Lo que merece ser combatido.

Debidamente transpuesta o parafraseada, la plancha de este hermano, apunta a lo mismo que venimos reiterando: Todo un NON LICET de los diversos "ISLAMES" y los cipayos lingüísticamente "SUFISMOS" para barnizar el ser crápula, avestruz, lavarse las manos o , por contra, esbirrios de las tiranías o dictaduras shaytánicas de los marxismos y las "terceras posiciones":

Por Guiado López Molina

"Ante la tremenda presión de un ambiente manifiestamente hostil a todo lo que suene o parezca Islam, las reacciones de los musulmanes suelen ser de tres tipos:

1.- la autista: la de los «musulmanes que no se meten con nadie».

2.- la asimilada: la de los «musulmanes buenos”

3.- la borde: la de los «musulmanes fanáticos»

Las tres posturas son nefastas para los pueblos del mundo en general y para los musulmanes en particular, y merecen ser combatidas.

Si el Altísimo quiere, tendremos éxito en esta lucha."

He omitido los párrafos que argumentan y ejemplifican cada tesis, para los que han leído todas mis planchas contra el mal uso de un islam prosternado ante la herejía hegeliana y un tasawuff degradado a "sufismo", recuerden o imaginen todo aquello que proclamo o burilen lo propio.

Ahora incorporo el texto completo que merece ser sopesado y ponderado.

Por Guiado López Molina

Ante la tremenda presión de un ambiente manifiestamente hostil a todo lo que suene o parezca Islam, las reacciones de los musulmanes suelen ser de tres tipos:

1.- la autista: la de los «musulmanes que no se meten connadie».

De aquellos musulmanes que se conforman en cumplir una serie de preceptos de culto, y que se desentiende completamente de su entorno. Esto lo disfrazan de amabilidad, tolerancia y religiosidad -o espiritualidad-individual. Son aquellos musulmanes que creen (o nos hacen creer) que es buen musulmán «cumplir» tan sólo con lo suyo y manifestar indiferencia ante comportamientos y creencias públicas de los demás o del entorno donde viven.

2.- la asimilada: la de los «musulmanes buenos”

De aquellos musulmanes que no se identifican para nada con el Islam desaforado que venden los medios de persuasión de masas y las tribunas islamófobas, pero caen en el extremo contrario de buscar un Islam «conciliado» o «adaptado» a los patrones del discurso cultural dominante en Occidente.

3.- la borde: la de los «musulmanes fanáticos»

De aquellos musulmanes que advirtiendo tanto la incompatibilidad entre Occidente y su religión, como la hostilidad manifiesta de Occidente hacia el Islam, adoptan posturas extremistas o exageradas (siempre en los mismos asuntos, mayoritariamente referidos a todo lo que tiene relación con el sexo) tanto ante el resto de musulmanes (condenándolos directamente al infierno si les llevan la contraria) como ante los no musulmanes, en quienes no se les reconoce nada positivo (considerándoles de antemano a todos como enemigos).

Las tres posturas son nefastas para los pueblos del mundo en general y para los musulmanes en particular, y merecen ser combatidas.

Si el Altísimo quiere, tendremos éxito en esta lucha.