Pues, hija mía, no tienes mucha elección: dejarlo. Si le importas reaccionará y si no, pues razón de más para que lo dejes. No creo que puedas hacer ningún milagro ni hay más de cuatro alternativas. ...