PDA

Ver la Versión Completa : Piri Reis, cartógrafo visionario?



amr
01/04/2012, 21:47
(?-1554) Piri lbn Haji Memmed, vulgarmente conocido como Piri Reis fue un militar otomano. En 1507 capturó siete buques españoles y se hizo con una copia del mapa que Colón había enviado a los Reyes Católicos desde Haití (1498). A petición del sultán Selim I, Piri Reis, trazó un mapamundi (1513).

En 1929 es hallado en el Palacio de Topkapi en Istambul un mapa incompleto, fechado en 1513, que representa América del Sur y África en longitudes relativas correctas, hecho que parece imposible teniendo en cuenta los conocimientos cartográficos del siglo XVI. Investigaciones posteriores establecen que existen mapas similares en el mundo. El autor del mapa de Constantinopla es un turco: el almirante Piri Reis. En las anotaciones que acompañan al documento, afirma que, de los veinte mapas que sirvieron como fuente para su trabajo, algunos son de la época de Alejandro Magno (lo que parece confirmar la similitud de las unidades de medida con aquellas de los fenicios y de los cartagineses) y que otros están basados en las matemáticas.

Con este breve reseña historico-biográfica del mapamundi de Piri Reis entramos en un mundo de la cartografía medieval rodeada de un interesante halo de misterio:

http://3.bp.blogspot.com/_akh6aysd3lQ/TQK3VB532GI/AAAAAAAAFa8/mzCh0dw8W0Y/s1600/piri+reis+map.jpg

El mapa está girado en relación a las coordenadas Norte-Sur 90º en sentido antihorario, por lo que visto así resulta el Este hacia arriba, así vemos claramente en la esquina superior izquierda a la Península Ibérica y seguida las costas atlánticas de África, y en la parte inferior, el Oeste, aparece bastante claro el relieve de todo el contorno de lo que luego vendrá a llamarse América del Sur, se dibuja también con extraordinaria precisión , la Antártida sobre aquel pedazo de piel. Y lo hizo tomando los datos necesarios de un buen número de mapas antiguos cuyo origen nunca ha llegado a esclarecerse.

Podemos afirmar sin riesgo a equivocarnos la preparación y conocimientos que este célebre marino musulman adquirió bebiendo de las fuentes puestas a su alcance y de ahí dedujo con extraordinaria precisión un conocimiento científico?

Sí podemos, y ello nos muestra una vez más el inmenso aporte al conocimiento y el florecimiento de la Europa oscurantista de la mano de la cultura islámica, tan denostada hoy por los descendientes de los mismos que de ella herederan toda suerte de conocimientos propios de la era moderna.

Hay un detalle que llama poderosamente la atención y es que le relive de la costa antártica está dibujado sobre el contorno de dicho continente sin la presencia del hielo, lo cual sitúa este hecho en un plano aún más inexplicable si tenemos en cuenta que no ha sido sino hasta hace relativametne tres décadas cuando la tecnología satelitaria de rayos infrarrojos ha permitido revelar la geografía seca del continente antártico y resulta de una extraordinaria similitud al dibujado en el mapa de Piri Reis.

Pero aunque sólo nos detengamos en el relive costero del Äfrica Occidental de una precisión casi absoluta, resulta del todo incomprensible de obtener en una época donde el cálculo de la longitud era desconocido. América del Sur está trazada hasta la Tierra del Fuego. Sin embargo, su descubrimiento data de 1543 y los cartógrafos de fines del siglo XVI, incluyendo a Mercator, no saben situarla bien. Los Andes también están representados, aunque eran desconocidos en la época de Piri Reís y una llama, marní*fero típico de esta región, figura en la ilus*tración; los europeos jamás habían visto ese* animal. El mapa menciona además las islas Malvinas, descubiertas en 1592.

Si nos atenemos a la historia oficial, Cristóbal Colón creía que había llegado al continente asiático, denominado por los europeos Indias y murió sin saber que se trataba de un continente desconocido por los latinos y cristianos.

Sin embargo, el mapa de Piri Reis pone en solfa el "Descubrimiento de América", así como otros autores modernos han realizado investigaciones que apuntan al conocimiento por los musulmanes de las costas occidentales de Africa, lo que viene a ser el Maghreb, de haberse realizado incursiones marítimas empleando la vela latina en la temprana época del siglo XIII, más de 200 años antes del primer viaje de Cristóbal Colón (Africa versus América, de Mª Luisa Isabel Alvarez de Toledo).

Salam

amr
01/04/2012, 22:24
Una breve correción sobre la llamada vela latiina, que pese al nombre "latina", en verdad es de uso generalizado por los árabes, y también toma el sobrenombre de "vela de cuchillo", que le hace mejor honor debido tanto a su forma como por la funcionalidad de la que está provista, porque "corta" el viento y permite a la embarcación navegar de proa al viento, permitiendo aprovechar la fuerza del viento en cualquier condición reinante. Es la precursora del foque. Otra vez vemos un caso de apropiación de uso indebido en la denominación en un ingenio de origen árabe.

Es incomprensible que siendo latina no fuera utilizada por los cristianos ni peninsulares ni europeos en sus expediciones marítimas con carabelas, carracas y galeones mercantes donde únicamente se propulsaban con las "velas cuadras", como así fue las que emplearon las tres carabelas colombinas. Este tipo de vela, a diferencia de la de cuchillo (término que cayó en desuso cuando se impuso la llamada latina hacia el siglo XVI(II) sólo aprovecha el viento cuando sopla de popa y aletas, nada más.

Venía esta correción en aras de aportar algo más de luz para comprender mejor que la historia oficial es plenamente consciente del uso que hace de los términos técnicos que marcaron un hito y cómo se los intenta apropiar por medio del cambio de nombre.

Salam

Badr
08/04/2012, 06:46
Muy interesantes estos artículos, 'amr.

Mesurge una pregunta. Si estos conocimientos estaban al alcance ¿no debería haber por ahí muchos más mapas de estas características, ya que no en el ambito "occidental", por la limpieza ordenada por el emperador Carlos V, sí en el ámbito "oriental"?

Por cierto, muy interesante el libro "África versus América" de Luisa Isabel y muy interesante también lo que dices sobre la vela de cuchillo.

Pon más cosas de estas si te surge. Una se cultiva un poco.

Salaam

Salaam

amr
08/04/2012, 22:34
Todavía hay un inmenso campo potencial de investigación poco dado a conocer al gran público que se encuentra encerrado tras pergaminos y atlas de las representaciones cartográficas de la Tierra desde los tiempos que se tienen constancia, como el primer mapamundi conocido del alejandrino Claudio Ptolomeo.

Para ubicarnos debemos partir del conocimiento de los filósofos de la antigüedad del mundo Heleno. Aristóteles ya sostenía y nadie ponía en entredicho la redondez de La Tierra, para él, sin embargo, el Sol daba vueltas alrededor de La Tierra y para ello construyó una complicada y artificiosa teoría en la que situaba los cinco planetas hasta entonces conocidos al Sol y la Luna en esferas armónicas alrededor de la Tierra y las estrellas las situaba fijas en otra esfera exterior, se la conoce como teoría geocéntrica, es decir, la tierra en el centro del Universo.

1107

Por tanto el saber antiguo ya en el S. IV a. JC., aún con errores conceptuales ocultos tras las apariencias, informaba de la redondez de la Tierra. Algunos años más tarde, el astrónomo de origen Libio, formado también en la antigua Grecia (hay que tener en cuenta que Alejandría entraba en la esfera del saber Heleno) y conocido como Eratóstene de Cirene halló matemáticamente el diámetro de La Tierra con una precisión increíble.

El método que empleó Eratóstenes fue medir las longitudes de las sombras que proyectaban dos estacas de madera clavadas sobre un mismo meridiano alejadas una de otra una distancia conocida, la que separa la ciudad de Alejandría de la de Siena, ambas en Egipto, a una misma hora.

La distancia terrestre entre ambas ciudades era bien conocida por los ejércitos ya que solían marcar regularmente el paso en jornadas conocidas como estadios. El estadio era una medida de longitud estándar bastante bien determinada y era la que se empleaba para las distancias largas. El estadio a su vez constaba de pasos, que en Grecia en esa época no tenían una longitud fija, pero ahora sabemos que Eratóstenes debió utilizar el que posteriormente sería el estadio romano (de unos 185 m), a tenor de los resultados que él obtuvo comparado con los de los instrumentos modernos para la obtención del diámetro terrestre.

