BETEL


Sobre el hombre que llamó a una piedra BETEL ( CASA DE DIOS) porque fue sueño contra sueño o sueño sobresueño, ya que la piedra es espíritu dormido ( Novalis) y este espíritu se durmió sobre ella , y soñó o ensoñó, y la PIEDRA fue la plenitud de la respiración del espíritu ( Gerar de Nerval), y se llamó a la ORACIÓN,la INVOCACIÓN, la ENCANTACIÓN CASA DE DIOS y FUNDAMENTO.

Hoy , en la litúrgica antigua, se ha recordado a aquel cocinero de lentejas, aquel que él solo y de noche logró lo que Ulises pero con la ayuda de todos sus hombres y disfrazados; aquel que sólo luchó cuerpo a cuerpo con un proteo de Yahvéh y lo redujo .

.Ese hombre una noche tomo una piedra de almohada y de ahí surgió una ESCALERA que compartimos judíos, cristianos, musulmanes y masones.

Ahora, disculpen mi ignorancia, pero la escalera se abrió al dormirse.

Evidentemente no era ni cualquier hombre que se duerme ni se dormía de cualquier manera.


Los hesicastas insistieron en el invocar, rememorar, encantar aun en sueños, durmiendo y ensoñando y Rumi nos pidió que fuésemos activos en los sueños.


Supongo que lo ENSOÑADORES que hayan contextualizado TRADICIONALMENTE su UPAYA de origen castanedeano podrán aportarnos algo.

Los cristianos, al principio, aprovecharon los templos de soñar y ensoñar de la antigüedad.