Página 1 de 2 12 ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 10 de 13

Tema: 9 años después del 9-11 - Vamos a dejar de cumplir los objetivos de Bin Laden

  1. #1
    Fecha de Ingreso
    15 dic, 08
    Mensajes
    3,505

    Predeterminado 9 años después del 9-11 - Vamos a dejar de cumplir los objetivos de Bin Laden

    Esta nota es tendenciosa y falsea la verdad de manera alevosa.
    La mentira más notable es cuando afirma "...más de 5.000 de nuestros soldados han muerto, decenas de miles de iraquíes y afganos también" ignorando (a propósito o por estupidez) que los muertos iraquíes y afganos superan largamente el millón de muertos (para no hablar de los heridos, los mutilados y los contaminados -condenados a muerte- por el uranio empobrecido de las municiones yanquis, además de los desplazados dentro y fuera de Irak y Afganistán.

    Pero es cierto cuando plantea que los USAmericanos son absolutamente imbéciles y le han hecho el juego a esa incógnita llamada Osama Bin Laden, sea Bin Laden una realidad de Medio Oriente o el mascarón de proa de un "atentado de bandera falsa" al que son tan afectos los yanquis.

    Por ello creo que vale la pena ponerla (aclarando que fue publicada en Rebelión para que los alérgicos se abstengan de leerla ) .

    Un saludo

    Jorge Aldao

    Nueve años después del 9/11
    Vamos a dejar de cumplir los objetivos de Bin Laden

    Ted Koppel
    washingtonpost.com
    Traducción de Susana Merino


    Los atentados del 11 de septiembre 2001, lograron mucho más de lo que Osama bin Laden podría haber imaginado. Esto es no sólo debido a que produjeron cerca de 3.000 muertes, ni tampoco porque golpearon en el corazón del poder financiero y militar estadounidense. Los resultados fueron sólo un cebo, para que los Estados Unidos cayeran en la trampa.

    LA HISTORIA

    Nueve años después de 9 / 11, es hora de dejar de ayudar a bin Laden

    Una guerra más costosa de lo que pensábamos

    ¿Dónde estaba usted el 9 / 11?

    El objetivo de cualquier ataque terrorista organizado es incitar a un enemigo mucho más poderoso a una respuesta excesiva. Y en los últimos nueve años, Estados Unidos ha caído en la trampa del 9 / 11 reaccionando una y otra vez exageradamente. Bin Laden merece nuestra hostilidad, nuestra angustia nacional y nuestro desprecio pero además se merece ser tomado en serio como el táctico astuto que es. Sin embargo gran parte de lo que ha conseguido lo hemos hecho nosotros y lo seguiremos haciendo. Bin Laden no merece que nosotros, aún sin darnos cuenta, le ayudemos a cumplir muchos de sus inimaginables sueños.

    No tendría que haber sido así. La respuesta inicial del gobierno de Bush era justa. La equilibrada combinación de agentes de la CIA, fuerzas especiales y fuerza aérea quebró a los Talibán en Afganistán y obligó a bin Laden y a los restos de al-Qaeda a merodear por la frontera pakistaní. La reacción estadounidense fue rápida, potente y eficaz - una clara advertencia a cualquier organización que intentara otro ataque terrorista contra los Estados Unidos. Ese fue el momento en que el presidente George W. Bush debería haber declarado: "misión cumplida", con la advertencia, sin entrar en detalles, de que las agencias de EE.UU. y el ejército continuarían en la búsqueda del líder de Al Qaeda. El mundo habría entendido y la mayoría de los estadounidenses hubieran quedado probablemente satisfechos.

    Pero lo insidioso del terrorismo es que no existe la seguridad absoluta. Cada incidente provoca la sospecha de que algo peor puede suceder. La administración Bush se convenció de que las mentes que conspiraron para convertir aviones de pasajeros en misiles balísticos podrían descubrir la forma de incorporar a esos "misiles" armas químicas, biológicas o cargas nucleares. Y eso se convirtió en una pesadilla existencial que dio lugar, en lo inmediato, a una progresión de hipótesis sin fundamento: que Saddam Hussein había desarrollado armas de destrucción masiva, incluso armas nucleares; que existía una conexión entre el líder iraquí y Al Qaeda.


    Bin Laden no tuvo nada que ver con el fomento de esas falsas ideas. Nada de eso tenía conexión real con el 9 / 11. No hubo en ese momento ningún grupo conocido como "al-Qaeda en Irak". Pero el clima político existente superó la débil oposición a que se debía invadir Irak y Estados Unidos entró en un segundo teatro de guerra, un teatro que demostró ser mucho más difícil y doloroso y drenante que lo que sus partidarios habían imaginado.

    Cuando el presidente Obama declaró sólo recientemente, que el papel de combatiente de los EEUU en Irak habían terminado, pasó por alto la probabilidad de que decenas de miles de soldados de los EE.UU. tendrán que permanecer posiblemente allí, por varios años más porque Irak carece de capacidad militar para protegerse contra agresiones externas (léase: Irán) La ironía final es que Hussein, con el objeto de mantener a sus vecinos en jaque, permitió que el resto del mundo creyera que podía tener armas de destrucción masiva. Provocó con ello su propia destrucción, así como la actual necesidad de las fuerzas de los EEUU. de llenar el vacío que él y su amenazadora presencia produjeron.

    En cuanto a los 100.000 soldados de EE.UU. desplegados en Afganistán muchos de ellos permanecerán también allí en los próximos años, - no a causa del compromiso de los Estados Unidos de instalar allí una democracia que funcione, ni mucho menos por lo que lo que les sucedería a las niñas y mujeres afganas si los Talibán recuperaran el control. Tiene que ver con las armas nucleares. Pakistán tiene un arsenal de 60 a 100 ojivas nucleares. No se sabe cuales serían las consecuencias si algunas de ellas llegaran a caer en manos de los aliados fundamentalistas de Al Qaeda en Pakistán.

