso le llamarán 'facha'...

    - Sí, claro. Ya lo he oido. Si defender la libertad y la igualdad es ser 'facha', yo soy 'facha'.

    - Al-Andalus es una entelequia...

    - Una cosa es la Historia y otra, los inventos de armonía entre las tres religiones... Autores europeos y árabes y los románticos inventaron esa entelequia cultural....

    - Blas Infante, por ejemplo, escribió cosas propias del pensamiento sabiniano...

    - No quiero cargar la mano diciendo lo que pienso de Blas Infante... Es que en la época se produjo una exposición de mininacionalismos aldeanos, al socaire de la pérdida de las últimas colonias, el comedero de vascos y catalanes, curiosamente. Y es ahí cuando empiezan a pensar que España ya no es necesaria y a descubrir mentiras absurdas y mitológicas. En Andalucía no había burguesía nacionalista y tuvieron que inventar un pasado, lo más raro, lo más exótico, los omeyas, los nazaríes...

    - Pero no es menos cierto que el calabobos de la herencia árabe ha llegado hasta los libros de texto y llena periódicos y revistas...

    - De todo eso hay bastante poco. Son mitos sin fundamento racional. En el idioma hay unas cinco o seis mil palabras de origen árabe, la mayor parte de las cuales no se usan. Son palabras relacionadas con la vida material y agrícola. En el siglo XIII, el volumen de léxico que hay de origen árabe es el 0,5 por ciento.

    El léxico que tiene Cervantes de origen árabe es del 1 por ciento. Y si hablamos de población, casi en su totalidad es de origen norteño y procedente de repoblaciones realizadas a partir del siglo XIII.

    Fuente: http://www.larioja.com/prensa/20070315/cultura/andalus-mito-romantico-herencia_20070315.html


    Espero que no se dicte una fatwa contra esta persona, como se hizo contra Salman Rusdhie, por escribir la verdad.

  6. #36
    Fecha de Ingreso
    21 jun, 11
    Mensajes
    234

    Predeterminado

    El mito de la convivencia de las tres culturas

    Rafael González. 14 de junio.

    Llevan muchos años creyéndose el mito de la idílica convivencia de las tres culturas en el Califato de Córdoba. Y han exportado la falsa creencia. Recuerdo que en los inicios de la Transición un político andaluz viajó a Teherán a rendirle pleitesía al Ayatolá Jomeini. Y le llevó de regalo, a un fanático que consideraba la música un pecado, unos discos, seguramente de cante “jondo”, como vestigio de la cultura andalusí. Sin saberlo, fue el precurso de eso que Zapatero llamaría decenios después la “Alianza de Civilizaciones”.
    Han exportado, digo, tanto esa falsa creencia que hasta el presidente de los Estados Unidos, Barak Obama, la ha hecho suya. En la Universidad de El Cairo pronunció un brillante discurso y, entre otras propuestas dignas de aplauso y respaldo, hizo protesta universal de su fe en la justicia, la tolerancia y la dignidad humana como principios comunes sobre los que sustentar un nuevo clima de relaciones entre Occidente (concretamente EE.UU.) y el Islam, a cuyo fin, las religiones monoteístas pueden y deben colaborar para eliminar prejuicios que contribuyan a la paz entre los pueblos.

    No soy ningún experto en política internacional y, por tanto, no osaré cuestionar la importancia de la estrategia de Obama para hacer llegar al mundo musulmán su mensaje de apoyo al Estado palestino, su propósito de retirarse progresivamente de Afganistán, negar la nuclearización de Irán y combatir el extremismo. Nada que objetar. Pero lo que sí es objetable es que Obama, para conseguir la cooperación de los Gobiernos de Oriente Medio, sin cuya colaboración no será posible llevar a cabo su agenda, en vez de pedir a las élites intelectuales y autoridades religiosas tolerantes y proclives al diálogo, que expulsen de los gobiernos y centros de influencia a los extremistas islámicos, ha incurrido en esa mentira del mito del Al-Andalus, donde según el progresismo militante, era una modelo de tolerancia y cooperación la pacífica convivencia de cristianos, musulmanes y judíos.

    Afortunadamente disponemos de historiados serios e imparciales que han indagado y desentrañado pacientemente la realidad de la España del siglo X, bajo la dominación en Córdoba, de los Omeya. No hay más que leer a ese gran historiador que fue Antonio Domínguez Ortiz, sevillano y granadino, y en especial su obra “España, tres mil años de historia” o acudir a la sapiencia de García de Cortaza, para que a uno se le aclaren un poco las ideas. Es lo que le aconsejo al lector.


    Una cosa es reconocer que a través de Al-Andalus llegó a Europa la sabiduría clásica y otra creerse que aquel mundo fuera un sueño de convivencia, digno de mostrarse como ejemplo. Al-Andalus era un mundo extremadamente violento y cruel. García de Cortaza dice que el Islam era y es una teocracia, a la que le resulta difícil aceptar la modernidad. “No ha tenido los procesos de secularización que ha tenido la teología cristiana con un Tomás de Aquino de intérprete de Aristóteles”, dice.

    Los judíos y los cristianos en la Córdoba Omeya eran ciudadanos de segunda clase, frente a los de primera, los musulmanes, que gozaban de más derechos. Aquellos tenían que pagar más impuestos. En esa Córdoba que pintan de luces, la blasfemia contra el profeta se castigaba con la pena de muerte. Tras las discriminaciones de la Córdoba Omeya llegaron las persecuciones religiosas de almorávides y almohades. Averroes, sabio musulmán, y Maimónides, sabio judío, sufrieron el peligroso fanatismo de almohades.

    Y en lo de hacer coincidir ese “esplendor” de tolerancia con la Inquisición, además de ser una incongruencia en sí misma lo es histórica, porque la Inquisición (que por cierto, no es una creación española) sino francesa, se funda en el siglo XIII.

    Con todo, tenemos que estar agradecidos al presidente Obama. Gracias a su metedura de pata en la Universidad de el Cairo, algunos españoles han decidido echarle un repaso a nuestra historia. Algunos, no muchos; la mayoría seguirá atado masoquistamente a los prejuicios de nuestra leyenda negra.


    http://www.diarioya.es/content/el-mito-de-la-convivencia-de-las-tres-culturas

  7. #37
    Fecha de Ingreso
    21 jun, 11
    Mensajes
    234

    Predeterminado

    LA QUIMERA DE AL-ANDALUS – Serafín Fanjul
    Publicado por javier | Visto 1198 veces

    Si alguien vio estas Navidades un reportaje sobre Granada en “España Directo” (TVE), pudo oír como la periodista hablaba de los musulmanes del Albaicín, que dan a la ciudad su carácter “auténtico” desde la Edad Media, y llevan haciéndolo desde entonces, “ininterrumpidamente”, hasta nuestros días. Disparates como este y otros menos inofensivos como la búsqueda de argumentos en un pasado mítico con la intención de fundar realidades presentes- llevaron al arabista Fanjul a escribir “Al-Andalus contra España” (libro que me atrevo a recomendar) cuyo relativo éxito dio pie a este otro, concebido más como complemento que como continuación, y con la intención de ofrecer más elementos de juicio y argumentos frente a la marea de tópicos y falsedades políticamente correctas que rodean la historia de al-Andalus y, en general, la famosa convivencia de las tres culturas en la península ibérica.

    Hay que decir que el autor es un académico serio y riguroso, aunque el libro esté escrito con vocación divulgativa y sea ameno y fácil de leer, y que los argumentos que ofrece son sólidos y resultan convincentes, entre otras cosas porque están apoyados por textos y documentos de la época en cuestión. El tal Fanjul es catedrático de Literatura Árabe, conoce la época de la que habla, y sobre todo conoce la lengua árabe y el Islam �algo no muy habitual- , lo que hace que desmonte con mucha facilidad las teorías y fabulaciones varias de escritores, periodistas, políticos y hasta cantantes de flamenco, que de todo hay, ya que por lo que parece aquí todo el mundo opina. Si en el libro anterior había pasajes antológicos en los que señalaba los errores de bulto � no pequeños gazapos- de Antonio Gala, en este dedica un capítulo a la novela histórica y deja bastante mal parados a escritores como Noah Gordon, entre otros. No está de más recordar que los autores de los errores venden millones de libros y del que los corrige apenas se sabe quién es. Da que pensar. Claro que la cosa es peor cuando los dislates están publicados por la Universidad de Granada o la Junta de Andalucía, por ejemplo, no siendo el más grande la continua asociación de al-Andalus y Andalucía como sinónimos. Fanjul repite � un poco harto-que la última no existirá, tal y como hoy la conocemos, hasta 1833 y a partir de una reorganización administrativa que unifique la actual Andalucía occidental con el reino de Granada (las actuales provincias de Granada, Málaga y Almería).

    En general, las tesis del autor son las siguientes: la singularidad de al-Andalus en realidad no lo fue tanto, como prueban otros territorios, desde Sicilia a la India, que fueron también escenario de avance y retroceso del Islam. Tampoco fue un paraíso, y la llamada “convivencia” de las tres culturas en la península fue en realidad una mera yuxtaposición de comunidades definidas no por su localización geográfica o la pertenencia a tal o cual reino, sino principalmente por la religión, lo que dio lugar a una coexistencia indeseada en la que, a uno y otro lado de la frontera, la religión mayoritaria fue responsable no ya de degollinas periódicas de las otras dos- que también-sino de una situación general de sometimiento de las demás comunidades mucho más próxima al apartheid que a la tolerancia de la que hoy hablamos. Algo que suele escamotearse al recordar los surtidores del Generalife y demás visiones edulcoradas de al-Andalus. Un caso paradigmático es el del judío Maimónides, forzado a convertirse al Islam, exiliado, posteriormente condenado a muerte y, como colofón, exhibido en la Córdoba de nuestros días como ejemplo de la convivencia pacífica entre las tres religiones.

    Pero va más allá.: las pervivencias islámicas en la España de hoy son mínimas. En el idioma � tan mencionado en estos casos � los restos del léxico árabe no pasarían de 0,6%, la mayoría referidos a utensilios y usos agrarios que hacen que su vigencia en el castellano vivo sea aún menor. En costumbres, gastronomía, arquitectura, etc, los restos serían mínimos, y en este sentido señala la atribución popular de todo aquello que resulta antiguo en España “a la época de los moros”, desde el arco de herradura visigodo a la teja romana.

    Capítulo aparte es aquello de que en España, o en Andalucía, “todos descendemos de los moros”. El autor muestra como el avance de la reconquista y las consiguientes fugas y expulsiones fue seguido de repoblaciones de norteños �santanderinos, asturianos, gallegos, catalanes � que formarían la base de los actuales habitantes del sur peninsular, minimizando los matrimonios mixtos como insignificantes, ya sea por la oposición a ellos de ambas religiones como por el rechazo de ambas comunidades cuando estos eran fomentados desde el poder (como ocurrió tras la toma de Granada). Esa base supone, fundamentalmente, el entronque de esos habitantes con la cultura neolatina y cristiana occidental, en línea con el resto del continente europeo, definida en aquel momento y lugar por oposición al Islam, que no por mestizaje con él. Hablando de los granadinos, en otro lugar decía que “si usted se apellida Gutiérrez, Quiñones o Pancorbo, es poco probable que su antepasado se apellidase Abdherraman”.

    El libro tiene otros capítulos destinados a desmontar mitos menores como la afinidad de gitanos y moriscos � por cierto, en su libro anterior ya demostraba cómo el flamenco no tiene nada que ver con la herencia musulmana � o la insignificancia de la emigración morisca a América, por razones obvias. Más interés tiene el capítulo dedicado a responder a esa pregunta de ¿eran españoles los moriscos? Pasados los años en los que se trataba de españolizar a todo aquel nacido en la península, ya fuera Séneca o Viriato, el autor opina que “español” es un adjetivo que no puede utilizarse en propiedad hasta varios siglos después. Lo que sí destaca es que entre los hispanocristianos había un sentimiento– fuera fundado o no � de continuidad con el período visigodo anterior y una voluntad de recuperar una integridad territorial perdida, que se constituye como base de lo que luego sería España. Para el autor, no es solo que ese sentimiento no pudiese existir en al-Andalus, vinculado real y simbólicamente con el resto del mundo musulmán, sino que los musulmanes de la península trabajan activamente en contra de esa idea � como es lógico � y desde luego renegaban de esa España que � a pesar de la traducción fácil- ni mucho menos equivale a al-Andalus. Hay incontables ejemplos en el libro que apoyan esta idea.

    El libro tiene más cosas, como el análisis de los viajeros románticos europeos que contribuyeron a forjar el mito (Gautier, Amicis o Merimée, que veían ojos moriscos desde Irún y arquitectura islámica en la puerta del Sol o la Casa de Pilatos) o de los menos conocidos viajeros árabes por una España posterior al XV que les es completamente ajena. También son curiosos los ejemplos de libros de texto de Siria o Iraq y su visión delirante de al-Andalus, y en general la multitud de citas disparatadas de los que, de buena fe o por pura ignorancia, confunden la realidad y el mito.

    Me gustaría añadir algo, que no habría por qué decir, pero que quizá sea conveniente: el autor no es ningún reaccionario, ni un defensor de la España eterna ni demás sandeces. Si acaso es, como alguien decía, un provocador necesario. Demuestra ganas de saber la verdad, contar lo que sabe y– eso sí � mostrar su legítima indignación ante tantas patrañas, que no son simplemente despreciadas sino desmentidas con detalle y argumentación. Como ejemplo, diré que al hablar de esa convivencia que algunos quieren basar en un pasado mítico, expone con mesura cómo no hay por qué renunciar a la utopía, sino simplemente ser conscientes del esfuerzo que supone y de que requiere la voluntad de todas las partes implicadas. Algo muy sensato, pero que pide conocer la realidad del pasado, y no dejarse llevar por los espejismos del mito.

    En resumen, un libro interesantísimo (junto con el primero, por el que recomendaría empezar), y que a mi personalmente me ha descubierto muchas cosas que ignoraba y me ha hecho repensar muchas otras que creía conocer. Uno de esos libros que invitan a no asumir como cierto aquello que más se repite, por muy reconfortante o atractivo que sea. Es una pena pero a veces los hechos van por otro lado.

    http://www.hislibris.com/la-quimera-de-al-andalus-serafin-fanjul/

  8. #38
    Fecha de Ingreso
    21 jun, 11
    Mensajes
    234

    Predeterminado

    Podemos analizar cualquiera de estos articulos y comprobar el numero de palabras de origen arabes que hay en ellos.

    Seran algu residual, como la huella del Islam en España, igual que en el resto de los lugares que invadió y luego fue expulsado.

    En Grecia, lugar que conozco bastante bien, no queda practicamente nada, alguna mezquita construida sobre un templo cristiano. Y no hables a los griegos de los musulmanes, que pareces que los estás insultado, especialmente de los turcos.

    Y para el que me diga que Grecia está hecha una pena, les contesto que ya quisiera cualquier país musulman estar una cuarta parte de como están los griegos.

  9. #39
    Fecha de Ingreso
    21 jun, 11
    Mensajes
    234

    Predeterminado

    Cita Iniciado por Alifa Ver Mensaje
    LO DE SIEMPRE ; QUE TE MUERES Y TE COMEN LOS GUSANOS, DISFRUTA DE ESTA VIDA QUE ES LO QUE TIENES, SI ES VERDAD, ES LO DE SIEMPRE,( POR LO MENOS TIENES RAZON EN ALGO), DISFRUTALO MIENTRAS PUEDAS ANDA, luego tendràs lo que te has ganado, que lo disfrutes tambièn. ..." Y ALLAH quiere volverse a vosotros con Su favor pero los que siguen los apetitos quieren que caigàis en una gran desviaciòn... Mira como inventan mentiras sobre Allah. No hace falta un delito màs evidente (4-49) A èsos Allah los ha maldecido y al que Allah maldice no encontraràs quien lo auxilie. (4-51) Entre ellos, algunos creen en èl(el Libro) y otros se apartan. Yahannam les bastarà como fuego abrasador." (4-54)
    No sé si voy a poder dormir de aquí en adelante con las cosas que dice Allah de los infieles.

    Se nota que es un dios misericordioso y compasivo. El infierno va a estar lleno y se va a quedar solo a este paso. Me iré comprando un traje de amianto antes de que se pongan mas caros con tanto infierno.

  10. #40
    Fecha de Ingreso
    08 jul, 11
    Mensajes
    215

    Post

    Cita Iniciado por Jander Clander Ver Mensaje
    No sé si voy a poder dormir de aquí en adelante con las cosas que dice Allah de los infieles.

    Se nota que es un dios misericordioso y compasivo. El infierno va a estar lleno y se va a quedar solo a este paso. Me iré comprando un traje de amianto antes de que se pongan mas caros con tanto infierno.
    Hi:

    Tienes razón pariente.

    Hasta de cuero te puede servir para ver si acabas con la misericordia del clero pederastas,del estado Vaticano, que incluso algunos han sido "beatificados".

    Ha.

Etiquetas para este Tema

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •