Salam
Paz

Dios enséñame a amar a la gente como me amo a mí mismo.

Enséñame a pedir cuentas a mí mismo del mismo modo que cuando les pido cuentas a los demás.

Ayúdame a entender que el perdón es la manifestación de la fuerza, y la venganza es el primer signo de debilidad.

Dios no permita que caiga en el engaño de la soberbia si prospero en esta vida, tampoco permitas que me sienta desesperado si fracaso.

Pero, recordarme siempre que el fracaso es la experiencia que anticipa el prospero.

Dios, si haces que prospere, no me prives de la humildad, y si me dotas de la humildad no mi prives de ser orgulloso de mi nobleza.

Dios dótame de la fuerza para pedir, siempre, el perdón si causo daño a alguien, y la fuerza de saber perdonar si me causan daño.

Dios dótame de la paciencia que es el signo de un buen creyente, y de la sabiduría para llegar a entender que todos los humanos son buenos, y el mal que puede proceder de un bueno es por equivocación, necesidad…

Haz que me interese en descubrir lo bueno que tienen los demás fruto de una creación divina y no lo malo que es fruto de la experiencia de cada uno en esta vida.

Dios haz que se despierta, y reaparezca el niño que llevo dentro para que reine en mi imperio, así, podré vivir feliz.

Salam
Paz