Página 2 de 3 PrimerPrimer 123 ÚltimoÚltimo
Resultados 11 al 20 de 21

Tema: Jesús -a.s-, ante el Poder. Continuidad del legado de los grandes Profetas -a.s.-.

  1. #11
    Fecha de Ingreso
    07 oct, 08
    Mensajes
    1,791

    Predeterminado Jesus es un profeta

    Jesus es ante todo un profeta y lo es tanto para la religion cristiana como para la religion musulmana , aunque algunos en su celo por destacarse y siempre dentro del sentimiento de superioridad se olvidan de que Jesus es un profeta respetado en la que dicen que es su religion.

    Y ni el Coran ni la Biblia tratan a Jesus de revolucionario politico o lider politico tipo el Che Guevara , sino como un enviado de Dios, o sea un profeta, cuya mision es propagar la palabra de Dios a todo el mundo sin distincion de raza, sexo o posicion social y esto ya lo demuestra en sus parabolas.

    Mezclar politicas recientes con la religion antigua no tiene ningun sentido y por supuesto la teologia de la liberacion no representa a los catolicos.

    En fin es el afan de mezclar churras con merinas que no conducen a ningun debate interesante y mucho menos interreligioso ya que nos olvidamos de a quien tratamos y el respeto que le debemos incluso aquellos que se dicen musulmanes a bombo y plantillo.

    PD: Ya que nos gusta tanto copiar el Coran te recomiendo la sura la Familia de Inmran creo que alli puedes hacerte una idea de la figura de Jesus en el Islam y veras que no lo trata de revolucionario lider marxista.

    Tambien puedes leer los evangelios donde sucede lo mismo.


    Saludos,

  2. #12
    Fecha de Ingreso
    07 oct, 08
    Mensajes
    1,791

    Predeterminado Que bonito Carcassone

    Abdal-lâh por cierto que bonitos los restos cataros de Carcassone son preciosos y bien conservados y ademas en la zona tienen unos productos de lavanda buenisimos ya que estas cerca date una vuelta que es muy bonita y ya que los admiras alli tendras toda la informacion que precisas.

    Saludos,

  3. #13
    Fecha de Ingreso
    07 oct, 08
    Ubicación
    Barcelona. Catalunya
    Mensajes
    4,779

    Predeterminado

    Cita Iniciado por Hawah Hussain Ver Mensaje
    Abdal-lâh por cierto que bonitos los restos cataros de Carcassone son preciosos y bien conservados y ademas en la zona tienen unos productos de lavanda buenisimos ya que estas cerca date una vuelta que es muy bonita y ya que los admiras alli tendras toda la informacion que precisas.

    Saludos,
    hola Hawa:

    ¿Admirar? Bueno yo no he dicho que los admire. Los escritos que existen sobre los cataros, de suyos no hay. Los quemaron todos. Solo existen suposiciones extraidos de los escritos de sus enemigos: La Curía Romana, y ya se sabe las cosas que les acusaban. Igual los acusaban de marxistas-hippis
    Si ya he estado en Carcassone. muchas gracias.
    “El fenómeno del Libro Sagrado (Al-Qu`rân) regla de vida de este mundo y guía más allá de él (...) es la compresión del sentido verdadero del Libro. Pero el modo de comprender está condicionado por el modo de ser del que comprende y, recíprocamente, el comportamiento interior del creyente está en función de su modo de comprender.”. Henry Corbín. Historia de la Filosofía Islámica. Editorial Trotta. 1994 Madrid. pp. 19

  4. #14
    Fecha de Ingreso
    07 oct, 08
    Ubicación
    Barcelona. Catalunya
    Mensajes
    4,779

    Predeterminado

    Cita Iniciado por Unidad Ver Mensaje
    `Abdal-lâh

    Lo del “fantasma” iba porque ya sabes cómo empieza el Manifiesto del Partido Comunista: “un fantasma recorre Europa: el fantasma del comunismo”. No pretendía parecer ofensivo.

    Siento haber inducido a confusión al exponer el punto de vista católico, cuando la realidad es que no creo en nada, excepto en el Amor.

    Excepto el Amor intenso,
    excepto el Amor,
    no tengo otro trabajo;
    salvo el Amor tierno
    no siembro otra semilla.
    (Ibn ‘Arabi )

    Ya no guardo ganado,
    Ya no tengo otro oficio,
    que sólo en amar es mi ejercicio.
    (San Juan de la Cruz)

    Cynara

    Celebro que estemos de acuerdo

    Salam
    Unidad

    Escribes : <<NO representan la posición oficial de la ICAR. Sólo esto quería resaltar.>>.

    Eso ya lo se, mira la verdad es que no te pillo de de vas, por un lado dices que no eres católico, pero pegas la opinión oficialista de la Curía Vaticana. Al principio pensé: ok, es católico tiene su derecho a decir eso.

    Luego, me dices que no eres católico

    Pero que estas deacuerdo con la Doctrina de la Fe sobre los Teologos de la Liberación.

    Luego dices: <<Jesús no era pobre, porque tenía un tesorero>>.

    La leche, un carpintero millonario ¡Increíble! Peazo de argumento.

    Sí que todo el que dice que Jesús -a.s.- se preocupo por la eterna lucha entre poderosos (ricos) y pobres en un marxista, no veas.

    ¡Pues preparemos la hoguera! ¡Los podrosos de las religiones y de lo que no son -Multinacionales, Bancos Mundiales- etc., se frotan las manos!

    Dicen esos poderosos: --Eso si. les daremos espiritualidad sin contenido social para que estén “colocados”. Para que estén dormidos, tranquilitos y callados.

    Espero que esta ironia la pilles, si te la digo literal me acusarían de marxista

    Luego dices que quieres hablar de Dios y del Islam; y después nos regalas con que no crees en nada, excepto en al Amor. Y nos regalas unos versos –que por cierto, fueron escritos en un contexto específico-.