    Una vez más, este dilema es parte de nuestra propia fabricación. La guerra estadounidense contra el terrorismo es ampliamente percibida en todo Pakistán como una guerra contra el Islam. Un fuerte fundamentalismo islámico está allí ganando terreno y amenazando la estabilidad del gobierno, del cual dependemos para garantizar la seguridad de las armas nucleares. Aunque una nutrida presencia militar de EE.UU. en Pakistán es insostenible para el gobierno de Islamabad, decenas de miles de soldados EE.UU. permanecerán probablemente desplegados en Afganistán durante algún tiempo.

    Quizá Bin Laden preveía algunos de estos resultados cuando lanzó su operación 9 / 11, desde las seguras bases de los Talibán en Afganistán. Dado a que las naciones víctimas de grupos terroristas abandonan rutinariamente una parte de sus tradicionales principios, puede haber previsto también algo así como lo de Abu Ghraib, "sitios negros," rendiciones extraordinarias y hasta la prisión de la Bahía de Guantánamo. Pero en estas y en muchas otras acciones, Bin Laden necesitaba nuestra involuntaria colaboración, y se la hemos proporcionado - más de mil millones se han gastado en las dos guerras, más de 5.000 de nuestros soldados han muerto, decenas de miles de iraquíes y afganos también. Nuestras fuerzas armadas están tan sobrecargadas que las pocas industrias que siguen creciendo en nuestra maltratada economía son la de las empresas contratistas privadas que proporcionan toda clase de servicios desde los interrogatorios hasta la seguridad en los sectores de inteligencia.

    Hemos corrido a Afganistán y a Irak, y más recientemente a Yemen y a Somalia, hemos creado un aparato de seguridad nacional hipertrofiado y estamos tan absortos en nuestra propia furia y tan ajenos a las intenciones del enemigo que convertimos la construcción de un centro islámico en el Bajo Manhattan en un debate nacional y permanecemos impotentes, mientras un ministro protestante en la Florida ultraja hasta a nuestros amigos del mundo islámico con la amenaza de quemar ejemplares del Corán.

    Si bin Laden no previó todo esto, seguro que no tardó en entenderlo. En un mensaje de vídeo de 2004, se jactó de conducir a los Estados Unidos al camino de su propia destrucción. "Todo lo que tenemos que hacer es enviar dos mujaidines... con un pequeño trozo de tela en el que esté escrito “al-Qaeda” para poner en carrera a los generales y causarles pérdidas humanas, económicas y políticas a los EEUU"

    A través del gasto inicial de unos cientos de miles de dólares, entrenando y luego sacrificando a 19 de sus soldados de a pie, Bin Laden ha visto a su relativamente pequeña y todo menos anónima organización de unos pocos cientos de fanáticos contar con la franquicia más internacionalmente conocida después de McDonald's. ¿Podría haber logrado más con menos algún enemigo de los Estados Unidos?

    ¿Podría Bin Laden, haber tenido, en su más locas fantasías, la esperanza de provocar un caos mayor? Ya es hora de reflexionar sobre lo que nuestros enemigos buscaban y todavía se proponen llevar a cabo - y cómo los hemos ayudado

    Ted Koppel, quién fuera jefe de redacción de la "ABC" Nightline "desde 1980 hasta 2005, es un analista que colabora con la BBC World News America.

    http://www.washingtonpost.com/wp-dyn...=nl_pmheadline

  2. #2
    Fecha de Ingreso
    07 oct, 08
    Ubicación
    Barcelona. Catalunya
    Mensajes
    4,779

    Predeterminado

    Cita Iniciado por Jorge Aldao Ver Mensaje
    Esta nota es tendenciosa y falsea la verdad de manera alevosa.
    La mentira más notable es cuando afirma "...más de 5.000 de nuestros soldados han muerto, decenas de miles de iraquíes y afganos también" ignorando (a propósito o por estupidez) que los muertos iraquíes y afganos superan largamente el millón de muertos (para no hablar de los heridos, los mutilados y los contaminados -condenados a muerte- por el uranio empobrecido de las municiones yanquis, además de los desplazados dentro y fuera de Irak y Afganistán.

    Pero es cierto cuando plantea que los USAmericanos son absolutamente imbéciles y le han hecho el juego a esa incógnita llamada Osama Bin Laden, sea Bin Laden una realidad de Medio Oriente o el mascarón de proa de un "atentado de bandera falsa" al que son tan afectos los yanquis.

    Por ello creo que vale la pena ponerla (aclarando que fue publicada en Rebelión para que los alérgicos se abstengan de leerla ) .

    Un saludo

    Jorge Aldao

    Nueve años después del 9/11
    Vamos a dejar de cumplir los objetivos de Bin Laden

    Ted Koppel
    washingtonpost.com
    Traducción de Susana Merino


    Los atentados del 11 de septiembre 2001, lograron mucho más de lo que Osama bin Laden podría haber imaginado. Esto es no sólo debido a que produjeron cerca de 3.000 muertes, ni tampoco porque golpearon en el corazón del poder financiero y militar estadounidense. Los resultados fueron sólo un cebo, para que los Estados Unidos cayeran en la trampa.

    LA HISTORIA

    Nueve años después de 9 / 11, es hora de dejar de ayudar a bin Laden

    Una guerra más costosa de lo que pensábamos

    ¿Dónde estaba usted el 9 / 11?

