Que suerte tiene la humanidad de que haya tantas bellas señoritas hispanoparlantes convertidas al Islam.

Un saludp afecctuosso al cmpañero merodeador Yussuf.