Salam,

Bueno, yo también voy a dejar un enlace de un científico no evolucionista que además tampoco es creacionista ni creyente. Pero ya que estamos habría que decir que sí, sí se puede negar la TEORÍA evolutiva y que de hecho la niegan con infinidad de fundamentos de toda índole, incluso genéticos, los científicos creacionistas. Normalmente los evolucionistas no responden con demasiada contundencia a los reparos que encuentran estos científicos en la teoría evolutiva porque les parece que con tacharlos de sostener prejuicios religiosos ya los despachan de toda discusión "científica". Un enredo absurdo que lo único que demuestra es que la "ciencia" solo puede conocer aquello que arbitrariamente determina que existe o que puede ser conocido y por lo tanto solo puede verificarse a sí misma. Eppur si muove, sigue habiendo infinidad de cosas que la teoría evolutiva sencillamente no puede explicar. Ahí va el enlace:

http://vimeo.com/10330767

Con respecto a lo del cerdo creo que hay que tratar de mirar el tema con el corazón, porque a veces la lógica científica no alcanza para ver la Verdad. Más allá del horror en el que se ha transformado la alimentación en la modernidad industrial y concretamente en relación a la producción de carnes, horror del que no se salva ningún bicho, en condiciones más o menos normales la cría de animales deja a mi modo de ver muy claro por qué no se puede comer el cerdo. El cerdo no es un animal que pueda vivir cerca nuestro, no se puede pastorear, no nos sirve su leche para el día a día. No acompaña la vida normal y natural de los seres humanos. Es peligroso en ocasiones, puede llegar a comer a una persona, ni que hablar a los niños. Tiene necesidades diferentes y por supuesto ninguna de ellas coincide con la de los animales de rebaño. El cerdo grita como un niño cuando lo matan, porque no tiene que morir colgado de cabeza desgarrado por el cuchillo del hombre. Los animales de rebaño se entregan al sacrificio, son dóciles a la hora de morir porque Dios los ha hecho para eso. El cerdo devora cualquier cosa, como los buitres, como las hienas, porque también en el mundo hay criaturas que limpian, que barren la carroña de la faz de la tierra. Y nosotros somos los califas de Allah en la tierra, hasta los ángeles se postraron ante nuestro padre Adán, nosotros no estamos aquí para devorarnos a los que devoran la inmundicia. Tenemos más valor.

Allah habla en el Corán de los que están extraviados, y dice que están ciegos y sordos. Sus sentidos no funcionan bien, no pueden ver con claridad la Verdad, ni la Belleza. Yo antes no me daba cuenta de que el jamón ibérico, por ejemplo, tiene un olor nauseabundo, subhanallah, muchos dirán que es sugestión, yo se que es percepción de la Verdad.
El cerdo se nombra en el Corán seguramente porque debe haber sido un alimento bastante extendido en la humanidad, sin embargo no solo es el cerdo lo que no se puede comer, pero como decía Badr a nadie se le ocurre cuestionarse por qué no comernos a las ratas. Hay cientos de ejemplos de cosas que hacemos los seres humanos, mayorías enteras, que son un sinsentido. El hecho de que lo sigan haciendo muchos o muchísimos no lo hace bueno, ni menos malo. Justificaciones se pueden encontrar de todos los colores para todo en esta vida. La salud física tiene una importancia relativa, a fin de cuenta todos enfermamos, envejecemos y morimos, hagamos lo que hagamos. Es mejor cuidar la salud del alma.

Salam,