PDA

Ver la Versión Completa : El debate sobre la energía...



Cidiello
08/01/2009, 15:23
En estos días el debate sobre la energía parece que se revitaliza una vez más tras el incidente habido por la interrupción del suministro de gas de Rusia hacia la Unión Europea, como producto del conflicto político que mantiene con Ucrania, país vecino. Así el otro día oí hablar sobre el tema en la radio, en la emisora Onda Cero, advertían sobre la cierta debilidad de la Unión Europea en cuanto a recursos energéticos y que depende en gran medida de las importaciones de otros países. Es algo que siempre me llamó la atención, sobre el gran nivel de dependencia de las grandes economías de los recursos del exterior, una prosperidad conseguida a costa de países en su mayor parte empobrecidos y con grandes necesidades humanas y sin embargo tan fundamentales en el progreso de quienes abastecen, una de las caras o de las definiciones de la injusticia.

En el debate de Onda Cero había una cierta participación de los oyentes, creo que a través del correo electrónico o por llamadas que luego eran resumidas a los locutores. Me llamó la atención especialmente una propuesta de un oyente donde señalaba la necesidad de desarrollar las energías renovables y más que nada por la respuesta del locutor, con un tono de voz y una manera de expresarse como muy en plan chulito, como de estos que salen de ver el fútbol y llegan a una taberna a tomarse unos vinos y a vociferar. Dijo algo así como “psché, lo que hay que hacer es instalar nucleares y además es que es una energía que no tiene riesgos, bueno, que hubo lo de Chernobil (Ucrania, antigua URSS)... hay que tener en cuenta que allí tenían una verdadera chapuza que no ocurre en otros sitios donde hay sistemas de seguridad eficaces”. Y seguro que este hombre salió a decir todo eso por la boca sin tener prácticamente idea y sin molestarse nunca por conseguir información al respecto y contrastarla con las diversas fuentes.

Aunque sólo considerásemos aisladamente Chernobil, sus consecuencias fueron catastróficas. Más de doscientas mil personas tuvieron que ser desplazadas, un radio de 30 kilómetros alrededor de la central sigue siendo inhabitable y se estima que decenas de miles de europeos pueden haber muerto o seguir muriendo sólo por el cáncer inducido por la contaminación del accidente. Lo que seguramente no tenía idea este ilustre locutor de Onda Cero es que, tan solo siete años antes de Chernobil, hubo un gravísimo accidente en la central nuclear de Three Mile Island (Pensilvania. EE.UU.) y que provocó la fusión parcial del núcleo del reactor, muy poco le faltó para anticiparse y producir similares resultados a los acaecidos en la antigua URSS. Antes de suceder lo de Chernobil los expertos en seguridad nuclear aseguraban y apostaban porque un accidente como el ocurrido sería como de ciencia-ficción, de eso que sólo hay una probabilidad entre miles o millones, pero bastó cuatro décadas de desarrollo tecnológico de este tipo de energía para que ocurriera. Recuerda un poco a lo sucedido con el Titanic, del cual sus ingenieros decían ser insumergible y sólo le bastó una travesía por el océano para ponerlos en el mayor de los ridículos.

A lo que voy es, que mucho me temo y todos los signos lo indican, que los pronucleares y los poderosos intereses económicos asociados volverán de nuevo a dar la batalla para plantear nuevos proyectos de centrales nucleares, tras el respiro que tuvimos en los últimos años donde muchos gobiernos de la Unión Europea dieron freno al desarrollo de nuevas centrales nucleares y algunos incluso se plantearon el desmantelamiento progresivo de las que tenían. Todo hay que decirlo, en buena parte, gracias a la lucha constante y eficaz de los grupos ecologistas que supieron movilizar a la opinión pública para influir en las políticas de los gobiernos al respecto. En España ya se oyen las primeras voces, incluso desde las filas próximas al gobierno actual que, de momento, mantiene una moratoria nuclear. El ex-presidente Felipe González ya ha manifestado su postura favorable y en similares términos se ha expresado el dirigente de la UGT Cándido Méndez.

Y, para mí, la energía nuclear no es, ni mucho menos, una solución de futuro y se debe dejar aparcada indefinidamente, pues son muchos sus inconvenientes y riesgos. Empezando porque los recursos de mineral radiactivo útil para ser empleado en las centrales son sumamente escasos, inferior incluso a la disponibilidad estimada para el petróleo. Se habla de que un mundo que apostara decididamente por la energía nuclear tendría reservas para unos cuarenta años a lo sumo.

Luego tenemos el gran problema de la gestión de los residuos que acompañan en todo el trayecto del proceso nuclear. Empezando por la minería, en buena parte a cielo abierto, se necesitan mover cantidades ingentes de suelo para extraer el mineral útil, generando grandes volúmenes de estériles. De este mineral sólo es aprovechable un ínfimo porcentaje, así en el uranio natural, compuesto por tres isótopos radiactivos: 238, 235 y 234, sólo es aprovechable como combustible el 235, existente en una proporción que de media no llega al 1%, el resto de isótopos se desechan. Es decir, se exige una posterior labor de refino y procesamiento donde se emplean productos químicos peligrosos y de gran toxicidad, como el ácido sulfúrico, el queroseno o el amoniaco. Y no sólo se separa el uranio sino metales pesados como el plomo o el arsénico. Aunque esos desechos radiactivos los ha aprovechado la industria armamentística, utilizando el llamado “uranio empobrecido”, compuesto principalmente por el isótopo 238 y que ha utilizado EE.UU. y sus aliados en los misiles lanzados en las guerras emprendidas en diversas partes del mundo, ocasionando graves efectos probados sobre la salud de las poblaciones afectadas.

Una vez refinado el combustible nuclear se utiliza en las plantas para la producción eléctrica. Agotado el combustible viene otro gran problema, quedan residuos radiactivos que se deben de trasladar fuera de la central nuclear y almacenar en depósitos especiales que, teóricamente, tendrían que proteger de la contaminación al exterior, las aguas, las personas y el conjunto del medio ambiente. Una protección para decenas de miles de años, un periodo temporal de vértigo que abarcaría multitud de generaciones a las que se les encargaría el velar por la inocuidad de ese legado. Si la especie humana sobrevive todo ese tiempo tendrá que hacer frente a posibles cambios en las sociedades, a conflictos bélicos, desplazamientos de los centros de poder y hegemonías en el mundo, a posibles catástrofes de origen geológico o cósmico... que podrían comprometer la seguridad de esos residuos almacenados.

Y el riesgo, quizás más conocido por la gente, es el de los accidentes de las propias centrales nucleares. Chernobil nos dejó claras las consecuencias terribles de un grave accidente, donde vastas superficies son contaminadas por isótopos radiactivos que permanecerán en el ambiente durante cientos y miles de años, incluso con espacios que quedan inhabitables permanentemente. También habría que hablar del evidente riesgo de la derivación del material nuclear a fines militares y la proliferación de países o incluso grupos armados incontrolables que posean armamento nuclear.

Y por último, produciría un mayor distancia social y económica entre los países más ricos y los más empobrecidos, acentuando las injusticias, las desigualdades y la exclusión, serían los países más desarrollados los que dominarían y controlarían el uso de la tecnología nuclear.

Mucho me temo que próximamente volverán a plantearnos lo nuclear como una esperanza de futuro. En nuestras manos está el volver a dar la debida respuesta y no dejarnos engañar con falsos señuelos.

Salam

cynara
08/01/2009, 15:47
Me gustó mucho tu mensaje Cidiello porque es realmente preocupante.

Como ecologista creo que se deben buscar alternativas urgentes, de recursos sustentables, si es que queda alguno:(

No se los paneles solares, porque supongo que allá en el norte y en invierno el sol no tendrá mucha fuerza, pero un buen estudio encontraria formas de que funcionara.

Hay algo tan simple como el reciclaje de los desechos organicos que generan gas metano. Muchos zoologícos utilizan este sistema con los kilos de excremento de los animales, y perdón si hiero alguna suceptibilidad.

Lo que tampoco debemos hacer es seguir aumentando zonas de plantación para biodiesel, porque se nos viene una hambruna jamas vista.

Como en todo es cuestión de intereses, en la mayor parte económicos, sin importar el gran e irreversible daño que hacemos del planeta y de los seres humanos.

Salams

Cidiello
08/01/2009, 22:34
Gracias Cynara, me gusta hablar de estos temas.

Hay una alternativa de la cual poco se habla seriamente. Los mensajes que recibimos tampoco van en esa línea. Ahora en plena crisis económica se nos dice que hay crisis porque el crecimiento se ralentiza y se nos muestran las consecuencias: destrucción de empleo, cierre de empresas, pareciera que estuviésemos condenados a un crecimiento ilimitado, pero con la contradicción de un planeta limitado en recursos. Y esa alternativa sería la del ahorro. Algo he leído sobre teóricos que propugnan el modelo de “crecimiento cero” o de “vivir bien con menos”, como ideal de economía realmente sostenible, aplicable a los países más desarrollados y que permitiría, por otra parte, dedicar los mayores esfuerzos a los lugares del planeta más empobrecidos. Muchos economistas dirán que todo eso son absurdos y tendrán un montón de argumentos, pero en la vida particular de cada cual se hace de sentido común si reparamos en todo lo que podríamos hacer individualmente en nuestras vidas para ahorrar energía y manejarnos más eficientemente: utilización del transporte público, ahorro de agua y electricidad en nuestras casas, reducción del consumo, rehuir del consumo en grandes superficies comerciales y comprar en el comercio de barrio, adquirir artículos y alimentos producidos en lugares lo más cercanos posible a donde vivimos, mercado de segunda mano, reutilización, etc. Si podemos hacer muchas cosas cada persona a nivel particular se deduce que a nivel global las sociedades podrían hacer mucho al respecto, el caso es proponérselo.

Y desde luego que las energías renovables tienen mucho margen de desarrollo y pueden constituir una alternativa de futuro. En el año 2004 en energía solar había una potencia instalada en Alemania veinte veces mayor que en España, resulta rentable incluso en un país más al norte y donde se presume que la potencia de los rayos solares es menor que en el sur. Hace tiempo leí también que los de Greenpeace proponían desarrollar un ambicioso programa de energía eólica a través de molinos instalados en la mar donde tendrían menor impacto ambiental que los terrestres.

En teoría el biodiesel sería una energía renovable, pero para satisfacer una parte significativa de nuestras necesidades energéticas se necesitarían enormes superficies de plantaciones que competirían con las tierras dedicadas a la alimentación, como sugiere Cynara. Y ya se están produciendo problemas hoy, con la subida de precios de los cereales, deforestación y graves conflictos con las comunidades campesinas allí donde se implantan los cultivos.

Salam

Caminaensueños
09/01/2009, 05:08
Los residuos nucleares de Occidente duermen en China a cambio de una millonada. Se habla de 30.000 años como minimo para que estos residuos sean inactivos. El problema son los seismos.

El problema de la capa de ozono fue demostrado mediante formulas quimicas por un Quimico estadounidense (no recuerdo el nombre) que fue condenado al ostracismo a causa de ello (ver "La primavera silenciosa"), unas decadas antes de descubrirse el agujero.

El despilfarro energético de occidente contrasta con la miseria del 3er. Mundo. Quedan no más de 50 años de reservas petroliferas y las reservas estadounidenses estan practicamente intactas, por lo que se garantizan el monopolio para los últimos años de petroleo (reservas en Alaka, Texas, Florida y caribeñas). Actualmente se esta procediendo al genocidio de pueblos NO CONTACTADOS para expropiar sus tierras ricas en recursos no explotados (oro, hierro, uranio, madera, petroleo...), así como a un verdadero saqueo cultural (patentes farmacologicas que tecnicamente prohiben el uso de las formulas transmitidas por su cultura a Occidente a sus creadores (ver caso Ayahuasca, ver caso Coca-Cola).

Uno de los principales productores de biodiesel es Mali, creo recordar que uno de los paises más ricos en oro (por otra parte) y el tercer país más pobre del mundo, con una hambruna estructural.

En España no funciona eficazmente el sistema de recogida selectiva y reciclado, a pesar de que se estima que apenas un 10 % de ciudadania selecciona y recicla desechos. Los sistemas de depuración de aguas residuales (ciertamente caros) no funcionan en demasiados casos y la aplicacion de las leyes mediambientales es en muchos casos papel mojado, dada la escasa plantilla de la Guardia Civil-SEPRONA y la arterioclerosis del sistema juridico español, colapsado por TRAFICO y narcotrafico, que hace lento el proceso de adecuacion de las industrias contaminantes a las leyes medioambientales.

Etc. Etc y Etc.

(Ver "Ecologia Politica" publicacion semestral, "La Primavera Silenciosa", documentacion acerca del caso Chernobyl en la red, survival.com, "Integral" revista mensual, etc.)

Tarek
09/01/2009, 07:42
Salam alaykum,

hermanos sobre el biodiésel se abren ahora muchas puertas a través de cultivos de algas unicelulares generadas en fitobiorreactores. Sería una solución muy buena a la posible competencia por los alimentos y además las algas generan mucho más aceite por hectárea que cualquier cultivo tradicional.

Buscad info sobre el tema porque es interesante y ya existen compañías que se dedican a este negocio.
Yo incluso estoy meditando el diseñar una planta piloto este verano... :p inchaallah

El problema es que existe mucha tecnología silenciada para favorecer a la élite. Aún recuerdo el calefón solar que se hizo un conocido en plan bricomanía ... 100€ se gastó ... una auténtica amenaza para el negocio del gas natural in Spain.

Un saludo :)

Cidiello
26/02/2009, 00:17
Los temores que apuntaba en mi primera intervención, sobre una probable reactivación de los programas de la industria nuclear a escala mundial parece que se van a materializar por lo menos en Europa como lo deja de manifiesto una interesante noticia que aparece en El País el 25 de febrero. Ahí dejo el enlace:

http://www.elpais.com/articulo/internacional/Italia/recupera/energia/nuclear/mano/Francia/21/anos/rechazo/elpepiint/20090225elpepiint_6/Tes

En la noticia se anuncia el proyecto de Italia para construir nada más y nada menos que 4 centrales nucleares. De un golpe se construirá, en número, la mitad de las que hoy tiene España, aunque con una potencia, cada una de ellas, mayor que cualquiera de las españolas. La más potente aquí es la de Cofrentes (Valencia) con 1.092 MW de potencia instalados frente a los proyectos italianos de 1.600 MW cada uno. Proyectos que irán de la mano del, para mí, impresentable presidente de su país, Silvio Berlusconi, que se mantiene en el poder a pesar de los muchos escándalos y procesos judiciales en los que se ha visto envuelto, todo un capo dei capi. A este personaje lo compararía con el, afortunadamente fallecido, Jesús Gil, quien fue alcalde de Marbella, célebre por sus bravuconerías dignas del personaje de ficción de Torrente de Santiago Segura y por su largo historial de corrupciones urbanísticas, también coinciden en que presidieron equipos de fútbol, en el caso de Gil el Atlético de Madrid y en el caso de Berlusconi el Milán.

La noticia de El País también nos dice que se aprueban estos proyectos en Italia a pesar de que hubo un referendum hace 21 años en el que los italianos rechazaron la energía nuclear, voluntad popular que Berlusconi se la pasa por el arco de triunfo. Y advierte de que otros países europeos se están cuestionando el mantener la moratoria nuclear vigente y ya contemplan la construcción de nuevos reactores.

El incremento y el mantenimiento de los programas nucleares existentes contribuye a aumentar los riesgos para el medio ambiente y para la seguridad de las poblaciones humanas. Así lo entienden grupos ecologistas como Greenpeace que nos invitan a inscribirnos a un registro de "personas antinucleares", a parte de ofrecernos información sobre los inconvenientes y los peligros de este tipo de energía. Aquí dejo el enlace de este grupo donde os podéis unir a dicho registro:

https://colabora2.greenpeace.es/yosoyantinuclear/?gclid=CPOCwvLx-JgCFVCS3wod0xKRmw

Salam