Esa frase en boca de un aborigen quedaría de lujo. Ironías de la vida...