Resultados 1 al 3 de 3

Tema: “la pascua, misterium fidei.”

  1. #1
    Fecha de Ingreso
    14 nov, 09
    Ubicación
    mar del plata. bs.as. argentina
    Mensajes
    735

    Predeterminado “la pascua, misterium fidei.”

    Queridos Hermanos:
    “LA PASCUA, MISTERIUM FIDEI.”
    Estamos en el pórtico de la Semana Grande para los cristianos, en los umbrales
    del centro del Año litúrgico, prontos a celebrar la Pascua del Señor, su Pasión, Muerte
    y Resurrección; misterios centrales de nuestra fe y culmen de la Iniciación cristiana. Es
    el anuncio primordial de la predicación de los Apóstoles, el kerigma, el centro de la
    Buena Nueva de la Salvación del Divino Redentor.
    Ante estos acontecimientos trascendentales de nuestra fe, quisiera compartir
    con vosotros, queridos Hermanos, una reflexión que nos ayude a todos a vivir
    conscientemente este misterio; año tras año, se nos invita a descorrer el velo del
    mismo y entrar en el Cenáculo místico junto a Cristo, para ser comensales suyos,
    escuchando su Palabra y gustando el verdadero maná que ha descendido del cielo. Es
    decir, a vivir desde el corazón la Pascua de Cristo, con Cristo y junto a Cristo. Misterio
    de fe que sólo aquellos que han recibido la luz del Espíritu Santo, pueden llegar a
    comprender y vivir, aunque siempre, eso sí, pobre y limitadamente, porque pobres y
    limitados somos los seres humanos ante la grandeza de los misterios de Dios, pues lo
    íntimo de Dios, solo lo conoce el Espíritu de Dios. Y lo que podemos llegar a conocer
    del mismo, es porque Dios nos lo ha dado a conocer.
    En realidad, la Iglesia primitiva, celebró siempre la Pascua cada semana en la
    Fracción del Pan del Día del Señor, es decir, cada domingo. Esto lo demuestra la
    dimensión pascual no sólo de la eucaristía, sino también de la misma simbología del
    domingo, llamado “día del sol” y “día octavo”. Aún se podría ampliar más este sentido
    simbólico tomando en consideración el carácter pascual de la Última Cena, en cuyo
    marco fue instituida la eucaristía y que conmemoraremos el Jueves Santo. El salto de la
    Pascua semanal a la Pascua anual significó en los orígenes de la Iglesia la primera
    piedra de fundación del Año litúrgico, durante el cual, los cristianos, vamos celebrando
    sacramentalmente los misterios de nuestra fe y las fiestas a ellos vinculadas. Significó
    en concreto, la asimilación del continuo transcurrir del tiempo y su sacralización, con
    sus estaciones y ritmos naturales, como plataforma para la expresión cultual periódica
    del misterio de Cristo. En torno a la Pascua anual, la que estamos pronto a celebrar, se
    estableció un tiempo de preparación que dio origen a la “Cuaresma”, y otro de
    prolongación que acabará llamándose primero “Pentecostés” y después “tiempo
    pascual”.
    ¿De cuándo datan, pues, los testimonios que nos confirman la existencia de la
    Pascua celebrada una vez al año? La respuesta no es fácil ni segura. La opinión más
    2
    generalizada hoy día, utiliza como base la carta que Ireneo dirigió al Papa Víctor (189‐
    198) y que Eusebio de Cesarea nos trascribe fragmentariamente en su Historia
    eclesiástica. Según esta carta, la Iglesia de Roma no celebró la fiesta anual de la Pascua
    hasta que la introdujo el Papa Sotero, hacia el año 165. Este paso se llevó a cabo por el
    influjo de las Iglesias de Oriente, que desde el año 135 comenzaron a celebrar en
    domingo la fiesta de la Pascua, primero en Jerusalén y después, a través de Alejandría,
    en las otras Iglesias.
    Hay actualmente una cierta tendencia a enfatizar las resonancias cósmicas que
    lleva latentes la celebración del año litúrgico. Esta tendencia se manifiesta con mayor
    insistencia respecto a la Pascua, representada como una fiesta de primavera. ¿Pero es
    realmente la Pascua una fiesta de primavera? La pregunta no es intrascendente. Hay
    muchos indicios, extraídos sobre todo de las antiguas homilías pascuales, que
    permiten la formulación de esta pregunta. De hecho, la fiesta de Pascua coincide
    siempre con una serie de circunstancias cósmicas que no han pasado inadvertidas a los
    predicadores y teólogos cristianos: la primavera, el equinoccio y la luna llena. Por otra
    parte, la tradición cristiana, inspirándose en la tradición hebrea, ha considerado la
    Pascua como aniversario de la creación de Dios. Todo ello ha contribuido a consolidar
    la impresión de que la Pascua es una fiesta de primavera. Es muy significativo a este
    respecto, un fragmento de la homilía pascual del Pseudo‐Hipólito, que se remonta a la
    segunda mitad del siglo II:

