Galileo Galilei visto por un masón
Galileo Galilei, fue víctima de las artimañas de la Santa Inquisición por haberse atrevido a afirmar que la Tierra gira alrededor del Sol. La Historia lo registra como aquel que revolucionó la consciencia del hombre atreves de sus descubrimientos, atreves del telescopio descubrió a un Dios revelándose al Hombre de forma diferente a como lo pensaba el Clero Católico.
El mérito de Galileo no estuvo en sólo haber descubierto los secretos de las cosas muy lejanas, sino en haberse servido del telescopio para explorar el Universo y con lo descubierto por él, destrozar los dogmas religiosos de su época, algo que provocó en la psique colectiva del ser humano una búsqueda hacia nuevas prospectivas; tanto de Dios como del Universo.
La teoría heliocéntrica es bastante más antigua que Galileo, pues fueron los mismos pitagóricos los que la defendían, y es el mismo Libro de la Ley “La Biblia” la que habla de este hecho. Prueba en la Biblia de que la tierra es redonda:
Is. 40:21-22
21 ¿No sabéis? ¿No habéis oído? ¿Nunca os lo han dicho desde el
principio? ¿No habéis sido enseñados desde que la tierra se fundó?
22 Él está sentado sobre el CÍRCULO de la tierra, cuyos moradores son
como langostas; él extiende los cielos como una cortina, los despliega
como una tienda para morar:
El libro de Isaías fue escrito aprox.755-722 A.C.
Algo que prueba que el Clero Católico no lee el Libro de la Ley.
Para Galileo no hubo, ni cadenas ni tormentos, pero si cómodo encarcelamiento. Sin embargo, más amargo que cualquier castigo corporal, fue para Galileo la abjuración que tuvo que negar y maldecir lo que su clara inteligencia sabía con certeza que era verdad. Pero, para aquel entonces tanto el Papa, como los jueces del Santo Oficio, quedaban en total ridículo, pues la totalidad de los intelectuales de Europa, y gran parte de la población del mundo podían constatar fácilmente lo dicho por Galileo. El clero argumentaba que esto atentaba contra las almas de los fieles, algo tan ridículo, pues el Mismo Maestro Carpintero de Obras Jesucristo decía: La Verdad os hará Libres.
Todo el Edificio de la Iglesia Católica – y en primer término el mansaje del Libro de la Ley (la Biblia) – descansa en la Revelación Divina, es decir, en la infalibilidad de las Santas Escrituras, el problema era que ellos no la sabían interpretar. Si existe un grupo humano, que se ha abocado por cientos de años al estudio Bíblico, somos nosotros la Masonería. Pues hemos utilizado muchos métodos para estudiarla y hasta la fecha seguimos las técnicas más avanzadas, los “Códigos secretos encontrados en la Biblia”, apoyados por ordenadores; esto es estamos abiertos a lo más avanzado.
Si los teólogos hubiesen comenzado por las afirmaciones contenidas en la misma Biblia, existía el peligro de que se declarase erróneo lo que ellos decían, o por lo menos incierto, todo lo demás, es decir, incluso las doctrinas de la claridad y de la luz sobre la que descansa lo que el Clero Católico cree saber sobre la Biblia, no es claro, y por lo tanto comenzaron desde entonces a perder credibilidad.
Galileo tenía razón cuando afirmaba que no podían contradecirse los dos grandes libros ofrecidos a la humanidad, la Biblia, y la Naturaleza, porque para Galileo ambos tenían un mismo Auto, Dios “ El Gran Arquitecto del Universo” para nosotros los francmasones Dios se revela a través de la misma Naturaleza, y la Biblia “El Libro de la Ley” no es una revelación Divina, sino una interpretación del Mundo por hombres con un alto nivel intelectual, tal como el Bíblico Moisés que perteneció a las Escuelas de los Misterios del Antiguo Egipto.
A Galileo no le faltó nunca la fe en Dios, ni la fe en la verdad de la ciencia. Él solamente busco a Dios a través de sus descubrimientos científicos, al igual que muchos de nosotros los masones lo hacemos ahora.
Alcoseri
http://groups.google.com/group/secreto-masonico