    El objetivo de cualquier ataque terrorista organizado es incitar a un enemigo mucho más poderoso a una respuesta excesiva. Y en los últimos nueve años, Estados Unidos ha caído en la trampa del 9 / 11 reaccionando una y otra vez exageradamente. Bin Laden merece nuestra hostilidad, nuestra angustia nacional y nuestro desprecio pero además se merece ser tomado en serio como el táctico astuto que es. Sin embargo gran parte de lo que ha conseguido lo hemos hecho nosotros y lo seguiremos haciendo. Bin Laden no merece que nosotros, aún sin darnos cuenta, le ayudemos a cumplir muchos de sus inimaginables sueños.

    No tendría que haber sido así. La respuesta inicial del gobierno de Bush era justa. La equilibrada combinación de agentes de la CIA, fuerzas especiales y fuerza aérea quebró a los Talibán en Afganistán y obligó a bin Laden y a los restos de al-Qaeda a merodear por la frontera pakistaní. La reacción estadounidense fue rápida, potente y eficaz - una clara advertencia a cualquier organización que intentara otro ataque terrorista contra los Estados Unidos. Ese fue el momento en que el presidente George W. Bush debería haber declarado: "misión cumplida", con la advertencia, sin entrar en detalles, de que las agencias de EE.UU. y el ejército continuarían en la búsqueda del líder de Al Qaeda. El mundo habría entendido y la mayoría de los estadounidenses hubieran quedado probablemente satisfechos.

    Pero lo insidioso del terrorismo es que no existe la seguridad absoluta. Cada incidente provoca la sospecha de que algo peor puede suceder. La administración Bush se convenció de que las mentes que conspiraron para convertir aviones de pasajeros en misiles balísticos podrían descubrir la forma de incorporar a esos "misiles" armas químicas, biológicas o cargas nucleares. Y eso se convirtió en una pesadilla existencial que dio lugar, en lo inmediato, a una progresión de hipótesis sin fundamento: que Saddam Hussein había desarrollado armas de destrucción masiva, incluso armas nucleares; que existía una conexión entre el líder iraquí y Al Qaeda.


    Bin Laden no tuvo nada que ver con el fomento de esas falsas ideas. Nada de eso tenía conexión real con el 9 / 11. No hubo en ese momento ningún grupo conocido como "al-Qaeda en Irak". Pero el clima político existente superó la débil oposición a que se debía invadir Irak y Estados Unidos entró en un segundo teatro de guerra, un teatro que demostró ser mucho más difícil y doloroso y drenante que lo que sus partidarios habían imaginado.

    Cuando el presidente Obama declaró sólo recientemente, que el papel de combatiente de los EEUU en Irak habían terminado, pasó por alto la probabilidad de que decenas de miles de soldados de los EE.UU. tendrán que permanecer posiblemente allí, por varios años más porque Irak carece de capacidad militar para protegerse contra agresiones externas (léase: Irán) La ironía final es que Hussein, con el objeto de mantener a sus vecinos en jaque, permitió que el resto del mundo creyera que podía tener armas de destrucción masiva. Provocó con ello su propia destrucción, así como la actual necesidad de las fuerzas de los EEUU. de llenar el vacío que él y su amenazadora presencia produjeron.

    En cuanto a los 100.000 soldados de EE.UU. desplegados en Afganistán muchos de ellos permanecerán también allí en los próximos años, - no a causa del compromiso de los Estados Unidos de instalar allí una democracia que funcione, ni mucho menos por lo que lo que les sucedería a las niñas y mujeres afganas si los Talibán recuperaran el control. Tiene que ver con las armas nucleares. Pakistán tiene un arsenal de 60 a 100 ojivas nucleares. No se sabe cuales serían las consecuencias si algunas de ellas llegaran a caer en manos de los aliados fundamentalistas de Al Qaeda en Pakistán.

    Una vez más, este dilema es parte de nuestra propia fabricación. La guerra estadounidense contra el terrorismo es ampliamente percibida en todo Pakistán como una guerra contra el Islam. Un fuerte fundamentalismo islámico está allí ganando terreno y amenazando la estabilidad del gobierno, del cual dependemos para garantizar la seguridad de las armas nucleares. Aunque una nutrida presencia militar de EE.UU. en Pakistán es insostenible para el gobierno de Islamabad, decenas de miles de soldados EE.UU. permanecerán probablemente desplegados en Afganistán durante algún tiempo.

    Quizá Bin Laden preveía algunos de estos resultados cuando lanzó su operación 9 / 11, desde las seguras bases de los Talibán en Afganistán. Dado a que las naciones víctimas de grupos terroristas abandonan rutinariamente una parte de sus tradicionales principios, puede haber previsto también algo así como lo de Abu Ghraib, "sitios negros," rendiciones extraordinarias y hasta la prisión de la Bahía de Guantánamo. Pero en estas y en muchas otras acciones, Bin Laden necesitaba nuestra involuntaria colaboración, y se la hemos proporcionado - más de mil millones se han gastado en las dos guerras, más de 5.000 de nuestros soldados han muerto, decenas de miles de iraquíes y afganos también. Nuestras fuerzas armadas están tan sobrecargadas que las pocas industrias que siguen creciendo en nuestra maltratada economía son la de las empresas contratistas privadas que proporcionan toda clase de servicios desde los interrogatorios hasta la seguridad en los sectores de inteligencia.