Los astros debieron favorecer al famoso astrónomo (nada más propicio para un astrónomo que los astros se alíen con uno) ya que se dio la exacta circunstancia que sobre Siena el Sol alcanza su cénit en el solsticio de verano a la máxima declinación de la elíptica (la que se corresponde con la latitud de dicho lugar), lo cual implica una proyección en esa hora de sombra nula, y esto lo observó, y así lo demostró, en un pozo que encontró en la ciudad. Dicho con otras palabras, a la hora en que el Sol alcanza su máximo horario diurno el pozo de agua devuelve su reflejo sobre la misma vertical.

Si alguien tiene el interés de conocer como efectuó Eratóstenes sus mediciones estoy encantado de explicarlo más adelante, pero de momento, baste saber que utilizó herramientas propias de la resolución de triángulos planos con los conocimientos pitagóricos.

Todo esto sirva para poner en antecedentes las bases pre-científicas que darán forma al desarrollo cartográfico esférico de la Tierra sobre planos, mapamundis, portulanos y cartas náuticas donde puede apreciarse como en el caso del mapa de Piri Reis una serie de particularidades que lo sitúa más en la línea del conocimiento antiguo de la escuela alejandrina en lo que respecta a la esfericidad y sus distancias, y de otra parte, no deja de quedar envuelto en una nebulosa de misterio por cuanto en la época antigua no se tenía conocimiento del mundo más allá de las Hespérides (Islas Canarias) quedando una incógnita sin resolver.

Mención aparte merecen los llamados Beatos porque constituyen un salto atrás abismal en lo que se refiere a la representación cartográfica. Hay quiénes piensan que deben estudiarse dentro del cuerpo cartográfico antiguo y medieval pero no contienen en lo más mínimo elemento alguno que se le pueda considerar como tales. Hoy día constituyen apreciadísimos tesoros de la pictografía miniaturista por su colorido y ornato pero no dejan de reflejar una visión plana de la Tierra donde se hace manifiesto el símbolo sempieterno de la cruz hábilmente disimulada dentro de la geografía, el Mare Nostrum y el Río Nilo, donde Jeruusalem queda en el ombligo.

Pero, ¿cómo pudo Piri Reis tener acceso a las fuentes antiguas?

Desde cierta perspectiva llamémosla visión romántica de la historia, no resulta para nada desdeñable el hecho del amor por la cultura de los pueblos que pasaron por la ciudad y quedaron pregnados de una u otra forma; en virtud de lo cual, sin la cadena de transmisión oral, o por la vía del Arte (Mecenazgo) o la del coleccionismo (privado), muchas otras obras y rollos no se habrían salvado de las llamas que de forma violenta verán truncada la existencia cientos de miles de obras, volúmenes y rollos con el incendio que destruyó una inmensa parte de ese saber atesorado en la Biblioteca Alejandrina, del que se salvaron escasos volúmenes, entre ellos la Geografía compuesta por el propio Eratóstenes.

A partir de esta momento histórico (S. I a. JC), se abre un abismo o era incierta en el arte del saber como hasta entonces se desarrolló en la antigüeda. El trasvase de los conocimientos transmitidos por vía oral entre los muchos, no muchos, pocos o escasos eruditos, cobra un papel relevante en la Historia el de Hipatia de Alejandría, porque simboliza junto a la destrucción material del templo del saber, el exterminio del sabio (padeció tortura y asesinato infame).

Se puede tomar esta referencia de lo que más adelante supondrá el entierro definitivo del conocimiento con la aparición de los primeros Padres Apostólicos, la victoria del cristianismo de los obispos trinitarios frente a los arrianos que tienen como principal escenario de nuevo, las calles y plazas de la famosa ciudad. Más tarde, en el año 391, el patriarca de Alejandría Teófilo atacó la biblioteca (la que sería tercera) al frente de una muchedumbre enfurecida con ardores religiosos. El Serapeo fue entonces demolido piedra a piedra y sobre sus restos se edificó un templo cristiano.

Y aquí es cuando damos paso a la cartografía medieval patrística basada en el concepto de La Tierra Plana cuyo epicentro o centro del mundo es Jerusalén, y, si bien representan los límites de la tierra hasta entonces conocida, los principales ríos y el Mare Nostrum, ellos, en lugar de plantearla sobre elementos propios de la ciencia cartográfica, la envuelven bajo el signo de la cruz, y a lo que no conocen le llaman Mare Tenebrosus, Terra Incognita y la llenan de toda suerte de criaturas propias de una mente enferma que sufre de espantosas pesadillas con monstruos imposibles de inmensas fauces, como un “Aviso a los Navegantes” sobre lo que les espera encontrarse si osan surcar los mares más allá de los límites trazados en esos Beatos.

1108

Una cosa sí sabemos de Piri Reis, no se basó en los Beatos de la Iglesia para elaborar su mapamundi.

Yo me inclino a pensar que se basó en matemáticas de la trigonometría esférica y sobre otras expediciones que reportaron datos geográficos entre las que cabe pensar en expediciones realizadas por los Chinos al inicio del siglo en que Colón partió de Palos de Moguer.

Salam

amr
20/04/2012, 21:29
En la época en que vivó Piri Reis alcanzaba el Imperio Otomano su momento más álgido en cuanto a expansión y número de súbditos, en poderío militar, en cuanto a reformas administrativas y agrícolas que supuso un beneficio para los campesinos del imperio, pero también, importantes logros en el plano de la cultura en mayúsculas. Ello gracias a que el mismo Califa, Suleyman I, encarnaba junto al militar al poeta en una misma persona. Él mismo se encargaba de la supervisión legal de las reformas llevadas a cabo a tal punto que en el mundo musulman es conocido como Suleyman Kanuni, el legislador o el codificador.

Fue un auténtico Mecenas de la vasta cultura clásica y apoyó incondicionalmente las ciencias y las artes, operando en el Imperio Otomano un desarrollo vertiginoso la síntesis de la clásica con la cultura persa bajo su califato. En su mundo cultural nada se desechaba, haciendo de la capital Istambul, la nueva sede de la sabiduría del pensamiento moderno más avanzado, tomando el relevo de la ya lejana Alejandría pero actualizándola y abarcando incluso a la cultura andalusí entonces ya decadente. Es entonces Isambul, la luz del pensamiento islámico, la Edad de Oro del Imperio ofreciendo al mundo una visión islámica llena de poesía, arte, arquitectura, literatura, teología filosofía, en una palabra, Humanismo.

Con estas bases y el espíritu del Gobernante que derrocha amor por la cultura, raro hubiera sido no encontrar un mapa tan prolijamente documentado como el que hablamos de Piri Reis.

Hay que decir que no solo trazó o dibujó este mapa, escribió un tratado entero, llamado El Libro de las Materias Marinas (Kitab-i Bahriye) dentro del cual se encuentra este.

Como información señalar para quien no está familiarizado con la geografía, lo extraño que aparentemente resulta el perfil costero del continente sudamericano. Como se puede apreciar, mirando de nuevo el mapa arriba, la costa de América del Sur se extiende a lo largo del borde inferior estando girado el pergamino 90º en el sentido contrario a las agujas del reloj con relación al Norte geográfico, al principio va siguiendo un trazado más o menos derecho desde las costas de Guyana hasta lo que sería el Mar del Plata, punto a partir del cual el contorno geográfico vira hacia arriba cuando debería, al contrario, meterse hacia abajo. ¿A qué es debido esta aparente falta de orientación?

Esta es la segunda parte de este impresionante mapa misterioso que encierra una respuesta inaudita y que realmente se hace ya difícil de contestarla por medios propios que suponemos al conocimiento más o menos avanzado para la época aún atribuyendo el empleo de instrumentos de observación astronómicos para el posicionamiento terrestre. No sabemos la tayectoria que por ejemplo haya podido seguir instrumentos como el famoso Mecanismo de Anticitera que data del Siglo I a. JC. en las manos de otras culturas, pero sí que sabemos que otros como la brújula, el astrolabio sí eran del dominio de los árabes y la gran mayoría de los navegantes como los turcos también. Pero ello por sí solo no basta para explicar el por qué del giro de la costa argentina hacia el interior del Atlántico buscando las costas africanas. Esto sólo se puede explicar hoy, con conocimientos prácticos en materia de proyecciones de la superficie esférica sobre un plano, lo que da lugar a la llamada carta gnomónica, en este caso, la carta de Piri Reis está bien trazada.

Pero aún hay al más...

amr
21/04/2012, 15:54
El mundo cartográfico desde sus orígenes ha sido siempre objeto de estudio por los más sabios de los filósofos, y de entre ellos, los astrónomos en particular. Cartografía y astronomía van de la mano aunque no siempre ha sido así.

