¿¡Que corazón tan extraviado puede estar ante la presencia de un Gran Sheij y de Musulmanes creyentes, llenarse de sus palabras, vivir el Islam y la Umma como en los comienzos, relatarnos estas hermosas experiencias y luego perseverar en el camino de la Masonería: de la auto elevación racional, del engrandecimiento de la individualidad en la búsqueda de conseguir la inmortalidad del alma (nafs) y apoyar, explícitamente como una virtud, la tiranía y la irreligión!? “A los que creen (Allah) les hace creer más y se regocijan. Pero los que tienen sus corazones enfermos (Allah) les añade suciedad a su suciedad y mueren en estado de incredulidad” Corán 9;124-125
La iglesia del Nuevo Orden, es un sincretismo que trata de atrapar a sus nuevos siervos, con un discurso elocuente de brillantes medias verdades, mezcladas con mentiras ocultas, ritos secretos y búsqueda de poderes. Quiere “elevar al hombre” de la esclavitud de las creencias en la revelación Divina y le sumerge en la obediencia al poder del Shaitán, que nos dice con toda esa cháchara: “No tienes que seguir una ley religiosa, tu eres dios; busca tu propia eternidad, elévate por encima de los que creen, esos son solo tontos dogmáticos violentos y extremistas ignorantes”.
Estos “nuevos iluminados de la mentira” (Illuminati) se apropian del Corán, de la Biblia, de los dichos del Profetas (pb) y de los grandes Sheijs y Místicos, para sacándolos de su contexto, hacerlos decir lo que ellos desean como a pobres títeres en manos de un siniestro titiritero.
El Nuevo Orden Mundial y la Iglesia del Nuevo Orden, son el gobierno y la religión del Dayal, quienes la aceptan, aunque lo hagan de buena fe o engañados, aceptan el dominio de Shaitán.
“¿Acaso no hice un pacto con Ustedes, hijos de Adán, de que no adorarían a Shaitán? Realmente él es un enemigo declarado para Ustedes.
¿Y que me adorarían a Mi? Esto es un camino recto.
El (Shaitán) ha extraviado a muchas comunidades de Ustedes ¿No van a entender?” Corán 36;59-61

“Lo que dicen los creyentes cuando se les llama a Allah y a Su Mensajero para que juzgue entre ellos, es: Oímos y obedecemos!. Y esos son los que cosechan el éxito. Corán 24;49