PDA

Ver la Versión Completa : Hadices sobre las virtudes y méritos del los Sahabas mencionados en Sahih Al-Bujari[



PON TU SELLO
14/09/2011, 14:52
Hadices sobre las virtudes y méritos del los Sahabas mencionados en Sahih Al-Bujari[7]


17. Anas relató que el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Querer a los Ansár es una señal de fe y odiar a los Ansár es señal de hipocresía”.
1520. Yubair bin Mut’im relató: “una mujer vino al Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) para hacerle una pregunta y él le ordenó que vuelva después. Pero ella le preguntó: “¿Y qué si vengo y no te encuentro?” como refiriéndose a la muerte del Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él). Él le dijo: “Si no me encuentras consulta a Abú Bakr”.”
1521. ‘Ammár relató: “Yo vi al Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) cuando no había con él sino cinco esclavos, dos mujeres y Abú Bakr”.
1522. Abú Al-Dardá’ narró que el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Allah me envió a vosotros y dijisteis: Mientes; pero Abú Bakr dijo: “dice la verdad” y me apoyó con su persona y su fortuna. ¿Dejaréis, pues, de molestar a mi amigo?”; lo dijo dos veces. Después de eso nadie más ofendió a Abú Bakr”.
1523. ‘Amrú bin Al-‘As relató: “El Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) me nombró al mando del ejército de Dhát al-Salásil; fui ante él y le dije: “¿Quién es la persona que más amas?” Él dijo: “Aisha”; yo pregunté: “¿Y de los hombres?” Dijo: “Su padre (Abú Bakr)”; yo dije: “¿A quién después de él? Dijo: “A Omar bin Al-Jattáb” y enumeró a varios hombres”.
1525. Abú Musa Al-Ash’ari relató que se hizo la ablución en su casa y luego salió. Dijo: “Me dije: acompañaré al Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y estaré con él este día”. Llegué a la mezquita y pregunté por el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él); y me dijeron: “salió y se dirigió en aquella dirección”. Dijo: “y salí tras él y pregunté hasta que llegué a un lugar llamado Bi’r Arís y me senté a la puerta, que estaba hecha de palmas. El Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) hizo sus necesidades e hizo la ablución. Yo me dirigí hacia él y lo encontré sentado en el borde de un pozo de agua, con las piernas descubiertas y colgando en el pozo. Yo lo saludé y me aparté un poco hasta llegar a la puerta. Me dije: “Hoy seré el portero del Mensajero de Allah”. Abú Bakr llegó y golpeó la puerta. Pregunté: “¿Quién es?” Dijo: “Abú Bakr”. Le respondí: “espera un poco”; fui al Profeta(la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y le dije: “¡Mensajero de Allah! Es Abú Bakr que pide permiso para entrar”. El Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Déjale entrar y albríciale con el Paraíso”. Fui hasta Abú Bakr y le dije: “entra, y el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) te albricia con el Paraíso”. Abú Bakr entró y se sentó a la derecha del Mensajero de Allah en el borde del pozo, haciendo colgar en el aire sus piernas como lo hacía el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y descubriéndolas también. Luego volví (a la puerta) y me senté. Yo había dejado a mi hermano haciéndose la ablución (en mi casa), así que dije: “si Allah quiere el bien para fulano –refiriéndose a su hermano- le hará venir”; de pronto, alguien empezó a mover la puerta. Dije: “¿Quién es?” Me dijo: “Omar bin Al-Jattáb”. Le dije: “espera” y fui ante el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y lo saludé. Le dije: “es Omar bin Al-Jattáb que pide permiso para entrar”. Me dijo: “Permítele entrar y albríciale con el Paraíso”. Volví (a la puerta) y le dije: “entra; y el Profeta te albricia con el Paraíso”. “Omar entró y se sentó al borde del pozo al lado izquierdo del Mensajero de Allah y dejó sus piernas colgando en el aire. Volví y me senté mientras me decía: “si Allah quiere el bien para fulano –su hermano- lo hará venir”. De pronto alguien movió la puerta; pregunté: “¿Quién es?” Me respondió: Uzmán bin Affán”. Le dije: “espera un poco” y fui a informar al Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él). El Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) me dijo: “Permítele entrar y albríciale con el Paraíso, después de una calamidad que le azotará”. Volví y le dije: “entra; el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) te albrició el Paraíso después de que te azote una calamidad”. Uzmán entró y encontró que el borde del pozo ya estaba lleno (ocupado por los que llegaron antes que él) y fue a sentarse en la orilla opuesta frente al Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él)”.
1526. Abú Sa’id Al-Judrí narró que el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “No insultéis a mis compañero (Sahabas). Pues, aunque lleguéis a dar en caridad tanto oro como el tamaño de la montaña de Uhud, nunca llegaréis a igualar un puñado dado por ellos”.”
1527. Anas bin Málik relató que el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) escaló la montaña de Uhud con Abú Bakr, Omar y Uzmán. La montaña tembló bajo sus pies y este dijo: “¡Uhud! Mantente firme, pues sobre ti tienes a un profeta, un creyente de mucha fe (Siddíq) y dos mártires”.
1528. “Abdullah bin ‘Abbás dijo: “estaba rogando a Allah por Omar bin Al-Jattáb, que había sido puesto sobre su cama (ya muerto), cuando de pronto un hombre apoyó sus codos sobre mis hombros y dijo: “¡Que Allah tenga misericordia de ti! Yo siempre desee que Allah te ponga junto con tus dos amigos, pues oí al Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) decir muchas veces: “Estaba yo, Abú Bakr y Omar; hicimos, yo, Abú Bakr y Omar; partimos, yo, Abú Bakr y Omar”; por eso espero que Allah te ponga junto con ellos dos”. Me di vuelta y vi que era ‘Ali bin Abi Tálib”.
1556. Abú Huraira relató que el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Si no fuese por la emigración (Hiyra) sería un hombre de los ansár”.
1557. Al-Bará’ narró que el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “A los ansár no los quiere sino un creyente y no los odia sino un hipócrita. Allah quiere a quien los quiere y odia a quien los odia”.
1558. Anas bin Málik dijo: “El Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) vio a mujeres y niños (de los ansár) viniendo de una fiesta de matrimonio, entonces se puso de pie y dijo tres veces: “¡Por Allah! Sois la gente más querida para mí”.
1559. Anas bin Málik también relató en otra versión: “una mujer de los ansár llegó ante el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) con uno de sus hijos. El Mensajero de Allah le habló y le dijo: “¡Por Aquél que tiene mi alma en Su mano! ¡Sois la gente más querida para mí!” dos veces”.
1560. Zayd bin Arqam dijo: “los ansár dijeron: “¡Mensajero de Allah! Todo profeta ha tenido seguidores y, ciertamente, nosotros te seguimos. Pide, a Allah que haga a nuestros seguidores ser considerados como de nosotros” y el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) rogó por ello”.
1562. Usayd bin Hudayr relató que un hombre de los ansár dijo: “¡Mensajero de Allah! ¿No puedes nombrarme para un puesto como nombraste a fulano?” El Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) le respondió: “después de mi veréis que se prefiere a otros en vez de a vosotros; así que tened paciencia hasta que me encontréis en el estanque”.
1563. En otra versión, Anas cita: “nuestro lugar de encuentro será el estanque”.
1564. Abú Huraira relató que un hombre llegó ante el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y él envió a (preguntar a) sus mujeres (si tenían algo para ofrecerle). Ellas dijeron: “Solo tenemos agua”. Entonces, el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “¿Quién da hospitalidad a este hombre?” un hombre de los ansár dijo: “yo” y se lo llevó hasta que llegaron donde su mujer y le dijo a ésta: “Se hospitalaria con el huésped del Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él). “No tenemos más que la comida de mis hijos” le respondió ella. El Ansár le dijo: “prepara la comida, enciende tu lámpara y manda a dormir a los niños si te piden comida”. Ella preparó la comida, encendió su lámpara y acostó a los niños. Luego hizo como que reparaba la lámpara y la apagó. Entonces, ellos aparentaron estar comiendo, pero se fueron a dormir con hambre (el huésped no notó que no habían comido por la oscuridad). Cuando amaneció, el Ansár fue con el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y éste le dijo: “A Allah le hizo reír –o: le alegró- vuestra acción” y Allah reveló la siguiente Aleya: “...y les prefieren a sí mismos aunque estén en extrema necesidad...” (59:9)”.
1637. Yábir bin ‘Abdullah dijo: “El Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) nos dijo en el día de Al-Hudaibia: “Vosotros sois la mejor gente de la tierra” y éramos mil cuatrocientos. Si pudiese ver ahora os mostraría el lugar del árbol (bajo el que se hizo el juramento)”.

articulo II