    Hemos corrido a Afganistán y a Irak, y más recientemente a Yemen y a Somalia, hemos creado un aparato de seguridad nacional hipertrofiado y estamos tan absortos en nuestra propia furia y tan ajenos a las intenciones del enemigo que convertimos la construcción de un centro islámico en el Bajo Manhattan en un debate nacional y permanecemos impotentes, mientras un ministro protestante en la Florida ultraja hasta a nuestros amigos del mundo islámico con la amenaza de quemar ejemplares del Corán.

    Si bin Laden no previó todo esto, seguro que no tardó en entenderlo. En un mensaje de vídeo de 2004, se jactó de conducir a los Estados Unidos al camino de su propia destrucción. "Todo lo que tenemos que hacer es enviar dos mujaidines... con un pequeño trozo de tela en el que esté escrito “al-Qaeda” para poner en carrera a los generales y causarles pérdidas humanas, económicas y políticas a los EEUU"

    A través del gasto inicial de unos cientos de miles de dólares, entrenando y luego sacrificando a 19 de sus soldados de a pie, Bin Laden ha visto a su relativamente pequeña y todo menos anónima organización de unos pocos cientos de fanáticos contar con la franquicia más internacionalmente conocida después de McDonald's. ¿Podría haber logrado más con menos algún enemigo de los Estados Unidos?

    ¿Podría Bin Laden, haber tenido, en su más locas fantasías, la esperanza de provocar un caos mayor? Ya es hora de reflexionar sobre lo que nuestros enemigos buscaban y todavía se proponen llevar a cabo - y cómo los hemos ayudado

    Ted Koppel, quién fuera jefe de redacción de la "ABC" Nightline "desde 1980 hasta 2005, es un analista que colabora con la BBC World News America.

    http://www.washingtonpost.com/wp-dyn...=nl_pmheadline

    salam Jorge:

    He leído eso que as puesto de un tal Ted Koppel, para que sepas ese señor es amigo personal de Henry Kissinger.

    El artículo en cuestión es lo que se llama "manipulación descarada". Y se encuadra en la típica tendencia de explicar los fenómenos geopolíticos a la conveniencia de los intereses Imperiales.

    En una entrevista, comentó Koppel "Henry Kissinger es, simple y sencillamente, el mejor secretario de Estado que hemos tenido en 20, quizá 30 años - sin duda uno de los dos o tres grandes secretarios de Estado de nuestro siglo", y agregó: "Estoy orgulloso de ser amigo de Henry Kissinger. Él es un hombre extraordinario. Este país ha perdido mucho por no tenerlo en una posición de influencia y autoridad "*

    Creo amigo Jorge que con esto es suficiente.

    Ese arti-culo no me ha gustado nada, pero nada.

    salam

    -----------------------------------------
    * Columbia Journalism Review, marzo / abril de 1989.
    “El fenómeno del Libro Sagrado (Al-Qu`rân) regla de vida de este mundo y guía más allá de él (...) es la compresión del sentido verdadero del Libro. Pero el modo de comprender está condicionado por el modo de ser del que comprende y, recíprocamente, el comportamiento interior del creyente está en función de su modo de comprender.”. Henry Corbín. Historia de la Filosofía Islámica. Editorial Trotta. 1994 Madrid. pp. 19

  3. #3
    Fecha de Ingreso
    15 dic, 08
    Mensajes
    3,505

    Predeterminado

    Cita Iniciado por `Abdal-lâh Ver Mensaje
    salam Jorge:

    He leído eso que as puesto de un tal Ted Koppel, para que sepas ese señor es amigo personal de Henry Kissinger.

    El artículo en cuestión es lo que se llama "manipulación descarada". Y se encuadra en la típica tendencia de explicar los fenómenos geopolíticos a la conveniencia de los intereses Imperiales.

    En una entrevista, comentó Koppel "Henry Kissinger es, simple y sencillamente, el mejor secretario de Estado que hemos tenido en 20, quizá 30 años - sin duda uno de los dos o tres grandes secretarios de Estado de nuestro siglo", y agregó: "Estoy orgulloso de ser amigo de Henry Kissinger. Él es un hombre extraordinario. Este país ha perdido mucho por no tenerlo en una posición de influencia y autoridad "*

    Creo amigo Jorge que con esto es suficiente.

    Ese arti-culo no me ha gustado nada, pero nada.

    salam

    -----------------------------------------
    * Columbia Journalism Review, marzo / abril de 1989.
    `Abdal-lâh... Salam....

    Me sorprende que la nota esta te haya disgustado

    De entrada dije que la nota era tendenciosa y que falseaba la verdad de manera descarada.

    Y es coherente (con el texto de la nota) tu información de que el tipo admira a Kissinger (el Secretario de Estado de USA que recomendó a la última Dictadura Militar Argentina que se apresuraran a cometer todos sus crímenes porque se avecinaban tiempos en que USAmérica no podría seguir avalando esa masiva violación de los derechos humanos en nuestro país).

    Sin embargo, creo que no adviertes la importancia de que, desde las entrañas del monstruo, se señale que lo que han hecho los USAmericanos después de las Torres Gemelas es una "pelotudez" mayúscula y continuada.

    Porque pienso que es ingenuo pensar que los yanquis van a dejar de matar, asesinar, torturar y hacer lo que se les cante en todo el mundo por razones de orden moral.

    Si dejan de hacerlo será, únicamente, por la simple razón de que seguir haciendo esas cosas se convierte en algo excesivamente oneroso en lo político y en lo financiero.

    De allí la importancia que asigno a esta nota.

    Alguien, que forma parte del riñón del 4º REICH, está diciendo que hay que parar la mano y dejarse de hacer estupideces.

    Y este tipo será mucho más escuchado que cualquiera de todos aquellos (en Oriente Próximo o en Europa) que denuncian las profundas injusticias de las guerras de agresión USAmericanas.

