Página 1 de 15 123456789101112131415 ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 10 de 143

Tema: Guía para leer el Al-Qur`ân en castellano

  1. #1
    Fecha de Ingreso
    19 sep, 08
    Ubicación
    Noruega
    Mensajes
    2,440

    Predeterminado Guía para leer el Al-Qur`ân en castellano

    Sigiendo la idea de ´Abdal-lah abro este hilo donde publicar diferentes traducciones siguiendo la idea de lectura por orden cronológico. Así mismo se acompañarán las traducciones del Corán con los aspectos de la biografía de Muhammad (sas) relevantes para facilitar su comprensión.

    Quien desee una versión en PDF de Reflexiones sobre las enseñanzas del Al-Qur`ân de la Generosidad puede pedirlo en esta dirección: bartoll9@hotmail.com
    Última edición por maite; 06/05/2010 a las 15:43
    Al-làh es la Luz de los cielos y de la tierra. La parábola de Su luz es como un nicho que contiene una lámpara; la lámpara está en cristal, el cristal [brilla] como una estrella radiante: que se enciende gracias a un árbol bendecido --un olivo que no es del este ni del oeste --cuyo aceite casi alumbra aunque no haya sido tocado por el fuego: ¡luz sobre luz! (Corán 24:35)

  2. #2
    Fecha de Ingreso
    07 oct, 08
    Ubicación
    Barcelona. Catalunya
    Mensajes
    4,779

    Predeterminado

    La organización o recopilación del Al-Qur`ân de la Generosidad:


    “La manera de ordenar el Libro no afecta a los sublimes objetivos del Al-Qur`ân, ya que al hacer la exégesis de cada ayât se deben tener en cuenta el conjunto de las todas las âyât>>. Imâm `Alî - a.s.-

    El Al-Qur`ân actual está estructurado por suras (capítulos) de mayor a menor extensión (y no por el orden cronológico de Revelación); y los capítulos están a su vez compuestos por âyât (versículos). Muchas âyât se repiten y se entrelazan para que el lector busque su significado, pues unas âyât explican el significado de las otras y definen los conceptos que el Al-Qur`ân utiliza.

    La ordenación del Al-Qur`ân como se encuentra hoy en día, ya sea la organización de los versículos (âyât), el orden de los capítulos (suras), la colocación de símbolos ortográficos, y la separación en diversos capítulos (yuz) no surgieron a partir de un solo motivo, ni tampoco se concretaron en el primer período de la Revelación, sino que se materializaron en diversas fases, comenzando en épocas de la Revelación y concluyendo en tiempos del jalifa `Uzmân, cuando éste ordenó la unificación de todos los Masâhif (recopilación de hojas escritas). Es Jalîl Ibn Ahmad al-Farâhidî, quien en el siglo II después del exilio a Medina completo la forma de la escritura del Al-Qur`ân tal como se encuentra actualmente. Así pues nos encontramos que la recopilación de la Revelación pasó por diferentes etapas.

    La recopilación del Imâm `Alî Ibn Abû Talib –a.s.-.


    En los últimos días el Profeta -s.a.a.s.- las âyât de las suras estaban ordenadas y las suras completadas, y cada una ya tenía su correspondiente nombre y la basmala. Y como se sabe, en cada ramadân él repasaba todo el Al-Qur`ân con Yibrîl -a.s.-; pero su disposición en un solo volumen en páginas unidas unas con otras es algo que se realizó después, ya que en tiempos de la Revelación continuamente el Profeta -s.a.a.s.- estaba a la espera del descenso de una nueva ayât, y hasta que la revelación no cesara no se consideraba necesaria su recopilación en un libro como hoy en día se conoce. Sûyûtî dice: “Todo el Al-Qur`ân estaba escrito en la época del Profeta -s.a.a.s.-, pero no estaban ordenadas ni recopiladas en un solo lugar”.

    El Imâm `Alî –a.s.-, la mayor personalidad después del Profeta –s.a.a.s.-, quien estaba a la vanguardia en todas las escenas, y que desde el inicio del descenso de la Revelación, se encontró continuamente al servicio del Enviado -s.a.a.s.-, también tomó a su cargo la escritura de la Revelación de forma ininterrumpida, y en los últimos días de su bendita vida, el Enviado de Al-lâh –s.a.a.s.- le ordeno la recopilación del Magnánimo Al-Qur`ân.

    Es así que `Alî - a.s.-, tras el fallecimiento del Profeta - s.a.a.s. -, se dedicó a la recopilación del Al-Qur` ân, considerando esto su mayor deber. En el libro “Qur`ân dar Islam” de Al-lamah Tabâtabâi, escribe: “Tras el fallecimiento del Profeta -s.a.a.s.-,`Alî - a.s.- , quien según la explícita confirmación del Enviado de Al-lâh -s.a.a.s.- era el que estaba más familiarizado con el Al-Qur`ân, se retiró a su casa, compiló el Al-Qur`ân en un volumen según el orden de revelación, y aun no habían transcurrido seis meses que ya había completado su tarea, tras lo cual cargó un camello con el trabajo terminado y se lo mostrándolo a la gente”.

    Se transmitió de Ibn `Abbas, bajo la ayât: “No muevas tu lengua para apresurarte a recitarlo” sura 75, ayât: 16, que por esto `Ali -a.s.- espero hasta la terminación de la revelación para recopilar el Al-Qur`ân. Y Abû Râfî nos transmitió: “Debido a la recomendación del Profeta - s.a.a.s.- respecto a la recopilación del Al-Qur`ân, `Alî -a.s.- envolvió el Al-Qur`ân en un paño y lo llevó a su casa. Después de que el Profeta -s.a.a.s.- falleció, se recluyó en su casa y compiló el Al-Qur`ân en el mismo orden que Al-lâh -s.w.t.- lo hizo descender. `Alî conocía bien esta tarea”.

    `Alî –a.s.- dispuso el orden de las suras tal como habían sido reveladas. Sûyûtî en su libro “al-Itqân” nos explica: “La primera sura que había colocado, es Iqra, luego Muddazzir, tras ello Nûn, luego Muzzammil, y siguiendo este orden, Tabbat, Takuîr...”

    La lectura o recitación de `Alî a-s.-, letra por letra, era precisamente la misma que la del Profeta -s.a.a.s.-. Esta compilación contenía a modo de comentario (tafsîr), las causas de la revelación de las âyât (xa `an an-nuzûl), el lugar de descenso de las âyât, el momento de su descenso, además de las personas y las causas por las que descendieron. En esta recopilación se aclararon los aspectos generales de las âyât, de forma que cada ayât no se volviera particular de un tiempo, lugar o de una persona en especial. El Imâm `Alî –a.s.- explica el por qué de su trabajo: “Les he traído el Libro, el cual abarca el tanzîl y el tawîl”, es eso mismo. Tanzîl es la interpretación circunstancial que ocasionó el descenso de una ayât, y el tawîl es interpretación original de la explicación de su aplicación general. El Mushaf de `Alî –a.s.- comprendía precisiones que él había aprendido del Profeta –s.a.a.s.-, sin que omitiera o cambiara nada, por más pequeño que fuese.

    Pero, los responsables del gobierno de aquel momento no aceptaron y rechazaron la recopilación del Imâm `Alî -a.s.-. En cuanto al destino de la recopilación del Imâm `Alî –a.s.- nada se sabe, es un misterio. Las fuentes xiîtas son de la opinión de que este libro fue legado como herencia a los Imámnes, pasado de un Imâm a otro.

    Respecto a los quránes o copias del Al-Qur`ân que fueron atribuidas al Imâm `Alî Ibn Abû Talib –a.s.-, y que se encuentran en algunos Museos y Bibliotecas, según los investigadores, desde el punto de vista histórico y las evidencias e inicios, no pueden pertenecer al Imâm `Alî –a.s.


    seguiremos ...........inxa Al-lâh
    “El fenómeno del Libro Sagrado (Al-Qu`rân) regla de vida de este mundo y guía más allá de él (...) es la compresión del sentido verdadero del Libro. Pero el modo de comprender está condicionado por el modo de ser del que comprende y, recíprocamente, el comportamiento interior del creyente está en función de su modo de comprender.”. Henry Corbín. Historia de la Filosofía Islámica. Editorial Trotta. 1994 Madrid. pp. 19

  3. #3
    Fecha de Ingreso
    07 oct, 08
    Ubicación
    Barcelona. Catalunya
    Mensajes
    4,779

    Predeterminado

    Primera recopilación:


    La recopilación de `Alî –a.s.- fue la primera recopilación tras el fallecimiento del Profeta -s.a.a.s.-, pero debido a que dicha recopilación fue una orden y una decisión del Imâm y no un pedido oficial por parte de los que se hicieron con el poder, sucediendo lo mismo con el resto de los volúmenes que recopilaron otros Compañeros como Ibn Massûd, Udaî Ibn Kab, y Abû Mûsa Asxârî, debido a ello, la recopilación de `Alî –a.s.- es tratada aparte por los escritores de las “ciencias quránicas”.

    Es por esto que se refiere con el término de “primera recopilación” a la realizada antes del fallecimiento del Profeta -s.a.a.s.-, con el de la “segunda recopilación”, a la realizada tras su fallecimiento por orden del primer califa Abû Bakr, y con el de la “tercera recopilación”, a la relacionada al período de gobierno de `Uzmân, a lo que se llamó “Taûhîd- ul Masâhif”.

    Tras el exilio del Profeta -s.a.a.s.- a Madina encargó a un grupo considerable de sus Compañeros la tarea de la recitación del Al-Qur`ân, de su memorización y registro de sus suras y âyât, fueron conocidos por ello como los “portadores” (yumma`), en el sentido que ellos recopilaban el Al-Qur`ân en sus corazones. Ibn Nadîm bajo el titulo de “al-Yumma` lil Qur`ân âlâ `Ahdin Nabî” (Los portadores del Al-Qur`ân en la época del Profeta), menciona a un grupo a la cabeza de los cuales estaba `Alî -a.s.-. Indudablemente la mayoría de las suras quránicas estaban ampliamente difundidas entre los musulmanes antes de la desaparición del Profeta -s.a.a.s.-.

    Además, las âyât y suras que gradualmente se iban revelando, se registraban en múltiples rollos de pergaminos, disponiendo las ayât en cada sura y la debida ordenación de éstas últimas. De esta manera, el Al-Qur`ân ya había sido recopilado en la forma de un Mushaf (recopilación de hojas en pergaminos) antes del fallecimiento del Profeta –s.a.a.s.- por él mismo y como era lógico por el orden de Revelación.

    Segunda recopilación:


    Después de que los responsables del poder no aceptaron el Mushaf de `Alî -a-s.-, rechazándolo negligentemente, ahora debían ellos encargarse de realizar este asunto importante y reunir el Qurân, enzarzándose en todas las dificultades que ello implicaba, especialmente desde que la gente sentía la necesidad de que el Al-Qur`ân fuera compilado en un solo lugar, y no habían olvidado la exhortación del Profeta - s.a.a.s.- sobre que debían recopilarlo para conocerlo, y que no fuera adulterado, manipulado o cambiado, como había sucedido con los otros libros revelados por Al-lâh - s.w.t.-.

    Además no era lógico que el Al-Qur`ân, que era la principal referencia de la nueva legislación de la ummâ (comunidad) y la base sobre la cual se construye el cambio y transformación personal y social del musulmán. Según esta escrito en los libros tradicionales, la recopilación se debía a la necesidad, se argumenta que la causa fue la guerra de Iamâmah, donde murieron, setenta -y según otras narraciones, cuatrocientos- memorizadores del Al-Qur`ân.

    Se dice que el califa, por temor a la posibilidad de que se sucedieran otras guerras contra los musulmanes, y que muriera así el resto de los memorizadores, desapareciera el mismo Al-Qur`ân, cayó en la cuenta de recopilar las suras y âyât quránicas en un volumen o Mushaf.

    Personalmente no veo verosímil esta opinión, si se para a pensar, podemos deducir que este argumento no tiene ninguna consistencia, porque sostener que el califa no se dio cuenta de la importancia de recopilar el Al-Qur`ân en un libro es consideradlo muy poco preparado. A Abû Bakr se le puede criticar algunas cosas, pero era un hombre inteligente y responsable. Aunque gobernó poco, rápidamente adquirió la mentalidad de un hombre de estado en lo referente a la administración de la ummâ. El era el califa y la recopilación la debía hacerla él, `Alî - a.s.- la había hecho por su cuenta, porqué no hacer otra él. Pensó que esa era una tarea del sucesor del Profeta y no de una persona al margen del poder. Sea lo que fuere, el califa encargo a Zaîd Ibn Zâbit la recopilación del Al-Qur`ân. Zaîd formó una comisión constituida por 25 personas de entre los Ansar, bajo las órdenes del califa. Se dice que esta comisión se reunía todos los días en la mezquita y todas las personas que tenían en posesión una ayât o un sura del Al-Qur`ân, se presentaban ante la comisión.

    No se aceptaba nada de nadie como perteneciente al Al-Qur`ân si se presentaban dos testigos que ratificasen que aquello que mostraban era la Revelación. Se cuenta que hubo una excepción la de Juzaimah Ibn Zâbir que presento las dos ultimas âyât de la sura al Bara`ah sin presentar testigo alguno ya que gozaba de la plena confianza del Profeta - s.a.a.s.-.

    De esta manera, Zaîd reunió al Qurân en unas páginas, disponiendo las âyât y sura en varias de ellas, para colocarlas luego a todas juntas en un cofre a fin de que no tuvieran dispersadas y no desaparecieran, y es por ello que no se le considera un Mushaf (recopilación de hojas).

    Al-Muhâsibî, dice: “El Al-Qur`ân estaba esparcido en piezas de madera y huesos. Abû Bakr ordenó que se las reuniera en un solo lugar, y en realidad reunieron las piezas dispersas y las ataron con una cuerda para que no se perdiera nada de ellas”. Ibn Hayar cuenta: “La diferencia entre la páginas [suhuf] que recopiló Zaîd con el Mushaf, es que las suhuf son solo láminas en las que el Al-Qur`ân había sido compilado en épocas de Abû Bakr y que estaban comprendidas por suras del Al-Qur`ân, en forma dispersada, de forma que las âyât de cada sura estaban en orden pero no así las suras, las cuales no estaban clasificadas en el orden que están ahora, y después de las suras, una tras otra, fueron clasificadas, tomó la forma de un Mushaf”

    Estas paginas fueron confiadas a Abû Bakr y hasta el final de su vida estuvieron con él, para ponerlas luego a disposición de `Umar, legándolas éste a su hija Hafsah. En el momento de la “unificación de los Masâhif” (Taûhîd al-Masâhif), `Uzmân se las pidió prestadas para compararlas con otra copia, devolviéndoselas luego a Hafsah. Cuando Hafsah falleció, Marwân, que era el gobernador de Madina por orden del dictador Mu`awiya, las tomó del heredero de Hafsah y las destruyo.


    seguiremos ...........inxa Al-lâh
    “El fenómeno del Libro Sagrado (Al-Qu`rân) regla de vida de este mundo y guía más allá de él (...) es la compresión del sentido verdadero del Libro. Pero el modo de comprender está condicionado por el modo de ser del que comprende y, recíprocamente, el comportamiento interior del creyente está en función de su modo de comprender.”. Henry Corbín. Historia de la Filosofía Islámica. Editorial Trotta. 1994 Madrid. pp. 19

  4. #4
    Fecha de Ingreso
    07 oct, 08
    Ubicación
    Barcelona. Catalunya
    Mensajes
    4,779

    Predeterminado

    Los Masâhif de los Compañeros:


    Durante el período posterior al fallecimiento del Profeta -s.a.as.- hasta principios del califato de `Uzmân, además de la recopilación que hiciera el Imâm `Alî -a.s.-, por voluntad personal y por orden del Profeta - s.a.a.s.-, y de la que hiciera Zaîd Ibn Zâbit a pedido de Abû Bakr, es decir, en forma oficial, otros grupos de Compañeros que habían llegado a una alta posición en lo referente a la compresión del Al-Qur`ân, también procedieron a recopilar el Libro por cuenta propia, los Mushaf de aquéllos que gozaban de una situación especial, rápidamente fueron objeto de la atención de los musulmanes, según el grado personal del lector y el lugar en que cada uno de éstos se encontraba. Es así que la gente de cada región leía un Mushaf ordenado en forma diferente.

    Ibn Asís, transmitió que hasta el año 30 del Exilio, circulaban cuatro Mushaf en cuatro rincones de los territorios islámicos: el de Udaî en Damasco, el de Ibn Mas`ûd en Kûfah, el de Abû Mûsa en Basora, y el de Miqdâd en Hums.

    Es así que los habitantes de Damasco leían el Al-Qur`ân según el Mushaf de Ubai Ibn Ka`ab, los kufíes según el de `Abdal-lâh Ibn Mas`ûd, la gente de Basora según Mûsa. Cada vez que surgían diferencias en la lectura del Al-Qur`ân, la gente de cada región se refería a la lectura de Mushaf reconocido perteneciente a cada uno de estos Compañeros.

    Aunque cada uno de los Musâhif de los Compañeros contaba con ciertas particularidades, el orden de las suras en dichos Musâhif en forma general, era de la siguiente manera:

    1. Primero las siete suras más largas del Al-Qur`ân (as-Sab`u at-Taual) es decir: al-Baqarah, al-`Miran, an-Nisâ`, Al- A`râf, al-An`am, al-Mâ`idah, Yûnus, en este mismo orden.
    2. Las suras que tienen 100 âyât o más (al-Mu`ûn), que son alrededor de 12 suras.
    3. Las suras cuyo número de âyât son memos de 100 (al-Mazânî), que son alrededor de 20 suras.
    4. Las suras que comienzan con las letras aisladas “Hâ Mîm” (al-Hawâmîm), que son 7 suras.
    5. Las suras al-Mumtajinât, que son: al-Fath, al-Hadîd, al-Hashr, As-Saîdah, Qâf, at-Talâq, al-Qalam, al-Huyurât, al-Mulk, at-Tagâbun, al-Munâfiqûn, al-Yumu`ah, as-Saf, al-Yinn, An-Nûh, al-Muyâdalah, al-Mumtahinah y at-Tahrîm, y que se encuentran después de las Hauâmîm.
    6. La sura ar-Rahmân, hasta el final del Al-Qur`ân (al-Mufassalât).

    Esta es una descripción general de todos los Masâhif de los Compañeros, y el que más se asemeja a este orden es el Mushaf de Ibn Mas`ûd. En el resto de los Masâhif, algunas suras, desde el aspecto de procedencia y posteridad, presentan ciertas diferencias de organización entre unos y otros.
    A continuación mencionaremos algunas particularidades de solo dos de estos Mushaf: el de `Abdal-lâh Ibn Ma`sud î el de Ubai Ibn Ka`ab.

    Particularidades del Mushaf de `Abdal-lâh Ibn Mas`ûd:


    1. Su Mushaf carecía de la sura al-Fâtihah. La razón por la cual Ibn Mas`ûd no registró en su Mushaf no fue que él creyera que esta sura no formaba parte del Al-Qur`ân, sino que, o se debió a lo que se pretendía con la recopilación del Al-Qur`ân era que éste fuera preservado y no se perdiera, por lo que este asunto en relación a dicha sura o a la sura al-Hamd se concretaba sin necesidad de registrarla en el Mushaf, ya que es recitada por los musulmanes en cada oración -cada día diez veces o más- o se debió a que ibn Mas`ûd, tomando en cuenta la ayât: <<Y te hemos otorgado siete ayât (sab`un minal Mazânî) y el Magnánimo Al-Qur`ân>>, consideraba a la sura fâtihat-ul Kitâb como equivalente a todo el Al-Qur`ân.
    2. Su Mushaf no tenía las suras Ma`ûdhatain (esto es an-Nâs y al-Falaq). Ibn Mas`ûd creía que estas dos suras eran súplicas para protección, que se utilizan para repeler la brujería o el mal de ojo.
    3. Su Mushaf difería en muchas âyât con el actual texto conocido, y esto se debía a que Ibn Mas`ûd cambiaba algunas palabras por sus sinónimos para que se entendieran mejor. El autor de “at-Tamhîd” opinaba que estas diferencias solo se observaban en el momento de la recitación, ya que lo que se registraba como ayât quránica solo eran las palabras reveladas.
    4. En muchos casos introducía agregados a las âyât a modo de exégesis o explicación de las mismas, que seguidamente mencionamos algunas de ellas de los paréntesis:<<La humanidad consistía en una sola comunidad (y se dividieron). Entonces Al-lâh envió a los profetas...>>. Etc.

    Particularidades del Mushaf de Udaî Ibn Ka`b:

    1. El Mushaf de Udaî tenía 115 suras (el actual 114). Mencionó que las dos suras al-Fîl y al-Qurâix como una sola, (por esto se suprimió el encabezado: bismi-lahî ar-rahmâni ar-rahîm entre las dos suras. Los Imâmnes de ahl-ul Bait -a.s.- sostienen que es una sola, igual que las suras ad-Duhâ y al-Inshirâh), añadiendo dos súplicas (du`â) que se leen en el qunût, a título de suras, a las que llamaba Jal ` y Hafd.
    2. Su Mushaf comenzaba con la sura al- Fâtihah o al-Hamd y finalizaba con las Ma`ûdhatain (al-Falaq y an-Nâs), y en ello no se diferenciaba con el actual Mushaf.
    3. En la ordenación de las suras Tual, la sura Yûnus estaba ubicada antes de la sura al-Anfâl.
    4. Su Mushaf, al igual que el de `Abdal-lâh Ibn Mas`ûd difería en ciertos casos con el Mushaf actual. Como por ejemplo: en la ayât que dice: <<cada vez que les ilumina caminan a su luz>>, el leía: “se apresuran a su luz”.Y en las siguientes âyât agregaba palabras como explicación:<<Deberá realizar un ayuno de tres días (consecutivos) durante la peregrinación>>; etc.

    Tercera recopilación:


    La expansión de la revolución islámica en la 2ª y 3ª década del Exilio, la tendencia de la gente hacia el Islam y el amor que sentían por el Magnánimo Al-Qur`ân, llevó a aquéllos que sabían leer y escribir a iniciar una gran campaña contra el analfabetismo, basándose en los Mushaf famosos o existentes en cada región liberada. A pesar de que la gente de las ciudades como Kûfah, Damasco y Basora, seguían los Mushaf de `Abdal-lâh Ibn Mas`ûd, Ubai Ibn Ka`b y Abû Mûsa al-Ax`arî, respectivamente, en esas ciudades también, con el paso del tiempo y la necesidad de memorizar y leer del Al-Qur`ân, se transcribieron muchos Mushaf.

    Además, la letra y escritura se encontraba en sus primeros períodos y era muy primaria y deficiente, de forma que leer el Qurân desde el Mushaf era complicado, puesto que las letras estaban desprovistas de todo tipo de puntos, I`râb (uso de las desinencias y declinaciones gramaticales) y cualquier marca indicativa. Teniendo en cuenta todo esto, es natural que a pesar de que lo que había hecho en la época de Abû Bakr, lo cual se considera como un gran paso que se dio en el camino del resguardo y protección del Al-Qur`ân, no se pudiera evitar el surgimiento de diferencias entre los musulmanes en lo relativo a la lectura del mismo, y a medida que pasaba el tiempo y se alejaban de la época de la revelación, las diferencias se incrementaban también.

    En las fuentes históricas se registraron varios casos de diferencias acaecidas entre musulmanes en la lectura del Al-Qur`ân, y se dijo que estas disparidades ocasionaron que algunos se ocuparan en pensar cómo resolver el problema. Bujârî en su “Sahîd” transmitió una narración de Anas Ibn Mâlik que nos habla de estos problemas. El califa considero que su obligación era solucionarlos y fue así como se origino las razones y las circunstancias que llevaron a `Uzmân a unificar los Mashif.

    El primer paso que dio `Uzmân, fue enviar un representante a Hafsah –hija de `Umar y esposa del Profeta- quien llevaba un mensaje suyo donde le pedía que pusiera a su disposición, en condición de préstamo, el Mushaf oficial de Abû Bakr que estaba en su poder, para realizar copias del mismo, garantizándole que tras finalizar el trabajo de lo devolvería.

    `Uzmân organizó un comité de cuatro personas: Zaîd Ibn Zâbit, `Abdal-lâh Ibn Zubair, Sa`îd Ibn `As y Abd-ur Rahmân Ibn Hâriz, diciéndoles que, ya que el Qurân había sido revelado en dialecto quraxî, si es que discrepaban con Zaîd Ibn Zâbit –que no era quraxî- debían escribir el Al-Qur`ân en dialecto quraxî.

    Según otras fuentes, estas cuatro personas fueron el primer núcleo de esta comisión al que se le agregaron otras personas. Muhammad Ibn Sîrîn resalta el hecho de que `Uzmân reunió doce personas de entre los quraxîs y los ansâr, quienes escribieron varios Masâhif.


    seguiremos ....inxa Al-lâh
    “El fenómeno del Libro Sagrado (Al-Qu`rân) regla de vida de este mundo y guía más allá de él (...) es la compresión del sentido verdadero del Libro. Pero el modo de comprender está condicionado por el modo de ser del que comprende y, recíprocamente, el comportamiento interior del creyente está en función de su modo de comprender.”. Henry Corbín. Historia de la Filosofía Islámica. Editorial Trotta. 1994 Madrid. pp. 19

  5. #5
    Fecha de Ingreso
    07 oct, 08
    Ubicación
    Barcelona. Catalunya
    Mensajes
    4,779

    Predeterminado

    La forma y etapas del trabajo:


    El grupo de Taûhîb-ul Masâhif (unificación de los Masâhif) se constituyó en el año 25 después del Exilio. El primer paso que por orden de `Uzmân dio este grupo, fue reunir todas las copias del Al-Qur`ân que existían por todos los rincones del mundo islámico. Y de la copia de la hija de `Umar, que parece que no estaba dispuesta a prestarlo a `Uzmân.

    Se desprende de las fuentes que este Mushaf fue la base de la cual se documento el comité de la unificación.

    Al principio `Uzmân pensó que este trabajo le sería fácil de llevar a cabo, y por ello reunió un grupo de personas poco capacitadas para realizarlo. Pronto se dio cuenta de su error y reforzó el grupo inicial con otra comisión de personas más preparadas, capaces y competentes como el eminente lector e ilustre compañero Ubai Ibn Ka`b.

    Es así que otro de los Mushaf en los que se documentaron fue el de Ubai, quien se contaba entre las ocho personas que se unieron al primer grupo de cuatro personas, y según algunos, fue a él a quien se le designó la dirección de la comisión de doce personas. A pesar de que el Mushaf de Abû Bakr y el de Ubai jugaron un papel muy importante en la recopilación, este grupo no descuidó el hecho de referirse a otros escritos quránicos y a la investigación e indagación en los casos en que surgían dudas.

    Bujârî escribió en su libro “Sahîh” tomo 6, pp. 581, que estos quránes después de la recopilación se quemaron por orden del califa, y por esto `Uzmân fue llamado “harrâq-ul masâhif” (el quemador de los Masâhif). Es por ello que, excepto dos Mushaf, el del Imâm `Alî -a.s.- y el de `Abdal-lâh Ibn Mas`ûd, el resto fueron destruidos. El de `Alî -a.s.- no fue entregado a los oficiales de `Uzmân, permaneciendo entre los herederos. El Imâm as-Sâdiq –a.s.- mucho después se referiría a la existencia de este Mushaf. En cuanto al de `Abdal-lâh, los indicios señalan que éste existió por lo menos hasta el siglo sexto del Exilio.

    Después de la etapa de juntar todos los quránes y quemarlos, y tras la etapa de escritura del Al-Qur`ân con una sola lectura, el paso siguiente fue comparar las copias recientes del Al-Qur`ân unas con otras, para estar seguros de la concordancia y unificación de la lectura de todas ellas.

    Por supuesto, es sabido que la escritura en aquellos tiempos se encontraba en sus primeras fases, y las letras que actualmente tienen puntos en ese entonces no se diferenciaban de las que no los tenían, por lo que una palabra podía ser leída de diferentes maneras.

    Así también, no era costumbre escribir la letra “alif” en medio de la palabra, y las palabras no tenían I`rab (uso de las desinencias y declinaciones gramaticales), y es por eso que, a pesar de que este grupo se esforzó sobremanera en la precisión, no logró completamente su objetivo, ya que más tarde surgieron nuevamente diferencias menores en la recitación del Al-Qur`ân.

    La etapa final consistía en enviar los Masâhif copiados (parece ser que fueron 5 copias) a las regiones y capitales más importantes. Con el envío de estos Masâhif por parte del califa, quien había remitido también, junto a cada uno de ellos un lector para que leyera a la gente, de ahí en adelante los musulmanes comenzaron a leer el Al-Qur`ân de acuerdo con el Mushaf matriz.

    Si surgía alguna diferencia entre los Masâhif enviados a las diferentes regiones, se remitían a Madina donde estaba el Mushaf matriz, también llamado Mushaf Imâm o Mushaf Umm. Al resto de los Masâhif matrices también se los llamó Imâm, puesto que cada uno en su región era el referente para las otras copias que se hacían ellos mismos.

    El destino de los Masâhif de `Uzmân:


    El tercer califa y sus funcionarios demostraron un gran interés y atención en la protección de estos Masâhif, y fue por ello lo que ocasionó su permanencia y continuidad, y solo con el transcurso del tiempo se originaron cambios en ellos, entre los que se encuentran el hecho de colocar puntos y marcas y la separación del Mushaf en capítulos.

    La letra con la que se habían escrito estos Masâhif también cambió, transformándose la letra cúfica primaria con la que se habían escrito los Masâhif en épocas de `Uzmân, en la letra cúfica conocida, y en épocas subsiguientes, se volvió normal escribir el Al-Qur`ân con letra nasj arábica, y otros tipos de letras. Estos cambios dejaron en el olvido a los primeros Masâhif escritos en la época de `Uzmân, y gradualmente se perdió la huella de los mismos.

    Se ha investigado bastante sobre el destino de estos Masâhif. Pero la realidad es que, a pesar de que hay miles de colecciones en diferentes mezquitas, bibliotecas y museos con libros con el titulo Mushaf `Uzmânî, hoy no se puede decir de forma categórica que existan tales Masâhif. De algunas afirmaciones se concluye que algunas de las copias de dichos Masâhif existieron por los menos hasta el siglo sexto y sétimo del Exilio.

    Características de los Masâhif `Uzmânî:

    Desde el punto de vista del orden de las suras quránicas, los Masâhif `Uzmânî fueron dispuestos casi de la misma manera que los Masâhif de los Compañeros, es decir, se observó la clasificación general de las suras en lo relacionado a las âyât: Tual, Mi`ûn, Mazânî, Mumtahinât y Mufassalât.

    La gran diferencia que existe es respecto a estas dos suras: al-Anfâl y at-Taûbah. En el Mushaf de `Uzmân estas dos suras fueron colocadas juntas en la forma de una sola sura, disponiéndolas como la séptima de las Sab`ut Tual. Esto no había tenido precedentes en ninguno de los Masâhif anteriores.

    La diferencia de ordenación que tiene esta copia con el primer Mushaf es que en el primer Mushaf la sura at-Taûbah –también llamada al-Barâ`ah- había sido colocada en medio de las Mi`ûn, y además la sura al-Anfâl se encontraba entre las Mazânî, pero en el Mushaf Imâm la sura al-Anfâl y la Barâ`ah fueron dispuestas juntas entre las suras al A`râf y Yûnûs.

    Los Masâhif de `Uzmân tenían forma de escritura primaria, y carecían de todo tipo de puntos, inflexiones o vocales cortas y marcas. Tampoco las letras tenían fatha, kasrah, dammah ni tanuîn, al punto que el lector debía él mismo, considerando los indicios, diferenciar unas de otras. Esta fue una de las razones, que llevaron a la reiterada aparición de diferencias en la recitación tras el Taûhîd-ul Masâhif.

    seguiremos.......inxa Al-lâh
    “El fenómeno del Libro Sagrado (Al-Qu`rân) regla de vida de este mundo y guía más allá de él (...) es la compresión del sentido verdadero del Libro. Pero el modo de comprender está condicionado por el modo de ser del que comprende y, recíprocamente, el comportamiento interior del creyente está en función de su modo de comprender.”. Henry Corbín. Historia de la Filosofía Islámica. Editorial Trotta. 1994 Madrid. pp. 19

  6. #6
    Fecha de Ingreso
    07 oct, 08
    Ubicación
    Barcelona. Catalunya
    Mensajes
    4,779

    Predeterminado

    Conclusión:


    En el Al-Qur`ân que tenemos actualmente las sura no están organizadas de la misma forma que las organizo el Profeta -s.a.a.s.-, ni como las ordeno el Imâm `Alî –a.s.-.

    La organización de las suras de los Masâhif de Abû Bakr, Uman, los Compañeros y de `Uzmân se realizo más o menos de la misma manera. Y se organizo según la opinión y el esfuerzo da cada uno de ellos, es decir, según el Iytihâd. Sûyûtî, escribe: “La totalidad de los sabios están convencidos del hecho de que fue por iytihâd”. Az-Zanyânî, dice: “El orden de las suras, contrariamente al orden de las âyât, fue iytihâd”.

    El mejor y más firme testimonio para considerar que el orden de las suras se realizó por decisión y esfuerzo [iytihâd] de Abû Bakr, Uman, `Uzmân y de los Compañeros, es la ordenación del Mushaf de `Alî -a.s.- al que había organizado según el orden de Revelación, contrariamente al resto de los Masâhif.

    Al-lâmah Tabâtabâ`i, escribe: “Alî, no obstante haber recopilado el Magnánimo Al-Qur`ân antes, según el orden de Revelación, enseñándoselo a la asamblea, sin que fuere aceptado, y sin que le dieran participación ni en la primera ni segunda recopilación, a pesar de ello no mostró ninguna oposición ni resistencia de su parte aceptando el Mushaf circulante, y hasta que estuvo con vida, incluso durante su propio califato no se opuso a ello.

    Asimismo, los Imâmnes de Ahl-ul Bait -a.s.-, que son los sucesores y descendientes de `Alî –a.s.- nunca dijeron nada respecto a la validez del Magnánimo Al-Qur`ân, ni siquiera a los más cercanos de sus seguidores, sino que continuamente en sus explicaciones se documentaban en él y ordenaban a sus seguidores y xi`as que lo recitaran como lo hacia la gente, y sin temor a equivocarnos se puede decir que el silencio de `Alî -a.s- , a pesar de que este Mushaf conocido se contradice con la ordenación de su Mushaf, se debió a que según la apreciación de Ahl-ul Bait el Tasîr o exégesis del Al-Qur`ân por el Al-Qur`ân mismo es válida, que esta manera de ordenar las suras medinenses y mecanas no afectaba los sublimes objetivos del Al-Qur`ân, y que al hacer la exégesis de cada ayât o versículo se deben tener en cuenta el conjunto de las aleyas...”. “Qurân dar al-Islam”, pp.132-133.

    En conclusión, las diferencias que existen hoy en su texto son minúsculas, cuya escasez es causa de asombro. Las diferentes recitaciones quedaron en el olvido y solo permanecieron la vocalización de las palabras y los lugares de pausa (waq) los cuales surgieron con el tiempo y no tienen nada que ver con el contenido legítimo y auténtico.

    Y sobre la Infalibilidad del Libro, dice el Magnánimo Al-Qur`ân: <<En verdad, que Nosotros hemos hecho descender la Instrucción (el Al-Qur`ân). Y (sabed que) Él es quien la protege>>. Sura 15, ayât: 9. Véase también: sura 6, ayât: 115. Sura 10, ayât: 63. Sura 15, ayât: 9. Sura 18, ayât: 27, etc.

    En general, las âyât se componen de una oración y otras de más seis, hasta formar una ayât. Hay en muchas âyât signos de exclamación, que he utilizado tanto como exclamación, órdenes, mandatos, advertencias, admiración. Pues Al-lâh -s.w.t.- advierte, ordena, y utiliza exclamaciones y ordenes categóricas [amar]; y también interrogaciones.

    Ibn Hazm sostenía que: <<El mandato imperativo [amar] es una de las bases del lenguaje. Estas bases son: el enunciado [jabar], el vocativo [du`â `: apelación, invocación], el interrogativo [istifâm], y el imperativo categórico [amar].>>.

    Para la presente revisión y actualización de esta traducción-interpretación del Al-Qur`ân a la lengua castellana, he decidido ordenarlo por el orden de revelación, según la Edición Egipcia Oficial, porque es la más utilizada.

    Aconsejo al lector que se acerca al Al-Qur`ân por primera vez -y al lector exigente- que lea las suras según el orden de Revelación [que era la recopilación original]. Porque así podrá darse cuenta y apreciar la evolución y la incidencia de las enseñanzas quránicas dadas a los primeros musulmanes, apreciando lo que significo la Revelación en una sociedad decadente, materialista; donde la injusticia social dominaba todos los actos de la vida social-económica de la ciudad de Makka, lugar donde nació y lucho Muhammad, el Enviado de Al-lâh -s.a.a.s.-, para establecer la justicia social, la igualdad ante la ley y practicar la equidad en el mundo.


    salam
    “El fenómeno del Libro Sagrado (Al-Qu`rân) regla de vida de este mundo y guía más allá de él (...) es la compresión del sentido verdadero del Libro. Pero el modo de comprender está condicionado por el modo de ser del que comprende y, recíprocamente, el comportamiento interior del creyente está en función de su modo de comprender.”. Henry Corbín. Historia de la Filosofía Islámica. Editorial Trotta. 1994 Madrid. pp. 19

  7. #7
    Fecha de Ingreso
    07 oct, 08
    Ubicación
    Barcelona. Catalunya
    Mensajes
    4,779

    Predeterminado

    EL ÓVULO FECUNDADO al- `Alaq
    Sura 96
    1ª por orden cronológico de Revelación, según la Edición Egipcia. Título tomado de la ayât 2
    Revelada en Makka.

    [Las âyât 1 hasta la 8 fueron las primeras palabras reveladas al Profeta-Enviado de Al-lâh, Muhammad -s.a.a.s.-, el resto son más tardías. Y son un elogio y una orden -âmar- para aprender a leer, escribir, y a conocer los derechos -hûqûq- de los seres humanos -an-Nâs- que Al-lâh -s.w.t.- ha otorgado como medio del desarrollo humano.]


    ¡…con el nombre de Al-lâh: El Omnicompasivo, El Omnimisericordioso...!

    1 ¡Lee en voz alta-1_ [sin esconder nada]! con el nombre de tu Señor -2_, que [todo] lo creó

    2. Él ha creado al ser humano de un óvulo fecundado -3-.

    3. ¡Lee en voz alta [sin esconder nada]! ¡Tu Señor es el más Generoso -4-!

    4. Que ha enseñado el uso de la escritura -5-.

    5. Ha enseñado al ser humano aquello de lo que no tenía conocimiento -6-

    6. ¡En verdad, casi todos los seres humanos son injustos -7-!

    7. Ya que quieren satisfacer sus ansias de riquezas

    8. ¡En verdad, todo volverá a tu Señor!

    9. ¿Acaso no has visto quien -8- prohíbe,

    10. al quien libremente eligió obedecerMe -9-hacer salât -10-?

    11. ¿Acaso ves que siga la Guía


    12. o que guíe a otros a tener taqûa -11-?

    13. ¿Acaso no ves que desmiente y da la espalda… ? [a los investidos de legitima autoridad]

    14. ¿Acaso no sabe que Al-lâh le observa?

    15. ¡Cuidado! Si no desiste le agarraremos por los cabellos,

    16. cabello mentiroso, trasgresor

    17. Así pues, que llame a sus sicarios

    18. [que Nosotros] Llamaremos a los ángeles guardianes del yahannam

    19. ¡Cuidado! ¡No le obedezcas; prostérnate y acércate...12-!
    “El fenómeno del Libro Sagrado (Al-Qu`rân) regla de vida de este mundo y guía más allá de él (...) es la compresión del sentido verdadero del Libro. Pero el modo de comprender está condicionado por el modo de ser del que comprende y, recíprocamente, el comportamiento interior del creyente está en función de su modo de comprender.”. Henry Corbín. Historia de la Filosofía Islámica. Editorial Trotta. 1994 Madrid. pp. 19

  8. #8
    Fecha de Ingreso
    07 oct, 08
    Ubicación
    Barcelona. Catalunya
    Mensajes
    4,779

    Predeterminado

    -1- Lit., “¡Iqrâ!” [Lee en voz alta para que todos conozcan...] en imperativo. La orden [âmar] de Al-lâh -s.w.t.- ha sido dirigida hacia la mente del ser humano, y no sólo hacía la persona del Profeta Muhammad -s.a.a.s.-. El conocimiento de la Ley, es decir, de los derechos y deberes de los seres humanos deben ser públicos y publicitados a toda la sociedad, y no pueden ser escondidos a la opinión pública, y deben ser enseñados en el seno de las familias, escuelas, organismos públicos y privados, eso lo que quiere decir: —¡Lee en voz alta!

    -2- Ar-Rabb: el Señor, el Dueño, el Patrón. Él -s.w.t.- es el único Dueño de todo y nadie puede ser Rabb sino es Él -s.w.t.-.

    -3- O de una célula embrionaria. `alaq, permanecer, depender de. Embrión. Conexión, ligazón, dependencia.

    -4- Al-Karîm: el Generoso, el Magnánimo, el Noble. El que tienen la cualidad digna de ser alabado o ensalzado.

    -5- Kalam: cálamo, pluma, escritura. Es decir, enseñó la escritura.

    Esta ayât es un elogio de la escritura como medio de conocimiento para que el ser humano capte el mensaje de que saber leer y escribir es la base de la civilización. El Profeta -s.a.a.s.- dijo: “Aseguráos el conocimiento por medio de la escritura”. Kanzul `Ummâl. Tomo V. p.224; Taqîd-ul `Ilm, p. 68; Sunan-ud Dârimî, Tomo 1, p. 127

    -6- Estas âyât que abren la Revelación quránica son importantísimas, pues leer y escribir significa aprender para que todos por igual conozcan la Ley de Al-lâh -s.w.t.-. Leer y escribir significa: “conoce y reproduce y no escondas a los demás esta Ley”. “Lo que el ser humano no sabía”, es decir, conoce tus derechos [huqûq] y obligaciones dados por Al-lâh -s.w.t.-. Pues quien conoce sus derechos y sus obligaciones es libre y no está merced de otros seres humanos.

    En la época de Muhammad -s.a.a.s.- los únicos que sabían leer y escribir eran las clases poderosas y los sacerdotes -escribas y, por lo tanto, sólo ellos conocían la Ley -tanto si es de origen humano como si es Divina-. Y éstos monopolizaban el conocimiento de las Leyes, su interpretación y su aplicación. Este hecho siempre ha paralizado el avance y desarrollo de la humanidad y las groseras injusticias sociales de que los libros de historia nos han dejado constancia, y las injusticias que en la actualidad somos testigos. El avance social de esta Orden era y es de importancia trascendental para los Derechos [huqûq] Universales [âlamîn] de los Seres Humanos [an-Nâs].

    -7- Dalam: injusto, tiránico, opresor.

    -8- Se refiere a Abû Lahab. Desde el primer momento de la Revelación, Muhammad -s.a.a.s.- encuentra la oposición de los ricos de las clases dirigentes de Makka, y es Abû Lahab, en el Al-Qur`ân, el prototipo de todos ellos. También se refiere al ego [nafs], que como un ídolo aparta de la obediencia-adoración de Al-lâh -s.w.t.-. es decir, de sus ordenes de justicia absoluta [igualdad jurídica, igualdad social, igualdad religiosa, igualdad cultural y étnica] y libertad.

    -9- `Abd: véase el concepto en la nota 35 de la sura 2, ayât 23. al- `Abd es el grado más alto por excelencia; es decir, el Hombre Universal o Integral

    -10- Salât: se refiere a los cinco ciclos de las oraciones. Véase el interesante comentario escrito por Muhammad Iqbal sobre la salât, pág. 73-97. “La reconstrucción del pensamiento religioso en el Islam” ed. Trotta. Madrid. 2002


    -11- At-Taqûa: autocontrol del ego; autoconciencia; autoconocimiento; temor reverencial a cometer alguna injusticia o a violar las leyes de Al-lâh -s.w.t.-; véase el concepto en la introducción.

    -12- A Al-lâh -s.w.t.-
    “El fenómeno del Libro Sagrado (Al-Qu`rân) regla de vida de este mundo y guía más allá de él (...) es la compresión del sentido verdadero del Libro. Pero el modo de comprender está condicionado por el modo de ser del que comprende y, recíprocamente, el comportamiento interior del creyente está en función de su modo de comprender.”. Henry Corbín. Historia de la Filosofía Islámica. Editorial Trotta. 1994 Madrid. pp. 19

  9. #9
    Fecha de Ingreso
    07 oct, 08
    Ubicación
    Barcelona. Catalunya
    Mensajes
    4,779

    Predeterminado

    [el conocimiento de] LA ESCRITURA al- Kalam
    Sura 68
    2ª por orden cronológico de Revelación, según la Edición Egipcia. Título tomado de la ayât 1
    Revelada en Makka.

    [Âyât posiblemente reveladas en la etapa de Madina: 17- 50]

    ¡…con el nombre de Al-lâh: El Omnicompasivo, El Omnimisericordioso...!


    1. Nâ ¡Y [por el conocimiento de] la escritura y lo que escriben!1
    2. ¡Tú 2 no eres, por la ayuda de tu Señor, un poseído!
    3. ¡En verdad, tendrás una recompensa sin límites!
    4. Y, en verdad, tienes un carácter magnánimo.
    5 Pronto verás y ellos verán
    6. quien de entre vosotros tendrán más firmeza.
    7. ¡Por cierto, Tu Señor sabe mejor que nadie quiénes son aquéllos que se apartan de Su camino y Él sabe mejor que nadie quiénes son los que siguen la Guía!
    8. Así pues, no escuches a los que acusan de mentirosos...3
    9. Y todo porque ansían que les complazcas, para hacerlo ellos también contigo.
    10. No escuches a ningún despreciable perjuro,
    11. al obstinado difamador, que va sembrando calumnias,
    12. que es quien impide hacer el bien, y está lleno de insolencia, incitador al delito,
    13. arrogante y, además, bastardo.
    14. Se vanagloria de ser opulento, tener una gran hacienda y numerosos hijos.
    15. Cuando se le lee Nuestras enseñanzas,4 dice: —Eso son leyendas de los antiguos.5
    16. ¡Le marcaremos en la nariz! 6

    17. Les Hemos puesto a prueba7 como probamos a los dueños del campo; cuando juraron que cogerían sus frutos por la mañana.
    18. Pero no manifestaron ninguna reacción. 8
    19. Mientras dormían, cayó [del cielo] una desgracia 9 enviada por tu Señor,
    20. y amaneció [el campo] como si hubiera sido segado.
    21. Por la mañana,10 se llamaron mutuamente:
    22. —Vamos temprano a nuestro campo si queremos recoger la cosecha.
    23. Y se pusieron en camino. [así] Hablan entre ellos:
    24. —Ciertamente, hoy no admitiremos [para trabajar] a ningún pobre.11
    25. Así pues, marcharon temprano, resueltos a no ayudar.
    26. Cuando lo vieron... 12 dijeron: —Nosotros somos los que inducimos al error,
    27. Nosotros hemos sido ambiciosos.
    28. El más sensato de los dos dijo: — ¿No te lo había dicho? ¿Por qué no obedecimos?
    29. Dijeron: — ¡Glorificado sea nuestro Señor! Ciertamente, hemos sido de los opresores.13
    30. Y empezaron a recriminarse.
    31. Dijeron: — ¡Ay de nosotros, porque hemos sido opresores!
    32. Es posible que nuestro Señor os de derecho a retroceder de ello [de la opresión].
    ¡En verdad, preferimos [el perdón] de nuestro Señor...!14
    33. ¡Ése fue el castigo que tuvieron en este bajo mundo! Mas el de la vida del Futuro será aún mayor. ¡Si lo supieran!
    34. Quienes tienen taqûa15 tendrán, junto a su Señor, las Yannat del `Adan.
    35. Así pues, ¿[creéis que] vamos a tratar igual a los musulmanes16 que a los opresores?
    36. ¿Qué os ocurre? ¿Qué manera de juzgar es ésa?

    37. ¿O es que no disponéis de un Libro para estudiar?
    38. Entonces, tendríais en él [Qurân] una consulta para tener el conocimiento de lo que es mejor [para toda la comunidad].
    39. ¿O es que Nos atan a vosotros juramentos que Nos obligan hasta el Día de la Resurrección-Juicio? ¡Obtendréis lo que juzgárais!
    40. Pregúntales: — ¿Quién responde de ello?
    41. ¿O es que tienen asociados? Pues ¡que traigan sus asociados, si es verdad lo que dicen!
    42. El Día que las cosas se pongan mal y sean invitados a posternarse y no puedan,
    43. con la vista baja. La humillación los cubrirá; y eso que en la tierra habían sido invitados a posternarse mientras estaban sanos y podían, pero se negaron.
    44. Así pues, no me hables de quienes desmienten este Mensaje:17 gradualmente les acercaremos al Castigo, por donde no lo adviertan.
    45. Les doy un plazo. ¡Mi plan es sólido!
    46. ¿Acaso ellos18 pueden exigir remuneración a los que están cargados de deudas? 19
    47. ¿O es que conocen el gaîb 20 y lo que escriben?
    48. Así pues, sé perseverante, en la Sabiduría de tu Señor, y no te pase como al huésped del pez,21 cuando, angustiado, Nos imploró.
    49. ¡Si no llega a alcanzarle la ayuda de su Señor, habría sido arrojado a la tierra árida mientras era recriminado!22
    50. ¡Tu Señor lo escogió y le hizo de los justos!23

    51. Poco les falta a los kafirûn,24 cuando oyen la Instrucción,25 clavar en ti su mirada. Y dicen: —Pero, sí, es un loco.
    52. ¡Pero no es sino una Instrucción 26 dirigida a todos los Mundos!27
    “El fenómeno del Libro Sagrado (Al-Qu`rân) regla de vida de este mundo y guía más allá de él (...) es la compresión del sentido verdadero del Libro. Pero el modo de comprender está condicionado por el modo de ser del que comprende y, recíprocamente, el comportamiento interior del creyente está en función de su modo de comprender.”. Henry Corbín. Historia de la Filosofía Islámica. Editorial Trotta. 1994 Madrid. pp. 19

  10. #10
    Fecha de Ingreso
    07 oct, 08
    Ubicación
    Barcelona. Catalunya
    Mensajes
    4,779

    Predeterminado

    Notas


    -1- Algunos orientalistas y arabistas sostienen que el Al-Qur`ân se escribió después de la muerte del Profeta Muhammad -s.a.a.s.-, como se puede apreciar, el propio Al-Qur`ân lo desmiente. Estos argumentos son esgrimidos para poner en tela de juicio la autenticidad del Al-Qur`ân. Los orientalistas se basan en los mismos argumentos que el Nuevo Testamento, que fue escrito 60-70 años después de la supuesta crucifixión de `Isa -a-s. [Jesús]. No puede decirse lo mismo del Al-Qur`ân, por la sencilla razón de que data del mismo tiempo del Profeta Muhammad -s.a.a.s.- como da fe el propio Al-Qur`ân en la segunda sura revelada. El nombre "Al-Qur`ân", significa: El leído. De la raíz del verbo qaran: juntar, unir. Para saber como se realizo la recopilación del Al-Qur`ân véase la introducción.

    -2- Muhammad -s.a.a.s.-. Los primeros argumentos de rechazo y del enfrentamiento contra el Enviado estaban dirigidos contra los principios de justicia igualitaria del Mensaje quránico, y también alrededor de su personalidad, pues lo acusan de estar poseído o estar loco o decir mentiras.

    -3 A los Enviados y los Mensajes que son portadores

    -4- Âyât: enseñanzas, signos, pruebas, señales, milagros, versículos del Al-Qur`ân.

    -5- Copiar las Antiguas Escrituras era otro argumento contra el Enviado de Al-lâh, Muhammad -s.a.a.s.

    -6- Estas âyât se refieren a Abû Lahab. Nadie sabía que él no era originario de la tribu qurâix aunque fuera su dirigente. El Al-Qur`ân ha querido destacar que la gente lo respetaba por su condición social y su riqueza, por sus numerosos hijos que entre los quraxî era símbolo de opulencia y poder. Posteriormente a la Revelación de esta ayât, en la batalla de badr se le cortó la nariz con una espada, y le quedo la cicatriz mencionada.

    -7- Para que sepamos quiénes son los sinceros y quiénes son los hipócritas. Las pruebas no son para que Al-lâh -s.w.t.- sepa quién es sincero y quién no, puesto que Él es Omnisciente.

    -8- Se opusieron a dejar nada para los pobres. La lucha de clases aquí es muy interesante para entender la sociología quránica; véase las âyât que complementan esta historia: sura 18, âyât 35-42.

    -9- Una tormenta.

    -10- Sin saber nada de lo ocurrido.

    -11- Miskîn: pobre. [pl., masâkîn]. El pobre [masâkîn], posee lo suficiente para sobrevivir; véase la sura 18, ayât 79, donde unos pobres tenían una barca con la cual se ganaban la vida. Véase en la sura 9, ayât 60 que para estos es la sadaqât. A diferencia del pobre [masâkîn] el indigente [faqîr] no tiene nada en absoluto. De la raíz faqar: perder, echar de menos, no encontrar; no tener ya. Estar privado de.; véase la nota 2 de la sura 107; etapa de Makka.

    -12- Cómo quedo el campo, después de la tormenta.

    -13- Dalam: cometer injusticias, oprimir, ser tirano.

    -14- “... que a las riquezas y el poder”.

    -15- Taqûa: autocontrol del ego; autoconciencia; autoconocimiento; temor reverencial a cometer alguna injusticia o a violar las leyes de Al-lâh -s.w.t.-; véanse el concepto en la introducción.

    -16- Musulmanes: los que se someten a la autoridad de Al-lâh -s.w.t.-

    -17- El Al-Qur`ân

    -18- Los ricos.

    -19- Se refiere a los que no tiene nada, y también a los pobres.

    -20- Al-Gaîb: el/ lo secreto, el/ lo oculto, el/ lo invisible, el/lo secreto, el arcano, lo incognoscible, se refiere a dos cosas, primero a lo general, lo que lo seres humanos no conocen y sólo Al-lâh -s.w.t.- conoce. Y segundo, al Imâm Oculto a.s.-, [al- Imâm al- gaîb] que se manifestará en los últimos días del Final, y traerá la justicia social y la Verdad de todas las Revelaciones, desenmascarando las manipulaciones escritas de las anteriores revelaciones al Al-Qur`ân y las manipulaciones interpretativas que se hacen del Al-Qur`ân.
    21 Se refiere al profeta Yûns -a.s.- [Jonás].

    22 Por la gente que no creía en él; véase la sura 37, âyât 139-148; etapa de Makka. Sura 21, âyât 87-88; etapa de Makka. Sura 10, ayât 98; etapa de Makka. Sura 6, ayât 86; etapa de Makka. Sura 4, ayât 163; etapa de Madina.

    23 Salih: justo, integro, es decir, él, Yûns -a.s.- [Jonás] es de los que no comenten ninguna injusticia; y luchan por la justicia social y contra la opresión.

    24 Kafirûn: son aquéllos que conociendo la Verdad [al-Haqq: la verdad, el derecho, la justicia], la niegan, ocultan, tapan, esconden, manipulan y luchan contra ella invirtiendo sus fortunas; véase el concepto en la introducción.

    25 El Al-Qur`ân.

    26 El Al-Qur`ân explica claramente que es un Mensaje para toda la humanidad y no sólo para los árabes, para todo nuestro Universo y todos los Universos que existen aparte del nuestro.

    27 Mundos; véase la nota 4 de la sura 1, ayât 2

    salam
    Última edición por maite; 16/04/2010 a las 15:53
    “El fenómeno del Libro Sagrado (Al-Qu`rân) regla de vida de este mundo y guía más allá de él (...) es la compresión del sentido verdadero del Libro. Pero el modo de comprender está condicionado por el modo de ser del que comprende y, recíprocamente, el comportamiento interior del creyente está en función de su modo de comprender.”. Henry Corbín. Historia de la Filosofía Islámica. Editorial Trotta. 1994 Madrid. pp. 19

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •