Pequeño párrafo:

Aprender a educar parte de la radical premisa de que ni los hijos ni los padres tienen por qué dominar la relación. La autora ofrece ideas específicas para renunciar al control en favor de la autenticidad. Una gran ayuda para los/as que
desean dejar de reñir, amenazar y castigar.

Espero que la lectura de este libro nos ayude a ser autenticos a los padres/madres y a los/as hijos/as.