Página 1 de 5 12345 ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 10 de 49

Tema: Con la venia...

  1. #1
    Fecha de Ingreso
    16 feb, 09
    Mensajes
    1,363

    Predeterminado Con la venia...

    Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.

    LA IDEA DE PROGRESO.

    TRATARÉ de formular la crisis, la situación vacilante en que que han caído los ingredientes que sirven para explicar gran parte de la edad moderna, en especial la idea de progreso.Se piensa en el progreso a partir de cierto momento.Seguramente el primero que lo expresa como ley de la existencia temporal es Leibniz, a finales del siglo XVII.Por entonces en Occidente en empieza a pensar que se puede ir a más, es decir, que la marcha de la historia puede acelerarse y que esa aceleración abre perspectivas espléndidas de mejorar la situación del hombre.

    La idea de progreso cuaja.Si consultamos nuestras propias convicciones, comprobamos que esa idea está en nosotros, existe desde hace tres siglos.Los romanos no tenían idea de progreso; tampoco los griegos, ni los egipcios, ni los chinos.Si examinamso esas culturas, comprobaremos que la idea de progreso aparece sólo en Occidente.¿Por qué cuaja esa idea? Hay muchos factores, pero de momento señalaremos dos.

    La idea de progreso surge del propósito de no cultivar el saber en círculos apartados, sino de hacer que penetre en la sociedad hasta el punto de que la dinámica social sea promovida por él.Si el saber puede aumentar- y está claro que donde más puede hacerlo es en las nuevas ciencias- y si impregna la dinámica social, tenemos entonces un vector de futuro perfectamente diferenciado.Así aparece un proyecto sugestivo: aplicando el saber podemos mejorar nuestras condiciones de vida, nuestras organización social y la situación de la humanidad.Mejoraremos en la medida en que descubramos saberes útiles, que puedan transformarse en procedimientos productivos, en nuevas técnicas.De este modo nos libramos de la penuria, de la dificultad de las relaciones del hombre con la naturaleza; así la dominaremos.

    Esta idea se basa en la confianza en la ciencia moderna.No es extraño por eso que sea Leibniz quien esté en el centro de la primera gran elaboración de esta idea.Leibniz es incluso más importante que Newton (aunque, en la polémica entre ambos, Newton ganó).Leibniz empezó a formular una idea que, por otra parte Newton también señala en los "Principia": se puede incrementar la dominación técnica del mundo, porque cabe una interpretación dinámico-mecánica del universo.

    La mecánica, que según los antiguos era un arte exclusivamente humano, que nada tenía que ver con la constitución del universo, puede, según Newton, generalizarse y extenderse al universo entero.Tendremos así una mecánica racional, una comprensión "mecánica" del mundo.Si hacemos del universo una gran máquina, podemos controlarlo, y mejorar con ello nuestra situación en él.

    La primera formulación de Leibniz se interpreta así como un proceso indefinido con el cual nos iremos librando de los males que han aquejado a la humanidad hasta el presente.El fututo es mejor que el pasado.Es el futurismo, la gran esperanza en el porvenir.Tenemos una ciencia cuyo desarrollo nos permitirá inéditas conquistas.


    continuará... Muntassir.

    Leonardo Polo.Quien es el hombre.
    pag. 26-27

  2. #2
    Fecha de Ingreso
    16 feb, 09
    Mensajes
    1,363

    Predeterminado

    LA FALLIDA ESPERANZA DE PROGRESO.

    Sin embargo, los teóricos de la ciencia actuales que están más de moda-Popper, Kuhn, o Feyerabend- señalan una crisis. La ciencia no garantiza el cumplimiento de las esperanzas que se han puesto en ella.La ideología progresista es un ceremonialismo, porque mientras no sepamos manejar las objeciones, las aporías no solubles con que se ha topado la ciencia, es dudoso que sea posible seguir progresando y aprovechando nuevos hallazgos científicos.Los que otros autores denuncian se puede entender a partir del llamado "trilema" del barón de Münchhausen, pues se sostiene que este trilena afecta intrínsicamente a la ciencia.

