Tema: Qué sabes tú de la inquisición.

  1. #221
    Fecha de Ingreso
    02 mar, 09
    Mensajes
    4,029

    Predeterminado

    (...) El estatuto de limpieza de sangre hecho por el cabildo de la cateral de Sevilla en 1515 dice que hasta aquella fecha habían sido "relajados", es decir, entregados a la autoridad secular para su ejecución 600 reos.No expresa si esta cifra incluye a los quemados en efigie, que fueron muy numerosos, porque muchos buscaron la salvación en la huida.El tribunal de Ciudad Real condenó a muerte en sus dos primeros años 272 personas.(...)



    "El estatuto de limpieza de sangre" : ¡ Hecho por el cabildo de la catedral de Sevilla ! ; después iban tan ponchos a celebrar la misa.Y lo de" quemados en efigie" es para toda una tesis de"manuel de brujería".Ja, ja, ja.

  2. #222
    Fecha de Ingreso
    07 oct, 08
    Ubicación
    Barcelona. Catalunya
    Mensajes
    4,779

    Predeterminado

    La Inquisición española se fundó con aprobación papal en 1478, a propuesta del rey Fernando V y la reina Isabel I. Esta Inquisición se iba a ocupar del problema de los llamados marranos, los judíos que por coerción o por presión social se habían convertido al cristianismo; después de 1502 centró su atención en los conversos del mismo tipo del Islam, y en la década de 1520 a los sospechosos de apoyar las tesis del protestantismo. A los pocos años de la fundación de la Inquisición, el papado renunció en la práctica a su supervisión en favor de los soberanos españoles.

    De esta forma la Inquisición española se convirtió en un instrumento en manos del Estado más que de la Iglesia, aunque los eclesiásticos, y de forma destacada los dominicos, actuaran siempre como sus funcionarios. La inquisición española fue un arma efectiva en la creación de una identidad común entre los ciudadanos "españoles", una amenaza constante para todo aquel que intentara pensar, sentir, o simplemente ser diferente a lo impuesto por las instituciones oficiales del estado.

    En nombre de la inquisición no sólo se imponía paulatinamente una identidad común al global de los ciudadanos del Estado, si no que se borraba de un plumazo una buena parte de la historia escrita de los territorios conquistados. En Andalucía, por ejemplo, fueron quemados todos aquellos libros y manuscritos escritos en árabe. Filosofía, política, historia, cultura, medicina, gastronomía, nada se salvó de la quema. Salvo aquellos libros que pudieron ser rescatados antes de su huida por los antiguos habitantes del Al-Andalus, pocos fueron los textos que lograron sobrevivir a la barbarie española.
    Ocho siglos de nuestra historia borrados de un plumazo con el más cruel de los métodos: el desprecio. Todo para que nada de lo que en ellos hubiera pudiera comprometer en un futuro la legitimidad de la conquista española sobre nuestra nación, ni poner en entre dicho la veracidad de la historia y los mitos escritos por los vencedores. Andalucía no debía tener más pasado que el comenzado en 1492 con su conquista.

    No hay más historia que la escrita por los vencedores y no hay más verdad que la que ellos han querido contarnos. La inquisición nos dejó a los andaluces sin lengua propia y sin memoria, silenció nuestras almas revolucionarias y acabó con nuestros deseos separatistas. Todo lo andalusí fue perseguido, y en nombre de la Santa España hubimos de renunciar a buena parte de nuestra cultura y nuestra propia identidad.

    A cambio nos dieron una identidad vacía de contenido, sustentada sobre la sangre y la espada, y anclada en falsos mitos homogeneizadores como el de Santiago y su blanco caballo. El resplandor del fuego inquisidor silenció nuestras conciencias mientras generación tras generación las llenaba de mentiras hipócritas que venían a sustituir el recuerdo de nuestro propio pasado por la sumisión a nuestra nueva posición de subdesarrollo y dependencia.

