Capítulo extraido de libro:

LA VACA
Una metáfora sobre cómo vencer el conformismo y la mediocridad
Por Camilo Cruz,

Capítulo Siete – Una vida libre de vacas.

Cuando matas tus vacas aceptas la totalidad de la responsabilidad por tu éxito. Te

conviertes en arquitecto de tu propio destino.

Querer triunfar, tener buenas intenciones y contar con grandes sueños, por si solo no te

conducirá al éxito. Por cada gran idea o invención que terminó por cambiar la historia

de la humanidad, han habido miles de ideas que nunca se materializaron, porque

aquellos que las concibieron y quizás desarrollaron un plan para su logro, nunca

pusieron ese plan en movimiento. Esa fue su vaca: La falta de acción.

Así que echa a rodar tus planes. No te pares a pensar en todos los problemas que

puedan surgir. Muchas personas planean y ensayan su propio fracaso al malgastar una

gran cantidad de tiempo anticipando lo peor. Los grandes triunfadores aceptan los

riesgos que generalmente acompañan la búsqueda del éxito. Esa valentía, ese

arranque, ese entendimiento de que todo gran sueño demanda acción inmediata, es lo

que distingue al ganador del perdedor.

En el juego de la vida o eres jugador o eres espectador. Los triunfadores son más que

simples participantes, ellos están totalmente comprometidos con sus objetivos. Ellos no

buscan excusas, ya que saben que sus amigos no las necesitan y sus enemigos no las

creerán de todas maneras. Cualquiera que sea tu vaca, existe una forma de matarla: La

acción.

No permitas que la vida te pase de largo, libérate de tus vacas y cuídate de no engrosar

las filas de aquellos que en la postrimería de sus vidas solo pueden recordar con

remordimiento y tristeza todas las oportunidades perdidas.

Encara todo nuevo reto; desafía las normas convencionales; rompe las reglas del juego.

Las preocupaciones, los temores, los miedos, y las dudas no son mas que vacas que

tratan de robarte tus sueños y mantenerte atado a una vida de mediocridad.

Te invito a que aceptes el reto de vivir una vida libre de vacas, una vida donde todo

sueño es posible y los únicos límites son aquellos que tú mismo impongas.

Acepta este reto y te aseguro que muy pronto tú y yo nos veremos en la cumbre del

éxito.

---