    No es un simple dilema, que según los viejos lógicos es una dificultad que ataca por dos lados, sino un trilema que ataca por tres.El barón de Münchhausen es un personaje de la literatura alemana del siglo XVIII, que caracteriza al hombre fanfarrón y confiado, que emprende aventuras con optimismos insensatos y acude a procedimientos imposibles.Estos teóricos ejemplifican metafóricamente en este personaje el trilena de la ciencia actual.

    Se plantea de la siguiente manera.Para llegar a un objetivo, digamos un palacio, el barón tiene que atravesar un lago con sus propios recursos, porque no hay barco.¿Cómo atravesar el lago? Hay tres posibilidades: la primera es hacer pie, o sea, atravesarlo andando.Para esto hace falta que el lago no sea profundo, pero no es éste el caso.El segundo procedimiento es el que el barón utiliza en la fábula para salir de un pozo: tirándose de la coleta; aquí para sobresalir del agua.Obviamente este procedimiento no es válido porque va contra la ley de la inercia.El tercero sería ir nadando, pero el barón no sabe nadar.En suma, el barón no puede alcanzar el castillo porque el lago es profundo, la solución de la coleta no sirve y no sabe nadar.

    Este ejemplo, expuesto de forma narrativo-metafórica, entraña enseñanzas serias que pueden transformarse en conceptos.¿ Qué quiere decir hacer pie? Encontrar base, tener un fundamento que permite andar.No hacer pie significa que no hay fundamento.El saber moderno, la ciencia físico-matemática, carece de fundamento.Segundo, mantenerse desde sí, significaría que la ciencia ( carente de fundamento) podría ser válida si fuera un sistema con coherencia completa, pues entonces, aunque no tuviera fundamento, se bastaría a sí misma como cuerpo de doctrina.

    Pero la ciencia no es un sistema completo,carece de coherencia, no se basta a sí misma.Tercero, nadar es imagen de la discusividad.Si la ciencia no tiene fundamento ni es un sistema completo, podríamos apelar a otra de sus características, que consiste en que cuando se formula una hipótesis, se puede desde esa hipótesis formular otra, así se garantiza, si no su sistematicidad, al menos su continuación, en cuanto que existen reglas para pasar de unas hipótesis a otras.

    Cuando se formula una hipótesis, se pregunta a la realidad, si la realidad no se adapta al modelo, sólo podemos seguir construyendo otro modelo.Pero la ciencia no tiene criterio lógico para construir ese otro modelo o hipótesis a partir del "falsado".Si no hay ningún criterio discursivo, sólo cabe esperar que aparezca un genio capaz de formular nuevas hipótesis o de ampliar las que tenemos.Pero eso no depende de la lógica de las hipótesis, sino del a potencionalidad e inventiva humanas.No hay nada en la física de Newton que indique por dónde puede seguirse, a no ser que venga alguien más inteligente y formule otra.Pero eso introduce un factor de contingencia desde el punto de vista de la racionalidad lógica.


    Muntassir
    .

    Leonardo Polo.Quien es el hombre.

  3. #3
    Fecha de Ingreso
    16 feb, 09
    Mensajes
    1,363

    Predeterminado Derechos a gogó.

    Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.

    Esta incapacidad para reconocer los límites de los derechos es lo que suele introducir en las democracias el morbo de la tiranía.

    EN alguna ocasión anterior hemos escrito que la tiranía no es una forma degenerada de gobierno, sino una degeneración que se introduce en las más diversas formas de gobierno, y que, en contra de lo que se piensa, no hay forma de gobierno inmunizada contra la tiranía.Solemos identificar la tiranía con la autocracia o la dictadura; y ciertamente, son muchos los autócratas que, a lo largo de la historia, se han desempeñado como tiranos, porque la detentación del poder suele degenerar en abuso de poder.

    Pero esta tentación abusiva puede florecer en cualquier otra forma de gobierno, pues lo que hace que un gobierno degenere en tiranía es la condición moral de quien la detenta.Platón, por ejemplo, consideraba que la aristocracia era la mejor forma de gobierno posible, pues presuponía que los llamados "aristoi" (esto es, los mejores) serían personas nobles y sabias; cuando la aristocracia la detentan personas crueles, corrompidas o arbitrarias, deviene tiranía insufrible.

    Hoy vivimos en lo que podríamos llamar "fase democrática" de la Historia, según la cual el único poder legítimo es el que procede del pueblo (palabra, por cierto, en franco retroceso, sustituida con frecuencia por la más ambigua "ciudadanía").No es legítimación en origen de la democracia lo que aquí nos interesa analizar, pues si bien puede ser- como cualquier otro producto cultural- un concepto discutible, lo cierto es que es un concepto válido, y hasta valioso, para el sano gobierno de una sociedad.

    Ahora bien, que la democracia sea en origen una forma de gobierno saludable no debe hacernos incurrir en la creencia bobabilesca de que es una forma de gobierno inmunizada contra la tentación tiránica.Y como en democracia el poder tiene dos titulares (aquellos en quienes reside y aquellos que lo detentan), las posibilidades de que tal poder degenere en tiranía se multiplica por dos (si atendemos a esta doble titularidad) o hasta el infinito (si consideramos que a cada individuo corresponde-siquiera de forma ideal, una mínima parcela de poder).

    Una de las vías de la infiltración de la tiranía en la democracia se funda, paradójicamente, en la exaltación desaforada de los "derechos".Pero se olvidan dos nociones:.1) El reconocimiento de un derecho implica el reconocimiento de una obligación correlativa, y 2) El ejercicio de un derecho tiene siempre unos límites, que no sólo son externos (se suele reconocer que en el ejercicio de un derecho no podemos dañar a otros), sino sobre todo internos.Y esta incapacidad para reconocer los límites internos de los derechos-esto es, su configuración verdadera- es lo que suele introducir en las democracias el morbo de la tiránía.Se ha impuesto la idea descabellada de que los derechos pueden ser moldeados a nuestro antojo, y que, por lo tanto, cualquier interés propio, cualquier pulsión o anhelo puede obtener el rango de derecho si exigimos su reconociiento.Inevitablemente, una organización humana cuyos integrantes han renunciado a la labor de discernir el contenido real de un derecho, prefiriendo imponer como derecho lo que no es sino "volición", mero acto de voluntad o- lo que es todavía peor- acto de una voluntad incapaz de embridarse, de una voluntad sin "fuerza de voluntad" (eso es, sin capacidad para conceder lo que no es obligado y para abstenerse de lo que no está prohibido), se convierte en una organización cada vez más conflictiva.Pruebas de de esta conflictividad creciente de las sociedades actuales convertidas en una mera agregación de egoísmos particulares las tenemos por doquier : desde divorcios a mansalva ( por mencionar un ámbito de conflictividad personal) a insolidaridad entre regiones (por mencionar un ámbito de conflictividad colectiva).

    Pero en democracia el poder, que reside en el pueblo, es detentado por unos representantes políticos.Y en esta degeneración que convierte el poder en tiranía dichos representanes desempeñan una labor promordial: primero, azuzando el ejercicio de esos intereses particulares, mediante su elevación al rango de "derechos"; más tarde, puesto que el ejercicio de tales "derechos" es inevitablemente conflictivo, los representantes del poder tienen que actuar para evitar las fricciones.Y, en el camino, se ha consumado la gran subversión del concepto de derecho: lo que antaño era posesión connatural al hombre que el poder establecido se limitaba a reconocer, se convierte en una concesión graciosa que el poder otorga.Y así los hombres, creyéndose más libres, son en realidad más esclavos de esa concesion graciosa.El virus de la tiranía ya ha sido infiltrado.

    Muntassir.


    Animales de compañía.Por Juan Manuel de Prada.
    ABC, Semanal, 6-12, julio,2008.

  4. #4
    Fecha de Ingreso
    02 mar, 09
    Mensajes
    4,029

    Predeterminado

    UN LARGO VERANO AZUL.Por Migue Ángel Quintanilla Fisac.(Catedrático de Lógica y Filosofía de la Ciencia)


    James Lovelock es un científico mundialmente conocido por ser el autor de la "hipótesis Gaia" ( nombre de la diosa que personifica la Tierra en la mitología griega).Popularmente es más conocido aún por ser una de las grandes personalidades de la cultura verde que defiende la energía nuclear y el uso de las tecnologías más avanzadas como una forma eficaz de garantizar la supervivencia de la especie humana ante el cambio climático.

    Los calores que padecemos en este mes de agosto pueden ser una buena excusa para echar una ojeada, de la mano de este sabio inconformista, por una de las fronteras más apasionantes e inciertas de la cultura científica actual.El contenido esencial de hipótesis "Gaia" consiste en considerar la Tierra (incluyendo las rocas, los océanos, el aire y los seres vivos) como un sistema que se autoregula de forma que, a la larga, logra mantenerse en las condiciones más favorables para la continuidad de la vida.Durante años esta teoría ha sido ignorada y después atacada por la ciencia oficial.

    En la actualidad, el apoyo de otros científicos famosos, como Linn Margulis, y la celebración de varias conferencias mundiales sobre el tema han contribuido a perfilar los rasgos científicos de la teoría y a liberarla de la literatura fantástica, y algo mística, que la acompañó (y la perjudicó) desde el principio.En su último libro (The Vabishing Face of Gaia).A final Warning) Lovelock se propone hacer un balance de "Gaia" en su contexto científico más riguroso,y lanzar "un último aviso".Lovelock
    no desprecia las voces de alarma y los esfuerzos de algunos gobiernos por reducir las emisiones de CO2 y detener el calentamiento global promoviendo el uso de energías alternativas (anque considera que la energía nuclear es imprescindible y que la única energía renovable que tiene un futuro prometedor es la solar térmica) Pero está convencido de que ya es demasiado parde para eso.Lo que deberíamos estar haciendo, en su opinión, es prepararnos para lo inevitable: la Tierra entrará en un periodo cálido y la vida humana sólo podrá desarrolarse en las zonas más templadas que se salven del crecimiento de los mares y del calentamiento excesivo.

    Para sobrevivir en estas condiciones, necesitaremos toda la ciencia y la tecnología de que podamos disponer.Pero, además, tendremos que cambiar nuestra forma de vernos a nosotros mismos y aceptar que lo importante es "Gaia", ese sistema con vida propia, del que nosotros sólo somos una parte accidental.Un nuevo mundo será entonces posible.Aunque, por el momento, apenas hemos empezado a imaginarlo y sin embargo ya sospechamos que puede ser tarde para ayudar a construirlo.

    Claro que siempre nos queda el consuelo de pensar que un un mundo cálido, como el de este mes de agosto, también se puede disfrutar de la vida, sobre todo si podemos desplazarnos cómodamete a la playa o al campo y utilizar artilugios tan poco ecológicos como el aire acondicionado.Quizá no alcancemos ya a disfrutar de un futuro verde, pero podríamos ayuda a que algunos disfruten, dentro de unos años , de un largo verano azul.



    Público.Opinión, 220809.

  5. #5
    Fecha de Ingreso
    02 mar, 09
    Mensajes
    4,029

    Predeterminado ¿ Justicia ?

    El diario "El País" anuncia que tal vez el estatuto catalán sea considerado incontitucional y, de inmediato, comienzan las explicaciones sobre la ideología de los miembros del Tribunal Constitucional, nombrados- que no se nos olvide-por las Cortes, el Consejo General del Poder Judical y el propio Gobierno.Tantos conservadores y tantos progresistas.O sea afines a uno de los dos partidos que se reparten la tarta de los poderes en España.

    Lo mismo ocurrió hace algunas semanas con los miembros del Tribunal Superior de Justica de Valencia que debía juzgar el caso Camps.Lo mismo ocurrem una y otra vez, con ciertas decisiones de gran importancia del CGPJ, cuyos vocales son igualmente elegidos y consesuados por los partidos.Y lo mismo sucede con ciertas sentencias de ciertos jueces y, en particular, con las que dictan los tribunales de altas instancias, superiores, Supremo y Audiencia Nacional.

    Al final resulta que la manera de interpretar los textos de las leyes, es decir, la manera de impartir justicia, depende en demasiadas ocasiones de las simpatías políticas de quienes deberían tener la única obligación de aplicarlas con ecuanimidad.Pero es que los jueces son humanos, afirman quienes tratan de justificar esa dramática disfunción del sistema judicial español.De acuerdo.Yo también.Humana, agnóstica y de izquierda.Y si tuviera que juzgar todo el arte que se ha hecho a lo largo de la historia tan sólo desde el punto de vista de mi estricta ideología, rechazaría el 90 por ciento de las creaciones humanas por haberse puesto al servicio de los poderes más conservadores, las monarquíass, la Iglesia, los faraoes y hasta los jefecillos de las tribus.

    No me vale la explicación de la delicada humanidad de los jueces.En determinados ambitos- y la justicia es al repecto uno de los más sensibles-, las emociones deben ser controladas por la razón, que para eso existe.Las simpatías y antipatías, neutralizadas por la objetividad.Y la sumisión a los intereses de quienes te han nombrado o te apoyan sustituida por el deber moral.Mientras eso no ocurra,el espectáculo de tantos jueces y juristas entregados a sus miserias particulares no deja de ser una vergüenza.


    Desde lejos.Ángeles Caso.
    Público, 250809.

  6. #6
    Fecha de Ingreso
    02 mar, 09
    Mensajes
    4,029

    Predeterminado " Estado de Miedo", Michael Crichton

    ESA POSTURA INCÓMODA.
    ================



    Como decía Joan Didion, soy de esa clase de personas
    que prefieren estar, "no exactamente solos, sino en presencia de desconocidos"; he pasado horas felices en cafeterías de hotel fumando, bebiendo whisky a sorbitos y leyendo novelas de Crichton.Eso era en otros tiempos, claro está, cuando los placeres de los adultos aún no habían caído bajo el martillo del despotismo sanitario.Por nuestro propio bien, esi no hace falta decirlo, ¿verdad?

    ¿ De qué se trata, que me opongo? : ésa parecía ser su divisa.Tenía la capacidad extraordinaria para secuestar al lector, que no puede dejar el libro hasta la última página.Lo suyo era la hipótesis menos frecuentada (y la más incómoda): ¿ y qué pasaría si...? Por ejemplo: si clonamos dinosauros (Parque Jurásico), si modificáramos la conducta (Terminal man), si la víctima fuera un hombre y no una mujer (Acoso), etc.El desenlace suele ser realista y desconsolador : no ganan los buenos.

    Su última novela " NEXT", la escribió cuando tenía cáncer, quizá para convercerse de que es inútil luchar contra el cáncer: lo que hay que lograr es vivir de verdad, en lugar de evitar la muerte.Yo la leí como una estremecedora elegía."State of Fear" (Estado de miedo) no es aconsejable para paladares mojigatos.Su hipótesis menos frecuentada es muy incómoda (pensar en correr un riego): ¿qué pasaría si la teoría del cambio climático fuera una fabricación útil? ¿ Y si hubiera tantos y tan mezquinos intereses en un lado como en el otro? ¿Y si el miedo a la destrucción del planeta y el pánico ecológico estuviera promovido?

    El miedo es el punto de apoyo del poder, así que, acabada la guerra fría, ¿con qué iban a mantenernos asustados los poderosos? ¿Quizá con el terror ecológico? ¿Con la capa de ozono, el recalentamiento, esos casquetes derretidos y los océanos que anegarán el mundo tal y como lo conocemos? Su postura siempre es la misma: ecología sí, pero no dejemos que la usen para dominarnos; salud sí, pero no control social; lucha contra el terrorismo sí, pero que no sirva para limitar las libertades individuales.

    Pensar es ponerse en el lugar más incómodo: el del otro.



    Libre.A mis 43 años.Por Rafael Reig.

  7. #7
    Fecha de Ingreso
    16 feb, 09
    Mensajes
    1,363

    Predeterminado Arias y las pepipas de oro.

    Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.

    En nuestro mundo periodístico-obsesionado por la fealdad, la corrupción, el asesinato, la traición, el desliz, la ineptitud, la miseria moral, por todas y cada una de las peores manifestaciones de la condición humana-, brilla la figura de Jaime Arias.Como, en la noche más oscura y en el mar tempestuoso, la luz de un faro.Un faro felizmente longevo, inagotable: casi setenta años ofreciendo luz al lector.En un mundo periodístico dominado por la agresividad, nuestro Jaime Arias ofrece cordialidad.Mientras la mayoría de los comentaristas arrugan la frente en ceñuda pose fiscal, él nos regala paternales palabras.Donde tantos compiten para dar el más sonoro cachete verbal, Arias busca la palabra amable y pone de relieve los datos que permiten albergar confianza.

    En el ruidoso escenario mediático, son legión los articulistas que compiten para ganar la plaza del Inquisidor Torquemada o conquistar el púlpito de Savoranola.En cambio, Arias persiste en su solitario papel de buscador de buenas vibraciones.Y encuentra en los fangos de la realidad verdaderas pepitas de oro: comportamientos inteligentes, actitudes honestas, progresos incuestionables, personalidades de calidad, motivos de ilusión.Subraya el dato positivo, desvela el comportamiento hácido, evoca los pasos correctos que se dieron en el difícil pasado.Muchos ofrecemos argumentos para el nerviosismo, el miedo o la depresión social, Jaime o Jaume Arias ofrece argumentos de consolación.

    Ciertamente, el periodismo tiene que combatir entuertos, rebatir mentiras, denunciar abusos y eliminar los ropajes que ocultan las miserias del poder.De acuerdo: el periodismo pugna para abrir aquellas ventanas que los poderes mantendrían cerradas a cal y canto.Pero a estas alturas de la película, tantos años después del Watergate, parece evidente que el periodismo crítico se ha amanerado: asalta las ventanas fáciles y apenas se acerca a las dificíles.Lo difícil es enfrentarse al nuevo dios de la audiencia.Y asaltar las ventanas de los poderes opacos. Los poderes económicos, los grupos de presión cultural o étnica.Mucho más arduo es todavía, como recomienda Saviano, desvelar los vínculos entre los poderes mafiosos y la economía legal.

    No es fácil (ni prudente ) enfrentarse, como don Quijote, a gigantes que se disfrazan de molinos de viento.Pero si nos deblegamos ante esta dificultad, deberiamos, como mínimo, asumir con humildad nuestros límites...

    Muntassir.


    Antoni Puigverd.Opinión
    La Vanguardia.

  8. #8
    Fecha de Ingreso
    16 feb, 09
    Mensajes
    1,363

    Predeterminado Arias y las pepipas de oro.

    Pero si nos doblegamos... (y 2)

    Tras el Watergate, el periodismo se ha amanerado: asalta las ventanas fáciles y apenas se asona a las difíciles.


    Convendría reconocer que el cacareado sentido crítico del periodismo tiene los pies de barro.Y que muchos de los errores, deslices y contradicciones que afean a la política también afean al periodismo.El magisterio de Arias es importante en este punto.Preguntado por Cuní sobre cómo ha conseguido mantener su independencia durante tantos años, contestó:"Nunca tuve la pretension de ser millonario".

    ¿La generosidad y el énfasis que pone en los gestos positivos convierten el estilo de Arias en excesivamente dulce? ¿Desconoce , acaso, la maldad quien, como nuestro Jaime, ha conocido los durísimos años de la posguerra y la implacable precisión del franquismo? Al contrario.Acostumbrado a no desaprovechar los resquicios de la esperanza, insiste en los argumentos de la cordialidad precisamente porque conoce por propia experiencia nuestra tradición belicosa, liante y excluyente.Después del éxito con que la opinión pública ha recibido su libro de retratos "Tal como los conocí" (Libros de Vanguardia, 2009), muchos le hemos pedido que escriba sus memorias.Para argumentar su negativa, repite lo que ya dijo a Rosa Maria Piñol. Que lo entrevistó para este diario:"Mi generación vivió una tragedia terrible y lo importamte es que no se repita.No quiero escribir sobre aquello, porque para hacerlo debería ser sincero y habría palos para todos.Y no me atrevo a señalar.Y, además, hay recuerdos que resultan demasiado dolorosos".

    Muñoz molina, promocionando "La noche de los tiempos", que novela los años de la República, la guerra y el exilio, afirmó el sábado:"En los días previos a la Guerra Civil , las palabras en vez de construir sirvieron para destruir".Años atrás, les conté la historia de Boban y Edina Minic, periodistas bosnios refugiados en l'Escala.Boban sostiene que el periodismo fue la causa primera del retorno de la barbarie en los Balcanes.Jaume Arias no necesita que le recuerden que las palabras son armas que pueden recagar el pasado más siniestro.Valdrá la pena leerlo, estos próximos meses con mayor atención, si cabe.Con el Estatut cercenado, algunos de los más conspicuos fantasmas de a guerra pueden encontrar motivos de victoria...y de derrota.Veremos que nos recomienda la pluma cordial de Jaime.

    Me atrevo a anticipar que incitará a los catalanes a volver a tejer, pacientes, lo destejido.Como hacía Penélope cada mañana despues de que, para evitar el mal mayor, destejiera cada noche.En su pulcro, sabio delicioso libro de retratos, hablando con la atractiva Ava Gadner, describe una anécdota algo triste."Le aconsejé que no aceptara la invitación a una cena en Sant Feliu de Guíxols y me negué a acompañarla.Hizo mayor caso a un pesado playboy casero.Pero a medianoche volvió toda llorosa.Dejó la cena: su vecino de mesa se había propasado y ella le replicó con un par de sonoras bofetadas."Tienes un buen reportaje para "París Match", me dijo al día siguiente.Ava aún no conocía mi estilo periodístico".


    Muntassir.


    La Vanguardia.Opinión
    Antoni Puigverd.

  9. #9
    Fecha de Ingreso
    16 feb, 09
    Mensajes
    1,363

    Predeterminado El periodismo.

    Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.


    CELINE, expresó así su dilema: "Morir o mentir".Un irónico anotador añadiría: Y se dedico, claro, a mentir como un genial bellaco.La literatura puede resistir muy bien la mentira, sobre todo si se miente de verdad.Incluso el periodismo puede sobrevivir a los mentirosos.Ryszard Kapuscinky formuló la incompatilibad química entre el cinismo y el periodismo, en el célebre manuel "Los cínicos no sirven para este oficio"

    La formula profiláctica era buena, pero la realidad es mejor: el periodismo no sólo soporta sino que tal vez necesita un porcentaje de cínicos.Los mejores periodistas que he conocido no pertenecían ni pertenecen al bando tramposo de los cínicos, pero éstos eran un estímulo imprescindible y unos maestros en algunos géneros, por ejemplo, a la hora de escribir obituarios para vivos y muertos.Hay elegías fúnebres muy sentidas, pero ninguna alcanza la calidad pomposa de un buen cínico.Por resistir incluso a la fauna de los vejaministas, especializados en boyante arte de la difamacion, esos tipos que confunden sus regüeldos con voces del oráculo nacional, sin ni siquiera intentar emular la elevación de un post de Quevedo.

    "Bésame donde no me da el sol".Lo que no puede resistir el periodismo es la pereza de no hacer preguntas.Hace tiempo que llevo escuchando la misma observación crítica por parte de personas que comparten esa perplejidad: ¿ por qué los periodistas aceptan acudir a supuestas ruedas de prensa donde se les impone la condición de no preguntar? Peor aún: ¿ por qué los periodistas ya no hacen preguntas? Intento buscar una explicación.

    La más inquietante es que los periodistas en España, estamos interiorizando la sensación de derrota del periodismo.Mientras, en los regímenes totalitarios, en 2009 ha umentado el número de periodistas y "blogueros" asesinados, encarcelados o amenazados.No, no tenemos derecho a dejar de hacer preguntas.


    Muntassir.


    Manuel Rivas.El País, 090110.

  10. #10
    Fecha de Ingreso
    16 feb, 09
    Mensajes
    1,363

    Predeterminado Corazones de alcachofa.

    Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.

    "Aunque se lleve silenciosa y platónicamente el amor en la vejez es algo muy común"


    (...) YA se sabe que vivimos en una sociedad que idolatra la apariencia de juventud y desdeña a los viejos, y la idea de un anciano o una anciana enamorados produce mofa e incluso cierta repugnancia, porque en el fondo nos repugna la idea de nuestra propia vejez, de la decadencia inevitable y de la muerte.Por lo general, todo eso no lo tenemos nada trabajado, y así nos va.

    PERO LO MÁS CURIOSO ES QUE EL PERSONAL se suele sorprender ante la idea de que los mayores se emamoren, como si fuera algo poco común.Las convenciones dictaminan que con la edad se apaga esos fuegos y la gente se sigue tragando esa mentira, aunque la realidad nos demuestre abundantemente lo contrario.Ahí está Liliana Bettencourt, la octogenaria dueña de L'Oréal, regalando mil millones de euros a un fotógrafo, y aquí mismo tenemos a la Duquesa de Alba, cuya vida se ha visto bastante agitada últimamente a consecuencia del amor.Desde luego las mujeres parecen tenerlo un poco peor, los resabios machistas hacen que todos tendamos a ver más risibles a las señoras mayores que se enamoran, pero lo cierto es que, salvo excepciones, a los varones tampoco se les perdona.El "viejo verde" es un personaje socialmente ridículo.

    RECORDEMOS, POR EJEMPLO, AL GRAN GOETHE, un hombre de talento universal que, además de ser uno de los mejores escritores de la historia, desarrolló una intensa carrera política y fue un científico más que notable.Pues bien, este personaje inmenso consiguió perder por completo su lucidísima cabeza a los 74 años, cuando se enamoró como un becerro de Ulrike, una muchaha de diecinueve, hasta el punto de que cada vez que la oía pasar junto a la ventana, abandonaba el trabajo y salía corriendo detrás de ella sin sombrero ni bastón, detalle que, a principios del siglo XIX, denotaba a las claras lo trastornado que estaba.

    Ni que decir tiene que nadie pareció entender esa pasión tardía, los conocidos se burlaban y el hijo de Goethe se enfureció muchísimo.El escritor pidió a Ulrike en matrimonio y fue rechazado, y el disgusto fue tan grande que el pobre hombre se puso malísimo.Avisado de su enfermedad, el mejor amigo de Gothe, el músico Carl Zelter, acudió desde Berlín a visitarlo.Y después escribió en una carta con inmensa sorpresa:" ¿ Y quién me encuentro? A alguien que parece que tuviera en el cuerpo todo el amor con toda la angustia de la juventud".Ya digo, en la pasión no envejecemos.

    Y si un cerebro privilegiado como el de Goethe es capaz de achicharrarse así, ¿qué nos puede sucedernos a los comunes mortales? Me parece que, aunque por lo general no se comente, aunque se sublime, aunque se sobrelleve silenciosa platónicamente, el amor en la vejez es algo muy común.Y no hablo ya de pasiones arrebatadas, sino de ese aleteo en el estómago, de ese desasosiego y esa alegria.Muchos ancianos y ancianas están secretamente enamorados de sus médicos, de las enfermeras que les toman la tensión, del vecino encantador que les ayuda a bajar los escalones del portal.Y qué maravilla que sea así.Qué maravilla constatar que, cuando todo decae y todo se hunde, sigue habiendo dentro de ti un adolescente emocionado e irreductible.


    Muntassir.

    De: "Maneras de vivir".Por Rosa Montero.
    El País Semanal, 100110.

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •