PDA

Ver la Versión Completa : Descubrir la Presencia de Dios



mikonos
15/04/2012, 14:45
DAVID R HAWKINS M.D, Ph.D. “Vive tu Vida como una oración”
DESCUBRIR LA PRESENCIA DE DIOS
Devoción a la No- Dualidad
Abril de 2012Este, el sexto libro de una serie progresiva del autor, en la que

Nota. Este párrafo es una traducción del inglés realizada por un compañero.
La Devoción a la No- Dualidad

Si, en Realidad, no existe un “esto” (yo) separado de un “eso” (Dios) en
cualquier otros lugar, ¿cómo las ilusiones de lo Irreal son reemplazadas por lo
Real? El camino no es por adquirir aún más información o conocimiento acerca
de Dios, sino por la entrega de todas las suposiciones. El núcleo de la devoción
es la humildad y la voluntad de entregar todos los sistemas de creencias e
ilusiones del “yo sé”.
La Realización de la Presencia de la Divinidad se despliega por sí misma
cuando el ego y sus posicionamientos perceptivo son entregados. Para
“saber”, es necesario dejar caer la perjudicial limitación de la ilusión del saber
“acerca de”. La mente acumula conocimientos, hechos, y opiniones que están
limitadas por el contexto y el paradigma del pensamiento . La Realización
emerge de un paradigma diferente del de la mente lineal y conceptual. Por lo
tanto, la mente es reemplazada por la Mente. Mientras que la mente es
habladora, la Mente es silente e inmóvil, y sin embargo, todas las “cosas”
aparentes se mueven dentro de ella. Por el contrario, a la mente ordinaria la
evolución le aparece como la consecuencia de causas y efectos debido a las
percepciones de la forma, el tiempo y el cambio.
Por lo tanto, la evolución espiritual significa pasar de la identificación con
el contenido (“mente” lineal) al contexto (Mente no- lineal). La evolución
espiritual en sí misma trae consigo la transformación de la no- forma de la
Realización, que está más allá de la conceptualización o el lenguaje y en su
lugar se hace evidente y dominante, sin necesidad del pensamiento.
Tradicionalmente, el camino de la No- dualidad ha sido la región de los
místicos de todas las religiones que buscaron la Realización de la Verdad y no
sólo adorar su descripción. El Buda se convirtió así quizás en el ejemplo más
conocido y destacado de un viaje interior por el que el mundo ilusorio del
ego de Maya es trascendido y disuelto por la entrega de los apegos a las
percepciones lineales sensoriales que camuflan la Unidad y la Unicidad de la
Creación. Es la invisible Presencia de lo No- lineal en lo Lineal lo que le da
realidad.
En la tradición hindú, el término sánscrito para la no- dualidad es Advaita
(como se representó en el Vedanta), y en la religión islámica, el modo no- lineal
es representado por los sufíes. En el cristianismo, Jesús enseñó que "el cielo
está dentro de ti", y los grandes místicos cristianos (Unio Mystica) recibieron
reconocimiento como santos. Sus luchas espirituales internas se han registrado
en sus textos autobiográficos y han sido fuente de inspiración y venerado
durante siglos.
Común a todo lo anterior es el núcleo de la intensa devoción que
significa un compromiso total con la Divinidad tanto en los Medios como en los
Fines. Una innecesaria disuasión para los devotos del camino interior en el
cristianismo tradicional fue la condena eclesiástica de las inclinaciones del ego
como “pecado” en lugar que como simplemente retrasos del desarrollo u
obstáculos de la conciencia en si misma. Como resulta evidente, propósito
evolutivo original el ego fue simplemente el de asegurar la supervivencia en el
mundo animal, lo que por tanto requirió la identificación lineal de los amigos
frente a los enemigos, lo comestible de lo no comestibles, y así sucesivamente.
Los impulsos instintivos fueron religiosamente marcados como el mal y,
por lo tanto, debido a la naturaleza de la psique humana, fueron negados,
suprimidos, proyectados sobre otros, o al menos compensados por la culpa, la
auto-condenación, la penitencia, el sufrimiento, o incluso el pago de dinero
como en las indulgencias o una variedad de otros (incluyendo animales)
sacrificios.
Estas auto-condenas culpables fueron también una consecuencia y de
acuerdo con las visiones primitivas de Dios como un ser violento y destructivo, y
por tanto teniendo que ser apaciguado. Las representaciones de una autentica
versión satánica de Dios alcanza su manifestación más grotesca en las
religiones azteca y maya, que requerían el sacrificio constante de interminables
miles de seres humanos, especialmente los de inocentes jóvenes cuyos
corazones fueron extraídos cuando todavía estaban latiendo. Tales extremos
son aún activamente perseguidos por las facciones fundamentalistas de los
extremistas religiosos, tales como los perseguidores de hoy del totalitarismo
teocrático (por ejemplo, el ritual de decapitación).
Debido a la tendencia del ego / mente humano a abrazar errores muy
graves, el Buda recomendó evitar el uso de la palabra “Dios” por completo. En
la devoción a la no- dualidad, la probabilidad de error es atravesada por la
devoción a las cualidades no- lineales esenciales de la Divinidad en si misma,
tales como la compasión, la unidad, el amor, la verdad, la omnisciencia, lo
eterno, lo infinito, la omnipresencia, y la omnipotencia más allá de la forma, el
lugar, el tiempo, los instintos humanos, o las emociones.
Las leyes de la Justicia Divina como consecuencia de sus cualidades
intrínsecas e innatas son de infinito poder y no están limitadas por los
posicionamientos o las cualidades volitivas. Por tanto, la Divinidad no es a ser
temida, sino muy respetada y venerada. Cuando las representaciones del mal
del ego son trascendidas, ya no es necesario intentar escapar de él, superarlo,
atacarlo, o proyectarlo bien sobre los demás o sobre Dios.
Mientras que el principal requisito previo para la adhesión a la religión es
la fe, las cualidades requeridas esenciales necesarias para seguir el camino de
la no- dualidad son la humildad, la entrega, y la dedicación devota al camino. Es
fácilmente observable que los seguidores de las religiones se caracterizan por
la presunción del “yo sé” a través de la autoridad de las escrituras, la doctrina
eclesiástica, los precedentes históricos, etc. Por el contrario, el devoto espiritual
de la no- dualidad se inicia desde una posición básica, más verdadera: "Yo, por
mí mismo, no sé". En el cristianismo, Jesucristo es El Camino, y sin Su ayuda
(Gracia), el ego (el pecado) no puede ser transcendido. Aunque "el cielo está
dentro de ti", es una realidad no es realizable sin un Salvador, debido a la
tenacidad del ego. Así, Jesús enseñó el camino a la salvación. Por el contrario,
el Buda enseñó el camino hacia la Iluminación, el cual, sin embargo, no fue
posible realizar sin la Gracia del Maestro Iluminado.
El devoto espiritual tradicional suele combinar los acercamientos tanto de
la fe y como de la auto- indagación. El cristianismo, el islam, y el judaísmo
enfatizan la Divinidad como Trascendente. Los místicos de las grandes
tradiciones del mundo se centran en cambio en la Realización de la Divinidad
Inmanente. Que Dios sea concebido como trascendente, inmanente o ambos,
es una provincia de la res interna, y la realización de que Dios es tanto
inmanente como trascendente (res externa, extensa) es una consecuencia de la
Realización del Ser y de la Iluminación.