Pequeño párrafo:

El hombre es el hombre ( la mujer), y no sólo un animal entre los demás, por el solo hecho de que lleva en sí mismo un centro espiritual que no está sometido al principio cósmico del cambio. En ausencia de este centro espiritual, que es la fuente de nuestras capacidades de razonamiento - y que, por tanto, se puede definir como el órgano espiritual que vehicula el sentido de la verdad_, no seríamso siquiera capaces de constatar el cambio que opera en el mundo que nos rodea. En efecto, como lo anuncia Aristóteles, los que declaran que todo, incluida la verdad, se encuentra en un estado de flujo perpetuo se condenan a la contradicción interna; si nada resite a ese influjo incesante,
,

¿ Sobre qué base pueden, pues, formular un juicio válido?

Aquí es necesario recordar que el centro espiritual del ser humano es mucho más que la sola psique, la cual está sometida a los instintos y a las impresiones de toda clase, y que asimismo es muy superior al pensamiento racional. Hay en el ser humano algo que enlaza con lo Eterno y que se encuentra precisamente en el punto en que "la luz ilumina a todo hombre (mujer) que viene al mundo" Juan 1,9). se refleja en el plano de nuestras facultades psíquicas y físicas.

nota: (mujer). añadido por mi, en el libro pone hombre.[/SIZE]