  2. #2
    Fecha de Ingreso
    14 nov, 09
    Ubicación
    mar del plata. bs.as. argentina
    Mensajes
    735

    Predeterminado La pascua, misterium fidei.” ii

    Una tradición secreta que circula entre los hebreos pretende hacer del mes de
    Nisán el momento en que Dios, artífice y demiurgo del universo, creó todas las cosas; el
    aniversario de la primera floración y de la belleza del cosmos, cuando el creador admiró
    complacido la vitalidad de su espléndida obra de arte. Según sus cálculos, los hebreos
    hacen notar la convergencia favorable de los astros, la suavidad del clima, la
    regularidad del sol, el nacimiento de la luna llena; observan el madurar de los frutos, el
    crecer de las plantas, el romper de las flores en los árboles y el nacimiento de los
    nuevos corderos en el rebaño. Es cuando toda la tierra se cubre de verdor, cuando los
    árboles florecen impacientes por volcarse hacia afuera y dar a luz sus frutos” (In
    sanctum pascha 17; ed. P. Nautin, Homéliespascales I, París 1950, 144‐146).
    Efectivamente, existe una antigua tradición hebrea, recogida por los escritores
    judíos de la escuela alejandrina, en concreto por Filón, que consideran la Pascua como
    el aniversario de la creación. Según ellos, Dios creó todas las cosas en el mes de Nisán,
    que es el primer mes del calendario judío. Es el mes de la primavera y del reverdecer
    de los campos. Es, también, el mes de la Pascua. El cristianismo ha recogido esta
    tradición judía y también ha establecido una vinculación estrecha del tema de la
    creación al tema de la Pascua. Baste recordar que la primera lectura con la que se
    comienza el ciclo de la Palabra de Dios en la Santa Vigilia Pascual, es la lectura del libro
    del Génesis:
    3
    “Al principio creó Dios el cielo y la tierra. La tierra era un caos informe; sobre la
    faz del abismo, la tiniebla. Y el aliento de Dios se cernía sobre la faz de las aguas.
    Y dijo Dios:
    ‐“Que exista la luz”.
    Y la luz existió…”
    Palabras que para nosotros, queridos Hermanos, tienen un eco familiar y
    enormemente significativo. A la luz de esto, la pregunta surge de nuevo: ¿es la Pascua
    una fiesta de primavera? En realidad nos estamos preguntando por el contenido de la
    fiesta de la Pascua. ¿Qué celebramos? ¿Celebramos el renacimiento periódico de la
    vida, de la energía y de la luz?
    Para responder adecuadamente a la pregunta hay que tener presente que el
    cristianismo es una religión histórica, cuyo punto de partida está constituido por una
    intervención libre y espontánea de Dios en la historia de los hombres. El culto cristiano
    no celebra el rodar cíclico y permanente de las estaciones, sino esas intervenciones
    maravillosas y salvíficas de Dios en la historia que culminan en Cristo, en la plenitud de
    los tiempos. Esto hay que decirlo de cualquier celebración cristiana, pero
    especialmente de la Pascua.
    Es cierto, sin embargo, que el entorno cósmico de la fiesta de la Pascua,
    celebrada en el plenilunio de primavera, confiere a esta solemnidad un colorido
    especial y unas resonancias cósmicas que no pueden pasar inadvertidas. Resonancias,
    por otra parte, que la teología y la predicación cristianas han utilizado por motivos
    eminentemente pedagógicos. Es indudable que el fenómeno cósmico de la primavera,
    en cuyo marco se celebra la Pascua, y las referencias a la creación primordial, ofrecen
    al predicador unas analogías impresionantes con el contenido salvífico y regenerador
    de la Pascua. Pero, en realidad, el contenido nuclear del misterio de la Pascua es el
    triunfo de Cristo sobre la muerte, su paso de este mundo al Padre y, en definitiva, el
    inicio de un proceso de transformación en el que se ve inmersa la historia de los
    hombres y hasta la creación entera.
    El misterio cristiano que nos disponemos a celebrar, la Pascua del Señor, que
    abarca el triduo santo (Jueves Santo, celebración de la Cena del Señor; Viernes Santo,
    celebración de la Pasión del Señor; y Domingo de Resurrección, con la Vigilia Pascual
    precedente), nos introduce, litúrgicamente, en la vivencia personal y comunitaria del
    misterio de Cristo: su Muerte y Resurrección. A través de ello se nos invita a morir y
    resucitar a una vida nueva según el Espíritu, a un renacer de nuevo a través del agua y
    del Espíritu, a florecer y reverdecer al igual que sucede con la naturaleza, a pasar de las
    tinieblas a la luz, del pecado a la gracia, de la esclavitud de nuestros “Egiptos” a la
    libertad de la tierra prometida, de la Jerusalén terrena a la Jerusalén celestial.
    4
    Hay además un grupo de autores de los primeros tiempos de la Iglesia que nos
    ayudan a comprender el sentido profundo de la Pascua cristiana en su vinculación con
    la Pascua hebrea, influidos por la tradición joánica: Apolinar de Hierápolis, Clemente
    Alejandrino, Melitón de Sardes, Ireneo de Lyón, Hipólito de Roma y otros. Todos ellos
    ven en la inmolación de Cristo en la cruz como la culminación de la Pascua del cordero.
    Cristo es el cordero definitivo que ha sustituido para siempre al cordero de la vieja
    Pascua. Cristo entregó su vida en la cruz, realizando así el sacrificio supremo, en el
    mismo momento en que los judíos inmolaban el cordero pascual en el templo al
    atardecer. La tipología pascual, en vez de referirse al paso del Mar Rojo, conecta
    directamente con la inmolación del cordero: Cristo como Agnus Dei que quita el
    pecado del mundo. Además, estos autores, en vez de interpretar la palabra “pascua”
    en el sentido de “paso” o “tránsito”, lo hacen en el sentido de “padecer”.
    El mismo Tertuliano, a través de numerosos testimonios, deja entender que
    también en la Iglesia de África la Pascua es celebrada como memorial de la muerte del
    Señor. Según él, la comunidad cristiana, al celebrar la Pascua, aparece como sumergida
    y bañada en la sangre del Señor. Por eso aconseja la celebración del Bautismo en esa
    fecha. Pero sólo en el momento de la Eucaristía la comunidad experimenta la
    presencia gozosa del Señor resucitado. Entonces es –precisamente en el banquete
    eucarístico‐ cuando se rompe el ayuno pascual y da comienzo la fiesta. La tristeza se
    transforma en alegría desbordante y la espera ansiosa queda colmada por el
    encuentro con el Señor. Recordemos las palabras de Orígenes en su libro Contra Celso,
    escrito hacia el año 248, que dicen:
    “Para aquel que ha comprendido que Cristo, nuestra Pascua, ha sido inmolado,
    y que la fiesta se celebra comiendo la carne del Logos, no hay momento en que no se
    celebre la Pascua, palabra que significa paso. Este, en efecto, con el pensamiento, con
    toda palabra y con toda acción, está pasando siempre de las cosas de esta vida a Dios y
    se apresura hacia la ciudad celeste.”
    Siguiendo la misma línea de pensamiento, Eusebio de Cesarea afirma por su
    parte:
    “Celebrando la fiesta del tránsito, nos esforzamos por pasar a las cosas de Dios,
    como un día los hebreos pasaron de Egipto al desierto… Realicemos con ahínco el
    tránsito que lleva al cielo, apresurándonos a pasar de las cosas de acá abajo a las cosas
    celestes y de la vida mortal a la vida inmortal.” (De sollemnitate paschali)
    Para terminar esta breve reflexión sobre el sentido profundo del misterio
    pascual como misterio de nuestra fe, querría señalaros, queridísimos Hermanos, que
    participando en el Santo Triduo Pascual, os fijarais en el desarrollo del rito cristiano y
    en el profundo simbolismo que encierra, lección magistral de Teología y vivencia
    radical del misterio que contiene. Especialmente os señalo el “Lavatorio de los pies” y
    5
    la “liturgia eucarística” del Jueves Santo; la “Adoración de la cruz” el Viernes Santo, y el
    “Lucernario”, el canto del “Pregón pascual” y la “Bendición del Agua” en la Vigilia del
    Domingo de Resurrección.
    A modo de conclusión, como masones cristianos que somos, os invito a que la
    Pascua de la Iglesia, a la que pertenecemos por el Bautismo que hemos recibido,
    seamos de una u otra confesión cristiana, sea para todos semejante a la Pascua de
    Cristo, una verdadera comunión en la caridad con la “pasión” de la humanidad,
    necesitada de redención. Vivir la Pascua de Cristo significa morir como él al hombre
    viejo para revestirnos del hombre nuevo, dejando atrás las obras de las tinieblas y
    realizando las obras de la luz. Sólo así los cristianos viviremos la Pascua como un
    proceso de transformación y de cambio, teniendo como meta la resurrección de Cristo
    que es también nuestra propia resurrección.
    Con mi bendición y afecto, recibid un fraternal abrazo en Cristo. ¡Feliz Pascua!
    Juan A., presbítero católico romano y masón rectificado.
    19‐Marzo‐2013

  3. #3
    Fecha de Ingreso
    14 nov, 09
    Ubicación
    mar del plata. bs.as. argentina
    Mensajes
    735

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •