Amin,
uno no puede aferrarse ni siquiera a una experiencia propia, y, si esta experiencia borra el último resquicio del yo, sin lugar a dudas el estado de total carencia de uno mismo deviene...