    Ni siquiera lo escuchan a Jimmy Carter, el ex Presidente de USA, porque él dice que lo de Palestina es una salvajada.

    Pero lo escucharían a Carter si, en lugar de un planteo moral, el ex Presidente yanqui estuviera planteando las cosas en términos de costo-beneficio y señalando que es un mal negocio para USA seguir apoyando a Sionaziland.

    ¿Crees que los yanquis escuchan a Desmond Tutu, a Hugo Chávez o a cualquier persona decente que denuncie los crímenes yanquis?

    Por ello este texto me parece muy importante en este momento, cuando hay suficientes indicadores de que se puede desatar en la región un conflicto de gravedad inconmensurable de USAmérica y Sionaziland contra Irán.

    Un saludo

    Jorge Aldao

  4. #4
    Fecha de Ingreso
    07 oct, 08
    Ubicación
    Barcelona. Catalunya
    Mensajes
    4,779

    Predeterminado

    Cita Iniciado por Jorge Aldao Ver Mensaje
    `Abdal-lâh... Salam....

    Me sorprende que la nota esta te haya disgustado

    De entrada dije que la nota era tendenciosa y que falseaba la verdad de manera descarada.

    Y es coherente (con el texto de la nota) tu información de que el tipo admira a Kissinger (el Secretario de Estado de USA que recomendó a la última Dictadura Militar Argentina que se apresuraran a cometer todos sus crímenes porque se avecinaban tiempos en que USAmérica no podría seguir avalando esa masiva violación de los derechos humanos en nuestro país).

    Sin embargo, creo que no adviertes la importancia de que, desde las entrañas del monstruo, se señale que lo que han hecho los USAmericanos después de las Torres Gemelas es una "pelotudez" mayúscula y continuada.

    Porque pienso que es ingenuo pensar que los yanquis van a dejar de matar, asesinar, torturar y hacer lo que se les cante en todo el mundo por razones de orden moral.

    Si dejan de hacerlo será, únicamente, por la simple razón de que seguir haciendo esas cosas se convierte en algo excesivamente oneroso en lo político y en lo financiero.

    De allí la importancia que asigno a esta nota.

    Alguien, que forma parte del riñón del 4º REICH, está diciendo que hay que parar la mano y dejarse de hacer estupideces.

    Y este tipo será mucho más escuchado que cualquiera de todos aquellos (en Oriente Próximo o en Europa) que denuncian las profundas injusticias de las guerras de agresión USAmericanas.

    Ni siquiera lo escuchan a Jimmy Carter, el ex Presidente de USA, porque él dice que lo de Palestina es una salvajada.

    Pero lo escucharían a Carter si, en lugar de un planteo moral, el ex Presidente yanqui estuviera planteando las cosas en términos de costo-beneficio y señalando que es un mal negocio para USA seguir apoyando a Sionaziland.

    ¿Crees que los yanquis escuchan a Desmond Tutu, a Hugo Chávez o a cualquier persona decente que denuncie los crímenes yanquis?

    Por ello este texto me parece muy importante en este momento, cuando hay suficientes indicadores de que se puede desatar en la región un conflicto de gravedad inconmensurable de USAmérica y Sionaziland contra Irán.

    Un saludo

    Jorge Aldao
    salam Jorge:

    Perdona Jorge no había leido tú nota inicial, me fui directamente al dichoso articulo, luego te comento lo que pienso del articulo.

    salam
    “El fenómeno del Libro Sagrado (Al-Qu`rân) regla de vida de este mundo y guía más allá de él (...) es la compresión del sentido verdadero del Libro. Pero el modo de comprender está condicionado por el modo de ser del que comprende y, recíprocamente, el comportamiento interior del creyente está en función de su modo de comprender.”. Henry Corbín. Historia de la Filosofía Islámica. Editorial Trotta. 1994 Madrid. pp. 19

  5. #5
    Fecha de Ingreso
    15 dic, 08
    Mensajes
    3,505

    Predeterminado

    Cita Iniciado por `Abdal-lâh Ver Mensaje
    salam Jorge:

    Perdona Jorge no había leido tú nota inicial, me fui directamente al dichoso articulo, luego te comento lo que pienso del articulo.

    salam
    `Abdal-lâh... Salam...

    Como diría ALF (el extraterrestre de la serie de TV) "no hay problema".
    Quizás el error fue mío al no aclarar las razones de poner esa nota (señalando únicamente lo tendenciosa y falseadora de la verdad).
    Me parecía que las observaciones que puse en mi respuesta a tu mensaje eran obvias y por ello me "las comí" dándolas por supuestas.

    Por supuesto que el mensaje completo es tendencioso.
    Por ejemplo, la manera sibilina en que este "hijo del mal padre" apunta contra Irán señalándolo como agresor cuando dice:
    porque Irak carece de capacidad militar para protegerse contra agresiones externas (léase: Irán).
    Eso pese a que es sabido que en la trágica Guerra Irak-Irán, no fue Irán sino Irak el agresor, impulsado económica y con armamentos por USAmérica (que también le proporcionó inteligencia satelital sobre los movimientos de los Iraníes) además del auxilio de la armas químicas proporcionadas en apariencia por Francia, las mismas que fueron usadas contra los kurdos.

    Lo que destaco nuevamente es que no debemos esperar del pueblo yanqui, mayoritariamente inculto y fundamentalista, una reacción moral contra las inmoralidades de sus gobernantes.

    Fíjate que en el asunto de la quema de Coranes la mayoría de las personalidades yanquis que se pronunciaron en contra lo hicieron sin objetar la inmoralidad (además de la estupidez) de esa propuesta y justificaron su objeción señalando que era negativo porque incrementaría el antioccidentalismo de los musulmanes.

    Es decir que lo único que preocupa a una abrumadora mayoría de innobles habitantes de Yanquilandia es la relación costo-beneficio y si no hubiera habido riesgo de una reacción masiva antioccidental por la quema de Coranes muy probablemente la habrían aplaudido de la misma manera que no les pareció grave que en Abu Graib y en Guantánamo los psiquiatras yanquis aconsejaran usar el maltrato del Corán como forma de quebrar la resistencia de los prisioneros.

    Destaco las frases de ese texto que, en mi opinión, podrían significar que en la “interna yanqui” hay cambios de actitudes (basados en la ecuación costo-beneficio) que podrían ser positivos para el mundo

    Una guerra más costosa de lo que pensábamos

    Estados Unidos entró en un segundo teatro de guerra, un teatro que demostró ser mucho más difícil y doloroso y drenante que lo que sus partidarios habían imaginado.

    pasó por alto la probabilidad de que decenas de miles de soldados de los EE.UU. tendrán que permanecer posiblemente allí, por varios años más porque Irak carece de capacidad militar para protegerse contra agresiones externas

    En cuanto a los 100.000 soldados de EE.UU. desplegados en Afganistán muchos de ellos permanecerán también allí en los próximos años, - no a causa del compromiso de los Estados Unidos de instalar allí una democracia que funcione, ni mucho menos por lo que lo que les sucedería a las niñas y mujeres afganas si los Talibán recuperaran el control. (¿te imaginabas a algún yanqui diciendo esta verdad de a puño?)

    Aunque una nutrida presencia militar de EE.UU. en Pakistán es insostenible para el gobierno de Islamabad, decenas de miles de soldados EE.UU. permanecerán probablemente desplegados en Afganistán durante algún tiempo.

    hemos creado un aparato de seguridad nacional hipertrofiado y estamos tan absortos en nuestra propia furia y tan ajenos a las intenciones del enemigo que convertimos la construcción de un centro islámico en el Bajo Manhattan en un debate nacional y permanecemos impotentes, mientras un ministro protestante en la Florida ultraja hasta a nuestros amigos del mundo islámico con la amenaza de quemar ejemplares del Corán.

    "Todo lo que tenemos que hacer es enviar dos mujaidines... con un pequeño trozo de tela en el que esté escrito “al-Qaeda” para poner en carrera a los generales y causarles pérdidas humanas, económicas y políticas a los EEUU"

    relativamente pequeña y todo menos anónima organización de unos pocos cientos de fanáticos contar con la franquicia más internacionalmente conocida después de McDonald's. ¿Podría haber logrado más con menos algún enemigo de los Estados Unidos?


    Un saludo

    Jorge Aldao

  6. #6
    Fecha de Ingreso
    07 oct, 08
    Ubicación
    Barcelona. Catalunya
    Mensajes
    4,779

    Predeterminado

    Perdona Jorge te dije que te diría mi opinión sobre el articulo, pero tuve un problema con el ordenador y se me borro lo que tenia preparado. Y no tengo ganas de volver a escribirlo.

    Pero como lo que quería comentar era sobre el mito de Bin Landen se me ha ocurrido otra cosa, podríamos abrir un hilo en el cual se hable del mito de Bin Laden, estilo al hilo de desmitificación del Mito de la Invasión Árabe. .

    Yo no se si te acuerdas de ese personaje llamado “Chacal”, un venezolano llamado Ilich Ramírez Sánchez, que en los 70-80 fue la bestia negra de los yanquis. Y que sobre él los yanquis crearon un personaje mítico y escurridizo, que estaba en todos sitios y cometía todos los atentados habidos y por haber,

    Creo que el esquema mítico de ese personaje, típico de la guerra fría, es casi una copia y en el cuál se basara el Pentágono para crear este personaje mítico que es Bin Laben, un personaje que encaja perfectamente con la tesis de los neocom de Guerra de Civilizaciones.

    Bueno ya hablaremos

    Salam
    “El fenómeno del Libro Sagrado (Al-Qu`rân) regla de vida de este mundo y guía más allá de él (...) es la compresión del sentido verdadero del Libro. Pero el modo de comprender está condicionado por el modo de ser del que comprende y, recíprocamente, el comportamiento interior del creyente está en función de su modo de comprender.”. Henry Corbín. Historia de la Filosofía Islámica. Editorial Trotta. 1994 Madrid. pp. 19

  7. #7
    Fecha de Ingreso
    15 dic, 08
    Mensajes
    3,505

    Predeterminado

    Cita Iniciado por `Abdal-lâh Ver Mensaje
    Perdona Jorge te dije que te diría mi opinión sobre el articulo, pero tuve un problema con el ordenador y se me borro lo que tenia preparado. Y no tengo ganas de volver a escribirlo.

    Pero como lo que quería comentar era sobre el mito de Bin Landen se me ha ocurrido otra cosa, podríamos abrir un hilo en el cual se hable del mito de Bin Laden, estilo al hilo de desmitificación del Mito de la Invasión Árabe. .

    Yo no se si te acuerdas de ese personaje llamado “Chacal”, un venezolano llamado Ilich Ramírez Sánchez, que en los 70-80 fue la bestia negra de los yanquis. Y que sobre él los yanquis crearon un personaje mítico y escurridizo, que estaba en todos sitios y cometía todos los atentados habidos y por haber,

    Creo que el esquema mítico de ese personaje, típico de la guerra fría, es casi una copia y en el cuál se basara el Pentágono para crear este personaje mítico que es Bin Laben, un personaje que encaja perfectamente con la tesis de los neocom de Guerra de Civilizaciones.

    Bueno ya hablaremos

    Salam
    Me parece buena idea...
    Pero no sigamos abriendo hilos que ya demasiado lío me hago y no me entero de que hay mensajes nuevos en los subforos del foro principal de actualidad.
    Este hilo habla de los objetivos de Bin Laden.
    Si luego deriva mucho hacia el mito o no mito, se podría desdoblar pero... por ahora...

    En cuanto al Chacal, creo que está cumpliendo condena de prisión en Francia.

    Un saludo

    Jorge Aldao

  8. #8
    Fecha de Ingreso
    10 jun, 10
    Ubicación
    España
    Mensajes
    42

    Predeterminado

    Hola Jorge y Àbdal-lâh!
    Me uno a la propuesta, a ver qué encuentro.
    De momento os pongo este enlace de voltairenet.org, un artículo sobre el 11-S de Thierry Meyssan.
    http://www.voltairenet.org/article166953.html
    Un saludo!

  9. #9
    Fecha de Ingreso
    15 dic, 08
    Mensajes
    3,505

    Predeterminado

    Cita Iniciado por Heleni Ver Mensaje
    Hola Jorge y Àbdal-lâh!
    Me uno a la propuesta, a ver qué encuentro.
    De momento os pongo este enlace de voltairenet.org, un artículo sobre el 11-S de Thierry Meyssan.
    http://www.voltairenet.org/article166953.html
    Un saludo!

    Interesante nota Heleni.... Como siempre, Thierry Meyssan es impecable

    Gracias por ponerla
    Un saludo
    Jorge Aldao

  10. #10
    Fecha de Ingreso
    15 dic, 08
    Mensajes
    3,505

    Predeterminado La cuchufleta de bin Laden a sus antiguos patrocinadores 1ra parte

    Heleni y Àbdal-lâh… Salam….

    Aquí va una larga nota (en 4 partes) analizando a Osama Bin Laden
    Al autor, Rene Naba, le he traducido varias notas y siempre ha tenido información muy fiable por lo que creo que esta nota vale la pena
    Por supuesto, publicado en Rebelión (Alérgicos abstenerse )
    Un saludo

    Jorge Aldao

    Yemen
    La cuchufleta de bin Laden a sus antiguos patrocinadores


    René Naba
    Rebelión

    Traducido para Rebelión por Caty R



    Este artículo está dedicado a Georges Habbache, líder del Movimiento Nacionalista Árabe y después del Frente de Liberación de Palestina (FPLP), a Abdel Kawi Makkawi, su lugarteniente a la cabeza del FLOSY (Frente de Liberación del Sur del Yemen Ocupado), y a Salem Robaye Ali, presidente de la efímera República del Sur del Yemen, quienes derrocaron el protectorado británico de Adén.

    En fase de erupción en el Sahel y en proceso de reorganización en Iraq, Osama bin Laden acaba de reaparecer en el escenario desde la tierra de sus antepasados, Yemen, lanzando una magistral cuchufleta a sus antiguos patrocinadores nueve años después del apocalíptico ataque que dirigió contra los símbolos de la superpotencia estadounidense, al implantarse en el flanco sur del reino saudí en un combate de vuelta contra la dinastía wahabí dirigido en primer lugar a recuperar su legitimidad y su prestigio en el mundo árabe.

    Abroncado por su furtiva desaparición tras la invasión estadounidense de Afganistán en noviembre de 2001, a bordo de una moto conducida por su siniestro compadre líder de los talibanes, el mulá Omar, el subcontratista emérito de la connivencia entre Arabia Saudí y Estados Unidos en la guerra antisoviética de Afganistán (1980-1989), se ha acordado de sus antiguos proveedores de fondos y ha efectuado un sonado retorno a Yemen, o al menos sus adeptos, reubicándose en Arabia meridional, en el epicentro de las conexiones de la telaraña del dispositivo militar y energético estadounidense, en el borde de la yugular del sistema energético mundial, en la intersección de las rutas de las comunicaciones marítimas internacionales.

    «La guerra olvidada de Yemen» no está tan olvidada, en todo caso no por todo el mundo, a juzgar por sus múltiples protagonistas y el imponente dispositivo militar desplegado en su periferia. Y en la perspectiva del fin de la misión de combate estadounidense en Iraq, a finales de agosto de 2010, Yemen, que fue el campo de batalla del enfrentamiento entre Egipto y Arabia Saudí en la década de 1960, podría volver a convertirse, por tribus interpuestas, en el campo de batalla de las nuevas potencias regionales, Irán por una parte y Arabia Saudí, apoyada por Estados Unidos, por la otra.

    «Cualquiera que consiga la supremacía marítima en el océano Índico será un actor importante en la escena internacional», sostenía ya en el siglo pasado el contraalmirante Alfred Thayus Mahan (1840-1914), geoestratega de la marina estadounidense, señalando así el verdadero objetivo estratégico de la nueva guerra de Yemen. El reposicionamiento del jefe de al-Qaida se ha operado en esta óptica. Situado en el extremo suroeste de la Península Arábiga, fronterizo de Arabia Saudí al norte y del Sultanato de Omán al este, Yemen posee 1.906 kilómetros de costa marítima que unen el Mediterráneo y el océano Índico a través del canal de Suez y el Golfo Pérsico. Jamás colonizado, este país situado, según su etimología, a la derecha en el camino del peregrinaje de La Meca, cubre una superficie de 527.970 kilómetros cuadrados, casi tanta como Francia. Por medio de sus tres islas –Kamran, Perrin y Socotra- domina el acceso al mar Rojo por el estrecho de Bab el-Mandeb y la isla de Socotra (la mayor de las tres) el océano Índico. Señal de la importancia estratégica de la zona, en la época del protectorado británico sobre el sur de Arabia, el Reino Unido convirtió el puerto de Adén en la principal ciudad del sur de Yemen, el cuartel general de la presencia británica al este de Suez, para asegurar la ruta de las Indias.

    I. Una zona totalmente sin ley, la piratería marítima en el Cuerno de África.

    Por otra parte, la militarización de las rutas marítimas figura entre los objetivos de Washington en esa zona sin ley que une el Mediterráneo con el sudeste de Asia y el Extremo Oriente por el canal de Suez, el mar Rojo y el golfo de Adén. Estados Unidos podría establecer una base aeronaval en Socotra destinada a supervisar el movimiento de los navíos en el golfo de Adén, entre ellos los barcos de guerra, y para contribuir a la lucha contra la piratería marítima, corrosiva para la imagen de Occidente en el Tercer Mundo. Por sí mismo, el golfo de Adén representa 660.000 kilómetros cuadrados, pero la zona de cobertura de los piratas ya se extiende hasta las islas Seychelles, es decir, dos millones de kilómetros cuadrados. Las costas somalíes se extienden 3.700 kilómetros por tres Estados, pero casi siempre fuera de cualquier jurisdicción. Veinte mil barcos toman esta ruta marítima cada año y transportan un tercio del suministro energético de Europa. Etiopía, país africano no musulmán, fue designado por Estados unidos para oficiar como «gendarme regional» en el Cuerno de África, a la manera de Israel en Oriente Próximo. Pero el fracaso de Etiopía en la represión de la rebelión del régimen de los Tribunales Islámicos ha llevado a la alianza occidental a establecer un dispositivo de lucha contra la piratería marítima que se articula sobre tres sectores, Estados Unidos, la Unión Europea y la OTAN.

    En 2009 se contabilizaron 168 actos de piratería, entre ellos doce navíos y doscientos cincuenta rehenes detenidos en la costa somalí a 1 de diciembre pasado. El dispositivo internacional está desplegado desde Yibuti (golfo de Adén) y las islas Seychelles (sur del océano Índico), que constituyen las principales bases de apoyo de las operaciones marítimas y aéreas contra la piratería (1). Una veintena de barcos de guerra cruzan permanentemente por el golfo de Adén y patrullan a lo largo de las costas somalíes en nombre de las operaciones siguientes:

    - EUNAVFOR (Atalanta), lanzada por la Unión Europea en diciembre de 2008, por iniciativa de Francia y España.

    - TF150, originalmente una «task force» multinacional de predominio estadounidense con tareas antiterroristas (Enduring freedom, Antiterror)

    - Ocean Field, una fuerza naval provisional de la OTAN que destaca sobre los grupos que maniobran en el océano Índico.

    Ese dispositivo no incluye las unidades separadas de las marinas nacionales de Estados Unidos, Rusia, India, Francia, China, Egipto, Australia y Malasia para misiones limitadas. Principal corredor marítimo que une Oriente Medio, el este de Asia y África con Europa y el continente americano, el océano Índico posee cuatro vías de acceso cruciales para facilitar el comercio marítimo internacional que constituyen otros tantos «cuellos de botella» del comercio mundial del petróleo, a saber: el canal de Suez en Egipto, Bab el-Mandeb (a lo largo de Yibuti y Yemen), el estrecho de Ormuz (a lo largo de Irán y el Sultanato de Omán) y el estrecho de Malacca (a lo largo de Indonesia y Malasia).


    En ese perímetro altamente estratégico, Estados Unidos procedió al mayor despliegue militar fuera del territorio nacional en tiempos de paz. En efecto, la zona alberga en Doha (Qatar) el puesto de mando operativo del CENTCOM (el mando central estadounidense), cuyas competencias se extienden sobre el eje de crisis que va desde Afganistán a Marruecos y a Manama (Bahrein); el cuartel general de anclaje de la V flota estadounidense cuya zona operacional cubre el Golfo Pérsico y el océano Índico. En complemento Arabia Saudí alberga una escuadrilla de AWACS (Air borne warning and control system), un sistema de detección y de mando aerotransportado en la región de Riad. En efecto, el reino es el único país del mundo que alberga radares volantes estadounidenses fuera de Estados Unidos, señal que pone de manifiesto la importancia que Estados Unidos concede a la supervivencia de la dinastía wahabí. Kuwait, muy devoto de su liberador, actúa como zona de pre-estacionamiento y avituallamiento de la gigantesca infraestructura militar estadounidense en Iraq, el nuevo campo de ensayo de la guerra moderna estadounidense en el Tercer Mundo. Por último, pero no menos importantes, se añaden los elementos dispositivos de Israel, el socio estratégico de Estados Unidos en la zona, la base aérea británica de Massirah (en el Sultanato de Omán), y desde enero de 2008 la plataforma naval francesa en Abu Dhabi, frente a Irán.

    Casi cuarenta años después de la independencia de la Costa de los Piratas y el repliegue británico al este de Suez, en 1970, los principados del Golfo viven de nuevo bajo un protectorado de hecho de sus antiguos tutores, en una especie de «servidumbre voluntaria». Se superponen en la competición interregional entre Irán y Arabia Saudí sobre el fondo de rivalidad religiosa entre las dos ramas del Islam, el sunismo y el chiísmo, y la nueva guerra de Yemen se injerta en la piratería marítima a lo largo de Somalia así como en los conflictos tribales endémicos de Yemen y en el tráfico de armas, carburante y drogas, particularmente lucrativo en el Cuerno de África.

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •