Muy cierto, Badr. La fe está para liberarnos y darnos la felicidad, no para doblegarnos.