Barrio de El Lasso, madrugada del jueves. La guardia civil busca a un delincuente y entra al asalto en esta vivienda.

Se equivocaban de casa, pero los agentes no se dan cuenta hasta un buen rato más tarde.

Antes encañonan también al hijo de Javier, de sólo 12 años y le obligan a tirarse al suelo.

Tanto él como su madre necesitan atención médica por los nervios. En la casa aún se ven las huellas del asalto porque pese al error, los guardias registran todo con perros. Se van 3 horas más tarde dejando a la familia en shock.

Javier busca ahora una compensación. La puerta de su casa ha quedado inutilizada y cuesta más de mil euros. Le dijeron pase la factura al juzgado. Pero él quiere denunciar porque, dice, una palmadita en la espalda no arregla todo este daño.

http://www.antena3.com/canarias/noti...060700161.html