Mi alma clama en éxtasis.
Cada fibra de mi ser
está enamorada de ti.
Tu resplandor
ha encendido una llama en mi corazón.
La tierra y el cielo,
mi flecha del amor

ha llegado al blanco.
Estoy bajo el techo de la clemencia
y mi corazón es recinto de oración


RUMI