Hazrat Mirza Masrur Ahmad advierte del potencial peligro de la radicalización de los jóvenes a nivel global
El 14 de marzo de 2015, el líder mundial de la Comunidad musulmana Ahmadía, Quinto Jalifa, Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad pronunció el discurso principal del 12º Simposio Nacional por la Paz organizado por la Comunidad musulmana Ahmadía del Reino Unido.

Durante su discurso, Su Santidad habló acerca de la amenaza creciente de la radicalización y advirtió del peligro potencial que supone para el mundo. Su Santidad habló acerca del conflicto creciente tanto en los países musulmanes como no-musulmanes y dijo que la causa fundamental de los conflictos actuales no es la religión sino una “sed insaciable por el poder, la influencia y los recursos”.
Su Santidad condenó contundentemente a grupos terroristas como E.I., Boko Haram y Al-Shabaab pues dijo que actúan diametralmente en contra de las enseñanzas del Islam, y citó diversos versículos del Sagrado Corán que demuestran el rechazo de la religión islámica a toda forma de extremismo.

El evento tuvo lugar en la Mezquita de Baitul Futuh de Londres con una participación de más de 1000 personas, de los cuales más de 600 eran invitados no-áhmadis que incluían a ministros del Gobierno, embajadores de Estado, miembros de ambas cámaras del Parlamento y varias personalidades e invitados. El invitado especial de este año fue el profesor Heiner Bielefeldt, Relator Especial de la ONU para la Libertad de Religión y Creencias. La temática del Simposio por la Paz de este año ha sido “religión, libertad y paz”.

Durante el evento, Su Santidad también hizo entrega a la Sra. Sindhutai Sapkal, conocida como “la madre de los huérfanos” delTrofeo de la Comunidad Ahmadía por el Progreso de la Paz en reconocimiento por su extraordinario esfuerzo para aliviar personalmente el sufrimiento de más de 1400 niños y niñas huérfanos proporcionándoles comida, cobijo y educación.
Hazrat Mirza Masrur Ahmad comenzó su discurso de clausura señalando que desde el último Simposio por la Paz, que tuvo lugar en noviembre del 2014, se ha realizado un esfuerzo a nivel internacional para detener la financiación del terrorismo, lo cual le hacía sentir “un ligero y cauto optimismo”.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Un apunte que hice en el último Simposio por la Paz es que el mundo debía tratar de bloquear la financiación y las vías de abastecimiento del grupo terrorista conocido como E.I. No pretendo decir que haya sido por mi causa, o por el hecho de que haya llamado la atención sobre este punto, pero es cierto que en los últimos meses se han realizado esfuerzos tangibles para abordar este punto clave.”


Su Santidad citó una Resolución del Consejo de Seguridad de la ONU de febrero del 2015 cuyo objetivo era erradicar la financiación de los grupos terroristas y dijo que si se implementaba correctamente podría suponer pronto la caída del EI.
Durante su discurso, Hazrat Mirza Masrur Ahmad condenó categóricamente todas las formas de terrorismo y extremismo, y declaró que los ataques terroristas de enero del 2015 en Paris fueron “desoladores y totalmente en contra de las enseñanzas del Islam”.

Elogiando los comentarios recientes de algunos líderes mundiales, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“En cuanto a la reacción de los líderes mundiales frente al terrorismo, resulta grato ver cómo ciertos políticos y figuras religiosas han optado por no echar más leña al fuego, y en su lugar han dejado claro que no creen que ningún grupo terrorista represente las verdaderas enseñanzas del Islam.”

Su Santidad elogió en concreto los comentarios que realizó el presidente Obama durante el Desayuno Nacional de Oración en Washington respecto al terrorismo, y los comentarios realizados por el Papa Francisco tras los ataques de Paris cuando dijo que la gente no debía provocar a los demás insultando a sus fes o creencias.
Hazrat Mirza Masrur Ahmad habló acerca del conflicto creciente y generalizado que prevalece en el mundo. No sólo hizo mención al desorden existente en ciertos países musulmanes sino que también reflexionó sobre la división progresiva que hay en otras partes del mundo.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“El mundo está siendo consumido por varios factores que conducen a la frustración y al resentimiento, los cuales acaban menoscabando la paz. Por ejemplo, los efectos de la crisis financiera se continúan percibiendo en gran parte del mundo. En Europa, el descontento continúa aumentando y la integridad de la Unión Europea se ve amenazada y menoscabada. Los partidos nacionalistas y antiinmigrantes están adquiriendo popularidad en muchos países. Además, está el conflicto en Ucrania y la carrera armamentística global. Todos estos factores que amenazan la paz mundial no guardan relación alguna con el Islam, sino que se han desarrollado como resultado de una sed insaciable por conseguir más poder, influencia y recursos.”

En relación con los medios para conseguir la paz, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Debemos ser conscientes y reconocer la urgencia de estos momentos de necesidad. Debemos aceptar que la paz sólo podrá edificarse sobre los cimientos de la honestidad, integridad y justicia. Estas son las claves para conseguir la paz. Hasta que no haya honradez y justicia ninguna solución demostrará ser beneficiosa.


Su Santidad habló acerca de los objetivos de la Comunidad Musulmana Ahmadía y de su compromiso para propagar las verdaderas y pacíficas enseñanzas del Islam por todo el mundo.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Nosotros, la Comunidad musulmana Ahmadía no tenemos poder ni influencia en este mundo. Nuestros objetivos son puramente espirituales y no buscamos el poder ni el gobierno. No tenemos ambiciones ni objetivos políticos.”


Hazrat Mirza Masrur Ahmad continuó diciendo:

“Como comunidad religiosa tan solo deseamos que el mundo llegue a reconocer a su Creador y que la gente cumpla con los derechos de los demás. Para conseguir ambos objetivos debemos hacer todo el esfuerzo posible en todas las direcciones. Tratamos de informar a los demás de que las enseñanzas del Islam no guardan relación alguna con la violencia y el desorden que presenciamos por doquier.”
El Jalifa continuó haciendo un análisis detallado de las enseñanzas Coránicas en relación con la paz y la libertad religiosa, afirmando que dondequiera que se otorgó a los musulmanes el permiso para una ‘guerra defensiva’ este se otorgó como un medio de protección para todas las religiones, y no sólo el Islam.

Reflexionando sobre los informes recientes de que los terroristas habían destruido monumentos y reliquias históricas en ciudades iraquíes, Su Santidad dijo que tales ataques eran una clara violación de las enseñanzas coránicas.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Durante más de 1400 años estas ciudades habían sido preservadas y protegidas por los sucesivos líderes y gobernantes musulmanes y aun así los extremistas anuncian ahora haberlos destruido en nombre del Islam. Esto sólo puede ser calificado como un acto de una crueldad extrema y una transgresión de las enseñanzas islámicas. Ningún musulmán verdadero podría comprender jamás que se actúe de esta manera.”


Su Santidad concluyó instando a todos los grupos e individuos a jugar su papel en la promoción de la paz en el mundo. Dijo que una tercera guerra mundial todavía podría evitarse si los principios de justicia y honestidad aflorasen en todos los niveles sociales.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Mientras que algunos dicen que otra guerra mundial es inevitable, creo que incluso ahora hay tiempo para que el mundo despierte y haga frente a esta cruda realidad que nos desafía y detenga esta amenaza. Para ello, todos los pueblos y sus líderes tendrán que dejar de mirar en una sola dirección y dejar de preocuparse sólo por sus propios intereses. Al contrario, deben tratar de cumplir con los requerimientos de la justicia, la igualdad y la honestidad a todos los niveles sociales.”


Hazrat Mirza Masrur Ahmad finalizó su discurso con la oración:

“Deseo y pido que Al-lah nos permita a todos entender y reconocer la gravedad de nuestras responsabilidades y cumplir con nuestras obligaciones.”