Israel agrede a Palestina mientras Otan bombardea Libia con apoyo de Liga Árabe


Bombardeos contra civiles, torturas a detenidos y a menores, desplazamiento forzado de pobladores y el despojo de viviendas y tierras son una constante por parte de Israel contra Palestina.

2011-03-29 11:16:56 / Fuente: Leandro Albani, Agencia Venezolana de Noticias

Desde hace 60 años, cuando fue creado el Estado israelí en territorio palestino, estos hechos se reproducen de manera sistemática.

Por más que las condenas internacionales contra esta situación aumenten, los diferentes gobiernos de Tel Aviv se mantienen inamovibles en sus políticas sobre los territorios ocupados.

Si la actual invasión militar a Libia, con apoyo de la Liga Árabe, reveló que las fuerzas occidentales presentaron acusaciones de todo tipo contra Muamar Al Gaddafi, y escasas pruebas sobre lo que sucedía realmente en ese país, en el caso de Israel las pruebas abundan pero las sanciones contra el actual gobierno de Benjamin Nethanyau apenas están en la agenda internacional.

Algunos ejemplos pueden graficar la situación:

El 28 de marzo dos palestinos murieron y otros tres resultaron heridos en un ataque aéreo israelí en la ciudad de Jabalya, en la Franja de Gaza, bajo la justificación de responder al lanzamiento de cohetes artesanales por parte de organizaciones palestina que los utilizan como forma de defensa.

El mismo día, la agencia Efe informó que la Policía Militar de Israel comenzó una investigación contra un soldado hebreo por grabar con su teléfono móvil a menores palestinos y a un detenido en situaciones humillantes.

Según lo publicado por el portal www.politicaymedios.com, durante 2011, uniformados israelíes han secuestrado a 150 niños, para luego interrogarlos sin la presencia de sus padres o un representante adulto.

Organismos de derechos humanos tanto palestinos como israelíes denunciaron en reiteradas ocasiones que al menos existen 230 prisioneros palestinos menores de edad en cárceles hebreas.

El 27 de marzo el Ejército israelí desplegó un sistema antimisiles denominado Iron Dome (Cúpula de Hierro) para proteger las localidades afectadas por los cohetes lanzados desde la Franja de Gaza.

El alcance de los cohetes Kassam es mínimo en comparación al poder de fuego israelí y apenas causan daños en la frontera hebrea.

Mientras Tel Aviv anunciaba su nuevo armamento, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) alertó sobre el aumento de la violencia en los territorios ocupados por Israel.

La entidad reveló que en lo que va del año, ya se produjo la muerte de 11 niños, los últimos ocurridos la semana anterior cuando tres menores fueron ultimados por un proyectil de un tanque israelí en la franja de Gaza.

Unicef también recordó que en uno de los últimos ataques israelíes, 60 niños palestinos fueron heridas.

El 25 de marzo aviones israelíes bombardearon la Franja de Gaza, el mismo día que los palestinos se encontraban de duelo luego del asesinato de ocho pobladores por parte de los ataques militares de Tel Aviv.

Netanyahu aseveró que el objetivo de su gobierno es dar una respuesta “agresiva y responsable” para “restablecer la seguridad” en el país, mientras que el ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, justificó las muertes porque “es el precio que hay que pagar" cuando hay que lidiar con lo que calificó como “terroristas”.

El 24 de marzo colonos judíos del asentamiento ilegal de Miskiyut, protegidos por soldados israelíes, instalaron una valla de alambre de púas en torno a una casa palestina, impidiendo a sus residentes ingresar o salir de la vivienda, previa amenaza de muerte a la familia que la habitaba.

El Centro de Derechos Humanos Palestinos (CDHP), en su último reporte semanal, constató que una comisaría y un número de instalaciones civiles resultaron destruidas en Gaza, mientras que fuerzas israelíes “continuaron disparando a trabajadores, agricultores y pescadores palestinos” en el enclave costero.

A esto se suma que los soldados judíos “continuaron utilizando medidas de fuerza contra manifestaciones pacíficas en Cisjordania”, además de que las tropas hebreas “realizaron 45 incursiones en comunidades palestinas en Cisjordania”.

Hasta el momento, ni Estados Unidos, Francia o Gran Bretaña llamaron al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para que decida sanciones contra Israel.

Para esas potencias occidentales la prioridad es instalar y asegurar la invasión militar contra Libia, y confirmar que Tel Aviv sigue siendo un socio fundamental para controlar Medio Oriente.

-----


Salaam