PDA

Ver la Versión Completa : De etimologías y de cifras...



nuh musa
26/02/2011, 17:20
Sheikh Abdel Wahid Yahya:

“[…] Los occidentales han forjado el término ‘sufismo’ para designar especialmente el esoterismo islámico (cuando es que taçawwuf puede aplicarse a toda doctrina esotérica e iniciática, en cualquier forma tradicional a que la misma pertenezca); pero este término, además que no es más que una denominación enteramente convencional, presenta un inconveniente bastante enojoso: es que su determinación evoca así inevitablemente la idea de una doctrina propia a una escuela particular, cuando es que nada hay de tal en realidad, y cuando es que las escuelas no son aquí mas que turuq, es decir, en suma, métodos diversos, sin que pueda haber ahí en el fondo ninguna diferencia doctrinal, ya que ‘la doctrina de la Unidad es única’ (et-tawhîdu wâhidun). Por lo que es de la desviación de estas designaciones,las mismas que vienen evidentemente del término sufi; pero, al respecto de este hay lugar primeramente a decir esto: Es que nadie puede decirse jamás sufi si ello no es por pura ignorancia, ya que prueba por ahí mismo que no lo es realmente, siendo esta cualidad necesariamente un secreto (sirr) entre el verdadero sufi y Allâh; uno puede solamente decirse mutaçawwuf, término que se aplica a quien quiera que entra en la vía iniciática, y ello, a cualquier grado que haya llegado, pero el sufi, en el verdadero sentido de esta palabra, es solamente aquel que ha alcanzado el grado supremo”


“Poco importa, por lo demás, a este considerando, que la palabra ‘sufi’ misma y sus derivados (taçawwuf y mutaçawwuf) hayan existido en la lengua desde el principio, o que sólo hayan aparecido en una época más o menos tardía, lo que es todavía un gran tema de discusión entre los historiadores, la cosa pudo muy bien haber existido antes que la palabra, bajo otra designación, sea incluso sin que se haya sentido por entonces la necesidad de darle una. Por lo que concierne a la procedencia de esta palabra, la cuestión es quizás insoluble, al menos desde el punto de vista empleado habitualmente: diríamos de buena gana que hay demasiadas etimologías supuestas y ni más ni menos plausibles unas que otras […] Por nuestra parte vemos ahí sobre todo una designación puramente simbólica, una especie de ‘cifra’ si se quiere, que, como tal, no necesita tener ninguna derivación etimológica propiamente hablando, se encontrarían además entre otras tradiciones casos comparables (en la medida, enténdase bien, que lo permite la constitución de las lenguas de que se sirven) […]” (Sobre el esoterismo islámico. René Guénon)