Salam
Paz


La Ultima tierra donde vamos a residir, es el paraíso y el infierno juntos, la sombra y el sol, la recompensa de cada uno de nosotros es ocupar un lugar bien determinado, situado dentro del paraíso o el infierno, que depende de lo que obramos en esta tierra, como alma encarnada,

Esta tierra es el paraíso y el infierno de otra. Cada uno se sitúa en la posición que le corresponde, según lo que ha ahorrado en la anterior, obras que se han hecho deseando acercamiento a Dios, y que son valoradas y guardadas por Dios para entregárselos en Esta, bajo forma de sustento

El cuerpo, en todas las tierras, es considerado como un paraíso e infierno para el alma; cada uno, al encarnarse, se encuentra dentro de un reino donde Dios ha sembrado todo lo que el alma había ahorrado en la anterior y cada vez que se encarna, lo hace en un reino,(cuerpo) bien determinado (estado de salud, rango de portadores divinos de mensajes, del compañero inseparable (karin) de cada uno…), según su merecido (lo obrado en la anterior); y siempre que encarna, lo hace empezando de cero sin obras que le pueden servir para la posterior.

Lo ahorrado (obras) en la encarnación anteriore del alma es el que determina el cuerpo (reino), con sus cualidades, en el que va ser encarnado de nuevo; el mismo cuerpo Puede ser un paraíso o infierno para el alma.

Dios es justo y no diferencia entre sus siervos, le da a cada uno lo que merece, y por su misericordia, nos perdona muchas malas obras que hemos hecho por ignorancia, y que pueden haber influido, negativamente, sobre la posición que ocupamos.

Salam
Paz