Haz*rat Mirza Mas*rur Ahmad afirma que dicho lla*mamiento no tiene nada que ver con las enseñan*zas del Islam — 8 de Abril del 2012

El Jefe Supremo Inter*na*cional y Jal*ifa de la Yama’at Ahma*día del Islam, Haz*rat Mirza Mas*rur Ahmad, ha con*de*nado los recien*tes comen*tar*ios atribui*dos al Gran Mufti de Ara*bia Sau*dita, el jeque Abdul Aziz bin Abdul‐lah, en los que declar*aba que era nece*sario des*truir todas las igle*sias en Ara*bia Saudí y en los paí*ses árabes vecinos.

Haz*rat Mirza Mas*roor Ahmad dijo:

“Me he sen*tido muy sor*pren*dido y entris*te*cido al enter*arme de que Gran Mufti de Ara*bia Sau*dita, ha hecho una pro*clama para que todas las igle*sias de la región sean destru*idas. Lo que ha declar*ado está com*ple*ta*mente en con*tra de las enseñan*zas del Islam y debe ser con*de*nado sin paliativos.

El Sagrado Corán afirma clara*mente que no debe haber coac*ción en mate*ria reli*giosa. Esto sig*nifica que cada per*sona debe poseer la lib*er*tad de prac*ticar su reli*gión y su culto. En base a estas enseñan*zas inequívo*cas, ¿cómo podría una supuesta autori*dad islá*mica defen*der que siquiera una igle*sia, por no hablar de todas, fuera destruida?

En cuanto a la pro*tec*ción de todos los luga*res de culto, El Santo Corán declara:

“Se da per*miso para com*batir a quie*nes son com*bat*i*dos, por*que han sido per*ju*di*ca*dos – y Al‐lah tiene en ver*dad poder para ayu*dar*les – Quie*nes fue*ron expul*sa*dos injus*ta*mente de sus hog*a*res sólo por haber dicho: “Nue*stro Señor es Al‐lah” – y si Al‐lah no hubiera per*mi*tido a los hom*bres defend*erse con*tra la actua*ción injusta de los demás, cier*ta*mente habrían sido destru*i*dos monas*te*rios e igle*sias, sin*a*gogas y mez*qui*tas, en las que se con*mem*ora fre*cuente*mente el nom*bre de Al‐lah. Mas Al‐lah ayu*dará en ver*dad a quien Le ayude. Al‐lah es cier*ta*mente Fuerte, Pode*roso ‐. (El Sagrado Corán, Cap. 20, versículos 40‐41)

¿Acaso no lo deja claro el Sagrado Corán? ¿Qué sig*nif*i*can estas pal*abras? La vida del Santo Pro*feta Muham*mad (la paz sea con él) está llena de ejem*p*los de cómo siem*pre defen*dió la lib*er*tad de reli*gión y de culto. Por citar un sólo ejem*plo, cuando una del*e*gación de
cris*tianos de la ciu*dad de Naj*ran fue a vis*i*tar Med*ina, el Santo Pro*feta (la paz sea con él) les dio con ale*gría per*miso para orar en su pro*pia mez*quita, a su man*era, no teniendo que ori*en*tarse hacia la Kaaba, sino en direc*ción este, como era su método de oración.

El Santo Pro*feta (la paz sea con él) dedicó toda su vida a pre*di*car la paz, la tol*er*an*cia y la jus*ti*cia. Por lo tanto no puede haber otra con*clusión más que afir*mar que lo que el Gran Mufti ha dicho es com*ple*ta*mente erró*neo y mues*tra un total des*co*no*ci*miento del Islam por su parte.

Noso*tros, la Yama’at Ahma*día musul*mana, segui*mos las ver*daderas enseñan*zas del Santo Pro*feta Muham*mad (la paz sea con él) y por lo tanto desea*mos y nos esfor*za*mos con*stan*te*mente por con*tribuir a crear un mundo pleno de paz y lib*er*tad de culto para todas las personas.

En 2010, un muy cono*cido per*iódico amer*i*cano pidió mi opi*nión sobre si la mez*quita prop*uesta en la Zona Cero de Nueva York debe*ría ser con*stru*ida. En res*puesta, dije que si tal per*miso se con*cediera, la Comu*nidad musul*mana Ahma*día desea*ría que tam*bién se con*struy*eran una igle*sia, una sin*a*goga, un tem*plo, y los luga*res de culto de todas las demás reli*giones, por*que eso mos*tra*ría una ver*dadera uni*dad en la socie*dad, y que mi res*puesta se basaba en las enseñan*zas reales del Islam”.