PDA

Ver la Versión Completa : Primero vinieron a por los musulmanes ...



Amazigh
27/04/2012, 20:28
Fuente de Referencia (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=148447)
Traducido por Silvia Arana para Rebelión

Tarek Mehanna, un ciudadano estadounidense, fue sentenciado el jueves en Worcester, Massachusetts, a 17 años y medio de cárcel. Fue uno más de los sórdidos juicios-show contra activistas musulmanes desde el 11 de septiembre, una consecuencia de la criminalización gubernamental de lo que la gente dice o piensa. Estos juicios, en los que el secreto del proceso, hace posible que los abogados federales lleven adelante juicios basados en "evidencia" que los acusados no pueden examinar, son el presagio de un estado corporativo totalitario en el cual cualquier forma de disenso puede ser declarada ilegal. Lo que el gobierno hizo con Mehanna, al igual que con cientos de otros musulmanes inocentes en la última década, es lo que hará con el resto de nosotros.

Mehanna, un profesor en Alhuda Academy, Worcester, en un juicio que duró ocho semanas, fue sentenciado por conspirar para matar soldados estadounidenses en Irak y proveer material de apoyo a Al-Qaeda, al igual que por hacer declaraciones falsas ante oficiales de investigación antiterrorista. Su verdadero "crimen", sin embargo, parece ser el haber visto y traducido videos de la Jihad en contra de la política extranjera de EE.UU. en Medio Oriente y por negarse a ser un informante del gobierno.

(...)

maite
28/04/2012, 09:29
Stephen F. Downs, un abogado de Albany, Nueva York, fundador del Proyecto Salam, y autor del folleto publicado en internet Victims of America's Dirty War (http://www.projectsalam.org/victims.html) (Víctimas de la Guerra Sucia de EE.UU.), ha defendido activistas musulmanes desde el 2006. Ha realizado una meticulosa documentación de los cargos falsos usados para encarcelar a activistas musulmanes como si fueran terroristas. Debido a las previsiones que reforzaron las penas para actos terroristas, cualquier sentencia puede ser cuadriplicada -hasta cargos menores pueden conducir a varios años de encarcelamiento.

"Personas que no han cometido ningún delito son detenidas, aisladas sin la asistencia legal adecuada, son declarados culpables con cargos falsos o manipulados, y desaparecen en las prisiones diseñadas para aislarlos", me cuenta Downs cuando nos reunimos en Brown University, Providence, Rhode Island.

Downs califica el proceso de condenar a las personas antes de que hayan cometido un delito como "juicio preventivo". El concepto de juicio preventivo representa una burla de la ley nacional tan descarada como la guerra preventiva es una burla de la ley internacional.

Downs tomó conciencia de la corrupción del sistema judicial en 2006 cuando Yassin Aref, un refugiado kurdo de Irak que era el imán de una mezquita de Albany, fue atrapado en una operación gubernamental. Downs, quien tres años antes, se había jubilado como fiscal de la Comisión de Conducta Judicial del Estado de Nueva York, formó parte del equipo de defensa legal de Aref. Lo vio dos o tres veces por semana en la cárcel del condado de Rensselaer durante un periodo de seis meses.

"No estaba preparado para el hecho de que el gobierno armara un caso que fuera una mentira apilada sobre otra mentira", dice Downs. "Y cuando se los señalas, no les importa. Ni lo refutan. Saben que fue una mentira. Los hechos en la mayoría de estos casos preventivos no tienen correlación con los cargos. Pero los hechos son irrelevantes. El gobierno decidió que esas personas van a ser un blanco de ataque. Y los quieren destruir por razones ideológicas".

"En el pasado, cuando el gobierno quería hacer algo ilegal, simplemente iba adelante y violaba la ley. Hicieron redadas de japoneses durante la II Guerra Mundial y los encerraron en campos de concentración. Sabían que estaban transgrediendo las leyes cuando decidieron perseguir a los activistas con COINTELPRO en los sesentas pero lo explicaban diciendo que el fin lo justificaba. Esto es diferente. El gobierno está destruyendo el marco legal de nuestro país. Lo está distorsionando de tal manera que ya es irreconocible para simular que lo que hacen es legal. No recuerdo ninguna situación similar en el pasado. Las opiniones de la corte son ahora meras excusas de por qué no pueden hacer justicia".

"Los abogados del gobierno deben saber que estos casos preventivos son falsos", dice. "Deben saber que están enjuiciando a personas antes de que se haya cometido un delito sobre algo que ellos piensan que los acusados podrían hacer en el futuro. Defienden lo que hacen con el argumento de que están protegiendo a la nación de personas que podrían hacerle daño. Estoy seguro de que han sido cooptados para creer al menos eso. Pero creo que saben que están distorsionando conceptos legales, que los están estirando más allá de los límites aceptables del marco legal. Están creando una cultura interna dentro del Departamento de Justicia que se caracteriza por un desprecio de la ley y del principio básico que sostiene que es preferible que un culpable quede libre a que un inocente sea condenado. Deben saber que no hacen justicia, y que solo actúan con fines ideológicos".

Downs señaló que si el gobierno estuviera preocupado por el cumplimiento de la ley iniciaría juicios contra los políticos y otras figuras prominentes que han apoyado públicamente al grupo Mojahedin-e Khalq (MEK o Mujadines del Pueblo), un grupo armado que figura en la lista de terroristas del Departamento de Estado y es responsable de ataques terroristas en territorio iraní. Entre los políticos y personalidades figuran el ex alcalde de Nueva York Rudy Giuliani, el ex gobernador de Pensilvania Ed Rendell, el ex embajador ante la NU John Bolton, el ex gobernador Howard Dean, el ex Secretario de Seguridad Nacional Tom Ridge, el ex Fiscal General Michael Mukasey, la ex asesora de Seguridad Nacional Frances Fragos Townsend, el ex Director de la CIA Louis Freeh, el ex Jefe del Estado Mayor Conjunto (Joint Chiefs of Staff) General Hugh Shelton y el General James Jones, que fue el primer asesor del Presidente Obama en temas de seguridad nacional. Algunos de ellos expresaron su apoyo en discursos cuantiosamente remunerados.

"El apoyo que ellos dan a MEK es mucho más grave que cualquiera de los casos de juicio preventivo", afirma Downs. "Ellos están involucrados directamente en apoyo material al terrorismo. Pero, por supuesto, que no van a ser enjuiciados... Todo es un juego. Esto no tiene nada que ver con hacer justicia. Es una postura política. Esto conducirá a una denigración de la ley y de los mecanismos de los juicios, lo que destruirá el sistema legal".
"Ahora, la justicia es la justicia de las corporaciones", continuó diciendo. "Cualquiera que interfiera con las corporaciones, que interfiera con sus ganancias, que interfiera con sus derechos, será rotulado 'terrorista'. Se convertirá en alguien a quien hay que eliminar. Los jueces, los políticos y los abogados, todos llevan agua al mismo molino. Y es por eso que sus decisiones son, cada vez más, decisiones corporativas".

maite
28/04/2012, 09:30
Downs mantiene una débil esperanza de que sea posible forzar al Departamento de Justicia para que entregue evidencia exculpatoria -evidencia sobre la inocencia de un acusado que por ley los abogados del gobierno deben revelar al acusado pero que los fiscales con frecuencia no lo hacen. Dijo que está seguro de que existe evidencia exculpatoria en poder del gobierno que podría liberar a muchos de los acusados bajo juicios preventivos. Los abogados del gobierno, sin embargo, no sabotean sus propios casos entregando evidencia que podría exonerar a aquellos que ellos quieren condenar. Downs sabe que su lucha es quijotesca pero trabaja para conseguir que la evidencia exculpatoria mantenida en secreto en los casos de juicios preventivos sea entregada a los abogados defensores.

"Esa es mi única esperanza para sacar a esa gente de la cárcel. No veo ninguna otra manera de lograrlo", dice.

La corrupción del sistema judicial es tan profunda que probablemente es irreversible en el corto plazo, sostiene Downs. Disidentes, como activistas por la paz, el medio ambiente al igual que intelectuales comprometidos ya han sido tratados como terroristas. Downs piensa que en poco tiempo, sindicalistas y activistas del movimiento Ocupa van a ser tratados como terroristas, especialmente si se propaga el disenso. Y sin embargo, a pesar de su pesimismo, no tiene intenciones de darse por vencido.
"Me reconfortan organizaciones como la Rosa Blanca de Alemania", dice refiriéndose al grupo antinazi que desafió a Hitler, y la mayoría de cuyos integrantes fueron arrestados y ejecutados. "Estaban condenados desde el principio. ¿Por cuánto tiempo desafiar a Hitler antes de que te detengan y te maten? Parece que el esfuerzo es inútil pero, después de la guerra, cuando el pueblo comenzó a reconstruir la nación alemana, pudieron ver a la Rosa Blanca como un ejemplo de lo que la cultura alemana era realmente. Hubo alemanes que valoraban la paz, la libertad y la tolerancia. Mi trabajo es tanto por el récord histórico como por aquellos que siguen en la cárcel".

