PDA

Ver la Versión Completa : Feminismos



magreb2005
28/11/2011, 09:20
http://www.webislam.com/articulos/65414-violencia_de_genero_en_situaciones_de_conflicto_ar mado.html

Deseo de todo corazón que la unión entre TODAS las feministas vuelva a conseguirse, una vez que el tamaño o el uso del "trozo de tela tabú" nos ha dividido, haciendo un favor al sexismo wahabista.

maria
28/11/2011, 11:01
Insha Al-lah

Aunque añadiría que a quien se le hace el favor no es sólo al sexismo wahabita, también al sexismo imperial.

magreb2005
28/11/2011, 16:21
Insha Al-lah

Aunque añadiría que a quien se le hace el favor no es sólo al sexismo wahabita, también al sexismo imperial.

Querida María, es el mismo..... ¿O es que el Imperio lo gobernamos las mujeres?

Yuhannà
29/11/2011, 00:12
Salam:

Hay que hablar de humanismo; el ser humano en sus cualidades más nobles.Anteponer feminismo no es sino desvirtuar, otra vez, la verdadera definición del ser humano, sea mujer u hombre : un ser "humano".

El feminismo nace como consecuencia de la falta de valores "humanos".
x

maria
29/11/2011, 06:46
Querida María, es el mismo..... ¿O es que el Imperio lo gobernamos las mujeres?

Pues también tienes razón

maria
29/11/2011, 06:48
Salam:

Hay que hablar de humanismo; el ser humano en sus cualidades más nobles.Anteponer feminismo no es sino desvirtuar, otra vez, la verdadera definición del ser humano, sea mujer u hombre : un ser "humano".

El feminismo nace como consecuencia de la falta de valores "humanos".
x

Ya, pero como faltan valores humanos, no nos queda más remedio que luchar por ellos. Tu desde el humanismo y yo desde el feminismo. Lo de menos son las palabras con las que adornemos el yihad

magreb2005
29/11/2011, 10:57
http://www.webislam.com/articulos/65401-declaro_que_estoy_en_contra_de_todo_tipo_de_femini smo.html

Con señores como este que aún piensa que el Feminismo, es una guerra entre"machos Y hembras" o que las feministas se han vendido por unos escaños... ¡Quién puede más el hombre o la mujer? Recomiendo encarecidamente a este engreído ver ésta maravillosa película marroquí basada en un cuento popular.

maria
29/11/2011, 15:04
Leyendo el artículo: creo que no es un señor sino una señora; que no piensa que el feminismo sea una lucha entre machos y hembras, eso es, precisamente, el feminismo que ella rechaza y que no dice que las feministas se han vendido por unos escaños -así en general-, sino que rechaza que sea feminista quien hace eso.

Falta el enlace a la película, o al menos más datos que nos permitan saber cuál es.

magreb2005
29/11/2011, 16:33
Leyendo el artículo: creo que no es un señor sino una señora; que no piensa que el feminismo sea una lucha entre machos y hembras, eso es, precisamente, el feminismo que ella rechaza y que no dice que las feministas se han vendido por unos escaños -así en general-, sino que rechaza que sea feminista quien hace eso.

Falta el enlace a la película, o al menos más datos que nos permitan saber cuál es.

El 25 de noviembre, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, la Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, Michelle Bachelet, expresó: “Cuando era niña en Chile, escuché muchas veces un dicho que era común en esa época: quien te quiere te aporrea, y me acuerdo de una mujer que dijo: ‘Así es’. Hoy en día, a medida que las sociedades se vuelven más justas, democráticas e igualitarias, hay una conciencia cada vez mayor de que la violencia contra las mujeres no es ni inevitable ni aceptable. Se reconoce cada vez más ese tipo de violencia y se la repudia por lo que es: una violación de los derechos humanos, una amenaza a la democracia, a la paz y a la seguridad, y una pesada carga para las economías nacionales.” Vea el Mensaje de Michelle Bachelet para los 16 Días de activismo contra la violencia de género.

¿Qué puede hacer usted hoy mismo para erradicar la violencia? Puede comenzar concientizando a sus amigos, comunidad y gobierno sobre los 16 pasos para poner fin a la violencia contra las mujeres. Consulte la Convocatoria anunciada por el Fondo Fiduciario de la ONU para poner fin a la violencia contra las mujeres, que da su apoyo a programas esenciales sobre el terreno. Si no pudo asistir a las celebraciones del Día Internacional y del 15º aniversario del Fondo Fiduciario de la ONU, puede consultar la retransmisión en http://j.mp/UNiTEyouthEvent.

Di NO – ÚNETE presenta los 16 modos de decir NO a la violencia contra las mujeres y las niñas del 25 de noviembre al 10 de diciembre. En esos días usted puede enviar un llamado de atención a un conocido, ubicar en el mapa los incidentes de violencia con la campaña Dominemos la Tecnología, participar en la conferencia web internacional para niñas, apoyar la Campaña Mundial contra el SIDA, pasar a la acción para erradicar el acoso en las calles y enviar sus opiniones sobre qué es necesario hacer para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas.

También puede seguir las noticias y las actualizaciones en http://j.mp/16dias2011, unirse a las conversaciones en Facebook y Twitter, y ver los vídeos en http://www.youtube.com/saynotoviolence.

Gracias por decir NO y por pasar a la acción para poner fin a la violencia contra las mujeres.

Equipo Di NO – ÚNETE, ONU Mujeres

magreb2005
29/11/2011, 16:35
A mi me parece un nombre de hombre aunque puede ser un pseudónimo....

magreb2005
29/11/2011, 16:47
Aixa y el hijo del rey o ¿quién puede más el hombre o la mujer? [ediciones del oriente y del mediterráneo, 1990], delicioso cuento popular marroquí en clave feminista; Fatema Mernissi.
He intentado buscar la película pero la vi en un festival de cine marroqui en Tenerife.

maria
29/11/2011, 17:40
A mi me parece un nombre de hombre aunque puede ser un pseudónimo....

Dice: "Declaro que estoy en contra de todo tipo de feminismo que me impone cómo moldear y desarrollar mi feminidad". "Declaro que estoy en contra de todo tipo de feminismo que reduce mi identidad y mi ser al hecho de que soy mujer."

maria
29/11/2011, 17:41
Gracias, tomo nota.

parvane
29/11/2011, 20:15
assalomu aleikum
k es feminismo islamico ? u os referiis a feminismo de genero ? como siempre no entiendo.
cada una de nosotrAS somos femeninas en nuestro ser,asi nacimos;k se agan valer nuestros derechos como mujeres es feminismo ?

magreb2005
29/11/2011, 23:27
assalomu aleikum
k es feminismo islamico ? u os referiis a feminismo de genero ? como siempre no entiendo.
cada una de nosotrAS somos femeninas en nuestro ser,asi nacimos;k se agan valer nuestros derechos como mujeres es feminismo ?

Aquí no se está hablando de un feminismo en concreto Parvane, si deseas información sobre lo que es el Feminismo Islámico deberá responderte otra persona, Yo soy Feminista a secas, y mi religión es un asunto de mi privacidad que en nada tiene que ver con mi postura política. Gracias a Al Láh no vivo en una Teocracia ni aquí hay una dictadura . Lo que me pareció interesante del artículo de la señora Andújar es que hace un llamamiento a la unión de todos los FEMINISMOS, para luchar por una causa común: la de las mujeres.

parvane
01/12/2011, 21:20
. Lo que me pareció interesante del artículo de la señora Andújar es que hace un llamamiento a la unión de todos los FEMINISMOS, para luchar por una causa común: la de las mujeres.[/QUOTE]
en eso si stoi de acuerdo;una causa comun la de las mujeres

magreb2005
09/12/2011, 08:42
http://es.euronews.net/2011/12/05/habiba-sarabi-la-unica-mujer-gobernadora-en-afganistan/

magreb2005
11/12/2011, 02:45
http://www.publico.es/espana/411369/trifulca-en-un-barrio-frances-por-la-ley-antiburka

Esto es lo que ha traído el Relativismo Cultural de los Progresistas europeos y de las mujeres musulmanas que se castran vestidas de Batman para que los hombres presidan el espacio público con bermudas y zapatillas Adidas....¿Estáis satisfechas ahora? Me alegrará que pongan una Ley igual en España, que prohiba este atentado en contra de la Igualdad.

magreb2005
11/12/2011, 10:45
Además me alegraría que se prohibiese este disfraz sexista en todo el Planeta.

magreb2005
11/12/2011, 11:07
http://www.webislam.com/articulos/62568-africa_islam_y_diversidad_de_religiones_ix.html

maria
11/12/2011, 21:21
http://www.publico.es/espana/411369/trifulca-en-un-barrio-frances-por-la-ley-antiburka

Esto es lo que ha traído el Relativismo Cultural de los Progresistas europeos y de las mujeres musulmanas que se castran vestidas de Batman para que los hombres presidan el espacio público con bermudas y zapatillas Adidas....¿Estáis satisfechas ahora? Me alegrará que pongan una Ley igual en España, que prohiba este atentado en contra de la Igualdad.

Bueno, esto no es culpa de ninguna mujer que se viste como le da la real gana, sino de un estado policial que pretende decirle como debe hacerlo. Si en España se pone una ley que les dice a las mujeres cómo han de vestirse, será un atentado contra esa igualdad que defiendes. Además de que al darle una importancia de la que carece lo único que se conseguiría es ver crecer los burkas como setas.

maria
11/12/2011, 21:22
Además me alegraría que se prohibiese este disfraz sexista en todo el Planeta.
Disfraces sexistas hay muchos, ¿Los prohibirías todos?

magreb2005
12/12/2011, 09:10
Disfraces sexistas hay muchos, ¿Los prohibirías todos?

Por supuesto que si, sin dudarlo.

abdal-lah
12/12/2011, 13:16
Además me alegraría que se prohibiese este disfraz sexista en todo el Planeta.

Y no prohibirías el vestido de novia blanco? Que es pro monárquico, pues esta inspirado en la Emperatriz Sisi, es machista, sexista y fantasioso y hipócrita. Ahora bien yo no lo prohibía pero tampoco me casaría con una mujer que quiere os así vestida, es lo que tienen las prohibiciones, ¿Que prohibimos?

abdal-lah
12/12/2011, 13:19
Y perdona si tu te casastes con ese vestido sexista, espero que no te moleste.

Arrosteseri
12/12/2011, 13:35
Me parece que es una Señora.

Arrosteseri
12/12/2011, 13:52
Me parece que es una Señora.

Perdón no salio el citar, me refiero al articulo de Salam Adlbi Sibai.

magreb2005
12/12/2011, 15:59
No creo en el matrimonio, ni en el sexismo, ni en la propiedad privada. Por supuesto que jamás me casaría, cosa innecesaria y ridícula que viene para regular el derecho a la propiedad prohibida. Me interesan el amor libre, la propiedad comunitaria y las ideas de indígenas, Bakunin y Kropotkin.

abdal-lah
12/12/2011, 16:54
No creo en el matrimonio, ni en el sexismo, ni en la propiedad privada. Por supuesto que jamás me casaría, cosa innecesaria y ridícula que viene para regular el derecho a la propiedad prohibida. Me interesan el amor libre, la propiedad comunitaria y las ideas de indígenas, Bakunin y Kropotkin.

Pues Bakunin no era prohibicionista, en su post anterior hubiera ruborizado a Kropotkin. Aunque este post esta mejor, Emma Golman lo hubiera aplaudido.
Salut

magreb2005
12/12/2011, 18:16
Pues Bakunin no era prohibicionista, en su post anterior hubiera ruborizado a Kropotkin. Aunque este post esta mejor, Emma Golman lo hubiera aplaudido.
Salut

No sé quién es Emma Golman pero los nombres europeos me dan grima.... Imagino que Bakunin al establecer la Comuna como forma de vida instauraría prohibiciones como apoderarse de la propiedad comunal, todo es relativo pero como bien dice el Fado "Acho inúteis as palavras cuando o silençio é melhor" Discúlpeme no tengo un buen día....

abdal-lah
12/12/2011, 18:27
Perdon, me refiero a Emma Goldman

Badr
12/12/2011, 18:58
A mí lo que me aterroriza son los zapatones como zancos que prometen a la calzadora el despeñamiento seguro en cualquier momento, y un destroce de columna morrocotudo más adelante pero también. ¡La madre que los parió (a los zapatos, que serían sus "creadores")!

maria
12/12/2011, 19:26
Y las corbatas, las minifaldas, las pestañas postizas, los implantes de mamas, los pantis... como para aburrir. El argumento de que una prenda es sexista para prohibirla es de lo más hipócrita. !Pero si estamos rodeados de cosas sexistas por todos lados!

abdal-lah
12/12/2011, 19:47
María es que los musulmanes tenemos la exclusiva del sexismo o lo que sea

. ¡Deu Meu!!! Si levantara la cabeza Buenavetura Durruti y compañía ! Dar la vida para eso!

durruti
12/12/2011, 22:02
Y las corbatas, las minifaldas, las pestañas postizas, los implantes de mamas, los pantis... como para aburrir. El argumento de que una prenda es sexista para prohibirla es de lo más hipócrita. !Pero si estamos rodeados de cosas sexistas por todos lados!


Saludos

Es que la sociedad es muy hipocrita, ahora todo se mide por lo politicamente correcto, para ocultar las verdaderas intenciones.

Lo terrible del caso es que la sociedad esta adormecida e instalada en el area comoda del comportamiento.

Saludos

magreb2005
13/12/2011, 00:13
Y las corbatas, las minifaldas, las pestañas postizas, los implantes de mamas, los pantis... como para aburrir. El argumento de que una prenda es sexista para prohibirla es de lo más hipócrita. !Pero si estamos rodeados de cosas sexistas por todos lados!

Pero es que a mi esas cosas también me dan asco y creo que insisten en un modelo de mujer dependiente que va "a la caza de un señor que le resuelva la vida" Por eso es sexista, y no empecemos con la hipocresía porque sólo hablo de mis opiniones, no me presento a Ulema ni a nada de nada. Sin embargo en España, hay señoras feísimas con gafas de monja de los años 50 con velo, que se presentan de candidatas de un partido de musulmanes españoles. Yo no me postulo; yo escribo, opino, con mayor o menor acierto pero si entramos en el terreno de las descalificaciones, me retiro y no digo ni una palabra más.

magreb2005
13/12/2011, 00:16
Saludos

Es que la sociedad es muy hipocrita, ahora todo se mide por lo politicamente correcto, para ocultar las verdaderas intenciones.

Lo terrible del caso es que la sociedad esta adormecida e instalada en el area comoda del comportamiento.

Saludos

¡El que me faltaba! Me retiro de mi propio hilo para no soportar a los adalides de la Libertad.... Ila´Lik´kah Además le pongo en mi lista de ignorados, no soporto lo que dice ni en el tono pasado de moda en que lo dice, hace años que murió Ernesto Guevara HamduliLáh que escribió un libro degradante que se llama "el hombre nuevo", escriba usted el suyo pero a i no me los cuente, no lo voy a poder leer.

durruti
13/12/2011, 08:42
¡El que me faltaba! Me retiro de mi propio hilo para no soportar a los adalides de la Libertad.... Ila´Lik´kah Además le pongo en mi lista de ignorados, no soporto lo que dice ni en el tono pasado de moda en que lo dice, hace años que murió Ernesto Guevara HamduliLáh que escribió un libro degradante que se llama "el hombre nuevo", escriba usted el suyo pero a i no me los cuente, no lo voy a poder leer.

Salud.

Celebro estar en la lista de ignorados de un personaje de tu catadura y pensamiento.

Yo ni tan siquiera me molesto en ponerte en lista de ignorables.

Salud

durruti
13/12/2011, 08:51
María es que los musulmanes tenemos la exclusiva del sexismo o lo que sea

. ¡Deu Meu!!! Si levantara la cabeza Buenavetura Durruti y compañía ! Dar la vida para eso!

Salud

Si Buenaventura Durruti levantara la cabeza no se explicaria como la clase trabajadora, puede votar sin que le tiemble la mano y sin ruborizarse a la derecha mas reaccionaria y casposa que ha tenido este pais.
Y como esa clase trabajadora se convierte asi en complice del expolio de derechos, que tantos riesgos y aventuras le costo a el y sus compañeros.

Salud

abdal-lah
13/12/2011, 09:36
Salud

Si Buenaventura Durruti levantara la cabeza no se explicaria como la clase trabajadora, puede votar sin que le tiemble la mano y sin ruborizarse a la derecha mas reaccionaria y casposa que ha tenido este pais.
Y como esa clase trabajadora se convierte asi en complice del expolio de derechos, que tantos riesgos y aventuras le costo a el y sus compañeros.

Salud

Salam Durruti:

Cierto pero Benaventura Durruti sabría que hubo un sistema que destruyo la capacidad organizativa de la clase obrera, amigo durruti por otro lado tu de anarquista solo tienes el nik.

salut

durruti
13/12/2011, 12:53
Salam Durruti:

Cierto pero Benaventura Durruti sabría que hubo un sistema que destruyo la capacidad organizativa de la clase obrera, amigo durruti por otro lado tu de anarquista solo tienes el nik.

salut

Saludos

¿ Y cuando me he autodenominado yo anarquista?

Desde luego los sistemas capitalistas socavan cuanto pueden las organizaciones obreras.

Pero eso no quita la pobrisima vision de quien es quien y como se acomodan muchos sin conciencia de clase.

Salud.

abdal-lah
13/12/2011, 14:26
Saludos

¿ Y cuando me he autodenominado yo anarquista?

Desde luego los sistemas capitalistas socavan cuanto pueden las organizaciones obreras.

Pero eso no quita la pobrisima vision de quien es quien y como se acomodan muchos sin conciencia de clase.

Salud.

Salam Durruti no te enfades (espero que no) empecemos pues hacer autocrítica. Que en este país solo sabemos hacer Mouhanidades.

salut

abdal-lah
13/12/2011, 15:28
Fragmento de articulo de Valentine M. Moghadam "Desengaños y expectativas del feminismo islámico

http://www.mediterraneas.org/article.php3?id_article=577


Finalmente, la relación entre el feminismo islámico y el movimiento de la mujer en Irán, por un lado, y el feminismo global por otro, es una relación que está evolucionando. La ex-diputada Faezeh Hashemi (e hija del ex-presidente Ali

Akbar Hashemi Rafsanjani) definió el feminismo de la siguiente manera:

"El feminismo consiste en defender los derechos de la mujer y en luchar por la igualdad de derechos para las mujeres y los hombres. Creo que me he involucrado en este contexto, defendiendo los derechos de la mujer. Hay temas que nos afectan a todas nosotras. Incluso en el parlamento, puede que no estemos de acuerdo en asuntos políticos, pero la mayoría de las diputadas estamos de acuerdo en casi todos los temas relacionados con la ley de familia, la educación y el empleo de la mujer. Esto es muy esperanzador, especialmente porque lo veo a un nivel global, donde existe un movimiento global de la mujer que es imparable, como una corriente de agua". [Dicho en Povey, 2001: 63]

Shahla Sherkat ha dicho:

Prefiero utilizar el término feminism boomi [feminismo indígena], porque relaciona a los derechos de la mujer con los derechos culturales y sociales propios de Irán. Por ejemplo, en la actualidad, puede que no podamos plantear el tema del aborto en nuestra sociedad. Pero podríamos plantear el tema del derecho de la mujer a controlar su sexualidad y fertilidad. Este es un tema muy importante en una sociedad donde la interpretación tradicional de la ley islámica le da el derecho al hombre a mantener relaciones sexuales con su mujer y decidir cuando y cuantos hijos quiere tener, y la mujer tiene que acatar sus deseos. Por lo tanto, la exigencia de la mujer a controlar su sexualidad y fertilidad desafía a los derechos patriarcales de los hombres dentro de la ley Sharia.

Tales afirmaciones muestran una compatibilidad con el consenso alcanzado el la Cuarta Conferencia Mundial de la Mujer, celebrada en Pekín en septiembre de 1995, con respecto a la naturaleza global del movimiento de la mujer y a la legitimidad intercultural de la lucha por igualdad, autonomía e integración de la mujer (Naciones Unidas 1996).

Existe un movimiento de la mujer en Irán, que está emergiendo, y el feminismo islámico, junto con el feminismo laico, forma parte de él. A pesar de la falta de organizaciones feministas y de formas abiertas de acción colectiva, las feministas islámicas y laicas han discutido, debatido e intercambiado ideas a través de los medios de comunicación, y en especial en la activa y prodigiosa prensa de mujeres. Shahla Sherkat, Azzam Taleghani, Faezeh Hashemi, Mahboubeh Abbas-Gholizadeh (editoras de la gaceta de estudios de la mujer Farzaneh), y diversas diputadas, junto con personas laicas tal y como las abogadas Shirin Ebadi y Mehrangiz Kaar y las editoras Shahla Lahihi y Noushin Ahmadi-Khorasani, se han unido para colaborar en diferentes aspectos tal y como la modernización de la ley de familia y la necesidad de una mayor participación política por parte de las mujeres, e incluso han cuestionado el compromiso de los reformistas con respecto al derecho de la mujer o la igualdad de género.

Abbas-Gholizadeh se ha criticado a si misma y a otras mujeres islámicas por la gran división que tuvieron con las mujeres laicas, y han hecho un llamamiento encarecido a la unidad en lo referente a los asuntos críticos a los que hace frente la mujer en Irán. Shahla Sherkat, la editora de Zanan, ha dicho:

"La revista Zanan ha sido pionera en el debate entre feministas laicas y musulmanas en lo referente al tema de los derechos de la mujer. Los derechos de la mujer en Irán son tan complicados, que debemos empezar desde algún lugar en el que podamos estar de acuerdo y trabajar hasta que lleguemos a las áreas de desacuerdo. No debemos olvidar que además de mujeres laicas, también tenemos minorías religiosas y minorías nacionales donde el tema del feminismo podría significar cosas diferentes para mujeres diferentes". [Dicho en Povey, 2001: 62]

Muchas feministas laicas iraníes le dan el visto bueno al nuevo enfoque no ideológico y práctico de las feministas islámicas y a la importancia que ahora le dan a los derechos de la mujer. Pero este es también un caso de ambigüedad. Por ejemplo, la abogada feminista Mehrangiz Karr dice:

"Estoy a favor de aquellas que se dicen llamar feministas musulmanas. Pero en principio, no estoy de acuerdo con ellas. Escribo para la revista Zanan porque es una oportunidad que se me brinda para expresar mis opiniones y las admiro por haberme dado esta oportunidad. De igual manera, como abogada no estoy de acuerdo con la constitución pero en mi trabajo lucho por cambiar la ley islámica y con algo de suerte, la constitución. Creo que con la constitución vigente es imposible hablar de la igualdad de derechos para los hombres y las mujeres y los derechos de los ciudadanos. Pero hasta que logremos separar la política de la religión, necesitamos vencer obstáculos, y yo acepto de esta manera la cooperación con las feministas musulmanas y espero que a la larga se aproximen más a nosotras". [Poevey, 2001: 65]

La separación de la religión y la política sigue siendo un objetivo crucial de las feministas laicas. En mi opinión, esto también lo adoptarán en breve muchas feministas islámicas. Esto es así debido a que su proyecto de reinterpretación del Islam y de desafío al patriarcado no puede llevarse cabo en el marco teocrático vigente en la República Islámica de Irán.

En vez de una conclusión: reflexiones sobre el potencial del feminismo islámico y sus límites

Noushin Ahmadi-Khorasani (2002), la feminista laica fundadora de Jenss-Dovvom y del Centro Cultural de la Mujer, ha afirmado que el término “feminista islámica” fue acuñado por observadores de fuera de Irán residentes en occidente. Pero tanto ella como otras (p. ej. Motiee 2003) aceptan dicho término ya que denota una clara tendencia del activismo por los derechos de la mujer, incluyendo el suyo propio (p. ej. Abbas-Gholizadeh 2001).

¿Es el feminismo islámico un oximorón, tal y como piensan Shahidian, Moghissi, y Mojab? Mi respuesta es: no. Yo considero el feminismo islámico como una parte importante del emergente movimiento de la mujer en Irán y también como una contribución históricamente necesaria para la reforma del Islam. También soy de la opinión de que el feminismo islámico forma parte de lo que algunas intelectuales feministas, incluida yo misma, están estudiando y teorizando como “feminismo global” (Afkhami 1995; Moghadam 2005).

magreb2005
13/12/2011, 15:37
Salud.

Celebro estar en la lista de ignorados de un personaje de tu catadura y pensamiento.

Yo ni tan siquiera me molesto en ponerte en lista de ignorables.

Salud
catadura y pensamiento, ¿parece un jesuita? ¿o es que me estoy trastornando de leer tanto chiflado?

magreb2005
13/12/2011, 15:40
Salud

Si Buenaventura Durruti levantara la cabeza no se explicaria como la clase trabajadora, puede votar sin que le tiemble la mano y sin ruborizarse a la derecha mas reaccionaria y casposa que ha tenido este pais.
Y como esa clase trabajadora se convierte asi en complice del expolio de derechos, que tantos riesgos y aventuras le costo a el y sus compañeros.

Salud

¿Y que tiene que ver esto con lo que debatimos aquí? A Buenaventura Durruti lo mataron en el frente de Madrid, así que déjelo en paz y no se apodere de su nombre, ya que él vomitaría de oír las estupideces que dice usted, o según relata la historia, le daría un tiro sin más...

magreb2005
13/12/2011, 15:48
Aquí no hablamos de Feminismo islámico eso es en otro hilo, llévese sus oxímorons allá. Aqui hablamos de Feminismo, no de Relativismo Cultural. En cuanto a que usted crea que yo no soy musulmana por no defender ese trapito tan traído y llevado, que distrae
a las mujeres y las aleja de participar verdaderamente en la toma de decisiones, en cuanto los salafistas y wahabistas van tomando el poder político y las van encerrando en casita. Prefiero la iniciativa de la militante egipcia "Mujeres desnudas, hombres con velo"...

durruti
13/12/2011, 16:58
Salam Durruti no te enfades (espero que no) empecemos pues hacer autocrítica. Que en este país solo sabemos hacer Mouhanidades.

salut

Salud Abdal-lah.

Claro que no me enfado y mucho menos con alguien como tu, podriamos discrepar pero no enfadarnos, aunque en cuanto a la catalepsia de la clase trabajadora creo que podemos estar de acuerdo.

Si, es necesaria mucha autocritica y una buena dosis de psicoanalisis colectivo a ver si se llega a saber cual es la razon por la que el brazero se mimetiza con el señorito. ¿sera una especie de sindrome de Estocolmo?

Salam.

durruti
13/12/2011, 17:07
catadura y pensamiento, ¿parece un jesuita? ¿o es que me estoy trastornando de leer tanto chiflado?

Saludos.

No culpes a la lectura de lo que ya te adornaba
.

Lo que natura no da Salamanca no presta.

No por participar en un foro se va a ganar capacidad intelectual.

Saludos

yousef
13/12/2011, 19:38
"En esto del feminismo occidental hay mucho maternalismo" http://www.webislam.com/articulos/39995-en_esto_del_feminismo_occidental_hay_mucho_materna lismo.html

magreb2005
13/12/2011, 20:27
Saludos.

No culpes a la lectura de lo que ya te adornaba
.

Lo que natura no da Salamanca no presta.

No por participar en un foro se va a ganar capacidad intelectual.

Saludos

Ahora lo veo claro, un megalómano que habla como Garcilaso de la Vega.... Bueno ahí os dejo a los hombres hablando de feminismo esto si que es un oxímoron. Esto pretendía ser un hilo en el que se hablase de Feminismos, no de cataduras y de adornos y mamarrachadas. Ahí os quedáis...

miren
13/12/2011, 21:09
Hola magreb y a todos:

Te dejo este enlace...http://www.fluvium.org/textos/mujer/muj35.htm

Salam

abdal-lah
14/12/2011, 07:56
Ahora lo veo claro, un megalómano que habla como Garcilaso de la Vega.... Bueno ahí os dejo a los hombres hablando de feminismo esto si que es un oxímoron. Esto pretendía ser un hilo en el que se hablase de Feminismos, no de cataduras y de adornos y mamarrachadas. Ahí os quedáis...

Salam magreb:

A me gustaría que alguna vez hablaras de feminismo, me encantaría saber tus ideas y tus conceptos sobre ese tema. De dar palos ya veo que sabes, pero me gustaría que alguna vez hables sobre feminismo. A los varones también nos gustaría saber (por lo menos a mí) tus opiniones aunque pienses que somos unos cataduras y no se que mas cosas.

salam

salam

magreb2005
14/12/2011, 17:12
Salam magreb:

A me gustaría que alguna vez hablaras de feminismo, me encantaría saber tus ideas y tus conceptos sobre ese tema. De dar palos ya veo que sabes, pero me gustaría que alguna vez hables sobre feminismo. A los varones también nos gustaría saber (por lo menos a mí) tus opiniones aunque pienses que somos unos cataduras y no se que mas cosas.

salam

salam

Varios de los artículos de Webislam escritos por mi sobre Feminismo y otro temas los he publicado en el foro, vaya lea

abdal-lah
14/12/2011, 19:00
perdona ¿pero con ese nombre o con otro?

magreb2005
14/12/2011, 22:53
perdona ¿pero con ese nombre o con otro?

Mire, para no ser descortés, ya he hablado demasiado con usted. Lea el post de Miren y ahí está mi opinión reflejada a las mil maravllas, no me canse, estoy agotada.... Lo lamento pero no puedo hacer nada más.

abdal-lah
15/12/2011, 07:43
Mire, para no ser descortés, ya he hablado demasiado con usted. Lea el post de Miren y ahí está mi opinión reflejada a las mil maravllas, no me canse, estoy agotada.... Lo lamento pero no puedo hacer nada más.

Pues descortés lo es un buen rato, y no se moleste en contestar para lo que dice, y calmese. Y sin ese es un articulo suyo vaya birria de articulo, solo es un poco de Historia y mucho de resentimiento, si eso es feminismo que baje Emma Goldman y lo vea.

Ande y pongame en su lista de ignorados.

magreb2005
17/12/2011, 08:17
http://www.umma.org.ar/wordpress/?p=372

magreb2005
17/12/2011, 08:30
http://www.redgenerotic.es/index.php?option=com_content&view=article&id=142:qtodos-somos-nas-digitalesq-entrevista-con-fatema-mernissi&catid=17:noticias&Itemid=1

abdal-lah
17/12/2011, 11:20
As-Salm `Aleikum:

Habibi Magreb 2005 ante todo le doy las gracias por esos dos enlaces. Te debo de confesar que he leído pocas cosas de la señora Mernissi, creo que una vez leí algún escrito de ella, y también la escuche una vez en una conferencia en Barcelona sobre el tema de la mujeres musulmana, le debo de decir que no me gusto, porque comete el error de dar a los hadices y comentarios de ciertos musulmánes como avales de autoridad musulmana. Un error por cierto que algunas personas llamadas "feministas islámicas " en España cometen.

Este articulo escrito por el Sayid Muhammad Rizvi lo pone de manifiesto y es lo que pienso que le sucede a la señora Mernissi y a ciertos feministas españoles y españolas.

Conozco algo de la obra de divulgación musulmana de Rizvi por mi condición xi`îa, y casi estoy de acuerdo son sus consideraciones sobre lo que afirma Mernissi que es el Islam (pues se basa en ciertos hadices que utiliza mal y en ciertas opiniones de ciertos pensadores musulmanes como Al-Gazzali).

Perdoname pero yo he leído sobre feminismo de autoras xi`îtas contemporáneas y no tienen comparación con la señora Mernissi, utilizan el hadit desde la perspectiva clásica del xi`îsmo y tienen mucho cuidado a la hora de dar validez a ciertos pensadores musulmanes. Mis conocimientos de feminismo musulmán provienen de ese lado y por los trabajos gramaticales del Gran Maestro Ibn `Arabi.

Creo que ese articulo que me has regalado (muchas gracias) merece que este foro lo lea, así que colgare este articulo por su interés para todos lo que aquí escribimos y leemos.


Fátima Mernissi, feminismo e Islam

Escrito por umma | 7 junio, 2011 | Por Seied Muhammad Rizvi, 
Extraído de Matrimonio y Moral en el Islam 


Hay muchos escritores no musulmanes especialmente de ideología liberal y feminista, que han atacado el punto de vista islámico sobre la sexualidad femenina. Sus críticas mayoritariamente están basadas en ideas mal entendidas sobre la moral sexual islámica. Básicamente hay dos problemas con estos escritores: o ellos estudian el Islam basado en algunas teorías y modelos sociales occidentales, o ellos están mal dotados para estudiar las fuentes originales islámicas. La mayoría de ellos confían en el trabajo hecho sobre el Islam por los orientalistas o los viajeros europeos. En algunos casos, libros como Las Mil y Una Noches y El Jardín Perfumado son usados para explicar el punto de vista islámico sobre la sexualidad femenina. Estos libros, a lo más, pueden reflejar el criterio árabe sobre la sexualidad femenina, no el criterio islámico. Por lo tanto, estas obras no merecen ni siquiera refutación.

Sin embargo, para nuestra discusión he seleccionado el trabajo de una escritora feminista árabe, Fátima Mernissi. La razón de comentar su trabajo es que al ser una escritora árabe ha tenido fácil acceso a la literatura islámica, y que ella, en efecto, ha usado la literatura de los hadices sunni, en particular el Ihiáu ‘Ulúmi d-Dín del Imam Abu Hámid Al-Gazálí, un famoso sabio sunnita del siglo XI. Y además, el libro de Mernissi ha sido traducido a varias lenguas europeas y asiáticas y ha llegado a ser popular como informe de una persona enterada.

LAS OPINIONES DE MERNISSI

El libro de Fátima Mernissi, Más Allá del Velo, subtitulado “Dinámicas hombre-mujer en la moderna sociedad musulmana”, es un estudio de la relación hombre-mujer en la actual sociedad marroquí. Es importante tener presente que la actitud de los musulmanes marroquíes no es necesariamente representativa del Islam. Sin embargo, Mernissi ha analizado la moral sexual islámica en un capítulo titulado “El concepto musulmán de sexualidad femenina activa”.
La principal parte de su discurso se centra en la comparación entre las opiniones de Freud y Al-Gazali sobre la sexualidad femenina. Mernissi ha resumido su conclusión como sigue:
La ironía es que las teorías musulmanas y europeas llegan a la misma conclusión: las mujeres son destructivas para el orden social -para el Imam Al-Al-Gazali porque ellas son activas, para Freud porque no lo son.
Luego continúa describiendo la actitud negativa de los cristianos occidentales y la positiva actitud del Islam sobre la sexualidad en general.

Ella escribe:
Ordenes sociales diferentes han integrado las tensiones entre religión y sexualidad de diferentes modos. En el Occidente cristiano las experiencias sexuales por si mismas son atacadas, degradadas como brutalidad y condenadas como anti-civilización. El individuo está dividido en dos antitéticos yo: el espíritu y la carne, el ego y el id. El triunfo de la civilización implica el triunfo del alma sobre la carne, del ego sobre el id, del control sobre el descontrol, del espíritu sobre el sexo.

El Islam toma un camino substancialmente diferente. Lo que es atacado y degradado no es la sexualidad sino las mujeres, como la encarnación de la destrucción, como el símbolo del desorden. La mujer es fitna, el compendio de lo incontrolable, una representante viva de los peligros de la sexualidad y de su exuberante potencial subversivo… La sexualidad per se no es un peligro. Por el contrario, tiene tres positivas funciones vitales…

Después de describir el lado positivo de la moral sexual islámica, Mernissi ataca el concepto de sexualidad femenina en el Islam tal y como ella lo ha entendido de las obras de Al-Gazálí:
De acuerdo con Al-Gazáli, el más precioso regalo que Allah ha dado a los humanos es la razón. Su mejor uso es la búsqueda del conocimiento… Pero para que sea posible dedicar sus energías al conocimiento, el hombre tiene que reducir las con y sin su cuerpo, evitar ser distraído por elementos externos, y evitar dar rienda suelta a los placeres mundanales. Las mujeres son distracción peligrosa que deben ser usadas para los propósitos específicos de proporcionar a la nación musulmana descendencia y de sofocar las tensiones del instinto sexual. Pero de ningún modo las mujeres deben ser un objeto de valores emocionales o el foco de atención, que debe ser dedicado a Allah exclusivamente en la forma de búsqueda del conocimiento, meditación y oración.

Las opiniones de esta fervorosa feminista árabe pueden ser resumidas como sigue:
Las mujeres son consideradas sexualmente activas desde el punto de vista islámico;
Por lo tanto, las mujeres son un peligro para el orden social;
No hay valores emocionales en las mujeres; esto es, un hombre no debe tener amor por su mujer.
Según el Islam el amor debe ser exclusivamente para Allah.

Ahora vamos a tratar cada una de estas premisas y conclusiones gradualmente y veremos si están basadas o no sobre fuentes islámicas fiables.

LAS MUJERES SON CONSIDERADAS SEXUALMENTE ACTIVAS EN EL ISLAM

Esta afirmación de que en el Islam las mujeres son consideradas sexualmente activas, puede significar dos cosas diferentes: o que son sexualmente más activas que los hombres o que lo son tanto como los hombres. En la primera frase, significaría que las mujeres tienen un impulso sexual más fuerte; y en la segunda, significaría que las mujeres son tan normales como los hombres en su sexualidad. Al observar el contexto de lo que escribe Mernissi, estaría justificado decir que ella está usando esta afirmación en el primer sentido, es decir, que las mujeres son sexualmente más activas que los hombres.

En mi estudio del Corán y de los hadices auténticos sobre esta materia, no me he cruzado con ninguna declaración que diga que las mujeres sean sexualmente más activas que los hombres. Puedo decir con seguridad que, por lo que se refiere al Islam, no hay diferencia entre la sexualidad de los hombres y la de las mujeres.

Hay ciertos hadices que son usados por Mernissi para probar que las mujeres son sexualmente más activas que los hombres, a condición de que ella decida persistir en una parte de esos hadices e ignorar la otra parte. Es obvio que tal uso parcial del hadiz es un ejercicio académico inaceptable. Por ejemplo, en uno de tales hadices, Asbag b. Nubátah cita al Imam ‘Alí como sigue: “Allah el Omnipotente creó el deseo sexual en diez partes; entonces Él dio nueve partes a la mujer y una al hombre”. Si el hadiz hubiera terminado aquí, Mernissi estaría en lo correcto de su afirmación, pero el hadiz continúa: “Y si Allah el Omnipotente no les hubiera dado a las mujeres igual parte de pudor, entonces cada hombre tendría nueve mujeres relacionadas con él.”. En otras palabras, Allah ha dado a las mujeres una parte más grande de deseo sexual pero El también lo ha neutralizado dándoles igual parte de pudor. Visto como un todo, este y otros similares hadices no soportan la afirmación de que en el Islam las mujeres sean sexualmente más activas que los hombres. Por lo que respecta a la cuestión de porqué Allah dio más deseo sexual a las mujeres y luego se lo neutralizó con el pudor, trataré de ello en el capítulo de las técnicas sexuales, Insha’ Allah.



seguiremos inxa Al-lâh

abdal-lah
17/12/2011, 11:23
¿Es así como Mernissi ha llegado a su conclusión?. Mientras contrastaba las opiniones de Freud y Al-Al-Gazali sobre lo pasivo y lo activo de la sexualidad de las mujeres, Fátima Mernissi ha estudiado las opiniones de ambos escritores sobre el proceso de la reproducción humana. En primer lugar ella cita a Freud como sigue: “La célula sexual masculina es activamente móvil y busca a la femenina, y esta última, el óvulo, está inmóvil y espera pasivamente…”

Esto demuestra para Mernissi que, en opinión de Freud, las mujeres son sexualmente pasivas. Entonces ella confronta esto con la opinión de Al-Al-Gazali citándole como sigue, “El niño no está creado solamente del esperma del hombre, sino de la unión de un esperma masculino con un óvulo femenino… y en cualquier caso el óvulo de la mujer es un factor determinante en el proceso de la coagulación. Esto prueba para Mernissi que, en opinión de Al-Al-Gazali, las mujeres son sexualmente activas.
Dudo que Al-Gazáli coincidiera con la conclusión que Mernissi saca de su última frase.

Es más, si Al-Al-Gazali quisiera decir tal cosa, entonces no estaría justificado por las fuentes originales del Islam, el Corán y la sunnah. Nosotros tenemos un hadiz claro, el cual refuta tal connotación para el proceso de la reproducción: Una vez le preguntaron al Profeta, “¡Oh Muhammad! ¿Por qué en algunos casos el niño se parece a sus tíos paternos no pareciéndose en nada a sus tíos maternos y en otros casos se parece a sus tíos maternos y no tiene parecido en nada con sus tíos paternos?”. El Profeta dijo, “Cualquier gota de agua (es decir, espermatozoide u óvulo) que domine a su pareja, hará que el niño se parezca a aquella persona.”.

En otras palabras, si el óvulo de la mujer es dominante sobre el esperma de su marido, entonces el niño se parecerá a la madre o a los tíos maternos; y si el esperma del marido domina al óvulo de su mujer, entonces el niño se parecerá al padre o a los tíos paternos. Este hadiz proporciona bastante claridad de que el hombre y la mujer juegan igual rol en la reproducción; algunas veces, el espermatozoide domina al óvulo y en otras ocasiones el óvulo domina al espermatozoide.

Después cita la declaración de Al-Al-Gazali sobre el modelo de eyaculación de los sexos como sigue. “…La eyaculación de la mujer es un proceso mucho más lento y durante ese proceso su deseo sexual crece fuertemente y retirarse de ella antes de que alcance su placer es dañino para ella.” Cuando leí esta declaración por primera vez, me dije que esto no podía ser cierto todas las veces: algunas veces el hombre eyacula primero y otras veces lo hace la mujer. Y estaba sorprendido de que Al-Al-Gazali hubiera dicho tal cosa. Así comprobé la afirmación de Al-Al-Gazali en árabe y me di cuenta que cuando traducía la anterior cita, Mernissi había dejado fuera, convenientemente, la palabra ‘rubbama’ que significa ‘algunas veces’. . Así la afirmación correcta de Al-Al-Gazali es “La eyaculación de la mujer, algunas veces, es un proceso mucho más lento…” Con esta corrección, el argumento de Mernissi pierde sus piernas.

LAS MUJERES SON UN PELIGRO PARA EL ORDEN SOCIAL

La consecuencia de la premisa anterior de Mernissi es como sigue: El Islam considera a las mujeres como sexualmente más activas, por tanto, considera que ellas son un peligro para el orden social.
Después de citar a Al-Al-Gazali, “La virtud de la mujer es el deber de un hombre. Y el hombre debe aumentar o disminuir sus relaciones sexuales con la mujer de acuerdo a sus necesidades así como para asegurar su virtud,” Mernissi comenta, “La teoría de Al-Al-Gazali vincula directamente la seguridad del orden social a la virtud de las mujeres, y de este modo a la satisfacción de sus necesidades sexuales. El orden social esta seguro cuando la mujer se limita y limita a su marido y no crea fitna, o caos, mediante la seducción de otros hombres para relaciones ilícitas.

En primer lugar, al observar la declaración de Al-Al-Gazali, no veo nada que pueda parecer indicar que en su opinión las mujeres sean un peligro para el orden social. Simplemente describe una de las normas de las relaciones conyugales -que el marido no sea una persona egoísta, mejor dicho: que él debe pensar también en los sentimientos de su mujer. No hay indicación de ninguna manera de que, en general, una mujer musulmana insatisfecha salga, necesariamente, y cometa adulterio.

En segundo lugar, si las mujeres insatisfechas llegan a ser un peligro para el orden social sólo porque hay una posibilidad de que ellas puedan cometer adulterio, entonces, esta posibilidad, en ningún modo está limitada a las mujeres, también los hombres insatisfechos podrían cometer adulterio. Si el Islam hubiera considerado a las mujeres como un peligro para el orden social según este informe, entonces debería también considerar a los hombres. Y extendiendo este argumento a su lógica conclusión, uno tendría que decir que el Islam considera a los hombres y a las mujeres un peligro para el orden social, con lo cual se ve lo absurdo de esta línea de pensamiento. Si todos los hombres y mujeres son un peligro para el orden social, entonces ¿De qué orden social estamos hablando?.

NO HAY VALORES EMOCIONALES EN LAS MUJERES, ES DECIR, UN HOMBRE NO DEBE AMAR A SU MUJER

La segunda parte de los argumentos de Mernissi es que, en el Islam, los hombres no deberían estar apegados emocionalmente a sus mujeres; el amor entre el marido y la mujer no sería alentado ni tolerado.
Aparte de lo que hemos citado de Mernissi sobre este tema al comienzo de esta discusión, ella ha hablado sobre este tema, de un modo superficial, en otros lugares también. Por ejemplo, después de citar una entrevista con una mujer marroquí, en la que ésta habla sobre su primer marido, mediante un matrimonio arreglado (el cual no tiene nada que ver en el Islam), Mernissi escribe, “¿Amenaza alguna parte vital del orden musulmán el amor entre el hombre y la mujer?… El compromiso heterosexual, el amor real entre el marido y la mujer, es el peligro que debe ser superado.”. En otro lugar, dice, “Y me parece que la descomposición de la segregación sexual permite la emergencia de lo que el orden musulmán condena como un mortal enemigo de la civilización: el amor entre hombres y mujeres en general y entre marido y mujer en particular.”.

Mernissi no podría haber estado más lejos de la verdad que en estos argumentos. En lugar de ir a las fuentes originales del Islam, ella ha basado su conclusión en el modo particular de comportarse, en su vida personal, cierto grupo étnico de musulmanes. Ahora vamos a ver si lo que dice está de acuerdo o no con las fuentes originales del Islam.
El Corán dice, “Y entre Sus signos está el haberos creado esposas nacidas entre vosotros, para que os sirvan de quietud, y el haber suscitado entre vosotros el afecto y la bondad. Ciertamente, hay en ellos signos para gente que reflexiona.” (Corán, 30:21)
¿Cómo puede Mernissi decir que el Islam considera el amor entre el marido y la mujer un enemigo mortal de la civilización mientras Allah lo cuenta como un signo de Su creación y gloria? El Imam Ya’far as-Sâdiq dice, “Amar (hubb) a las mujeres está entre las tradiciones de los profetas.” El mismo Imam cita al Profeta como sigue, “La declaración ‘te amo’ (inni uhibbuki) de un marido a su mujer, no abandonará el corazón de esta jamás.”.
Hay tres interesantes hadices en los que el Imam Ya’far as-Sâdiq ha descrito el amor hacia las mujeres como un signo y causa de incremento de la fe. Él dice, “No creo que la fe de una persona pueda incrementarse positivamente a no ser que su amor por las mujeres se haya incrementado.”. En otro hadiz, dice, “Siempre que el amor de un hombre por las mujeres se incrementa, su fe se incrementa en calidad.”. En un tercer hadiz relaciona el amor hacia las mujeres y el amor hacia la Ahl ul-Bait el cual es una importante enseñanza del Corán, él dice, “Cualquiera que incrementa su amor hacia nosotros, su amor hacia las mujeres también debe incrementarse.”.
No creo que haya ninguna necesidad más de probar que la acusación de Mernissi contra el Islam es infundada.

seguiremos inxa Al-lâh

abdal-lah
17/12/2011, 11:26
(opinión de Mernissi de lo que dice el Islam) EL AMOR DEBE DEDICARSE EXCLUSIVAMENTE A ALLAH


Si pregunto por qué el Islam considera el amor hacia la mujer como un mortal enemigo de la civilización y un peligro para el orden social, Mernissi debe responder que los valores emocionales o el foco de atención “deben ser dedicados a Allah exclusivamente en la forma de búsqueda del conocimiento, meditación y oración”.
Esto es lo que ella describe como el punto de vista de Al-Al-Gazali. En otras palabras, Mernissi está diciendo que el Islam, como el Cristianismo considera el amor hacia Allah y el amor hacia la mujer como dos fenómenos hostiles. Sin embargo, para ser justo con Mernissi, debo decir que este es un concepto erróneo del cual un sabio como Al-Al-Gazali no está a salvo.
A pesar de que ya he citado en detalle el punto de vista islámico, el cual cree que el amor hacia las mujeres no está en discordancia con la vía espiritual, intentaré discutir este tema a la luz de lo que Al-Al-Gazali, con sus tendencias sufís, tiene que decir.

LAS OPINIONES DE AL AL-GAZALI

En sus tratados sobre el matrimonio en el Ihiá u ‘Ulúmi d-Din, Abu Hámid al Gazáli tiene una sección llamada “Alentando el Matrimonio” (at-targib fin nikáh). En esta sección cita algunos hadices del Profeta sobre la virtud del matrimonio. También tiene una sección llamada “Desalentando el Matrimonio” (at-targib ‘anin nikáh). En esta sección, aparte de hadices de algunos sufis, Al-Al-Gazali cita tres hadices: dos del Profeta y uno del Imam ‘Alí. Curiosamente, el tercer hadiz no es ni siquiera relevante sobre el tema; siendo más relevante para la planificación familiar -habla sobre tener pocas mujeres y niños. Es más, los tres hadices están clasificados por los eruditos del hadiz como de poca confianza (da’if).

Luego Al-Al-Gazali continúa discutiendo sobre los ‘beneficios y perjuicios del matrimonio’. Antes de examinar los ‘perjuicios del matrimonio’, deseo comentar los dos hadices del Profeta que Al-Al-Gazali ha citado de sus fuentes sunni y los cuales Mernissi también ha usado en su libro.
El primer hadiz es como sigue:
El Profeta dijo, “Cuando la mujer viene hacia ti, es Shaytán quien se te acerca. Cuando uno de vosotros ve a una mujer y se siente atraído hacia ella, el debe apresurarse hacia su esposa. Con ella, sería lo mismo que con la otra.” Después de citar esta hadiz, Mernissi añade los comentarios del Imam Muslim, “Ella se parece a Shaytán en su irresistible poder sobre el individuo”.

Mientras discutían el tema de la falsificación o interpolación en el hadiz, nuestros ‘ulamá’ dicen que una de las fuentes de falsificación fueron los místicos y los así llamados píos mulah, quienes importaron varias ideas como el celibato y el monacato, que no eran del Islam, a la literatura del hadiz. Y puesto que la maldad de la mujer es un componente fundamental del monacato cristiano, ideas similares se deslizaron dentro de la literatura del hadiz, en forma de falsificación total o en forma de interpolación. Cuando leí el anterior hadiz, sospeché que sería una interpolación, especialmente su frase inicial. Mi sospecha fue confirmada cuando comencé a buscar algún hadiz similar en las fuentes shi’a. Las fuentes shi’a narran un hadiz similar como sigue:

El Profeta dijo, “Cuando uno de vosotros vea a una hermosa mujer, debe ir con su esposa. Porque lo que está con ella (es decir, con su mujer) es igual que lo que está con la otra.”. El mismo hadiz está también registrado con una pequeña diferencia: El Profeta dijo, ¡Oh hombres! Ciertamente el acto de mirar (a una hermosa mujer) es de Shaytán, por lo tanto quien se encuentre esta inclinación debe ir con su mujer.”
El hadiz narrado desde las fuentes sunni equipara a la mujer con Shaytán, mientras que en las fuentes shi’as no hay tal implicación en lo más mínimo. Por el contrario, en la segunda versión del hadiz encontrado en las fuentes shi’as, es la vista del hombre la que tiene que ver con la tentación de Shaytán. Si hemos de elegir entre las fuentes de la sunnah del Profeta, entonces no tenemos alternativa sino la de aceptar la versión dada por los Imames de la Ahl ul-Bait, la familia del Profeta. Después de todo, nadie podría conocer mejor al Profeta que Ahl ul-Bait. En nuestra opinión, El Imam Al-Al-Gazali, el Imam Muslim y Mernissi son del todo incorrectos en sus intentos de equiparar a la mujer con el Shaytán. El hadiz que ellos han citado fue interpolado, lo más probable, por los místicos, para alentar al monacato, el cual habían importado del Cristianismo.
El segundo hadiz es como sigue:
El Profeta dijo, “No vayas con las mujeres cuyos maridos están ausentes. Porque Shaytán entra en vuestros cuerpos como la sangre corre por vuestra carne.”.
Primero de todo, no he sido capaz de encontrar un hadiz similar en las fuentes shi’a. Esto, más su contenido, arroja dudas sobre la autenticidad del hadiz. En segundo lugar, la fuente de este hadiz es Sahih at-Tirmidi.

Estoy sorprendido de como Al-Al-Gazali y Mernissi pueden usar este hadiz, mientras el Imam at-Tirmidi, comenta que “¡Este es un hadiz extraño!” (hada hadizun garib). En tercer lugar, incluso si el hadiz fuese aceptado, no prueba lo que Mernissi pretende de él: “Las mujeres casadas cuyos maridos están ausentes son una amenaza para los hombres.” Por que el hadiz compara a los hombres, y no a las mujeres con Shaytán. En efecto, las mujeres en este hadiz emergen como las víctimas de los hombres quienes han sido vencidos por el Shaytán.
Ahora vamos a volver al trabajo de Al-Al-Gazali en el que describe los perjuicios del matrimonio. Nombra tres aspectos como perjuicios del matrimonio. Los analizaremos separadamente:

El primer perjuicio:
“El primer y más grande perjuicio (del matrimonio) es que ‘incapacita para ganar el sustento lícito.’ Por lo tanto, el matrimonio será una causa que contribuirá a obtener el alimento por medios ilícitos, y esto es la perdición del hombre y también de su familia. Mientras que una persona soltera está libre de estos problemas…”
Sobre este tema, continúa citando a los místicos, cuyas declaraciones no tienen valor para nosotros a menos que estén basadas en el Corán y en la sunnah. Ellos elogian el celibato, bajo la influencia del monacato, el cual había sido condenado por el Profeta y el Corán.

La conclusión lógica a la que Al-Al-Gazali y otros místicos llegan es la siguiente: ‘Si eres rico, está bien que te cases; pero si eres pobre, no deberías casarte, de otro modo acabarás buscando la provisión por medios ilícitos.’ Esto son bobadas absurdas y van contra lo que el Corán dice, “Casad a aquellos de vosotros que no estén casados… Si son pobres, Allah les enriquecerá con Su favor.” (Corán, 24:32). “…No matéis a vuestros hijos por miedo a empobreceros – ya os proveeremos Nosotros, y a ellos-, …” (Corán, 6:151). El Profeta dijo, “Cualquiera que se abstenga del matrimonio por temor a la pobreza, ha pensado, en efecto, mal de Allah.”. No se como puede una persona obtener edificación espiritual pensando negativamente sobre las promesas de Allah.

El segundo perjuicio:
“La incapacidad (de los hombres) para satisfacer los derechos de sus mujeres, para contener sus (malas) maneras y para soportar pacientemente sus enojos.”.

¿Qué es lo que el Imam Al-Al-Gazali está diciendo? ¿Quiere decir que las mujeres, en general, demandan demasiado, son mal educadas e irritantes? ¿Puede basar su opinión realmente en el Corán y en la sunnah del Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones sean con él)? No lo creo; y esto es porque vemos que Al-Al-Gazali ha presentado solo los hadices de algunos místicos en apoyo de sus opiniones. Y es obvio que esto no puede ser establecido por las fuentes originales islámicas.

seguiremos inxa Al-lâh

abdal-lah
17/12/2011, 11:31
El tercer perjuicio:
“La mujer y los hijos le distraerán de Allah y le atraerán hacia la búsqueda de (los beneficios de) este mundo y a planificar una buena vida para sus hijos acumulando más riqueza… Y todo lo que distrae a una persona de Allah – ya sea mujer, riqueza o hijos- es desastroso para él.”.

Si lo que Al-Gazali dice es cierto, entonces no solo el matrimonio, sino también los hijos, los amigos, los parientes y cada cosa material de este mundo deben ser etiquetados como ‘perjudiciales’ para un musulmán ya que todas estas cosas tienen un potencial de distraer a una persona de Allah y de la próxima vida. Aquí Al-Gazali suena como San Pablo. Y si esto fuera cierto, entonces un musulmán no tendría nada que hacer en este mundo, debería confinarse en una cueva, en una jungla o en un desierto aislado y rezar a Allah. Lo absurdo de esta idea desde el punto de vista islámico es obvio.

Lo que Al-Gazali y otros místicos dicen no es muy diferente de las ideas monásticas de la Iglesia Cristiana. Y, por cierto, ellos padecieron el mismo destino que los monjes cristianos. Ya has leído los comentarios de ‘Allámah Rizvi sobre los monjes: “Entonces la naturaleza tomó su revancha, los monjes y abades cultivaron la idea de que ellos eran representantes de Cristo, y a las monjas se les dio el título de ‘novias de Cristo’. Así, con facilidad de conciencia, ellos convirtieron los monasterios en centros de libertades sexuales.” Similarmente, cuando la naturaleza toma su revancha contra los sufis, en palabras de ‘Allámah Mutahhari, ellos comenzaron a “obtener placer (sexual) en compañía de hermosas personas y ¡este trabajo suyo era considerado como un viaje hacia Allah!”

EL AMOR A ALLAH EN RELACION AL AMOR A ESTE MUNDO.

El Imam Al-Gazali y otros místicos ha cometido un serio error al entender el concepto de ‘la preparación para la próxima vida’. Y esto es lo que me gustaría clarificar aquí.

El concepto de ‘la preparación para la próxima vida’, depende de la propia perspectiva sobre la relación entre este mundo y el próximo. Hay tres posibilidades: 1. Sumergirse en los beneficios de este mundo y olvidar el próximo: 2. Utilizar este mundo para el próximo; 3. Renunciar a este mundo por el próximo.

Los místicos y los sufis han adoptado la tercera alternativa, mientras que los materialistas han adoptado la primera de ellas. Entre estos dos extremos, se encuentra el verdadero criterio islámico. Hay muchas aleyas del Corán en las que se alaban altamente los beneficios de este mundo, y hay muchas otras en las que se exhorta enérgicamente a los musulmanes a buscar la otra vida. Viéndolas aisladamente, estas aleyas pueden ser usadas por los dos grupos para probar sus extremas opiniones. Pero vistas a la luz de otras aleyas que hablan sobre la interrelación de este mundo y el próximo, uno es guiado por el criterio del Corán. Y es obvio que no pueden aislar las aleyas del Corán unas de otras, especialmente si están hablando del mismo tema. Como dije anteriormente, éste no es lugar para analizar completamente este tema, pero daré algunos ejemplos del Corán y de la sunnah que clarifiquen el criterio del Islam sobre este mundo y la próxima vida.
El Corán dice: “¡Busca en lo que Allah te ha dado en la Morada Postrera, pero no olvides la parte que de la vida de acá te toca! (Corán, 29:77). Allah dice, ¡Terminada la oración, ¡id a vuestras cosas, buscad el favor de Allah! ¡Recordad mucho a Allah! Quizás, así, prosperéis.” (Corán, 62:10)

El Imam Al-Hasan dice: “Se para el mundo como si fueses a vivir para siempre, y se para la próxima vida como si fueses a morir mañana.”. El Imam te está enseñando que el Islam no desea que renuncies a este mundo, desea que te beneficies totalmente de él y que lo ames pero no hasta el punto de que puedas olvidar la otra vida -la otra vida, en donde tu destino depende de como seas de obediente a Allah en tu vida de acá. El Imam Musa al-Kázim dice: “La persona que renuncia a su mundo por motivo de su religión o renuncia a su religión por motivo de su mundo no es de los nuestros.”. En el Islam, la devoción no significa renunciar a este mundo y vivir en aislamiento en un desierto o en un monasterio. La devoción significa vivir en la sociedad una vida normal pero sin olvidar el último destino, el propósito de nuestra creación: una vida eterna en la Morada Postrera.

El amor a Allah y el amor por la mujer de uno, los hijos, y el mundo en general es del mismo tipo. Hay dos niveles de amor en el Islam: el amor a Allah y el amor hacia todas las cosas también. El Islam no prohíbe a una persona que ame a su esposo/a, hijos, padres, parientes, amigos, y los beneficios del mundo que Allah le ha dado a él o ella. Sin embargo, lo que el Islam espera es que este amor esté en armonía con el amor a Allah, esté basado sobre el amor a Allah. La implicación práctica de éste es que, si se produce un conflicto entre la demanda de amor a Allah y el amor a alguna otra cosa también, entonces el amor a Allah tendría precedencia. En el Islam, Allah es el eje de la existencia. Él y nada más, es la Absoluta Verdad.

Permíteme que explique este fenómeno de una manera metafórica: la luna gira alrededor de la tierra, pero al mismo tiempo también gira alrededor del sol. Es más, la relación magnética entre la luna y la tierra representa una parte pequeña de todas las fuerzas magnéticas que hacen que los planetas giren alrededor del Sol en nuestro sistema solar.
Similarmente, en el Islam el amor entre dos seres humanos es como la relación entre la luna y la tierra; y el amor que un musulmán tiene por Allah es como la relación entre el Sol y los planetas. Naturalmente, el primer tipo de amor existe dentro del dominio del segundo. En otras palabras, hay dos ciclos de amor: el amor a Allah y el amor a tu mujer, marido e hijos. El primero es un círculo más amplio dentro del cual existe el segundo círculo de amor.
Recuerda, que hay una sutil diferencia entre lo que estamos diciendo y lo que Mernissi y, hasta cierto punto, Al-Gazali han dicho. Mernissi dice que en el Islam el amor entre el marido y la mujer está prohibido porque el amor ha de dedicarse a Allah exclusivamente. Mientras que nosotros estamos diciendo que el Islam no prohibe el amor entre marido y mujer -ni el amor por las cosas tampoco- con tal que esté en armonía con el amor a Allah. Es decir, no te dominaría hasta el punto de la renuncia del amor a Allah. Esto se menciona de modo claro en el Corán:
Di (Oh Muhammad): “Si vuestros padres, vuestros hijos varones, vuestros hermanos, vuestras esposas, vuestra tribu, la hacienda que habéis adquirido, un negocio por cuyo resultado teméis y casas que os placen, os son más queridos que Allah y Su Enviado y la lucha por Su causa, esperad a que venga Allah con Su orden (en el día del Juicio).” (Corán, 9:24)

Me gustaría insistir en la palabra ‘ahabbu’ (más queridos). Si Allah hubiera dicho, “Si vuestros… son queridos” entonces Mernissi u otros de su ideología podrían haber tenido razón al decir que el Islam dedica amor exclusivo a Allah y todos los otros amores están prohibidos. Pero aquí Allah está hablando en una forma comparativa y dice que si tu amor por otras cosas o personas es mayor que el debido a Allah, entonces tú estás equivocado, ya que tal amor puede llevarte por el camino de la desobediencia a los mandatos de Allah y causarte la perdición en la próxima vida.
Está claro lo dijimos anteriormente sobre el concepto islámico del amor, en relación al amor hacia las mujeres y que no está limitado a amar a Allah, , que es un concepto universal en el cual hablamos de el amor hacia todas las cosas y personas. Así es absolutamente erróneo dar un contexto sexista al tema y decir que la moral sexual islámica es una moral anti-mujer.

En conclusión, podemos decir que las opiniones de Mernissi y Al-Gazali, de que en el Islam las mujeres son sexualmente más activas que los hombres y que el Islam no tolera el amor entre el marido y la mujer, no pueden ser justificadas desde las fuentes originales islámicas, el Corán y la auténtica sunnah.

Fin

Este es tener conocimientos de lo que uno habla. Casi todas las feministas xi`îas que yo he leído van por ese camino, la cuestión es el método de trabajo, debe ser solido y buen fundamentado.

salam

abdal-lah
17/12/2011, 13:33
Salam:

Una pregunta a quien quiera contestar: ¿género o sexo?

salam

Arrosteseri
17/12/2011, 15:12
Sexo masculino y sexo femenino.

abdal-lah
22/12/2011, 13:00
La hermenéutica coránica y la liberación de la mujer

Conferencia pronunciada durante el primer Congreso Internacional de Feminismo Islámico (Barcelona, 2005), incluida en el libro La emergencia del feminismo islámico (Oozebap 2008)

http://www.webislam.com/articulos/66022-la_hermeneutica_coranica_y_la_liberacion_de_la_muj er.html

Antes que nada, me gustaría felicitar a la Junta Islámica Catalana, especialmente a Abdennur Prado, por haber organizado este congreso internacional sobre feminismo islámico y agradecerles que me hayan invitado a este acontecimiento histórico. Es un verdadero honor estar aquí.
Se me ha pedido que comparta mi trabajo sobre el Corán, y lo haré con la intención de demostrar el vínculo entre la hermenéutica coránica y la liberación de las musulmanas. En concreto, demostraré que los musulmanes pueden y deben leer el Corán como un texto liberador y contrario al patriarcado, y también veremos por qué no es necesario ser mujer o feminista para leerlo de este modo.

Existen afirmaciones atrevidas y, probablemente, incluso subjetivas que, de forma evidente, han logrado que el islam adquiera la reputación de religión misógina por la forma en cómo se trata a las mujeres en la mayoría de las sociedades musulmanas. Como sabemos, a lo sumo se las considera ciudadanos de segunda clase y, en el peor de los casos, son abiertamente perseguidas.

No niego que este trato discriminatorio esté muy relacionado con el modo en que el musulmán practica el islam. Después de todo, es en nombre del islam que los talibanes castigan a las mujeres, la monarquía saudí no les permite conducir, y cierto paquistaní cree que puede matar a su hija en nombre del honor familiar.

Tampoco niego que el Corán pueda leerse como un mensaje discriminatorio contra la mujer, que la «masculinidad envolvente» de los textos religiosos cree problemas o que las imágenes de la mujer en el inconsciente musulmán son, en efecto, misóginas.
Sin embargo, si tomo como referencia mi vida y la de otros musulmanes y pregunto si estas vidas reflejan las enseñanzas del Corán, o si los musulmanes y el islam son homogéneos y el mismo para todos, debo concluir, forzosamente, que no. Por decirlo de otra forma, no todo lo que hace un musulmán es islámico, y ni mucho menos coránico.

También me pregunto si el problema con los talibanes, los saudíes o ese paquistaní no será que han escogido interpretar el islam desde su opinión particular para justificar su misoginia. En otras palabras, si me preguntan si el Corán puede leerse en más de una forma, me veo obligada a responder positivamente.

¿Es el Corán igual a su exégesis? Creo que no. En efecto, la teología musulmana y el mismo Corán hacen una distinción entre el discurso divino y sus interpretaciones. No obstante, que podamos leer el Corán de varios modos no significa que cada lectura sea necesariamente correcta, incluso si está apoyada por una mayoría. Debemos recordar que la mayor parte de la población mundial aprobaba la esclavitud y que, incluso hoy en día, la mayoría está convencida de que la mujer es inferior al hombre. Si simplemente seguimos a la mayoría, ni existiría ningún cambio significativo en el mundo, ni las religiones hubieran podido surgir en determinados contextos sociales.
Así pues, ¿cómo explicar la opresión de las musulmanas y cómo me acerco al islam? Dejadme responder mediante una serie de propuestas.

En primer lugar, el islam no es lo mismo que los musulmanes, del mismo modo que España no es lo mismo que los españoles, y el cristianismo que los cristianos. Lógicamente, existen vínculos profundos entre ellos, pero no son idénticos ni intercambiables. Segundo, la desigualdad sexual puede explicarse en términos no sólo de religión, sino también del origen del Estado, de los asuntos político-económicos, de las prácticas culturales que no tienen nada que ver con la religión, de la historia de una sociedad, de la clase social y, especialmente, del sistema patriarcal (del que hablaré más adelante).

Incluso allí donde podemos atribuir la desigualdad sexual y la opresión de la religión, el conocimiento religioso no es un hecho ontológico preexistente: es una construcción social. Alguien, en algún lugar, tiene que crearlo mediante metodologías específicas y en unos contextos históricos determinados. Hoy en día, asociamos esta percepción con el posmodernismo pero, entre los musulmanes, esta visión se articuló en primer lugar en el siglo XI por el conocido teólogo Muhammad al-Ghazali, que argumentaba que el conocimiento religioso estaba históricamente elaborado y que, por consiguiente, no era ni sagrado ni universal. También la tradición, afirma al-Ghazali, es una reconstrucción selectiva de la historia que necesita efectuar ciertas elecciones y eliminar otras. Con esta base, se enfrentó a la idea de que cualquier escuela interpretativa pueda reclamarse, a priori, poseedora de la verdad. A esta verdad, según él, únicamente puede llegarse a través de la razón y el diálogo. En defensa de estos dos medios, alentó a los exegetas a que desarrollaran una serie de criterios metodológicos que les permitiera juzgar entre la legitimidad de diferentes lecturas del Corán.

Desgraciadamente, mil años después los musulmanes todavía deben tomarse en serio, de un modo sistemático, su propuesta.

Al mencionar el ejemplo de al-Ghazali quiero señalar que los musulmanes, históricamente, han reconocido la relación entre conocimiento religioso y los medios de su construcción, aunque actualmente a muchos les guste negarlo. Mi posición, por consiguiente, es la siguiente: lo que lee el musulmán en el Corán obedece a cómo lo lee. Esta diversidad de lecturas del mismo texto produce «fundamentalmente diferentes islams» para las mujeres, como afirma Leila Ahmed (1).

Así pues, aunque no creo que podamos explicar la opresión de las musulmanas de forma aislada en términos coránicos, sí pienso que las lecturas liberadoras del texto pueden enfrentarse a los abusos de la religión que las oprime. En este punto debo mencionar también que la razón por las que dominan algunas lecturas del Corán (en particular las patriarcales, y contrarias a la mujer) no tienen tanta relación con su exactitud sino con los que, históricamente, han tenido la autoridad de definir el islam y han impuesto la hegemonía de una determinada lectura. Por ejemplo, aunque las mujeres siempre han padecido la discriminación en Afganistán, sólo bajo el régimen talibán —que tenía el poder de imponer su interpretación en la sociedad— no toleramos las atrocidades que ahora se asocian con «el propio islam».

Dicho esto, debo señalar que incluso en las sociedades musulmanas donde divergen enormemente en cómo interpretan y practican el islam, la mayoría está convencida de que el Corán privilegia a los hombres. Es decir, lo leen como un mensaje patriarcal. Precisamente por esto es necesaria la hermenéutica del Corán desde una perspectiva liberadora, y es lo que intenté hacer en mi libro Believing women in Islam.
Antes de regresar a la cuestión de por qué los musulmanes interpretan el Corán como un texto patriarcal, voy a cambiar de tema para hablar sobre esta lectura.
Creer en la mujer

En mi libro es central la cuestión del patriarcado, al que me he estado refiriendo en varias ocasiones pero sin llegarlo a definir. ¿Qué quiero decir con esto? Con frecuencia, especialmente desde el feminismo, se critica al islam por ser una religión patriarcal. También con frecuencia, los especialistas, especialmente musulmanes, se defienden de esta acusación. Sin embargo, nadie aclara qué entienden por patriarcado.

Aunque parezca algo sin más importancia, no lo es, ya que se puede estar discutiendo sobre algo sin estar de acuerdo con su significado. Así pues, la primera cosa que hago en el libro es definir el patriarcado. Utilizo dos definiciones que podemos aplicar tanto al contexto religioso como al secular, en el pasado y en la actualidad.

Por un lado, el patriarcado sería una forma de autoridad del padre que asume una continuidad, real y simbólica, entre el Padre y los padres, es decir, entre una visión patriarcal de Dios como Padre y una teoría del derecho del padre, que se amplía a la intención del marido a regir sobre su esposa e hijos. Como sabemos, esta forma de patriarcado existe históricamente, y algunas feministas creen que las «religiones patriarcales» lo perpetúan hasta hoy en día.

Aplico esta definición para leer el Corán porque fue revelado en el siglo VII en un contexto tribal y patriarcal árabe. Mi intención es ver si confirma modos tradicionales de patriarcado que representen a Dios como el Padre-varón, si enseña que Dios tiene una relación especial con los hombres, si el sexo masculino encarna atributos divinos o si la mujer, por naturaleza, es débil, indecente o pecaminosa. Asimismo, ¿se afirma en el Corán que la orden del padre-marido viene de Dios, y que es una continuación terrenal del dictamen divino, como aseguran los patriarcas religiosos?

Por otro lado, como sabemos, esta forma de patriarcado no es universal, así que también defino el patriarcado en términos seculares, como una política de diferenciación sexual que privilegia a los hombres al «transformar el sexo biológico en un género politizado, que prioriza al macho haciendo diferente (desigual) a la mujer, inferior, el "otro"». (Esta cita es de la conocida feminista estadounidense Zillah Eisenstein.)

seguiremos inxa Al-lâh

abdal-lah
22/12/2011, 13:06
Por otro lado, como sabemos, esta forma de patriarcado no es universal, así que también defino el patriarcado en términos seculares, como una política de diferenciación sexual que privilegia a los hombres al «transformar el sexo biológico en un género politizado, que prioriza al macho haciendo diferente (desigual) a la mujer, inferior, el "otro"». (Esta cita es de la conocida feminista estadounidense Zillah Eisenstein.)

(Luego volveremos al tema del genero y el sexo, este paréntesis es mío)


Aplico esta definición al leer el Corán porque, para los musulmanes, el Corán es tan válido para la actualidad como lo fue en el siglo VII, así que es importante revisar si defiende diferenciaciones de género, dualismos o desigualdad fundamentados en las diferencias sexuales (biológicas) entre hombres y mujeres. En otras palabras, ¿se privilegia al hombre en su capacidad biológica como macho? ¿Trata al hombre como el ser y a la mujer como el otro? ¿Considera a mujeres y hombres como opuestos binarios como lo hace el patriarcado moderno y secular?
Con estas dos definiciones del patriarcado en mente, observé las enseñanzas del Corán en su conjunto, desde sus definiciones de Dios hasta la explicación de la creación humana, la ontología, la sexualidad, la familia y las relaciones conyugales.

Con demasiada frecuencia, se citan sólo los versos llamados misóginos o aquellos fragmentos que tratan de un tema aislado, como el velo o la poligamia. El resultado es una comprensión parcial y normalmente equivocada del mensaje coránico. Por esta razón he intentado englobar la totalidad del mensaje y examinar su visión en asuntos que aparentemente no son relevantes para un debate sobre el patriarcado, como la naturaleza de Dios (volveré a este punto en un momento).

También examino la posición del Corán en temas que considero que tratan la igualdad sexual, y aunque en el texto no se utilicen estos términos, lo leo con la intención de averiguar si sus enseñanzas nos permiten teorizar, como requiere el contexto, sobre la igualdad, analogía, similitud y equivalencia de hombres y mujeres.
La conclusión a la que llego es que, efectivamente, el Corán no sólo no fundamenta el patriarcado o la desigualdad sexual, sino que la epistemología coránica es intrínsecamente antipatriarcal. ¿Cómo he llegado a esta conclusión controvertida y aparentemente subjetiva?

Para empezar, en el Corán Dios no simboliza al Padre-varón. De hecho, prohíbe, explícitamente, que se sacralice a Dios como tal o incluso que se utilice algún símil para describirlo. Tampoco sacraliza a los padres o la paternidad, lo que significa que no los trata como sagrados. Reconoce que existen los patriarcados y que, dentro de estos, los hombres son la autoridad. También se dirige en más ocasiones a los hombres que a las mujeres, pero esto no equivale a afirmar que aprueba el patriarcado.

De hecho, el Corán repetidamente advierte que «seguir los pasos del padre» ha alejado a la gente de Dios. Para mi opinión, no existe un modo más claro de definir el patriarcado que en la forma del padre, que podemos interpretar literalmente como autoridad del padre o, de forma simbólica, como tradiciones patriarcales.

El Corán tampoco afirma que el hombre sea ontológicamente superior a la mujer, ni que sea el encargado de tutelarla, ni el cabeza de familia en el sentido de los patriarcados tradicionales. Al contrario, dice que esposa y marido son los guías respectivos y amigos (awliya), y que la mutualidad y el amor (sukun) debe ser el pilar del matrimonio.

Como otras intelectuales, también afirmo que en el islam la igualdad sexual es ontológica en el momento en el que se afirma que Dios creó a los humanos de un único ser (nafs). Nafs, por cierto, es femenino plural. Como sostienen Riffat Hassan y Amina Wadud, el Corán no dice que Dios creó los nafs del hombre antes de los de la mujer. En otras palabras, no prioriza la creación del hombre por encima de la mujer.


Tampoco sostiene que los hombres tengan atributos o facultades que las mujeres no tengan. De hecho, el Corán no sexualiza al ser humano ni lo codifica en un género definiéndolo como femenino o masculino. Nos muestra que cada ser humano manifiesta el todo.

Por consiguiente, y en todos los aspectos, me atrevo a afirmar que el Corán no autoriza ni sanciona los tradicionales modos de patriarcado. Como el texto no asocia sexo con género, también sugiero que no apoya las formas modernas de patriarcado. Así pues, aunque el Corán reconoce la diferencia biológica entre hombre y mujer, no asigna estas diferencias a ningún simbolismo de género, por ejemplo, al vincular a hombres y mujeres a roles de género específicos. No encontraremos ni un sólo versículo en el Corán donde se diga que los roles sociales del hombre están en función de su biología, o que las diferencias biológicas entre hombres y mujeres los haga desiguales. Sin embargo, es verdad que el Corán trata de forma diferente a las mujeres y a los hombres en lo que respecta a diversos asuntos, especialmente en el matrimonio. Pero tratar a las personas de forma diferente no siempre significa que los trates de forma desigual, como muchas feministas ya reconocen actualmente.

Asimismo, el Corán no relaciona sus diferentes tratos de mujeres y hombres a ninguna afirmación sobre la superioridad biológica o a la inferioridad. No existe ningún versículo que diga que hombres y mujeres son opuestos, o que la mujer es inferior o retrasada, o que los sexos son incompatibles, inconmensurables o desiguales, siguiendo la tradición de la misoginia moderna.

En otras palabras, el Corán no trata al hombre como lo normativo y a la mujer como lo otro. Estrictamente hablando, no podemos construir una teoría de la desigualdad de género a partir de sus enseñanzas, ya que el Corán no habla del género. Tampoco trata el sexo como un rasgo definido de la personalidad moral.

La actitud coránica sobre la sexualidad también es revolucionaria, ya que no atribuye un tipo particular de comportamiento sexual, conducta o identidad, ni para los hombres ni para las mujeres, recalcando que ambos tienen el mismo origen sexual.

También reconoce la importancia del deseo sexual y la necesidad de su cumplimiento, aunque en el marco de una praxis sexual moral cuyas normas son idénticas para hombres y mujeres.

Al fin y al cabo, la «única» base donde el islam distingue entre seres humanos es en su praxis moral. Como afirma Sachiko Murata: «Distingue entre los que tienen fe y los que no, los "creyentes" y los "no creyentes". En todas las perspectivas de la vida y el pensamiento islámicos, las personas están separadas en grupos según el grado en el que cumplen el propósito de la vida» (2).

Debido a la falta de tiempo, sólo puedo compartir una parte de mis conclusiones, que he simplificado, pero espero que os dé algún sentido de por qué creo que el Corán se opone al patriarcado, y por qué las musulmanas pueden luchar por la igualdad desde un marco coránico.

seguiremos inxa Al-lâh

abdal-lah
22/12/2011, 13:20
Hago un paréntesis para mencionar un debate que existe en el seno del feminismo y en las ciencias sociales: El Género y el Sexo. Creo que este articulo de Sara Berbel es complementario a articulo que estamos colgando sobre "La hermenéutica coránica y la liberación de la mujer", después de este articulo puesto como paréntesis seguiremos con ese interesante y fascinante trabajo.


Sobre género sexo y mujeres

Por Sara Berbel. Doctora en Psicologia Social.

Fuente: http://www.mujeresenred.net/news/article.php3?id_article=33

En los últimos tiempos, debido sin duda a la relevancia de algunos temas relacionados con las mujeres, se han instalado en el lenguaje cotidiano conceptos propios del feminismo académico, como el género, o de la política feminista, como la paridad. Sin embargo, estos términos no siempre son bien utilizados, de forma que con frecuencia conducen a confusión más que a la clarificación de las situaciones.

Los profesionales del periodismo se han hecho eco de la desorientación general y están apostando por aclarar conceptos y simplificar los términos. En un programa muy respetado en TV3, la conductora explicó públicamente que hablar de género conducía a dudas, ya que se trataba de un término gramatical, y que por tanto había decidido hablar de “mujeres” en su lugar. Es decir, no se trataría de violencia de género sino de “violencia contra las mujeres”, por poner un ejemplo. Un periodista veterano de nuestro país ha puesto de manifiesto en los últimos días el eufemismo que a su juicio significa hablar de violencia de género cuando en realidad el hecho al que nos referimos tiene ya un término, conocido por todo el mundo y de larga tradición cultural, que es el “crimen pasional”.

Admitiendo que se trata de un tema polémico y que, ciertamente, hablar de mujeres en lugar de género clarifica y simplifica los discursos, me propongo hacer algunas matizaciones respecto a los conceptos y sus implicaciones.
Una primera confusión es la que se produce entre género y sexo. El sexo viene determinado por la naturaleza, una persona nace con sexo masculino o femenino. En cambio, el género, varón o mujer, se aprende, puede ser educado, cambiado y manipulado. Se entiende por género la construcción social y cultural que define las diferentes características emocionales, afectivas, intelectuales, así como los comportamientos que cada sociedad asigna como propios y naturales de hombres o de mujeres. Ejemplos de esta adscripción de características en nuestra sociedad es pensar que las mujeres son habladoras, cariñosas y organizadas y los hombres son activos, fuertes y emprendedores. Podemos decir, usando las palabras de la doctora Victoria Sau, que el género es la construcción psicosocial del sexo. Una primera función implícita en el género es la de hacer patente que hombres y mujeres son más diferentes que similares, y éste es el motivo de que la sociedad humana haya establecido la existencia de estos dos géneros, fenómeno que tiene una dimensión universal.

La división que configura el género no es neutra, como han puesto de manifiesto muchas pensadoras a lo largo de la Historia. No hay más que mirar a nuestro alrededor para ver cientos de ejemplos: el vestidito rosa o el traje azul para el bebé que acaba de nacer según sea niña o niño; grandes zonas en los supermercados con juguetes de construcción, deportes o coches para niños y otras fácilmente identificables por los tonos pastel llenas de muñecas-bebé a las que cuidar y mimar, juguetes representando electrodomésticos y muñecas similares a las modelos televisivas que se pretende que las niñas emulen en un futuro próximo. Si alguien cree que esto pertenece al pasado no tiene más que visitar unos grandes almacenes cualesquiera, observar los anuncios televisivos para niños o revisar los regalos que han traído en las pasadas navidades los Reyes Magos. Los análisis realizados por el Consell Audiovisual de Catalunya sobre spots publicitarios de juguetes correspondientes a la navidad de 2004 mostraron una tendencia al incremento del sexismo y no a su disminución, como cabría esperar.

Otros signos muestran la incidencia cultural en la determinación del género como, por ejemplo, la forma de vestir que aún impide a muchas niñas subir a determinados columpios o tirarse por el suelo mientras que los niños tienen absoluta libertad de movimientos. Si una niña llora, todos la consuelan; si es un niño, se le secan las lágrimas y se le pide que se comporte como un “hombrecito”. Insisto una vez más en que estos comportamientos educativos por parte de las personas adultas son todavía muy mayoritarios, pese a que existe la percepción social de que están ya superados. La realidad social dista mucho de la percepción que la ciudadanía tiene en este aspecto, como muestran una y otra vez los estudios que se realizan periódicamente al respecto y como puede observar cualquier persona con interés en el tema.

Después de estos ejemplos, no puede decirse en conciencia que las mujeres son diferentes de los hombres por naturaleza, más allá de sus características sexuales. Las diferencias educativas que hemos visto se ponen diariamente en práctica tanto por hombres como por mujeres: la mayoría de educadores tratan de forma diferente a los niños y niñas según su sexo, aunque sea inconscientemente. Al hacerlo, les están proporcionando, sin saberlo, un conjunto de comportamientos válidos, un género con el que identificarse. En las diversas sociedades se configuran roles y estereotipos asignados a hombres y a mujeres que conforman diversas maneras de sentir, pensar, actuar y vivir, en muchas ocasiones opuestas, incompatibles y, lo que todavía es peor, terriblemente injustas.

Del mismo modo, la forma como se generan y desarrollan las relaciones de poder viene determinada directamente por la socialización en función del género a que están sometidos niños y niñas desde que nacen. Las niñás observan a su alrededor que la mayoría de puestos importantes están ocupados por hombres. Consejos de Administración de las empresas, gobiernos locales y autonómicos, cargos de dirección de instituciones, los científicos galardonados... una abrumadora representación masculina en puestos de poder que dificulta su posible identificación con estos lugares donde se toman decisiones. Es cierto que cada vez con mayor frecuencia se oye hablar a médicas, alcaldesas, científicas, e incluso ministras, pero desde un punto de vista global y también debido a la menor presencia mediática, son casos que todavía resultan relativamente infrecuentes. El Programa de la Mujer que lleva a cabo la Universidad Politécnica de Barcelona, tratando de promover el interés de las jóvenes hacia carreras técnicas, podría aportar muchos datos sobre este particular. Esta educación que orienta mayoritariamente a un chico hacia una carrera técnica y a una chica hacia una carrera “humanística”, esta educación diferenciada en función del género, es la que genera discriminación hacia las mujeres en la gran mayoría de las sociedades conocidas.

El género se configura, por tanto, como una categoría conceptual que explica cómo la construcción social de nuestra cultura ha transformado las diferencias entre los sexos en desigualdades sociales, económicas y políticas. Esta traslación de diferencias biológicas a sociales es primordial ya que el concepto de género no sólo designa lo que en cada sociedad se atribuye a cada uno de los sexos sino que evidencia esta conversión cultural en desigualdad.

En teoría, el tipo de relación existente entre los géneros podría ser igualitaria, con dominante masculina o con domnante femenina. Evidentemente, en la mayor parte de las sociedades conocidas, existe el sistema de género/sexo con dominante masculina pero esa división entre los sexos es siempre construida socialmente y no el producto de diferencias biológicas. No hay ninguna razón objetiva que explique que la diferencia deba convertirse en desigualdad.

Otra de las situaciones que dan lugar a confusiones es que, muy a menudo, se identifica género con mujer y no con relaciones sociales de género, como sería más adecuado teniendo en cuenta el orígen del concepto. Por eso no debería olvidarse que cuando se habla de género las mujeres feministas nos estamos refiriendo a las relaciones entre mujeres y hombres y a las construcciones sociales que se hacen de la feminidad y de la masculinidad.

Éste es el motivo de que género sea tanto una categoría relacional como una categoría política ya que las atribuciones de género son opresivas y rígidas tanto para los hombres como para las mujeres, aunque tradicionalmente las mujeres hayan salido perdiendo en este reparto.

De acuerdo con las premisas anteriores, las políticas llamadas de género no sólo se dirigen hacia las mujeres, sino también hacia los hombres, tratando de cambiar los patrones que la cultura les ha asignado a ambos. Parten de la base de que el género compromete a todas las personas, hombres y mujeres, y parten de la reflexión desde la experiencia. El género como categoría relacional permite tratar a todas las personas como iguales, en el sentido de tener el mismo valor, independientemente del sexo. No se trata, y ésta es ya la última confusión a la que aludiré, de considerar la igualdad de género como “igualdad a” los hombres, ya que eso significaría colocar a los hombres como medida de lo deseable, sino como “igualdad entre” diferentes personas de diferente sexo ante el mundo público y el privado.

Resulta en cualquier caso altamente estimulante y sano para nuestra sociedad comprobar cómo los conceptos relacionados con las mujeres tienen por fin un espacio en los medios de comunicación y contribuirán, como no puede ser de otra forma, a visualizar y reconocer los derechos de todas las mujeres, asignatura todavía pendiente para una auténtica proclamación de los derechos humanos.

abdal-lah
23/12/2011, 08:07
(seguimos con el articulo "La hermenéutica coránica y la liberación de la mujer")

Mi hermenéutica del Corán

En este punto de mi tesis, muchos musulmanes —en particular los conservadores— quieren saber el método con el que he llegado a estas interpretaciones, especialmente si escuchan la palabra «hermenéutica», que consideran una importación occidental y, por lo tanto, ajena al islam.

Una y otra vez, jóvenes musulmanes, siempre hombres, me han advertido sobre lo inapropiado de emplear «una hermenéutica en el Corán». Por supuesto, es horrible que estos críticos omitan el hecho de que el islam no se asocia ni con Oriente ni con Occidente, y que las civilizaciones musulmanas han florecido en ambas partes del planeta, en parte gracias a su apertura al conocimiento. Es una lástima que conociera la obra de al-Ghazali tras haber escrito mi libro. Si no, simplemente podría haber rebatido a mis primeros detractores aludiendo que, sencillamente, estaba tomando su desafío para desarrollar el criterio de cómo leer el Corán y decidir sobre la legitimidad de las diferentes lecturas.
Lo que respondo a todos aquellos musulmanes que dudan de mi hermenéutica coránica es que la he elaborado a partir de mi comprensión del mensaje del Corán, en especial de sus descripciones sobre Dios, que considero el centro de la epistemología coránica.

Si, para los musulmanes, el Corán es, literalmente, la palabra de Dios, creo que nuestras lecturas del Libro no pueden separarse de nuestra comprensión de Dios. Es esta la razón por la que sitúo las claves hermenéuticas para leer el Corán en la autorrevelación divina, en cómo define a Dios. El Corán, por ejemplo, enseña que Dios es uno y único, y que su soberanía es indivisible; esta es la doctrina del tawhid, el principio central del islam. En mi opinión, esto sugiere que el Corán no puede designar a los hombres como gobernadores de las mujeres o como intermediarios entre Dios y las mujeres, ya que promovería el culto masculino, contrario al principio del tawhid. La responsabilidad recae en los musulmanes para que relean el Corán de un modo que no avale las teorías del privilegio masculino ni justifique su liderazgo.

El Corán también nos dice que Dios es justo y que su justicia reside en que nunca comete zulm a nadie. De este modo, creo que el Corán tampoco puede inducir a que los hombres cometan zulm a las mujeres. En el momento en que el patriarcado está basado en el zulm, pues permite a los hombres violar los derechos de las mujeres, el Corán no puede tolerarlo. Por consiguiente, el peso recae nuevamente en los musulmanes para releer el Corán de un modo que no cometa indirectamente zulm a Dios al justificar el patriarcado.

El Corán también nos dice que Dios no puede ser representado y que está más allá del sexo y el género. Así pues, considero que deberíamos entender las referencias masculinas a Dios («Él») como una mala convención lingüística, y no como un dictamen preciso sobre la esencia divina.

Este aspecto es muy importante ya que, como argumentan muchas feministas, los hombres legitiman su autoridad sobre las mujeres al representar a Dios como varón. Pero Dios ni es masculino, ni existe ningún motivo para asumir que tiene afinidades especiales con los varones. Una vez más, la responsabilidad reside en los musulmanes para releer el Corán de una forma que no mezcle a Dios con el lenguaje empleado para hablar sobre Dios, ni tampoco que perturbe nuestro concepto de Dios al emplazarle partidismo sexual.

De la misma forma, al aplicar estos principios teológicos al leer el Corán, también lo hago para obtener sus mejores significados, como un conjunto temático y hermenéutico y no fragmentado, selectivo o descontextualizado. También privilegio sus versos claros por encima de los alegóricos. En definitiva, hago lo que el Corán pide a sus lectores que hagan. Es por este motivo que mi lectura difiere de la dominante, ya que el método que utilizo es sustancialmente diferente de cómo los musulmanes lo han leído en la historia. Llegado a este punto, me parece apropiado hablar sobre por qué la mayoría de los musulmanes han leído el Corán como un texto patriarcal.

Las interpretaciones del islam

En mi opinión, este hecho está relacionado con quién lo ha leído (básicamente hombres), los contextos en los que lo han leído (siempre patriarcales) y el método que han utilizado (que ignora los principios que sugiere el Corán para su lectura).

Es por esto que empiezo mi libro hablando sobre la relación entre la autoridad y el conocimiento, entre los textos y los contextos donde los leemos, así como entre el método, el significado y el género, aunque no creo que exista una relación fija entre género y lectura. Después de todo, la mayoría de mujeres han sido socializadas para aceptar las lecturas de los hombres.

En consecuencia, la relación más importante, en mi opinión, no está entre el género y la lectura. Como ya he dicho al empezar esta charla, no necesitamos ser mujer, ni mucho menos feminista, para leer el Corán como yo lo hago. Necesitamos, eso sí, aceptar la opinión liberadora de Dios y respetar los principios que recalca el propio Corán para leerlo. Desgraciadamente, una gran parte del conocimiento religioso considerado canónico por los musulmanes ha sido elaborado con un método lineal, fragmentario y hermenéuticamente erróneo.

Debido a cómo la autoridad religiosa llegó a estructurarse en las sociedades musulmanas, la mayoría continúa aceptando este método y sus resultados como islámicos. Una gran parte de este saber religioso también fue elaborado por expertos masculinos en los primeros siglos del islam. Aunque los musulmanes alcanzaron su punto álgido en esa etapa del declive europeo, era una época de gran misoginia que también encontró sus vías en el islam mediante prácticas culturales y textos religiosos secundarios. A esto le debemos añadir que muchas de las disposiciones del Corán amenazan las relaciones existentes entre hombres y mujeres, y entre gobernantes y gobernados, lo que produjo una fuerte resistencia conservadora que, muy pronto, pudo desradicalizar partes del Corán, como han demostrado muchos estudios académicos.

En otras palabras: las cuestiones hermenéuticas y existenciales están entrelazadas, y no se puede llegar a una lectura liberadora de «cualquier» religión en circunstancias patriarcales, opresivas y antidemocráticas. Muchas personas, entre éstas los musulmanes desilusionados, creen que el propio islam es antidemocrático y patriarcal, pero, como demuestra mi trabajo, una religión —como un texto— es polisémica, ya que está abierta a múltiples lecturas.

En mi opinión, la cuestión más defendible intelectualmente es la siguiente: ¿Por qué los musulmanes han llegado a considerar algunas interpretaciones del Corán como canónicas? Este hecho requiere que nos comprometamos con la historia del conocimiento y la autoridad religiosa. También requiere que comprendamos la estructura de las sociedades musulmanas contemporáneas. Si hoy en día observamos estas sociedades, encontraremos básicamente un panorama desolador. Muchos de los regímenes que gobiernan están considerados, por sus propios súbditos, como ilegítimos y opresores. Asimismo, y en parte como resultado del apoyo occidental a estos regímenes, en parte como herencia del colonialismo occidental, las sociedades musulmanas han vivido la modernización no como un progreso económico ni de libertades políticas, sino como un secularismo coercitivo, citando a Karen Armstrong (3).

Lo que quiero decir es que el islam no se autointerpreta, sino que lo hacen las personas, y éstas no pueden aislarse de las circunstancias materiales de sus vidas. Después de todo, las religiones no viven en un espacio abstracto, sino en condiciones políticas, sociales, económicas y culturales. Por este motivo, la cuestión de la opresión de las musulmanas y su liberación requiere que sea tratada simultáneamente en varios niveles. La hermenéutica de liberación del Corán únicamente puede llegar a mejorar sus vidas.

Antes de finalizar me gustaría volver a una de las afirmaciones que hice anteriormente: no es necesario ser feminista para leer el Corán de un modo liberador para la mujer. Quiero hablar de este asunto porque me resisto a calificarme como feminista, así que me parece apropiado explicar el motivo en un congreso sobre feminismo islámico.

seguiremos inxa Al-lâh

abdal-lah
23/12/2011, 08:10
¿Qué feminismo?

Del mismo modo que a los no musulmanes les cuesta aceptar una visión del islam liberadora, a mí me resulta difícil aceptar el feminismo como liberador. Sé que no existe sólo un tipo de feminismo, sino varios. ¡En esto quizá hago lo mismo que aquellos a quienes he criticado!

Mi resistencia al feminismo radica no en su premisa central de que la mujer y el hombre son iguales y deben tener los mimos derechos, sino por las siguientes puntualizaciones. En primer lugar, discrepo de la narrativa oficial del feminismo que entiende esta reivindicación como si se tratara de un descubrimiento feminista. En mi caso, por ejemplo, llegué a entender que la mujer y el hombre son iguales como resultado de leer el Corán, y no los textos feministas. En realidad, no fue hasta mucho tiempo después que leí esos textos. De todos modos, tengo una deuda intelectual con la teoría feminista del patriarcado al haberme facilitado las herramientas conceptuales para reconocerlo y hablar sobre él. En segundo lugar, me parece que, en su mayor parte, el feminismo ha secularizado la idea de liberación en sí, hasta el punto de que las feministas suelen asumir que ser creyente es sinónimo de estar atada con las cadenas de la falsa conciencia que imposibilita la liberación.

Así, una de las feministas de cultura musulmana más destacada puede asegurar que el islam es una religión patriarcal e incluso misógina, que «profesa modelos de relación jerárquica y desigualdad sexual y estampa el sello sagrado en la subordinación de la mujer». Estas son palabras de Fatima Mernissi (4), y efectivamente no está sola en la defensa de estas opiniones. Las feministas musulmanas, en su mayoría, consideran el islam misógino porque su visión de Dios, «él mismo», es opresiva.

Debido a que muchas feministas de cultura musulmana no creen en lo divino, no encuentran sentido en estudiar el Corán, o incluso en leerlo. No obstante, esto no les impide, a algunas de ellas, realizar falsas acusaciones sobre su mensaje. Por ejemplo, Nawal al Saadawi, la famosa escritora egipcia, afirmó en una ocasión que el Corán defiende la lapidación hasta la muerte si se ha cometido adulterio, lo que es rotundamente falso. (En realidad, en el Corán no se prescribe el castigo de la lapidación por ningún pecado o crimen).

Lo que encuentro problemático en todo esto no es sólo la ignorancia sobre el islam, sino el hecho de que, como los conservadores musulmanes que ellas critican, muchas feministas también confunden el Corán con las lecturas patriarcales o, como me gusta decir, una mala interpretación. Creo que esto es particularmente paradójico, ya que la teoría feminista sobre el lenguaje y la lectura deberían hacerles entender que el Corán, como cualquier otro texto,
también puede leerse de múltiples formas, entre ellas la opresiva.

Por supuesto, del mismo modo que existen muchas lecturas del Corán, también hay muchas definiciones y prácticas del feminismo. Una de ellas nos la proporciona Margot Badran, que define el feminismo islámico como un discurso de igualdad de género y justicia social, que surge de la comprensión del Corán, con el objetivo de poner en práctica los derechos y la justicia para todos los seres humanos en la totalidad de su existencia, a través del continuo público-privado. Como ya he dicho anteriormente, si «esto» es feminismo islámico, obviamente «soy» una feminista islámica.

En efecto, si esto es feminismo islámico, podríamos asumir que todos los musulmanes seríamos feministas islámicos, pues todos leemos el mismo Corán. Desgraciadamente, no todos los musulmanes son islámicos en el sentido en el que Margot señala, y no todos leemos el Corán de la misma forma, como ya he apuntado.

Al contrario, el feminismo de origen musulmán mayoritario es la antítesis del feminismo islámico, y es este tipo de feminismo con el que estamos familiarizados la mayoría de musulmanes. Del mismo modo que no acepto la lectura dominante del Corán, también me resisto a la visión dominante del feminismo. Personalmente creo que para que el término «feminismo islámico» adquiera relevancia, necesitamos aprender a distinguir entre el islam y los musulmanes, así como entre los diferentes feminismos. Hasta entonces, existen muchas musulmanas, como yo misma, que nos resistiremos a* ser calificadas de feministas por lo que mayormente simboliza.
Entiendo que esto pueda ser una visión demasiado estática del feminismo, el cual también está continuamente replanteado de modo parecido a lo que yo intento hacer al volver a diseñar los métodos con los que los musulmanes leen el Corán.

En definitiva, lo que todos los que estamos implicados en este ejercicio necesitamos entender, probablemente, es que compartimos un espíritu crítico de búsqueda y un propósito de replantear nuestro mundo para hacerlo más hospitalario, tanto para hombres como para mujeres. En un mundo basado en la división y la diferencia, estos objetivos no son, ni mucho menos, una menudencia.
------------------------------------------------------------

Notas
1. Sachiko Murata, The Tao of Islam, Albany: SUNY, 1992, p. 43.
2. Ibid., p. 44
3. Karen Armstrong, Islam: A Short History, NY: Modern Library, 2000, p.166.
4. Fatima Mernissi, Women’s Rebellion and Islamic Memory, Zed, 1996, págs. 13-14.

abdal-lah
23/12/2011, 08:14
Ahora vemos lo que dicen los católicos sobre el teme género y sexo, podremos apreciar el ataque frontal contra el concepto de género.

Fuente: http://es.catholic.net/temacontrovertido/330/1745/articulo.php?id=18657
Autor: Eduardo Hayen Cuarón | Fuente: PeriodismoCatolico.com
¿Sexo o género?
Sustituir en nuestro vocabulario el término "sexo" por "género" no es una ingenuidad de los vaivenes del lenguaje. Es, más bien, una seria amenaza para nuestra sociedad
*

¿Sexo o género?

Sustituír en nuestro vocabulario el término "sexo" por "género" no es una ingenuidad de los vaivenes del lenguaje. Es, más bien, una seria amenaza para nuestra sociedad.

El lenguaje es un organismo vivo, en evolución. Pasa el tiempo y se van acuñando palabras nuevas, como expresión de los cambios culturales que se van sucediendo. Hoy se ha puesto en boca de muchos el término "género" que sustituye a la palabra "sexo". Así, por ejemplo, cuando usted llena una solicitud de empleo, pudiera ser que ahí aparezca la pregunta: "¿cuál es su género?" en vez de "¿cuál es su sexo?" Utilizar la palabra "género" en nuestro lenguaje no es simplemente un signo de moda. Detrás de ese término se esconde una ideología malévola que busca abrirse paso en las conciencias para instalarse en nuestra cultura.

En 1995 se realizó la Conferencia Mundial de la ONU sobre la Mujer en Pekín. Este foro fue aprovechado para lanzar una gran campaña de difusión del término "género". Muchos de los participantes de la cumbre ignoraban el sentido exacto de la palabra y pidieron una definición a sus propulsores. Y fue así como la directiva de la Conferencia dio la siguiente definición: "El género se refiere a las relaciones entre mujeres y hombres basadas en roles definidos socialmente que se asignan a uno u otro sexo". Una nube de confusión se creó entre los delegados, principalmente entre los provenientes de países católicos. Estos pidieron una explicación más amplia y esta fue la respuesta: "El sentido del término género ha evolucionado, diferenciándose de la palabra sexo para expresar la realidad de que la situación y los roles de la mujer y del hombre son construcciones sujetas a cambio".

La ideología de género afirma que no existe el hombre natural ni la mujer natural, y que no hay una conducta exclusiva de un solo sexo. Esto quiere decir que no hay una esencia femenina o masculina, y que tampoco existe una forma natural de sexualidad humana. Según los difusores de esta ideología, si usted nació como hombre o mujer, aprendió a comportarse como tal porque así se lo enseñaron en la cultura, pero no porque esa conducta pertenezca a su biología de hombre o mujer. Por ejemplo, si usted es mujer y le gusta maquillarse, cocinar, cuidar los niños, ser detallista y delicada en sus relaciones con los demás, si tiene gusto por la espiritualidad y el arte, y si siente atracción hacia el hombre, todo ello se debe a que usted así lo aprendió de la cultura. Como quien dice, se lo impuso la sociedad. Pero, en realidad, usted pudiera tener gustos y preferencias como las de un hombre porque no existe una naturaleza de mujer, ni una psicología femenina.

Los partidarios de la ideología de género también buscan difundir otros términos como "patriarcado o patriarcal" para hablar de control masculino sobre la mujer; "preferencia sexual" para decir que existen diversas formas de sexualidad incluyendo homosexuales, lesbianas, bisexuales, transexuales y travestis, todos equivalentes a la heterosexualidad; "homofobia" para indicar a las personas prejuiciadas en contra de los homosexuales; "heterosexualidad obligatoria" para señalar que se fuerza a las personas a pensar que el mundo está dividido en dos sexos que se atraen sexualmente uno al otro.

Vivimos en una sociedad cada vez más andrógena o "unisex", donde las conductas que antes se consideraban exclusivas de un sexo, como por ejemplo utilizar aretes o ser policías, van siendo adoptadas por el sexo contrario. Un proyecto de nueva sociedad, con una pluralidad de formas de vivir la sexualidad y con diversos tipos de "familia", es el objetivo de quienes propagan la ideología de género. Eliminar la palabra "sexo" y sustituírla por el término "género" no es una ingenuidad en la evolución del lenguaje. Representa, más bien, un serio peligro para el matrimonio y la familia, y por tanto una grave amenaza a toda la sociedad.

Badr
23/12/2011, 09:31
Hago un paréntesis para mencionar un debate que existe en el seno del feminismo y en las ciencias sociales: El Género y el Sexo. Creo que este articulo de Sara Berbel es complementario a articulo que estamos colgando sobre "La hermenéutica coránica y la liberación de la mujer", después de este articulo puesto como paréntesis seguiremos con ese interesante y fascinante trabajo.


Sobre género sexo y mujeres

Por Sara Berbel. Doctora en Psicologia Social.

Fuente: http://www.mujeresenred.net/news/article.php3?id_article=33
.
.
.





Muy bueno y oportuno este artículo.

Es una pena, que estas definiciones y distinciones que son tan absolutamente reales y determinantes en la vida de cada persona no sean del dominio general y de consciente conocimiento habitual de todo el mundo, porque son elementales para saber de qué se habla y quiénes somos.

En particular entre los musulmanes existe una especie de adoctrinamiento resuelto y determinado con el que se trata de hacer verdad que en cuanto a carácter, varones y mujeres son distintos, que la diferencia sexual va mucho más allá de las meras diferencias de órganos sexuales, y se pretende que esas diferencias más allá de las apreciables son parte del islam, que eso lo dice Dios. Pero eso no es así. Si se lee el honrado Alcorán recta y atentamente y sin partir de creencias dadas por descontadas la mayoría de las veces, no hay nada, absolutamente nada en el honrado Alcorán que diga que existe una diferencia sicológica entre varones y mujeres y que no sostiene ninguna de esas creencias dadas por descontadas.

La diferencia estriba en que cada uno expresa cada uno su carácter o sicología en las situaciones que le son específicas. Es evidentemente que no sale en el honrado Alcorán al pie de una palmera ningún varón dando a luz y por tanto en la situación de verse sólo frente al mundo con el sufrimiento y la vergüenza de que ese acto puede verse acompañado a los ojos humanos según las circunstancias es una vivencia específicamente femenina, pero no por el temperamento de quien la vive, sino por la vivencia en sí en la que se expresará cada persona según su temperamento, sólo que ea vivencia es exclusiva de mujeres.
Eso no quiere decir que un varón no sea capaz de experimentar esos mismos sentimientos, sólo quiere decir que no se va a ver en esa circunstancia para experimentarlos. Es decir la diferencia entre varones y mujeres no es de carácter, sino de vivencia en el caso de que se dé.

El resto de las atribuciones sicológicas, como bien muestra el artículo, son estereotipos que se admiten sin cuestionar y se transmiten y propagan de igual manera.

Está claro que hay interés consciente o inconsciente en mantener esos mitos y estereotipos sobre, por ejemplo, la emocionalidad de la mujer y la racionalidad nasculina, y eso por mucho que nos encontremos por la vida con varones emocionales a tope y mujeres racionales hasta la exasperación, sólo que en cada sexo y según el medio se reprimirán esas actitudes. Pero a un entendimiento que da por descontados ciertos privilegios de un sexo sobre el otro le es imprescindible mantener esas diferencias míticas hasta hacer desaparecer bajo ellas, las diferencias biológicas reales, que estas sí que son determinantes, en beneficio del sexo privilegiado.

Si se da por sentado que las mujeres son más emocionales y el varón más racional, entonces, ya no hay que esforzarse gran cosa en hacer valer la autoridad de él sobre ella, porque es por el bien de todos. Por lo tanto es preciso mantener el mito para que no se hunda la concepción que se inculca en los varones de sí mismos y de sus privilegios de mando y autoridad.

Esto es muy dañino para ellos, porque les da unas expectativas y exigencias sobre sí mismos que algunos pueden cumplir, pero otros más no. De la misma manera que hay mujeres dulces y apaciguadoras que no discuten, pero muy poquitas, por más que se pretenda que todas son así, también hay pocos varones que encarnen esa personalidad "tan masculina" de saber siempre qué hacer, cómo mandar y todo eso. Entonces, los que no llegan se sienten fracasados y si la mujer o las hermanas o la madre no los ven como lo que se les ha enseñado que deben ser, reaccionarán, a menos que sean muy objetivos, realistas Y HUMILDES (difícil cuando se te llena la cabeza de pajaritos) con ira, porque se les niega lo que se les debe y ellos mismos no se pueden imponer como debieran. O sea, frustración a tope. O bien todo el mundo hace el paripé, ellas de que ellos son mucho más de lo que demuestran y ellos creyéndose que los demás los tienen por lo que dicen y que de hecho no los manipulan. En suma, una sociedad basada en la mentira, en el aparentar, en el "sacrifiquemos a las personas al esquema y que éste no se toque".

Evidentemente, ni todas, ni siquiera quizás la mayoría sucumben a eso, porque en el fondo la gente está siempre por encima de las idioteces que se les inculcan, pero mucho sí que se queda pegado e impregna todo y, por mantener la paz, se sacrifican muchas cosas y se dejan pasar muchas injusticias hechas a muchas personas en loor a esas falsedades.

El honrado Alcorán vino para liberarnos de todo, solos frente a Dios, solos frente a la Verdad, Al Haqq.

Debiéramos reconocernos sin mitos, sin parches, solos y compañeros frente a nuestro Hacedor que nos hizo como nos hizo y no para satisfacer ninguna necesidad de una imagen mítica de nosotros mismos a fin de escondernos la verdad porque no podemos con ella.

El honrado Alcorán no establece roles sexuales, no los santifica, no considera que incluso cuando existen nadie debe ser acrificado a ellos.

Pero, es una tentacion con la que nos pone a prueba y nos obliga a superarnos.

Como bien muestra la autora del artículo, el camino de progreso hacia la verdad con la superación de estereotipos de género parece que en las últimas décadas se ha invertido y ahora se refuerzan más y más los estereotipos. La lucha, que en otros años fue muy consciente por la emancipación de la mujer, en muchos aspecto va para atrás. Se ha dado por descontado que hemos llegado, y lo cierto es que nos hemos dormido en los laureles de manera lastimosa. No estamos donde estábamos hace un siglo, pero no estamos tampoco con el espíritu de lucha justiciero e igualitario de hace medio siglo. Y la tentación sigue siempre presente. Es una lucha en la que no podemos bajar la guardia, por feministas, porque las mujeres no podemos ser el pedestal en el que se aúpe ningún falso diosecillo, y por los varones porque no se los puede empujar a ser lo que no son, ni pueden alcanzar con el consiguiente sentimiento de fracaso y subestima y desprecio hacia sí mismos que es la consecuencia de esa clase de vivencia y la ira y desencanto consiguientes que de poder ser valedores y adalides de los más necesitados de la sociedad, los convierten al contrario en pozos negros que absorben de todos y no devuelven nada.

Repito que a pesar de lo fuerte de la tentación, ni todos ni todas sucumben y nunca faltan ejemplos de los que aprender.

Salaam

abdal-lah
27/12/2011, 17:29
Salam

Badr: "El honrado Alcorán vino para liberarnos de todo, solos frente a Dios, solos frente a la Verdad, Al Haqq. Debiéramos reconocernos sin mitos, sin parches, solos y compañeros frente a nuestro Hacedor que nos hizo como nos hizo y no para satisfacer ninguna necesidad de una imagen mítica de nosotros mismos a fin de escondernos la verdad porque no podemos con ella. El honrado Alcorán no establece roles sexuales, no los santifica, no considera que incluso cuando existen nadie debe ser acrificado a ellos. Pero, es una tentacion con la que nos pone a prueba y nos obliga a superarnos>>.

Cierto hermana Badr, "superarnos" conociendo las partes de las cuales que hemos sido "construidos". El Al-Qur`ân nos obliga a ese ejerció intelectual, saber qué es construcción humana y lo qué no lo es. <<¿ Y si vuestros padres estaban equivocados? (cito el Al-Qur`ân de memoria) un gran desafio dirigido a esta cuestión.


Sobre la Identidad masculina:

http://www.tnrelaciones.com/identidad_masculina/index.html


La identidad masculina es una construcción cultural, no se trata de algo biológico. Las características que consideramos masculinas se adquieren a través de un proceso de aprendizaje, el cual se da en el seno de la familia, la escuela, a través de los medios de comunicación, el barrio…

El concepto de masculinidad varía en función del contexto histórico, sociocultural, económico…
En nuestra sociedad y a lo largo de la historia ha existido y aún perdura en la actualidad una desigualdad entre lo masculino y lo femenino, que se expresa condiciones de rasgos, estatus o poder que se le asigna a cada uno. Los varones son vistos como sostenedores económicos de la familia, racionales, poseedores de la iniciativa sexual, dominantes, exitosos, poco sentimentales, competidores, aislados emocionalmente, valientes etc. Este modelo de masculinidad lleva implícito un alto componente de dominación hacia las mujeres.

Antes de que nazcan los bebés, las familias ya tienen expectativas en función del sexo del nuevo miembro de la familia, tras el nacimiento y a medida que van creciendo van tomando posición en la realidad en la que se encuentran, y van aprendiendo las conductas que se consideran adecuadas en su entorno, a través del modelado de sus mayores, que premian las conductas típicas de su sexo y restringen las que supuestamente no lo son. Desde pequeños los varones se ven en la* obligación de “convertirse en hombres”, en la obligación de conquistar la virilidad, proceso duro, para el que u varón debe renunciar a muchas cosas, como el desarrollo emocional pleno, la libre expresión de sentimientos… Por lo tanto un niño que crezca en un ambiente en el que el modelo imperante es la masculinidad dominante machista, aprenderá conductas machistas de dominación hacia las mujeres; esto nos indica que las conductas machistas se pueden modificar para dar lugar a una sociedad más libre.

La identidad masculina se ha construido históricamente en oposición a la identidad femenina, es decir, ser masculino es no ser femenino, es el opuesto, y los comportamientos femeninos son mal vistos en los varones, por lo que han de renunciar por completo a su lado femenino, de manera que se ven obligados a renunciar a una parte importantísima para su desarrollo. Además este ideal de masculinidad, hace que los varones traten de demostrar constantemente su virilidad a través de actos que lo alejen de lo femenino, y en muchos casos estas demostraciones están ligadas a la agresividad y la violencia.

A pesar de que las diferencias biológicas entre hombres y mujeres, son reales y no modificables, los procesos de socialización son los que más peso tienen en las conductas típicas femeninas o masculinas.

En este momento la identidad masculina esta sufriendo un proceso de evolución, motivado en gran parte por los cambios que han protagonizado las mujeres y a la conciencia de que un modelo tan rígido no permite que las personas nos desarrollemos como seres completos y plenos, y esto solo se podría conseguir, si los varones dejaran de reprimir su parte femenina y las mujeres explorásemos nuestro lado masculino.


Salam

abdal-lah
27/12/2011, 18:40
Salam

La identidad masculina esta diseñada y construida con los valores que se adjudican al Poder: dominio económico, iniciativa, éxito, posesión sexual, competencia, valor, pragmatismo, autismo, etc. Y es el Estado quien socializa a los seres humanos, como el Estado tiene su percepción de si mismo basado en el poder vertical enseña a los varones ese esquema vertical (pues ellos simbólicamente son el reflejo del Poder y del Estado), y siempre lo hace en detrimento de lo que el Estado (que es quien socializa) dice que es la feminidad.

El Estado crea un otro (feminidad) para construir su propia identidad de Poder, es como el nacionalismo que para ser creado debe buscar un "otro" un "enemigo" un "contrario" para construirse, así como la identidad española, por ejemplo, fue creada y es creada en base a un enemigo, llamado "moro" o llamado "francés" o llamado "catalán o vasco" la identidad masculina se construye en contra posición de lo femenino. La socialización que el Estado monopoliza siempre se basa en la contraposición, en lo contrario y en el otro o en el enemigo.


Toda la relación o desrelación entre hombres y mujeres esta oprimida con la tenaza de la identidad de Poder (relaciones verticales) que construye el Estado, y es el Estado el máximo responsable de nuestras desdichas y de nuestros desencuentros entre hombres y mujeres.

Salam

Badr
30/12/2011, 16:55
Quisiera añadir que la cura de cualquier sexismo no consiste en persistir en los patrones sexuales predeterminados e impuestos, sea directamente o sinuosamente. La cura consiste en recordar que el sujeto de derechos, el sujeto moral, el sujeto de cualquier cosa en suma, es la persona, no un sexo u otro sexo. El problema que representan los estereotipos y roles sexuales impuestos es precisamente que quebranta la libertad de la persona imponiéndole cosas arbitrariamente.

Es lógico dar derechos a las mujeres derivados de que son ellas las que asumen toda la carga biológica de la perpetuación de la especie, es decir aquella carga que los unos no pueden hacer y las otras sí, es decir, donde no hay opción posible, pero es un ataque a la persona privarla de derechos o decirle como debe sentir o no sentir fundándose en lo que alguien supone que ha de sentir o ser. El doblegar el temperamento de una persona, violentar su sensibilidad, es fuente de muchas tragedias, de mucho conflicto, de mucho sufrimiento que puede repercutirse en círculos muy amplios. A la persona se la respeta, con sus sentimientos, su sensibilidad, su pudor y su intimidad e independencia.

Salaam

magreb2005
30/01/2012, 22:31
http://www.webislam.com/articulos/67878-la_mirada_miope_del_feminismo_hegemonico.html

¿Que es eso de mujer blanca y burguesa? Y la autora es negra, china o árabe? ¿es pobre, rica, burguesa? Las comparaciones son odiosas....

Badr
31/01/2012, 07:02
NO esta hablando de la autora del artículo, sino de la mentalidad del artículo, que categóricamente rechaza cualquier religión determinanado inapelablemente que todas las religiones son malas para las mujeres.

Lo que es malo para las mujeres no son las religiones, sino las personas que se sirven de ellas para sustentar sus propios intereses, fobias, debilidades, complejos, etc. etc.

Muchos de los complejos machistas descansan en castillos de naipes sobre lo que es su propia naturaleza y condición y muchos temen que se derrumben esos castillos y, para evitarlo, recurren a todo, a impostar la religión, a inventarse teorías pregreinas y superponerlass a la realidad, a torcer la naturaleza de las personas para hacerla conformarse a su concepto de lo que debe ser un varón o una mujer, etc. Con lo cual se perjudica a todas las personas, que tienen que torcer y ocultar muchas veces su propias inclinaciones sin poder encauzarlas con naturalidad, sino que deben machacarlas porque no coinciden con las líneas de esos castillos de naipes.

Salaam

abdal-lah
31/01/2012, 11:18
Salam

Muy bien por Natalia Andújar.

Lo que es odioso es que haya gente que no entienda lo que se escribe.

salam

Badr
03/02/2012, 07:51
El título del hilo, "Los feminismos" está indicado. A mí el "feminismo" que me preocupa es ese que no es tal, sino un caricatura que lo pinta como un monolito caprichoso, sin razón de ser y el coco, el demonio, el enemigo, el mal...

Muy cómodo es "feminismo" para minar y eliminar la resistencia y la lucha por la justicia entre los sexos.

Sin embargo, es preciso que exista un feminismo, y hasta que exista un masculinismo, si es que los varones consiguen caer en la cuenta de que la mentira sobre la propia índole nunca es ningún fabvor, por mucho que ciertos privilegios parezcan favorecerle a uno. Que en lo que conocemos de historia se ha abusado y sometido a las mujeres no es ninguna invención, es la realidad. El feminismo es la resistencia y la lucha contra la injusticia contra las mujeres. Pintarlo como el coco, aparte de calumnia y difamación es hacer flaco favor a las personas de ambos sexos que se han esforzado por la justicia.

Parece ser que el vocablo "feminismo" ya fuera en sí pecaminoso, no se debe hablar de eso, debe hablarse de... de qué? Yo no sé de ningún vocablo que exactamente diga eso y el hecho de rneegar del vocablo no es porque en sí sea feo, sino porque en la raíz de ese renegar hay o ha habido una voluntad de desacreditar la lucha que representa, caricaturizándola, achacándole todo lo malo que sucede en el mundo o una buena parte.

En fin, como con tantas otras cosas, nada cae del cielo tal cual, y cuando cae, incluso, nos engañamos sobre ello.

Luego, naturalmente hay el feminismo ese que se pavonea en el mundo como si fuera Dios y que critica Ndeye Andújar en el artículo cuyo enlace ha puesto Magreb.

En cierto modo ese "feminismo hegemónico" es un feminismo traidor, porque se ha pasado al enemigo, es decir, ya no defiende a las mujeres y su causa justa, sino que defiende una visión hegemónica del mundo y de las ideas, precisamente ese hegemonía del poderoso por el hecho de serlo contra la que se alzó el movimiento feminista a costa de mucho sufrimiento y ridículo y de muchas difamaciones y calumnias, como ahora.

El feminismo hegemónico que revela el artículo glosado por Ndeye se convierte, pues, de hecho, en un arma contra "el territorio sumergido", las mujeres que no se ven.Las que se han auoado al poder, ahora colaboran con él en ignorar a los que no pueden, o creen que no pueden, dictando desde arribza lo que es mejor para las mujeres, porque para eso ellos son los más listos y los que saben. Esa es precisamente la razón por la que las mujeres no tenían voz ni poder ni derechos y sí obligaciones a tutiplén, porque ellas no tenían capacidad.

¡Viva el feminismo! ¡Viva la justicia! ¡Viva la equidad! y ¡Abajo las falsificaciones y las imposturas!

Salaam

Chiara
03/02/2012, 19:05
Ya se que no va a gustar nada mi intervención pero como yo no estoy aquí para agradar a nadie sino para participar en un foro abierto a las opiniones de todo el mundo, lo haré de todas formas aunque aclaro que sin ánimo de fastidiar a nadie. Creo que como ya he dicho alguna vez, no existen ideales nobles en sí mismos, es Dios quien hace de nuestros ideales nobles, ideales nobles. Toda justicia humana que se olvida del principio divino está expuesta a la contingencia propia de lo humano, es susceptible de ser degradada e injusta. Ese es el problema que encuentro en el feminismo laico, al cual se le pueden atribuir logros para bien y para mal, producto de esa contingencia.
Con respecto al llamado feminismo islámico no creo que el procedimiento de trasladar al Corán esa retórica expuesta a la contingencia pueda salvarlo de ella. La única manera de mantenernos a salvo de ella es mediante la reforma del nafs. La reforma de nosotros mismos, de manera contraria no estaremos defendiendo la dignidad del mensaje divino sino nuestras propias pasiones. La falacia más obvia del “feminismo hegemónico” es pretender que el patriarcado es una estructura acultural y ahistórica. No es lo mismo el patriarcado de la España franquista y el patriarcado de los Califatos de las primeras generaciones. No basta con aclarar que no atribuimos malas intenciones a los errores de los exegetas, o de los compañeros del profeta (pb), o de los compiladores de hadices, es necesario también entender sus razones, porque aunque los identifiquemos como errores, podemos aprender de ellos. Si de un plumazo descartamos toda tradición que no nos cuadra con nuestra interpretación, lo que estamos haciendo en definitiva es erguirnos en los verdaderos poseedores de la justa interpretación del mensaje divino cuando ni siquiera somos capaces de discutir con humildad y dar un ejemplo de justicia en el trato con los demás.
Del mismo modo que los reformistas islamistas, creamos una fórmula que solo puede verficarse a sí misma y que huye de discutir los argumentos y los fundamentos de todos aquellos musulmanes de bien, hombres y mujeres justos, que equivocados o no, nos han precedido en la difícil y noble labor de fundar un modo de vida que nos facilitara nuestro verdadero y elevado propósito en esta vida. Sé que esto que voy a decir va a sonar chocante, pero no es una provocación sino una opinión personal sincera. Me da la impresión en este foro hay un grupito hegemónico (ya que tenemos la palabreja dando vueltas) que se tiene muy bien aprendida esa fórmula, y lo digo sin acritud porque todos me parecen personas inteligentísimas y cultísimas, pero no entiendo y me choca que siendo tan inteligentes y abiertos y tolerantes, se manejen con esa hostilidad hacia cualquiera que piense de otro modo. Hace poco leí un hilo sobre el hiyab y me dio vergüenza cómo trataron a un forista que pretendía defenderlo sin manejar siquiera muy bien el castellano. Estoy de acuerdo con los argumentos que se esgrimieron, pero me pareció agresiva y jactanciosa la forma en que se ha hecho ¿Tanto nos indigna que un musulmán defienda aquello que ha aprendido aunque pensemos que pueda estar equivocado?
Yo creo que en cualquier yihad que se emprenda no solo basta con la convicción también importan la formas, no es corrección política es proceder con un mínimo de compasión y empatía, y por esto es importante también purificar nuestros corazones, y me incluyo a mi misma, la primera, por supuesto.
Es la única forma de no caer en la trampa del feminismo “hegemónico” que traiciona la lucha por la justicia transformándola en una lucha egoísta de los intereses de un grupo. El feminismo islámico, en mi opinión, no puede desligarse de la lucha por los valores comunitarios y de lo que entendamos entre todos por bien común. La capacidad para realizar cualquier función en la comunidad debe ser lo verdaderamente importante, sin tolerar la discriminación por sexos, ni por ninguna otra condición. Y también creo que muchísimos musulmanes de todos los tiempos lo han entendido de ese modo. En ese sentido creo que es ingenuo plantear una interpretación del Corán sin revisar antes nuestras ideas y valores culturales no para aceptar la autoridad de otras culturas y otros tiempos por sobre todas las cosas, sino para hacer de nuestra lucha una verdadera lucha por una comunidad más justa como Dios manda.

Saludos.

haya-mp-641
10/10/2012, 00:04
Salam me gustaría pediros ayuda estoy haciendo un trabajo sobre la mujer musulmana en españa y me gustaria saber si alguna de vosotras podria ayudarme gracias inchallah

magreb2005-gm
12/01/2014, 14:18
Le recomiendo que lea a Emanuel Levinás y su concepto de Alteridad.

magreb2005-gm
12/01/2014, 14:23
Aixa y el hijo del rey o ¿quién puede más el hombre o la mujer? [ediciones del oriente y del mediterráneo, 1990], delicioso cuento popular marroquí en clave feminista;

magreb2005-gm
12/01/2014, 14:38
Pues ahora el que no entiende lo que lee es usted. Nunca dije que ese artículo lo escribiera yo...