La salat.





La salat es una concentrada ADORACIÓN, una atenta ADORACIÓN.

Hemos puesto en mayúscula ADORACIÓN para connotar que ella es la esencia, la sustancia, la razón de ser de la salat.

Enfatizar la cantidad o calidad de concentración o atención requeridas para ADORAR mejor - lo cual es una perfecta definición de salat: Adoración mejor- siempre irá en detrimento de la pureza de la ADORACIÓN.

Aquí ocurre algo parecido a lo que ocurre en el tasawwuf, según Ibn Arabi, si se enfatiza el trabajo sobre lo existencial, moral, ético, psíquico, social,etc siempre irá en detrimento del UNUM EST NECESARIUM, de lo único en que no debe errar el faqir o derviche: Su orientación hacia el centro de la emancipación suprema.

En la salat, el muslim se orienta hacia el centro de la salvación. La salat es un rito salvífico.




Cierto sheik ha demostrado muy bien que la salat es un epitomado hatha yoga , con casi todos o muchos de sus alcances y beneficios. Dichos alcances y beneficios son muy conocidos y ponderados en el islama. El Ashatollah Khomeini explicitó muchos de ellos.

Pero si se hace salat con el propósito de beneficiarse de su epitomado hatha yoga se invalida, se anula su valor ritual.

Ni la preocupación o codicia por las condiciones psicofísicas óptimas para desarrollar salat, ni la preocupación o codicia por sus alcances o beneficios son compatibles con una exitosa ADORACIÓN; es más, son absolutamente incompatibles, descalifican.


El Unum est Necesarium , el dejad que todo venga por añadidura , el despreocuparse de toda añadidura crísticos,, es lo que siempre han encarecido los Maestros de Salat y, aun, los de Dhikr.

Si hablamos de dhikr, en un nivel realmente metafísico, éste se anula, baja abruptamente- no de nivel, ya que caer de lo esotérico a lo exotérico es algo abismal- cuando se lo carga de pedidos, preocupaciones, etc.


Algunos , como LEO SCHAYA, han sugerido que la salat es un epitomado dogma y rito de realización "sufi", que el mismo rito exotérico, salvífico, de adoración, por exceso de entrega y dedicación conduce a lo mismo que los dogmas y ritos del tasawwuf.

Esto da para mucho.

Es sabido de las mujeres y hombres que no paraban de hacer salat, como los de los que hicieron de la sura Al-Fatiha o un dhikr ininterrumpido, una alfombra voladora esotérica.

Pero, como aquí, el tema es sólo el preservar a la salat de asociaciones que la "debilitan", "impurifican", "anulan" (las comillas aluden a la metonimia de la proyección , ya que la salat jamás puede sufrir ningún menoscabo, se sobreentiende que el único que se debilita, impurifica o anula en relación con ella, es aquel que no la trata como corresponde.)


Volviendo a lo que, para ejemplificar, le hemos atribuido a Leo Schaya, concluímos que, independientemente de su verdad y bondad, toda consideración de orden esotérico, iniciático, metafísico, también debe dejarse de lado para cumplir correctamente con la salat.





ortxan


Con enorme gusto leo el intercambio entre Invitado 2 y Suturageni.

Invitado 2 con "...la adoracion es potencia, la salat es el acto, la proyeccion de la adoracion......el niyat de la adoracion es el cumplimiento del destino acordado en el pacto de alast....al aceptar el pacto, el destino del hombre sensible es el cumplimiento de la adoracion...para resolver las necesidades de los mundos sensible y suprasensible se instalo el dua..." ha sintetizado !!!



Acuerdo con lo dicho en la plancha de Suturageni y me permito hacer cabalgar al tigre de lo exotérico en su descenso palpable.

Ante la vista de la salat, la imagen es de indudable adoración; pero... y de ahí que es bueno recordar lo que leí, notemos que lo exotérico se ha reducido casi al plano del petitorio, del a cambio de, por lo que salat, oraciones de otros credos que perviven han sido reducidas a aprovechar el momento para pedir, para plantear cuestiones personales.Es por esto que la plancha me ha interesado, como recordatorio y como llamado a volver en sí que no es más que dejarse.

Lo de la salat me recuerda a las oraciones cristianas de adoración indiscutible que se han abandonado, se les ha cambiado la finalidad llenándolas de otros contenidos que en realidad es vaciándolas.
Y tanto es así todo que la adoración ya casi es un imposible o cuesta demasiado.