Mehanna dijo el jueves frente al tribunal que lo sentenció: "Cuando tenía seis años comencé una extensa colección de historietas. Batman introdujo un concepto en mi mente; el paradigma de cómo funciona el mundo: que hay opresores, que hay oprimidos y los que dan un paso al frente para defender a los oprimidos. Esto tuvo un impacto en toda mi niñez. Me sentía atraído por cualquier libro que reflejara ese paradigma - La Cabaña del Tío Tom, La Autobiografía de Malcolm X y hasta percibí una dimensión ética en El cazador oculto (The Catcher in the Rye)".

Continuó: "En la escuela secundaria tomé una verdadera clase de historia, y aprendí lo real que era en el mundo ese paradigma. Aprendí sobre los indígenas americanos y lo que les aconteció en manos de los colonos europeos. Aprendí cómo los descendientes de aquellos colonos europeos fueron a su turno oprimidos por el Rey George III. Leí sobre Paul Revere, Tom Paine y como los norteamericanos iniciaron una insurgencia armada contra las fuerzas británicas -insurgencia que hoy conmemoramos como la Guerra Revolucionaria. De niño incluso fui en excursiones escolares a pocas cuadras de donde estamos sentados ahora. Aprendí sobre Harriet Tubman, Nat Turner, John Brown y la lucha contra la esclavitud en este país. Aprendí sobre Emma Goldman, Eugene Debs y las luchas de los sindicatos, la clase obrera y los pobres. Aprendí sobre Anne Frank, los nazis y cómo persiguieron a las minorías y arrestaron a los disidentes. Aprendí sobre Rosa Parks, Malcolm X, Martin Luther King y la lucha por los derechos civiles. Aprendí sobre Ho Chi Minh y la lucha de los vietnamitas durante décadas para liberarse de un invasor tras del otro. Aprendí sobre Mandela y la lucha contra el apartheid en Sudáfrica. Todo lo que aprendí en esos años confirmó lo que había empezado a entender cuando tenía seis años: que a través de la historia hubo una lucha constante entre los oprimidos y sus opresores. En todas las luchas mencionadas, sin excepción, yo me ubicaba del lado de los oprimidos, y valoraba a los que habían dado un paso adelante para defenderlos -sin importar nacionalidad ni religión. Nunca me deshice de mis notas. Mientras hablamos, siguen prolijamente apiladas en un clóset de mi dormitorio".

Al fin de su declaración ante el tribunal dijo: "Para ustedes, yo soy un terrorista, y les resulta perfectamente razonable que esté parado aquí con un overol anaranjado. Pero algún día, Estados Unidos cambiará y la gente reconocerá el día de hoy en su dimensión verdadera. Verán cómo cientos de miles de musulmanes fueron asesinados y lisiados por los militares de EE.UU. en países extranjeros, y que sin embargo, soy yo el que va preso por "conspiración para asesinar y lisiar" en esos países -porque apoyo la lucha de los muyahidin que defienden a su pueblo de la matanza indiscrimanda. Al mirar atrás verán que el gobierno gastó millones de dólares para encarcelarme como 'terrorista', pero si pudiéramos devolverle la vida a Abeer al-Janabi, que fue violada una y otra vez por un grupo de soldados estadounidenses, y le preguntáramos quiénes son los terroristas, ella, con toda seguridad, no me señalaría a mí".

Jorge Aldao
28/04/2012, 13:06
Salam a todos...

Para los optimistas incurables copio y pego un interesante análisis que demuestra que el problema son los yanquis (y los europeos).

Es la inmensa mayoría de los yanquis y de los europeos (salvo las excepciones que confirman la regla) los que por desdén, ignorancia y pasividad frente a las víctimas no estadounidenses) están de acuerdo con lo que hacen sus gobiernos y los siguen votando para que sigan haciendo las mismas salvajadas desde Hitler hasta Obama.

Un saludo

Jorge Aldao

P.S. los énfasis son míos

Un Premio Nobel de la Paz guerrero

En 2009, Barack Obama fue distinguido con el máximo galardón pacifista. Sin embargo, EE.UU. sigue a la vanguardia del protagonismo bélico y de la ocupación militar del planeta. La opinión pública norteamericana alienta el estado de guerra.

POR Juan Gabriel Tokatlian
En octubre de 2009, sin haber cumplido un año de gestión en el ejecutivo, y con base en su contribución a un “nuevo (sic) clima en la política internacional”, el comité noruego responsable de otorgar el premio Nobel de la Paz se lo concedió a Barack Obama. Hoy, en su cuarto año de gobierno, y con posibilidades de ser reelecto, el presidente estadounidense no sólo no ha dejado una huella significativa para la paz mundial, sino que se ha transformado en un lánguido batallador global que ha abandonado las preferencias y promesas que insinuó hace un lustro.

Siempre habrá un argumento plausible y persuasivo para explicar la conversión de Obama. Para algunos el presidente sigue representando el cambio pero debe enfrentar tantos constreñimientos políticos, económicos y electorales que no tiene más opción que conceder, parcial o plenamente, a las exigencias de legisladores, gobernadores, banqueros y militares. Para otros, es tan grande el malestar y malhumor social en el país, que el mandatario tuvo que dejar de lado, tácticamente, algunas de sus convicciones y compromisos del pasado a fin de evitar un potencial triunfo de un partido republicano cada más derechizado en cuanto a su base de votantes. Varios indican que Obama es prisionero de circunstancias históricas y que no se lo debe juzgar por sus hechos sino reivindicar sus dichos. Otros presagian que el reformismo de Obama –el “verdadero” Barack– aflorará en un segundo mandato: ese Obama creará un “nuevo clima en la política internacional”, haciendo así honor a su condición de Nobel de la Paz.

Sin embargo, el núcleo de la cuestión no es la personalidad o la intencionalidad de Obama, sino el contexto en el que debe operar. Ese contexto tiene una característica fundamental: en materia de política exterior y de defensa, en EE.UU. se ha consolidado un desequilibrio entre militares y civiles que es elocuente y peligroso. Sobresale el avance de las fuerzas armadas y civiles militaristas que gozan de un amplio margen de maniobra en medio de una gravosa crisis económica, el desprestigio de la clase política y la erosión de los mecanismos de control y rendición de cuentas. Quizás un dato simbólico ayude a comprender el estado de la sociedad y su valoración de los militares: según una encuesta de Rasmussen Reports, realizada en junio de 2010, el 28% de los estadounidenses cree que el control civil de los militares es una mala idea y solo el 44% lo considera bueno.

De acuerdo con el diccionario de la Real Academia Española novel es aquella persona que “tiene poca experiencia” en un arte o profesión. Obama ha mostrado serlo en el manejo de las relaciones cívico-militares y así, inadvertidamente, ha contribuido a que el recurso a la guerra se torne más frecuente y abusivo en la política exterior y de defensa de Washington. Como otros mandatarios estadounidenses, Barack Obama abrazó lo que el sociólogo estadounidense C. Wright Mills describiera y explicara (cinco años antes del famoso discurso de despedida de Dwight Eisenhower en que denunciaba la existencia de un “complejo militar-industrial”) en su renombrada obra de 1956, The Power Elite, como la “metafísica militar”, es decir; la creencia extendida entre la alta dirigencia estadounidense de que la guerra es la condición constante y normal de la vida internacional y que la paz es un intervalo momentáneo. Así, una coalición de miembros de las fuerzas armadas, amplios sectores políticos y empresariales, diversos especialistas en las cuestiones de seguridad, figuras influyentes y buena parte de los medios de comunicación siguen pensando que EE.UU. debe estar presto para mantener una estructura vasta de recursos y gastos militares, para aumentar su proyección de poder bélico en el exterior y para usar la fuerza en cualquier lugar del mundo, contra todo tipo de amenaza y cuando Washington lo determine. Pero como bien advirtiera el experto en asuntos internacionales y profesor de Brown, Harvard y Brandeis, Eric Nordlinger, esa inflación en materia de seguridad afecta en algún momento la salud fiscal del país y el estado de sus libertades civiles; erosionando en consecuencia la democracia estadounidense.