    Pedro Antonio Honrubia Hurtado, de “Los orígenes de la identidad nacional española en Andalucía” http://www.kaosenlared.net/noticia/o...nola-andalucia
    “El fenómeno del Libro Sagrado (Al-Qu`rân) regla de vida de este mundo y guía más allá de él (...) es la compresión del sentido verdadero del Libro. Pero el modo de comprender está condicionado por el modo de ser del que comprende y, recíprocamente, el comportamiento interior del creyente está en función de su modo de comprender.”. Henry Corbín. Historia de la Filosofía Islámica. Editorial Trotta. 1994 Madrid. pp. 19

  3. #223
    Fecha de Ingreso
    05 dic, 08
    Ubicación
    Marruecos
    Mensajes
    1,472

    Predeterminado

    Fueron algo mas listos, pues en la quema de libros, respetaron los de ciencia en especial los dedicados a la medicina que pasaron a engrosar la biblioteca compartida de personajes como Hernando de Talavera y Cisneros.
    Ademas lo de los reyes católicos forma en sí algo gracioso si tenemos en cuenta que ademas eran primos hermanos y descendían de judíos (Fernado por parte de su madre Juana Enríquez e Isabel de su abuela paterna) y concretamente el rey Fernando murió de una sobredosis de afrodisiácos dado su gusto excesivo por las doncellas de la corte. Bonita pareja con arreglo matrimonial consentido a traves de una Bula del Papa, por la Iglesia, en la boda se encontraba el cardenal Rodrigo Borgia (famoso por sus intrigas y devaneos); lo que nunca he comprendido fue su odio a los cristianos nuevos y su persecución visceral (ya no quedaban judíos) a los musulmanes, debida cuenta de su sangre judía, y de que su consejero fuese Abraham Senior, un judío recaudador de impuestos (y libre de las persecuciones por imposición de la reina Isabel)
    Su confesor fue Tomás de Torquemada que mas tarde pasó a ser Inquisidor General, siendo su propia abuela judía, demostró un odio implacable hacia todos los conversos, este siniestropersonaje arrancó de Isabel la promesa de que barrería la herejía de sus reinos, para la mayor gloria de dios.

  4. #224
    Fecha de Ingreso
    05 dic, 08
    Ubicación
    Marruecos
    Mensajes
    1,472

    Predeterminado

    Posiblemente estos datos de personajes en la época de la Conquista de España y, o bien conversos, o bien descendientes de conversos sean los que en ciertas literaturas (mas bien por parte de la Iglesia para justificar aquél magnicidio racista) diera lugar a las dudas en algunos foristas sobre que, algunos conversos fueron los mas despiadados perseguidores de los cristianos nuevos, estos fueron puntuales y vendidos a los poderes políticos, pero muchísimos de los conversos lo fueron para poder así hacer vivir la fe, incluso hasta nuestros días, ante aquella barbarie que hoy en día ni el propio papa defiende ya.

  5. #225
    Fecha de Ingreso
    27 abr, 09
    Mensajes
    268

    Predeterminado

    Salam aleikum
    Precisamente Dr Akbarikus, es muy logico que los que eran descendientes de judios o musulmanes fueran los que mas se encarnizaran en la persecucion de estos mismos judios y musulmanes por dos razones1- era una forma de quedar fuera de toda sospecha
    2- odiaban en el otro lo que tenian adentro, siempre odiamos en los demas nuestra propia imagen
    Salam

  6. #226
    Fecha de Ingreso
    05 dic, 08
    Ubicación
    Marruecos
    Mensajes
    1,472

    Predeterminado

    Verdaderamente es así para desgracia de eruditos y pensadores, un saludo
    Salam

  7. #227
    Fecha de Ingreso
    02 mar, 09
    Mensajes
    4,029

    Predeterminado

    Las conficaciones de bienes fueron muy numerosas (...), y despues de satisfacer los gastos de los tribunales dejaron un remanente que ingresó en las arcas reales.Según Landero Quesada, "las sumas llegadas a la cámara regia a consecuencia de las condenas del Santo Oficio debieron ser considerables, pero es muy difícil conocerlas".También obtuvo D.Fernano ingresos vendiendo a los penitenciados " habilitaciones" para desempeñar cargos y pasar a las Indias.(...)

    En conjunto, la actividad inquisitorial representó una merma tanto para la economía estatal como para la nacional a causa de la desaparición, por muerte, prisión o voluntario exilio de tantas familias industriosas.En Sevilla las rentas municipales bajaron un tercio en los años finales del siglo XV, en Barcelona buena parte de la burguesía emigró y la "taula" o banco municipal quedó casi sin fondos.

  8. #228
    Fecha de Ingreso
    05 dic, 08
    Ubicación
    Marruecos
    Mensajes
    1,472

    Predeterminado

    Entronizada Isabel, en 1474, recibe unos informes que detallan la situación en Andalucía de los falsos conversos, redactados por el prior del convento de San Pablo de Sevilla, el dominico Fray Alonso de Ojeda, en los que denuncia que muchos conversos acceden a cargos públicos y a beneficios eclesiásticos mientras continúan practicando el judaísmo. Los monarcas organizan un viaje por Andalucía que durará de 1477 a 1478, en el que constatan la argumentación de Fray Alonso. Será en Sevilla donde los Reyes emprendan las negociaciones con Roma con el fin de que se concediese a la Reina la facultad de nombrar Inquisidores en sus territorios, petición que les será conferida en 1478 con la Bula Exigit sincerae devotionis, en la que Sixto IV cede la potestad de nombramiento de dos o tres obispos o sacerdotes seculares o regulares, de más de 40 años, vida intachable e instruidos, para el desempeño del oficio de inquisidores en las ciudades o diócesis de sus posesiones. Hasta octubre de 1483 no será ratificada dicha prebenda para ambas coronas.

    Comienza una larga campaña de catequesis encabezada por Fray Hernando de Talavera, confesor de la Reina, en la que, durante dos años, intentará instruir en la doctrina católica a los falsos conversos, convencido de que dichos individuos actuaban heréticamente por ignorancia y desconocimiento de la doctrina cristiana. El aleccionamiento fracasa y, el 27 de septiembre de 1480, pese a continuar las negociaciones con el papado, los Reyes nombran los primeros inquisidores a los dominicos Fray Miguel de Morillo y Fray Juan de San Martín. El primer Auto de Fe se celebra en Sevilla el 6 de febrero de 1481. La Inquisición se implanta por primera vez en España en el s. XV con el fin de limpiar el cristianismo de otras prácticas que realizaban secretamente los falsos conversos ante la atenta mirada de los cristianos viejos que observaban como sus privilegios se veían amenazados con las conversiones. Se instala una justicia, paralela a la ordinaria, al amparo de la Iglesia, con el objetivo de perseguir prácticas judaizantes y, que con posterioridad, incrementará las acusaciones hacia otras desviaciones dogmáticas y morales.
    La originalidad de esta Inquisición Española se basa en una vinculación política, desconocida en la Inquisición medieval, con el Estado; éste asume las riendas de la defensa de la fe como medio de mantener el orden político; la unidad de la fe o la unidad religiosa se convierten en el instrumento para conseguir la anhelada unidad social. Desde 1480 la Inquisición Española funcionará como un Consejo del Reino en paridad con otros Consejos. Lejos de la organización episcopal medieval, los cargos tanto del presidente del Consejo de la Suprema como el nombramiento del Inquisidor General, serán potestades de la Corona siendo necesaria la confirmación del pontificado; posteriormente, tanto el presidente del Consejo como el cargo de Inquisidor general serán identificados. Los inquisidores de los distintos tribunales que se esparcirán por toda la península, serán designados por el Inquisidor General con la ratificación de los monarcas, excepto el nombramiento de los demás miembros del Consejo que será cometido del Rey, ejerciendo el Inquisidor General, el derecho de presentación. Se logra la intervención del Poder Real en asuntos doctrinales y en la estructuración de la Inquisición, en cuya cabeza está el Inquisidor General y el Consejo de la Suprema con jurisdicción exclusiva en los bautizados para asuntos de la fe y con la notable influencia de los reyes que autorizarán las designaciones.

    La Inquisición Española nació y se disolvió por medio de decretos reales; el Consejo de la Suprema logró ser uno de los grandes tribunales del Reino; al Fisco Real se destinaban las confiscaciones de los herejes, después de haber costeado su manutención durante la encarcelación, y de ellas recibirán los honorarios los Inquisidores y los funcionarios a su cargo. Con la elección de Fray Tomás de Torquemada como Inquisidor general, desde 1483 hasta 1498, la Institución adquiere un cuerpo normativo general a todos los tribunales, unificando las actuaciones y metodología del proceso inquisitorial. A las Instrucciones de Torquemada le seguirán las de Diego de Deza o las de Cisneros, entre otras. Se asienta un entramado judicial simple en sus comienzos que se irá haciendo más complejo con los años.
    La historiografía actual se ha conciliado con esta denostada y vilipendiada, en siglos anteriores, Inquisición Española admitiendo que colaboró en extender una cultura basada en el miedo o el terror, aunque no fue un movimiento distinto al que, en Europa, se estaba viviendo; incluso se acepta que la Inquisición Europea fue más represiva y cruel que la española; los herejes eran execrados en toda Europa junto con las brujas, a las que el Santo Oficio español juzgó en muy pocos ocasiones. No sólo fue menos cruenta que su análoga sino que no fue más implacable que la justicia de los Tribunales Ordinarios contemporáneos. La Iglesia no ejecutaba, sino sentenciaba; la condena a muerte era traslada a los Tribunales Seculares que la ejecutaban al igual que la tortura; la asistencia de un médico se hacía obligatoria en los ajusticiamientos y en los suplicios, decidiendo éste la viabilidad de dicho tormento. Desde una perspectiva actual no se quiere justificar su existencia pero se intenta lograr una empatía con una sociedad en la que la política y la religión tenían fines comunes.

    La Inquisición en España fue abolida definitivamente con Fernando VII, mediante Real Decreto el 15 de julio de 1834.

  9. #229
    Fecha de Ingreso
    01 oct, 08
    Ubicación
    sevilla
    Mensajes
    1,447

    Predeterminado

    Pasaba por aquí y viendo algunos de los primeros posts (por aquéllo de ver un poco de qué va el tema), considero pues aunar con datos esclarecer lo que siempre ha estado esclarecido, pero como al parecer (al parecer de GATOSENTADO y algún otro) pareciera que nos contaran que la Inquisición en España fue asunto de marca menor, apenas sin alcance más que para dedidacarse a la salvaguarda de la pureza de la doctrina y de la fe católica, he encontrado esta prueba de cómo realmente se las traían los inquisidores.

    Los inquisidores se establecían por un periodo definido de semanas o meses en alguna plaza central, desde donde promulgaban órdenes solicitando que todo culpable de herejía se presentara por propia iniciativa. Los inquisidores podían entablar pleito contra cualquier persona sospechosa(1). A quienes se presentaban por propia voluntad y confesaban su herejía, se les imponía penas menores que a los que había que juzgar y condenar. Se concedía un periodo de gracia de un mes más o menos para realizar esta confesión espontánea; el verdadero proceso comenzaba después.

    Si los inquisidores decidían procesar a una persona sospechosa de herejía, el prelado del sospechoso publicaba el requerimiento judicial. La policía inquisitorial buscaba a aquellos que se negaban a obedecer los requerimientos, y no se les concedía derecho de asilo. Los acusados recibían una declaración de cargos contra ellos. Durante algunos años se ocultó el nombre de los acusadores, pero el papa Bonifacio VIII abrogó esta práctica. Los acusados estaban obligados bajo juramento a responder de todos los cargos que existían contra ellos, convirtiéndose así en sus propios acusadores(2). El testimonio de dos testigos se consideraba por lo general prueba de culpabilidad.

    Los inquisidores contaban con una especie de consejo, formado por clérigos y laicos(3), para que les ayudaran a dictar un veredicto. Les estaba permitido encarcelar testigos sobre los que recayera la sospecha de que estaban mintiendo. En 1252 el Papa Inocencio IV, bajo la influencia del renacimiento del Derecho romano, autorizó la práctica de la tortura para extraer la verdad de los sospechosos. Hasta entonces este procedimiento había sido ajeno a la tradición canónica.

    Los castigos y sentencias para los que confesaban o eran declarados culpables se pronunciaban al mismo tiempo en una ceremonia pública al final de todo el proceso. Era el sermo generalis o auto de fe. Los castigos podían consistir en una peregrinación, un suplicio público, una multa o cargar con una cruz. Las dos lengüetas de tela roja cosidas en el exterior de la ropa señalaban a los que habían hecho falsas acusaciones. En los casos más graves las penas eran la confiscación de propiedades o el encarcelamiento. La pena más severa que los inquisidores podían imponer era la de prisión perpetua. De esta forma la entrega por los inquisidores de un reo a las autoridades civiles, el brazo secular de la Inquisición, equivalía a solicitar la ejecución de esa persona. Era extraordinariamente difícil que un hombre que hubiese sido llevado ante el Santo Oficio saliera de allí materialmente sin una sola mancha. Por eso afirma Turberville:

    Aunque en sus comienzos la Santo Oficio dedicó más atención a los albigenses y en menor grado a los valdenses, sus actividades se ampliaron a otros grupos heterodoxos, como la Hermandad, y más tarde a los llamados brujas y adivinos. Una vez que los albigenses estuvieron bajo control, la actividad de la Inquisición disminuyó, y a finales del siglo XIV y durante el siglo XV se supo poco de ella. Sin embargo, a finales de la edad media los príncipes seculares utilizaron modelos represivos que respondían a los de la Santo Oficio.

    (1) El ámbito de aplicación "cualquier persona sospechosa" quiere decir eso exactamente, siendo el concepto "hereje" el aplicado para dotar de estatus jurídico a cualquier sospechoso. Entre los sospechosos más comuúnmente conocidos tenemos, entre otros, a:
    - Judíos, musulmanes, arrianos que no son herejes por definición contraria, porque son seguidores de otra religión;
    - Herejes o lo que en lenguaje contemporáneo equivale a rebeldes o sedicionistas para el Estado moderno.
    - Brujas o lo que en lenguaje moderno equivale a librepensadores e intelectuales, esto aplicado también a hombres de ciencia para la oscura edad media.

    (2) Con el tiempo se institucionaliza esta figura con el llamado autoacusación o autodenuncia, con la prerrogativa que es mejor para el acusado que se entregue a sí mismo, que ir derecho a la hoguera. Pero esta es una maniobra clave para la institución, en la que encuentra la fórmula para quitarse de encima la fase sucia de la persecución, en no pocos casos. La suerte de los autodenunciados no acababa en ellos mismos, sino que era la señal para los inquisidores de que detrás de un acusado todos los de su entorno asímismo lo debían de ser. Con lo cual, tras una autodenuncia hecha por el temor de no arder en la hoguera, se ponía en marcha un largo proceso que acababa con el acusado denunciando a amigos, vecinos y familiares. Si esto no es una persecución....

    (3) Laicos como tales, sólo en apariencia, el Tribunal de la Inquisición estaba bastante bien estructurado y organizado, una parte de sus miembros debían dar la imagen de ser miembros aparentemente independientes y compuestos por gentes de fuera.

  10. #230
    Fecha de Ingreso
    05 dic, 08
    Ubicación
    Marruecos
    Mensajes
    1,472

    Predeterminado

    Y lo que es peor, se obligó bajo la premisa de bautismo o muerte a todos los españoles musulmanes, simplemente porque era la mejor forma después, de perseguirlos como herejes, ya que si seguían siendo mudéjares no podían atentar contra ellos por los Estaturos firmado por los católicos. Un juego sucio de persecución, intolerancia y racismo.
    Entre Hernando de Talavera y Cisneros crearon la "cuestión morisca" y el Estado español se convirtió en el primer Estado Europeo Racista, incluída la Limpieza de sangre por orden de Roma y aplicada en España, cosa que duró hasta finales del siglo XIX, con un resurguimiento en la época de la dictadura, y mantenido ideológicamente en la actualidad por la derecha política.

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •