PDA

Ver la Versión Completa : Condoleeza propuso enviar a refugiados palestinos a Chile y Argentina



Jorge Aldao
02/02/2011, 20:16
Condoleeza propuso enviar a refugiados palestinos a Chile y Argentina

La propuesta, estima el periódico británico, parece basarse en el hecho de que Chile tiene una importante comunidad palestina desde hace un siglo y, al igual que Argentina, dispone de grandes extensiones con bajísima densidad de población.

EE.UU. propuso dar a los refugiados palestinos tierras en Chile y Argentina como alternativa al anhelado regreso a sus antiguos hogares en Israel y los territorios ocupados por el Estado judío, según las actas de las conversaciones a las que ha tenido acceso el diario británico The Guardian.

Condoleezza Rice, secretaria de Estado en la presidencia de George W. Bush, hizo esa propuesta en una reunión celebrada en junio de 2008 en Berlín entre los negociadores estadounidenses, israelíes y palestinos, conforme a los registros secretos de más de una década de negociaciones de paz fracasadas, obtenidos por este rotativo.

“Tal vez podamos encontrar países que puedan contribuir de esa forma. Chile, Argentina, etc.”, dice el texto de las minutas que no son una transcripción literal y llevan las iniciales CR antes de esa cita, señala el periódico, que recuerda que Condoleezza Rice era la única participante con esas iniciales.

La propuesta, estima el periódico británico, parece basarse en el hecho de que Chile tiene una importante comunidad palestina desde hace un siglo y, al igual que Argentina, dispone de grandes extensiones con bajísima densidad de población.

Los palestinos insisten en el derecho de los refugiados a retornar a sus tierras ancestrales, demanda a la que el Estado israelí se viene resistiendo desde su fundación en 1948.

La propuesta recuerda la que se hizo en el pasado siglo para asentar a los judíos en Madagascar y algún otro país africano como Kenia.

Según The Guardian, posiblemente influyera en ella el traslado de 117 refugiados palestinos a Chile entre marzo y abril de 2008, pocos meses antes de la reunión berlinesa.

Se trata de un grupo de palestinos que había vivido en Irak muchos años y había terminado en un siniestro campo para refugiados en la frontera siria durante el caos que siguió al derrocamiento del presidente Sadam Husein.

Chile aceptó acoger a los refugiados en respuesta a un llamamiento de la ONU, según la portavoz de la oficina de ACNUR para Suramérica, Carolina Podesta de Footner.

Además de albergar a la mayor población palestina de toda Latinoamérica -calculada en más de 200.000 personas-, Chile aceptó también en su día refugiados de Afganistán, Colombia y la antigua Yugoslavia.

Según la representante de ACNUR, otros palestinos refugiados en Irak encontraron asilo en Brasil, Rumanía e Islandiaa.

Fuente: http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article21944

abdal-lah
03/02/2011, 15:48
Jorge...salam

Pues a ver si se les ocurre enviarlos aqui (Catalunya) y montamos una buena intifada catalino-palestina que hace falta,:D:D y que monten una cadena de sawarmas que están muy ricosssss jajajjajaja

salam

Jorge Aldao
03/02/2011, 17:20
Publicado en Rebelión
Los énfasis son míos
Un saludo
JOrge aldao

Sólo los refugiados palestinos pueden renunciar a su derecho de retorno

Ghada Karmi
Guardian.co.uk

Traducido para Rebelión por J. M. y revisado por Caty R.

Mientras los «papeles de Palestina» revelan nuevas propuestas para hacer frente al problema de los refugiados, vale la pena recordar las restricciones legales.

Ningún asunto ha sido tan espinoso y tan fundamental para el proceso de paz entre israelíes y palestinos como el derecho de retorno de los palestinos. Aunque durante mucho tiempo estuvo postergada porque, sin justificación, Israel la considera una amenaza a su existencia y en consecuencia también la marginaron los dirigentes occidentales, la cuestión de los refugiados se ha negado a desaparecer y vuelve cíclicamente. Para los refugiados, por el contrario, tiene un carácter casi sagrado.

Los refugiados son las personas que huyeron o fueron expulsadas por el ejército israelí para lograr el establecimiento del Estado de Israel en 1948. En aquel momento eran alrededor de 750.000 personas, las tres cuartas partes de la población árabe de Palestina, pero en la actualidad son muchos más. En 2007 ellos y sus descendientes fueron estimados por el Centro de Recursos Badil para la Residencia y Derechos de los Refugiados en 7,6 millones, de los cuales 4,6 millones son refugiados registrados por las Naciones Unidas.

El derecho de retorno palestino está consagrado en el derecho internacional y existen precedentes históricos confirmados en repetidas ocasiones por las Naciones Unidas. La resolución 194 fue aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en diciembre de 1948 haciendo un llamamiento a Israel para repatriar a los «desplazados por el conflicto reciente» con una compensación por sus pérdidas. La Declaración Universal de los Derechos Humanos del año 1948 afirma que aquéllos que dejan sus hogares por la razón que sea tienen todo el derecho a volver a ellos. Este precepto se ha aplicado a menudo, recientemente con los kosovares desplazados.

Sin embargo nadie ha logrado que ese derecho se cumpla en el caso de los palestinos, aunque se trata, seguramente, del problema de refugiados más antiguo del mundo. Esto se debe por completo a la negativa de Israel a repatriar a los refugiados basándose en que esto destruiría el carácter judío del Estado, y la aceptación implícita de Occidente de este argumento. En consecuencia, desde finales de 1990, Israel y los países occidentales han presentado una serie de propuestas –indemnizaciones individuales o colectivas, asentamientos en sociedades de acogida, traslado fuera de las fronteras de Israel- destinadas a eludir el derecho de retorno de los refugiados palestinos a Israel.

Una propuesta de EE.UU. dada a conocer a mediados de 2010 proponía la instalación de algunos refugiados en zonas especiales en la frontera entre Libia y Egipto y en Irak, e integrar al resto en países árabes de acogida, con financiación de los países árabes. Que semejantes ideas tan poco realistas circulen cada vez más, es un poderoso reconocimiento indirecto del derecho de retorno, incluso después de 62 años.

Aún así no puede sobrevivir por mucho tiempo. El proceso de paz que pretende una solución de dos Estados puede acabar sacrificando a los refugiados. En un intento desesperado por arrancar concesiones a los israelíes, los negociadores palestinos aún pueden jugar su última carta con la renuncia al derecho de retorno.

El plan de paz árabe del año 2002 se refiere a una solución justa para los refugiados que malviven bajo presión en el Líbano. Debajo de la retórica subyace silenciosamente la aceptación de que el retorno de los refugiados a Israel es imposible y que hay que elaborar otros planes. Muchos ya se han convencido de esta idea. Pero esto ignora la ilegalidad de tales estrategias.
El derecho de retorno es un derecho individual y nadie, excepto los propios refugiados, puede negociar su situación.

En cualquier caso los negociadores palestinos actuales no fueron elegidos ni son representativos de los refugiados, de manera que, jurídicamente, no pueden hablar por ellos. Si lo hacen, y esto puede llegar a ocurrir, sólo se agravaría la injusticia cometida en 1948 y se perpetuaría el conflicto en las próximas décadas.



Ghada Karmi es codirectora del Centro Europeo de Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter



Fuente: http://www.guardian.co.uk/world/2011/jan/24/palestinian-refugees-right-return