PDA

Ver la Versión Completa : Enseñanzas islámicas sobre la paz y la guerra



la verdad
17/05/2011, 01:07
El Islam prohibe la agresión, pero nos invita a luchar si la ausencia de lucha pone en peligro la paz y promueve la guerra. Si la ausencia de lucha significa la eliminación de la libertad de creencia y de la búsqueda de la verdad, nuestro deber es luchar. Ésta es la enseñanza sobre la que puede construirse definitivamente la paz, y la enseñanza sobre la que el Profeta del Islam basó su propia política y sus prácticas. El Profeta sufrió de una forma continua y constante en la Meca, pero no devolvió la agresión de la que era víctima inocente. Cuando emigró a Medina el enemigo estaba preparado para eliminar el Islam; era necesario, por lo tanto, luchar contra el enemigo en defensa de la verdad y de la libertad de credo, y para establecer y garantizar la paz de una vez por todas. Antes de seguir adelante, será adecuado estudiar los pasajes del Santo Corán que tratan el tema de la guerra:

1.- "Se da permiso para combatir a quienes son combatidos, porque han sido perjudicados - y Al-lah tiene en verdad poder para ayudarles - quienes fueron expulsados injustamente de sus hogares sólo por haber dicho: "Nuestro Señor es Al-lah - y si Al-lah no hubiera permitido a los hombres defenderse contra la actuación injusta de los demás, ciertamente habrían sido destruidos monasterios e iglesias, sinagogas y mezquitas, en las que se conmemora frecuentemente el nombre de Al-lah. Mas Al-lah ayudará en verdad a quien Le ayude. Al-lah es ciertamente Fuerte, Poderoso" (22:40-41)

2.-"Y luchad en la causa del Al-lah contra los que luchan contra los otros, pero no seáis transgresores. En verdad, Al-lah no ama a los transgresores. Y matadlos en donde los encontréis y expulsadlos de donde os hayan expulsado; ya que la persecución es peor que el homicidio. Y no luchéis contra ellos ni dentro ni cerca de la Mezquita Sagrada mientras no os ataquen allí. Pero si os atacan combatidles. Esa es la retribución para los incrédulos. Pero si desisten, sepan que Al-lah es, en verdad, el Sumo Indulgente, el Misericordioso. Y luchad contra ellos hasta que cese la persecución, y se profese libremente la religión de Al-lah. Pero si desisten, recordad que no se permite hostilidad alguna excepto contra los agresores" (2:191-194)

3.-"Diles a los incrédulos, si desisten, que lo pasado se les perdonará; pero si vuelven a ello, entonces, en verdad, tienen ante ellos el ejemplo de los pueblos que les precedieron. Y combatidlos hasta que cese la persecución y la religión sea totalmente para Al-lah. Pero si desisten, en verdad Al-lah vigila todo lo que hacen. Si vuelven la espalda, sabed que Al-lah es vuestro Protector" (8:39-41)

4.-"Pero si se inclinan hacia la paz, inclínate tú también hacia ella y deposita tu confianza en Al-lah. En verdad, El es Quien todo lo oye, El Omnisciente. Pero si pretenden engañarte, en verdad, Al-lah te basta. El es Quien te ha fortalecido con Su ayuda y con los creyentes" (8:62-63)

5.-"Exceptuados aquellos de los idólatras con los que habéis concluido un tratado y que posteriormente no os hayan fallado de modo alguno ni ayudado a nadie contra vosotros. Cumplid pues estos tratados que habéis establecido con ellos hasta su término. En verdad, Al-lah ama a los justos " (9:4)

6.-"Mas si alguno de los idólatras te pide protección, concédesela para que oiga la palabra de Al-lah. Llévalo después a su lugar seguro. Esto es porque se trata de gentes que no saben" (9:6)

7.-"No corresponde a un Profeta tener prisioneros mientras no haya iniciado una batalla regular en el país. Vosotros deseáis los bienes del mundo, mientras que Al-lah desea para vosotros el Más Allá. Pues Al-lah es Poderoso, Sabio" (8:68)

8.-"Más tarde, liberadlos como gracia o recibiendo un rescate, hasta que la guerra haya depuesto sus cargas" (47:5)

9.-"Y si algunos desean una escritura de emancipación de entre aquellos que poseen vuestras diestras, escribídsela si conocéis algo de bien en ellos; y dadles de la riqueza de Al-lah que El os ha concedido" (24:34)

CONCLUSIONES
Categóricamente podemos decir que estos versículos enseñan las siguientes reglas:

I.- Sólo se debe recurrir a la guerra en el nombre de Dios y no por motivos egoístas, y no por agrandar o por fomentar cualquier otro interés.

II.- Sólo podemos recurrir a la guerra contra quien nos ataca primero.

III.- Sólo podemos luchar contra los que luchan contra nosotros. No podemos luchar contra los que no toman parte en la guerra.

IV.- Incluso después de que el enemigo hay iniciado el ataque, es nuestro deber mantener la guerra dentro de unos límites. Extender la guerra, bien territorialmente o con relación a la armas utilizadas, es un error.

V.- Tenemos que luchar sólo contra un ejército regular designado por el enemigo para luchar de su lado. No tenemos que luchar contra los demás del lado enemigo.

VI.- En la guerra, debe permitirse inmunidad a todos los ritos y observancias religiosas. Si el enemigo prescinde de los lugares donde se celebran las ceremonias religiosas, entonces los musulmanes también deben desistir de luchar en dichos lugares.

VII.- Si el enemigo utiliza un lugar de adoración como base para atacar, entonces los musulmanes pueden devolver el ataque. Ninguna culpa caerá sobre ellos si así lo hacen. Ni siquiera se permite luchar en los aledaños de los lugares religiosos. Está absolutamente prohibido atacar los lugares religiosos y destruirlos o causarles cualquier tipo de daño.

VIII.- El hecho de que el enemigo inicie el ataque desde un lugar religioso no debe utilizarse como excusa para atacar ese lugar.

IX.- La lucha sólo debe continuar mientras dure la injerencia en la religión y la libertad religiosa. Cuando la religión es libre y la injerencia en ella no prosigue más tiempo, entonces no debe haber guerra aun cuando el enemigo sea quien la empiece.

X.- Si el enemigo desiste, es deber de los musulmanes desistir también, y perdonar el pasado. Los musulmanes deben luchar mientras dure la persecución religiosa, mientras la religión no sea para Dios y no se abandone la injerencia en los asuntos religiosos. Cuando el agresor desiste, los musulmanes también tienen que desistir. No debe continuar la guerra porque el enemigo crea en una religión falsa.

XI.- Los musulmanes no tienen derecho a entrometerse en la religión de los otros, incluso si les parece que esa religión es falsa. Si después de una oferta de paz, el enemigo continua la guerra, los musulmanes pueden estar seguros de la victoria aún cuando sus efectivos sean escasos.

XII.- Si en el transcurso de una guerra los no creyentes se inclinan hacia la paz en cualquier momento, los musulmanes deben aceptar la oferta inmediatamente y hacer la paz. Los musulmanes deben comportarse así aun a riesgo de ser engañados. Deben poner su confianza en Dios. El engaño no prevalecerá contra los musulmanes, que confían en la ayuda de Dios. La oferta de paz debe ser aceptada.

XIII.- Los paganos, que acuerdan un pacto con los musulmanes, lo mantienen y no ayudan al enemigo contra ellos, deben tener tratamiento recíproco por parte de los musulmanes. La piedad exige que los musulmanes deben cumplir su compromiso del pacto tanto en la letra como en el espíritu.

XIV.- Si cualquiera de los que están en guerra con los musulmanes buscan refugio en ellos para estudiar el Islam y reflexionar sobre su Mensaje, deben recibir refugio de los musulmanes durante el tiempo razonablemente necesario para dicho propósito.

XV.- No está permitido hacer prisioneros del enemigo salvo en caso de una guerra regular que implique mucho derramamiento de sangre. El sistema de hacer prisioneros de las tribus enemigas sin guerra y derramamiento de sangre, practicado hasta e incluso después del advenimiento del Islam, es ilegal. Sólo se puede hacer prisioneros de los combatientes y después de una batalla.

XVI.- En relación con los prisioneros de guerra, lo mejor según el Islam, es liberarlos sin pedir rescate. Como ésto no siempre es posible, la libertad mediante rescate, también se puede efectuar.

XVII.- Los que no merecen ser liberados sin rescate pero no tienen a nadie que se lo pague, si todavía piden su libertad, pueden obtenerla firmando un compromiso de que, si se les permite trabajar y ganar dinero, pagarán su rescate.

DIRECTRICES DEL SANTO PROFETA SOBRE LA GUERRA

Las enseñanzas islámicas, sin embargo, no constan solamente de reglas establecidas en el Santo Corán. También se incluyen los preceptos y ejemplo del Santo Profeta del Islam. Lo que hizo o enseñó en situaciones críticas es también una parte esencial de las enseñanzas islámicas. Recogemos aquí algunos dichos del Santo Profeta sobre el tema de la guerra y la paz.

I.- Se prohibe a los musulmanes totalmente mutilar a los muertos.

II.- Se prohibe a los musulmanes recurrir al engaño.

III.- Las mujeres y los niños no deben ser asesinados.

IV.- No se debe interferir con los sacerdotes, funcionarios religiosos y líderes religiosos.

V.- No se debe asesinar a los ancianos, ancianas y niños.

VI.- Cuando los musulmanes entran en territorio enemigo, no deben sembrar el terror entre la población. No se permiten los malos tratos a los civiles.

VII.- Un ejército musulmán no debe acampar en un lugar donde provoque molestias a los civiles. Al desfilar debe tener cuidado de no bloquear la carretera ni causar incomodidades a otros viajeros.

http://islamahmadia.com/YIHAD%3A%20El%20Verdadero%20Concepto%20Isl%C3%A1mi co%20%20