Obama, novel en cuestiones de guerra, fue asimilando esa “metafísica militar” y con ello se transformó: Obama I se convirtió en Bush III, como afirma el escritor Mike Davis. Con el correr de los años, el novato en asuntos de guerra se volvió un veterano. Los ejemplos abundan y alarman. El músculo militar actual de EE.UU. no tiene parangón con algún país (amigo o no de Washington) ni con alguna coalición de países (aliados u oponentes). Los gastos del Pentágono entre 2001 y 2011 llegaron a US$ 6.2 trillones (en la denominación estadounidense) de dólares, al tiempo que las guerras en Irak y Afganistán demandaron US$ 1.26 trillones de dólares. Paralelamente, los gastos del Departamento de Seguridad Nacional alcanzaron los US$ 635.9 billones de dólares. Si se añaden los gastos del Departamento de Energía para armas nucleares (US$ 204.5 billones de dólares) se tiene un total de US$ 8.3 trillones de dólares erogados en 10 años. Todo ello sobrepasa, anualmente y en una década, la suma de lo desembolsado por el resto de los 192 países con asiento en la ONU. El inventario de armas nucleares de EE.UU. es de 8.500 (frente a 11.000 de Rusia y 240 de China, por ejemplo). A los ocho comandos (cuatro geográficos y cuatro funcionales) se sumó en 2007 el United States Africa Command, al tiempo que en 2008 se restableció, para el área de Latinoamérica, la IV Flota (desactivada en 1950).

Según un informe del Departamento de Defensa (Base Structure Report) de 2010, EE.UU. tiene 662 bases militares en el exterior; de acuerdo al editor de TomDisptach, Nick Turse, el número actual llega a 1.077. (El costo anual de sostenimiento de este sistema de bases es de US$ 102 billones dólares). A lo anterior hay que sumar las nuevas bases (la mayoría, clandestinas) para vehículos aéreos no tripulados (unmanned aerial vehicles), los denominados drones, que la CIA ha ido abriendo en África y la península arábiga. En conjunto, EE.UU. tiene más bases en el extranjero que la totalidad de los miembros de la ONU. A su vez, el informe mencionado revela que el total de sitios militares, dentro y fuera de EE.UU., se extiende sobre unos 28 millones de acres (cada acre equivale a 0,404 hectáreas); lo cual convierte al Departamento de Defensa en el mayor terrateniente del planeta. Cabe agregar que, según The Economist del 12 de septiembre de 2011, el Departamento de Defensa es el mayor contratante del mundo con 3.200.000 empleados. De acuerdo con un trabajo de investigación periodística realizado por Dana Priest y William Arkin y publicado por The Washington Post el 20 de julio de 2010, unas 1.271 organizaciones gubernamentales y 1.931 compañías privadas se dedican a programas de inteligencia, anti-terrorismo y seguridad nacional en unos 10.000 sitios alrededor de EE.UU.; con lo que 854.000 civiles, militares y contratistas tienen acceso a secretos del mayor nivel de sensibilidad. Esto ha llevado a que varios analistas se refieran a la existencia de una verdadera industria de la (in)seguridad o, en palabras de Tom Engelhardt, autor de The American Way of War: How Bush’s Wars Became Obama’s , a un “complejo de seguridad nacional” basado en el temor extendido de la sociedad y asentado en presupuestos y contratos multimillonarios en el área de inteligencia y defensa.

En breve, la centralidad (presupuestaria, burocrática, corporativa, económica) alcanzada por las fuerzas armadas en EE.UU. es de enormes proporciones. Esto no significa, sin embargo, que Washington pueda alcanzar, mediante la amenaza persistente y el uso recurrente de la fuerza, sus objetivos políticos y militares. De hecho, el récord político-militar de EE.UU. en las guerras prolongadas es bastante mediocre. La sobre-reacción y la imprudencia impulsaron aventuras externas desacertadas y fallidas. En tiempos más próximos, la segunda guerra a Irak (2003-2011) resultó un fracaso y ya se divisa el fiasco de Afganistán.

continúa...

Jorge Aldao
28/04/2012, 13:07
Estos reveses, que ya parecían pre-anunciarse al final de la administración de George W. Bush, fueron generando de modo hermético una interesante polémica. Después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 EE.UU. lanzó una estrategia contra-terrorista global. El contra-terrorismo se caracterizó por atacar militarmente a un oponente que se consideraba criminal y letal (por lo tanto, no sujeto a reconocimiento político) y por desplegar acciones coercitivas de distinto tipo sobre determinados grupos (preferentemente islámicos), sus eventuales aliados estatales, sus redes de sostén material y sus refugios.

Ello condujo a una planetaria confrontación contra Al Qaeda y organizaciones afines. La ocupación de Afganistán e Irak fue el corolario de un enfoque que, entre otras, confiaba en victorias expeditivas; una mezcla de guerra convencional y guerra irregular iba a derrotar a los “enemy-combatants” que habían atacado a EE.UU.. Pero Washington terminó en dos pantanos en los que las diversas formas de violencia, por un lado, y de combate asimétrico, por el otro, lo obligaron a reconfigurar su comportamiento en el terreno. Entre el final de Bush y el comienzo de Obama se ensayó la contra-insurgencia entendida como una modalidad de conflicto de baja intensidad destinada a socavar la legitimidad del oponente, interrumpir el acceso a recursos para librar su lucha, debilitar las oportunidades políticas del adversario y lograr adhesión en el territorio ocupado. A pesar de las voces triunfalistas, los resultados han sido magros: EE.UU. dejó un descalabro en Irak y nada distinto parece ser el legado próximo en Afganistán. Cabe, sin embargo, aclarar que la contra-insurgencia no se abandona completamente. En el caso específico de América Latina y el Caribe habrá que observar el enfoque que caracterizará el desempeño del recientemente (el 27 de enero de 2012) designado comandante del Comando Sur, el general John F. Kelly; quien tuvo su mayor experiencia de combate en Irak.

Ahora bien, durante el gobierno de Obama se produjo un nuevo ajuste de la estrategia que, de hecho, retomó elementos del contra-terrorismo típico de Bush y los adaptó. Esta adaptación ha tenido varios pilares. En términos operativos, corresponde subrayar dos aspectos particulares. Por un lado, han ganado preeminencia las denominadas Fuerzas de Operaciones Especiales (Special Operations Forces, SOF) creadas en 1987 y encargadas de asesinatos selectivos, secuestros extra-territoriales y ataques por sorpresa. Desde 2001 hasta 2011 las SOF se han duplicado en hombres (de 37.000 a 66.000) y triplicado en presupuesto (de US$ 2.3 billones de dólares a US$ 6.3 billones de dólares). De un despliegue inicial en 60 naciones, se expandió a 75 y procura cubrir próximamente 120 países. En los dos últimos años han realizado ejercicios de entrenamiento conjunto en muchos países: en la región cabe destacar los casos de Belice, Brasil, Panamá y República Dominicana. Más recientemente (ver The New York Times del 12 de febrero de 2012) y a pesar de que desde el 11-S América Latina es la única región del mundo que no conoció atentados de grupos terroristas transnacionales de alcance global, el almirante William H. McRaven, responsable del Special Operations Command, anunció su intención de que las SOF se desplegaran en áreas en las que no habían operado con grandes contingentes: Latinoamérica.

Por el otro, ha crecido el uso de drones en Asia (Irak, Afganistán y Pakistán) y África (Libia, Somalia y Yemen). Se ha tornado tan usual y masivo el recurso a vehículos aéreos no tripulados que se ha naturalizado en EE.UU. la expresión “guerra de los drones”. Esta nueva guerra se caracteriza por desarrollarse sin frentes de combate directo, por resultar supuestamente de más alta precisión, por ser mucho menos onerosa que el envío de tropas, por llevar a cabo ataques sin bajas propias, y por practicarse sin que el país padezca, al menos inicialmente, ninguna retaliación. Aunque el informe de 2009 del Relator Especial de la ONU para Ejecuciones Extra-Judiciales, Philip Alston, advirtió que los drones podrían violar el derecho humanitario, nada ha alterado la conducta de Washington. Al fin y al cabo lo que cuenta, para la Casa Blanca, es la sociedad estadounidense y no la comunidad internacional. En efecto, según una encuesta de The Washington Post/ABC News del 7 de febrero de 2012 el 83% de la opinión pública (y 77% de los que se consideran demócratas liberales) respalda la política de utilizar drones.

En términos jurídicos, la nueva fase y modalidad de contra-terrorismo ha implicado cambios notables que han llevado a una condición de poslegalidad: es decir, una situación en la que el derecho interno e internacional se manipula, se desconoce o se quiebra a expensas de un bifronte Estado gendarme que opera con escasa rendición de cuentas hacia adentro y excesivo despliegue militar hacia afuera. La poslegalidad tiene símbolos: Guantánamo, Abu Grahib y Haditha. Tiene centros claves de construcción conceptual: las oficinas del Legal Advisor del Departamento de Estado, del General Counsel del Departamento de Defensa y del Special Counsel de la Casa Blanca. Y tiene continuidad política bipartidista: desde George W. Bush a Barack Obama.

Sin embargo, Obama ha dado los pasos más abismales. Con su autorización se produjo, en mayo de 2011, la ejecución extra-judicial de la cabeza visible y simbólica de Al Qaeda, Osama bin Laden, en territorio pakistaní por medio de un meticuloso operativo de fuerzas especiales. A través de un “panel secreto”, y con el aval presidencial, se decidió en septiembre de ese año dar de baja en Yemen a dos estadounidenses, Anwar al-Awlaqi y Samir Khan, mediante misiles disparados desde un drone y sin tener en cuenta los derechos constitucionales que se estaban violando con esa acción. A fines de 2011 Obama sancionó la Ley de Autorización de Defensa Nacional de 2012 mediante la cual cualquier estadounidense sospechoso de terrorismo puede ser detenido indefinidamente por autoridades militares. En EE.UU. lo pos-legal se consolida gradualmente.

De la mencionada secuencia –contra-terrorismo I (Bush), contra-insurgencia (Bush-Obama) y contra-terrorismo II (Obama)–, solo puede derivarse la idea de guerras perpetuas, por una parte, y el resentimiento de los afectados y la implementación de métodos aleves de todos los bandos en el contexto de conflictos asimétricos persistentes, por otra parte.
Mientras Barack Obama va asumiendo un perfil más guerrero que pacifista, la pregunta esencial debería dejar de girar en torno a él, su personalidad, su estilo, su temple o su futuro. El interrogante principal bien podría centrarse en la sociedad estadounidense: ¿qué hace que un país se haya acostumbrado tanto a las guerras y cada vez las cuestione menos? ¿qué explica la poca sensibilidad, en general, de la ciudadanía frente a las muertes y destrucción que produce EE.UU. más allá de sus fronteras? La habituación a los conflictos armados y la indiferencia frente a las víctimas no estadounidenses exigen un análisis sociológico, antropológico, psicológico e histórico profundo y ponderado. Sin embargo, lo cierto es, como indica el director del Centro de Estudios Internacionales de MIT, John Tirman, en un reciente texto (The Death of Others: The Fate of Civilians in America’s Wars) que esa combinación de desdén, ignorancia y pasividad conduce a una suerte de “permiso” para que las fuerzas armadas y civiles militaristas emprendan más aventuras bélicas alrededor del mundo; lo que no revela la potencia de EE.UU. sino su prepotencia.

Profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Di Tella.

Funet Diario Clarin Revista Ñ nº 443

Sarafiguig
28/04/2012, 13:39
Para los obsesivos compulsivos,digo yo,consejos vendo y para mí no tengo,se te olvida mencionar la mayoría de paises latinoamericanos,que como todos sabemos son un ejemplo de convivencia,estabilidad y falta de corrupción.
Los países árabes,modelo de convivencia y democrácia.
Así podríamos seguir hasta el infinito.
Siento decirte que pocos son los países que se libren de meter la gamba.

Salam a todos...

Para los optimistas incurables copio y pego un interesante análisis que demuestra que el problema son los yanquis (y los europeos).

Es la inmensa mayoría de los yanquis y de los europeos (salvo las excepciones que confirman la regla) los que por desdén, ignorancia y pasividad frente a las víctimas no estadounidenses) están de acuerdo con lo que hacen sus gobiernos y los siguen votando para que sigan haciendo las mismas salvajadas desde Hitler hasta Obama.

Un saludo

Jorge Aldao

P.S. los énfasis son míos

Un Premio Nobel de la Paz guerrero

En 2009, Barack Obama fue distinguido con el máximo galardón pacifista. Sin embargo, EE.UU. sigue a la vanguardia del protagonismo bélico y de la ocupación militar del planeta. La opinión pública norteamericana alienta el estado de guerra.

POR Juan Gabriel Tokatlian
En octubre de 2009, sin haber cumplido un año de gestión en el ejecutivo, y con base en su contribución a un “nuevo (sic) clima en la política internacional”, el comité noruego responsable de otorgar el premio Nobel de la Paz se lo concedió a Barack Obama. Hoy, en su cuarto año de gobierno, y con posibilidades de ser reelecto, el presidente estadounidense no sólo no ha dejado una huella significativa para la paz mundial, sino que se ha transformado en un lánguido batallador global que ha abandonado las preferencias y promesas que insinuó hace un lustro.

Siempre habrá un argumento plausible y persuasivo para explicar la conversión de Obama. Para algunos el presidente sigue representando el cambio pero debe enfrentar tantos constreñimientos políticos, económicos y electorales que no tiene más opción que conceder, parcial o plenamente, a las exigencias de legisladores, gobernadores, banqueros y militares. Para otros, es tan grande el malestar y malhumor social en el país, que el mandatario tuvo que dejar de lado, tácticamente, algunas de sus convicciones y compromisos del pasado a fin de evitar un potencial triunfo de un partido republicano cada más derechizado en cuanto a su base de votantes. Varios indican que Obama es prisionero de circunstancias históricas y que no se lo debe juzgar por sus hechos sino reivindicar sus dichos. Otros presagian que el reformismo de Obama –el “verdadero” Barack– aflorará en un segundo mandato: ese Obama creará un “nuevo clima en la política internacional”, haciendo así honor a su condición de Nobel de la Paz.

Sin embargo, el núcleo de la cuestión no es la personalidad o la intencionalidad de Obama, sino el contexto en el que debe operar. Ese contexto tiene una característica fundamental: en materia de política exterior y de defensa, en EE.UU. se ha consolidado un desequilibrio entre militares y civiles que es elocuente y peligroso. Sobresale el avance de las fuerzas armadas y civiles militaristas que gozan de un amplio margen de maniobra en medio de una gravosa crisis económica, el desprestigio de la clase política y la erosión de los mecanismos de control y rendición de cuentas. Quizás un dato simbólico ayude a comprender el estado de la sociedad y su valoración de los militares: según una encuesta de Rasmussen Reports, realizada en junio de 2010, el 28% de los estadounidenses cree que el control civil de los militares es una mala idea y solo el 44% lo considera bueno.

De acuerdo con el diccionario de la Real Academia Española novel es aquella persona que “tiene poca experiencia” en un arte o profesión. Obama ha mostrado serlo en el manejo de las relaciones cívico-militares y así, inadvertidamente, ha contribuido a que el recurso a la guerra se torne más frecuente y abusivo en la política exterior y de defensa de Washington. Como otros mandatarios estadounidenses, Barack Obama abrazó lo que el sociólogo estadounidense C. Wright Mills describiera y explicara (cinco años antes del famoso discurso de despedida de Dwight Eisenhower en que denunciaba la existencia de un “complejo militar-industrial”) en su renombrada obra de 1956, The Power Elite, como la “metafísica militar”, es decir; la creencia extendida entre la alta dirigencia estadounidense de que la guerra es la condición constante y normal de la vida internacional y que la paz es un intervalo momentáneo. Así, una coalición de miembros de las fuerzas armadas, amplios sectores políticos y empresariales, diversos especialistas en las cuestiones de seguridad, figuras influyentes y buena parte de los medios de comunicación siguen pensando que EE.UU. debe estar presto para mantener una estructura vasta de recursos y gastos militares, para aumentar su proyección de poder bélico en el exterior y para usar la fuerza en cualquier lugar del mundo, contra todo tipo de amenaza y cuando Washington lo determine. Pero como bien advirtiera el experto en asuntos internacionales y profesor de Brown, Harvard y Brandeis, Eric Nordlinger, esa inflación en materia de seguridad afecta en algún momento la salud fiscal del país y el estado de sus libertades civiles; erosionando en consecuencia la democracia estadounidense.

Obama, novel en cuestiones de guerra, fue asimilando esa “metafísica militar” y con ello se transformó: Obama I se convirtió en Bush III, como afirma el escritor Mike Davis. Con el correr de los años, el novato en asuntos de guerra se volvió un veterano. Los ejemplos abundan y alarman. El músculo militar actual de EE.UU. no tiene parangón con algún país (amigo o no de Washington) ni con alguna coalición de países (aliados u oponentes). Los gastos del Pentágono entre 2001 y 2011 llegaron a US$ 6.2 trillones (en la denominación estadounidense) de dólares, al tiempo que las guerras en Irak y Afganistán demandaron US$ 1.26 trillones de dólares. Paralelamente, los gastos del Departamento de Seguridad Nacional alcanzaron los US$ 635.9 billones de dólares. Si se añaden los gastos del Departamento de Energía para armas nucleares (US$ 204.5 billones de dólares) se tiene un total de US$ 8.3 trillones de dólares erogados en 10 años. Todo ello sobrepasa, anualmente y en una década, la suma de lo desembolsado por el resto de los 192 países con asiento en la ONU. El inventario de armas nucleares de EE.UU. es de 8.500 (frente a 11.000 de Rusia y 240 de China, por ejemplo). A los ocho comandos (cuatro geográficos y cuatro funcionales) se sumó en 2007 el United States Africa Command, al tiempo que en 2008 se restableció, para el área de Latinoamérica, la IV Flota (desactivada en 1950).

Según un informe del Departamento de Defensa (Base Structure Report) de 2010, EE.UU. tiene 662 bases militares en el exterior; de acuerdo al editor de TomDisptach, Nick Turse, el número actual llega a 1.077. (El costo anual de sostenimiento de este sistema de bases es de US$ 102 billones dólares). A lo anterior hay que sumar las nuevas bases (la mayoría, clandestinas) para vehículos aéreos no tripulados (unmanned aerial vehicles), los denominados drones, que la CIA ha ido abriendo en África y la península arábiga. En conjunto, EE.UU. tiene más bases en el extranjero que la totalidad de los miembros de la ONU. A su vez, el informe mencionado revela que el total de sitios militares, dentro y fuera de EE.UU., se extiende sobre unos 28 millones de acres (cada acre equivale a 0,404 hectáreas); lo cual convierte al Departamento de Defensa en el mayor terrateniente del planeta. Cabe agregar que, según The Economist del 12 de septiembre de 2011, el Departamento de Defensa es el mayor contratante del mundo con 3.200.000 empleados. De acuerdo con un trabajo de investigación periodística realizado por Dana Priest y William Arkin y publicado por The Washington Post el 20 de julio de 2010, unas 1.271 organizaciones gubernamentales y 1.931 compañías privadas se dedican a programas de inteligencia, anti-terrorismo y seguridad nacional en unos 10.000 sitios alrededor de EE.UU.; con lo que 854.000 civiles, militares y contratistas tienen acceso a secretos del mayor nivel de sensibilidad. Esto ha llevado a que varios analistas se refieran a la existencia de una verdadera industria de la (in)seguridad o, en palabras de Tom Engelhardt, autor de The American Way of War: How Bush’s Wars Became Obama’s , a un “complejo de seguridad nacional” basado en el temor extendido de la sociedad y asentado en presupuestos y contratos multimillonarios en el área de inteligencia y defensa.

En breve, la centralidad (presupuestaria, burocrática, corporativa, económica) alcanzada por las fuerzas armadas en EE.UU. es de enormes proporciones. Esto no significa, sin embargo, que Washington pueda alcanzar, mediante la amenaza persistente y el uso recurrente de la fuerza, sus objetivos políticos y militares. De hecho, el récord político-militar de EE.UU. en las guerras prolongadas es bastante mediocre. La sobre-reacción y la imprudencia impulsaron aventuras externas desacertadas y fallidas. En tiempos más próximos, la segunda guerra a Irak (2003-2011) resultó un fracaso y ya se divisa el fiasco de Afganistán.

continúa...

massreya
28/04/2012, 15:04
Obama, novel en cuestiones de guerra, fue asimilando esa “metafísica militar” y con ello se transformó: Obama I se convirtió en Bush III


Qué cierto..

massreya
28/04/2012, 15:24
Salaam Sara,

Creo que es que todo es mucho más complicado de lo que vemos a simple vista en las noticias (casi siempre manipuladas).

Igual esos casos que enumeras son consecuencias de lo expuesto por el forero Jorge Aldao, me explico: las guerras no se hacen sólo atacando con armamento pesado a los países de interés (previa campaña de desprestigio) y justificando a cal y canto que es para salvar al mundo; si no que se los destruye desde dentro, creando conflictos internos, facilitando armas a rebeldes o minorías no pacíficas y mil etcéteras más. Si analizas caso por caso de manera minuciosa, acabarás viendo esa relación entre vuestras exposiciones.

Si quieres más información, hay artículos muy interesantes en webislam y en otros mil sitios, no es que te quiera convencer de nada, pero es para que puedas analizar otros puntos de vista, ver que todo no es lo que parece y que hay muchas verdades que se esconden.

Allah i salemik

Jorge Aldao
28/04/2012, 16:32
Para los obsesivos compulsivos,digo yo,consejos vendo y para mí no tengo,se te olvida mencionar la mayoría de paises latinoamericanos,que como todos sabemos son un ejemplo de convivencia,estabilidad y falta de corrupción.
Los países árabes,modelo de convivencia y democrácia.
Así podríamos seguir hasta el infinito.
Siento decirte que pocos son los países que se libren de meter la gamba.

Muy cierto... son pocos los países que se libran de meter la gamba....

Pero también son sólo los países líderes de la Incivilización Occidental, USAmérica y Europa, los que han provocado violencias con millones y millones de muertos en las Primera y Segunda Guerras Mundiales, en las guerras de Korea, de Vietnam, en las guerras civiles fomentadas en África para saquear sus recursos naturales (para no hablar de esa joyita europea del Apartheid Sudafricano) más los interminables conflictos fabricados en Oriente Próximo y en Lejano Oriente desde la época de los imperialismos, además de los apoyos descubiertos y encubiertos a las dictaduras criminales en América Latina, en África y en Asia cuya falta de estabilidad y corrupción generalizada son producto de la ingerencia de los gobiernos USAmericanos y europeos, protegiendo a sus empresas rapiñadoras.

Son muy pocos los países que se libran de meter la gamba, pero el resto de los países (que no son USamérica y Europa) no tienen las manos tan tintas en sangre y en corruptelas como las tienen los Incivilizados Occidentales.

Sarafiguig
02/05/2012, 22:16
Salam Masreya
No pases pena por que pueda creer que me quieres vender nada,a lo que me refiero es que personalmente,los políticos de todas partes del mundo,son el mismo perro con distinto collar.Carecen de ética,humanidad y pecan de un ego inmenso.
Lo que no entiendo es a los ciudadanos de apié,que en su gran mayoría,lo único que desean es vivir en paz,se dejen lavar el cerebro,enfrentandose para que los señores de la guerra y la intriga,sean cada vez más poderosos y agranden sus fortunas personales y egos.
Afortunadamente tengo la inmensa suerte de vivir los dos mundos,curiosamente lo que anhelan mi familia musulmana,en particular los más jovenes,venir a nuestro país,yo anhelo el momento de mi estadía en ese pueblo pacífico y sin más bullicio,que el de los niños jugando a la pelota en la calle o las mujeres cantando mientras cocinan.
Un afectuoso saludo.
Sara
Salaam Sara,

Creo que es que todo es mucho más complicado de lo que vemos a simple vista en las noticias (casi siempre manipuladas).

Igual esos casos que enumeras son consecuencias de lo expuesto por el forero Jorge Aldao, me explico: las guerras no se hacen sólo atacando con armamento pesado a los países de interés (previa campaña de desprestigio) y justificando a cal y canto que es para salvar al mundo; si no que se los destruye desde dentro, creando conflictos internos, facilitando armas a rebeldes o minorías no pacíficas y mil etcéteras más. Si analizas caso por caso de manera minuciosa, acabarás viendo esa relación entre vuestras exposiciones.

Si quieres más información, hay artículos muy interesantes en webislam y en otros mil sitios, no es que te quiera convencer de nada, pero es para que puedas analizar otros puntos de vista, ver que todo no es lo que parece y que hay muchas verdades que se esconden.

Allah i salemik

Sarafiguig
02/05/2012, 22:26
Salam Jorge
El que esté libre de pecado que tire la primera piedra,desde luego no seré yo quien lo haga.
Simplemente creo que ni los malos son tan malos,ni los buenos son tan buenos.
Guerras,conflictos,injusticias y desastres,existen en todo el mundo desde que el hombre lo puebla.Lo único que las diferencia son las armas,los uniformes y los motivos,aunque estos últimos casi son invariables,avaricia,ansias de poder,etc.
Tristemente los de apié somos los que pagamos los platos rotos,pero en parte también nos dejamos comer la cabeza para enfrentarnos entre nosotros,para hacerles el juego sucio,mientras los de arriba,comparten café,copa,puro y seguramente prostituta,en cumbres que no llegan a ninguna parte,pero ellos a lo suyo.
Un saludo
Sara
Muy cierto... son pocos los países que se libran de meter la gamba....

Pero también son sólo los países líderes de la Incivilización Occidental, USAmérica y Europa, los que han provocado violencias con millones y millones de muertos en las Primera y Segunda Guerras Mundiales, en las guerras de Korea, de Vietnam, en las guerras civiles fomentadas en África para saquear sus recursos naturales (para no hablar de esa joyita europea del Apartheid Sudafricano) más los interminables conflictos fabricados en Oriente Próximo y en Lejano Oriente desde la época de los imperialismos, además de los apoyos descubiertos y encubiertos a las dictaduras criminales en América Latina, en África y en Asia cuya falta de estabilidad y corrupción generalizada son producto de la ingerencia de los gobiernos USAmericanos y europeos, protegiendo a sus empresas rapiñadoras.

Son muy pocos los países que se libran de meter la gamba, pero el resto de los países (que no son USamérica y Europa) no tienen las manos tan tintas en sangre y en corruptelas como las tienen los Incivilizados Occidentales.

Jorge Aldao
03/05/2012, 00:44
Salam Jorge
El que esté libre de pecado que tire la primera piedra,desde luego no seré yo quien lo haga.
Simplemente creo que ni los malos son tan malos,ni los buenos son tan buenos.
Guerras,conflictos,injusticias y desastres,existen en todo el mundo desde que el hombre lo puebla.Lo único que las diferencia son las armas,los uniformes y los motivos,aunque estos últimos casi son invariables,avaricia,ansias de poder,etc.
Tristemente los de apié somos los que pagamos los platos rotos,pero en parte también nos dejamos comer la cabeza para enfrentarnos entre nosotros,para hacerles el juego sucio,mientras los de arriba,comparten café,copa,puro y seguramente prostituta,en cumbres que no llegan a ninguna parte,pero ellos a lo suyo.
Un saludo
Sara


Sara… salam…

Creo que has tirado la primera piedra cuando escribiste:

Para los obsesivos compulsivos,digo yo,consejos vendo y para mí no tengo,se te olvida mencionar la mayoría de paises latinoamericanos,que como todos sabemos son un ejemplo de convivencia,estabilidad y falta de corrupción.
Los países árabes,modelo de convivencia y democrácia..

Y estoy convencido de que no es cierto eso de que ni los malos son tan malos ni los buenos tan buenos.

Usamérica y Europa, los países líderes de la Incivilización Occidental son malos, malísimos, recontramalísimos.

Basta ver lo que han hecho en Palestina, en el Líbano, en Afganistán, en Irak, en Libia (y antes en Vietnam y en… y en… y en…) y lo que quieren hacer en Siria, para darse de cuenta de que esos países latinoamericanos y árabes (a los que gratuitamente has atacado) no tienen nada que ver con la Incivilización Occidental.

Esos países latinoamericanos a los que livianamente has “ninguneado”, así como los países árabes (a los que con sarcasmo defines como “modelos de convivencia y democracia) han sido víctimas de los colonialismos en el pasado y siguen siendo víctimas del neocolonialismo en el presente.

Por ello afirmo que has tirado la primera piedra, al tiempo que ahora tratas de disimular lo que son los Incivilizados Occidentales.

Estoy seguro de que la mayoría de aquellos que no son ni yanquis ni europeos se diferencian de los yanquis y de los europeos por muchas más cosas que las armas,los uniformes y los motivos, aunque estos últimos casi son invariables, avaricia, ansias de poder, etc.

Tu planteo del último mensaje (en apariencia sereno y objetivo) no es ni sereno ni objetivo, ya que equiparas a países claramente imperialistas, responsables de la muerte y el sufrimientos de miles de millones de personas, con los países que han sido víctimas de Occidente.

Para decirlo en pocas palabras equiparas a las víctimas con los victimarios y eso es una salvajada.

El nivel de vida de los llamados países del Primer Mundo, escandalosamente diferente del nivel de vida de los llamados países del Tercer Mundo hace que ni siquiera las personas honestas, buenas y sensibles en USAmérica y Europa se libren de su responsabilidad, por acción o por omisión, por el sufrimiento de los países del Tercer Mundo.

De la misma manera que el nivel de vida mío, en la Argentina, incomparablemente superior al de millones de argentinos que viven en la pobreza o en la miseria, hace que yo no pueda eludir mi responsabilidad (por acción o por omisión) en el sufrimiento de esos millones de argentinos empobrecidos en un país rico!!!!.

Y la gente “ de a pie” de USAmérica y Europa (y de otros países del llamado Primer Mundo) ha vivido mucho mejor que la gente “de a pie” del Tercer Mundo gracias a que los habitantes primer mundistas han votado, vuelto a votar y recontravotado a gobernantes que han saqueado e intentan seguir saqueando prolijamente al Tercer Mundo.

Un solo ejemplo basta para probarlo.

Mientras la guerra contra los Afganos y contra los Iraquíes parecían guerras que se ganarían rápidamente, la mayoría de los yanquis (y de muchos europeos) las aprobaron, así como aprobaron todas las campañas contra un terrorismo inexistente inventado por las Agencias de Inteligencia Occidentales.

A los yanquis y a una mayoría de europeos no les preocupaba el sufrimiento de los pueblos invadidos y ocupados por fuerzas armadas yanquis y europeas, ya que esperaban que ese sufrimiento ajeno se convertiría en ventajas económicas, en petróleo barato y en puestos de trabajo para los incivilizados occidentales.
Y no veían mal que sus hijos, hermanos o maridos arriesgaran su vida en el “negocio de la guerra”.

Sólo ahora que ven que “el negocio de la guerra está resultando pésimo, los incivilizados occidentales están comenzando a hacer campañas contra la guerra.

Esta situación es casi un calco de los sucedió en Vietnam y que está muy bien descripto en la nota puesta por Amazigh en el hilo HOMENAJE A VIETNAM: Una historia que hay que recordar.

Y si ahora la gente “de a pié” del Primer Mundo comienza a “pagar los platos rotos” eso sólo es consecuencia de su egoísmo que les llevó a votar, volver a votar y recontravotar a delincuentes como gobernantes.

En eso tienes razón, pero no pretendas que nadie del Tercer Mundo se conduela por ese “pago de platos rotos”, porque hace mucho tiempo que miles de millones de pobladores del Tercer Mundo vienen “pagando los platos rotos” destrozados por los pobladores del Primer Mundo.

Un saludo

Jorge Aldao

massreya
03/05/2012, 09:52
Salaam Sara,

Creo que todos estamos de acuerdo en que gente mala y gente buena la hay en todo el mundo. En eso creo que nadie te puede llevar la contraria.

Pero sí que me uno al Sr. Aldao en que unos han sido y serán los invasores y otros los desgraciados invadidos. Nunca hemos visto (ni probablemente veremos) a Uganda atacar a Reino Unido o a Argelia invadiendo a Alemania o a Honduras tirando una bomba atómica en EEUU. Cuando hablo de invasiones, hablo de las guerras, del hambre y de la pobreza que llegan después y de las que tardan décadas en recuperarse (entonces, a veces, los invadidos vuelven a ser invadidos, como en el caso de Iraq).

En respuesta a tu pregunta de porqué la gente de a pie se deja lavar el cerebro, pues porque es más fácil, porque la realidad es demasiado macabra. Yo intento no hacerlo y luego algunos me toman por loca, porque no me creo nada o me creo lo que me parece más acorde a la realidad.

Pongo por ejemplo ahora el caso de Siria. Cuando pongo las noticias en inglés en AlJazeera, desde hace ya 6 meses la primera noticia que echan en las noticias que se repiten cada media hora es “Syria: the War within”. Desde hace 6 meses los teleespectadores ven lo que la cadena quiere que se vea, lo que los gobiernos occidentales quieren que se vea, lo que se ha pactado previamente para asegurar el apoyo popular a la crónica de una invasión anunciada. No es que el mundo esté volcado con los sirios, porque si fuese eso, ¿y Palestina? Lo de Palestina es un genocidio en toda regla y sin embargo estas noticias (y todas las demás) deciden omitir el 99% de lo que allí sucede. Inevitablemente el público está ya más que convencido que lo más importante en este momento es entrar en Siria.

En el caso del lavado de cerebro en los países invadidos, creo que esto ya es más fácil porque la gente ya no tiene nada que perder, es vulnerable y está literalmente muerta de hambre.

Un saludo.
Maa salaama

Sarafiguig
04/05/2012, 05:16
Salam Jorge
Gracias por decirme lo que pienso o siento,la serenidad o no que tengo y por poner intenciones en mis palabras que no reconozco.
Yo no ninguneo o menosprecio a los paises latinos u orientales,simplemente te pregunto irónica o sarcásticamente,como tú lo prefieras,si las guerras y desastres todas son producto de los malditos,como nos pones constantemente.
Las guerras existen te repito desde que el hombre es hombre,claro que me dirás que la história demuestra que los Musulmanes entraron pacíicamente en España,o los Fenicios,Celtas,Godos o cuales quieran pasaron por estas tierras.
Sintiendolo mucho,no me considero culpable de las atrocidades que otros puedan cometer,guerras sucias las hacen todos los que tienen el poder y si piensas que unas acciones,disculpan otras iguales o peores,no te diferencias mucho de lo que las cometen,para mi fomentar el odio y el enfrentamiento entre personas que lo único que desean es vivir y dejar vivir,es una forma de guerra disfrazada.
Siempre desde el respeto,un saludo.
Sara
Sara… salam…

Creo que has tirado la primera piedra cuando escribiste:


Y estoy convencido de que no es cierto eso de que ni los malos son tan malos ni los buenos tan buenos.

Usamérica y Europa, los países líderes de la Incivilización Occidental son malos, malísimos, recontramalísimos.

Basta ver lo que han hecho en Palestina, en el Líbano, en Afganistán, en Irak, en Libia (y antes en Vietnam y en… y en… y en…) y lo que quieren hacer en Siria, para darse de cuenta de que esos países latinoamericanos y árabes (a los que gratuitamente has atacado) no tienen nada que ver con la Incivilización Occidental.

Esos países latinoamericanos a los que livianamente has “ninguneado”, así como los países árabes (a los que con sarcasmo defines como “modelos de convivencia y democracia) han sido víctimas de los colonialismos en el pasado y siguen siendo víctimas del neocolonialismo en el presente.

Por ello afirmo que has tirado la primera piedra, al tiempo que ahora tratas de disimular lo que son los Incivilizados Occidentales.

Estoy seguro de que la mayoría de aquellos que no son ni yanquis ni europeos se diferencian de los yanquis y de los europeos por muchas más cosas que las armas,los uniformes y los motivos, aunque estos últimos casi son invariables, avaricia, ansias de poder, etc.

Tu planteo del último mensaje (en apariencia sereno y objetivo) no es ni sereno ni objetivo, ya que equiparas a países claramente imperialistas, responsables de la muerte y el sufrimientos de miles de millones de personas, con los países que han sido víctimas de Occidente.

Para decirlo en pocas palabras equiparas a las víctimas con los victimarios y eso es una salvajada.

El nivel de vida de los llamados países del Primer Mundo, escandalosamente diferente del nivel de vida de los llamados países del Tercer Mundo hace que ni siquiera las personas honestas, buenas y sensibles en USAmérica y Europa se libren de su responsabilidad, por acción o por omisión, por el sufrimiento de los países del Tercer Mundo.

De la misma manera que el nivel de vida mío, en la Argentina, incomparablemente superior al de millones de argentinos que viven en la pobreza o en la miseria, hace que yo no pueda eludir mi responsabilidad (por acción o por omisión) en el sufrimiento de esos millones de argentinos empobrecidos en un país rico!!!!.

Y la gente “ de a pie” de USAmérica y Europa (y de otros países del llamado Primer Mundo) ha vivido mucho mejor que la gente “de a pie” del Tercer Mundo gracias a que los habitantes primer mundistas han votado, vuelto a votar y recontravotado a gobernantes que han saqueado e intentan seguir saqueando prolijamente al Tercer Mundo.

Un solo ejemplo basta para probarlo.

Mientras la guerra contra los Afganos y contra los Iraquíes parecían guerras que se ganarían rápidamente, la mayoría de los yanquis (y de muchos europeos) las aprobaron, así como aprobaron todas las campañas contra un terrorismo inexistente inventado por las Agencias de Inteligencia Occidentales.

A los yanquis y a una mayoría de europeos no les preocupaba el sufrimiento de los pueblos invadidos y ocupados por fuerzas armadas yanquis y europeas, ya que esperaban que ese sufrimiento ajeno se convertiría en ventajas económicas, en petróleo barato y en puestos de trabajo para los incivilizados occidentales.
Y no veían mal que sus hijos, hermanos o maridos arriesgaran su vida en el “negocio de la guerra”.

Sólo ahora que ven que “el negocio de la guerra está resultando pésimo, los incivilizados occidentales están comenzando a hacer campañas contra la guerra.

Esta situación es casi un calco de los sucedió en Vietnam y que está muy bien descripto en la nota puesta por Amazigh en el hilo HOMENAJE A VIETNAM: Una historia que hay que recordar.

Y si ahora la gente “de a pié” del Primer Mundo comienza a “pagar los platos rotos” eso sólo es consecuencia de su egoísmo que les llevó a votar, volver a votar y recontravotar a delincuentes como gobernantes.

En eso tienes razón, pero no pretendas que nadie del Tercer Mundo se conduela por ese “pago de platos rotos”, porque hace mucho tiempo que miles de millones de pobladores del Tercer Mundo vienen “pagando los platos rotos” destrozados por los pobladores del Primer Mundo.

Un saludo

Jorge Aldao

Sarafiguig
04/05/2012, 05:28
Salam Massreya
Efectivamente nunca se verá a un pais con menor fuerza invadir uno con superioridad militar o económica,pero eso no quita que lo intenten con paises de su entorno,seguramente más débiles o de fuerza similar.
En cuanto a lo que dice el señor Aldao,pongo el ejemplo que es posible que a el no le llegase,del pueblo español lanzandose a las calles cuando el señor Aznar se empeñó en meternos en la guerra,para protestar enérgicamente,pero como todos sabemos,se pasó por el arco de triunfo la opinión del pueblo.
En resumen,sigo opinando lo mismo,unos la hacen y otros la pagamos.
Un afectuoso saludo
Sara

Salaam Sara,

Creo que todos estamos de acuerdo en que gente mala y gente buena la hay en todo el mundo. En eso creo que nadie te puede llevar la contraria.

Pero sí que me uno al Sr. Aldao en que unos han sido y serán los invasores y otros los desgraciados invadidos. Nunca hemos visto (ni probablemente veremos) a Uganda atacar a Reino Unido o a Argelia invadiendo a Alemania o a Honduras tirando una bomba atómica en EEUU. Cuando hablo de invasiones, hablo de las guerras, del hambre y de la pobreza que llegan después y de las que tardan décadas en recuperarse (entonces, a veces, los invadidos vuelven a ser invadidos, como en el caso de Iraq).

En respuesta a tu pregunta de porqué la gente de a pie se deja lavar el cerebro, pues porque es más fácil, porque la realidad es demasiado macabra. Yo intento no hacerlo y luego algunos me toman por loca, porque no me creo nada o me creo lo que me parece más acorde a la realidad.

Pongo por ejemplo ahora el caso de Siria. Cuando pongo las noticias en inglés en AlJazeera, desde hace ya 6 meses la primera noticia que echan en las noticias que se repiten cada media hora es “Syria: the War within”. Desde hace 6 meses los teleespectadores ven lo que la cadena quiere que se vea, lo que los gobiernos occidentales quieren que se vea, lo que se ha pactado previamente para asegurar el apoyo popular a la crónica de una invasión anunciada. No es que el mundo esté volcado con los sirios, porque si fuese eso, ¿y Palestina? Lo de Palestina es un genocidio en toda regla y sin embargo estas noticias (y todas las demás) deciden omitir el 99% de lo que allí sucede. Inevitablemente el público está ya más que convencido que lo más importante en este momento es entrar en Siria.

En el caso del lavado de cerebro en los países invadidos, creo que esto ya es más fácil porque la gente ya no tiene nada que perder, es vulnerable y está literalmente muerta de hambre.

Un saludo.
Maa salaama

Jorge Aldao
04/05/2012, 19:42
Sarafiguig… Salam…

No me agradezcas haber dicho lo que piensas o lo que sientes, la serenidad que tienes o que no tienes, ni tus intenciones.
Porque no creo haberlo hecho. (Se me puede haber pasado y si es así, me disculpo por ello, pero me gustaría que me señales los mensajes en los que tuve esa conducta)

Sólo analizo tus mensajes y me refiero a lo que escribes, sin entretenerme en lo más mínimo en tu persona, que no es asunto que me incumba.

En relación a tus palabras “simplemente te pregunto irónica o sarcásticamente”, por allí he leído una frase diciendo que la diferencia entre la ironía y el sarcasmo es aproximadamente la misma diferencia que hay entre un suspiro y un eructo y, metafóricamente hablando y sin querer ofender, parece que tú prefieres expresarte con eructos.

Reafirmo que ninguneas a los pueblos latinoamericanos y árabes cuando dices que son un ejemplo de convivencia,estabilidad y falta de corrupción (en relación a los latinoamericanos) y (acerca de los árabes) que son modelo de convivencia y democrácia.

Eso es un claro menosprecio a esos pueblos si, al mismo tiempo, no señalas a la “madre del borrego”.

Y la “madre del borrego”, es decir la “madre de la inestabilidad, de la corrupción y de la falta de democracia” es la Incivilización Occidental que interviene cada vez que un pueblo elige a sus autoridades democráticamente.

Así sucedió con Irán cuando el pueblo eligió al Primer Ministro Mossadegh que fue derrocado por la CIA y la Inteligencia Británica para poner en su lugar al “cipayo” del Sha de Irán, Reza Palhevi.

También en Chile cuando el pueblo eligió a Salvador Allende y fue derrocado por la CIA y los Militares Cipayos Chilenos para poner en su lugar al cipayo Pinochet.

Y sucede en Gaza, donde el pueblo eligió a Hamas y no hay día en el que Isra-Hell y la Incivilización Occidental no hagan todo lo posible por destruir a Hamas.

Así, hay cientos de ejemplos similares en todo el mundo.

Ya te he señalado al respecto que lo que sucede en los países latinoamericanos y los países árabes es la consecuencia de la injerencia de la Incivilización Occidental que ha interrumpido constantemente su estabilidad política, sus procesos democráticos y ha instaurado una corrupción escandalosa, para que se les permita a las empresas occidentales el saqueo de los recursos naturales de esos países.

Por ello tus “preguntas eructos” acerca de esos países latinoamericanos y árabes son un claro ataque a esos pueblos sin señalar a los verdaderos responsables de sus problemas, la Incivilización Occidental que es mala, malísima y recontramalísima.

Pero ahora no te hablaré de los países latinoamericanos ni de los países árabes y te señalaré el desastre en el que se encuentra Grecia y el desastre al que se dirige España, con unas economías devastadas por el Neoliberalismo Económico.

Las recetas neoliberales las está hundiendo en una crisis típicamente tercermundista y sus gobiernos (tan cipayos como las dictaduras latinoamericanas, africanas y asiáticas) están llevando a la miseria a sus pobladores y provocando una recesión sin salida.

En cambio, Islandia (el único país de Europa que se negó a seguir esas recetas, a pagar una deuda innoble y que está procesando judicialmente a banqueros y funcionarios responsables de esa debacle) comienza a exhibir una recuperación del crecimiento que es reconocida oficialmente por el propio FMI.

Así, lo peor de la Incivilizacion Occidental (sus gobiernos, votados por sus pueblos) cuando ya no sacia su voracidad saqueando al Tercer Mundo, se dedica a hacerlo saqueando a los menos favorecidos del Primer Mundo que, como buenos masoquistas, los votan y los vuelven a votar.

Y vaya perogrullada esa de que las guerras existen desde que el hombre es hombre.

Pero, como te dijo Massreya. “… Nunca hemos visto (ni probablemente veremos) a Uganda atacar a Reino Unido o a Argelia invadiendo a Alemania o a Honduras tirando una bomba atómica en EEUU.”

Y a ello te añadiré que tampoco hemos visto a los Palestinos invadiendo Europa para exterminar a los judíos alemanes, austriacos, franceses, italianos etc, etc., mientras que hemos visto a los judíos europeos invadir Palestina para exterminar a los árabes musulmanes y cristianos de la región.

Por ello que es indudable que en esta historia hay victimarios y víctimas y tus mensajes siguen pretendiendo igualar a unos y a otros. lo que es una salvajada (sin meterme en lo que piensas o sientes sino, simplemente, en lo que escribes).

Por otra parte tampoco te he considerado “responsable” (creo no haber usado la palabra “culpable”) por acción o por omisión de las atrocidades que otros puedan cometer, ya que no sé donde vives, qué haces ni me interesa.

Pero estoy seguro de que los Incivilizados Occidentales (aún los más buenos y más sensibles) son responsables (por acción o por omisión) de lo que hacen sus gobiernos, ya que no habiendo dictaduras formales en la Incivilización Occidental no puede argüirse que esos Incivilizados Occidentales son por completo inocentes de lo que hacen sus gobiernos ya que los votan, los vuelven a votar y los recontravotan.

Tampoco he dicho (deberías aprender a leer con atención) que unas acciones disculpan otras acciones iguales o peores.

Sólo he dicho que muchas de las acciones ¿¿¿¿peores????? de esos pueblos latinoamericanos y árabes (a los que ninguneas alegremente) no son acciones decididas de manera consciente y deliberada por esos pueblos, sino que son acciones dispuestas desde los despachos de Occidente, con el único fin de apropiarse de los recursos de los países del Tercer Mundo.

Por poner un ejemplo:

Si los Hutus y los Tutsis de Ruanda se asesinaron recientemente en guerras salvajes, eso no fue consecuencia de la decisión deliberada y consciente de exterminarse de esos pueblos, ya que habían convivido de manera razonablemente pacífica durante siglos (perteneciendo todos a una misma etnia básica, la banyaruanda).

Por desgracia cuando los muy Incivilizados Belgas invadieron la región e interfirieron en los asuntos tribales (con el objeto de expoliar los recursos naturales) las empresas belgas acabaron apoyando a unos en contra de otros y por ello son los responsables directos del Genocidio de Ruanda.
De tal manera, el actual bienestar relativo de los belgas es consecuencia directa del sufrimiento de esos pueblos africanos.

Afirmar esto no es fomentar el odio y enfrentamiento entre personas que lo único que desean es vivir y dejar vivir ni es una forma de guerra disfrazada. (no nos tomes el pelo, dicho desde el respeto)

Yo afirmo que el mayor bienestar relativo de los europeos y de los USAmericanos y la mayor pobreza relativa de los pueblos de América Latina, de África y de Asia es consecuencia de los imperialismos de todo el mundo apoyados por gobiernos votados, vueltos a votar y recontravotados por los pueblos de Europa y USAmérica.

Y por ello es una falsedad eso de que las personas de Europa y USAmérica deseen vivir y dejar vivir.

A una inmensa mayoría de Europeos y de USAmericanos (mientras no les falte trabajo, techo y comida) no les preocupa en lo más mínimo que vivan o mueran millones de pobladores en países de América Latina, en África y en Europa.

Esa sí es una guerra disfrazada (por acción o por omisión) que los europeos y USAmericanos llevan en conjunto contra el resto del planeta y por esa guerra viven incomparablemente mejor los Incivilizados Occidentales, haciendo vivir muy mal a los pobladores de países del Tercer Mundo.

Un saludo

Jorge Aldao

P.S. No comprendes que me das la razón acerca de la responsabilidad de los pueblos de la Incivilización Occidental cuando escribes.

pero en parte también nos dejamos comer la cabeza para enfrentarnos entre nosotros,para hacerles el juego sucio,mientras los de arriba,comparten café,copa,puro y seguramente prostituta,en cumbres que no llegan a ninguna parte,pero ellos a lo suyo.


Ustedes en Europa y en Usamérica (como yo en mi país, la Argentina) por acción o por omisión les hacemos el juego sucio a los de arriba que comparten café, copa, puro etc., etc.

Y “sintiéndolo mucho” :rolleyes: te hago ver que, con esa frase, tú misma reconoces tu responsabilidad ( y la de cientos de millones en este mundo que vivimos relativamente mejor) en este estado de cosas.


P.S. 2 en cuanto a lo que le dices a Massreya


Salam Massreya
En cuanto a lo que dice el señor Aldao,pongo el ejemplo que es posible que a el no le llegase,del pueblo español lanzandose a las calles cuando el señor Aznar se empeñó en meternos en la guerra,para protestar enérgicamente,pero como todos sabemos,se pasó por el arco de triunfo la opinión del pueblo.
Sara

Pues te informo que el ejemplo sí me ha llegado.

Pero parece que el ejemplo no te ha llegado a ti.

Porque es falso que ese pueblo que se lanzó a las calles en contra la guerra protestara enérgicamente ya que, Aznar perdió por un pelo en las elecciones del 2004 en las que ganó Rodríguez Z, lo que significa que por lo menos la mitad de los españoles estaban de acuerdo con lo que hacía España en Irak.

Y, posteriormente, las Fuerzas Armadas Españolas bajo el gobierno de Rodríguez Z. siguieron invadiendo y ocupando Afganistán, pese a que ese pueblo no invadió a ningún país (y es por completo inocente de ejercer alguna violencia que pudiera justificar una legítima defensa por parte de España) lo que significa que a la mayoría de los españoles occidentales sólo les preocupa la vida de ellos y les importa un comino que sus gobiernos criminales no dejen vivir a otros pueblos.