Algunos escritores no-musulmanes han opinado muy favorablemente sobre la vida y la obra del Santo Profeta Mahoma. Estos extractos aparecen como apéndice del libro ‘Peace of Mind.’ escrito por Zia Shah.

THOMAS CARLYLE, celebrado historiador inglés del siglo IXX, hablando sobre hecho de que Mahoma era analfabeto escribió:

"Hay otra circunstancia que no debemos olvidar – que no tenía formación escolar. De lo que nosotros entendemos por formación escolar, nada en absoluto. El arte de escribir había llegado desde hace poco a la península árabe y parece cierto que Mahoma no sabía ni leer ni escribir. La vida del desierto con las experiencias que esto conllevaba constituía toda su formación. De este universo infinito, desde la oscuridad de su entorno, lo que él podía aprender con sus propios ojos y pensamientos, eso y nada más era lo que él podía llegar a saber. No podía conocer más. Es curioso reflexionar sobre la experiencia de no poseer libros. Excepto por lo que él mismo podía observar con sus propios ojos o por ciertos rumores que pudiera escuchar en la oscuridad del desierto arábigo, nada podía él saber. El saber existente con anterioridad a su nacimiento o procedente de tierras lejanas a su Arabia natal, es como si no hubiesen existido. La luz de las grandes almas hermanas de tantas épocas y lugares distintos, no penetraba en el desierto, ninguna se comunicaba directamente con esta gran alma. Allí, en el corazón de una tierra salvaje, se halla aislado; allí tiene que criarse solo, con la naturaleza y sus propios pensamientos."

Con referencia a su matrimonio escribe Carlyle,

"Cómo trabajó para Jadiyya, una viuda rica, encargándose de dirigir sus negocios, y viajando frecuentemente a los mercados de Siria por asuntos de trabajo. Dirigiéndolo todo, como cabe esperar, con fidelidad y destreza; cómo la gratitud y la estima que ella sentía hacía él crecieron cada vez más; la historia de su matrimonio es una historia fascinante y hermosa, comprensible y con sentido según la versión de los autores árabes. Él tenía 25 años, ella 40 aunque todavía era hermosa. Parece ser que él vivió en paz y armonía, con su bienhechora, enamorado de ella y sólo de ella. Es un argumento de peso contra la teoría de que él fuese un impostor, el hecho de que viviera una vida completamente normal y corriente hasta que el ardor de su juventud hubo pasado.

leer más