PDA

Ver la Versión Completa : Lamarck y la venganza del Imperio



Badr
19/06/2010, 16:35
http://www.uam.es/personal_pdi/ciencias/msandin/LAMARCK%20Y%20LA%20VENGANZA%20DEL%20IMPERIO.pdf


LAMARCK Y LA VENGANZA DEL IMPERIO
Máximo Sandín
Universidad Autónoma de Madrid
"No escribo para aquellos que examinan
rápidamente los libros nuevos, casi siempre
con la intención de hallar en ellos sus ideas
preconcebidas, sino para los pocos que leen,
que meditan profundamente, que aman el
estudio de la naturaleza y son capaces de
sacrificar incluso sus propios intereses, por
el conocimiento de una verdad nueva".
J. B. Lamarck (1744-1829)
Historias y cuentos
El evolucionismo de Lamarck descrito en Philosophie Zoologique (1809) no
tuvo mejor recepción que sus demás teorías. Cuando Lamarck presentó al emperador
Napoleón una copia del libro, se vio reducido al llanto por la insultante reticencia de
Napoleón a aceptar lo que creía un trabajo sobre meteorología. Lamarck siguió
publicando docenas de artículos hasta 1820, pero pasó los últimos once años de su vida
ciego y en la indigencia. Fue enterrado en una fosa común y sus huesos fueron
exhumados cinco años mas tarde para hacer sitio para otros. (Harris, C. L., 1985).
Esta narración, tan escueta como cruel, es sólo una de las variadas formas con que
muchos historiadores de la evolución (del darwinismo, para ser más exactos) suelen
liquidar las aportaciones de Jean Baptiste de Monet, Caballero de Lamarck a la
Biología. Sin embargo, los mismos historiadores adoptan un tono más comprensivo,
casi tierno, cuando describen las terribles circunstancias a que tuvo que enfrentarse
1
Charles Darwin: “La publicación de “El Origen de las Especies” en 1859 desató un
escándalo descomunal en la sociedad británica, y Darwin tuvo que sufrir la
humillación de ver su inconfundible rostro barbudo caricaturizado sobre el cuerpo de
un mono. Al mismo tiempo, las autoridades eclesiásticas de la Iglesia Anglicana
denunciaron que la Teoría de la Evolución constituía la visión más degradante del ser
humano jamás concebida, y alguno incluso llegó a compararle con la serpiente del
Jardín del Edén, por intentar pervertir a la sociedad británica con sus «ideas
perversas»”.
Como es sabido, las ideas revolucionarias siempre han encontrado una dura
resistencia por parte de los poderes establecidos. Al parecer, Darwin encontró unas
dificultades comparables a las de su antecesor en la difusión de sus ideas. Y el motivo
es comprensible. En su Advertencia final de Filosofía Zoológica Lamarck escribe:
Sin embargo, muchas de las consideraciones nuevas que son expuestas en esta
obra, desde su inicio prevendrán desfavorablemente al lector, por el único motivo de
que las ideas ya admitidas van a rechazar a las nuevas. Como este poder de las ideas
viejas sobre las que aparecen por primera vez favorecen esta prevención, sobre todo
cuando interviene un interés menor, resulta que a las dificultades que ya existen para
descubrir las verdades nuevas, estudiando la naturaleza, se les añaden las aún mayores
de hacerlas aceptar.
El “interés menor” del que habla Lamarck bien pudiera ser éste en su caso:
Napoleón tenía una concepción utilitaria del arte y la ciencia como herramientas para
completar el destino de Francia mediante los conocimientos prácticos que le ayudasen a
unificar su heterogéneo imperio. De hecho, durante su expedición a Egipto fue
acompañado de un equipo de científicos bien pagados, pero esto no implica que
Napoleón fuera un admirador de la comunidad intelectual. Según sus historiadores, se
refería a los intelectuales librepensadores como “esa banda de imbéciles”. La dura
reacción ante la presentación de la obra de Lamarck tenía, al parecer, unas
connotaciones más concretas. En palabras de Harry Gershenowitz (1980):
Uno de los mayores científicos de la época, Jean Baptiste Lamarck, parece ser la
antítesis de todo lo que Napoleón valoraba. Napoleón contemplaba a Lamarck en función
de sus componentes tanto científicos como políticos. La herencia política de Lamarck
estuvo basada en unas cercanas relaciones con los líderes de la Revolución. /.../
Adicionalmente al choque de personalidades, la teoría evolutiva de Lamarck mediante
2
lento cambio gradual no cuadraba con la percepción de la realidad de Napoleón. Su
ascenso al poder había llegado mediante una serie de catástrofes políticas. /.../ El
oponente científico y personal de Lamarck, el Barón Georges Cuvier (1769-1832)
consiguió el favor de Napoleón que también descubrió que prefería sus habilidades
políticas y administrativas. El conservadurismo político de Cuvier le impulsó a ofrecer
completa lealtad al imperio despótico rápidamente creciente. Napoleón, para mostrar su
aprecio a un leal, recompensó a Cuvier con una serie de cargos universitarios y
administrativos.
Esta imputación al poder de la responsabilidad (o, al menos, de la implicación) en
el éxito o fracaso de una teoría científica puede parecer una justificación interesada pero
no completa de unos hechos que pudieron tener otras explicaciones, entre las que
pudiera estar la calidad científica de la obra. Una forma de dilucidar estas cuestiones
puede ser recurrir también a la historia para comprender o, al menos tener una idea, de
qué factores o contingencias hicieron posible superar las “dificultades” que encontró
Darwin.
La publicación, el 24 de Noviembre de 1894, de “El origen de las especies” (para
ser más exactos, “Sobre el origen de las especies por medio de la selección natural, o
el mantenimiento de las razas favorecidas en la lucha por la existencia”) provocó
un escándalo el mismo día de su publicación y se convirtió en un Best seller mundial”
(Browne, J. 2007). Efectivamente, la primera edición de 1250 ejemplares se agotó el día
de su publicación, y una segunda de 3000 ejemplares se agotó en una semana. La
reacción escandalizada de sectores conservadores ante el “descubrimiento” de la
evolución encabezada por el obispo Samuel Wilbeforce fue acompañada por las críticas
de científicos evolucionistas (denominados “lamarckianos” por entonces), pero también
de un sólido apoyo de los científicos más cercanos al poder. Sir Thomas Henry Huxley
y Sir Francis Dalton Hooker encabezaron este apoyo fundando el X-Club en el que
también figuraban Herbert Spencer, John Tindall y otros prestigiosos científicos, con el
objetivo de “promover el darwinismo y el liberalismo científico”. Durante una década,
controlaron la Royal Society. Huxley fue presidente de la Geological Society, la
Ethnological Society, la British Association for the Advancement of Science, la Marine
Biological Association y la Royal Society. (Enciclopedia Británica
http://www.britannica.com/EBchecked/topic/277746/T-H-Huxley/93549/Power-and-
Pope-Huxley) “Con plazas en 10 Comisiones Reales, deliberando sobre todo, desde las
pesquerías a las enfermedades o la vivisección, penetró claramente en los laberínticos
3
corredores del poder”. El X-club “fue acusado de ejercer demasiada influencia sobre
el ambiente científico de Londres”.
Estas informaciones no dan la impresión de que Darwin se encontrase
precisamente desvalido ante el stablishment científico, y mucho menos si tenemos en
cuenta que fue convertido en miembro de la Linnean Society, la Geological Society, la
Royal Society... Aunque tampoco se puede eximir de su éxito a los poderes políticos y
sociales si se tiene en cuenta que, a diferencia de las miserables condiciones en que
murió y fue enterrado Lamarck, Darwin vivió y murió rodeado de fortuna económica y
de un gran prestigio social, y a su muerte fue objeto de un funeral de estado en la abadía
de Westmister, en la que sólo estaban enterradas cinco personas no pertenecientes a la
nobleza.

Continúa

Badr
19/06/2010, 16:42
En cualquier caso, y dados los apoyos que recibió, no hay más remedio que
deducir que la calidad científica de su obra tuvo, por fuerza, algún papel que jugar en su
éxito. Desde luego, los hallazgos científicos contenidos en ella deberían ser
extraordinarios, dado que este éxito se ha prolongado durante 150 años hasta el extremo
de que "El origen de las especies" puede ser considerado justamente el libro científico
más importante jamás publicado (Browne, 2007).
Los “errores” de Lamarck...
El comportamiento de Napoleón marcó con una tacha la reputación científica de
Lamarck que había sido aceptada previamente por su venerable sagacidad.
(Gershenowitz, 1980). Sin embargo, a pesar de las terribles condiciones en que
Lamarck, expulsado de la Sorbona, pasó sus once últimos años de vida, tras su muerte
recuperó el reconocimiento científico por su Filosofía zoológica y los estudiosos de la
evolución se autodenominaban “lamarckianos” (Harris, 1968). Para comprender por
qué el libro de Darwin eliminó de una forma tan radical esta obra del panorama
científico, puede ser conveniente una somera revisión de los ejes fundamentales de la
concepción lamarckiana de la evolución.
Comencemos por contemplar el significado que para Lamarck tenía el estudio de
la evolución: Nadie ignora que toda ciencia debe tener su filosofía (teoría), y que sólo
por este camino puede hacer progresos reales. En vano consumirán los naturalistas
todo su tiempo en describir nuevas especies / ... / porque si la filosofía es olvidada, sus
4
progresos resultarán sin realidad y la obra entera quedará imperfecta. (pag. 48). Una
clara exposición de la necesidad de unos postulados teóricos, unos conceptos
unificadores, capaces de aportar, del mismo modo que en las otras ciencias
experimentales, coherencia, consistencia a la Biología. Para ello, el método
experimental ha de seguir las implacables normas del racionalismo:
Encargado de analizar en el Museo de Historia Natural a los animales que yo llamé
sin vértebras, a causa de faltarles la columna vertebral, mis indagaciones sobre infinidad
de ellos, así como las observaciones que me ví obligado a realizar en la anatomía
comparada, me dieron bien pronto la más alta idea del profundo interés científico que
inspira su examen. /.../ El verdadero medio, en efecto, de llegar a conocer bien un objeto,
hasta en sus más mínimos detalles, consiste en comenzar por considerarlo en su totalidad,
examinando, por de pronto, ya su masa, ya su extensión, ya el conjunto de todas las
partes que lo componen; por indagar cual es su naturaleza y origen, cuáles son sus
relaciones con los otros objetos conocidos; en una palabra, por considerarlo desde todos
los puntos de vista que puedan ilustrarnos sobre las generalidades que le conciernen.
(Introducción, pag.19).
Esta búsqueda de generalidades comienza por intentar comprender el fenómeno de
la vida: Como las condiciones necesarias para la existencia de la vida se encuentran ya
completas en la organización menos compleja, aunque reducida a su mínima expresión
se trataba de saber cómo esta organización a causa de cualquier tipo de cambios había
llegado a dar lugar a otras menos simples y a organismos gradualmente mas
complicados, como se observa en toda la extensión de la escala animal (pag. 249).
Para ello es necesaria la existencia de principios morfogenéticos que operen
espontáneamente en los organismos:
Hay más: si la Naturaleza no hubiera podido dar a los actos de la organización la
facultad de complicarla cada vez más, haciendo acrecer la energía del movimiento de los
fluidos, y consecuentemente la del movimiento orgánico, y si no hubiese conservado por
las reproducciones todos los progresos de composición en la organización y todos los
perfeccionamientos adquiridos, no habría seguramente producido esa multitud
infinitamente variada de animales y vegetales tan diferentes los unos de los otros por su
estado de organización y por sus facultades. En suma, ella no ha podido crear por de
pronto las facultades más eminentes de los animales, pues esas facultades se verifican con
la ayuda de sistemas de órganos muy complicados (pag. 197).
5
Unos principios que son igualmente activos en la respuesta de los organismos ante
los cambios en el medio y las nuevas necesidades que éste impone,
Las circunstancias influyen sobre la forma y la organización de los individuos /... /
Ciertamente, si se me tomasen estas expresiones al pie de la letra, se me atribuiría un
error, porque cualesquiera que puedan ser las circunstancias, no operan directamente
sobre la forma y sobre la organización de los animales ninguna modificación. Pero
grandes cambios en las circunstancias producen en los animales grandes cambios en sus
necesidades y tales cambios en ellas las producen necesariamente en las acciones. Luego
si las nuevas necesidades llegan a ser constantes o muy durables, los animales adquieren
entonces nuevos hábitos, que son tan durables como las necesidades que los han hecho
nacer (pag. 167).
...y una comunicación con el entorno que contribuye a conservar el orden, el
equilibrio de la Naturaleza:
La multiplicación de las pequeñas especies de animales es tan considerable, que
ellas harían el globo inhabitable para las demás, si la Naturaleza no hubiese opuesto un
término a tal multiplicación. Pero como sirven de presa a una multitud de otros animales,
y como la duración de su vida es muy limitada, su cantidad se mantiene siempre en justas
proporciones para la conservación de sus razas /.../ y ello conserva a su respecto la
especie de equilibrio que debe existir (pag. 98).
En definitiva, la generación de formas, aun dependiendo de una tendencia propia
de los organismos a su autoorganización, está ligada, asimismo, a la acción de factores
externos. Estos factores aparecen como desafíos del entorno, y suponen para Lamarck
ocasiones para que los seres vivos manifiesten sus inherentes capacidades adaptativas.
Lamarck deja un sendero abierto hacia el encuentro con su querida Biologie
consolidado sobre los cimientos de un duro trabajo y una mente dotada de una gran
perspicacia aunque, al parecer, no lo suficiente como para predecir el futuro que
esperaba a su gigantesca aportación al conocimiento:
Publicando estas observaciones, con los resultados que he ido obteniendo, tengo
como finalidad invitar a los hombres esclarecidos que aman el estudio de la Naturaleza, a
seguirlos, verificarlos y extraer por su cuenta las consecuencias que juzguen
pertinentes. /.../ Habré conseguido el objetivo que me propongo si los amantes de las
ciencias naturales encuentran en esta obra algunos puntos de vista y algunos principios
6
útiles, si las observaciones que he expuesto en ella se confirman o son aprobadas por los
que han tenido ocasión de ocuparse de estos mismos temas, y si las ideas que harán que
nazcan, sean las que sean, pueden hacer avanzar nuestros conocimientos o ponernos en
camino de llegar a las verdades desconocidas. (Advertencia, Pág. 260)
Los sistemas autoorganizativos, la tendencia de los sistemas complejos a un mayor
nivel de organización, la implicación de los Homeoboxes, presentes en los organismos
desde el Cámbrico, en la generación de novedades morfológicas, la transferencia
genética horizontal, la capacidad de respuesta al ambiente de los elementos móviles de
los genomas y los fenómenos epigenéticos, los sistemas y redes ecológicas desvelados
por las potentes herramientas actuales y por un enorme progreso en la capacidad de
observación, habrían sido la continuación natural, coherente, de las aportaciones de
Lamarck en lugar del cúmulo de informaciones e interpretaciones inconexas, incluso
contradictorias, que constituyen en la actualidad. Pero el 24 de Noviembre de 1859 el
camino se truncó y las aportaciones de Lamarck quedaron en el olvido. Y el olvido es
una segunda muerte.

Continúa

Badr
19/06/2010, 16:47
...y los aciertos de Darwin
Los méritos de una obra capaz de sepultar el ingente trabajo del científico más
brillante del Siglo de las Luces han de ser, sin duda, imponentes. Veamos, pues, algunos
de los conceptos clave del libro científico más importante jamás publicado.
En lo que respecta a la concepción del método científico, se podría considerar la
aportación más “creativa” de Darwin (1859):
Al principio de mis observaciones me parecía probable que un cuidadoso estudio
de los animales domésticos y de las plantas cultivadas ofrecería la mejor probabilidad
de aclarar este oscuro problema. Y no anduve equivocado; en éste y en todos los demás
casos de perplejidad he encontrado invariablemente que nuestro conocimiento, por
imperfecto que sea, de la variación por medio de la domesticidad, daba el mejor y el
más seguro norte. Yo osaría expresar mi convicción del alto valor de estos estudios,
aunque hayan sido muy comúnmente descuidados por los naturalistas. (Introducción,
pag. 15).
Y, efectivamente, este método, descuidado por “los naturalistas”, parece constituir
para él los cimientos de su trabajo a juzgar por la profusión con que lo trata en las
7
primeras cuarenta páginas, con especial interés en la cría de palomas, y las repetidas
menciones a lo largo de la obra. Y los procesos biológicos responsables del cambio
evolutivo se derivan, lógicamente, de las observaciones obtenidas mediante su método
experimental:
Cuando vemos que han ocurrido indudablemente variaciones útiles para el
hombre, no podemos creer improbable que ocurran en el curso de muchas generaciones
sucesivas, otras variaciones útiles de algún modo a cada ser en la batalla grande y
compleja de la vida. Y si ocurren, ¿podemos dudar (recordando que nacen muchos más
individuos que los que es posible que vivan) que los individuos que tengan alguna
ventaja sobre los demás, por pequeña que sea, tendrán la mejores probabilidades de
sobrevivir y reproducir su especie? Por otra parte, podemos estar seguros de que
cualquier variación en el más pequeño grado perjudicial, sería rígidamente destruida.
Esta conservación de las variaciones y diferencias individuales favorables, y la
destrucción de aquellas que son nocivas, es lo que he llamado “selección natural” o
“supervivencia de los más aptos” (pag. 94).
Pero la que, a juzgar por su arraigo en los textos científicos actuales, parece ser
considerada una aportación trascendental es el fundamento científico causal de la
variación: el azar: He hablado hasta aquí como si las variaciones, tan comunes y
multiformes en los seres orgánicos en estado de domesticidad y no tan comunes en los
silvestres, fueran debidas a la casualidad. Innecesario es decir que este término es
completamente inexacto y que sólo sirve para reconocer paladinamente nuestra
ignorancia de la causa de cada variación particular (pag. 149). Lo que parece
indudable es que su concepción de la Naturaleza no conduce a mirarla con demasiado
afecto, aunque esto puede ser explicado por el origen filosófico de su base teórica: De
aquí, que como se producen más individuos de los que es posible que sobrevivan, tiene
que haber forzosamente en todos los casos una lucha por la existencia / ... / Es la
doctrina de Malthus aplicada con multiplicada fuerza al conjunto de los reinos animal
y vegetal; porque en este caso, no hay aumento artificial de alimento y limitación
prudente de matrimonios (pag. 78) . Se podría decir que la idea expresada con más
convicción en la obra de Darwin es la extrapolación de las actividades de los ganaderos
y agricultores a los fenómenos de la Naturaleza: He llamado a este principio por el cual
se conserva toda variación pequeña, cuando es útil, selección natural para marcar su
relación con la facultad de selección del hombre. Pero la expresión usada a menudo
por Mr. Herbert Spencer, de que sobreviven los más idóneos es más exacta, y algunas
8
veces igualmente conveniente (pag. 76). Incluso, cuando en su otra gran obra La
variación de los animales y las plantas bajo la domesticidad (1868) plantea (sin
abandonar el concepto de selección natural) la teoría de la Pangénesis, una idea
confusamente lamarckiana, según la cual, cada órgano segregaba unas “gémulas” por la
que se transmitían a los descendientes los caracteres adquiridos por los progenitores por
la influencia del ambiente (lo cual hacía innecesaria la selección como mecanismo
adaptativo), seguía convencido de la utilidad del estudio de los animales y plantas
domésticos para la comprensión de la Naturaleza: El Sr. Pouchet ha insistido
recientemente (Plurality of Races, traducción al inglés, 1864, p. 83) en que la variación
bajo domesticación no arroja luz sobre la modificación natural de las especies. Yo no
puedo percibir la fuerza de su argumentación, o para ser más exacto, de sus
aseveraciones a ese tenor (pag .54). Es más, del mismo modo que no parece encontrar
contradictoria la “pangénesis” con la selección natural, tampoco parece encontrar
problemas en conciliarlas con toda una variada gama de fenómenos, unos de su propia
cosecha, como los efectos del uso y el desuso: Cuando discute casos especiales pasa M.
Mivart en silencio los efectos del uso y el desuso de las partes, que yo siempre he
sostenido ser altamente importantes y que he tratado con mayor extensión que ningún
otro escritor (pag. 237), la tendencia a variar de la misma manera (pag. 239), las
modificaciones que no son importantes para el bienestar de la especie ...que se hicieron
constantes por la naturaleza del organismo... pero no por la selección natural (pag.
236)... y otros que le habían llegado “de oídas”; desde el posible origen de la ballena,
En la América del Norte ha visto Hearne al oso negro nadando horas enteras con la
boca completamente abierta, atrapando así, casi como una ballena los insectos del
agua (pag. 194) hasta los cambios de posición de los ojos en los pleuronéctidos: En una
ocasión vio Malm a un pez joven mover el ojo inferior sobre una distancia angular de
unos 70 grados. Su resumen final (pag. 560) nos puede dar una idea de la coherencia de
su concepción del fenómeno evolutivo, pero sobre todo, de su concepción de la
Naturaleza:
Estas leyes, tomadas en un sentido más amplio, son crecimiento con reproducción;
variabilidad, resultado de la acción directa e indirecta de las condiciones de vida y del
uso y desuso; aumento en una proporción tan alta, que conduce a una lucha por la
existencia, y como consecuencia, a la selección natural, la cual trae consigo la
divergencia de carácter y la extinción de las formas menos mejoradas. Así, es
consecuencia directa de la guerra de la naturaleza, de la escasez y de la muerte, el
9
objeto más elevado que somos capaces de concebir, a saber: la producción de los
animales superiores.
La fe en la selección “natural”
"The publication of the Origin of Species marks the Hegira of Science from the idolatries of
special creation to the purer faith of Evolution."
T. H, Huxley en el Times (1862).

Continúa

Badr
19/06/2010, 16:51
¿Qué es lo que ha quedado en pié entre todo este pintoresco catálogo de
aportaciones de Darwin a la comprensión de la evolución? No parece inexacto afirmar
que se ha producido una “destilación” de todas ellas hasta obtener la más pura esencia de
sus ideas: la selección “natural”. Y si observamos con atención los textos científicos nos
encontramos con que la meticulosa utilización de este concepto está dirigida
fundamentalmente a la explicación de las relaciones entre (y dentro de) los distintos
organismos. En cuanto a los fenómenos actuales de la vida no parece existir un interés
especial en un análisis mas profundo de su relación con el proceso evolutivo, ya que dado
que se ha producido “al azar” no tiene sentido intentarlo. La integración coherente de
estos procesos “selectivos” con los fenómenos de la evolución se solventan con su vaga
proyección “con el tiempo”.
En las lúcidas palabras de Miguel Iradier (2009):
No sólo el darwinismo no ha descubierto el concepto de evolución, sino que de
hecho lo ha bloqueado expresamente. Esto debería ser contemplado con la mayor
atención. Además de ignorar los mecanismos realmente viables de novedad, el cambio
y la organización, el darwinismo es la forma mejor camuflada del inmovilismo: la
manera más ramplona de relacionar cualquier pasado y futuro a lo que hay: el statu
quo presente. Esto lo han entendido de maravilla todos aquellos que necesitaban una
justificación expresa para cualquier acto por lo demás injustificable, y se sigue
haciendo a gran escala todavía hoy.
10
Porque… veamos qué condiciones se han de cumplir para que la selección
“natural” actúe como administradora de la vida: La primera y fundamental es que las
características de cualquier tipo estén, de alguna forma “inscritas” en los organismos
(parece obvio que sin esta condición no habría nada que seleccionar). La segunda, que
algunas de estas características “innatas” confieran a sus portadores alguna “ventaja”
con respecto a los no poseedores de ellas. ¿Y qué significado científico tiene esta
“ventaja”? Que los individuos portadores de ellas son “más aptos”, más ajustados o más
adecuados para sobrevivir en el duro campo de batalla que es la Naturaleza. La
traducción de este fenómeno al lenguaje científico actual la expresa Ernst Mayr (1997)
con estas ilustrativas palabras: Los matemáticos demostraron convincentemente que,
incluso mutaciones con ventajas relativamente pequeñas, eran favorecidas por la
selección, y sus hallazgos ayudaron a superar varias objeciones a la selección natural.
A lo que Mayr se refiere es a la “creación” de la Genética de poblaciones, supuesta base
empírica del darwinismo actual, y las objeciones que menciona eran las de los más
prestigiosos genetistas de principio del siglo XX como deVries y Bateson que, basados
en datos experimentales, negaban la relación de las pequeñas variaciones individuales
con la evolución. No me puedo resistir a repetir la narración que Richard Milner, un
ferviente darwinista, nos hace de la gestación de la base teórica actual de la Biología en
su Diccionario de la evolución (1995): R. C. Punnett, discípulo de Bateson, expuso el
problema a su amigo G. H. Hardy, profesor de matemáticas en la Universidad de
Cambridge, quien, según se dice, escribió la solución en el puño de la camisa mientras
comía. Como la consideró muy elemental, Hardy se negó a presentarla en una
publicación que normalmente leerían sus colegas matemáticos, por lo que Punnett la
expuso en una revista de biología. Fue la única incursión de Hardy en la genética. La
solución obtenida por el profesor Hardy fue que la simple expresión binomial (p2 +2pq
+ q2) = 1 describe la proporción de cada genotipo en la población, donde p
representa el alelo dominante (A), q el recesivo (a) y (p + q = 1). Se podrá dudar de
que el pasatiempos de G. H. Hardy en el restaurante se pueda considerar una “incursión
en la genética”, pero de lo que esta anécdota no deja lugar para la duda es de que en este
nacimiento de la base teórica de la Biología actual estuvo implicado cierto “interés” en
el mantenimiento de la experimentalmente tambaleante selección “natural” con todo lo
que esta implica. Un “interés” que no parece de índole estrictamente científico. Según
Michael Rose (1999) los científicos anglosajones compartían los valores de la clase
media de su época sobre la inmoralidad sexual y la pequeña delincuencia y tanto
11
Charles Davenport en Estados Unidos como los británicos Pearson y Fisher (todos
ellos padres de la Genética de Poblaciones) eran eugenistas. La “disciplina” creada
por Sir Francis Galton, planteada en su libro de 1865 “El genio hereditario” y
sustentada sobre la teoría de su primo y eugenista convencido, Charles Darwin, dio
origen a un espacio de integración entre ciencia y poder que condujo a los científicos
darwinistas a un intento de “biologización” de la sociedad, dirigido por el “mejor” de
los propósitos: eliminar el componente “inadecuado” de la evolución en sus sociedades.
En 1963, Theodosius Dobzhansky, director por entonces de la Sociedad Eugenésica
Americana, escribe: Being an anthropologist only by avocation, I may perhaps venture
to claim for anthropology more than most anthropologists are claim for themselves.
The ultimate function of anthropology is no less than to provide the knowledge requisite
for the guidance of human evolution. La distorsión de la selección “natural” producida
por los progresos sociales en las sociedades civilizadas constituía un grave problema, tal
como lo había expuesto su maestro en su segunda gran obra: “The Descent of Man, and
Selection in Relation to Sex” (1871, pag. 190):
A realizar el plan opuesto, e impedir en lo posible la eliminación, se
encaminan todos los esfuerzos de las naciones civilizadas; a eso tienden la
construcción de asilos para los imbéciles, heridos y enfermos, las leyes sobre la
mendicidad y los desvelos y trabajos que nuestros facultativos afrontan para prolongar
la vida hasta el último momento. Aquí debemos consignar que la vacuna ha debido
preservar también a millares de personas. De esta suerte, los miembros débiles de las
naciones civilizadas van propagando su naturaleza, con grave detrimento de la especie
humana, como fácilmente comprenderán los que se dedican a la cría de animales
domésticos. Es incalculable la prontitud con que las razas domésticas degeneran
cuando no se las cuida o se las cuida mal; y a excepción hecha por el hombre, ninguno
es tan ignorante que permita sacar crías a sus peores animales”.

Badr
19/06/2010, 17:00
Una actitud con graves consecuencias según Ernst Mayr, “el Darwin del Siglo
XX” (1976):
En los hombres civilizados esos dos componentes de valor selectivo, superioridad
adaptativa y éxito reproductivo no suelen coincidir. Los individuos con una dotación
genética por debajo de la media no necesariamente hacen una contribución por debajo de
la media al pool genético de la siguiente generación. La separación en las sociedades
modernas del mero éxito reproductivo de la adaptación genuina plantea un serio
problema para el futuro de la Humanidad.
12
La concepción darwinista de la vida partió de la mezquina justificación de
Malthus de las duras condiciones sociales de su época para acabar convirtiéndose en
toda una cosmovisión: "La evolución comprende todos los estadios del desarrollo del
universo: cósmico, biológico, humano y cultural. Los intentos de restringir el concepto
de evolución a la biología son injustificados. La vida es un producto de la evolución de
la naturaleza inorgánica, y el hombre un producto de la evolución de la vida".
Dobzhansky, (1967). No resulta extraño el entusiasmo con que esta “explicación
científica” de la realidad, cuyo determinismo genético constituía una magnífica
justificación del statu quo, fue acogida por los grandes magnates mundiales. En el
exaustivamente documentado artículo “Lisenko. La teoría materialista de la evolución
en la URSS” (2009), Juan Manuel Olarrieta nos informa de que Rockefeller puso la
ciencia al servicio de la eugenesia y a lo largo del siglo XX articuló su proyecto en
cuatro fases sucesivas: la primera es el malthusianismo, control demográfico y planes
antinatalistas; la segunda es la eugenesia, la nueva genética, la esterilización y el
apartheid; la tercera es la “revolución verde”, los fertilizantes, abonos y pesticidas
usados masivamente en la agricultura a partir de 1945; la cuarta son los transgénicos,
el control de las semillas y de la agricultura mundial. Esta narración puede parecer
simplificada o tendenciosa, pero si tenemos en cuenta que tanto el término como la
práctica de la Biología molecular fueron acuñados por Warren Weawer durante su etapa
de director de la División de Ciencias Naturales del Instituto Rockefeller, que la
paternidad de la “ingeniería” genética pertenece a Rollin D. Hotchkiss de la Rockefeller
University, que la ambiental y socialmente desastrosa “Revolución verde” surgió de la
Fundación Rockefeller; que esa misma universidad está tras el nacimiento de los
“organismos modificados genéticamente”, que esa misma fundación promueve la
campaña para la implantación de los cultivos transgénicos en los países del Tercer
Mundo y que “La segunda revolución contraceptiva” basada en el uso de vacunas como
anticonceptivos tuvo su origen, en 1978, en la Rockefeller University, no es necesario
estar dotado de una mente muy perspicaz para sospechar que alguna relación tiene el
imperio Rockefeller con los proyectos que nos desvela Olarrieta. También nos informa
de que John Krige, en su libro “La hegemonía americana y la reconstrucción de la
ciencia en la Europa de la posguerra” (2006) nos ilustra sobre el proceso de control de
la ciencia:
13
La ciencia de la posguerra formó parte del Plan Marshall, de modo que unos
científicos cobraban en dólares mientras otros apenas podían sobrevivir. Por ejemplo,
el CERN (Centro Europeo de Investigación Nuclear) fue un proyecto estadounidense
destinado a evitar que los investigadores europeos resultaran atraídos por la URSS,
como había sucedido en 1929. /.../ En 1948, con dinero de Rockefeller, compran unos
solares cerca de París, levantan los edificios, instalan los laboratorios y también
aportan su equipo de científicos incondicionales, formados en California junto a
Morgan y sus moscas./.../ Rockefeller movía los hilos de la ciencia en Europa. Además
de mercancías, Europa importaba la ideología de Estados Unidos, caracterizada por el
reduccionismo y el mecanicismo más groseros, que se realimentaban con su propio
éxito.
La muerte científica de Lamarck no fue una muerte natural. Su hermosa
concepción de la Naturaleza como algo vivo, y de la vida como un proceso por el que
los organismos y el ambiente se construyen mutuamente chocaba contra el
determinismo, contra la extrapolación ideológica cuya pretensión era justificar lo
injustificable. La reducción de la vida a procesos moleculares mecánicos y del hombre a
“secuencias de genes definidores” con la pretensión de cambiarlos a voluntad tampoco
tuvieron un nacimiento natural. Y el azar exculpatorio no pone límites a los intentos
más descabellados de dominar a la Naturaleza de los que se consideran dotados por la
“Ley cósmica de la evolución” para dirigir los destinos del Mundo.
El Imperio mató a Lamarck, y al mismo tiempo mató a la Biología.
Bibliografía
BROWNE, J. (2007). “El origen de las especies” Debate.
DARWIN, Ch.R. (1859): “On the Origin of Species by Means of Natural Selection, or
the Preservation of Favoured Races in the Struggle for Life”. Versión española: “El
Origen de las Especies”. Akal, 1998.
DARWIN, Ch.R. (1871). “The Descent of Man, and Selection in Relation to Sex”.
Versión española: “El Origen del Hombre”. Ediciones Petronio. Barcelona. 1973.
14
DARWIN, Ch. R. (1868): “The variation of animals and plants under domestication”.
London: John Murray ed. Versión española: “La variación de los animales y las
plantas bajo domesticación”. CATARATA/CSIC/UNAM/AMC, 2008.
DOBZHANSKY T. (1963). Anthropology and the natural sciences, the problem of
human evolution. Curr Anthropol. 4:146-148.
DOBZHANSKY T. (1967). "Changing Man", Science, Vol. 155, 27 de Enero de 1967.
GERSHENOWITZ, H. (1980). Napoleon and Lamarck. Indian Journal of History of
Science, 15 (2); 204-209.
HARRIS, C.L. (1985): "Evolución. Génesis y revelaciones". Hermann Blume. Madrid.
IRADIER, M. (2009). “El círculo de Petesburgo” Ed. Hurqualya.
KRIGE, J. (2006). “American hegemony and the postwar reconstruction of science in
Europe”. MIT Press.
LAMARCK, J.B. de M. (1809): “Filosofía Zoológica”. (Traducción al español).
Editorial Alta Fulla. 1986.
MAYR, E. (1976). “Evolution and the diversity of life”. Belknap Press
MILNER, R. (1995). “Diccionario de la evolución”. Bibliograf, Barcelona
OLARRIETA, J. M. (2009). “Lisenko. La teoría materialista de la evolución en la URSS”
Nómadas, Theoria UCM. Universidad Complutense de Madrid.
ROSE, M.R. (1999): “Darwin’s Spectre. Evolutionary Biology in the Modern World”.
Pricenton University Press.
15

Final