En los mapas patrísticos no hay relación alguna con la astronomía, estos mapas sólo cogen la grafía conocida y la plasman sobre beatos a la luz de relatos y pasajes bíblicos, introduciendo elementos propios de la simbología religiosa por lo que pierden toda finalidad orientada al uso como mapas en sí mismos.

Tampoco los llamados Portulanos (mapas realizados sobre pergaminos) empleban el cálculo matemático derivado de la astronomía de una forma directa, pero a diferencia de los mapas beatos patrísticos, sí representan, y algunos más que fielmente, el contorno de las costas, que en la época medieval donde se hicieron célebres, se limitaban a prácticamente la cuenca mediterránea. Para desarrollar el portulano se empleaban escalas de distancias medidas por vientos, es decir, la distancia se obtiene por medio de correderas que las naves largaban a intervalos regulares navegando a un rumbo sostenido marcado por la dirección del viento, los cuales estaban bastante bien determinados por su regularidad, persistencia y estacionalidad (todavía perdura la tradición de nominar a los vientos, así, levante, poniente, mistral, sirocco, foreño, grecal, lebecchio, según usos locales). Las coordenadas geográficas que entonces sirven para orientarse se derivan de la Rosa de los Vientos, los puntos geográficos Norte, Sur, Este y Oeste en este sentido no tienen mayor imortancia que cualquiera de los otros 32 en que se divide la rosa.

Se considera el Portulano una carta que está a media distancia entre la carta de proyección (obtenida con las herramientas astronómicas) y la obra de arte. En la época eran muy cotizadas, realizadas por maestros cartógrafos tanto con la intención de servir para su uso náutico, como para el soslaz de emperadores y reyes. Muy famosos fueron los cartógrafos de la Escuela Mallorquina que dieron el impulso decisivo para reunir en un sólo plano toda la geografía conocida, detrás de ellos aparecen los de la escuela holandesa que ya no dejan de producir cartas cada vez más detalladas y exactas hasta que aparece Gerardo Mercator, a quien se le atribuye por primera vez la representación de las escalas de latitudes y longitudes en la carta basada en la proyección que lleva su nombre.

Muy poco se sabe del flujo recorrido por el bagaje cultural de la ciencia, el arte, el humnaismo, etc, es decir, sabemos bien quiénes en la Historia han destacado por sus conocimientos y sus logros para beneficio de la humanidad, también sabemos situar las épocas y los hechos de manera ordenada, Pero muy poco se sabe de la lucha diaria, de los problemas encontrados, las experiencia vividas, el saber adquirido y cómo de entre los cientos y cientos de grandes hombre y mujeres no siempre visibles que con su trabajo diario han contribuido a que el saber adquirido de generaciones anteriores no se terminara perdiendo.

Hacemos piruetas tratando de encauzarlo, así, cuando es Alejandría en su último estertor la portadora del conocimento acumulado, encontramos un final destructivo que empero no termina con la humanidad. De alguna forma, alguien se ha ocupado de que todo no se pierda, es entonces cuando volvemos la vista hacia Persia, India y China.

Con Persia renacen los sabios griegos de la mano de los musulmanes, pero no como meros copistas, sino como nuevos alumnos que superan a sus maestros en una cadena de transmisión que se trasladará hasta el último confín, a la sazón Al Andalus.

La tradición de la Escuela de Toledo Andalusí salta de alguna misteriosa forma hasta Istambul, donde de nuevo el saber de los clásicos griegos recuperan su tronío, y son los musulmanes como no podía ser de otra manera, la cadena de transmisión. Se aprecia en el mundo islámico derroche por la cultura para beneficio de la humanidad hasta que, finalmente, Europa empieza a salir de su letargo y se da cuenta que ciencia y religión son incompatibles bajo el designio del clero católico. Si la primera oleada de mártires cristianos fueron herejes la segunda oleada de mártires ahora son hombres de ciencia (cabría preguntarse si por la ciencia en sí misma o por lo que conlleva de contacto con el mundo islámico, no lo digo sino como mera apreciación particular).

La cuestión es, ¿dónde situamos el mapa de Piri Reis, tan desconocido para el gran público incluido el estudioso del material náutico cartográfico? Vemos en sus detalles elementos que son propios del mapa Portulano: rosas de los vientos trazadas en estratégicos lugares, aquellos que siguiendo las líneas de vientos llevan a las naves por rumbos a lugares conocidos. Figuras que representan o dan ligera idea del lugar o la región, en los portulanos sobreabundaba la información heráldica y las guarniciones y plazas militares, ahora con Piri Reis, se otorga más importancia a la representatividad naturalista, más en consonancia con la creación de Al-lah. Son elementos también del Portulano representar naves surcando los mares. Las naves del mapa de Piri Reis son del tipo galeones y carabelas y las que empleaban la vela "de cuchillo", propias de los navegantes árabes del tipo "sambuko".

Pero no todo en este mapa es portulánico. No lo es en absoluto por el hecho del lugar geográfico al que nos trasladamos. en esta línea se encuentra otro mapa interesante del cántabro Juan de la Cosa, inédito por representar primeros aunque tímidos contornos del Continente Americano fechado hacia 1503:


http://www.alpoma.net/tecob/wp-content/uploads/2010/08/mapa_de_la_cosa.jpg

La importancia del mapa de Juan de la Cosa es doble, por una parte da a entender sin e menor género de dudas que lo que allí se representa es un desconocido continente, y de otra parte porque constituye, después del mapamundi de Ptolomeo, el primer mapamundi universal donde el continente africano se representa entero.

De 1503 a 1513 va una década, que en materia de logros náuticos no supone alteración consistente de las costas, es decir, no tanto como para dar una visión completamente nueva del continente americano como se tiene en el mapa de Piri Reis.

Es del todo evidente que hay algo má que conocimiento y técnica portuláica empleada en el mapa de Piri Reis.

Me maravillo, y doy gracias inmensas a Al-lâh, Alhamdulil-lah, al abrir la portada de la web de WEBISLAM y ver el vídeo con que el equipo de redactores de esta bendita web nos obsequia a tantos cuantos la visitamos. Me ha parecido un detalle muy emotivo, y atribuyendo el gesto volviendo el rostro hacia el Mágnífico, quiero manifestar mi agradecimento a las personas de esta Redacción que se toman el tiempo de hacer del conocimiento una forma de comunicación.

Pego el vídeo que habla del saber de los sabios en el Islam:

http://www.webislam.com/videos/71570-astronomia_el_legado_cientifico_del_mundo_arabe.ht ml

amr
28/04/2012, 14:10
Sepamos algo más sobre El Origen y Enigma de los Portulanos

Ya hemos dicho que estas cartas pertenecen a la época de la Baja Edad Media y, no obstante a la disparidad de criterios en el elenco de la historia cartográfica, se aprecia más luz que sombras.

La primera referencia que nos sitú sobre la psita de su origen la encontramos en la conocida "Carta Pisana". Se trata del portulano más antiguo que mejor se conserva, también se sabe que es una obra italiana llamada Compasso da Navigare fechada e 1296 d.JC. El nombre le viene dado porque los vendedores fueron una familia de Pisa, sin que se pueda verificar este mismo origen para la carta también. La importancia de esta carta estriba en que nos permite un mejor conocimiento de la "Lingua Franca" que se hablaba en el Mediterráneo Occidental.

Hoy nadie pone en duda que fue en esta región donde creció y alcanzó su mayor apogeo este género de cartas, y son muchos los autores de náutica moderno quienes atribuyen a Génova la cuna de las cartas portulanos.

La diversidad de razas y culturas nos muestra repetidas veces a lo largo de la historia que todos los pueblos de la Tierra tuviero algo que enseñarse recíprocamente. La historia de la navegación está jalonada de estos logros a poco que se investigue. La brújula, hacia el 374 a. JC. ayudaba a los marinos chinos en sus periplos marineros. Creo factible pues, que la navegación "a bussole"de los antiguos chinos se apoyaba de algún modo en cartas marítimas para la navegación, si bien este extremo estaría por confirmar documentalmente.

En lo concerniente a los portulanos un hecho se repite invariablemente: la gran semejanza que se aprecia en todas ellas; las formas geométricas presentan extraordinaria exactitud, aún en las más antiguas, esto es revelador de un origen común Ya que la perfección nunca es alcanzada inicialmente por el hombre, según la opinión de Laguarda Trías (CSIC, Instituto Histórico de Marina, 1964. La Aportación Científica de Mallorquines y Portugueses a la Cartografía Náutica en los Siglos XIV al XVI).

Si este hecho es incontestable, la perfección alcanzada en las cartas portulanos (y el mapa de Piri Reis lo es en grado sumo) no se puede explicar sin una tradición detrás, lo que indica que en ningún modo pudo haberse originado como de la nada repentinamente ni en Génova, o en Venecia o en Mallorca. Lo que sí parece más exacto es lo que apuntó el Vizconde de Santarem en 1849, quien consigna un dato relevante que permite entroncar la cultura portulánica del Mediterráneo Occidental con su auténtico origen. Santarem dice qiue <<en el siglo X, el geógrafo árabe Almasudi (ABUL-HASSAN ALI IBN AL-HUSSAIN AL-MASUDI (871-957 d. JC) vió en el Próximo Oriente excelentes cartas. Almasudi describe en su obra Los prados de oro y canteras de gema (Muruj adh-dhahab wa maadin aljawhar) que, durante el reinado del califa musulmán de España Abdullah Ibn Mohammad (888-912 dC), un navegante musulmán, Khashkhash Ibn Said Ibn Aswad, de Córdoba (España), zarpó de Delba (Palos) en 889 dC, cruzó el Atlántico, alcanzó un territorio desconocido (ard majhoola) y regresó con fabulosos tesoros. En el mapa del mundo de Al-Masudi existe una gran área en el Océano de la Oscuridad y la Niebla al que aludió como el territorio desconocido (América).

Además, ya en el S. X, genoveses y venecianos visitaban frecuentemente los puertos del Mediterréneo Oriental. Pero también es posible que Leonardo Pisano -cultivado en la sabiduría árabe de la aritmética y la geometría- pudiera haber tenido en su poder las cartas de geometría ptolemáica -conocida de los árabes- y a partir de ella hubiese rectificado y mejorado la carta del Mediterráneo con la innovación de la Rosa de los Vientos y la escala de leguas que figurban en los derroteros.

Nordenskiöld (Periplus) sale del paso apuntando que todas son copias fieles de un único ejemplar: "portulano normal" construido en la segunda mitad del S. XIII mediante ensamble de trazados costeros parciales de los ares Mediterráneo y Negro dejando en cambio, sin fechar estas úlimas creaciones.

Seguirá... Insha'allah

amr
30/04/2012, 00:23
Encontramos una temprana y original referencia al pre-descubrimiento, en la nota citada del Vizconde de Santarem. Con este sólo dato bastaría para desmontar la teoría oficial que predica que América fue descubierta por Cristóbal Colón en el 1492.

Es más, la influencia árabe en tiempos de Al Andalus no se circunscribía a la zona española, es decir, el territorio andalusí abarcaba a la zona peninsular al Sur del Duero sin discriminación entre España y Potugal pues en ese entonces quedaban unificadas en el Califato Omeya. Así, la actual ciudad costera de Cascais situada en la punta exterior del estuario del Tajo, ya en la orilla atlántica debe su nombre en honor de ese navegante musulman citado: Khaskhas Ibn Said Ibn Aswad. A tal punto era la unión de los pueblos andalusíes en los momentos de mayor apogeo y crecimiento, S. IX.

Se dijo que Istambul tomó el relevo cartográfico de Al andalus poco antes del declive islámico peninsular hacia el S. XIV. También hemos sugerido la correlación del trasvase del saber desde Alejandría hacia Persia. Durante siglos, Persia es una civilización que desarrolla una síntesis espiritual de diferentes corrientes filosóficas, donde se dan la mano el Mazdeismo y el Zoroastrismo con la llegada del Islam, creando una cosmogonía de pensamiento gnóstico que hace perfecta amalgama con la filosofía helena.

Hacia el S. IX, el califa bagdadí abbasida Al Mamun ordena traducir una serie de manuscritos adquiridos en Bizancio, entre los que se supone encuentra la Geografía de Ptolomeo, consciente de producir versiones en árabe de las obras científicas y filosóficas de la antigua Grecia.

Este Califa, como su predecesor de seis siglos más tarde, el califa Suleyman Kanuni reúne en torno a su corte una serie de personas de ciencia sin distinción de credos, destancado entre ellos, los eruditos cristianos nestorianos. Podemos afrimar sin gran error que es ahora el momento en la historia que se pone en marcha el gran proyecto de hermandad entre las tres culturas del Libro, alcanzando a la misma Escuela de Traductores de Toledo.

Arabes, judíos y cristianos establecen la platafroma de lanzamiento para los próximos 700 años en el terreno de la filosofía de las ciencias. Se traduce el Almagesto en el 826. Mientras, en Al Andalus, Córdoba se convierte en la Meca de la cultura junto con Bagdad, durante el califato de Al Hakan II (913 - 976). Destacan en Córdoba el astrónomo Abu Al Qasim Maslama, que publicó un tratado sobre el uso del astrolabio y las Tablas astronómicas de Al Jwarizmi. El geógrafo Azarquiel llegó a fijar la deiferencia de longitudes entre Bagdad y Toledo con un error inferior a 3º. De esta época son los viejeros Al Masudi (citado), Al Biruni (1.038) y ya mucho más tarde, Abu Al Feda (1.331-1.370), hacia el comienzo del declive andalusí.

Un hito en el método de posicionamiento lo encontramos en el Libro de Roger del musulman ceutíEl Idrisi (1.099 - 1.164), que dibujó para Rogerio II de Sicilia (de ahí su nombre) la Tabula Rogeriana o Kitab Ruyar (1154), el más
avanzado de los mapamundis de la Antigüedad. Constituye todo un record en la historia el uso de datos geográficos (el moderno sistema hoy conocido por las siglas GPS de Global Positioning System) para posicionar ciudades y lugaares por medio de la longitud y la latitud.

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/d/db/Al-Idrisi%27s_world_map.JPG Nota.- Este mapa está invertido 180º.

Como se observa de la figura, <<la influencia cristiana patrística ejercida en los mapas árabes de este tipo constituye en el fondo un intento reconciliatorio de las concepciones de ambas culturas en cartografía y geografía>> (Paul Gallez. "La Cola del Dragón. América del Sur en Mapas Antiguos, Medievales y Renacentistas. Instituto Patagónico. Bahía Blanca, 1.990 - ?). Con esto se quiere señalar cierto compromiso por parte del orbe islámico por salvar al orbe católico de tan evidente apagón en la rama de la geografía natural.

Continuará Insha'Allah

amr
30/04/2012, 01:29
No es en vano que El Idrisi era perfecto conocedor de la cultura cristiana, de ahí su compromiso hacia el Rey cristiano y el repeto que muestra con esta representación.

Pero además, en el libro se recogían las distancias entre ciudades y su distribución por zonas climáticas. La información las obtenía por medio de observaciones directas, haciéndose acompañar por expertos y dibujantes a los distintos países a los que se trasladaba.

Se conoce otra obra de El Idrisi que se titula Pequeño Idrisi, y constituye una recopilación de 73 mapas agrupados en forma de Atlas.

Abundando sobre lo dicho, es importante no dejar de recordar cómo es el concepto que se tiene de la esfericidad de la Tierra en pleno siglo XIII. Para los estamentos de las culturas árabes y judías es un hecho más que asentado, no así para la cristiana, que a duras penas empezaba a serlo y con fuerte reticencia. Esta circunstncia no pasaba desapercibida en tiempos de El Idrisi conocedor del problema que podría suponer para el Rey para quien trabajaba la elaboración de un mapa de proyección esférica, puesto que ello podría poner en entredicho la creencia popular de seguir la influencia bíblica sobre la cartografía tradicional cristiana (Beatos) fabulosamente mítica; de momento no tocaba invitar a adoptar la línea ptolemáica que anteponía la razón para encontrar una salida cosmográfica.

Esta salida no se adoptará en el mundo cristiano hasta El Renacimiento. Pero ahora es la era del saber y la aportación al conocimiento científico de los msulmanes. Es una época de un alto desarrollo técnico confiruado en instrumentos de observación celeste. Son los inventores del Kamal, un pariente del astrolabio. Con sus instrumentos levantaron símbolos universales con los que dieron una nueva y real configuración del relieve geográfico de la Tierra. Con el compás y la escuadra establecieron una relación directa con la mente humana y su posición sobre la esfera terrestre en relación a los astros. Son los creadores de los instrumentos de posición y orientación sin necesidad de un horizonte fijo. Crean las bases para la navegación de altura de los europeos, que arrancará en el siglo de las carabelas, 500 años después.

Concluímos en esta fase de desarrollo tecnológico árabe con una distancia en el tiempo de cientos de años de conocimiento por adelantado respecto del mundo europeo que se halla profundamente sumido en la oscuridad científica. Es de suponer, y así está demostrado además, que los árabes alcanzaran América 200 años y muchos más antes que lo hiciera Cristóbal Colón.

amr
01/05/2012, 22:00
A estas alturas del relato cartográfico debería resultar ya claro de dónde procedían las fuentes en que basara Piri Reis la elaboración de su mapamundi. Mapa que, por otra parte, no se limitaba a la representación de las tierras y mares con fines enciclopédicos, sino que lo confeccionó con la intención de servir como carta náutica para navegaciones oceánicas de gran escala, en donde la posición se actualizara a intervalos de varios días o una vez a la semana en función de la velocidad de propulsión de las naves. Tampoco es que tuviera demasiado sentido tener actualizada la posición del barco a intervalos inferiores, en cuyo caso sí se precisaría de una carta de "Punto Mayor", y mucho menor escala; pero dado lo incierto del destino, la relativa baja velocidad y que aquel apenas presagiara cambio sustancial en lo que afectaba a la exploración y el levantamiento cartográfico, resulta plausible una navegación oceánica (sin referencia a puntos de la costa) dejándose llevar por los vientos de circulación general. La barrera oceánica la constituía seguramente otros factores tales como la estación del año, la latitud geográfica y la envergadura de los navíos, que traducido a la seguridad de las expediciones marítimas y su buen fin equivalía a encontrar vientos zonales, mares calmas y autonomía. Un mal cálculo, en cambio, podría significar un desastre marítimo con muchas probabilidades de éxito.

¿Pero era esta la conciencia que tenían los cartógrafos-marinos en la época de Piri Reis? ¿Tenía la cartografía como fin último servir como cartas náuticas?

A lo largo de los posts anteriores he tratado de dar respuestas a estas y otras muchas interrogantes si no de manera directa, sí indirecta.

Creo que sí he dejado claro dentro de la tendencia cartográfica, una predisposición científica y razonada en la línea ptolemáica, drásticamente interrumpida por la aparición de la llamada “Cartografía Patrística” influenciada por la visión mística de la paleografía cristiana, contemporánea con el áuge del Cristianismo Católico y su implantación como religión oficial en el Imperio de Constantino, para ulteriormente reaparecer la línea científica retomada por los sabios musulmanes, a partir de Ptolomeo.

En efecto, tras la caída de Alejandría en manos trinitarias, el pensamiento cartográfico ptolemáico cae en el ostracismo. En el período del siglo II al VIII, la tendencia cartográfica en su más amplio sentido (cartas, atlas y mapas) sólo constituye para la Iglesia el instrumento de reinterpretar colorida y gráficamente la información geográfica a la luz de las sagradas Escrituras; hablamos entonces con más propiedad de cartografía mística.

1146 Mapa de Cosmas Indicopleustes, S. VI

En ese largo período podemos distinguir tres corrientes cristianas: Macrobio (396 - 436), Orosio (383 – 417) e Isidoro de Sevilla (560 – 636). A ellos es debido el nombre genérico de Cartografía Patrística.

A Orosio se le puede considerar el padre de la “geografía” bajomedieval con la publicaciónde su Historia Adversus Paganas, fuente de inspiración para los mapamundis de la época.

Los mapamundis de Isidoro de Sevilla respondían al concepto de T circunscrita en una O. Donde la O representa los límites del ecumene, y la T separaba Asia, Africa y Europa, como se ilustra en la figura:

1147

La vertical de la T simboliza (no podría ser de otra manera) al Mar Mediterráneo, mientras que el mar circundante queda representado por la O. En la cruceta de la T se sitúa Jerusalén, el centro del mundo. Probablemente, los dibujantes de los mapas circulares procedían a situar, en primer lugar, a Jerusalén siguiendo literalmente al Profeta Ezequiel, que dice en la Bíblia: <<Esta es Jeruasalén. Yo la he puesto en medio de los pueblos, y alrededor de ella las tierras>>.

En la misma línea religiosa, llegamos al monje benedictino Beato de Liébana, en el siglo VIII. Su obra Comentaria in Apocalypsin, publicada en 776, contenía un mapa del mundo manifiestamente apocalíptico; Jerusalén aparece situada en el centro geográfico de la Cristiandad.

Con el correr de los tiempos, estos mapas no evolucionan ni giran hacia su lado científico más acorde con la representación derivada de la realidad, de la observación del relieve costero o de la medición de distancias, en todo caso derivan hacia nuevas representaciones de la acción evangelizadora predicada por los Apóstoles, como tal el Beato de Fernando I del 1.047:

Beato de Fernando I (http://www.bne.es/es/Micrositios/Exposiciones/EuropaPapel/resources/img/153_1_gr.jpg)

Entre tanto, los árabes son avezados navegantes que surcan el Indico siguiendo los monzones y ayudándose del kamal, empleaban naves ligeras, veloces y resistentes de suficiente autonomía propulsados por las velas de cuchillo, lo que los convertían en los señores del comercio marítimo.

Y así llegamos al Almirante Piri Reis.

amr
04/05/2012, 23:18
Volvamos otra vez la vista atrás en el tiempo, retrotraigámonos al siglo I, punto de partida del origen de las cartas de proyección esférica, o dicho con más rigor, cartas que preludian una clara manifestación del mapa trazado sobre bases de la ciencia astronómica. Obvia decir y los lectores así lo habrán venido observando, que aludimos a la ciencia astronómica en este estadio de desarrollo una función de observación de los astros con fines de posicionamiento y referencia terrestre, que en primer lugar tiene como consecución dimensionar la superficie de la Tierra y dibujarla a tamaño manejable sobre mapas. Posteriormente, hacia finales del siglo XV, se podrá hablar más propiamente sobre los métodos aplicados a la posición de los navíos en las cartas aplicando técnicas cartográficas derivadas de aquellos primeros cálculos.

Siempre se abre un foso cuando partimos de Ptolomeo, pues si en él apenas empezamos nuestro viaje cartográfico sobre bases firmes, con él se interrumpe. De modo que casi todo lo que se puede deducir del posterior áuge en el desarrollo cartográfico corre por por tres derroteros diferentes:

- la cartografía patrística;
- la cartografía en el Islam;
- la cartografía en el Renacimiento;

De manera que entre estas tres corrientes hay períodos comunes pero muy pocas o nulas influencias recíprocas. No así en el Renacimiento que sí está claro que existe una conciencia cartográfica que nace en la Escuela de Traductores de Toledo que hace despertar a Europa. Hablar de cartografía en el Islam tiene sentido en sí mismo porque es la que sostiene que la cartografía ptolemáica del último siglo de la escuela griega resucitara con la aparición de los primeros portulanos mediterráneos dando inmenso trabajo a maestros-artesanos agrupados en gremios portulánicos. Dado que el origen de su aparición ya ha quedado claro que no puede atribuirse a ninguna escuela concreta, y dado que árabes y musulmanes del Indico y del Mediterráneo ya empleaban técnicas avanzadas de navegación y eran conocedores de la filosofía helenística, además entendían las matemáticas aplicadas a la resolución de triángulos esféricos, en una palabra, sabían situarse y seguir rumbos que comunicaban unos lugares con otros del mar sin tener a la vista la costa. Sin embargo, como compiladores, los musulmanes no generan material cartográfico en la misma proporción a su nivel de conocimiento de los que sepamos de su existencia dentro de los archivos históricos de Occidente. Por esta razón, la existencia de la carta de Piri Reis, de apenas de menos de un siglo de su descubrimiento, deja la puerta abierta de par en par para seguir aumentando la investigación en este sentido y lograr situar su trayectoria con su fuente en ptolomeo.

Piri Reis, por medio de la representación de su mapa, zanja casi definitivamente la duda que cupiera de no atribuir al portulano el nexo que lo liga con Ptolomeo, mientras lo aleja de toda escuela bajo-medieval europea de la pretensión de alguna de ellas de reclamarlo para sí y lo devuelve a sus más inmediatos autores establecidos en Oriente Próximo. De hecho, el salto en el vacío entre Ptolomeo y los primeros portulanos de los que se tienen constancia se llama cartografía patrística. Es muy poco probable una evolución del beato al portulano, la introducción de errores de concepto lo invalidaría; la probabilidad es ínfima, como superlativa es la relación entre Piri Reis y Ptolomeo: en ambos se trabaja con la esfericidad de la tierra como eje de desarrollo geográfico.

También quedará demostrado que la técnica portulánica en las escuelas de Occidente discurre claramente por debajo del desarrollo alcanzado en la misma fecha por la técnica musulmana. Sin embargo, lo que está documentado para el mundo cristiano es el áuge y desarrollo alcanzado por sus maestros cartógrafos, hasta el punto de parecer de invención propia la técnica lograda. Aunque no quedan del todo exenta de críticas puntuales, como la expresada por el Padre Fournier (Hidrographie, París, 1667), quien afirmó: <<imposible es el servirse de ellos –en referencia al portulano ensamblado- para los grandes viajes en el océano, porque es muy difícil que tantas distancias puedan concordar>>. Por su parte, Ramasio opinaba que <<los primeros portulanos fueron extractados de la antigua y bella carta de marear que había traído del Catay Marco Polo y su padre>>.

Estas dos opiniones se contradecían mutuamente, ya que si la carta era de técnica a bussole, bien podría proporcionar las marcaciones a los puntos notables de la costa pero surgía el problema al fijar las distancias. Para las cortas distancias, la pericia y la estima bastaba para trazar una carta de “coordenadas polares”; en cambio, para las grandes distancias el error podría ser considerable y pasar fácilmente inadvertido. En cambio, en 1513, la técnica portulánica en las escuelas cartográficas europeas no se aplicaba fuera de la cuenca del Mediterráneo y la carta de Piri Reis no pertenece a esa categoría de cartas, lo que nos habla de la técnica empleada por los musulmanes a falta de establecer únicamente una tradición ya sea oral, gráfica o escrita del desenvolvimiento de la cartografía islámica hasta Piri Reis.

Basándome en la declaración del filósofo franciscano Raimon Lull (mallorquín 1.295 – 1.296) al afirmar que: <<los marinos habent chartam, compassum, acum et stellam maris>>, matizando además: <<la navegación nace y se deriva de la Geometría y de la Aritmética>> (Fénix de las Maravillas del Orbe), está confirmando que la navegación se hacía de acuerdo a la tradición náutica, por tanto, la “carta de marear” junto con la brújula (entendido aquí como compás), el compás de puntas y la guía por la Estrella Polar es la navegación de estima válida para el Mediterráneo, pero recordemos que para esa fecha, los musulmanes se valían además de un instrumento de observación astronómica como el kamal, lo cual supone un avance significativo para la navegación de altura. A continuación Lulio hace referencia a la base matemática que subyace en la práctica de la navegación, por lo que se puede colegir que la observación astronómica culminaba el proceso náutico-científico auspiciado por los musulmanes que estudiaron profusamente a Claudio Ptolomeo.

Hasta ahora, las bases del conocimiento de trigonometría esférica y su aplicación en el trazado de distancias enormes junto a las observaciones de los astros para situar los límites geográficos de la superficie terrestre sobre un plano están más claramente proyectadas en el mapa de Piri Reis de lo que se desprende de los portulanos europeos, que sólo con la técnica de rumbo y distancias queda perfectamente explicada

amr
06/05/2012, 14:13
Cuando decimos que las cartas de estilo de Piri Reis, es decir, cartas confeccionadas según las normas portulánicas en cuanto a su continente, los pergaminos, y de proyección esférica (y los portulanos no lo son) se apoyan en la técnica ptolemáica, debemos entender por ptolemáico el corolario del estudio de las proporciones terrestres y de las observaciones astronómicas con fines geo-referenciales de la tradición helenística. En el período helénico del siglo V a.C. hasta el siglo II a. C. los griegos encontraron la relación que une la geografía astronómica y la técnica cartográfica, en cambio, no fueron pródigos en llevarlo a la práctica, adolecieron de aplicaciones como desbordaron en teorías. El período griego se culmina con Claudio Ptolomeo que compila todo el acervo griego en sus dos obras salvadas para la posteridad: el Almagesto y la Geographia.

Destacamos el saber de los antiguos griegos por una sencilla razón: ofrecen por primera vez una concepción universal del cosmos: origen, comportamiento y, lo que aquí analizamos, la dimensión de la longitud terrestre, sentando las bases astronómicas para el desarrollo cartográfico y su inmediata aplicación en la navegación oceánica o de altura: aparecerá la cartografía científica.

Anaximandro de Mileto es para muchos historiadores, el fundador de la geometría científica en el siglo V a.C. Su concepto del universo consistía en una esfera hueca en cuyo centro flota libremente la Tierra, a la cual le suponía forma discal. Para Anaximandro, en un principio, toda la Tierra estaba ocupada por agua y, por evaporación, emergió la tierra firme en grupos de islas. Asimismo, fue el primero en construir un mapamundi grafiado sobre una plancha de estaño. Determinó la inclinación de la eclíptica con la ayuda del gnomón (reloj de sol).

Hecáteo de Mileto, discípulo de Anaximandro, completó el mapa de su maestro incorporando un itinerario que describía toda la costa norte de Africa, el Asia Occidental hasta la India, y por el Norte y el Oeste, la Tracia y la Italia meridional respectivamente. Esta carta formaba parte de la Descripción de la Tierra, obra que fue de alto valor para el conocimiento geográfico del mundo de su época.

A Dicearco de Mesina se le atribuye la primera tentativa de medición del planeta. Ensayó la aplicación de las leyes de semejanza de las figuras geométricas a las situaciones geográficas sobre un sistema de ejes cartesianos. En su haber cartográfico cuenta con ser el primero en introducir una línea recta horizontal o diafragma que dividía el mapa en dos mitades. Dicho eje lo hizo coincidir con el paralelo de Rodas y lo dividió en partes iguales, convirtiéndolo en escala. Según la sucesión de partes, llevó en sentido perpendicular al eje las distancias tomadas de los itinerarios, con lo que pudo configurar un mapa que se extendía hasta las conquistas de Alejandro Magno en el Cáucaso.

Mapamundi de Dicearco (https://lh4.googleusercontent.com/-XR5l0T67D8Q/Trq8RCZ56yI/AAAAAAAAF_E/3XBz0xeHpVs/Mapamundi%252520de%252520Dicearco2.jpg)

Parménides fue el primero en demostrar la esfericidad de la Tierra, fundándose en la sombra que ésta proyectaba en los eclipses de Luna, en la variación de la altura de las estrellas circumpolares y, más concretamente, al apercibirse cómo navegando o caminando se ocultaban/aparecían por su mismo orden los distintos objetos y accidentes geográficos observándolos en el horizonte.

Eudoxio de Cnido, discípulo de Platón, incorporó la astronomía a la ciencia geográfica pues calculó latitudes valiéndose de la Estrella Polar, hacia el 350 a.C.

A Crates de Malos debemos el primer globo terráqueo donde representaba cuatro continentes, dos en cada hemisferio, hacia el 300 a.C.

De aquí volvemos con Eratóstenes de Cirene de quien ya hemos hecho mención al comienzo del relato cartográfico. Recordemos, no obstante, que Eratóstenes calculó, entre otras medidas, la distancia del círculo máximo (circunferencia meridiana o meridiano terrestre) en 250.000 estadios.

Mostró un verdadero interés por la cartografía al incorporar medidas reales a las cartas y mapas. Concibió el grado terrestre como unidad de medida para las distancias geográficas. Ideó también el primer mapa de la Tierra provisto de la retícula meridianos y paralelos.

Pero no acaba con este excelente astrónomo el devenir cartográfico.

Seguirá Insha'Allah

amr
09/05/2012, 21:46
De lo visto hasta ahora, el lector se habrá podido haber hecho una imagen de la trayectoria científica en la cartografía náutica. Una trayectoria que sienta las bases con Hiparco de Nicea, matemático y fundador de la astronomía científica. Nació en Bitinia en 161 a.C., pero se educó en Alejandría y viajó con frecuencia a Rodas. De la observación a los astros extrajo los métodos astronómicos para marcar la posición de los lugares sobre la superficie terrestre. Se le considera el inventor de la trigonometría y de la proyección estereográfica en la cartografía. Es decir, aúna la realización del mapa y grafía su relieve. Destaca como el precursor en esta técnica. Pero Hiparco, como heredero de la tradición del racionalismo helénico, se mantuvo fiel a sus directrices. Por ello, la originalidad de la astronomía alejandrina consistió en mantener con tenaz esfuerzo dos imperativos categóricos y antagónicos: la ley del movimiento circular y uniforme, y el respeto absoluto por los hechos probados.Hiparco, y más tarde Ptolomeo no ignoraron la evidente contradicción que se establecía entre ambas exigencias. Para la filosofía aristotélica y el pensamiento platónico, "el mundo sideral, de naturaleza divina, es gobernado por las leyes racionales, esto es, reducibles desde la razón". El astrónomo tiene encomendada la tarea de mostrar que todos los fenómenos celestes se producen por el único movimiento de belleza perfecta y racional; el movimiento circular y uniforme. Pero este movimiento no existe para el movimiento de la Tierra y así lo detectaron.

Más tarde, Poseidonio, interesado en comprobar las mediciones de Eratóstenes llevó a cabo la medición del arco de meridiano que pasa entre Alejandría y Rodas. Obtuvo un resultado de 180.000 estadios para la circunferencia total (28.240 km en estadios egipcios), resultando ser bastante inferior a la de Eratóstenes. Tal "exactitud aparente" indujo tal vez a pensar a los historiadores P. Tannery y P. Duhem que Estrabón (comentarista de Poseidonio) y Ptolomeo hubieran empleado el estadio filetario de 216 metros introducido en Egipto por los Lágidas, en lugar del estadio egipcio de 185 metros utilizado por Eratóstenes. Si este hubiese sido el caso, la longitud calculada hubiera sido de 38880 km, cifra bastante más aproximada a la real de 40.000 km, y obviamente la que dedujo bastante antes Eratóstenes.

Cuando las bases científicas quedaron al descubierto con la recuperación de los tratados y obras de los antiguos filósofos ggriegos, la lógica hubiera aconsejado seguir el trazado de mapas de acuerdo con la resolución del problema de la representación plana de la superficie esférica. Por tanto, había un grado de dificultad añadido a la mera transcripción de coordenadas geográficas referenciadas al célebre diafragma trazado de Este a Oeste debido a Dicearco o al nuevo eje que pasaba por Rodas (arco de meridiano) debido a Poseidonio.

Pero no se tuvo en cuenta la importancia de un sistema de ejes de referencia desde el primer momento, tanto que esto tuvo como consecuencia la arbitrariedad de situaciones geográficas más por ignorancia del método cartesiano que a la bondad del mismo. En este hecho se arraiga el defecto de buena parte de los colectivos tanto de este siglo, como más adelante entre los del siglo XVI de incorporar escalas de idstancias y referencias con absoluta irresponsabilidad, según se desprende de los análisis realizado a los portulanos sin tener en cuenta para nada la geografía portulánica.

Este craso error no está presente en la carta de Piri Reis, se puede afirmar con rotundidad por el hecho que se puede apreciar un trazado estereográfico donde tiene en cuenta la esfericidad de la superficie. Además, si presuponemos que tuvo en cuenta las fuentes de los principales errores y se queda con la parte científica, entonces podemos deducir que en el acervo cartográfico del Imperio Otomano ya quedaba constancia los descubrimientos astronómicos y cartográficos del helenismo:

a) se admite la esfericidad y rotación de la tierra;
b) el sistema de trazado global de coordenadas por medio del reticulado cartesiano;
c) se emplea la proyección estereográfica;
d) se usa la unidad de medida geográfica del grado de meridiano.

La experiencia con que ya cuenta la carta de Piri Reis se afirma más por lo que se ve y observa que por lo que se presiente y adivina.

amr
17/05/2012, 20:26
Para comprender el fondo de la técnica cartográfica es necesario hablar de los rudimentos cartográficos, a los que daremos el nombre de mapas itinerarios. Explicaremos que básicamente consisten en distancias itinerarias, es decir, distancias que en la mar se medían por singladuras y en tierra por jornadas. Estas mediciones, a menudo, se realizaban durante las marchas militares a cargo de pelotones de soldados bien entrenados cuya velocidad y duración eran constantes y conocidas.

Luego se consignaban en estadios y se reflejaban en unas tablas relativas a itinerarios y datos geográficos.

El procedimiento operativo hace uso de la geometría de triángulos planos que hacia el 300 a.C. ya sentó sus bases el matemático Euclides. En pocas palabras consistía en medir las distancias entre dos lugares o ciudades en pasos. Cada tres permiten fijar las situaciones de los mismos sobre un plano. De est forma se conocen las longitudes de los lados del triángulo formado. Estos, a su vez, sirven para formar otros, y así sucesivamente. Con este método se ahorra el tener que medirse todas las distancias sobre el terreno entre cada dos lugares, pues la que interesa siempre se deduce de la resolución geométrica del triángulo (método de los ángulos de posición).

Claro que no es tan fácil como se piensa, así, el modo de operar por distancias, como advierte Gemma de Frisia (De Principiis Astronomiae et Cosmographie. Artuerpiae, 1530) es muy incierto: <<… así por la declinación (valle y montañas) de los caminos, como por la desigualdad de las millas>>.

Otro método seguido en la antigüedad consistía en situar una recta base fija como meridiano central de la región que se quiere representar y por medio de una plancheta se determinan los ángulos que con éste formaban las visuales a puntos que se deseaban situar; así como las distancias de cada uno al lugar central situado sobre el meridiano fijo (método de las coordenadas polares).

Estos procedimientos deben acompañarse en l mar, de la brújula, estimándose las distancias por el andar de la nave por medio de correderas, o con el “buen ojo marinero”.

Un tercer método consistió en considerar dos localidades como puntos centrales de sendos meridianos trazados sobre ellas. Desde cada una se determinaba el ángulo acimutal de otras tantas.

Tomando entonces sobre el plano dos puntos cualesquiera como puntos centrales, se trazaban por ellos meridianos así como sendos círculos de radio arbitrario, que se graduaban desde el punto cardinal norte del meridiano correspondiente. Finalmente se contrastaba el ángulo acimutal del lugar con la línea que formase idéntico ángulo con el meridiano, en uno y otro círculo. El lugar quedaba representado sobre la hoja mediante la intersección de sus enfilaciones mutuas. Para evitar errores se solía escribir sobre cada recta el nombre de la localidad que enfilaba (método de la triangulación del terreno). Este método tiene ventaja sobre los anteriores porque elimina la probabilidad de errores adquiridos en la estimación de las distancias, al no ser aquí necesarias.

amr
06/06/2012, 23:06
Dos son los procesos a los que me refiero y se conoce en la historia: el Oriental y el Occidental. El Oriental se desarrolla en Asia teniendo a la India como centtro geográfico universal, y en su etapa más primitiva su génesis se enraiza como pasará con la cartografía patrística en la Edad Media, en un profundo sentimiento religioso. Desde el punto de vista de Buda, la Tierra se representaba como una superficie plana todavía a finales del siglo XIX, y no es hasta el año 1880 cuando se mira por primera vez la realidad desde la perspectiva de la cartografía europea. Dicho esto, el conocimiento de la época de los chinos es bastante diferente y ya apunta a mapas de información estadísticas, como fueron los famosos catastros chinos, sin dejar de pasar por alto una vez más, del uso que los chinos le dieron a la piedra imán (brújula figurando una persona con el brazo extendido señalando hacia el sur).

El modelo occidental es el que hemos estado tratando en los capítulos anteriores por el pensamiento y la ciencia Helena y que nos traslada a su máxima figura universal junto a su conocido Atlas, el Atlas de Ptolomeo.

En el Atlas de Ptolomeo se aprecia por primera vez una composición universal gráfica de todo el mundo hasta esa fecha conocido, así como hasta 26 mapas parciales de otras tantas regiones geográficas. desde muy temprano, los mapas regionales existían y servían para trazar sobre ellos los lindes de los territorios (idea que cobra fuerza de dominio), o señalar la guía de los caminos de un itinerario. Estas creaciones aún se encontraban en las antípodas de configurar una representación a nivel ecuménico (palabra de origen griego que significa "del mundo") en una etapa posterior. Sin embargo, ello no fue óbice para recuperarlos y tenerlos como bases llegado el momento. De hecho, existe la hipótesis que señala que el mapa del mundo antiguo fue el resultado de la agregación de otros mapas regionales independientes y sin conexiones cartográficas estandarizadas ni de lejos. Esta hipotésis da a entender la formación de un proceso gradual de ampliación y mezcla a diferentes escalas, a la que más tarde se le suma la técnica de posicionamiento por observaciones astronómicas de la latitud, y donde fue necesario se completaba con la imaginación más ferviente.

Con el estudio y análisis de la obra de Ptolomeo se podrá comprender mejor este proceso de formación del mapa.

Pero antes conozcamos algo de la biografía de Claudio Ptolomeo, que no es mucha y la poca que se tiene se deriva del contenido de sus trabajos. Parece que era oriundo de Pelusa, una ciudad del Delta del Nilo. Otras investigaciones apuntan a la Pelusa ubicada en Tesalia. Sí se sabe que vivió durante la primera mitad del siglo II d.C., por las referencias que anota en su Almagesto para el año 141. La mayor parte de su tiempo transcurrió en Alejandría y aledaños. Entonces Alejandría gozaba de una privilegiada situación no sólo económica y estratégica sino geográfica, allí se erigía el que por entonces era el mayor faro del mundo y símbolo de la ciudad (era lugar forzoso de paso e intercambio de las expediciones y caravanas con origen y destinos marítimo y terrestres, lo que la convertía en centro administrativo y comercial de primera magnitud).

Pero la situación geográfica la privilegió como lugar de referncia con fines para la determinación de distancias y dimensiones de tierras y mares.

Lo que más luz aporta sobre la personalidad de Claudio Ptolomeo son los trabajos que ha legado a la humanidad; el Almagesto (Almagesto significa sintaxis matemática) constituye un manual de astronomía esférica y teórica, y la Geographia. Escrite después del Alamgesto, la Geographia constituye un claro gesto por su parte de cartografiar y a ello se consagró por sistema. Al final del Libro II de su Almagesto declara: <<Fijaré la posición en latitud y longitud de las ciudades notables de cada país, para auxiliar el cálculo de los fenómenos celestes en esas ciudades; marcaré en grados dell meridiano la distancia de cada una al ecuador, y en grados del ecuador la distancia oriental y occidental de cada meridiano respecto del que pasa por Alejandría, pues a este meridiano refiero los demás puntos de la superficie terrestre (Vivient de Saint Martin, M. Historia de la Geografía y de los Descubrimientos Geográficos. Traducida y anotada por Manuel de Sales y Ferré. Sevilla 1878).

Aunque Ptolomeo se inspiró en Marino de Tiro, quien le precedió por pocos años (c. 50 años entre las obras de uno y otro), fue Ptolomeo quién despuntó en el saber de la astronomía del mundo antiguo griego. Se atesoró de la tradición más clásica -especialmente estudió a Eratóstenes, Hiparco y Marino- y la compiló en su Almagesto. Ptolomeo no fue geógrafo ni tampoco geómetra, pero sí fue un extraordinario astrónomo de su tiempo. Profundizó tanto en la obra de Marino que hasta cierto punto la hizo suya propia, no sin antes revisarla, corregirla, aumentarla y, finalmente, compilarla, sacando a la luz su versión de la Geographia, que así fue como la bautizó.

próximo capítulo: Descripción de la Geografía Ptolemáica

Insha'allah

Badr
08/06/2012, 08:56
Salaam, 'amr,

gracias por este hilo que pone al foro en el mapa o el mapa en el foro. Al menos que no nos sintamos desorientados. Jeje

Sobre capítulos (los llamaré así), me quedó pendiente la pregunta de si todo lo que aparece en el mapa de Piri Reis era conocido de antes ¿por qué sólo se tiene conocimiento de ese mapa con esos datos? ¿Por qué no se tiene noticia en el oriente de otros mapas que contengan también esos datos. Me extraña que se dé un único caso así.

Salaam

amr
08/06/2012, 23:01
Salaam, 'amr,

gracias por este hilo que pone al foro en el mapa o el mapa en el foro. Al menos que no nos sintamos desorientados. Jeje

Sobre capítulos (los llamaré así), me quedó pendiente la pregunta de si todo lo que aparece en el mapa de Piri Reis era conocido de antes ¿por qué sólo se tiene conocimiento de ese mapa con esos datos? ¿Por qué no se tiene noticia en el oriente de otros mapas que contengan también esos datos. Me extraña que se dé un único caso así.

Salaam

Salam Badr

Gracias por tu interés en este tema excesivamente técnico. Es cierto que se requiere conocimiento previo para entender el contexto de esta situación, y tal como me haces la pregunta ya me dice bastante de tí, en el buen sentido claro.

Pero respondiendo te diré que no lo sé. Esa carta siendo única en su género cierra más que abre las puertas para esclarecer dicha cuestión. En otras palabras, induce a hacerse muchas preguntas.

Pero hay que separar dos cosas. Una cosa era el conocimiento por tanteo que desrrolló el mundo antiguo, a base de muchas mediciones pero efectuadas de un sinnúmero de maneras diferentes y dejando conceptos aún por desarrollar como las escalas o los desarrollos esféricos sobre el plano en el tintero. Otra cosa es darle una forma coherente. Digamos que las bases pre-científicas pare grafiar la Tierra estaban pero desordenadas cuando no desperdigadas entre un gran número de obras, libros, rollos, mapas, que no todas iban orientadas a la consecución de la cartogrfía, aunque se utilizaran datos de carácter geográfico.

El desarrollo cartográfico adquiere su entidad con la introducción del kamal y la brújula, herramientas respectivamente utilizadas para la determinación de la altura del astro y la orientación en el espacio. Sin documentos que marquen el hito para la posteridad, sólo cabe teber la convicción que fueron o lo árabes del S. IX o mucho antes pero entonces traladandonos a China. Estas son las hipótesis factibles. Incluso, cupiendo la más que alta posibilidad de la transferencia entre ambas culturas.

De haber más mapas de la calidad y conclusión como el de Piri Reis se encontrarían en manos privadas, coleccionistas que ni ellos sepan exactamente qué representan o todavía sigan en algún archivo durmiendo el sueño de los justos. Este que comentamos vivió esta suerte hasta que fue descubierto en 1929.

Pero a la pregunta de cómo en 1513 se confecciona un mapa de la enjundia como el tratado aún con todas las soluciones que la ciencia del Imperio Otomano pusieran al alcance de los trazadores cartográficos, la pregunta se traslada automáticamente a ¿desde cuándo en realidad se tenía conocimiento tan exhaustivo de la costa sur del continente americano aún por descubrir? y la otra pregunta oscila en torno al método de proyección esférico utilizado porque es también otro hecho inédito.

Estas son las premisas que envuelven al enigmático mapa de Piri Reis.

Y resulta del todo inexplicable que en todo el cuerpo cartográfico, en toda la historia de la tradición náutica y los archivos documentales no se haga la menor mención de la existencia ni de ese ni de ningún otro mapa más avanzado de su época. En efecto , no se puede pensar que se haya ignorado a conciencia sino que más bien parece que se ignorara que otra cultura, la islámica, anduviera por derroteros náuticos de más profundo calado. ¿Es esto posible?

Son muchas las interrogantes que que hay que responder.

Al Malaqi
17/07/2012, 11:51
As-salamu 'alaikum hermanos,

Estoy deseando tener entre mis manos la obra de la difunta duquesa de Medina Sidonia, que allah la tenga en su gloria.
Por los articulos que he podido leer acerca del mismo y por las entrevistas concedidas anteriormente por ella misma y dada la evidencia de una superioridad cultural y cientifica de la civilizacion islamica de la epoca respecto a la cristiana occidental no deja lugar a dudas. Los documentos a los que he podido tener acceso no dejan lugar a dudas, las preguntas a hacerse son dos: 1) Porque los pseudohistoriadores en Espana teniendo acceso a estos documentos deciden deliberadamente omitirlos y seguir con la farsa oficial en pleno siglo 21 de la era cristiana. 2) Porque en paises como Marruecos claramente relacionado con estos viajes de intercambio a las Americas (notese que esta denominacion es contemporanea no podra encontrarse en documentos de la epoca bajo este nombre) no se llevan a cabo investigaciones al respecto. Desconozco si quedaron documentos en los que poder fundarse pero deduzco que si, que solo hay que rebuscar un poquito.

Salam

amr
01/07/2013, 19:41
As-salamu 'alaikum hermanos,

Estoy deseando tener entre mis manos la obra de la difunta duquesa de Medina Sidonia, que allah la tenga en su gloria.
Por los articulos que he podido leer acerca del mismo y por las entrevistas concedidas anteriormente por ella misma y dada la evidencia de una superioridad cultural y cientifica de la civilizacion islamica de la epoca respecto a la cristiana occidental no deja lugar a dudas. Los documentos a los que he podido tener acceso no dejan lugar a dudas, las preguntas a hacerse son dos: 1) Porque los pseudohistoriadores en Espana teniendo acceso a estos documentos deciden deliberadamente omitirlos y seguir con la farsa oficial en pleno siglo 21 de la era cristiana. 2) Porque en paises como Marruecos claramente relacionado con estos viajes de intercambio a las Americas (notese que esta denominacion es contemporanea no podra encontrarse en documentos de la epoca bajo este nombre) no se llevan a cabo investigaciones al respecto. Desconozco si quedaron documentos en los que poder fundarse pero deduzco que si, que solo hay que rebuscar un poquito.

Salam

La referencia geo-histórica donde mejor se puede encontrar la información deseada por estudiosos, investigadores y científicos de la era de la cartografía y su difusión náutica en sus albores con los conocimientos de la trigonometría esférica es sin duda alguna Istambul.

Salam