por haberme equivocado, o por hacer caso el demonio. Me está impidiendo no solo la práctica religiosa, también mis asuntos urgentes y tranquilidad y comodidad