Salam
paz

Es cierto que Dios no ha creado a los humanos y los siete mundos para jugar, sino con un interés.

La pregunta es:

¿Cuál es ese interés?

Salam
paz