    Lo reproduzco porque es toda una declaración de principios:

    Ya no guardo ganado,
    Ya no tengo otro oficio,
    que sólo en amar es mi ejercicio. (San Juan de la Cruz)

    Hablar del Amor queda muy bien, queda muy "espiritual".

    ¡Ah el ganado borreguil! Osea en el lenguaje de Lenin: las masas.

    Contexto: Fray Juan de la Cruz fue encarcelado consecuencia de la confrontación entre el poder real y el pontificio por dominar el sector de las órdenes religiosas. En 1575 había sido detenido y encarcelado en Medina del Campo durante unos días por los frailes calzados. La noche del 3 de diciembre de 1577 Juan de la Cruz es nuevamente apresado y trasladado al convento de frailes carmelitas de Toledo, donde es obligado a comparecer ante un tribunal de frailes calzados para retractarse de la Reforma teresiana. Ante su negativa, es recluido en una prisión conventual durante ocho meses.

    Fray Juan de la Cruz fue perseguido, encarcelado y escribió estos versos que dicen mucho, pero Fray Juan los escribió dirigido a ciertas personas o ciertas instituciones que se dicen religiosas.

    A mi no se me escapa tú intención al poner en este contexto estos versos, implica que: “me estas diciendo que soy un borrego por ser musulmán, por seguir una religión donde hay millones de personas”.

    Claro, los que no se implican –asumiendo lo bueno como lo malo- no tiene este problema: ser identificados con el borreguismo.

    Te digo que hay muchas cosas que no me gustan de mis hermanos musulmanes e intento en mi media y capacidad denunciarlas o cambiarlas. Como muchas personas catolicas no les gusta ciertas cosas de la Curia Romana.

    Pero a ti, ni a nadie tengo que dar explicaciones. Así que de “ganado” nada.

    Te lo repito: A mi no se me escapa la intecion de poner esos versos.

    Sutilmente insultas, buena nuestra de tu psicología, si señor.

    Yo en ningún momento puse nada que se pueda deducir sutilmente un insulto (alguna ironía pues en el segundo texto).


    Salam
    “El fenómeno del Libro Sagrado (Al-Qu`rân) regla de vida de este mundo y guía más allá de él (...) es la compresión del sentido verdadero del Libro. Pero el modo de comprender está condicionado por el modo de ser del que comprende y, recíprocamente, el comportamiento interior del creyente está en función de su modo de comprender.”. Henry Corbín. Historia de la Filosofía Islámica. Editorial Trotta. 1994 Madrid. pp. 19

  5. #15
    Fecha de Ingreso
    14 jul, 09
    Mensajes
    150

    Predeterminado

    `Abdal-lâh

    Estar de acuerdo con la Congregación para la Doctrina de la Fe, en que Cristo poco tiene que ver con el marxismo, no me hace católico, según creo.

    Ya he pedido disculpas por haberte inducido a confusión, pero vi que se decían cosas del cristianismo y/o del catolicismo que me parecieron inexactas y quise puntualizar algunas cosas.

    Sin embargo, me deja de piedra la interpretación que haces de mi “intención” al colocar esos versos de San Juan de la Cruz a renglón seguido de los de Ibn `Arabi.

    Sólo quería resaltar la similitud entre ambos, y como ellos sólo admiten por tener de oficio el Amor.

    También podría haber utilizado estos otros, de una discípula de San Juan de la Cruz, Santa Teresa de Lisieux:

    “Pero al despertar, no se desconsuela, su corazoncito sigue en paz. Y vuelve a comenzar su oficio de amor”.

    “Ahora me parece que nada me impide ya volar, pues no tengo ya grandes deseos, a no ser el de amar hasta morir de amor…”


    Estaré un tiempo por aquí aprendiendo todo cuando sea posible del Islam, sin poner en entredicho vuestra fe porque nadie soy para hacer tal cosa y porque no sería educado hacerlo en vuestra casa. Pero si vas a hacer interpretaciones así de retorcidas de lo que escribo, mal negocio hacemos.

    Saludos
    Hubo un tiempo en que yo rechazaba a mi prójimo si su religión no era como la mía. Ahora, mi corazón es capaz de adoptar todas las formas religiosas: es pradera de las gacelas y claustro de monjes cristianos, templo de ídolos y kaaba de peregrinos, Tablas de la Ley y Pliegos del Corán, porque profeso la religión del Amor y voy a donde quiera que vaya su cabalgadura, pues el Amor es mi credo y mi fe. (Ibn ‘Arabi)

  6. #16
    Fecha de Ingreso
    07 oct, 08
    Ubicación
    Barcelona. Catalunya
    Mensajes
    4,779

    Predeterminado

    En el siglo VIII a. C., los Profetas tuvieron una plena conciencia de las graves desviaciones del Mensaje de justicia social de Al-lâh -s.w.t.- y los abusos de carácter religioso-social producidos por el comportamiento de las capas altas y medias de la sociedad de Israel, y fueron elegidos por Al-lâh -s.w.t.-. para corregirlos.

    Al principio, cuando los Hijos de Israel llegaron con Mûsa -a.s.- a Canaán penetraron pacíficamente y los relatos de luchas y exterminio -cosa que la Toráh niega y que el AL- Qur`ân confirma-, no son reales sino que fueron compuestos después del Profeta Sulaîman -a.s.- [Salomón] por una necesidad política para justificar el mito “de la tierra”, y el mito “de los elegidos por Iaveh” de los dirigentes religiosos y políticos después de la instauración de la monarquía israelita. La tierra es de Al-lâh -s.w.t.- y no se podía vender. El Hijo de Israel la explotaba por concesión de Al-lâh [âmâna]. La tierra, por lo tanto, no se podía vender ni expoliar. Esta situación cambió radicalmente con el advenimiento de la monarquía, que conquistó por la fuerza bruta los territorios explotados por los cananeos. Se confiscaron, se compraron las tierras. Este sistema de ampliar las tierras con el tiempo aumentó, con lo que las posesiones familiares se convirtieron en libres.

    Los reyes aspiraban a poseer terrenos del vecino, como sucedió con la viña de Nabot. Al ampliar los reyes sus dominios, surgió un cuerpo de funcionarios al servicio de la monarquía. Se crearon varios distritos administrativos, que estaban en manos de militares retirados o de particulares al servicio de los reyes. A la primitiva ordenación más comunitaria substituyó por otra en función de la producción, que necesitaba la corte corrupta. Y con la monarquía apareció la esclavitud.

    Los campesinos y trabajadores al no poder pagar los impuestos a la corte corrupta, tuvieron que venderse a sí mismos y a sus hijos y descendientes. Estas nuevas estructuras sociales y económicas surgieron con la monarquía. Ya el Profeta Samuel -a.s.- avisó de las graves consecuencias sociales y económicas de la introducción de la monarquía, que sería costosa y empobrecería al pueblo.

    Los gastos de los santuarios también gravaría al pueblo. La documentación de que se dispone no nos permite saber lo que pasó realmente, pero la historia de las injusticias humanas nos permite suponer las consecuencias nefastas que esto significó para el pueblo.

    La monarquía acaparó tierras para explotarlas estatalmente, administradas por funcionarios estatales corruptos y por personal dependientes de ellos. Los profetas denuncian a esta administración opresora: son los defensores de las capas más desfavorecidas, y del sistema más comunitario y anti-estatal. Estaban de parte de los modestos estratos de la sociedad, que estaban indefensos ante la opresión del poder, la burocracia, la aristocracia, la monarquía y de las castas sacerdotales.

    La burocracia se enriquecía escandalosamente con los productos, con las tierras y con otros bienes recolectados y era muy opresora para los contribuyentes, que no podían pagar y a los que fácilmente se les convertía en “esclavos por deudas” y se les confiscaban sus propiedades. Los profetas atacaron la especulación del suelo, la extorsión y la vida de lujo, a la que se entregaban las clases altas. Poco a poco se creó la gran propiedad, los latifundios. Con este trasfondo se entiende mejor la venida de los profetas, su lucha contra la corrupción y el peligro que éstos representaban para el poder.

    El profeta Amos -a.s.-, luchó entre los años 760 y 750 a. C., en una época de lujo e injusticias debida a los asuntos bélicos y políticos. Su ataque a los ricos se hizo en los siguientes términos:

    <<¡Ay de los que truecan lo justo por lo injusto...! Odian en la puerta a quien declara el derecho y al que habla sinceramente aborrecen. Por eso, por cuanto pisoteáis al pobre y tomáis de él el tributo del grano, casas de sillares habéis edificado, pero no habitaréis en ellas, o viñas deliciosas habéis plantado, mas no beberéis el vino. Porque conozco que numerosos son vuestros crímenes, y enormes vuestros pecados; vejáis al justo, aceptáis soborno y a los indígenas atropelláis a la puerta...Yo aborrezco, desprecio vuestras fiestas y no resisto el olor de vuestras asambleas. Pues si me ofrecéis holocaustos, en vuestras oblaciones no me compadezco, y la ofrenda pacífica de vuestros novillos cebados no miraré. Aparta de mí el estrépito de tus cantares y no oiga yo la música de tus liras. Mas discurra como el agua el derecho, y la Justicia como arroyo perenne>>; y más adelante: <<Escuchad esto los que aplastáis al pobre y aniquiláis a los humildes del país, mientras decís: ¿Cuándo parará el novilunio para que podamos vender el grano, y el sábado, para que podamos despachar el cereal, achicando el efali, aumentando el siclo y deseando balanzas fraudulentas?>>.

    Antes había ya afirmado el Profeta -a.s.-: <<Por tres crímenes de Israel y aún por cuatro no lo revocaré, por haber vendido al justo por dinero, y al pobre por un par de sandalias, que pisotean contra el polvo de la tierra, la cabeza de los débiles y desvían la ruta de los humildes, y un hombre y su padre se llegan a la misma muchacha, profanando de esta suerte mi santo nombre y sobre ropas prendadas se echan junto a cualquier altar y el vino de multados beben en casa de su dios...Las (damas ricas) que oprimís a los pobres, las que maltratáis a los indigentes y pedís a vuestros maridos: "Traed de beber".>>.

    Magníficamente describe el Profeta Amós -a.s.- la escandalosa vida de lujo de los ricos: <<Se acuestan en lechos de marfil, arrellanados en divanes. Comen carneros del rebaño y terneras del establo. Vociferan al son del arpa, inventan, como David, toda clase de cantos. Beben vino en copas, se ungen con perfumes exquisitos y no se duelen del desastre de José>>.

    De los necesitados se afirma que son vendidos por un par de sandalias; son vejados por las señoras de clase alta; son atropellados en los tribunales; son pisoteados por los mercaderes. Los exploradores los pisotean; los cargan de impuestos y les exigen cargas de trigo, los compran por una cierta cantidad de dinero. El Profeta Amos -a.s.-, como todos los profetas verídicos, rechaza la religión que no va acompañada de la justicia social, porque la religión sin la justicia social es un cadáver.

    continuara
    “El fenómeno del Libro Sagrado (Al-Qu`rân) regla de vida de este mundo y guía más allá de él (...) es la compresión del sentido verdadero del Libro. Pero el modo de comprender está condicionado por el modo de ser del que comprende y, recíprocamente, el comportamiento interior del creyente está en función de su modo de comprender.”. Henry Corbín. Historia de la Filosofía Islámica. Editorial Trotta. 1994 Madrid. pp. 19

  7. #17
    Fecha de Ingreso
    07 oct, 08
    Ubicación
    Barcelona. Catalunya
    Mensajes
    4,779

    Predeterminado

    El Profeta Isaías -a.s.- el primer profeta del siglo VII a. C., procedía de una familia de Jerusalém. Su mensaje pregona: <<Preocupáos por el derecho, enderezad al oprimido, defended al huérfano, proteged a la viuda>>, porque <<¿qué me importa el número de vuestros sacrificios?...Estoy harto de holocaustos de carneros, de grasas de cebones; la sangre de novillos, corderos y machos cabríos no me agrada...No me traigáis más dones vacíos, el incienso me resulta execrable. Novilunios, sábados, asambleas, no aguanto la iniquidad y la festividad. Vuestras solemnidades y fiestas detesto; se me han vuelto una carga que no soporto más>>.

    Isaías critica los sacrificios de comunión que fomentan la unión con la divinidad, repartiendo la carne de las víctimas entre Iahvéh, el sacerdote y el oferente; a los holocaustos en los que se quemaban todas las víctimas; a las ofrendas vegetales; al incienso, que era muy costoso; a las fiestas anuales y a las oraciones hipócritas y ostentosas para ser vistas por los demás. Ataca el profeta a todo el sistema, tanto monárquico como sacerdotal.

    A Isaías llama la atención la situación de los huérfanos y de las viudas. Ya el Código de la Alianza había ordenado: <<No explotarás a viudas ni a huérfanos.>> El Dodecálogo de Siquem afirmaba: <<Maldito quien defiende su derecho al emigrante, al huérfano y a la viuda.>> En el Deuteronomio se escribe: <<No defraudarás el derecho del emigrante y del huérfano, ni tomarás en prenda las ropas de la viuda.>> La defensa de los oprimidos era ya vieja en los escritos de la Toráh. El profeta Isaías -a.s.- ataca también a los acaparadores de casas y campos: <<Ay de los que añadís casas y juntáis campos con campos, hasta no dejar sitio y ser vosotros los únicos ciudadanos del país.>> Isaías denuncia la acumulación de capital en unas pocas manos. La propiedad permite a los ricos decidir en cuestiones económicas, sociales y políticas. También ataca a los juerguistas: <<Ay de los que madrugan en busca de licores, y hasta el crepúsculo los enciende el vino. Todo son cítaras y arpas, panderetas y flautas y vino en los banquetes.>> El profeta censura en este texto las injusticias cometidas con los pobres, por las juergas a costa de los débiles, por entregarse a las diversiones que les apartan de la Justicia de Al-lâh. Dice, irónicamente, de los jueces: <<Ay de los valientes para beber vino y aguerridos para mezclar licores; que por soborno absuelven al culpable y niegan justicia al inocente.>>Y más adelante:<<Ay de los que dictan decretos inicuos y redactan con entusiasmo normas vejatorias (que dejan) sin defensa a los débiles y robar el derecho a los pobres de mi pueblo, para que las viudas se conviertan en sus presas y poder saquear a los huérfanos.>>.

    Como todos los profetas, Isaías -a.s.- se preocupó mucho de la administración de la justicia. Denunció a los que estafaban a las viudas, a los huérfanos y a los jueces, que perjudicaban gravemente a la gente honrada. Cuatro puntos condena el profeta: excluir a cualquier persona, me refiero a que a la mujer que se le quitó su derecho a la propiedad, a la herencia eliminando la separación de bienes en el matrimonio; a la exclusión de la persona de la comunidad jurídica; quitar a los pobres de toda reivindicación justa; esclavizar a la viuda y apoderarse de la propiedad del huérfano. La causa de los males es la codicia, o sea la divinización del dinero, lo que se entiende en el Glorioso Qurân por “asociación a Al-lâh”. Era capital la administración de la justicia. Amós e Isaías y todos los profetas -de entre los judíos y fuera de ellos-, denunciaron la monarquía. Este desgobierno permitió graves desórdenes sociales. Por esto eran tan peligrosos para el sistema y por eso los persiguieron y quisieron asesinarlos o probablemente los mataron como dice las âyât citadas más arriba.

    El Profeta Isaías -a.s.-, igualmente, ataca el orgullo y el lujo de las mujeres ricas de Jerusalém: <<Y Iahvé ha dicho: <<¡Por cuanto son altaneras las hijas de Sión, y caminan con el cuello estirado y miradas provocativas, andan a pasitos menudos! y hacen tintinear las ajorcas de sus pies; Adonay cubrirá de tiña ¡la coronilla de las hijas de Sión! Y Iahvé descubrirá sus vergüenzas. Aquel Día (el Día del Juicio) quitará Adonay el ornato de las ajorcas de los pies, las diademas y las lunetas, los pendientes y las pulseras y los mantos, las cofias y las cadenillas de tobillos, las bandas, los frascos de perfumes y los amuletos, las sortijas, los anillos de nariz, los vestidos preciosos, las manteletas, los chales y las bolsas, los espejos, las camisas de lino, los turbantes y los mantones, y sucederá que en lugar de bálsamo habrá putrefacción; ¡y en lugar de cinturón, una cuerda; y en lugar de trenza, calva!, y en lugar de amplio mantón, un cilio; quemaduras en lugar de belleza!>>.

    El profeta Miqueas -a.s.-, oriundo de las proximidades de Jerusalém, luchó entre los años 727-701 a. C. contra los latifundistas, contra los profetas profesionales, contra las autoridades, contra los jueces, y los sacerdotes. Sobre los latifundistas afirmó:<<Ay de los que planean maldades e iniquidades en sus camas. Al amanecer las ejecutan, porque pueden hacerlo. Codician campos y los roban, casas y las ocupan. Oprimen a la familia, a sus componentes y a sus herederos>>.

    Amós -a.s.- e Isaías -a.s.- achacaban la causa de las injusticias a la tergiversación de las Escrituras, a la manipulación que los jueces hicieron de ellas, a su despreocupación, al abuso del ordenamiento jurídico para explotar a los pobres. Miqueas alude a la perversión de los dirigentes. También denuncia al capital por los robos, trampas y fraudes en el comercio, al falsearse las medidas de los líquidos, de los sólidos, las pesas y las balanzas, como afirman los Proverbios y después el Glorioso Qurân. El profeta-Enviado `Isa [Jesús] también advirtió al pueblo, con estas palabras: <<Guardáos de los escribas, que gustan de pasear con amplio ropaje y quieren ser saludados en las plazas, ocupar los primeros asientos en las sinagogas, y los primeros puestos en los banquetes; y que devoran la hacienda de las viudas so capa de largas oraciones. Ésos tendrán una sentencia rigurosa>>. [Los textos de los profetas aquí utilizados han sido extraídos de la Biblia]

    << ¡En verdad, quienes son kafirûn con las enseñanzas de Al-lâh y matan, violando el Derecho, a los profetas y también matan a quienes ordenan la equidad entre los seres humanos, anúnciales que tendrán un castigo doloroso!>>. [sura 3, ayât 21, de la etapa de Madina]
    “El fenómeno del Libro Sagrado (Al-Qu`rân) regla de vida de este mundo y guía más allá de él (...) es la compresión del sentido verdadero del Libro. Pero el modo de comprender está condicionado por el modo de ser del que comprende y, recíprocamente, el comportamiento interior del creyente está en función de su modo de comprender.”. Henry Corbín. Historia de la Filosofía Islámica. Editorial Trotta. 1994 Madrid. pp. 19

  8. #18
    Fecha de Ingreso
    03 oct, 08
    Ubicación
    Uruguay
    Mensajes
    1,758

    Predeterminado

    Salam Abda lah.

    Es correcto lo que has escrito sobre la prisión de San Juan de la +, aunque el problema fue más bien interno entre la orden y como dices la parte reformada por Teresa de Avila. También toda la reforma fue realizada con la aprobación de las jerarquías.

    Y el escribe lo que vive, toda su obra es producto de su viviencia espiritual.
    Es innegable, que los Dichos de amor y luz, y las cautelas están dirigidos a los frailes Descalzos.
    Tanto que él quemó prácticamente todas sus cartas.

    La similitud que encontré entre San Juan, e Ibn Arabi, fue el puntapié inicial que me llevó a interesarme por el islam.

    Si te refieres al texto del ganado pues te lo explico, peron no hay ningún insulto,

    Salams

  9. #19
    Fecha de Ingreso
    07 oct, 08
    Ubicación
    Barcelona. Catalunya
    Mensajes
    4,779

    Predeterminado

    As-Salam aliekum

    Estimada hermana:

    Me parece bien la poesía de Ibn `Arabî, soy un fan de su obra, pero quiero destacar que Ibn `Arabî es uno de los mejores exegetas del Al-Qur`ân, según mi modesta opinión.

    Todos los musulmanes de habla castellana deberían leer el libro "El secreto de los Nombres de Al-lâh, traducido, comentado por Pablo Beneito. Colección Ibn `Arabî. Editora Regional de Murcia. 1996.

    Para mi la lectura de ese libro debería ser esencial para quien ya es musulmán y para quienes tiene interés en conocer el Islam. Es un libro excepcional uno de los mejores libros sobre el Islam, y la exégesis del Al-Qur`ân y de los Nombres de Al-lâh.


    El maestro `Arabî explica el significado de la palabra árabe: Qaûw que parece en la sura 4, las Las Mujeres an- Nisa`:



    34. Los hombres son los encargados de mantener (1) (qaûwâmûna) , proteger a (2) (`ala) las mujeres. Por que Al-lâh ha dado la responsabilidad (3) a unos más que otros por los bienes que [ellos] gastan (4) . Las justas observan la legalidad que protegen (5) cuando [el marido] está ausente para proteger lo que Al-lâh ha ordenado proteger. Y [sabed que] aquéllas que sean irreflexivas y se os muestren hostiles [que os maltraten]: debéis de abandonad la cama y discutid (6) [vuestros problemas] con ellas, pero sin injuriaros (7) . ¡Y no las humilléis con insultos! ¡En verdad Al-lâh es el Altísimo, Grande!

    35. Y [sabed que] si teméis una ruptura entre ellos dos, enviad un árbitro de la familia del esposo y otro de la familia de la esposa. Si desean [los dos] reconciliarse, Al-lâh hará que se propicie la reconciliación. ¡En verdad, Al-lâh es Omnisciente, tiene toda la información!

    (1) Qaûwâmûna: de la misma raíz léxica q-w-m del nombre qayyûm. Qaûwâm: lo que es justo y derecho, fuerza, soporte; qaûwmûn: mantenimiento, responsabilidad, cabeza de familia, jefe, tutor, basarse en; vigilar [a la familia], cuidar [de la mujer y la familia]. Preservar [en el mantenimiento de la mujer o familia]. Salir en defensa de [las mujeres o la familia]. Como norma general en el sistema jurídico del Islam el “cabeza de familia” es el hombre, aunque en casos especiales lo es la mujer. El término quwâm, de la misma raíz de al-Qayyûm, significa "guardián", "mantenedor", con la noción implícita de "soporte" [qawâm].

    << Los hombres [riyâl] son los encargados de...>>. La palabra quránica rayûl [en plural riyâl] algunas veces designa al varón y otras al “hombre” genéricamente. En los países llamados islámicos siempre se ha entorpecido la incorporación de las mujeres a las responsabilidades políticas y sociales, violando sus derechos civiles. Unos de los argumentos sostenidos por la jurisprudencia clásica para apartar a las mujeres de las responsabilidades civiles se basan en el término rayûl que según estos designa sólo al varón, por ejemplo, en el artículo 115 de la Constitución Islámica de Irán estipula que sólo los riyâl pueden acceder al cargo de Presidente de la República. Basándose en una lectura partidista y clasista han pretendido alejar a las mujeres de poder acceder a este cargo. Pero esta exégesis no es del todo correcta. Las palabras quránicas están sujetas a la necesaria interpretación y las interpretaciones se debe ajustar al criterio de: lo mejor para la comunidad [istijâr: elección de la mejor solución posible para el bien de la comunidad], sin este principio [aceptado por la jurisprudencia clásica] y no se puede prohibir nada.

    La exégesis moderna [no confundir modernidad con occidentalización] nos dice que La palabra quránica rayûl [pl., riyâl] algunas veces designa al varón y otras al “hombre” genéricamente. Está palabra se menciona 53 veces en el Qurân y en 21casos esta bien claro que se refiere al varón. Y en 32 veces se refiere a los humanos, que corresponde al castellano “hombre” genéricamente. Por consiguiente, según la exégesis, la palabra rayûl no puede designar exclusivamente al varón, sino a personas, o a personalidades, en el sentido de personas eminentes o pensadores y pensadoras dentro de la sociedad. Rayûl hace referencia -según el eminente gramático Ibn `Arabî-, al principio activo, lo cual indica que no se refiere al varón, sino al principio activo masculino del ser humano, varón o mujer, representado por el Cálamo. Dice Ibn `Arabî: <<Y respecto a todo lo que hemos mencionado de tales hombres, llamándoles “hombres” [riyâl] entiéndase que tal denominación se incluye las mujeres>>. [Fut. II, p.7] <<En cada una de las categorías que mencionamos se cuentan hombres y mujeres>>. [Fut. II, p.26]. <<Hombres y mujeres participan en todos los grados, incluido el de la función de Polo [qutbiyya]>>. Fut. III, p. 89. [El Secreto de los Nombres de Dios. Ibn `Arabî. Editora Regional de Murcia. Colección Ibn al-`Arabî. P. 45. Primera Edición Diciembre 1996 Murcia.

    (2) `Alâ: a; en; contra; junto a; según, sobre. Pero según Ibn `Arabî la utilización de este régimen preposicional con el mismo nombre de acción qiyâm significa: “vigilar”, “cuidar”, “preservar”, “proteger”. Pues, la palabra “estar por encima” en el sentido de que alguien ejerce una autoridad para someter a otra persona se dice en árabe faûq; por ejemplo, en la sura 5, ayât 66; etapa de Madina, se dice: <<Y si establecieran la Toráh, el Inyîl y la Revelación [el Qurân] que han recibido de su Señor, [y] no se apropiasen [los medios de vida], poniéndose sobre [faûq: sobre, por encima de...] ellos y haciéndoles caer sobre sus pies>>. Otro ejemplo, en la sura 33, ayât 72, se utiliza la palabra preposicional `alâ y todos la traducen como “a”: <<Propusimos el depósito a [`alâ] los Universos y a la Tierra y a las montañas...>>. [sura 33, ayât 72, de la etapa de Madina], y nadie ha traducido `alâ por “encima de...” o por “sobre”. Aunque lo más correcto es interpretar <<Propusimos el depósito [profético -al- Âmânât] para ser preservado por [<<a>>: `ala: preservar/ cuidar/ vigilar] los Universos, y Tierra y las montañas]. Así pues, se puede observar que el significado de `alâ es: preservar, cuidar, vigilar, proteger; y no “sobre; por encima de...”

    Así pues, no se puede utilizar, según las concordancias de las palabras del Qurân, la preposición `alâ por “sobre”; o por “encima de...”; pues no significa esto. La palabra correcta para designar: “encima de...” o “sobre” es faûq, según la interpretación de la citada ayât [66 de la sura 5]. También la ayât; 18 de la sura 6 dice: << [¡Y Él es el [único] que puede subyugar [obligar, someter, forzar] y [es el único] que está por encima [faûqa] de sus siervos!>>. En todo el Qurân no he encontrado ninguna âyât que avale la interpretación de que hay una superioridad del varón sobre la mujer. Dice Ibn `Arabî: <<Los hombres -en tanto que principio activo- están, pues, encargados “de cuidar” [`alâ] de las "mujeres" -en tanto que principio pasivo- y velar por ellas. Se puede entender que "mujer" no se refiere a la mujer, sino al principio receptivo femenino del ser humano, ya sea hombre o mujer>>.

    Otros traductores interpretan: <<Los hombres tienen autoridad [la palabra árabe de “autoridad” es “sultân”, jamás qaûwâmûn] sobre las mujeres...>>.

    Julio Cortes. <<Los hombres están por encima de las mujeres...>>.

    Juan Vernet. La palabra “encima” en árabe es faûq, y no tiene nada que ver la palabra original utilizada en el Qurân: qaûwâmûna del verbo qâm u qûm.

    <<Los hombres son superiores a las mujeres>>. Editorial Daniel`s, y no especifica quién es el traductor. ed. 1987.

    Y lo mismo se dice en el “Sagrado Corán” de la Editorial Musa, traducido por Joaquín García Bravo, por lo tanto deduzco que, éste debe ser el mismo traductor que el de la editorial Daniel` s. La palabra árabe “superior” no se encuentra en el texto original, pues el Qurân no considera a nadie superior a otro. La palabra que esta en el texto original es: qaûwâmûna. Cuando el Glorioso Qurân se utiliza la palabra fadl, –responsabilidad y no superior como otros traducen- jamás se aplica a una superioridad de una persona sobre otra; véase, por ejemplo, la ayât 37 de esta misma sura, y no tiene nada que ver con la palabra qaûwâmûna.

    Rafael Cansinos Assens. [Ed. Aguilar. 1981. p. 154] traduce: <<Los hombres [son] preeminentes [está palabra tampoco está en el texto original] sobre las mujeres... >>.

    En cambio, Ahmed Abbud y Rafael Castellanos han interpretado: <<Los hombres son pastores [la palabra “pastores” es râ` in, en plural ra`ât; y no tiene nada que ver con la palabra utilizada en el texto original] de las mujeres, porque Dios les prefirió a ellas>>. [ed. Centro Islámico de Venezuela Valencia. 1ª Edición. p. 233].

    Abdelghani Melara Navío, Ed. Kutubia p. 76, ed.1994, ha interpretado: <<Los hombres están al cargo de las mujeres>>. Esta interpretación está un poco más cerca del original. Todos los comentarios en paréntesis son míos.

    Interpreto <<mantener>> porque ese es el significado de qaûwâm y porque el Qurân se refiere a que el hombre debe [norma moral] y tiene la obligación [norma jurídica] de mantener a la mujer o mujeres y a su familia; según interpreto en la ayât: <<Y [sabed que] el padre debe cuidarlos, mantenerlos y vestirlos...>>, [sura 2, ayât 233; etapa de Madina].

    (
    “El fenómeno del Libro Sagrado (Al-Qu`rân) regla de vida de este mundo y guía más allá de él (...) es la compresión del sentido verdadero del Libro. Pero el modo de comprender está condicionado por el modo de ser del que comprende y, recíprocamente, el comportamiento interior del creyente está en función de su modo de comprender.”. Henry Corbín. Historia de la Filosofía Islámica. Editorial Trotta. 1994 Madrid. pp. 19

  10. #20
    Fecha de Ingreso
    07 oct, 08
    Ubicación
    Barcelona. Catalunya
    Mensajes
    4,779

    Predeterminado

    Rafael Cansinos Assens. [Ed. Aguilar. 1981. p. 154] traduce: <<Los hombres [son] preeminentes [está palabra tampoco está en el texto original] sobre las mujeres... >>.

    En cambio, Ahmed Abbud y Rafael Castellanos han interpretado: <<Los hombres son pastores [la palabra “pastores” es râ` in, en plural ra`ât; y no tiene nada que ver con la palabra utilizada en el texto original] de las mujeres, porque Dios les prefirió a ellas>>. [ed. Centro Islámico de Venezuela Valencia. 1ª Edición. p. 233].

    Abdelghani Melara Navío, Ed. Kutubia p. 76, ed.1994, ha interpretado: <<Los hombres están al cargo de las mujeres>>. Esta interpretación está un poco más cerca del original. Todos los comentarios en paréntesis son míos.

    Interpreto <<mantener>> porque ese es el significado de qaûwâm y porque el Qurân se refiere a que el hombre debe [norma moral] y tiene la obligación [norma jurídica] de mantener a la mujer o mujeres y a su familia; según interpreto en la ayât: <<Y [sabed que] el padre debe cuidarlos, mantenerlos y vestirlos...>>, [sura 2, ayât 233; etapa de Madina].

    (3) Faddl: Dar la responsabilidad. Elegir a unos para que tengan cierta responsabilidad. Esta elección esta relacionada con el grado de responsabilidad. Y sólo se refiere a la obligación que este tiene de mantener a su esposa [o esposas y las hubiere] y familia e incluso a sus padres si estos no tiene nada para vivir. Así pues, queda claro que este término faddl no se refiere a la superioridad del varón sobre la mujer, sino a la responsabilidad sublime/terrible [gadîm] otorgada por Al-lâh -s.w.t.- al marido para que sea el mantenedor [qaûwâm] de la familia; véase el significado bi-dimensional de fadl en la nota 77

    (4) Es decir, de los gastos que tiene la obligación de aportar para el mantenimiento de la familia. El hombre debe [norma moral] y tiene la obligación [norma jurídica] de mantener a la mujer o mujeres y a su familia; véase sura 2, ayât 233; etapa de Madina.

    (5) Quiere decir, asumen la responsabilidad de ser “cabeza de familia” protegiendo a la familia cuando el marido está ausente. Obviamente también se refiere a la fidelidad.

    (6) Este párrafo en negrilla debería leerse junto con la ayât 128 que esta desplazada, dice: << ¡Y [sabed que] si una esposa teme de su marido malos tratos o él se muestra hostil o le nuestra oposición en contra de ella....!>>. La frase se encuentra cortada, pues se sobre entiende lo que continúa: <<.... abandonad la cama y discutid [vuestros problemas] con ellas [aquí sería “con él”], sin injuriaros. ¡Pero no las [aquí sería “los”] humilléis con insultos!>>. Así pues, no es una trasgresión si ellos se reconcilian, porque hacer las paces es lo mejor. ¡Y [recordad que] la miseria está presente en el "ego" [nafs]! Y si hacéis el bien y tenéis taqûa... ¡En verdad, Al-lâh tiene toda la información de todos vuestros actos!>>. [ayât 128 de esta misma sura].

    La palabra árabe utilizada en el texto original es yadriba. Esta palabra tiene muchas acepciones. Proviene de la raíz del verbo d-r-b: golpear, pegar, batir, dar ejemplos, tomar un pulso, manifestar. En la posición dârab: reñir, pelear, medirse con. Obsérvese la utilización de la palabra daraba [en la posición yadriba] en la sura 2, ayât 26 [etapa de Madina] donde se dice:<< ¡En verdad Al-lâh no se avergüenza si os propone representaciones simbólicas como ejemplos [yadriba]...>>. Y nadie ha traducido <<En verdad, Al-lâh no se avergüenza si os golpea [yadriba] con representaciones simbólicas....>>.

    En el contexto de la frase el significado de idribû es, conflicto, oposición, desorden, malos tratos, y en un significado moderno: huelga. Como Al-lâh -s.w.t.- utiliza una orden ¡idribû hunna!, significa oponeros a ellas, es decir, “discutir con ellas las causas de las desavenencias”, o “tomar un pulso con ellas”. Aquí, en este contexto no se puede interpretar ¡idribû hunna! por “¡pegadlas!”, como otros han interpretado. En la lengua árabe cuando se ordena: ¡golpea! siempre se especifica como se debe pegar, por ejemplo, con la mano, con el pie, con un palo, etc. Y a qué se debe golpear; por ejemplo, golpear el cuello, los dedos, etc. Y si no se especifica y sólo se dice yadriba, entonces deberíamos entender: discutir, poner fuertes ejemplos, manifestar los desacuerdos. El Qurân, lo aclara mucho mejor, por ejemplo, Al-lâh .s.w.t.-le dice al Profeta Mûsa -a.s.-: <<... golpea la roca con tu vara...>>. [sura 2, ayât 60]. idrib bi-`asâka al- hayar; roca – a lo que se golpea– con tu vara – el objeto con el cual se golpea –. Y en la misma sura 2, ayât 73 dice: <<Golpéala – a la vaca– con un pedazo – del muslo– de ella – de la vaca– [idribû-hu biba `adi- hâ]>>. Y en la sura 8, ayât 12 se dice: <<golpeadles encima del cuello y golpeadles en los dedos [fa- iduribû faûqa al- â`anâqi wa idribû min-hum kul-la nabân] >>.

    Así pues, cuando en la lengua árabe se utiliza el verbo “golpear” se especifica con qué. Si no lo especifica debemos entender otra cosa, y como el tema va de discusión matrimonial deberíamos entender “discute con ellas los motivos de vuestras desavenencias matrimoniales aunque sea fuertemente” o “manifestar vuestras desavenencias”. Esta palabra tiene la misma problemática que la palabra qurba; véase la nota 93 de la sura 5, ayât 27; etapa de Madina.

    Hay que tener en cuenta que en el repudio [evidentemente me refiero al judío, pues el Qurân no existe] el hombre no discute con su la esposa simplemente la expulsa del hogar y punto. Pero como en el divorcio islámico es una cuestión entre los dos se tienen que poner de acuerdo, por eso Al-lâh -s.w.t.- aconseja la discusión pero, claro esta, sin insultos vejatorios. Hay que tener en cuenta de la disolución del matrimonio en el Islam es jurídica, es decir, si las dos partes se ponen de acuerdo como si no necesitan que el juez les anule el matrimonio, como pasa en otros sistemas judiciales. Ahora bien si una de las partes no esta de acuerdo y después de llamar dos mediadores de la familia de él y de ella, entonces se acude a los tribunales. Por esto Al-lâh -s.w.t.- aconseja “dejar la cama”, “discutir fuertemente”, “separación temporal”, “buscar dos mediadores”, y por ultimo acudir a los tribunales y separase como gente civilizada. En el tafsir de Muhammad Asad explica que el castigo corporal debería tener un carácter más o menos simbólico y reproduce un ingenuo hâdît de Tabarî: golpear a la esposa “con un cepillo de dientes o algo similar”. Y acaba explicando que según: “los grandes juristas musulmanes [p.e., Ash-Shafií] lo consideran como algo apenas permisible que, a ser posible, debería evitarse: y se apoyan para esta opinión en los sentimientos personales del Profeta acerca de este problema”. [Muhammad Asad El significado del Qur`an. Traducción al Español de Abdurrasak Pérez. Edición en español: Junta Islámica, 2000; p. 108, 109, nota nº 45 de la sura 4, ayât 34.].

    Como es evidente no se puede ejercer ninguna violencia contra ninguna mujer [o esposa] puesto que Al-lâh -s.w.t.-dice: << ¡Y [sabed que] debéis resolver vuestras diferencias amistosamente!>> [sura 5, ayât 1; etapa de Madina], y no dice “resolver vuestras diferencias a golpes”. Así pues, o el Qurân se contradice, cosa que es totalmente imposible o no interpretamos bien Sus palabras. Otros traductores han interpretado: “golpeadlas”: Juan Vernet. “azotaréis”: ed. Daniel`s. “pegadles”: Julio Cortés. Abdelghani Melara Navío: “pegadles”. “castigadlas”: Ahmed Abboud y Rafael Castellanos.

    Es increíble que se puedan interpretar estos adjetivos cuando en el discurso Quránico se nos habla de que las relaciones entre el varón y la mujer musulmanes son de amor y misericordia <<De entre Sus enseñanzas [âyât] está el haberos creado de vuestro “sí mismo” [nafs] parejas, para que encontréis sosiego en ello. ¡Y [sabed que] Él puso entre vosotros amor y misericordia! ¡En verdad, hay en esto enseñanzas [âyât] para la gente que reflexiona!>> [sura 30, ayât 2; etapa de Makka].

    continuara.................
    “El fenómeno del Libro Sagrado (Al-Qu`rân) regla de vida de este mundo y guía más allá de él (...) es la compresión del sentido verdadero del Libro. Pero el modo de comprender está condicionado por el modo de ser del que comprende y, recíprocamente, el comportamiento interior del creyente está en función de su modo de comprender.”. Henry Corbín. Historia de la Filosofía Islámica. Editorial Trotta. 1994 Madrid. pp. 19

Etiquetas para este Tema

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •