Capítulo 34.- El óvulo materno:

Todas las cosas y todos los seres del universo tan sólo son óvulos de espacio-tiempo que encierran el mismo Micro-Dios, pero en diversos grados de desarrollo. El Micro-Dios que está en el hombre y en la mujer tiene una mayor expansión espacio-temporal que Micro-Dios que está en el animal; y el que está en el animal tiene mayor expansión que el que está en la planta y así sucesivamente conforme se baja e la escala de la creación.


El Micro-Dios no quiere permanecer encerrado. Está siempre trabajando para la liberación de la prisión del tiempo y del espacio, usando una inteligencia muy superior a la humana. En los seres inferiores lo hombres la llaman instinto. En los hombre comunes, la llaman razón. En los hombre superiores , la llaman sentido profético.

El primer Hijo del Hombre que horadó la cascara del tiempo y atravesó la frontera del espacio fue llamado, con mucha razón , el Hijo de Dios.


Despreciar a un hombre es despreciar al Micro-Dios que hay en el. Y despreciar al Micro-Dios en cualquier hombre, es despreciarlo en vosotros/as mismos/as. ¿Cómo podría alguien llegar a su puerto seguro, si menosprecia el único piloto qu ele podría conducir a ese puerto?

No esperéis recompensa alguna por el trabajo hecho. El propio trabajo es recompensa suficiente para el trabajador que ama su trabajo.

Amigos y amigas del foro, este es el libro que más quiero y esta presente en mí todos los días. Podriamos decir que Dios como Particula Divina está en todos/as y en todo, es "Patrimonio Universal de la Humanidad"